Concepción platónica del Estado

Filosofía griega. Platón. Gobierno perfecto. Justicia. Felicidad. Gobernante. Guardianes

  • Enviado por: Best Of
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

En esta redacción se nos cuestiona cual es el objetivo principal de Platón para crear un Estado y un gobierno perfecto. Un estado diferente a muchos otros, en los cuales reine la justicia. Para eso defiende la tesis de que no se puede separar la felicidad de la justicia, ni en las personas (nivel individual) ni en el Estado (nivel social o político), y por lo tanto también habla sobre: ¿qué es un Estado justo? y ¿quién es un individuo justo?

Para Platón hay muchas definiciones de justicia, pero todas nos llevan a lo mismo. Por ejemplo, una de ellas es "la justicia es habilidad y virtud”. Afirma que el verdadero crimen para con el estado es la injusticia y eso se los hace quedar muy en claro a todos los que con él estaban, y dio a conocer que era la injusticia.

¿Qué conceptos y definiciones tiene la Justicia? son:

  • Justicia para los gobernantes es lo que conviene a los gobernantes y los que condenan a la injusticia no es por temor a ser injustos, sino por que sean injustos con ellos. No el aplicar injusticia, sino el padecerla. Esta definición plantea un problema fundamental de la ética, la cual es la esencia de la teoría de la conducta moral. Platón se propone no sólo discutir los problemas de la moral personal (individual), sino que también la reconstrucción social y política (colectiva).

  • Consiste en poseer y hacer lo que es de cada cual. Socialmente, es semejante a la armonía de los planetas que mantiene un coordinado movimiento, y individualmente es un orden y una belleza en las partes del alma. Lo malo surge cuando existe una desarmonía entre el hombre y la naturaleza, entre los hombres y los hombres y entre el hombre y él mismo.

    • Se basa en el reparto equitativo de los beneficios de una ciudad entre sus habitantes, de modo que para gobernar de manera justa, aquellos que menos tienen deben ser los más favorecidos por la organización de la ciudad. Según esto, los gobernantes que quieran serlo de una ciudad, no pueden ser aquellos que ambicionen el poder para su propio enriquecimiento, sino que deben gobernar aquellos que lo hagan en virtud al desarrollo común. Si el gobierno recayese sobre aquellos que lo ambicionan, la sociedad sería deficiente e injusta.

    Es importante saber las definiciones de justicia e injusticia ya que para el Estado esto es fundamental. Y no solo para el Estado sino también para todos los ciudadanos que habiten en este, recordemos lo que decía Sócrates “lo que hace justo al Estado hace justo al particular también”.

    El Estado ideal, según Platón, se compone de tres clases. La estructura económica del Estado reposa en la clase de los comerciantes. La seguridad, en los militares y el liderazgo político es asumida por los gobernantes. La clase de una persona viene determinada por un proceso educativo que empieza en el nacimiento y continúa hasta que esa persona ha alcanzado el máximo grado de educación compatible con sus intereses y habilidades. Los que completan todo el proceso educacional se convierten en gobernantes, o filósofos-reyes. Son aquellos cuyas mentes se han desarrollado tanto que son capaces de entender las ideas y, por lo tanto, toman las decisiones más sabias. En realidad, el sistema educacional ideal de Platón está, ante todo, estructurado para producir filósofos-reyes.

    Para llegar a desempeñar la tarea de gobernantes, se debe previamente realizar un proceso de aprendizaje. Aprendizaje que tiene como finalidad el paso de la percepción del mundo sensible, a la comprensión del mundo inteligible de las Ideas. Propone Platón una serie de estudios (aprendizajes), que sean capaces de desarrollar la razón del individuo humano, sirviendo de preparación para la comprensión del mundo de las Ideas a modo de puente entre lo sensible y lo inteligible.

    Estas personas deben ser capaces de tener una opinión sobre las cosas y saber clasificarlas entre las claras y las confusas, las primeras se conocen lo que son, pero en las segundas existen ideas contradictorias. Para poder hacer una relación entre las cosas que no dan una imagen clara hay que compararlas. En la mente una cosa es lo mismo aunque difiera de tamaño, pero para diferenciar dos mismas cosas con características distintas se han de utilizar los sentidos. Para hallar las diferencias es necesario recurrir al cálculo y a la inteligencia o razón. El gobernante ha de ser hábil en todos los trabajos, para resolver cualquier complicación, en los estudios, para poder plantear las cosas desde un punto de vista teórico, y peligros, para no temer a enfrentarse a las complicaciones.

    Teniendo en mente todos estos conceptos bien adquiridos es mucho más importante ser gobernante de una ciudad que poseer mucho oro, porque teniendo estos conocimientos no estarás privado de la razón para poder pensar, opinar y actuar en relación a cualquier cuestión que sea planteada, porque serás capaz de pedir explicaciones y dar explicaciones sobre algo.

    Platón sigue su razonamiento, y comienza a hablar sobre la selección del gobernante. Para ello, el o ella, ya que no hace distinción y considera a todos los hombres iguales, ha de ser vivaz en el estudio, capaz de comprender las cosas para mostrar una opinión crítica sobre el asunto. La persona debe querer, y estar decidido a la realización de una determinada cosa que le interese o se le imponga. No puede acercarse a un punto de duda y pensar en la derrota.

    La ciudad estaría mejor gobernada si las personas no se preocuparan por el cargo que ocupan y sí por el modo para lograr la felicidad. Pero para elegir al gobernante se ha de seleccionar entre las personas, y no debe ser un gran atleta o un gran músico sino aquella que tenga un gran conocimiento de las ciencias que componen todo.

    Por eso es que los filósofos de una sociedad están obligados a gobernar esta ciudad de acuerdo con su conocimiento. Estos filósofos deben a la sociedad su saber, pues esta les dio la oportunidad de adquirirlo; por esto deben trabajar por el desarrollo de la ciudad en pago por su aprendizaje.

    Al ser electos, primero se les da un cargo de una pequeña responsabilidad en el gobierno para que vayan adquiriendo experiencia. Tras esto, y unos años de adiestramiento para ejercer el poder, los filósofos-gobernantes, debido a su educación no verán en los cargos que vayan a ostentar una forma de beneficio personal, sino una obligación, debida a su ciudad por haberles dado la posibilidad de conocer el mundo inteligible. De esta forma, paulatinamente, el puesto de gobierno de la ciudad no será tan codiciado.

    Así pues, se relata la teoría política de Platón; la ciudad ideal existirá cuando los filósofos entrenados en el conocimiento, lleguen a poder gobernar en la ciudad, de tal forma que esta será regida para el interés de la propia ciudad y no la de la propia persona que se encuentre en el poder. Para que esto sea posible, los hijos de la ciudad deben ser adiestrados por filósofos, que les enseñen el correcto camino de su preparación.

    Además de ello se debe organizar un cuerpo defensor del estado con derecho a educación que serán llamados "guardianes " que poseerán coraje, fuerza, ligereza y filosofía. Se educará al cuerpo con la gimnasia y el alma con la música. En su educación deberán censurar los mitos y fábulas porque Sócrates considera éstas como mentiras corruptoras ya que nos presentan a los dioses y a los héroes de manera que no son. Ya que los primeros discurso que el niño oiga tiene que ser adecuados para encaminarle hacia la virtud.

    Los guerreros libres de toda ocupación, han de ocuparse únicamente de conservar y defender la libertad del estado por todos los medios. La música será la parte principal de la educación, porque el número y la armonía, al insinuarse desde muy temprano en el alma se apoderan de ella y hacen penetrar en su fondo, después de la música los jóvenes serán formados en la gimnástica. Se habrá de prohibir la embriaguez a los guardianes, pues a nadie menos que a un guardián conviene no saber ni donde se encuentra.

    Los ciudadanos estarán encargados de suministrar el alimento, que coman en mesas comunes y que vivan juntos. Se deberá vivir en comunidad ya que es la única manera de que no tengan interese privados ya que un servidor político no debe tener intereses privados. De todos los ciudadanos son ellos los únicos a quienes está prohibido manejar ni aun tocar oro o plata o guardarlo bajo su techo, o usarlo en sus vestiduras, o beber en copas ya que es la única manera de que ellos y el Estado se conserven.

    Se debe educar a los alumnos desde los primeros años el estudio de la aritmética y de la geometría y de las demás ciencias que sirven para la preparación de la dialéctica, un espíritu libre no debe aprender nada como esclavo, que sean obligados a voluntarios los ejercicios del cuerpo, el cuerpo no por eso obtiene menos provecho de ello, pero las lecciones que por fuerza se hacen entrar al alma no quedan en ella.

    A continuación se mencionan las virtudes que debe haber en el Estado. La primera virtud del hombre justo es la prudencia, la segunda es el valor que consiste en saber que es lo que sí se puede hacer, ya que la cobardía y el ser temerario son desmesurados, la tercera es la templanza, que es cierto acorde y cierta armonía, es el orden o el freno que ponemos a nuestros placeres y pasiones, consiste en esa concordia, que es una armonía establecida por la naturaleza entre la parte superior y la parte inferior de una sociedad o de un particular, para decidir que parte deba ser la que mande sobre la otra, la cuarta virtud es la justicia consiste en ocuparse únicamente de los propios asuntos, sin intervenir para nada en los ajenos, consiste en hacer cada cual lo que tiene que hacer, la justicia no es a Igualdad, sino una armonía entre lo desigual.

    En el hombre como en el Estado deben existir estos tres órdenes, la razón es aquella parte de nuestra alma que es el principio del razonamiento, y apetito sensitivo privado de razón, amigo del goce y de los placeres, aquella otra parte del alma es el principio del amor, del hambre, de la sed y de los demás deseos. Sólo hay en el alma dos partes, la racional y la concupiscible, el apetito irascible es también en el alma un tercer principio cuyo destino consta en secundar a la razón.

    También hace alusión a diferentes tipos de Gobierno: La Timocracia es el gobierno de los hombres guerreros estos solo piensan en generar combates y conquistas y no piensan en fomentar el estudio. La oligarquía o el gobierno de los ricos, estos son los que poseen gran cantidad de riqueza y estos manejan los puestos públicos según la cantidad de riqueza que posean. La democracia, es el gobierno de los pobres, los cuales fomentaran el libertinaje provocado por un exceso de libertades, para Platón este gobierno es el peor, por que la ignorancia es la que prevalece. Por eso es que busca crear un Estado perfecto. Un estado diferente a muchos otros, en los cuales reine la justicia. Siempre nos hablara de un Estado feliz, y justo.

    Cuando comienza a moldear el verdadero Estado Feliz, habla de las leyes, deberes y derechos de los ciudadanos, etc. Decreta que las mujeres de los guerreros tendrán la obligación de acompañar a sus maridos, prescindir de sus vestiduras, pues que en su virtud harán veces de vestidura.

    Otro aspecto que tiene en cuenta Platón es que los pobres no estarán obligados a hacerles la corte a los ricos.

    Concluyendo, creo que Platón consideraba que las formas de gobierno son seis, pero de ellas, dos sirven para designar las formas reales que se alejan en mayor o menor medida de ésta. De las cuatro constituciones corruptas 3 de ellas corresponden a las formas degradadas de las tipologías tradicionales: la oligarquía es la forma corrupta de la aristocracia, la democracia de la politeia (Según Aristóteles, democracia buena) y la tiranía de la monarquía. La timocracia es un concepto introducido por Platón para designar una forma de transición entre la constitución ideal y las formas tradicionales.

    El gobierno timocrático de Esparta (que Platón admiraba) es el más cercano a la constitución ideal: su vicio, y por lo tanto, su elemento de corrupción está en honrar más a los guerreros que a los sabios. En mi opinión, si Platón viviera en nuestro tiempo, lo habrían tachado de partidario del totalitarismo debido a su filosofía sobre las verdades absolutas, el gobierno de los mejores y la rigidez de su Estado ideal.