Comunicación y lenguaje

Lingüística. Interrelaciones. Emisor y receptor. Tecnologías comunicativas. Proceso. Sistemas: oral y escrito. Tipologías. La lectura: claves

  • Enviado por: Perla
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

La Comunicación

En esta ocación vamos a hablar: de la comunicación y el lenguaje. Descubrirás que la capacidad de comunicarte, es una herramienta muy valiosa que te ofrece una infinidad de posibilidades, y que serán cada vez mayores, si te esfuerzas por desarrollar tu habilidad verbal, tanto oral como escrita.

Aprenderás cómo se produce la comunicación, los elementos que intervienen en ella y la importancia de que estén verdaderamente comprometidos, tanto quien envía el mensaje como quien lo recibe.

Te invito a comunicarte conmigo, este mensaje va dirigido a ti; no suspendas mi lectura y acepta mis desafíos. Si me abandonas, la comunicación se habrá interrumpido y perderé mi razón de existir.

Comunicar...

La palabra comunicar significa "poner en común", es decir, compartir con los demás. Cuando nos comunicamos compartimos información de todo tipo: emociones, ideas, conceptos, advertencias, necesidades, órdenes, etcétera.

La comunicación está presente en todos los seres vivos. Las abejas, por ejemplo, informan a sus compañeras de la existencia de flores, a través de bailes y movimientos corporales que indican la distancia y dirección de la flor.

Animales superiores, como los mamíferos, tienen formas más complejas y variadas de comunicación. Si observas a tu perro con detenimiento, podrás darte cuenta que emite diferentes sonidos para expresar temor, rabia y dolor. Al mismo tiempo, que su cuerpo también le sirve para comunicarse: se contornea para demostrar alegría, esconde la cola entre las piernas traseras en señal de sumisión, exhibe los dientes para manifestar agresión.

Comunicación y Lenguaje: un contacto humano

Indudablemente, dentro del reino animal, el ser humano es el que ha desarrollado las formas más elaboradas de comunicación. Desde los tiempos más primitivos, el hombre ha ideado formas de intercambiar mensajes (señales de humo, sonido de tambores, mímica, lenguaje oral).

Si miras a tu alrededor o escuchas los sonidos de tu entorno, descubrirás que el mundo en que vivimos está lleno de mensajes que permanentemente entregan información. De esta manera encontramos:

  •  Símbolos universales, como la calavera en productos venenosos, las llamas en sustancias inflamables, la imagen de una mujer a la entrada de un baño, las señales del tránsito, los semáforos, etcétera.

  • Mensajes publicitarios: afiches, avisos luminosos, spots televisivos, propaganda radial, volantes, letreros.

  • Información noticiosa: prensa escrita, revistas, noticieros televisivos, radiales, computacionales (internet).

  • Mensajes gestuales o mímicos: poner el índice sobre los labios para solicitar silencio; guiñar el ojo en señal de complicidad; sacar la lengua en son de burla, entre otros.

  • Manifestaciones artísticas: cuadros, esculturas, obras musicales, novelas, teatro, poesía, danza, ópera.

Tecnología...

El acelerado avance de la ciencia y la técnica ha permitido al hombre contemporáneo, desarrollar medios cada vez más sofisticados para comunicarse: telefonía celular, redes satelitales que llevan los mensajes de un extremo a otro de la tierra en fracciones de segundo, y que hacen posible que veas en tu televisor, en vivo y en directo, un partido de fútbol, un recital o una guerra, que están ocurriendo a miles de kilómetros distancia o te conectes, vía internet, con museos, bibliotecas, grandes tiendas u otros usuarios de todo el planeta.

Para ti, que serás un ciudadano del siglo XXI, es muy natural encender el televisor y ver al Chino Ríos jugando en Australia; disfrutar de un partido de básquetbol en Estados Unidos, observar las Olimpíadas, jugar con un dibujo animado digitando los números de un aparato telefónico o conectarte con un canal de video juegos. Sin embargo, estas posibilidades son muy recientes.Tus abuelos contaban sólo con la radio y, antes de eso, el único modo de enterarse de lo que ocurría en el mundo eran los periódicos, y cuando éstos no existían y no se había inventado siquiera el telégrafo, las noticias viajaban muy lentamente de un lado a otro.

Tal como ocurría en los reinos de los cuentos maravillosos, los mensajes eran conducidos por emisarios que debían trasladarse a pie o a caballo para llevarlos a su destino.

Emisor y Receptor: protagonistas en la comunicación

Dentro del contacto comunicativo se necesitan, por lo menos, dos interlocutores. Uno habla y otro escucha. Un emisor y un receptor. Estos roles que parecen tan formales, minuto a minuto se van intercambiando y quien fue receptor, pronto pasa a ser emisor.

Desde los tiempos más remotos, el hombre ha elaborado herramientas, utensilios, prendas de vestuario que han facilitado su existencia. Aunque el propósito de estos objetos es utilitario, su presencia nos trasmite importantes mensajes sobre la forma de vida y el nivel de desarrollo de quienes los elaboran.

Cuando los arqueólogos descubren una flecha de piedra fabricada hace un millón de años. El material de que está hecha, su forma y grado de perfección, permiten deducir que sus fabricantes eran hombres de la Edad de Piedra, que seguramente cazaban animales para subsistir.

En nuestro medio, los objetos que usamos, las casas que habitamos, la ropa que vestimos, los alimentos que elegimos, el decorado de una pieza y hasta lo que guardamos al interior de una mochila o morral, comunican la época en que vivimos, la cultura a la que pertenecemos, el grupo con que nos identificamos, nuestra forma de ser y nuestros gustos personales. Por ejemplo, dentro de la juventud chilena actual existen grupos como los "tecnos", que manifietan a través de su vestimenta y sus gustos musicales, el predominio de la tecnología en la realidad cotidiana de nuestro tiempo

Comunicación lingüística

De todos los sistemas de intercambio de información empleados por el hombre el más importante es la comunicación lingüística, es decir, la que se produce a través del lenguaje verbal (oral y escrito).

Prácticamente no podemos imaginar cómo sería la vida si no tuviéramos lenguaje. ¿De qué forma pensaríamos? ¿Cómo trasmitiríamos nuestras experiencias?

El lenguaje nos permite interactuar con los demás; por ejemplo, hace posible que cuando llegas al colegio puedes contar a tus compañeros lo que hiciste en vacaciones, el programa de televisión que viste, el libro que estás leyendo, la persona que te gusta, escuchar a los demás, opinar, proponer actividades.

Situación comunicativa

Cuando dos o más personas interactúan verbalmente, se produce una situación comunicativa. Para que ésta ocurra deben estar presentes los siguientes elementos básicos:

  • Emisor, quien emite el mensaje, es decir, quien habla o escribe.

  • Receptor, quien recibe el mensaje, es decir, quien escucha o lee.

  • Mensaje, lo que se trasmite desde el emisor al receptor, es decir, lo hablado o escrito.

En una situación de diálogo, por ejemplo, cuando conversas con algún compañero o compañera, los roles de emisor y receptor se alternan continuamente.

Además de estos elementos, es necesario que el emisor y el receptor compartan una misma lengua (Castellano, Inglés, Francés, Alemán, Chino, Aymará, etc), de manera que el mensaje tenga sentido para el receptor.

Al mismo tiempo, el emisor debe tener la intención de comunicar, el receptor debe estar dispuesto a recibir y comprender el mensaje y debe existir un medio físico que permita que el mensaje viaje de uno a otro (Canal).

Por ejemplo, en la sala de clases, cuando el profesor actúa como emisor, para que se produzca la comunicación, sus alumnos tienen que estar interesados en lo que dice y esforzarse por entender. En este caso, el canal es el aire que lleva la voz del maestro (ondas sonoras) hasta los oídos de los niños.

Si el emisor y el receptor están distantes, se recurre a otros canales: cartas, teléfono, fax, televisor, radio, computador; para que el mensaje llegue a su destinatario.

De la mejor forma...

Para que la comunicación se dé en buena forma, es importante que el canal esté despejado. Si éste se cierra, como cuando estás viendo televisión y se corta la luz o cuando dejas de escuchar lo que te dicen, el intercambio de información se interrumpe.

Cada vez que hay interferencias en el canal (exceso de ruido, varias personas hablando al mismo tiempo, la radio encendida mientras lees) resulta muy difícil comunicarse.

Todas las lenguas que se hablan en el mundo, están formadas por un conjunto de signos lingüísticos que se combinan de acuerdo a reglas establecidas.

Oral y escrito: dos formas de comunicarse

La conversación y la escritura han constituido las formas más clásicas de comunicación entre los seres humanos. Si comprendemos estos mecanismos comunicativos, podremos entender la importancia de utilizar bien el idioma y de aprehender las reglas gramaticales.

A la secuencia de sonidos (significante) asociada a un contenido (significado), se le llama signo lingüístico.

Muy pocas veces utilizamos los signos lingüísticos en forma aislada; generalmente los mensajes están conformados por un conjunto de ellos.

Cuando tú eras muy pequeño y estabas empezando a hablar, te comunicabas con palabras sueltas. Sin embargo, muy pronto, empezaste a combinarlas y a construir frases: primero de dos, después de tres y más palabras, hasta llegar a ser capaz de construir oraciones largas y complicadas. Esto significa que aprendiste poco a poco la gramática de tu lengua materna.

Se llama lengua materna a la que aprendemos de nuestros padres, esto es, la que se habla en el país o región donde nacemos.

Al combinar los signos lingüísticos, de acuerdo a las reglas de cada idioma, podemos elaborar una infinita cantidad de mensajes, desde las frases más simples hasta los textos más complejos.

Para qué nos sirve...

El lenguaje nos sirve para construir nuestros pensamientos, echar a volar la imaginación, comunicarnos con los demás o con nosotros mismos. Por ejemplo, cuando te hablas a ti mismo, en silencio, haces uso del lenguaje interior para dirigir o apoyar tus acciones, concebir ideas o incluso para felicitarte o reprenderte, como si dentro de ti hubiera dos personas : "¡Qué bien lo hiciste!"; "¡Otra vez te equivocaste... te van a retar!"

Hace muchísimos años, cuando los hombres crearon el lenguaje verbal sólo lo utilizaban oralmente. Por esta razón no podemos saber cómo eran estos primeros lenguajes y cuáles eran los pensamientos que las personas se comunicaban. Hace apenas unos miles de años, se desarrolló la escritura y desde entonces existe testimonio escrito del lenguaje verbal de antiguas culturas de Europa y Asia. El lenguaje escrito permite dejar un registro duradero de los hechos históricos, las costumbres, la ciencia y la literatura de los pueblos.

Gracias al manejo de la lectoescritura, tú puedes leer lo que escribieron los hombres del pasado, comunicarte con ellos y conocer lo que pensaban, hacían y sentían los niños de otras épocas. Puedes también leer cuentos y novelas contemporáneas, diarios, revistas y lo que es más importante, escribir tus propias historias reales o imaginadas y dejarlas impresas para siempre, para que otros las lean hoy, mañana o en miles de años más.

Oral y escrito

Existen, entonces, dos formas de comunicación lingüística: la comunicación oral y la comunicación escrita.

  • Comunicación Oral: se produce cuando conversas con tus compañeros, escuchas radio, ves televisión, hablas por teléfono con tu mamá, asistes a una obra de teatro, contestas preguntas en clase, cantas una canción, etcétera.

  • Comunicación Escrita: requiere de un texto impreso o manuscrito. Sólo pueden acceder a ella quienes saben leer y escribir. Se produce cuando lees un cuento, sigues las instrucciones que te entrega la pantalla del televisor, escribes un mensaje a tu compañero de banco, buscas un teléfono en la Guía, te informas de los nombres de las calles, descifras los enunciados de un volante, redactas una composición, entre muchas otras posibilidades.

Esta es la forma de comunicación que tú y yo sostenemos en este momento, mientras me estás leyendo y enfrentando los desafíos que te propongo.

La comunicación escrita es indispensable para incorporarnos a la sociedad en que vivimos, y por eso es tan importante aprender a manejarla cada vez mejor.

Tipos de comunicación

Según el código que en ellas se ocupe, existen distintos tipos de comunicación.

  • Comunicación lingüística escrita, cuando el código empleado es lingüístico escrito. Por ejemplo, la correspondencia por carta

  • Comunicación lingüística oral, cuando el código empleado es lingüístico oral. Por ejemplo, cuando conversamos.

  • Comunicación no lingüística visual, cuando el código empleado es no lingüístico visual. Por ejemplo, la publicidad.

  • Comunicación no lingüística gestual, cuando el código empleado es no lingüístico gestual. Por ejemplo, los gestos que utilizamos a diario.

  • Comunicación no lingüística acústica, cuando el código empleado es no lingüístico acústico. Por ejemplo, la bocina de la micro.

  • LA CLAVE : COMUNICARNOS

    La comunicación es la clave de la evolución social. Todos los animales, desde los invertebrados hasta los mamíferos  superiores, se comunican entre sí por medio de sustancias químicas, señales ópticas, táctiles, movimientos y sonidos. Además de estos medios de comunicación, el hombre utiliza el lenguaje verbal. Una de las formas más comunes para definir los códigos de comunicación animal, consiste en compararlo con el lenguaje humano. Este es impresionante por varias  causas, entre ellas la cantidad de palabras existentes, así como el potencial para crear otras nuevas que describan cualquier número adicional de objetos e ideas.

    Entre los animales la comunicación está encaminada a la formación de "alianzas" que les permitan, en última instancia, perpetuar la especie.

    Las abejas como representantes de una comunidad social, poseen medios de comunicación sumamente desarrollados para la transmisión simbólica de información. Estos insectos, al igual que el hombre poseen cinco sentidos y son capaces de ver, oír, palpar, gustar y oler. Pueden además guardar información (memoria) y comunicarla además a sus compañeras. La llamada danza de las abejas parece tener varias propiedades  del lenguaje humano. Entre ellas el simbolismo se presenta en forma ritualizada, lo que les permite  generar nuevos mensajes por medio de estos símbolos. Además, el objetivo (fuente de alimento) se describe de una manera abstracta y se convierte en un objeto removido del tiempo y el espacio. Las abejas manejan y combinan dos códigos de comunicación : el tridimensional fuera de la colmena y el bidimensional dentro de ella. Sin embargo, la danza de las abejas, así como todas las formas de comunicación no humana estudiadas hasta ahora, son pobres  si se comparan con el lenguaje verbal humano.  

    Entre los animales los mensajes no pueden ser manipulados  para "crear" una nueva clase de información; existen reglas establecidas genéticamente que guardan una relación directa, podría decirse uno a uno, entre el estímulo y la respuesta. Ello significa que una respuesta puede ser evocada por un número muy limitado de estímulos.  

  • La Lectura

  • Constituye sin duda, la más importante adquisición de saberes. A la comprensión de mensaje codificado en signos visuales (generalmente letras y cifras), se le denomina lectura. La enseñanza y estimulación de la lectura supone, por tanto, un objetivo básico de todo sistema educativo.

    La eficacia de la lectura depende de que estos dos aspectos estén suficientemente desarrollados; es conveniente aclarar que: "La lectura es el proceso de captación, comprensión e interpretación de cualquier material escrito".

    La lectura es ante todo un proceso mental y para mejorarlo debemos tener una buena disposición y una actitud mental correcta, pero leer es entrar en comunicación y compartir con otras formas de pensar, es tomar contacto con las preocupaciones del hombre.

  • El papel de la lectura

  • Leer es entrar en comunicación con los grandes pensadores de todos los tiempos. Leer es antes que nada, establecer un diálogo con el autor, comprender sus pensamientos, descubrir sus propósitos, hacerle preguntas y tratar de hallar las respuestas en el texto.

    Leer es también relacionar, criticar o superar las ideas expresadas; no implica, aceptar tácitamente cualquier proposición, pero exige del que va a criticar u ofrecer otra alternativa, una comprensión cabal de lo que está valorando o cuestionando.

    La lectura es uno de los procesos más importantes a seguir para llevar a cabo con éxito cualquier tipo de estudio.

  • Fases de la lectura

  • Al analizar la forma de proceder de un lector inteligente cuando lee una oración, un párrafo o un artículo, fácilmente se puede comprender en qué consiste la lectura y cuál es el proceso de esta actividad. El lector independiente, reflexivo, frente a una lectura corta, hace lo siguiente:

  • Mira los símbolos gráficos, los percibe, los reconoce, valiéndose de cualquiera de las técnicas o claves más adecuadas para hacerlo (configuración, análisis estructural, contexto) y pronuncia oral y mentalmente: Los venezolanos.

  • De inmediato traduce los símbolos gráficos a ideas. Para ello recuerda sus experiencias pasadas, forma la imagen mental de lo que entraña la palabra, la oración o el párrafo; es decir, comprende el significado de dichos símbolos escritos, asociándolos con experiencias previas. Esta fase del proceso de la lectura es la "Comprensión".

  • Posteriormente, se da cuenta de lo que expresa el autor, su pensamiento o su sentimiento, que puede crear en sí una actitud de esperanza, de aversión, de expectativa o simplemente de información. Esta fase se llama "Interpretación". En esta fase establece relaciones comparativas, generalizaciones inductivas, etc., Asocia y dice según esto, "ahora las cosas son más baratas, hay más salud, y mayor seguridad social".

  • Luego, manifiesta una actitud de aceptación o inconformidad con la idea o el sentimiento expresado por el autor. Coteja lo expresado con lo que ha visto, ha oído o se ha informado. Pero la veracidad de la aseveración, la juzga a través de su criterio y después de un análisis íntimo, se halla conforme o discrepa con las ideas del autor. Esta fase del proceso, por la actividad que en ella predomina, toma el nombre de "Reacción", es decir, revela la actitud mental del lector ante las ideas expresadas por el autor.

  • Por último, establece relaciones de valor de las ideas expresadas; interesantes, de gran contenido. Se produce una integración de lo expresado con sus vivencias personales; aún más, con dichos elementos puede crear otras ideas relacionadas, como: "lo que dice aquí es falso". En cualquiera de los casos ha habido integración, creación y originalidad. Esta última fase de la lectura crítica y reflexiva se llama "Integración".

  • Percepción

  • Los animales superiores son capaces de captar y retener las imágenes de la realidad, a partir de las sensaciones; el hombre, además, tiene la facultad de la percepción, es decir, es capaz de interpretar esos datos sensoriales e integrarlos en la conciencia.

    La percepción se relaciona con los objetos externos y se efectúa en el nivel mental. En esa forma o búsqueda de conducta adaptativa, la manera como el individuo adquiere conocimientos acerca de su medio, tiene gran importancia. La adquisición de tal conocimiento requiere extraer información del vasto conjunto de energías físicas que estimulan los sentidos del organismo.

    Únicamente a los estímulos que tengan trascendencias informativas, es decir, que dan origen a algún tipo de acción reactiva o adaptativa del individuo, para nuestros propósitos definiremos la percepción diciendo que es el proceso de extracción de información.

  • Factores que favorecen la percepción

  • Para una buena percepción existen algunos factores circunstanciales materiales o psicológicos que son condiciones necesarias para una buena percepción.

    Condiciones materiales: Se refieren a la adecuada iluminación, buen estado de los ojos y ausencia de fatiga en los mismos. La iluminación es algo muy importante, si no es adecuada los ojos caen rápidamente en la fatiga y el rendimiento decrece inmediatamente. Obviamente, la lectura no es una actividad que pueda llevarse a cabo satisfactoriamente en la oscuridad.