Como agua para chocolate; Laura Esquivel

Literatura hispanoamericana contemporánea. Narrativa (novela). Best Sellers. Argumento. Personajes. Temas: amor y desamor. Cocina

  • Enviado por: Shania
  • Idioma: castellano
  • País: Brasil Brasil
  • 5 páginas

publicidad
publicidad

LECTURA CRÍTICA

Esta lectura tiene como objetivo dar a conocer la posición del autor con respecto a la obra, visualizando la visión moral del autor y explicar demás la actitud de los personajes en las distintas situaciones y por último entregar una opinión crítica personal del texto.

La autora del libro “Como Agua para Chocolate” es la escritora Laura Esquivel, quien se encarna en la hija de Esperanza, para darle un toque mas realista a esta novela y a la vez dándonos su opinión de las cosas al redactar la historia apoyando un lado de la novela, ya que crea antagonistas y protagonistas, que perfectamente pueden llevan una crítica muy similar y general por cualquiera que lee o ve este texto, así el lector, es decir nosotros podemos sacar una opinión clara de nuestra crítica y la de ella. La autora de esta novela nos hace entender que tiene una opinión contradictoria a la moral, tradiciones y costumbres de la época en donde se desarrolla la obra, hablamos de la era en plena Revolución Mexicana, Laura plantea total rechazo hacia la represión que tenían las mujeres en esa era, ya que debían pasar por una serie de costumbres tradicionales muy crueles, dejando de lado sus sentimientos y su forma de ser, teniendo que tragar su orgullo, aceptando sin ningún rechazo las ordenes que sus padres le declaraban, viviendo día a día la represión social que pasaban por el solo echo de ser del sexo femenino, eran las tradiciones las que muchas veces destruían los sueños e ilusiones de toda mujer como lo son el ser feliz junto a la persona que ama, tener hijos y casarce, hablamos específicamente de la tradición que Mamá Elena da efecto en torno a Tita, cuyo es uno de los temas principales durante la obra y es la principal barrera entre el profundo amor de Pedro y Tita, negando el casamiento entre estos dos enamorados y obligando a la protagonista a cuidarla hasta su muerte, obligando a su hermana Rosaura que contraiga matrimonio con Pedro y como este era de una edad prematura acepto con el propósito de estar al menos cerca de su verdadera amada Tita, podemos agregar que el desobedecer alguna orden de sus mayores se transformaba inmediatamente en un acto de total rebeldía, que podía derivar a estrictos castigos que generalmente se transformaban en crueles azotes que se creía era la única forma de calmar actitudes de desobediencia, falta de respeto y opiniones desubicadas con respecto a la enseñanza familiar, el casamiento de Rosaura y Pedro fue para Tita un golpe en la espalda ya que nunca pensó que Pedro le hiciera esto y creando una serie de dudas en torno al eterno amor de él hacia ella, desatando un sufrimiento muy duro, que se mezcla con las agresiones que su madre, Rosaura tomo una actitud muy egoísta, no se acordó o no quiso acordarse del amor que su hermana pequeña le tenía a Pedro y actuó de una forma muy feliz y conforme respecto a la decisión de su madre, en cambio Tita actúa con total rechazo a este hecho, ya que ella pensó que Pedro sería mas valiente y le ofrecería la alternativa de escapar con ella, o cualquier otra cosa, pero lamentablemente se encontró con lo que jamás pensó, un balde de agua fría, algo que partió en dos su corazón e intenciones, aunque Pedro remedió la situación con algunas explicaciones Tita siempre llevó ese resentimiento, ya que tuvo que vivir viendo al hombre de su vida con otra mujer y con hijos que no eran del fruto de su amor.

Laura Esquivel transforma a la Mamá Elena en la antagonista del texto, mostrándola como el monstruo de todas las situaciones y planteándonos un total rechazo hacia ella, sus creencias y forma de ser, sin embargo esta señora se convierte en reprimida, resentida, frustrada y totalitaria después de haber dejado sin efecto escape con su amor y sufriendo el asesinato de este mismo, dando un vuelco en su actitud, se trasmuta a una Elena excesivamente moralista dándole un papel de esclava a su hija, teniendo que aceptar también algo que ella no deseaba que era contraer matrimonio con el que fue también padre de Tita a la cual le dejó esta cruel tradición con la que se inicia una lucha para sacar adelante el amor prohibido, Tita es apoyada por Nacha la cocinera de la casa que se presenta como una salvadora o como una hada madrina en la historia, debido a que en varias ocasiones hasta después de morir aparece mágicamente como una salvación para la protagonista, esta humilde cocinera trata pasa a transformarse en la madre deseada por Tita, pasando toda su niñez con ella, entregándole todo el apoyo necesario durante su crecimiento, tratándola como una hija y irradiándole todo ese amor y enseñanza que la niña tanto necesitaba tras la frialdad de su verdadera madre, que seguía adentrada en su propio

sufrimiento interno de jamás haber logrado ser feliz, desataba toda su impotencia y

represión sobre su última hija quién no debía casarce ni tener hijos y cuidarla hasta la muerte, la protagonista tomaba esta tradición como algo muy injusto, mas si ella tenía por quien luchar y a quien amar, sin embargo tuvo que resignarse a esta situación que tantos problemas le ocasionó, la escritora sitúa a Tita como la protagonista y víctima de la novela, presentándola como una niña muy respetuosa, obediente y buena, que vivía de la cocina y del apoyo que le daba su querida Nacha cuya persona fue la única que siempre estuvo cuando necesitó a alguien, la representó como una hada ya que incluso después de su muerte estuvo presente en los momentos mas fundamentales de la vida de Tita, así esta humilde cocinera quedo como una de las personas importantes y valiosas por el trato hacia la inocente chica en la novela, por sus inolvidables enseñanzas y su actitud tan maternal y de protección, que aunque no pudo luchar ante el poder totalitario de Elena, ya que esta nunca la tomó en cuenta ni sus derechos y menos los de Tita, siempre la trato como una simple cocinera y no como esa verdadera persona que era, debido a esto no tuvo el suficiente poder para enfrentar a esta peligrosa señora, de todas formas quedo en la historia como una señora sincera, humilde y buena.

El amor frustrado que tenía Tita se da entender como el tema principal, además de todos los amores prohibidos y desamores de los personajes del texto, derivándose una serie de situaciones y especialmente el sufrimiento de este personaje quién vive con un eterno dolor causado por las costumbres y moral de su familia, por el constante maltrato psicológico de su madre, por las traiciones que su propia hermana Rosaura le causa y se le suma el eterno amor que ella sentía hacia Pedro que en vez de acabar su tristeza la aumentaba por la impotencia de estar destinada a vivir separada de él o mejor dicho de su amor, de su pasión y de los sentimientos que debía brindarle, Pedro es planteado por la autora como un hombre que se equivocó al no elegir bien la alternativa para ser feliz con Tita, ya que fue demasiado decente y no se atrevió a faltar a las costumbres y a la moral de la época, Pedro al final se da a conocer como un chico que no eligió la alternativa correcta pero que de todas formas luchó por salvar su amor con Tita, además la autora nos refleja la opción ideal para que estos dos protagonistas lograran el propósito de estar unidos que era escaparse juntos, sin embargo Pedro no lo hace por cobardía y elige vivir bajo la presión de Mamá Elena y de Rosaura que se había vuelto en su no deseada esposa, para así poder estar cerca de su amada, transformándose así en un hombre egoísta al no pensar en lo que Tita creía correcto o en lo que sentiría y no darse cuenta del sufrimiento que le había causado, sin embargo la inmadurez de sus años colaboró a esta errónea causa, durante el texto Pedro trata de reabrir el amor que existía entre los dos, sin embargo se hace casi imposible tras la mirada de Elena y Rosaura, y el resentimiento que sentía de alguna forma nuestra principal protagonista, transformando esta tarea en algo muy complicada aun mas tras la llegada del Jhon Brown, que desata celos excesivos de Pedro y abre un pequeño sentimiento de amor en Tita hacia él, la escritora lo muestra como un príncipe azul en la novela, el hombre ideal y una persona totalmente sincera y bondadosa, quien se enamora perdidamente de Tita tras ver la mujer increíble que es y pasa a formar parte importante y fundamental en su vida, en su querido amigo incondicional, el doctor Jhon es expuesto por Laura Esquivel como un hombre ideal, el que toda persona busca ya que toda la participación que cumple en la narración es la de una persona totalmente servicial que en vez de buscar su felicidad, busca la de su amada, dándonos a conocer el verdadero y mas puro amor, dejando de pensar en el y sus sentimientos, así la escritora nos hace reflexionar que muchas veces uno tiene un tipo de hombre que es perfecto para cada una sin embargo el amor puede que no este hay y que podemos desperdiciar lo perfecto y lo ideal por el amor que realmente sentimos en el corazón, sin duda Jhon es hombre que cualquier persona admiraría y la autora lo muestra como tal. Y además actúa también como un héroe rescatando a Tita de las malas intenciones de su madre, tras Josefina haber desatado toda esa furia ante Mamá Elena, también desata aún más el odio de esta madre, queriendo esta internar a Tita en un manicomio, justo cuando se veía que la historia pasaba a una tragedia aun peor, Jhon aparece dándoles la opción a la madre de que el se encargaría de llevarla a una casa de locos, sin embargo este hombre no sería jamás capaz de poder a su amada en tal lugar, llevándola a su hogar en donde viviría con el y su pequeño hijo Alex, esto no causaría

problemas ya que Jhon era viudo, por esto el ayuda a Tita a salir de ese hoyo profundo de soledad, la apoya en todo momento y le brinda todo su sincero amor, así lentamente la protagonista se recupera primero tuvo que aceptar o situarse en el mundo y darse cuenta de que era totalmente libre y que podía hacer lo que ella quisiera sin que nadie le dijera si era bueno o malo o si faltaba a la moral, aquí aparece Chencha como siempre en las ocasiones donde mas necesitaba a alguien después de la muerte de Nacha ahí estaba esta sirvienta para ayudarla y brindarle esa manito que tanto necesitaba, fue pilar fundamental para la recuperación de la protagonista y con esto dejó que la historia siguiera su curso, esa gota de confianza para recuperar la seguridad en si misma y en quienes lo rodeaban, Tita necesitaba a alguien familiar que le devolviera esas ganas de vivir, esas ganas de disfrutar lo que ahora tenía esa libertad, ese poder de ser ella misma y que el mundo estaba ahí a su lado para ella. Chencha representó en la obra la típica sirvienta de la época poco culturizada con un lenguaje campestre: “¡Yo por si las dudas ni de chiste me guelgo a'cercar por a'i!”, lo entrometida que era esta divertida sirvienta fue impedimento muchas veces para que Josefina le contara sus secretos o los problemas que tenía ya que sabía que al otro día todo el mundo conocería lo que le habló a ella, pero sin duda fue una buena amiga de la protagonista, logró superar la violación de unos bandoleros que entraron al sitio de la familia y aparte de comerte esa atrocidad golpearon a Mamá Elena dejándola invalida y grave, tras este acontecimiento Tita debe vuelve al hogar a cuidar a su fría madre, quizás creyó que cambiaría su actitud sin embargo seguía siendo la maldad en persona, desconfiando de su hija y derivado a esto que termina muerta, aunque Tita la paso muy mal de vuelta en casa sabía que si no volvía se sentiría mal, sin embargo Elena no se fue totalmente su fantasma volvió para cometer mas de sus andanzas para arruinar la vida de Tita pero al fin esta supo que responderle, supo liberarse y no temerle, con esto daba termino a la constante pesadilla que había caído sobre ella, su madre.

Por otra parte aparecen las hermanas de Tita, Rosaura fue una de los motivos entre la separación de ella y su amor Pedro, esta hermana se expresa en el texto como una traicionera y egoísta persona, quién llega a tal extremo de envidia hacia su hermana pequeña que incluso privando los deseos de sus hijos con ayuda de su Madre, esta hermana es como la continuación de la fría Madre Elena, queriéndole dar continuación esta cruel tradición, poniendo sobre los hombros de su hija Esperanza la dura tradición que cayó también sobre Tita, en donde la liberación de la mujer en una la sociedad de esa época era casi nula tras la represión que se daba por el solo echo de ser mujeres y por las costumbres de casa familia que era de entero respeto, Rosaura durante la obra mostró ingenuidad para el cuidado de sus hijos, indiferencia hacia sus hermanas y constante envidia hacia el personaje principal, ya sea porque en el fondo sabía que Tita y Pedro se amaban o por el cariño que manifestaban sus hijos hacia la protagonista principal o hasta por lo bien que Tita sabía cocinar y ella no, es también este personaje una antagonista aunque no principal, secundaria y forma otro muro entre Tita y Pedro, haciendo lo imposible por no permitir la unión entre estos dos, de todas forma tras su muerte se casa la hija de Rosaura, Esperanza con Alex y rompen al fin ese muro de moral y costumbres crueles, fue clave en la historia ya que tras estos dos acontecimientos importantísimos se pasa en la obra a la última etapa donde al fin se puede percibir esa felicidad de los personajes, esa felicidad que Laura Esquivel nos irradiaba palabra a palabra en los últimos capítulos de su novela donde la historia daba un vuelco total que satisfacía tanto al texto como a nosotros mismos que nos adentrábamos en la historia y buscábamos siempre que la felicidad llegara para los protagonistas porque sería felicidad para nosotras igualmente. Por otro lado la posición de Gertrudis la otra hermana de Tita muestra a la única confiable en su verdadera familia, quién también participa como la verdadera rebelde y con fuerza de mujer, quien se atreve a escapar del poder autoritario de su madre, convirtiendo en realidad todos sus deseos y aspiraciones, dejando expresar todos sus sentimientos y deseos, transformándose en una mujer liberal, en la que siempre fue, en una revolucionaria, en una heroína de sus tiempos o mejor dicho de la revolución mexicana, para así darnos cuenta de que en la era por la que fluye la historia se podía sacar a flote esa fuerza propia de cada mujer, que el sexo femenino no era un impedimento para lograr objetivos y que siempre existirán y han existido las personas de este sexo que van a luchar por su causa y van a hacer lo que les parece correcto hasta lograrlo, que van a demostrar la valentía y el esfuerzo, son esas

chicas que sacan el poder femenino y demuestran lo que realmente se puede hacer, esta mujer tuvo las agallas para abandonar su casa en busca de sus ideales, no quería quedarse en esa represión familiar y social o transformarse solo en una mujer de hogar, en una mujer que se pasara la vida haciéndole los gustos a su marido y a sus hijos, envejeciendo siempre e el mismo lugar, viendo siempre lo mismo, por eso sacó a flote todo eso que tenía dentro y logró pasar a llevar la moral familiar o mejor dicho la moral de Mamá Elena, por eso esta señora toma una actitud de repeler a su hija, quizás con el odio o la envidia de que ella jamás pudo escapar y ser feliz como lo había hecho Gertrudis, así nos demuestra la autora a Gertrudis esta poderosa revolucionaria que escaló hasta llegar a la cumbre de su grupo de lucha, que logró sus metas y llego muy alto, esta ardiente mujer con sangre negra en sus venas, con el ritmo en su sangre, con la fuerza necesaria para la lucha, la escritora nos manifiesta al poner a este personaje como alguien admirada por sus actitudes, que ella defiende la causa de la revolución de alguna forma, ya que si no estuviera de acuerdo con esa causa hubiera situado a Gertrudis en un papel rebelde, desobediente y pecador por sus actitudes durante la obra, además se mostró una visión mucho mas suave de los revolucionarios al llegar a la casa de la familia De La Garza, logramos deducir que la postura de estos no era tan violenta o usurpadora.

En base a Tita se centra toda esta historia de amor, desamor, comida y tradición, esta chica paso su vida bajo el constante control de su Madre y el único pasatiempo que tuvo fue la cocina, fue el arte culinario el que había cosechado desde pequeña y sabía dominar perfectamente, era su único pasatiempo, aprendió cientos de secretos que le heredó su Nacha querida, Tita durante todo el relato representó a una cenicienta sometida por su familia que en este caso fue por Elena, sin embargo finalmente logra ser feliz con ese eterno amor que llevo mas de 2 decenas de años, tras esto logran desentrañar todo ese amor que guardaban en su corazón y alma, la pasión, el deseo, toda esa fuerza de emociones reprimidas por tanto tiempo, y expresan algo mágico y hermoso, viven la dicha de estar juntos, de hacer el amor sin tener que dar cuentas a nadie, ni de sentirse culpables por arruinar a otro, fue tanto el éxtasis de ambos que Pedro se dirige a ese túnel que se instala en uno cuando prende todos sus cerillos al mismo tiempo, pero Tita no quería llegar ahí, sin embargo tiene que hacer lo imposible para volver a sentir esa emoción tan grande para encontrarse con Pedro, y ya prendido sus cerillos va hacia la mano de su amado y se dirigen al paraíso de la felicidad eterna, esa que la buscaron pero no la encontraron en el mundo, así la escritora nos presenta un final inesperado y muy mágico, un final que en lo que a mi respecta me agradó por su originalidad, un final fantasioso y que en realidad fue feliz, porque Tita y Pedro pasaron a mejor vida, juntos, listos para buscar esa felicidad que no encontraron en este mundo tras contraer una unión eterna que puede haber sido más fuerte que aquel frustrado matrimonio, la escritora muestra a la muerte de los protagonistas como algo hermoso, no creo que sea un final triste, nosotros tras leer la historia podemos interpretar que una muerte como lo que paso Tita y Pedro fue una muerte linda, sin dolor, llena de éxtasis y además de eso pasar a un nuevo mundo, a un paraíso, a eso que siempre soñamos, podemos aprender de esto además que debemos ir prendiendo nuestros cerillos uno a uno, sintiendo las emociones poco a poco para disfrutarlas, sentir esa felicidad que son pequeños momentos en nuestras vidas, donde uno llega a la cumbre en solo segundos.

Esta novela lleva un realismo mágico que le da un toque de especial agrado, la narración de la escritora es tan real que nos hace creer cada una de las palabras que leemos mas si Laura Equivel se encarna en una integrante de la principal familia relatada, por esto este libro a tenido y tuvo un impacto muy grande porque Laura nos transforma un mundo mágico en algo igual al mundo en que vivimos, la forma en que convina la cocina con los sentimientos, como transforma en un medio de comunicación entre los protagonistas cada plato de alimento, la autora se transforma en una narradora mágico realista, que nos presenta lo inimaginable como algo posible y que nos adentra tanto en la historia que terminamos creyendo cada palabra que leemos, cualquier acontecimiento extraño deja de formar parte de lo inusual y pasa a ser algo cotidiano, no se expresa nada como insólito y pasa a formar parte de lo real de una forma muy normal, por eso los hechos que ocurren como las apariciones e la madre, los efectos físicos y psicológicos de la comida, etc. son algo que se repite mucho pero que le da interés a la obra, la duda de saber que efecto tendrá el próximo plato de Tita en los demás personajes hace que el lector se concentre mas y se

divierta mas. El final es un claro ejemplo del realismo mágico, esa mezcla que hace entre el éxtasis y la muerte, entre la felicidad y el paraíso del mas allá, ese túnel luminoso que espera a cualquiera que prenda sus cerillos de una sola vez, esa unión eterna por el mas allá, ese camino que los llevaría al paraíso enigmático, al paraíso jamas visto pero donde solo existe alegría, felicidad, amor y paz, la escritora nos deja feliz o al menos a mi ya que obviamente nos demostraba que ambos protagonistas pasaban a mejor vida, que por fin podrían entregarse todo ese amor y que nadie los separaría jamas, el término de la novela es muy inesperada y mas si lo convierte en algo tan mágico y especial. Relacionado con la forma de escribir de la autora esta nos muestra a la boca como entrada principal del cuerpo para recibir sentimientos y emociones, a través de ella los personajes percibían cada emoción de Tita y se producía en ellos una serie de consecuencias ya podían ser físicas o emocionales, a través de la comida la protagonista le hablaba al mundo y los demás por medio de su boca recibían los mensajes, esta es una interesante forma de plantearnos la historia, así podíamos darnos cuenta de lo que Josefina sentía y del poder mágico que tenía a través de su comida, que había sido su compañera durante toda su vida.