Columna vertebral

Anatomía. Osificación. Vértebras. Cóccix. Musculatura. Vascularización

  • Enviado por: Ekaitz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 26 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo organizar tu horario con óptima eficiencia
Cómo organizar tu horario con óptima eficiencia
Que es para ti el tiempo? Tu manejas el tiempo o dejas que el tiempo te maneje y te pones nervioso pensando que no...
Ver más información

Series y Sucesiones
Series y Sucesiones
Curso sobre series y sucesiones que incluye definiciones básicas, criterios de convergencia, series de...
Ver más información

publicidad

Anatomía descriptiva de la Columna Vertebral

La columna vertebral cumple un doble cometido: Por una parte sirve de eje al cuerpo encargándose de soportar el peso de la cabeza y del tronco y de transmitirlo a la pelvis; por otra parte actúa facilitando protección al sistema nervioso medular, alojado en el conducto raquídeo.

Sin embargo, dicha columna no es un tallo rígido sino que se encuen-tra integrada por una serie de piezas -vértebras- que articuladas ofrecen poca movilidad entre sí, pero que en conjunto proporciona una gran ampli-tud de movimientos que permiten flexionar, extender, rotar y movilizar en sentido lateral.

La columna así constituida procede a sustituir al primitivo eje embrio nario -notocorda- mediante un proceso de osificación a partir de una serie de puntos de osificación, que vienen a ocupar a lo largo del eje corporal u-na posición intersomítica. Ello explica que se constituyan siete elementos vertebrales de tipo cervical que vienen a ocupar posición intermedia entre los ocho somitas cervicales.

A continuación se sitúan los doce puntos de osificación de carácter dorsal (serán el punto de partida de las vértebras de esta región), de los cua-les el primero está colocado entre el octavo somita cervical y el primero dor sal y los once restantes son interdorsales.

De la misma forma, entre la región dorsal y lumbar se constituye la primera vértebra lumbar, que sumada a las cuatro intersomíticas lumbares completa los cinco elementos integrantes de la región lumbar.

Finalmente se constituyen cinco vértebras sacras y tres o cuatro co- xígeas, que suman el conjunto de las 31 o 32 vértebras integradoras de la columna vertebral completa.

Por otra parte, la columna que inicialmente forma una amplia curva de concavidad anterior que se corresponde con la actitud embrionaria primi tiva, sufre una progresiva rectificación pues en el nacimiento y a raiz de los primeros meses de la vida, los músculos erectores se encargan de colocar erguida la cabeza y, con ella, la porción cervical de la columna que de esta forma rectifica su primitiva curvatura para hacerse a este nivel convexa ha-cia adelante.

Por un proceso similar, la puesta en acción del mecanismo de la mar- cha y del apoyo de los miembros inferiores lleva consigo un enderezamien- to de su primitivo estado de flexión, que repercute sobre la zona lumbar o-bligándola a desplazarse hacia delante, haciéndose convexa y rectificando así su curvatura para centrar mejor el eje de gravedad del cuerpo.

De esta manera queda constituida la columna vertebral con una cuá-druple curvatura en el plano antero posterior:

· La dorsal y la sacro-coxígea conservan la concavidad anterior de la morfología primitiva (cifosis) y el centro de sus curvas respectivas corresponde en cada caso a la zona media de ambas regiones.

· La curva cervical y la lumbar (lordosis) son adquiridas con posterioridad (son curvas compensatorias) y su convexidad anterior ofrece como centro la cuarta vértebra cervical y la tercera lumbar respectivamente.

Aparte de esto, en sentido frontal la columna tampoco resulta total- mente rectilínea ofreciendo en conjunto una ligera curva de concavidad iz-quierda muy discreta (escoliosis).

1.1. Osificación vertebral.

El cuerpo vertebral es la porción que más primitivamente se constitu- ye en cada vértebra para cumplir esa primera misión de soporte y de eje. Posteriormente, surge a la altura de cada cuerpo vertebral primitivo un pa-trón cartilaginoso encargado de proteger al tubo neural situado por detrás y que dirigido hacia atrás forma el arco neural.

Así pues, la vértebra tiene su origen en un gran punto de osificación anterior -cuerpo vertebral- y en dos puntos de osificación laterales integra-dores de cada mitad de arco neural, que más tardíamente termina por soldar se entre sí formando una unidad vertebral.

La superposición de una vértebra con otra formaría un arco seguido de otro, es decir, forman un conducto vertebral. Si no se suelda el arco por detrás surge una patología denominada espina bifida (a nivel sacro o en las últimas vértebras lumbares).

Por otra parte, frente a estos puntos de osificación primitivos surgen otros secundarios encargados de perfilar la morfología vertebral, bien para proporcionar atadura a las musculaturas apareciendo a tal fin transversal- mente las apófisis transversas, y hacia atrás la apófisis espinosa; bien faci-litando la unión entre los arcos neurales vecinos surgiendo hacia arriba y hacia abajo como fruto de sendos puntos de osificación secundarios las a-pófisis articulares superiores e inferiores; e incluso perfilándose la morfolo-gía del cuerpo vertebral con la aparición de puntos que determinan rodetes óseos que sirven de límite superior e inferior a cada cuerpo vertebral.

A los veinte años se produce la completa soldadura y unificación de la vértebra.

1.2. Elementos comunes vertebrales.

Cada vértebra totalmente desarrollada queda integrada por los si-guientes elementos:

· El cuerpo vertebral-. De forma más o menos cilíndrica ofrece eje al organismo.

· El arco neural-. Soldado al cuerpo por los llamados pedículos forma un anillo que aloja a la médula y a los elementos nerviosos raquídeos.

· La apófisis articular-. Es una prolongación hacia arriba o aba-jo a partir del pedículo. (4)

· La apófisis espinosa-. Es una prolongación hacia atrás que surge de dicho arco. (1)

· La apófisis transversa-. Surge lateralmente del pedículo.

(2)

· Láminas vertebrales-. Se define como la porción del arco neu ral que se encuentra entre ambas apófisis, de forma más o menos cuadrilá- tera. (2)

· Agujero de conjunción-. Es el espacio delimitado arriba y a-bajo por la escotadura superior de un pedículo de una vértebra al contactar con la escotadura inferior de otro pedículo de otra vértebra; adelante por el cuerpo y disco intervertebral, y atrás por las apófisis articulares. Es la zona de salida de las raíces espinales originadas en la médula.

· Carillas articulares-. Son partes del hueso de placa lisa reves-tidas de cartílago. Se encuentran en el vértice de las transversas y en el cuerpo vertebral de las dorsales. En el resto de las vértebras sólo a nivel de las apófisis articulares.

· Agujero vertebral-. Está delimitado adelante por la cara pos-terior del cuerpo vertebral; atrás, por las láminas y la base de la apófisis es-pinosa, y lateralmente por los pedículos y las apófisis articulares.

La superposición de los agujeros vertebrales constituye el canal verte bral, que aloja a la médula espinal.

Éste se abre a ambos lados, en los agujeros de conjunción.

· Pedículo-. Se extiende desde la base de las apófisis transver-sas y articulares hasta la parte posterior y lateral del cuerpo vertebral. Sus bordes superior e inferior describen dos curvas opuestas por su convexidad ensanchándose en sus extremos. Estas escotaduras se corresponden con las de las vértebras suprayacentes y subyacentes formando los agujeros de con-junción. (2)

1.3. Diferencias regionales de las vértebras.

  • Vértebras cervicales.

  • La zona cervical, encargada de soportar tan sólo el peso de la cabeza, queda integrada por elementos vertebrales ligeros y aplanados que, por otra parte, van a estar en consonancia con la amplia movilidad que esta zona requiere, haciendo que dichas vértebras ofrezcan una extensa superficie frente a un escaso grosor.

    Los cuerpos vertebrales son anchos y planos. Para evitar las posibi-lidades de luxación a que pudiera prestarse esa amplitud de movilidad ofre-cen unos salientes laterales en su cara superior con forma de uña -apófisis semilunares o unciformes- que se corresponden y articulan con unos en-trantes similares que le ofrece la cara inferior de la vértebra vecina.

    Los pedículos emergen del cuerpo vertebral oblicuos hacia atrás y la-teralmente. Su extremo anterior se fija en la unión de las caras lateral y pos-terior del cuerpo; su extremo posterior se confunde atrás con la lámina y la-teralmente con las apófisis articulares. Su cara lateral presenta un canal vertical que constituye la pared del agujero por el que transcurre la arteria vertebral; su cara medial contribuye a delimitar el agujero vertebral. La es-cotadura superior presenta una incisura más marcada que la de la inferior. Ambas son espesas por lo cual el agujero de conjunción se vuelve un verda dero conducto.

    Las apófisis articulares tienden a orientarse horizontalmente para ad-quirir la máxima movilidad y permitir la rotación vertebral en su desliza-miento mutuo. A ella se conectan: la lámina, el pedículo y la raíz lateral de la apófisis transversa. Presentan dos carillas articulares: una superior incli-nada hacia atrás, arriba; y una inferior orientada hacia abajo y adelante. Se articulan con las apófisis correspondientes de las vértebras supra y subya-centes.

    El agujero vertebral tiene forma de triángulo isósceles y origina un amplio orificio que, en consonancia con la mayor movilidad cervical, per-mite los amplios desplazamientos a la médula, evitando posibles pellizca-mientos. La formación del agujero se produce gracias a la disposición de las láminas que permiten que las cervicales se cierren en dicho agujero.

    Las apófisis espinosas son bituberculosas, como fruto de una incom-pleta soldadura de las dos mitades integrantes del arco neural. Tiene como misión permitir el mayor número de inserciones musculares. Son cortas y horizontales.

    Las apófisis transversas son complejas en su formación, pues en rea-lidad resultan de la soldadura del punto de osificación propiamente trans-versario con el punto costal, quedando así constituida una apófisis transver-sa bituberculosa, con un tubérculo y raíz posterior que se implanta en el ar-co neural y otro tubérculo y raíz anterior que toma apoyo lateralmente en el cuerpo vertebral, originándose la apófisis transversa. Ésta ofrece en su cen-tro el agujero intertransversario por donde pasan la arteria vertebral, las ve-nas vertebrales y las ramas del simpático

    Las apófisis semilunares o unciformes son típicas de éstas vértebras. Su cara medial se continúa con la cara superior del cuerpo, corresponde al disco intervertebral; la cara lateral rugosa corresponde a la arteria vertebral; su base se implanta en el cuerpo; el borde superior es convexo de adelante hacia atrás.

  • Vértebras dorsales.

  • Al aumentar el peso que debe soportar la columna, la vértebra incre-menta su consistencia y el cuerpo vertebral, principal elemento de soporte, se hace cilíndrico con una relativa igualdad por parte de sus tres ejes. Ade-más, es tanto más voluminoso cuanto más abajo se le considere.

    Pero además, la movilidad de esta región es mucho menor ya que su principal cometido es servir de soporte al esqueleto del tórax; por ello el a-gujero vertebral se achica y tiende a hacerse circular; las apófisis espinosas son monotuberculosas, se dirigen oblicuas hacia abajo y atrás y son cortas y horizontales. El borde superior es romo; el borde inferior excavado en ca-nal; sus caras laterales se estrechan hacia el vértice. Gracias a esto, las apó-fisis espinosas contribuyen indirectamente a limitar la movilidad vertebral.

    Por su parte, en los cuerpos vertebrales y en las apófisis transversas queda el impacto del apoyo costal representado por una serie de superficies articulares. Concretamente, en los cuerpos aparecen lateralmente unas se-micarillas costales que se complementan con la de la vértebra vecina para formar una superficie articular que aloja la cabeza costal. Tal dispositivo tiene su fundamento en el hecho de que los cuerpos ocupan una posición intersomítica, mientras que las costillas se desarrollan a expensas de los co-rrespondientes somitas. Así, esta disposición de repite a todo lo largo con la única excepción de la primera vértebra torácica, que presenta en su parte al-ta una carilla completa para alojar la primera cabeza costal (ya que no parti-cipa en este proceso la séptima vértebra cervical) y otra semicarilla en su reborde inferior en relación con la segunda vértebra y la segunda costilla.

    Además, la once y doce vértebras ofrecen también carillas costales completas que sirven de apoyo a las correspondientes costillas. En conse-cuencia, la décima vértebra ofrece tan sólo una semicarilla en su parte su-perior en relación con la décima costilla.

    Las apófisis transversas o costiformes se separan ampliamente por detrás del pedículo. En la cara anterior de su vértice presentan una cara ar-ticular -cara costal- que corresponde a la tuberosidad costal (a nivel dorsal se generan verdaderas articulaciones con las costillas).

    Los pedículos tienen un borde superior ligeramente cóncavo y el in-ferior tiene una fuerte incisura de acuerdo con la inclinación de las láminas y de las espinosas.

    Las láminas son cuadriláteras y casi verticales.

  • Vértebras lumbares.

  • El peso del tórax, cabeza y miembro superior al transmitirse a la co-lumna lumbar exige por parte de ésta una mayor solidez y volumen en sus piezas óseas que tiene que hacerse compatible con la relativa movilidad que se exige a esta zona vertebral. Por ello, el cuerpo vertebral se hace volumi-noso y arriñonado, y el arco neural ofrece un predominio del diámetro ver-tical contribuyendo a limitar un agujero vertebral más amplio para evitar posibles lesiones del contenido raquídeo a consecuencias de los movi-mientos. Para facilitar también esta movilidad, las apófisis espinosas son cuadriláteras y horizontales. Su borde posterior posee en su parte inferior un tubérculo que representa el vértice de la apófisis.

    El agujero vertebral es triangular de lados iguales y relativamente pe-queño, ya que a partir de la segunda lumbar sólo contiene las raíces espina-les inferiores y sus envolturas.

    Lanzadas transversalmente se sitúan las apófisis costiformes que re-presentan a las costillas lumbares, mientras que en su base posterior se co-locan unos pequeños salientes que forman las auténticas apófisis transver-sas y que constituyen los tubérculos accesorios.

    Los pedículos emergen de los ángulos posterosuperiores del cuerpo dirigiéndose de adelante hacia atrás. Son cortos y horizontales y su incisura inferior es mucho más marcada que la superior.

    Las láminas son espesas y cuadriláteras, más altas que anchas y obli-cuas de arriba hacia abajo y de adelante hacia atrás.

    En las apófisis articulares se distinguen las superiores excavadas y situadas por detrás y arriba de la apófisis costiforme, orientados hacia atrás y medialmente. Las inferiores son cilindroides, convexas y orientadas late-ralmente y ligeramente hacia delante. Estas superficies articulares están en-marcadas por un rodete óseo prominente. En la cara externa del borde pos-terior de las superiores destaca una eminencia que es el tubérculo mamilar.

    1.4. Peculiaridades de ciertas vértebras.

  • Atlas (1ª vértebra cervical).

  • No se parece a ninguna. En ella se observan, a diferencia del resto, dos masas laterales reunidas por un arco anterior y un arco posterior.

    Las masas laterales son dos columnas óseas cuyas caras superior e inferior convergen medialmente. Su cara superior presenta una superficie articular: la cavidad glenoidea, configurada en “suela de zapato” y orienta-da hacia arriba y medialmente que recibe al cóndilo del occipital (Es una articulación doble condílea). Su cara inferior es una superficie articular pla-nocóncava en sentido transversal y convexa en sentido anteroposterior. Es-tá orientada hacia abajo medialmente y responde a la apófisis articular del axis. En su cara lateral se implanta la apófisis transversa. En su cara ante-rior se implanta el arco anterior y en la posterior el arco posterior.

    Las apófisis transversas emergen de las caras laterales de la masa la-teral y se extienden más lateralmente que las de las otras vértebras cervica-les. Se implantan por medio de dos raíces: una anterior, situada en el tercio anterior, más alta que la posterior, y otra posterior, sobre el tercio posterior, a mitad de su altura. Ambas delimitan el agujero transversario para la arte-ria vertebral (y las dos venas vertebrales). Lateralmente, la reunión de sus raíces forma un tubérculo aplastado de arriba hacia abajo.

    El arco anterior constituye, junto con la apófisis odontoide del axis, el cuerpo de la vértebra. Aplastado de adelante hacia atrás, se implanta en las caras anteriores de las masas laterales por medio de sus dos extremos. Su cara anterior es convexa y presenta en la línea mediana el tubérculo an-terior y a sus lados dos depresiones y rugosidades. Su cara posterior es cón-cava y presenta en el medio una superficie articular también cóncava, limi-tada por un reborde donde articula la cara anterior de la apófisis odontoide del axis.

    El arco posterior describe una curvatura de concavidad anterior cu-yos extremos se implantan en la cara posterior de las masas laterales. En su parte lateral es aplastado de arriba hacia abajo. La cara superior presenta un canal donde se aplican la arteria vertebral y el primer nervio cervical. La cara inferior es convexa y contribuye a delimitar el agujero vertebral por su borde medial; su borde lateral se continúa con la raíz posterior de la apófi-sis transversa. El arco es aplastado de adelante hacia atrás en su parte me-dia. Su cara anterior delimita el agujero vertebral, y la posterior posee un saliente: el tubérculo posterior del atlas.

    Su función es la de articular la columna con la cabeza.

  • Axis (2ª vértebra cervical).

  • El axis posee un cuerpo vertebral casi tan ancho como alto, del que se desprende la apófisis odontoide que se fija por su base en la cara supe-rior del cuerpo vertebral. Por encima de la base la apófisis se estrecha y for-ma el cuello; luego se ensancha y forma el cuerpo que, aplastado de adelan-te hacia atrás, presenta en su cara anterior una cara articular oval de eje ma-yor vertical que se corresponde con la que existe en la cara posterior del ar-co anterior del atlas; la cara posterior presenta otra cara articular convexa y transversal para el ligamento transverso del atlas.

    La cara anterior del cuerpo vertebral posee un saliente triangular, y la cara posterior es semejante a la de las otras vértebras.

    Los pedículos se extienden desde el cuerpo hasta las apófisis articu-lares y láminas. Su borde inferior presenta una marcada incisura ausente en el superior.

    Las láminas son gruesas y rugosas. Sus caras superiores se encuen-tran excavadas para inserciones musculares.

    La apófisis espinosa se implanta en la unión de ambas láminas y es voluminosa y dirigida hacia atrás. Su extremo bifurcado en “V” es abierto hacia abajo.

    La raíz anterior de la apófisis transversa se implanta en el cuerpo, y la raíz posterior en el pedículo. Contrariamente a las otras vértebras cervi-cales, su extremo es monotuberculoso. La raíz anterior y el pedículo se u-nen por un puente óseo que soporta la mitad anterior de la cara articular su-perior. La cara inferior de este puente presenta un canal por el que pasa la arteria vertebral. El agujero transversario está limitado por el cuerpo verte-bral, el pedículo y las raíces anterior y posterior de la transversa.

    En las laderas de la odontoide aparecen dos grandes caras articulares separadas de la base de dicha apófisis por un surco. Son convexas de ade-lante hacia atrás, y casi planas en sentido transversal.

    Las apófisis articulares inferiores están situadas por fuera y por de-tras de las anteriores. Por debajo del extremo anterior de las láminas poseen una cara articular más pequeña orientada como la de las vértebras subya-centes.

    El agujero vertebral es triangular, y mayor que los del resto de las vértebras cervicales, salvo el del atlas.

  • 6ª vértebra cervical.

  • La raíz anterior de la apófisis transversa adquiere dimensiones im-portantes. Tiene una prominencia anterior que se puede palpar bajo la piel. Este tubérculo se conoce como tubérculo de Chassaignac o carotídeo.

    Es la señal o punto de referencia para saber si hay artrosis.

  • 7ª vértebra cervical.

  • Tiene un cuerpo más voluminoso que el de las otras vértebras cer-vicales.

    Es una vértebra de transición. Sus apófisis semilunares son pequeñas; las láminas tienen dimensiones verticales más grandes; la apófisis espinosa es larga y saliente, lo que origina su nombre de vértebra prominente; las transversas son largas, fuertes y monotuberculosas, su raíz anterior es poco espesa y la posterior posee las características de una apófisis transversa dorsal. El agujero transversario es más pequeño, puede faltar, y por él no pasa la arteria vertebral. Las apófisis articulares superiores están por arriba y detrás de la raíz posterior de la transversa.

    Excepcionalmente se puede encontrar un esbozo de costilla cervical de carácter anómalo que bien puede pasar desapercibida, bien puede dar o-rigen a ciertos trastornos clínicos de compresión neuro-vascular (pérdida de sensibilidad del brazo, manifestaciones atróficas en el músculo de la mano debida a la compresión del plexo braquial y deficiencias en la irrigación). Este esbozo es asimétrico, no se da en los dos huecos supraclaviculares.

  • Vértebras dorsales.

  • En la cara lateral del cuerpo vertebral hay unas escotaduras superior e inferior, apófisis articulares y carillas para las costillas superior e inferior.

    En las apófisis transversas hay una carilla articular para el ángulo de la costilla.

    La costilla pone su cabeza para articularse con la vértebra y contacta con la cara inferior de la vértebra suprayacente.

    La 10ª vértebra dorsal se caracteriza porque en ella comienzan a apa-recer los caracteres de transición hacia las lumbares. Sólo existe la cara ar-ticular costal: la superior para la décima costilla. La espinosa es menos o-blicua.

    La 11ª vértebra dorsal se caracteriza porque su cuerpo presenta una sola cara articular para la undécima costilla. Su apófisis espinosa está a-plastada en sentido transversal y dirigida hacia atrás horizontalmente. Las transversas son cortas, rugosas y sin caras articulares. Las apófisis articu-lares comienzan a orientarse hacia fuera.

    La 12ª vértebra dorsal se caracteriza porque su cuerpo presenta una cara articular para la duodécima costilla en la superficie exterior del pedí-culo. Sus apófisis transversas son más cortas que las de las vértebras pre-cedentes y no tienen faceta articular. Las articulares inferiores son conve-xas y miran lateralmente y adelante como las de las vértebras lumbares.

    Estas tres vértebras son de transición y poseen una especie de tubér-culo encima de la apófisis articular superior: la apófisis o tubérculo mami-lar. Poseen un conducto vertebral pequeño.

  • Vértebras lumbares.

  • Destacan la 1ª y la 5ª lumbar.

    La 1ª lumbar presenta una apófisis costiforme más corta que las de-más vértebras lumbares.

    La 5ª lumbar se caracteriza por tener un cuerpo más arriñonado (cuerpo cuneiforme) más alto adelante que atrás, lo que da a su cara infe-rior la oblicuidad necesaria para su contacto con el sacro subyacente. Las costiformes son cortas, macizas y piramidales; las articulares inferiores es-tán situadas en el mismo plano sagital que las superiores.

  • El Sacro.

  • En la región sacra viene a concretarse la máxima misión de soporte de la columna vertebral y por ello a este nivel se sueldan los elementos ó-seos formando una sola pieza, el sacro, fruto de la suma de las cinco vérte-bras de esta región.

    El sacro está situado en la parte posterior de la pelvis, entre los hue-sos iliacos y es aplanado de adelante hacia atrás, y más voluminoso arriba que abajo. Sus dimensiones disminuyen a partir del punto en que su fun-ción de sustentación es transferida a la pelvis por la articulación sacroilíaca.

    En el sacro se distinguen cuatro caras, una base y un vértice.

    Su cara anterior es cóncava hacia delante y abajo y presenta en la lí-nea mediana cuatro salientes: las crestas transversales del sacro, que exte-riorizan la soldadura de las cinco vértebras sacras. En los extremos de cada línea se disponen los agujeros sacros anteriores que se prolongan lateral-mente por canales transversales, de diferente orientación, que convergen hacia la escotadura ciática mayor.

    Esta cara está delimitada por tres bordes: superior, anterior y laterales. El anterior es convexo y su parte media corresponde al cuerpo de la 1ª sa-cra, y forma con la 5ª lumbar un ángulo conocido con el nombre de promon torio. A ambos lados el borde es convexo y romo y corresponde al borde inferior de los alerones del sacro. Los bordes laterales presentan tres seg-mentos: anterior (cóncavo hacia abajo y adelante, es el borde anterior de la superficie articular), medio (cóncavo hacia abajo, continúa a la escotadura ciática mayor del hueso iliaco) y posterior (oblicuo hacia abajo, atrás y me-dial, hacia el vértice del sacro).

    Su cara posterior es irregular en la línea mediana, y de la base al vér-tice se observan una escotadura de concavidad superior origen del conducto sacro; una cresta saliente que representa las apófisis espinosas de las vérte-bras sacras, la cresta sacra mediana, cuya parte inferior se continúa en un o-rificio con forma de “V” invertida, el hiato u orificio inferior del canal sa-cro. Lateralmente a la cresta sacra y a ambos lados: el canal sacro, que corresponde a las soldaduras de las láminas vertebrales. Más lateral aún, los tubérculos sacros posteromediales, que resultan de la unión de las apófisis articulares y forman la cresta sacra medial. A nivel de la quinta sacra, estos tubérculos forman a ambos lados de la línea media las astas del sacro, que limitan lateralmente la parte inferior del canal sacro y responden a los cuer-nos del cóccix. Lateral a los tubérculos, se observan los cuatro agujeros sa-cros posteriores, y los tubérculos sacros posterolaterales, que representan la soldadura de las apófisis transversas y forman la cresta sacra lateral.

    La parte medial de la base está constituida por una superficie oval que representa el cuerpo de la 1ª vértebra sacra; el borde inferior saliente responde al ángulo lumbosacro. Por detrás se observa el agujero superior del canal sacro. Más lateralmente se observa a cada lado una superficie triangular plana de eje mayor transversal: las alas del sacro. Sobre el borde posterior de la base, entre el cuerpo y el ala se elevan las apófisis articula-res cuyas superficies miran hacia atrás y se articulan con las articulares infe riores de la 5ª lumbar.

    En las caras laterales, su parte superior es ancha y constituye una ver-dadera cara, y la inferior se adelgaza y forma un borde. La parte superior presenta la superficie auricular, amplia superficie articular para el hueso ilí-aco del coxal. Detrás de ella se observa una superficie irregular con excava-ciones más o menos profundas para inserciones ligamentosas y con orificio para la penetración de vasos: la fosa cribosa.

    El vértice presenta en la línea media una cara elíptica de eje mayor transversal, convexa en todos los sentidos, que se articula con la base cón-cava del cóccix.

  • El cóccix.

  • Como el peso del cuerpo se transmite a través de las alas del sacro hacia los huesos ilíacos, la parte baja de la columna vertebral pierde su mi-sión de sostén lo que justifica su debilitación y su disposición rudimentaria en los niveles coccígeos, y el afinamiento del sacro en su extremidad infe-rior.

    Así el cóccix queda reducido a una primera vértebra coccígea que muestra restos de su cuerpo, con las astas laterales (como expresión de los puntos transversos y costales), y las astas menores que se corresponden con las apófisis articulares superiores. En cambio, las restantes vértebras coccí-geas, en número variable, quedan reducidas a restos atróficos que se mani-fiestan en un cuerpo vertebral soldado a los vecinos para formar un conglo-merado total unificado en la pieza cóccix, integrado por los vestigios de tres o cuatro elementos vertebrales.

    1.5. Unión articular de los elementos vertebrales.

    Las piezas óseas integrantes de la columna vertebral tienden a articu-lar y unir entre sí a sus distintos elementos constitutivos para formar un to-do único que haga compatible la rigidez con la movilidad.

  • Articulaciones de los elementos vertebrales.

  • Las articulaciones de los cuerpos vertebrales pertenecen al grupo de las articulaciones cartilaginosas, subgrupo de las sínfisis (anfiartrosis) inter-vertebral.

    Destacan las superficies articulares, formadas por las caras superior e inferior de los cuerpos vertebrales. La depresión cóncava que se observa en el hueso aislado se encuentra atenuada por una lámina de cartílago que ta-piza la parte central. También tienen importancia los medios de unión, re-presentados por los discos intervertebrales y por un estuche fibroso reforza-do delante y atrás por los ligamentos vertebrales comunes anterior y poste-rior.

    · Discos intervertebrales.

    Es el elemento más característico de unión entre las vértebras.

    Al unirse un cuerpo vertebral con otro se sitúa en el centro el disco que, desde el punto de vista hidromecánico, permite con pequeñas conce-siones de movimiento un resultado final importante: el movimiento en con-junto de la columna.

    Los discos se hallan formados por dos porciones: una periférica fi-brosa, y otra central blanda y gelatinosa.

    La porción periférica es dura y elástica y forma una especie de ani-llo adaptado a las superficies. Los haces fibrosos que la forman se agrupan en laminillas cuya dirección está determinada por las tracciones a las que están sometidas. Las fibras que forman una laminilla tienen todas la misma dirección: verticales, para la flexión y la extensión, transversales para el movimiento de rotación, y oblicuas para los complejos movimientos de la columna vertebral.

    La porción central está formada por un centro blando, gelatinoso: el núcleo pulposo, que se halla algo más cerca de la circunferencia posterior. Es transparente, opalino y depresible en el sujeto joven, mientras que se torna amarillento, seco y duro con la edad disminuyendo la flexibilidad de la columna (alto contenido en agua). Esta involución se ve favorecida por la escasa vascularización del núcleo del disco.

    El núcleo pulposo, que tiene su origen en la notocorda, tiene una fun-ción importante en los movimientos de la columna: se alarga o se concentra sobre sí mismo. Puede desplazarse hacia adelante o hacia atrás en la medi-da en que lo permite la elasticidad de la parte fibrosa del disco.

    El contenido acuoso del disco se ve saneado durante el descanso gra-cias a pequeños acúmulos del líquido, ya que el peso corporal hace que el líquido se difunda entre las fibras del anillo provocando su pérdida.

    Con el tiempo ese líquido y esa fluidez de cambio del núcleo a la pe-riferia van dando paso a la pérdida de humedad del disco. Cuando se resien te la elasticidad de la parte fibrosa, por traumatismo o microtraumatismos repetidos, puede observarse un desplazamiento anormal, en general hacia a-tras, del núcleo pulposo: hernia discal, que puede sobresalir en el canal me-dular o en el agujero de conjunción y comprimir las raíces espinales. Este accidente genera neuralgias y se produce especialmente en las regiones mó-viles del raquis (columna cervical: neuralgias cervicobraquiales; columna lumbar: neuralgias lumbociáticas).

    El tamaño de un disco será mayor cuanto más móvil sea la región.

    · Otras articulaciones.

    Para afianzar su unión se recurre a un fuerte ligamento por la cara an-terior de los cuerpos: el ligamento vertebral común anterior que se extiende desde la parte basilar del occipital hasta el sacro.

    En la zona posterior se origina una banda recia: el ligamento verte-bral común posterior que presenta discontinuidades en las zonas correspon-dientes a la entrada y salida de los vasos sanguíneos. Por ello, se expande en los discos y se estrecha en los cuerpos (toma la forma de una doble sie-rra).

    Las articulaciones de las apófisis articulares son artrodias en las re-giones cervical y torácica, y trocoides en la región lumbar.

    En las apófisis transversas la unión la realizan los ligamentos inter.-transversos. A nivel cervical, están sustituidos por los músculos intertrans-versos lo que denota una adaptación de estas formaciones a la movilidad de la columna cervical. A nivel lumbar, se insertan en los tubérculos de las a-pófisis transversas vecinas.

    La unión de las láminas se establece por medio de los ligamentos a-marillos derechos e izquierdos para cada espacio interlamelar. De forma cuadrangular, poseen un borde superior (inserto en la cara anterior de la lá-mina suprayacente), un borde inferior (inserto en el borde superior de la lá-mina subyacente), un borde lateral (que recubre la parte medial de la cápsu-la articular de las apófisis articulares, a la que se adhiere) y un borde medial donde sus fibras se reúnen con el ligamento amarillo opuesto. Estos liga-mentos son muy resistentes y muy elásticos.

    Los ligamentos interespinosos ocupan el espacio entre dos apófisis espinosas y se insertan en los bordes superiores e inferiores de las apófisis infrayacentes y suprayacentes. Alcanzan a los ligamentos amarillos por de-lante y se extienden hacia atrás hasta la extremidad posterior de la apófisis.

    Para sellar todas estas articulaciones aparece el ligamento impar y medio que se extiende a lo largo de la columna uniendo las apófisis espino-sas: el ligamento supraespinoso.

    b) Zona de unión cérvico-cefálica.

    En esta zona la amplitud de los movimientos es mayor lo que exige articulaciones plenamente funcionales.

    Sobre las cavidades glenoideas (cóncavas en sentido antero posterior y transversal) que hace el atlas caen los cóndilos del occipital, y se organiza una diartrosis con movimientos de flexo-extensión y lateralidad.

    Además, se requiere una movilización sobre los tres ejes;: por una parte, el eje vertical permite la rotación, mientras el eje transversal hace po-sible la flexión y extensión, y el eje antero-posterior proporciona los de la-teralidad. Este problema se resuelve en la práctica con una doble articula-ción de tipo diartrosis. Por una parte la occipito-atloidea resulta ser una do-ble condílea que permite la doble movilización que hace posible la flexión y extensión y la lateralidad. En cambio la apófisis odontoides queda ac-tuando como el segmento macizo de una trocoide cuya porción cóncava viene constituida por un anillo ósteo-fibroso integrado por el arco anterior del atlas y el ligamento transverso que completa por detrás el anillo, im-plántandose transversalmente entre ambas masas laterales del atlas (hay un ligamento que “cuelga” la apófisis odontoide del occipital llamado apicis dentis y que está acompañado de dos grandes aletas laterales que se fijan al reborde del occipital, llamadas ligamentos alares, y que forman la unión de la odontoide con el occipital). En esta última articulación atloido-axoidea pueden realizarse los movimientos de rotación.

    Para evitar la posible luxación de esta articulación trocoide, que lle-varía consigo un gravísimo peligro para la porción más alta de la médula espinal, existen una serie de ligamentos que tratan de impedirlo sin perjudi-car la movilidad.

    Para conseguirlo, el vértice de la apófisis odontoide queda unido por un triple ligamento con un haz medio y dos laterales que le fijan a la super-ficie basilar interna del occipital. Igualmente, los desplazamientos del liga-mento transverso quedan evitados mediante un brazo ligamentoso superior de tipo transverso-occipital y otro inferior transverso-axoideo, que comple-tan en conjunto el ligamento cruciforme. Tapando este conjunto aparece u-na capa nueva: una membrana que salta desde la 3ª cervical y el axis hasta el reborde del occipital y la apófisis basilar, llamada membrana tectoria.

    Finalmente, perfilan la unión otros ligamentos: ligamento occipito-at loideo anterior (porción superior del l.v.c. anterior) cuyas fibras últimas son las membrana atloido-axoideas y la membrana occipito-atloideas (une el occipital con el atlas).

    Por su parte, el l.v.c. posterior no se detiene en el axis sino que salta por encima del ligamento occipito-axoideo y sube hasta el occipital. Mien-tras que el ligamento occipito-atloideo posterior no es más que la expre-sión del primer par de ligamentos amarillos, extendidos entre el reborde su-perior del arco posterior del atlas y la mitad posterior del reborde del aguje-ro occipital,y a cuyo través se abre paso la arteria vertebral para penetrar en el conducto raquídeo a la vez que sale el primer nervio cervical.

    El occipital presenta en el saliente de su protuberancia occipital exter na el punto final de inserción del ligamento supraespinoso, el cual a nivel de esa zona se ensancha y amplía mucho formando un tabique en la línea media que constituye el ligamento de la nuca.

    Con todo, se forma la charnela occipital.

    c) Zona de unión sacro-coccígea.

    Hay dos zonas articuladas:

    · Articulación lumbo-sacra.

    La particular orientación de las superficies articulares imponen a esta articulación características propias. La superficie articular de la vértebra sa-cra está orientada hacia arriba y adelante e inclinada 45º con respecto a la horizontal (oblicua), mientras que en la cara inferior de la 5ª lumbar está in-clinada inferiormente y hacia atrás casi 20º. De ello resulta una angulación entre ambas piezas poco marcada en el niño y más acentuada en la mujer que en el hombre, que oscila entre 100-130º: ángulo sacrovertebral.

    Esto se manifiesta por una fuerte tendencia al deslizamiento de la 5ª lumbar sobre el sacro y en consecuencia una adaptación de las estructuras para impedir esta situación:

    - el disco intervertebral es muy espeso, cuneiforme, más ancho en su parte anterior que en la posterior.

    - las articulaciones posteriores están muy separadas unas de las otras. Su superficie es más plana que en la región lumbar; el ligamento pos-terior está más reforzado y la unión de las apófisis lumbares con sus homó-logas sacras es el principal obstáculo al deslizamiento hacia delante de la columna lumbar.

    - los ligamentos longitudinales anterior y posterior, amarillo, interespinoso e intertransversario, están muy desarrollados. Entre la trans-versa de la 5ª lumbar y el alerón sacro se extiende una cintilla fibrosa sóli-da: el ligamento de Bichat.

    La articulación lumbosacra es el asiento de los movimientos que ani-man la columna vertebral en relación con la pelvis. También denominada charnela lumbosacra en virtud de las condiciones mecánicas de su funcio-namiento estático y dinámico.

    · Articulación sacro-coccígea.

    Es una articulación cartilaginosa tipo sínfisis (anfiartrosis) en la cual la superficie sacra es convexa y la coccígea algo cóncava. Entre ambas se interpone un ligamento dorsal profundo o interóseo, análogo al disco inter.-vertebral pero que aquí es fibroso. Se describe un l.v.c.anterior que se acota y se continúa con un ligamento sacrococcígeo anterior y otro posterior que se apoya abajo en las astas del cóccix.

    Los ligamentos sacrococcígeos laterales comprenden un haz medial y otro lateral. Esta articulación carece de apófisis articulares posteriores.

    Esta articulación no adquiere real significación funcional más que en el momento del parto. Los ligamentos permiten que la cabeza fetal empuje el cóccix hacia atrás lo que modifica el diámetro antero posterior del orifi-cio inferior de la pelvis en los movimientos de nutación y contranutación.

    1.6. Musculatura de la columna vertebral.

    1.6.1.a) Musculaturas autóctonas.

    Los músculos de los canales paravertebrales se encargan fundamen-talmente de mantener la columna erguida, así como su movilidad y estabili-dad.

    Consiste en un cordón carnoso que se va a lanzar desde la nuca hasta el final del sacro ocupando el espacio que media entre las apófisis espino-sas y las transversas.

    Esta musculatura paravertebral está inervada directamente por los nervios raquídeos en su división posterior (de los nervios).

    Se trata, en definitiva, de una musculatura muy difícil de estudiar: es un amasijo de músculos albergados en un espacio reducido. Son musculatu-ras cortas. Este sistema muscular (también la musculatura larga) acabará siendo empaquetado por una aponeurosis que lo hará independiente del res-to, salvo algunos tractos.

    Los músculos cortos son:

    · Músculos interespinosos-. Estos pequeños músculos extendidos en-tre los bordes superior e inferior de las apófisis espinosas vecinas, surgen disponiéndose por parejas en cada espacio interespinoso ya que entre am-bos se interpone en la línea media el ligamento interespinoso correspon-diente.

    · Músculos intertransversarios-. Se da en toda la serie de las apófisis transversas una serie de pequeñas musculaturas intertransversarias que o-frecen particularidades regionales. A nivel cervical son dobles por cada es-pacio intertransversario, uniendo entre sí los tubérculos anteriores y poste-riores de las vértebras vecinas, y quedando entre ambos el espacio corres-pondiente para dar paso a los vasos vertebrales.

    A nivel lumbar, la presencia de dichos músculos tiene lugar uniendo entre sí a las apófisis accesorias como auténticas representantes de las apó-fisis transversas lumbares.

    · Músculos transverso-espinosos-. Extendidos entre las apófisis trans-versas y espinosas, constituyen una masa muscular transverso-espinosa que se extiende formando una capa muscular a todo lo largo del raquis. Pueden ser:

    - Músculos rotadores-. Presenta fibras de poca oblicuidad y son cortas y casi horizontales. Saltan desde una apófisis transversa a las es-pinosas de las dos vértebras suprayacentes. La contracción de estas fibras determina una acción de rotación de las dos vértebras a lo largo de su eje vertical.

    - Músculos multífidos-. De fibras aún más largas y oblicuas, se origina en las transversas por encima de las precedentes para saltar a las a-pófisis espinosas de las vértebras que ocupan el tercer y cuarto lugar por encima. Estos músculos alternan la acción rotadora más débil con la erecto-ra o extensora de la columna.

    - Músculos semiespinales-. Son las fibras transversarias que o-cupan una posición más superficial. Adoptan una inclinación aún más verti-cal -mucho mayor a nivel dorsal y cervical- y saltan a las apófisis espino-sas de las vértebras superiores que ocupan el quinto y sexto lugar. Constitu-yen una musculatura francamente extensora.

    · Músculos rectos y oblicuos de la nuca-. Este dispositivo extendido a todo lo largo desde el sacro hasta la región cervical, se detiene a la altura de la apófisis espinosa del axis para sufrir a este nivel una transformación en su organización y adaptarse a los dispositivos óseos y a las necesidades funcionales de la cabeza, donde el papel de rotación es más necesario.

    Así, la masa transverso-espinosa queda reemplazada por cuatro pe-queños músculos: los rectos y oblicuos de la nuca.

    - Músculo recto posterior menor-. Representa al primer interes pinoso y se ata en el tubérculo posterior del atlas y sube abriéndose en su-perficie triangular para fijarse en el espacio que queda por debajo de la líne a curva occipital inferior.

    - Músculo recto posterior mayor-. Se origina en el vértice de la apófisis espinosa del axis y sube cubriendo en parte al recto posterior me nor para ensancharse y tomar atadura por fuera del mismo.

    - Oblicuos-. Existen dos oblicuos: uno superior, extendido en-tre la apófisis transversa del atlas hasta la línea curva occipital, cubriendo en parte a la porción más externa del recto posterior mayor; otro inferior, lanzado entre la apófisis transversa del atlas y la apófisis espinosa del axis.

    Con ello, queda delimitado entre estas masas musculares un triángulo suboccipital, entre el recto posterior mayor por arriba y por dentro, el obli-cuo superior por arriba y por fuera, y el oblicuo inferior por abajo.

    Es a nivel de este triángulo donde aparece el primer nervio raquídeo, encargado de la inervación de todas estas musculaturas rectas y oblicuas. Por otra parte, el área de este triángulo corresponde en profundidad a la ar-teria vertebral, en el momento concreto en que dicha arteria se sitúa por de-tras de las masas laterales del atlas.

    Los músculos erectores del raquis también se conocen bajo el nom-bre de musculatura larga.

    Inmediatamente por encima de este plano muscular yuxta-óseo, se si-túa otra parte más superficial de las masas musculares cortas que viene a co locarse longitudinalmente a todo lo largo del raquis, desde el sacro hasta el occipital, formando tres bandas musculares:

    · Músculos ílio-costo-cervical-. Esta banda longitudinal externa toma en toda su trayectoria unas inserciones costales. Por abajo se inicia en la parte posterior de la cresta ilíaca a nivel de su labio interno, así como en la cara posterior del sacro, inmediatamente por fuera de las inserciones del longísimo del dorso, desde donde forma un primer cuerpo muscular que su-be para fijar sus fibras en las apófisis costiformes lumbares y en las seis úl-timas costillas, por dentro del ángulo costal posterior. Es la porción íliocos- tal.

    A continuación y por dentro de la precedente se sitúa una segunda porción que salta desde las seis últimas costillas hasta las seis primeras: porción costo-costal.

    Engranando con esta porción costo-costal y tomando inserción en las seis primeras costillas sube una nueva porción cervical más interna que, constituyendo la parte cérvico-costal del músculo, viene a terminar en los tubérculos posteriores de las apófisis transversas de las cuatro últimas vér- tebras cervicales.

    · Músculos longísimos-. Esta segunda banda muscular longitudinal se sitúa por dentro del anterior y por fuera del epi-espinoso. Queda fragmenta-da en tres porciones situadas respectivamente a niveles del dorso, del cuello y de la nuca. Sus fibras musculares van tomando atadura a todo lo largo en las apófisis transversas y en la cabeza de la costilla, lo cual quiere decir que estos haces se originan en las apófisis accesorias y costiformes de la región lumbar y en las transversas a nivel cervical.

    Así se constituye el músculo longísimo, dentro del cual hay que dis-tinguir un longísimo del dorso, que se agota con sus inserciones a nivel de la primera apófisis transversa dorsal y de la primera costilla.

    El longísimo del cuello o transversario del cuello, se sitúa inmediata-mente por dentro del longísimo del dorso y está extendido entre la porción torácica alta (cinco primeras vértebras) y la parte baja cervical (tubérculo posterior de las apófisis transversas de las cinco últimas vértebras cer-vicales).

    Finalmente el longísimo de la cabeza, colocándose inmediatamente por dentro del longísimo del cuello toma las mismas ataduras vertebrales que dicho músculo y asciende por la nuca hasta el occipital hacia la parte media del espacio comprendido entre ambas líneas curvas occipitales.

    · Músculos epi-espinosos-. Es la banda muscular más central y viene a situarse a cada lado de la línea media en íntima relación con las apófisis espinosas en las cuales toma sus inserciones, constituyendo así la muscula-tura epi-espinosa que morfológicamente puede considerarse integrada por dos partes: una baja, que forma una tira que se extiende hasta la primera es-pinosa dorsal y que tomando atadura en todas las espinosas que hay por de-bajo, viene a constituir el epi-espinoso del dorso; mientras que otra parte al-ta suele tomar inserción en la espinosa de la primera dorsal y en la promi-nente y desde allí sube hasta la nuca para terminar insertándose en el occipi tal junto a la línea media en el espacio comprendido entre ambas líneas cur-vas occipitales. Al disponer de unas fibras tendinosas intermedias queda in-tegrado a expensas de dos vientres musculares, y recibe el nombre de di-gástrico de la nuca o epi-espinoso de la cabeza.

    Estas tres musculaturas longitudinales tienen un origen común en un gran paquete muscular, donde es difícil distinguir los vientres, a nivel lum-bo-sacro: masa común lumbo-sacra.

    Todas estas musculaturas quedan aisladas e independizadas de las musculaturas emigradas que los cubren debido a un revestimiento aponeuró tico propio: aponeurosis profunda de la espalda.

    Además, destacan los músculos complejos y el músculo esplenio.

    · Los complejos son dos:

    - El complejo menor-. Se origina en los tubérculos posteriores de las apófisis transversas de las cinco últimas vértebras cervicales y desde allí asciende una estrecha tira muscular en el espacio que le dejan el longísi mo del cuello, situado por dentro, y la porción cérvico-costal del ílio-costo-cervical, que queda por fuera, terminando en último término con sus inser-ciones en la porción mastoidea del occipital.

    - El complejo mayor-. Bajo este concepto se engloban el longí-simo de la cabeza y el digástrico de la nuca, que forman una cierta unidad.

    Así, podemos decir que el complejo mayor parte de las transversas de las seis primeras dorsales y las cinco últimas cervicales, y termina entre las dos pequeñas curvas del occipital. En las fibras interiores se aprecia una especie de tendón: el digástrico de la nuca.

    · El esplenio-. La aponeurosis de la musculatura corta y larga de la espalda se refuerza con fibras musculares a nivel del cuello dando lugar a una masa muscular -el esplenio- que se lanza oblicuamente desde las apó-fisis espinosas cérvico-torácicas a la región mastoidea. Para ello toma su o-rigen aponeurótico a partir de una lámina que se implanta en la línea de a-pófisis espinosas a nivel de las cuatro últimas vértebras cervicales y cuatro primeras dorsales.

    Hay fibras que no tienen sitio en la mastoide -las más bajas- y se ven obligadas a fijarse en ataduras cervicales a nivel de las apófisis transver sas de las tres o cuatro primeras.

    Esto permite diferenciar dentro de la masa del esplenio, inicialmente única, dos porciones: la mastoidea, que forma el esplenio de la cabeza, y la transversaria, que origina el esplenio del cuello.

    1.6.1.b) Inervación y vascularización.

    Su vascularización metamérica la suministra por una parte la rama arterial y venosa de los vasos metaméricos intercostales y lumbares; por o-tra parte los ramos metaméricos de la arteria vertebral para la región cervi-cal, así como la arteria cervical (profunda rama de la subclavia).

    Su inervación también metamérica la suministra la rama posterior de los nervios raquídeos que pasando por los espacios intertransversarios, por dentro de los correspondientes músculos, llega a las musculaturas retrorra-quídeas y se bifurca en una rama interna para el transverso-espinoso, el epi-espinoso y la parte interna del longísimo, y otra rama externa que se reparte por el íleo-costo-cervical y la porción externa del longísimo.

    1.6.1.c) Músculos emigrados.

    · Musculaturas de origen torácico.

    Se encuentran en un plano superior al de los canales vertebrales.

    Se les denomina “emigrados” por tener su origen en relación con la columna pero que después se van a relacionar con el tórax.

    Su principal función es la de estabilizar la columna. Movilizarán también el muñón del hombro, y participarán en la respiración moviendo las costillas.

    · Músculos serratos-.Tienen forma de sierra.

    Los músculos serratos son tres:

    - Músculo serrato menor postero-superior-. Este músculo pla-no se inserta en las apófisis espinosas de la vértebra prominente y de las tres primeras dorsales. Desde allí sus fascículos se ordenan en una lámina delgada, oblicua hacia abajo y lateral que termina en la cara posterolateral de la 2ª, 3ª, 4ª y 5ª costillas por medio de fascículos independientes.

    Este músculo es superficial en relación con los músculos de los cana-les vertebrales, y profundo en relación con el romboides y el trapecio.

    Esta inervado por las ramas posteriores de los nervios intercostales vecinos (I, II, III, IV nervios dorsales).

    - Músculo serrato menor postero-inferior-. Músculo plano se origina en las apófisis espinosas de las dos últimas vértebras dorsales y en la de las tres primeras lumbares. Desde allí, se dirige hacia arriba y lateral a la cara postero-lateral de las cuatro últimas costillas y sus espacios.

    Esta inervado por ramas posteriores de los nervios intercostales (cua-tro últimos dorsales).

    Adopta una forma complementaria del músculo anterior.

    Los dos músculos serratos menores posteriores se encuentran unidos por una fascia toracolumbar o aponeurosis intermediaria o interserrática, inserta en el raquis medialmente y en las costillas, de la 2ª a la 12ª, lateral-mente.

    Por su acción sobre las costillas se los considera músculos respirato-rios: superior inspirador; inferior espirador.

    · Musculaturas de origen braquial.

    El esqueleto del miembro superior, representado por la escápula, vie-ne a apoyarse sobre la parte postero-lateral del tórax, quedando fijo al tron-co gracias a las ataduras que les proporcionan determinadas masas muscu-lares:

    · Músculo elevador de la escápula o músculo angular-. Nace del ángu lo superior de la escápula, y desde este origen sube y se abre en cinco digita ciones que van a tomar atadura por otros tantos tendones en las apófisis transversas de las cinco primeras vértebras cervicales, en íntima relación con las inserciones del cérvico-costal y del complejo menor.

    Esta inervado por la quinta raíz (V nervio dorsal del plexo braquial).
    Si se contrae lleva el hombro hacia arriba y hacia adentro, aunque también puede hacer el efecto contrario: fija el hombro e inclina la espalda.

    · Músculo romboides-. Se origina en toda la amplitud del borde espi-nal del omoplato y sus fibras musculares se dirigen hacia atrás y hacia arri-ba en busca de las apófisis espinosas, donde se fijan por medio de una lámi-na aponeurótica a nivel de la zona de transición cérvico-torácica (C7, D1, D2, D3, D4, D5).

    Cubre al músculo serrato menor postero-inferior.

    Va a aproximar el omoplato a la línea media.

    La parte superior de este músculo recibe el nombre de romboides menor.

    · Músculo serrato mayor-. Se origina en el borde espinal de la escá-pula, en sentido contrario al romboides, y pasa por debajo de la misma to-mando atadura en la cara antero-lateral del tórax.

    Se extiende desde el ángulo superior al inferior de la escápula, y de ahí a la 1ª-9ª costilla.

    Al contraerse lleva a la escápula hacia fuera, elevando al hombro, e imprime una rotación contraria a la del romboides.

    Según la orientación de sus fibras participa en la inspiración o en la espiración.

    Está inervado por las raíces C5, C6 y C7.

    · Músculo dorsal ancho -.Toma sus inserciones braquiales a nivel del insterticio de la corredera bicipital del húmero, entre el pectoral mayor que le cubre por delante y el redondo mayor que queda por detrás. Después de contornear el borde inferior del citado músculo redondo mayor, se dirige hacia atrás y toma ataduras inconstantes en el vértice inferior de la escápula y recibe su vascularización braquial integrada por el nervio del dorsal an-cho (quinta raíz) y las arterias y venas correspondientes, ramas de la escapu lar inferior. Después la masa muscular se abre en abanico y se extiende por la espalda convirtiéndose en una extensa lámina aponeurótica que toma una amplia inserción en la línea de las apófisis espinosas desde la sexta dorsal hasta la región sacra, así como también en la parte posterior del labio exter-no de la cresta iliaca.

    Inervado por los nervios raquídeos C5,C6 y C7, se preocupa de la ro-tación interna y aproximación del brazo.También juega un importante pa-pel en el acto de trepar encargándose de elevar el tronco sobre el brazo uti-lizado como punto de apoyo.

    · Musculaturas de origen cérvico-cefálico.

    · Músculo trapecio-. Es el músculo más superficial de los anteriores. Tiene un doble origen cérvico-cefálico que denuncia su doble inervación realizada a expensas del espinal ayudado por unas fibras que le proporcio-nan la tercera y la cuarta raíces cervicales (plexo cervical).

    Dicho músculo viene a implantarse aponeuróticamente en la parte más interna de la línea curva occipital superior, en toda la línea de apófisis espinosas desde la protuberancia occipital externa -inio- hasta las seis últi-mas vértebras dorsales; desde toda esta amplia inserción las fibras conflu-yen hacia la cintura escapular: las superiores oblicuas hacia abajo y afuera; las medias transversalmente y las inferiores oblicuas hacia arriba y hacia a-fuera, para terminar todas ellas aponeuróticamente en el borde superior de la espina de la escápula, e incluso en los dos tercios más externos de la cla-vícula.

    También está inervado por el nervio espinal (pares craneales).

    Este músculo moviliza el hombro hacia arriba (fibras superiores), a-bajo (inferiores) o atrás (medias) según las fibras actuantes. Además, puede ayudar a la inclinación lateral de la cabeza (acción unilateral de un músculo trapecio) o a la extensión del tronco y de la cabeza (acción conjunta y simul tánea de ambos trapecios).

    Finalmente, la arteria del trapecio o cervical transversa superficial, que procede de la subclavia, vasculariza a este músculo.

    1