Ciudades Desiertas; José Agustín

Literatura hispanoamericana contemporánea del siglo XX. Narrativa. Protagonistas y antagonistas. Narradores que intervienen. Espacio y tiempo. Argumento. Crítica

  • Enviado por: Así O Más Hermosa
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 16 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


Personajes:

Protagonistas

Susana Pág.9

Como piensa:

No le agrada ya estar con su marido. Esta harta de del grupo de amigos de Eligio; además de no poder realizarse como escritora. Desea ser libre de todo. No quiere darse cuenta de que quiere a Eligio, no le interesa nada sólo la atracción hacía Slawomir y tener la libertad de hacer lo que quiera.

Retrato físico:

Es blanca, delgada. Con muslos bien formados.

Eligio Pág.9

Como piensa:

Quiere demasiado a Susana y desea pasar toda su vida con ella desde el momento que la vio; no puede separarse de ella. Así la tenga que buscar en el culo del mundo , pero tiene que estar con él.

Retrato físico:

Su pelo es corto; la cara sin rasurar, ojeras inmensas y moreno, casi negro: un indio fornido y mal vestido. No tenía un solo vello en el cuerpo, o casi, era indio declarado: prieto, lampiño y facciones finas, atractivas, pero era demasiado externo, estallidos de carcajadas.

Antagonistas

Eligio. Pág. 126

Como piensa:

Quiere matar a Slawomir; porque se llevó a Susana; está lleno de ira. Sólo imagina como la cabeza del polaco estallará a punta de balazos.

Y a Susana piensa dejarla plana a cintarazos. Por su mente sólo pasaba la idea de que estos se marcharon juntos y reincidieron en ponerle los cuernos.

Retrato físico:

Los dientes le castañeteaban, y continuamente frotaba sus muslos; para no sentir tanto frío. No tenía fuerzas la conciencia se le fragmentaba y comenzó a llorar; sus dedos bajo los guantes estaban húmedos y rigidizados, y los pies, a pesar de las botas, le dolían.

Slawomir. Pág.13

Retrato físico:

Un hombre enorme, velludo y casi albino. Atractivo. Con un pene de un sorprendente tamaño. No reía lo hacía hacia dentro, en contracciones como hipo, una risa lúgubre y seca. Era violento paro nunca estallaba.

Como piensa:

Es un hombre terriblemente introvertido, que sólo emite monosílabos y gruñidos cuando le dirigían la palabra.

Secundarios:

Gustavo Sainz. Pág. 9

Rick. Pág.13

Wen. Pág.13

Elijah. Pág.11

Becky. Pág.11

Altagracia Pág.13

Edmundo (peruano). Pág.18

Una rubia Pág.30

Ramón el argentino Pág. 62

Hércules Pág. 80

Bebé. Pág181

Carlos Ancira. Pág184

Uno de los mirones. Pág. 188

Terciarios:

Grupo de amigos de Eligio. Pág. 9

Andrew Wyeth. Pág.11

Joyce. Pág.13

Saul Bellow. Pág.14

Empleado de el First National Bank de Arcadia. Pág.15

Cuatro chinos, una mujer, y tres hombres; un poeta rumano, un bengalí, un ensayista de Sri Lanka y un poeta islandés. Pág. 16

Poeta egipcio. Pág.17

Dos muchachas del taller literario de la universidad. Pág. 18

Ancianos millonarios. Pág. 113

Mayordomo: Pág.113

La chinita. Pág. 113

los hermanos Gil. Pág.121

Arturo Arlancon. Pág. 121

Socialistas. Pág.125

Joven de greñas largas que sonreía. Pág.128

John y Myriam de Goa. Pág. 18

Cocinero de Hong Kong. Pág. 19

Filipina. Pág22

Brian (el judío). Pág.22

Taxista. Pág27

Tres policías. Pág.28

Arturo rivera. Pág.174

Gente. Pág.180

John y Myriam de Goa. Pág. 18

Cocinero de Hong Kong. Pág. 19

Filipina. Pág22

Brian (el judío). Pág.22

Taxista. Pág27

Tres policías. Pág.28

Dos borrachines fasniceros. Pág.30

Una pareja de viejitos. Pág. 31

Moby Prick. Pág. 31

Marx. Pág. 50

Julio Castillo. Pág. 52

Jaime Sabines. Pág.57

Filósofo chino Sun Sun. Pág. 65

Blanca Nieves. Pág. 68

Policías. Pág. 71

Fred, vendedor. Pág.72

Jack, participante. Pág.81

Manuel Puig. Pág. 81

Óscar Villegas. Pág. 81

Negro alto Pág. 84

Húngaro. Pág.85

Irene. Pág.85

Sirio. Pág.86

Guapa de Airín. Pág.86

María Felix. Pág.86

Jonh Wayne. pág.-90

Emilio Carballido. Pág. 91

Cuarentona pintada, gorda. Pág. 92

Una negra de bien formadas caderas. Pág.92

Médicos. Pág., 94

Chofer del camión. Pág.103

Erudito de Convó. Pág. 105

Una gran influyente dama escritora Pág. 106

Muchos gringuitos. Pág.: 107

Mexicanos. Pág.108

Latinoamericanos. Pág.108

Invitados locales. Pág.111

Nigeriano: Pág.111

Un par de viejitos. Pág.113

Joven de greñas largas que sonreía. Pág.128

Un hombre de edad muy delgado. Pág.146

Padre de Eligio. Pág156

Medico de clase media, mujer sumamente sensible. Pág.156

Mecánico barato: 161

Un pequeño grupo de chicas feministas. Pág.163antonio Maceo. 163

Los indios:165

Joan Báez. Pág.166

Amiga de Irene. Pag167

Dios. Pág170

Bebé de Eligio. Pág.181

San Juan de la Cruz Pág..183

Carlos Ancira. Pág.184

Niño chimuelo y rostros morenos Pág.187

Narrador:

Narrador omnisciente: allí se asomaba por la ventana y veía que su mujer se desnudaba y miraba lasciva-desvergonzadamente a un hombre inmenso, muy blanco, velludo, quien también se quitaba la ropa, ¡en la misma sala, qué dos tipos, no es posible! Eligio vio también que en la ventana opuesta se hallaban 2 borrachines codeándose. Las pantaletas de Susana volaron cerca de la ventana de la calle y uno de los borrachines trató de atraparlas. Pág.30

Narrador testigo: todos los caminos mexicanos, que por cierto eran muy estrechos, los asaltos eran frecuentes, o los policías pedían sobornos incalificables, ¿cómo le llaman?, ¿la mordida?, o a los visitantes les daban la venganza de Moctezuma, porque la comida era muy insalubre y el agua peligrosa. Pág.93

Narrador testigo: había una cierta delicadeza en las dos figuras junto a la pared, una peculiar intimidad que creaba un sello hermetizante. Por último el frío, insoportable. Pág.98

Narrador testigo: la única vez que salen más noticias es en domingo, cuando el periódico del villorrio más infecto sale más gordo que el Excelsior ; publican tantos anuncios que inevitablemente quedan huequitos y para rellenarlos utilizan los cables internacionales, así es que las noticias de Afganistán son satélites enanos de las ofertas de K Mart, y las vicisitudes de Polonia son tapete de los últimos ecualizadores toshiba. Pág.102

Narrador testigo: nadie quedó defraudado con el espectáculo de Murray, quien leyó sus poemas con acompañamiento de maracas, güiro, tumbadora y bongós, con proyecciones de big closeups de películas pornográficas e incluso con estratégicas fanfarrias que sonaban increíblemente limpias y nítidas en el equipo de sonido de la biblioteca. Murray se había vestido con visor de natación al cual se conectaban dos pequeños tanques de oxígeno, porque, como dijo balísticamente, sus poemas eran muy profundos. En ese momento estuvo a punto de bajarse el traje de baño: no lo hizo del todo, pero si se empinó de espaldas al público y enseño el culo. Pág. 106

Narrador testigo: estaba nevando finalmente! Primero eran unos copos que más bien parecían trozos de granizo aguado que, con el viento, se desplazaban por la avenida, serpenteaban vertiginosamente a causa de las corrientes de aire. Pág.124

Narrador omnisciente: encontró una banca y allí se desplomó, con más frió que nunca; jamás imaginó que pudiera existir un frío tan terrible, que penetrara hasta lo más interno de sus huesos; le daban ganas de llorar y petrificarse, la nueva estatua de sal frente al lago, pero sería inútil porque seguramente sus lágrimas se congelarían tan pronto salieran y colgarían como estalactitas de sus pestañas. Pág.130

Narrador testigo: ellos no se le iban a escapar, claro que los encontrarían y ya verían, ya verían...comió con lentitud e incluso advirtió que la comida era pésima. No le importó. Luchaba por ignorar que en ese restorancito había una calidez que invitaba a quedarse allí por siempre. Pág131

Narrador omnisciente: fue a dar con una puerta que decía EXIT. La abrió. Conducía a un callejón, donde se podían ver las escaleras de emergencia del edificio. Seguía nevando copiosamente, pero Eligio ya no tenía frío. Pág.132

Narrador enmarcado: (Ramón) ; había estado casado en Argentina, pero le había ido tan mal que se le quitaron los deseos de volver a vivir con otra mujer. Pág. 150

Narrador testigo: Susana y Eligio siempre habían estado juntos, pero sin encontrarse; como si fueran, perdón por la imagen, dos barajas de rey y reina que están juntas pero mirando en distintas direcciones. Pág152

Narrador enmarcado: en la historia del padre de Eligio, que era oaxaqueño pero acabó casándose en Chihuahua, donde se estableció y nacieron Eligio y sus hermanos. También refirió que tenía 8 hermanos; que una vez asistió al teatro: La cantante calva, y al salir dijo que de grande sería actor a los doce años de edad dijo esto. A los 16 años, concluida la secundaria se fue a México, donde se enroló en la Escuela teatral de Bellas Artes. A los 22 conoció a Susana única hija de un médico de clase media, lector empedernido y una señora sumamente sensible y frustrada. Pág.156

Narrador enmarcado: Irene contó que había vivido en un pueblito de Oregon, donde descubrió la escritura cuando ganó un concurso local de composición . Al terminar sus estudios medios se mudó a Arcadia, pero antes recorrió algunas partes y conoció a un muchacho de EU. Su padre era obrero, de una empacadora agrícola y ella tenía que llevar a cabo distintos empleos. Un día conoció a Wen . Ella le dio trabajo en el programa. Y desde que Irene conoció a Eligio, soñaba con él casi todas las noches, e infinidad de veces con ropaje de príncipe azteca. Pág. 156-157

Narrador omnisciente: Pasarían por Flagstaff, Arizona, mucha nieve seguramente porque el mapa indicaba zonas de esquí, y luego por Needles, California, gran puerta del desierto y las víboras de cascabel; subirían las montañas para llegar a Los Ángeles, donde irían a buscar a Susana. Pág.158-159

Narrador relativo: Irene se puso en contacto con unas chicas que apoyaban a los guerrilleros de El Salvador, repartían hojas impresas de información del Salvador.

Pág.163

Narrador testigo: Eligio lo marcó al instante; se hallaba insoportablemente nervioso, con el corazón bamboleante y las manos sudorosas, con la garganta seca que le costaba trabajo hablar, y cuando por fin pudo hacerlo su voz salió mucho más ronca de lo normal, e él, actor de voz grave-y-acariciante, se asustó. Pág.166

Narrador omnisciente: el polaco seguía en la cama, había encendido un cigarrillo. Eligio lo miraba y estuvo a punto de soltar toda la carga de la pistola sobre los ojos del polaco, pero se contuvo y se abalanzó sobre el polaco, como un relámpago y pensó que era absurdo irrumpir aquella pareja desnuda y extraña; pero ya descargaba la pistola sobre la cabeza del polaco, que se abrió al instante y manó sangre abundante. El polaco seguía mirándolo sin exclamación de dolor. Pág.135

Tiempo:

Tiempo no convencional: a media noche. Pág.9

Tiempo no convencional: al día siguiente. Pág.10

Tiempo no convencional: cada año. Pág. 10

Tiempo convencional: durante 4 meses, de agosto a diciembre. Pág. 10

Tiempo no convencional: una mañana de agosto. Pág.10

Tiempo no convencional: una tarde soleada y calurosa. Pág.11

Tiempo no convencional: los siguientes meses. Pág. 12

Tiempo no convencional: dos días siguientes. Pág.20

Tiempo no convencional: día siguiente. Pág.20

Tiempo no convencional: el viernes siguiente, o sea en tres días. Pág.20

Tiempo convencional: cada media hora. Pág. 23

Tiempo convencional: once de la mañana. Pág.26

Tiempo no convencional: 4 días. Pág.26

Tiempo no convencional: 2 meses. Pág. 27

Tiempo no convencional: el otoño. Pág.29

Tiempo no convencional: esa mañana. Pág. 30

Tiempo no convencional: durante fracciones de segundo. Pág.32

Tiempo no convencional: del atardecer. Pág33

Tiempo convencional: tres de la mañana. Pág.39

Tiempo convencional: 4 años. Pág52

Tiempo no convencional: Más de medio año. Pág.52

Tiempo no convencional: de unos meses a la fecha. Pág.58

Tiempo convencional: después de las 9. Pág.70

Tiempo no convencional: más de 5 años. Pág.70

Tiempo no convencional: hace unos 40 años. Pág.71

Tiempo convencional: en el sesenta y ocho. Pág.71

Tiempo convencional: nueve años. Pág. 72

Tiempo no convencional: ni 4 años. Pág. 73

Tiempo no convencional: el año pasado. Pág. 86

Tiempo no convencional: en los días siguientes. Pág.101

Tiempo no convencional: domingo. Pág.102

Tiempo convencional: 1864. Pág.109

Tiempo no convencional: a los tres días. Pág.121

Tiempo no convencional: un día. Pág.124

Tiempo no convencional: era de noche. Pág.129

Tiempo no convencional: una noche. Pág.139

Tiempo no convencional: esa misma noche. Pág.148

Tiempo convencional: siete años. Pág.149

Tiempo no convencional: al día siguiente. Pág.154.

Tiempo no convencional: algunos meses antes. Pág.155

Tiempo no convencional: pasaron la noche. Al día siguiente. Pág.156

Tiempo no convencional: a la mañana siguiente. Pág.: 162

Tiempo no convencional: fines de semana. Pág.163

Tiempo no convencional: tres meses antes. Pág.172

Tiempo no convencional: varios meses. Pág.173

Espacio:

Lugar donde ocurre la historia: en EE.UU. Arcadia, en el edificio de Kitty Hawk.

Atmósferas:

Tormentosa: cuando llega Eligio y le dispara al polaco y Susana le pide que lo deje. Pág135

Intimista: cuando Eligio tiene un sueño donde observa como a su mujer la desvisten y un tipo la toca y le hace el amor. Pág.30

Tormentosa: Eligio se detiene a la orilla de la carretera, cuando iba en busca de Susana y observa las olas como se rompen en las piedras; después sin darse cuenta comienza a llorar; de dolor y rabia por esa mujer que tanto quiere y va en busca de ella, se encuentra en medio de un sufrimiento pues no sabe porque ella se fue. Pág.129-130

Introducción:

Susana abandona a Eligio sin dar previo aviso a este, para irse a un programa de escritores; le es infiel; y además huye de él cada vez que le es posible.

DESARROLLO:

Todo comienza cuando Susana iba caminando por la avenida Insurgentes, cuando se encontró con un viejo amigo; Gustavo Sainz, quién le preguntó si deseaba asistir a un programa de escritores en Estados Unidos. Ella le dijo que sí.

Ella regresó corriendo a su casa con muchas ganas de platicarle a su marido Eligio, pero él se encontraba trabajando. Susana lo espero más de la media noche, pero como era de suponerse Eligio llegaría con sus amigos y a tomar cerveza. Así que decidió marcharse sin avisarle a su marido. Ella sabía que no era lo correcto, pero si no lo hacía ahora ¿cuándo?. Se fue, emprendió su viaje una mañana de agosto.

En el aeropuerto se encontraban dos muchachas; Becky y Elijah. Susana se sorprendía de ver la ciudad de Arcadia, se sentía despreocupada y llena de ánimo. No quería pensar en Eligio. Llegaron al edificio del Kitty Hawk, después de instalarse, apareció un hombre casi albino, velludo, era polaco y se llama Slawomir. A Susana le pareció muy atractivo. Becky le dijo que tenía que compartir el baño con Joyce y Altagracia. Susana no puso mucha atención a esto; de pronto a parecieron los directores del Programa, Rick y Wen (ambos extranjeros).

Susana se sentía bien en aquel lugar, pues presumía de tener un jacuzzi, sauna, alberca y todo para ser un lugar de primera.

Después de recorrer el lugar, recogieron al polaco Slawomir, quién las acompañaría para ir a recoger unas chequeras al banco. Todo esto para Susana era nuevo; pues en México ella acostumbraba a no tener lujos, ni siquiera televisión, el dinero lo traía a la mano; y no en papeles; siempre se la pasaba comparando.

Luego de esto se transportaron todos en un mismo auto al edificio para juntarse en una pequeña reunión de bienvenida; ahí Susana conoció a diferentes personas, extranjeras. Como el egipcio que hablaba sobre la situación política, los chinos que sólo se hablaban entre ellos, al académico de la ciudad de Colombo. Dos muchachas del taller literario de la universidad, John y Myriam de Goa. Pero a ella no le interesaba observar a nadie, sólo al polaco quien bebía y no tomaba en cuenta a nadie ni nada. Mientras Susana miraba ocasionalmente al polaco, Edmundo un peruano se le acerco y platicaba con ella, pues era el que sabía dominar más el español. De pronto hubo un enfrentamiento poético entre el egipcio y el rumano; de pronto Rick los invitó al partido de dominical de fútbol, y todos se sentían intimidados al asistir a un partido de fútbol. En ese mismo momento se les entregó un fólder con mapas de las rutas de camiones y lugares para cuando desearan salir. Aunque no era posible porque todos tenían que salir juntos de compras. Cuando esto sucedió aún faltaban invitados. Altagracia llegó con Brian un judío. Todos hablaban de la gente estúpida y provinciana de Estados Unidos. Susana atenta escuchaba siempre con el polaco a un lado. Altagracia parecía coquetearle. Mientras que el peruano miraba atentamente a Susana, pero a esta le era indiferente. Susana no fue a dar con el peruano, si no con el judío. Tuvo sexo con él, y sólo pensó fugazmente en Eligio. Al día siguiente el tipo la corrió de su cuarto y le dijo que lo sucedido fue un error.

Cuando Susana tenía 2 meses en el programa Eligio llegó al edificio donde se encontraba Susana. Se recostó en el pasto antes de entrar al edificio y preguntar por su mujer; y logró recordar un sueño donde veía claramente como Susana le ponía el cuerno con un tipo. Luego de despertar fue directamente al edificio donde se acercó al mostrador y preguntó sobre las personas del Programa. Está persona le dijó que habían ido de compras. Así que Eligio le dio las gracias y se acostó en una pequeña colina donde recordó un sueño que ya había tenido ya anteriormente; donde Susana su mujer le pone los cuernos con un tipo alto, velludo y albino. Este sueño parecía tan real para él que también fue una de las razones por las que fue en busca de su mujer. De pronto se topó con los Directores del Programa, a los cuales les dijo que era el esposo de Susana y estos se asombran, pues ella no lo había mencionado. Poco después mandan llamar a Susana. Ella no tenía la mínima idea de que Eligio estuviera ahí, y cuando le dan la sorpresa esta se queda helada, pues como le ponía el cuerno con el polaco Slawomir. No supo como le iba hacer para escaparse de aquella bronca.

Comenzaron a llegar los invitados de Wen y Rick a una pequeña reunión, así que Eligio y Susana se fueron al cuarto de Susana donde Eligio, quiso hablar con ella, a lo que ella le sacaba la vuelta y tan sólo le dijo que la esperara que en unos minutos volvería con él. Ella salió del cuarto y lo encerró, y Eligio si se dio cuenta del hecho, agarro a patadas la puerta Eligio, pero recordó que tenían un teléfono para llamarle a recepción y los llamó, para que fueran a abrirle la puerta en seguida. Luego de esto, sale del cuarto corriendo en busca de su mujer, y se encuentra con una mujer gorda de edad madura que le dijo que Susana estaba con el polaco. De pronto Eligio llega al cuarto que le habían dicho, y efectivamente ahí se encuentra su vieja. Eligio se lleno de rabia y la sacó de ahí a punta de patadas, y golpes y al polaco intentó golpearlo, pero era algo poco posible pues era mucho más alto y corpulento que Eligio.

Cuando por fin llegaron al cuarto, Eligio pidió una explicación; ella decidió quedarse callada y hablar de eso al día siguiente. Amanece y lo primero que hace Eligio es preguntarle, que sucede. A lo que ellas le contesta que no sabía como había pasado, que lo hizo sin pensar. También le preguntó porque lo había abandonado, a caso estaba enfadada, porque él la ama, y la quiere para toda su vida; ella le dice que necesitaba liberarse de el mundo tan rutinario e igual de día con día; que quería encontrarse con ella misma; Eligio contestó que estaba bien, pero que no lo volviera a dejar y mucho menos ponerle los cuernos. Ella acepto, con algo de gusto hipócrita, pues su marido había llegado en un momento donde ella disfrutaba su sexualidad a todo lo que da.

La pasaron muy bien esos días, incluso cuando salían a caminar Susana recordaba aquellos momentos como cuando eran novios; decidieron ir de compras; adquirieron un modular, y fueron a comprar un carrito, pues ahí quien se quería mover debería tener en que hacerlo.

Eligio y Susana iban a las reuniones de los Programas juntos, y Eligio se la pasaba observando de vez en cuando al polaco; realmente lo odiaba. Eligio encajo muy bien con Ramón, el peruano, y hasta con un tipo gay Hércules, incluso hasta un día se fueron a un table dance donde se divirtieron mucho. Pocos días después hubo una reunión donde se presentaron algunos de los participantes con el traje típico de su país. Allí en esa misma fiesta se puso muy ebrio uno de los amigos de Eligio; el nigeriano, quien esa misma noche desapareció. Esa noche era de verdadero frió pareciera que fuese a nevar.

Un día Eligio se despertó y no halló a Susana, pensó que de seguro andaría caminando como lo acostumbraba; es entonces cuando él se acerca de la ventana y ve que está nevando, busca a Susana para contarle y se encuentra con la sorpresa de que no está ella, el polaco, el húngaro y el checo. Eligio se enfureció por el hecho y pensó que de seguro su mujer le estaba pintando el cuerno; confirmó la partida de ellos porque Altagracia lloraba a más no poder; pues Susana le había robado a su hombre. Eligio no lo pensó ni dos veces, fue a la cocina y agarró la pistola calibre 25. Iría por ellos al culo del mundo si era necesario, primero mataría al polaco y luego golpearía a Susana; salió aprisa en su carro Wen le advirtió que la carretera estaría muy resbalosa y engañosa por la nieve, a Eligio le valía madres lo que le dijeran en esos momentos.

Se dio cuenta que estarían en un albergue de asociación de Jóvenes Cristianos, en Chicago. En fin se detuvo a la orilla de la carretera, donde miraba como las olas se estrellaban en las rocas, y sentía el frío inmenso que provocaba el tiempo; se derrumbo y pensó en todo lo que había recorrido por Susana a quien realmente amaba y necesitaba de su país de ver lo que era su tierra, las lágrimas le cubrieron el rostro y siguió con su camino. Después seguía aumentando su rabia en contra de su mujer y el polaco, tenía mucha hambre así que se paró a comer en un lugar agradable pero con mala comida. Siguió su camino, hasta que llegó a Chicago y si efectivamente encontró el albergue; comenzó a buscar a Susana y la observó por la ventana como estaba desnuda, al igual que el polaco, ella lo vio. Después él entró en el cuarto y quiso matar al polaco quién no hacía nada sólo miraba, si logró herirlo y Susana sólo gritaba: “déjalo mi amor, déjalo”. Eligio sacó a Susana de ahí a la fuerza , y ella le gritaba que no quería irse, pero Eligio no lograba entender eso. Después de un largo camino de regreso a Arcadia, Susana se quedó dormida y Eligio también pues se les atascó el carro en la nieve. Susana despertó muy temprano al día siguiente y pidió un aventón y se marchó de nuevo.

Esta vez de nuevo la buscó con su familia, pero ni rastros de ella. Desconsolado se regresó al Programa; donde tuvo una charla con Ramón que había fallado en su matrimonio y le dijo que dudaba mucho que Susana regresará, pues no sólo era una vez la que había huido de él, ya eran varias; pero tal vez existía la posibilidad de su regreso. Eligio soñaba con que ella regresaría porque lo quiere y por que son tal para cual. Él permanecía con su sueño iluso de esperar algo. En cambio todos los demás al menos la mayoría ya tenían planes de marcharse del Programa, escribir, conocer, trabajar en New York, etc.

Eligio no perdía la esperanza así que le propuso a Irene que podían tener una aventura, pero en cuanto apareciera Susana ella desaparecería y nada más, ella acepto gustosa. Recorrieron la ruta 66, la carretera 40, California, Needles; y nada de Susana. Se encontraron con unos amigos de Irene, a quien no le ponía mucha atención sólo iban a donde él decía y lo que ella pensaba o deseaba no era importante; para Irene llegó a ser humillante esto pero le gustaba mucho Eligio, incluso se lo dijo y él sólo era frío.

Para Eligio todo ese largo viaje ya lo había desilusionado y supo que no encontraría a Susana. Así que decidió regresar a México, pues extrañaba las cosa reales de México, como el tragafuegos de las esquinas, la señora gorda con muchos hijos, el sombrerudo. Y no estar pendejeando con unos gringos de Nuevo México que se sentían muy vaqueros pero no eran nada.

Eligio se estaba arreglando para irse al trabajo cuando de pronto escuchó que la puerta se abría, pensó que era un ladrón así que fue por el cuchillo cebollero; y se quedó asombrado al ver que era Susana; le pidió que tomara asiento y platicaron sobre lo que había hecho ella; y le contó a todos los lugares que había ido; y que había regresado porque iba a tener un hijo de Eligio; claro Eligio le dijo que no era posible, que tal vez era del polaco o de otro. Ella aseguro que era de él e hicieron el trato de que si el niño salía güero, y de ojos de color, no era de él; en cambio sí salía prietito, chaparro y lampiño sería de él y Susana sólo se podía quedar con una condición. Eligio le propuso que la condición sería un castigo. Ella le reclamó y le dijo que no era justo, pues ya no era una niña a la que la podía castigar; y que sólo había regresado para que Eligio conociera a su hijo, no tanto porque quisiera. Su castigo fueron unas nalgadas; y decirle porque había regresado en verdad, a lo que mientras la nalgueaba Eligio, recordó y pensó que era por que así como era lo quería. Y se reconciliaron todo se olvido.

Desenlace:

Cuando Eligio se cansa de buscar a Susana pero sabe que ella tarde o temprano volverá a casa. Y juntos platicarán todo lo que han hecho de sus vidas. De pronto un día llega Susana y le anuncia que tendrá un hijo de él, y comienzan a hablar él la perdonará a cambio de un castigo.... Pág186-187

Final:

Nigeriano: desaparece del Programa , lo habían entregado a una horda de rednecks. Pág.119

Ramón. Consiguió una beca Fulbright para vivir seis meses después en Arizona, en Tempe, como escritor residente.

Húngaro y checo. Se quedaron en el albergue de asociación de los jóvenes cristianos. Pág.125

El polaco: desapareció, después del incidente con Eligio. Pág.135

Susana: regresó a la casa donde vivía su marido, después de que hablarán el le dio unas nalgadas y se quedó con él por que lo quería en verdad. Pag. 189

Eligio: perdona a Susana, y le da un castigo donde al golpearle las nalgas la obliga a decir lo que realmente siente por él. Pág. 189

Critica:

Para empezar la presentación es decir, la portada se ve muy llamativa y creí que se iba a desenvolver de una forma más divertida y buena la novela; pues en verdad está muy aburrido cuando llegas a las páginas donde te describe lo que hace cada pinché personaje; yo sé que es para saber en que tipo de atmósfera o situación se encuentran; pero casi me explica cuando, como y donde van al baño. Es un ejemplo.

Y todavía fueran cosas divertidas, pero casi la mitad del libro se la pasa hablándome de los escritores, porque se pelean, como pasó, quienes se caen mal, y cosas que en verdad, para mi son buenas como ya lo dije para formar una atmósfera; pero lo hace ver como algo súper aburrido; donde sinceramente ya lo quería acabar de leer.

Como decirlo, la trama de que la vieja se va, está muy bien planteada y eso de que el marido va por ella, todavía pasa; pero como era obvio tenía que salir uno, por lo menos un hombre quien pretendiera ligarse a la vieja de Eligio. Eso esta bien; un poco monótono a otras historias de amor sólo que se desarrolla en otro lugar y no es tan cursi como otros libros. Pero eso del programita ese me dio tanta flojera, que se me hacía que nunca se iba a acabar esos pedazos, como por ejemplo a mi que demonios me interesaba saber quien fuma y cuantos. Total; la historia, la ganona sale siendo la prostítuta de Susana; bueno no es prostítuta sólo que su trasero la traiciona.

Pero que buena onda de ella y que agallas de decir hoy vivo mi momento y me vale, si mi viejo me deja pues ni problema, si no regreso a México que más da, esa actitud de ser una vieja inteligente, que la proyectan como una pendeja y en verdad es una mendiga. Que le pone los cuernos a su marido en cualquier descuidada. Yo creo que lo que tenía la Susana es que a de ver querido cambiar de lo tradicional a lo diferente e introvertido]; como ese tipo el polaco. Y aunque la tratara mal, ella continuaba ahí por el deleite del placer, que ya podía haber perdido con su marido; lo que tal vez le hacía sentir esa atracción hacía Slawomir, porque es algo prohibido y a lo que menciona algo diferente, que nunca podrá encontrar en la esencia de Eligio. O igual y sólo pretendía ponerle el cuerno con todos los viejos que se le ponían enfrente, eso se puede llegar a pensar pues desde el primer día se acostó con Brian, si el judío; que no tuvo madre y la mandó al cuerno sólo porque no recordaba nada de la noche anterior.

De Eligio, creo que es un pendejo. Ósea que no manche el tipo; no se debe aferrar uno tanto a una persona y lo que este tipo tenía es que está bien enculado con esa vieja; que si yo haya sido él la mando mucho al cuerno, pues como dicen: 1 vaya, 2 vaya y 3 vaya a la chi.....

Total yo no hubiera perdonado a Susana, después de tantas veces de engaños; yo sé que errar es de humanos, pero ya que le guste errar y recibir penitencia si la hace ver muy prostituta.

El polaco hasta a mi me hizo pensar como en un tipo diferente, atractivo por eso; por ser seco y deseable por su indiferencia hacía todos sin excepción alguna. Si se deja ver muy mamila el tipo pero en fin. Sobre los conductores del Programa me callerón mal pues más bien parecen prisioneros los participantes.

Además lo que tampoco me gustó del libro, fueron sus frases madreadas en ingles que tenía que andar buscando en un libro, se supone que debería de ser lectura en español; no esas cosas. Y luego en el libro; si los personajes no se la pasaban criticando a gringolandía; que sí sus calles todas son iguales, que sí su comida no sirve; o sino me hablaban del tipo gay que quería con otro. La parte que se me hizo chida es donde al peruano le hablan sin la P por ejemplo: inche eruano, uto.

Es una forma un poco cómica, de la novela. Y sino se la pasaban pisoteando, cogiendo y jugando venciditas con poesía. La neta ese libro en parte parece una imitación chafa, marca Tepito del Big Brother. Pues está la gorda amargada que yo pienso que no se baña, la víboras (Wen y Altagracia), el péndelo de Eligio y el matador, el mero, Slawomir. Quien se siente como la última soda del desierto. Y esa onda de que Altagracia llorará por el polaco, que ridículo; pues si la haya querido de verdad con la que se hubiera fugado es con ella.

Cambiando de tema. Ya me habían contado de este libro; y la verdad me lo había imaginado con un fin súper chido. Pues se menciona un castigo, y aunque yo sé que cada quien piensa diferente; yo en mi caso personal; no la hubiera perdonado pues no era 1 eran muchas sus cosas que hacía y como sabía que el tonto de Eligio estaba súper enculado con ella le valía salía con sus cosas de que tenía que correr y encontrarse con si misma; pero digo no era necesario coger con medio mundo para darse cuenta de quien era. Así fuera desde el punto más liberal.

Igual y estuvo chida la reacción de Eligio pues no pensaban que los fuera a encontrar y que tal que me los cacha en pleno acostó.

Una parte muy diferente que nunca había leído algo tan vulgar, chistoso y diferente; (con una gran imaginación al poder escribir algo así); es cuando se van de parranda todos al table dance; y a la negra con caderas bien formadas; la cual traía un silbato colgando de los calzoncillos (creo), se animaron a soplar en el silbato. Que risa, en verdad.

Mi libro consta de 189 páginas; donde se desenvuelve una historia en los Estados Unidos pero sin olvidar lo mexicano; es agradable la historia, sólo que en los pedazos donde se encuentra una escena erótica, cachondona; es un poco explicita y eso no es tan agradable pues se supone que es una novela de amor diferente a las demás y no es como el libro de Julieta. Eso es genial que no llegua a ser tan extremista como este dichoso librito. Y al menos no fue tan aburrido como el de los cuentos de Navidad. Fue bueno, digerible, leíble; sin problema alguno pude leer a excepción de cuando había frases en ingles; en eso si la defeco José Agustín.

GRACIAS “,

Materia: Literatura.

Reporte del libro N° 2

“Ciudades Desiertas”

Semestre: 5

Turno : vespertino.

Fecha de entrega: 29-octubre-04 viernes.