Cien años de soledad; Gabriel García Márquez

Literatura hispanoamericana contemporánea. Escritores hispanoamericanos. Realismo mágico. Vida y obra del autor. Argumento de la novela

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

Autor: Gabriel García Márquez.

Breve comentario biográfico sobre el autor:

Gabriel García Márquez (1928- ), escritor, periodista y premio Nóbel colombiano, considerado una de las figuras más representativas de la narrativa del siglo XX. estudió derecho. A mediados de la década de 1940 comenzó a publicar en varios periódicos sus primeros artículos, cuentos y crónicas de cine; en 1946 trabajó como redactor de El Universal, periódico de Cartagena de Indias; entre 1948 y 1952 en El Heraldo de Barranquilla y a partir de 1952 en El Espectador de Bogotá. Entre 1959 y 1961 fue representante de la agencia cubana de noticias La Prensa en Bogotá, La Habana y Nueva York. Debido a sus ideas políticas, se enfrentó con el dictador Laureano Gómez y con su sucesor, el general Gustavo Rojas Pinilla, y hubo de pasar las décadas de 1960 y 1970 en un exilio voluntario en México y España.


Sus primeras novelas reflejan el ambiente de violencia e intolerancia que Colombia vivía en el momento en que las escribió: La hojarasca (1955), El coronel no tiene quien le escriba (1961) y Los funerales de la Mamá Grande (1962). En estas obras ya se percibe una evolución estilística que va desde la prosa barroca y elaborada de La hojarasca y de algunos de los cuentos de Los funerales de la Mamá Grande, hasta el laconismo y la frase desnuda —al estilo de Graham Greene o de Hemingway— de otros relatos del mismo libro y de El coronel no tiene quien le escriba, una dramática historia en la que ya aparecen algunos de los personajes que intervendrán en su obra más conocida: Cien años de soledad.

Cien años de soledad (1967), escrita durante su exilio en México, narra en tono épico la historia de Macondo, pueblo que acaba sepultado y destruido por las guerras y el progreso, y la de sus fundadores, la familia Buendía, a lo largo de cien años. El nombre de Macondo era el de una hacienda próxima a Aracataca, que García Márquez convirtió en uno de los referentes geográficos literarios más inolvidables, como el escritor estadounidense Faulkner había hecho con su condado de Yoknapatawpha (Mississippi).

Esta novela, que escribió en dieciocho meses, muestra ya el estilo consolidado del autor, en el que están presentes sus mundos y obsesiones, y que, con pequeños matices, constituye el núcleo principal de toda su obra. Al parecer, el mundo mágico de García Márquez proviene de las leyendas y relatos fantásticos que leyó en su infancia y que le permitieron desarrollar una imaginación desbordada cargada de imágenes obsesivas. Por otro lado, su formación literaria le llevó a escribir historias lineales (con principio y final secuencial) sobre situaciones comprensibles y reales, y personajes identificables, situando como fondo la historia de Colombia y la denuncia de la injusticia social, es decir, el mundo real. De la combinación de estos dos mundos surge el realismo mágico, término que aunque no agrade a muchos autores y críticos, sirve perfectamente para explicar este género literario.


Otras obras narrativas son: El otoño del patriarca (1975), en torno al poder y la corrupción política; Crónica de una muerte anunciada (1981), historia de un asesinato cometido en una pequeña ciudad latinoamericana; El amor en los tiempos del cólera (1985), historia de amor que sigue las pautas clásicas del género pero con un trasfondo de sabia pasión, y El general en su laberinto (1989), narración ficticia de los últimos días de vida de Simón Bolívar, enfermo y despojado de su poder. García Márquez también es autor de los libros de cuentos La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada (1972) y Doce cuentos peregrinos (1992).


Título: Cien años de soledad.

Breve comentario sobre la obra:

Cien años de soledad fue la obra que consagró a García Márquez como uno de los mejores

Escritores del siglo. Mezcla de realismo, leyenda y sueño, con ella culminó la historia de la aldea de Macondo y de sus fundadores, la familia Buendía .

Editorial: Cátedra.

Ciudad y fecha de edición: Madrid, 2000.

Argumento general de la novela:

Cien años de soledad refleja la vida de siete generaciones de la familia Buendía durante cien años a partir de la primera pareja, construida por Úrsula Iguarán y José Arcadio Buendía, que, por ser primos entre sí, viven obsesionados por la maldición de del nacimiento de un hijo con cola de cerdo.

La narración gira en torno a la historia de la familia unida a la del pueblo, hasta tal punto que una y otra surgen y desaparecen al mismo tiempo.

LECTURA ATENTA DE LA OBRA.

Todo ocurre en una pequeña aldea creada por sus habitantes; Macondo.

La historia gira en torno a la familia Buendía y a su pueblo.

A lo largo de la historia vemos un mundo de fantasía y magia alrededor de la familia Buendía y su pueblo. Para ellos todo lo que viene de fuera del pueblo es algo nuevo, diferente, desafiante y excitante, desde una simple lupa hasta una alfombra voladora.

La historia nos muestra el lado más negativo de las personas desde una perspectiva global del pueblo, que viene acompañado de la soledad como castigo a lo vivido. Por ejemplo, el coronel Aureliano Buendía, es un ser legendario. La muerte es su compañera. Su mujer, Remedios, muere después de la boda. Sus diecisiete hijos ilegítimos, mueren todos asesinados, victimas de un atentado sangriento contra la familia. Él mismo, jefe del partido liberal, escapó a catorce atentados, sesenta y tres emboscadas y a un pelotón de fusilamiento. Compartió el común destino solitario de toda la familia, se retiró, y vivió lo que le quedaba de vida de los pescaditos de oro que fabricaba en su taller.

Los dramas son la característica de la novela; los celos de Amaranta a Rebeca; las tragedias y catástrofes creadas por la belleza inhumana de Remedios la bella, la milagrosa riqueza y luego la miseria de Aureliano Segundo… Cada miembro de la familia Buendía agrega su parte de soledad personal a la herencia de José Arcadio, a la vez, reproduce el destino de un antecesor.

La repetición de los nombres principales de familia tienen unas características: Mientras los Aurelianos eran retraídos, pero inteligentes, los José Arcadio eran impulsivos y emprendedores, pero estaban marcados por un destino trágico.

Mientras nacen y mueren los Buendía, Macondo crece, se enriquece, se arruina, y, finalmente, desaparece.

Como en la épica, la muerte del héroe va acompañada de fenómenos extraordinarios. Un ejemplo es durante el entierro de Úrsula que hubo tanto calor que los pájaros desorientados se estrellaban en las paredes y en las ventanas. Otro fenómeno es la nube de mariposas que rodea a Babilonia, y la invasión de hormigas rojas que da lugar a la destrucción definitiva de Macondo.

Es importante destacar la maldición del incesto que Úrsula no dejaba de advertir y que al final se cumplió con el hijo de Amaranta Úrsula y Aureliano, tía y sobrino, que al nacer tuvo cola de cerdo. También cabe destacar la importancia de Melquíades en la familia; éste está al lado de los Aurelianos. Sabía el destino de la familia y lo escribió en unos pergaminos, que no serían descifrados, hasta que pasasen cien años, por Aureliano.

El final de la novela es la trágica manera con la que Gabriel garcía Márquez decidió poner fin a los Buendía y a Macondo; al cola de cerdo se lo comen las hormigas y Arcadio está destinado a morir en el momento de que termine a descifrar los pe4rgaminos centenarios de Melquíades.

OPINIÓN CRÍTICA:

De cien años de soledad, se han escrito millones de críticas con una característica común, todas destacan la fantasía.

Cien años de soledad podemos tomarlo como una fábula: es la crónica completa de Macondo confundida con la historia de la familia Buendía que fundó el pueblo. El patriarca, José Arcadio Buendía, marca la dinastía con el sello de la desmesura imaginativa y el delirio inventivo. Cien años de soledad, en mi opinión, es una novela que nos enseña a ver el lado más humano de las personas, así como los defectos e inquietudes de los personajes. Veo la muerte de los personajes y su soledad como un castigo por el simple hecho de ser quienes son.

A mi me ha resultado agradable la lectura de esta novela, la cual tiene una trama que “engancha” a seguir con ella. Yo recomendaría su lectura ya que la considero una obra maestra de vital importancia porque nos hace reflexionar sobre diversos aspectos.

1