Chambacú, corral de negros; Manuel Zapata Olivella

Novela social colombiana. S. XX. Racismo. Argumento. Personajes. Figuras literarias

  • Enviado por: Detesto al profe de español
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

CHAMBACÚ CORRAL DE NEGROS

Chambacú es un barrio de Cartagena en el que viven los descendientes de los esclavos africanos sumidos en la pobreza. Máximo era uno de ellos y estaba decidido a obtener lo que por muchos años el gobierno les había negado. Los libros fueron su perdición, ya que en éstos encontró todo lo necesario para comenzar una rebelión. Pero Cartagena no estaba dispuesto a que los negros organizaran una revuelta y arrestaron a máximo catorce veces.

Colombia se unió a Estados Unidos en su guerra contra Corea y organizó el batallón Colombia a base de negros reclutados por obligación en nombre de la patria y la democracia, así se desharían de ellos. En una de esas redadas capturaron a Máximo pero prefirieron encerrarlo y torturarlo, mientras que su hermano, José Raquel, también prófugo de la justicia prefirió enlistarse como voluntario y no ser encarcelado.

En la guerra, José Raquel hizo jugadas sucias, y convirtiendo le guerra en un negocio, se enriqueció. Cuando pasó por Suecia se enamoró de Inge y se la llevó para Chambacú. Allí, todos la miraron como bicho raro y se convirtió en un icono sexual. Pero José Raquel prefería irse con las prostitutas y drogarse. Cuando Máximo salió de la cárcel, Inge tuvo relaciones con él y su hermano lo intentó matar.

En el barrio, la gente rea apasionada por el boxeo, los gallos, clientes fieles de las Rudecindas y creían en la brujería como medicina. La vida era dura. Las mujeres lavaban ropa y otras se prostituían, mientras que los hombres ganaban sueldos miserables cargando bultos y matándose en un Rin de boxeo.

Como José Raquel se crió conjuntamente con su madre y su tía, Petronila, ésta al ver que al que consideraba su hijo se hundía en el vicio, se deprimió muchísimo y murió. A éste le ofrecieron un puesto como sargento de la policía y éste lo aceptó pensando en el dinero y en las falsas promesas que le hacían acerca del futuro del barrio y por ende, de su familia. Con la plata le pidió a Inge que se fueran de Chambacú, pero ésta le reclamó que dejaría a su madre y sus hermanos desamparados aunque en el fondo se moría por regresar a su país.

Les dijeron a los habitantes del barrio que unos gringos habían donado muchos dólares para la construcción de sus casas y éstos pensaron que iban a llegar a botar dinero por los aires. Cuando llegó la policía diciéndoles que tenían que hacer un plan de inversión se pusieron histéricos y más aún cuando recibieron el cuerpo de Anacleto. Se armó una gresca y máximo resultó muerto. Unos dicen que fue el sargento sardinilla para dispersar manifestación y otros aseguran que fue José Raquel quien no resistió que su hermano se hubiera acostado con su mujer.

DESEMPEÑO DE LOS PERSONAJES

Máximo: Es el primero de sus antepasados esclavos que aprendió a leer y escribir ya que era una persona estudiosa y con muchas ganas por salir adelante. Su perdición fue que quería más a los habitantes de Chambacú que a él mismo. Escribió muchos letreros en contra del gobierno y en pro de los pobres pero lo único que logró fue estar en la cárcel 14 veces. Cuando comenzaron a reclutar a los negros, se lo querían llevar para que los coreanos lo mataran, pero prefirieron encerrarlo por varios años y le hicieron pasar las peores torturas. Cuando salió de la cárcel, regresó a Chambacú y conoció a Inge, con la que tuvo aventuras. Cuando comenzó la gresca por la muerte de Atilio, él encabezó la protesta y un arma se disparó y lo mató. Unos dicen que fue el sargento sardinilla y otros, que fue José Raquel en venganza.

José Raquel: Tenía muchos problemas con la policía y lo iban a encerrar, pero él prefirió enlistarse como voluntario al batallón Colombia. En la guerra hizo movidas sucias ya que mató a muchos Coreanos por plata y por gusta, ya que para él la guerra que solo fue un negocio con el que se enriqueció. Como era sargento de la marina, pasó por Suecia y conoció a Inge quien por amor, se fue con él a Chambacú. Cuando llegó, ni su propia madre lo reconoció ya que la guerra lo había cambiado y encontró unas fotos de él sonriéndole a una pila de cadáveres. Se gastó la plata que había ganado en la guerra con prostitutas, trago y droga mientras que Inge se quedaba sola en el rancho. El capitán Quirós le ofreció un puesto como sargento de la policía y él lo aceptó por palta, aunque su ignorancia lo hizo creer que el gobierno iba a ayudar a Chambacú. Es uno de los sospechosos de haber matado a su hermano por venganza de que se hubiera acostado con su esposa.

La Cotena: Es la madre de Máximo, José Raquel, Críspulo, Medialuna y Clotilde, hermana de Petronila y abuela de Dominguito. Sufrió muchísimo por sus hijos. Consideraba que los libros eran el vicio y la perdición de máximo y en una ocasión los quemó poniendo en riesgo la suerte de todo el barrio hecho te tablas. José Raquel tenía como vicio las prostitutas, las drogas y el trago. Críspulo los gallos, que fueron la causa de su viudez. Y Medialuna ponía en riego su vida para la diversión de otros en el boxeo. También sufrió por Dominguito, que en plena adolescencia ya tenía como vicio las prostitutas, la masturbación y los gallos. La cotena También sufrió mucho por José Raquel cuando se fue a la guerra y se convirtió en un asesino y ella lo comprobó con las fotos que encontró. También cuidó a Inge cuando su hijo la dejaba sola.

Inge: Era una Sueca desdichada en su país y por amor dejó lo poco que tenía para irse con José Raquel a Chambacú. Provocó un gran revuelo ya que nadie había visto una mujer tan blanca. Muchos estaban enamorados de ella y tenían sus más ocultas pasiones con ella. Cuando Máximo llegó de la cárcel se enamoró de ella e Inge le correspondió ya que su esposo se la pasaba en la cantina con las prostitutas del barrio. Trabajó como profesora en la escuela y también en una empresa traduciendo del alemán y el francés. Una de esas noches el capitán Quirós la amenazó de deportarla si no le colaboraba, y en el fondo era lo que ella quería, pero el cariño que le tenía a la cotena se lo impidió.

FRASES CÉLEBRES

pag

“El dolor también mata” 23

“Zapatero a sus zapatos” 36

FIGURAS LITERARIAS

Personificación o prosopopeya:

  • “Galopaban las botas”

  • “Sardinilla, ansioso de acenso, volvió a cacarear”

  • “Se retiró diluido en la sombra”

  • “La humedad del lodo se filtraba por los pies hasta dejarlo sin raíz”

  • “En su confusa mente pretendía abrirse campo la razón”

  • “Sus chancletas tenían la ingravidez del polvo”

  • “La sombra sigilosa abandonó la cocina”

  • “El blanco Emiliani le va a hacer un hijo”

  • “La marea baja desnudaba la orilla”

  • “Una sombra le apagaba los ojos”

Símil o comparación:

  • “La gorra negra como una enorme cabeza de pulpo con sus tentáculos de fusiles y yataganes”

  • “Las camisolas y los calzoncillos desaparecían de los balcones como fantasmas”

  • “Se los comerán los chinos como palomitas azadas”

  • “El pie desnudo, recubierto de barro, semejaba el casco gangrenado de un caballo”

  • “El llanto volvió a hurgar la oscuridad como si la noche misma rezongara”

  • “Lo desató como si temiera que escaparan mariposas”

  • “Firme en su propósito de criarlo como su propio hijo”

  • “Se dejaría chuzar como San Sebastián antes de matar a alguien”

Metáfora:

  • “Había otra calle por lo alto, la de los balcones que enclaustraban la noche”

  • “Los caballones de aquella caballada humana resonaban fuertes”

  • “El chapoteo se salpicaba de maldiciones”

  • “La luz lamió las sombras de su cuerpo”

  • “La virgencita de rostro ahumado”

  • “La brisa del mar los perseguía con su vaho salitroso”

  • “Su cara negra empalideció con la blancura de sus ojos”

  • “Al precipitarse sobre los tablones del puente, se sintieron súbitamente en el andamiaje de un barco vapuleado por las olas”

  • “La isla era un gran tambor”

  • “Su vientre estéril nunca acogió la semilla”

  • “Desde pequeño dio muestras de haber nacido para nadar en dos aguas”

  • “El aullido de Mauretania pretendía desgarrar el muro de sombras de la soledad”

  • “Su pecho era un caluroso horno que respiraba por la boca”

  • “Chambacú era un cementerio de fantasmas muertos”

Hipérbole:

  • “Un lamento de perro llenó el hueco abierto por la detonación”

  • “Temía desatar su cólera apenas contenida por su inmovilidad en la mecedora”

  • “Temía ser derribado por la fuerte respiración de su superior”

  • “La bruma de la mañana los encubría”

  • “Se contagiaba el jadeo de los boxeadores”

  • “Temía más a la vocinglería de las hembras que a los colmillos del perro”

  • “La sacudían los gritos y el llanto”

  • “Despertaban a cuatro siglos dormidos”

CRITICA A LA OBRA

Chambacú corral de negros es una obra fuerte en la que se muestra lo que pasó con los esclavos de Cartagena luego de la abolición de la esclavitud. La libertad comenzó pero el racismo aumentó. Los negros a los que nadie contrataba, se vieron obligados a vivir en unas casuchas hechas de tabla y metal en una isla de mangle olvidada.

“Los negros son la basura de la sociedad” esta frase la dejaron de pronunciar los ricos cartageneros cuando vieron que, para ellos, les encontraron un buen sitio: El batallón Colombia. Sí, la guerra de Corea en la que Colombia participó enviando a todos los negros que pudo, se cobró muchísimas vidas, pero como eran negros, el pueblo colombiano, ni mucho menos el cartagenero los lloró.

Manuel Zapata Olivella reúne este racismo en sus libros y en chambacú corral de negros, nos muestra de una manera fuerte lo que le hicieron a los negros cuando obtuvieron “su libertad”.

En general, la obra es una joya de la literatura latinoamericana, (ya que no creo que los españoles puedan leer esta obra y darse cuenta de va verdadera magnitud de los errores de sus antepasados) aquí, la tragedia negra abre otro capítulo de racismo, rechazo y condiciones infrahumanas. Lo único que creo que debería suprimir para que su público fuero más extenso es algunas escenas fuertes, que considero, se camuflan entre el texto y en muchas ocasiones se salen totalmente de contexto.

CONCLUSIONES

La esclavitud entró a Colombia por Cartagena y fue allí donde se concentraron gran cantidad de ellos. Cuando llega la abolición de la esclavitud, los negros buscan oportunidades de estudio, trabajo, vivienda y salud pero se los niegan y ante el rechazo de la sociedad se ven obligados a buscar su suerte en una isla de mangle. Esta es la realidad del racismo y aunque la novela se escribió hace 42 años, hoy en día todavía se siente este comportamiento en el mundo.

La guerra de Corea fue un conflicto bélico que se cobró muchas vidas. En ésta, Colombia participó enviando el Batallón Colombia compuesto por negros obligados a pelear en nombre de la patria. Este fue uno de los muchos pretextos que utilizó la sociedad en general para acabar con una parte de estos a los que consideraban parásitos.

El boxeo fue una de las pocas formas de sobrevivir en Chambacú, los hombres se molían a golpes por poder comer pero el hambre más que su contrincante los derrotaba. Las mujeres eran prostituidas y los viejos se hacían llamar médicos que no eran más que charlatanes que arriesgaban a sus pacientes.

A lo largo de la historia en los colegios se nos ha enseñado: “los españoles construyeron a Cartagena como una ciudad amurallada” En Chambacú corral de negros, se nos recuerda que ninguno de los españoles que vinieron a América a robar y a esclavizar, puso una sola piedra en esa muralla, fueron los negros los que atormentados por los azotes construyeron a Cartagena y muchas otras maravillas de América. Los españoles les deben mucho más de lo que se pudieron llevar de nuestras tierras.