Catulo

Filosofía. Neotéricos. Composiciones polimétricas. Epilio. Epigramas

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

Catulo
CATULO

Biografía

Poco se sabe a ciencia cierta de la vida de Catulo. Según la communis opinio nació en Verona en el 84 a.C. y murió en el 54 a.C. De rica familia provincial, frecuentada por César en sus viajes a la Galia, se traslada a Roma en torno al año 61. Tras la muerte de su hermano en Asia Menor (poema 68) regresa a la casa paterna.. de allí partirá con posterioridad hacia Bitinia en calidad de acompañante del pretor Memio (años 57 y 56). En la primavera de este mismo año vuelve a Roma (poemas 4, 10, 31, 36, 46), viaje en el que visitará la tumba del hermano muerto (poema 101).

Se le suponen amores con una de las tres hermanas del tribuno Publio Clodio, a la que denominará Lesbia en sus composiciones. La opción tradicional es identificarla con la mujer del procónsul Metelo muerto en el 54.

Su adscripción al círculo de los neotéricos parece ser clara, aunque con las cautelas necesarias a la hora de hablar de término como “escuela”, círculo, etc., que perduran hasta nuestros días. En ese sentido los neotéricos serían un grupo de poetas nuevos de los que casi nada se conserva. Precisamente este hecho es lo que ha provocado que sean agrupados en torno a Catulo como figura central, ya que de él sí conservamos abundante material, lo que no quiere decir que la figura principal de su tiempo fuera él. En su mayoría son oriundos de la Galia Cisalpina (Catulo era de Verona, Cina de Brescia, Valerio Catón de Bérgamo, etc.) y de condición social elevada, por lo que comparten ambientes, amistades, y maneras de vivir. No comparten, sin embargo, preferencias políticas, agrupándose unos a favor de César (Varrón de Átace) y otros en contra (Furio Bibáculo, Catulo, etc.).

Obra

Tanto en los neotéricos en general como en Catulo en particular Calímaco (300-240) ejerció una notable influencia. Según Clausen su obra fue introducida en Roma por el poeta y erudito griego Partenio de Nicea, esclavo de Cinna y posteriormente su amigo, lo que supuso tener no sólo los textos de Calímaco muy próximos sino también a un exégeta de calidad reconocida. De Calímaco reciben el gusto por los temas cotidianos, la ruptura del automatismo en la identificación metro-tema, el repudio por los grandes géneros (épica y tragedia), su preferencia por el poema breve y refinado, el cultivo de géneros diferentes, etc. Por todo en Catulo se concitan varios aspectos que a primera vista puedan parecer contrapuestos dando lugar a esa “nueva poesía”: por un lado el carácter revolucionario que presenta para con la literatura romana de la época , por otro el de continuador de cierto tipo de poesía alejandrina.

En sus composiciones polimétricas , por ejemplo, Catulo concibe sus poesías como pertenecientes al dominio de lo lúdico autodenominándolas nugae. En ellas con un lenguaje que se aproxima a la dicción de la prosa y al sermo, e incluyendo situaciones normales en que dicho lenguaje se utilizaba, Catulo reivindica lo cotidiano como pocos otros: un pájaro se muere, un amigo llega de un viaje, otro tiene amores ocultos, alguien roba una servilleta, un mal libro, las pretensiones de un mal poeta, etc.; y todo ello sin perder un ápice de poeticidad ni de preciosismo, ni cultura, sino antes bien, enriqueciendo el canon de situaciones poéticas.

En sus poemas largos (el epilio) reaparecen, aunque bajo otra forma, los mismos temas que obsesionan al Catulo de los polimétricos y los epigramas; así se constatan de nuevo la perfidia, la traición en las relaciones personales, etc., pero a nivel mítico legendario como proyecciones objetivas de las obsesiones personales del poeta. Por otra parte, Catulo convierte a sus dioses , héroes y situaciones en paradigmas morales, cosa que no hacen los alejandrinos y que lleva a algunos a hablar de la lirización del epilio en Catulo.

Los dísticos son de gran trascendencia, especialmente para la elegía. Así, el 68 pasa por ser la primera elegía latina de carácter subjetivo conservada. En los epigramas, por su parte, se da una acusada presencia de elementos de la época, especialmente en el léxico de la amicitia .

Al contrario de lo que indicara un análisis superficial, parece que en el léxico tanto en el léxico que refleja su relación amorosa, como en la estructura de los poemas y en sus técnica en general, Catulo se muestra más innovador en los polimétricos que en los epigramas. Se constata mayor subjetividad en aquéllos mientras que en los epigramas cuando se habla de “yo” y “tú” el autor se distancia de aquello que cuenta. El epigrama es más lógico, analítico, antitético; mientras que los polimétricos aparecen más desequilibrados, imaginativos, hiperbólicos, etc. Incluso el léxico constata esa diferencia, con el uso de compuestos épicos, diminutivos, etc., mucho más abundantes en polimétricos que en epigramas, además de la consabida oposición urbanitas/amicitia en lo que al léxico se refiere.

Bibliografía:

Codoner Merino, C.(col): Manual de Literatura Latina.