Catedral de Chartres

Arte gótico. Arquitectura gótica del siglo XIII. Vidrieras. Bóveda de crucería. Rosetones

  • Enviado por: Lucía
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


Arte gótico

Catedral de Chartres

Catedral de Chartres

Introducción

El arte gótico se desarrolla en Europa, en el último período de la Edad Media, siglos XII a XV, con su apogeo en el siglo XIII. Era un tiempo caracterizado por grandes transformaciones económicas y sociales:

  • el rompimiento con el feudalismo

  • el surgimiento de una nueva clase social: la burguesía, que habita en las ciudades (burgos)

  • la consolidación de la autoridad del rey

  • la creciente influencia del clero en la vida social y económica

La procedencia de este arte es incierta. Para algunos, el gótico habría venido de oriente, mientras que para otros, vendría de Alemania y de allí a Francia.

Es interesante la procedencia de la denominación de este arte. El florentino Giorgio Vasari al hablar sobre un estilo iniciado en Alemania, afirma que lo inventaron los godos y qu epor lo tanto debería llamrse “gótico”. Según Vasari, era un estilo confuso y desordenado. Los románticos, sin embargo, rescataron el estilo, reconociéndolo como la apoteosis del espíritu religioso de la Medioevo. Más tarde, trató de sustituirse “gótico” por “ojival”.

Arquitectura gótica

En estas circunstancias, el gran exponente del arte gótico es la catedral, debido a una renovada devoción hacia la fe cristiana. Con el objetivo de llegar a Dios, se construían iglesias altísimas, estableciéndose una suerte de competencia por quien hacía la más elevada. Hay por lo tanto una búsqueda de la verticalidad: en el interior los pilares se estilizan y son más altos. El techo da sensación de ligereza. En el exterior se emplean pináculos, torres y flechas, que se dirigen hacia el cielo dando sensación de ingravidez.

A partir de esto, surge una renovación técnica en las catedrales, con elementos característicos del gótico.

Lo más representativo es la bóveda de crucería ojival, que nace a partir de la búsqueda de altura.

En el románico, el tipo de bóveda usual era la bóveda de arista, consistente en el cruce perpendicular de dos bóvedas de cañon. Las aristas de esta bóveda forman una X, que divide la superficie interior en cuatro zonas iguales llamadas paños, y con vergen en el punto de máxima altura de la bóveda llamada clave de la bóveda.

A las aritas se les adosó luego dos nervios diagonales para refuerzo y adorno, pasando a ser llamada bóveda de crucería.

Para el objetivo del arte gótico, este tipo de bóveda no era conveniente, pues era sólo apta para cubrir espacios cuadrados debido a sus dimensiones. Por lo tanto se resolvió el problema acercando los cuatro pilares y transformando los arcos de medio punto en arcos apuntados u ojivales (más agudos), logrando una mayor altura de la clave de la bóveda. A esto se lo denominó bóveda e crucería ojival.

Los maestros de obra consiguieron una mejor distribución del peso, permitiendo que la catedral sea sólida, elástica y ligera. Los paños descargan el peso sobre los nervios, que a su vez transmiten el empuje a los cuatro puntos de apoyo, los pilares.

Sin embargo, surgió un problema que consistía en que el peso no sólo empujaba hacia abajo, sino también hacia los costados. Para neutralizarlo, se construían grandes arbotantes que hacen la función de estructuras laterales exteriores para el sostenimiento de la bóveda, que a su vez se descargaban sobre elevados contrafuertes (estructuras macizas colocadas en el exterior de los muros de la catedral).

Los pilares a su vez también sufrieron una transformación: al principio son gruesos con columnas semicirculares adosadas. Luego se hacen cilíndricos y paulatinamente se rodean de columnas muy finas adosadas que se llaman baquetones.

La organización de las catedrales consitía en una planta con 3 o 5 naves, donde la central es más ancha y más alta que las laterales. Así se logra la forma en cruz latina de la planta.

El altar está orientado, por motivos de simbología religiosa, hacia Oriente, por donde sale el sol.

Planta de la Catedral de Chartres

Suele tener 3 puertas y dos torres a los costados de la fachada, que terminan en forma de aguja.

En la zona alta de la iglesia y en todo el coro (la parte de la iglesia tras el altar mayor), se abren amplias ventanas caladas, con vidrieras de color e historiadas.

Un rasgo típico de la arquitetura gótica eran las gárgolas (figuras de monstruos), colocados en la parte superior del arbotante. Sirven para que el agua de la lluvia salga (es como una tubería) evitando la humedad en los muros.

Catedral de Chartres

Esta catedral se encuentra en la ciudad de Chartres, en el centro oeste de Francia.

Las primeras catedrales góticas francesas se empezaron a construir a fines del siglo XII. La de Chartres, erigida en lugar de la vieja catedral románica, incendiada en 1193, fue construida entre 1194 y 1290.

Está compuesta por 5 naves y tiene 134 metros de largo por 46 m de ancho en el coro, con una altura de 36,5 m en su nave central. Posee de torres, una de 106 m y la otra de 115m. La cúspide de esta última representa por sí sola casi un tercio de la altura total, mientras que la aprte de abajo equivale a la mitad de la fachada. Constituye un ejemplo de las relaciones precisas de la construcción.

Tiene además 9 portales, 3 en la fachada principal, entre ellos el famoso portal real, y 3 semiocultos por esplendidos arcos esculpidos, en cada uno de las dos fachadas del transepto (nave transversal).

La fachada está dividida por cornisas horizontales en 3 pisos: en el de base, se abren los 3 portales mencionados anteriormente, ricamente decorados por frisos y esculturas; en el piso del medio, 3 grandes ventanales dan luz al interior; finalmente el piso superior está dominado por el rosetón. Éste, que es un elemento típico de la arquitectura gótica, de forma circualr, está dividido por finos rayos de piedra. Representa por un lado, al sol, símbolo de Cristo; y por otro, a la rosa, símbolo de María. Constituye además una fuente de luz- durante la tarde ilumina el altar mayor- y aligera el espesor de la pared.

Las estatuas de la catedral están adosadas a las columnas, representando santos y profetas, en altorrelieve.

Los pilares adosados a los muros de la fachada, que hacen de elementos divisorios entre los portales y ventanales, tienen asimismo una finalidad estética: se contraponen a las líneas horizontales de las cornisas, que separan un piso de otro, restablenciendo un prefecto equilibrio.

En el interior, hay vidrieras de colores, obra del siglo XIII y además una artística capilla con la virgen del Pilar. También es notable la cripta románica construída con enormes piedras y en la cual se venera a Notre Dame sous Terre.

Los vitrales

Los vitrales forman un rompecabezas de trozos de vidrios de colores formando un dibujo y montados en una armazón de plomo. Las escenas en que se divide toda la composición se encieran en marcos. Cada recuadro contiene un episodio insopirado en el Antiguo Testamento o en los Evangelios. Esto demuestra la predominancia que tenía el cristianismo en esa época.

Las figuras son pocas y simples, para instruir mejor al fiel, alargadas y bidimensionales (al igual que el fondo).

Por lo general, los colores son fuertes- rojo, azul, amarillo, verde- predominado el azul en la catedral de Chartres. Así se lograban distintos juegos de colores dependiendo de la posición del sol.

La catedral de Chartres posee 175 vitrales- incluyendo los tres rosetones. La mayoría fue hecha durante el siglo XIII, a excepción de doce que fueron reconstruidos en el siglo XVIII. Su construción solamente llevó 30 años, lo que dio coherencia a la obra.

Los vitrales se dividen en tres categorías. Los ventanales bajos cuentan historias de vidas y relatos de la Biblia, descomponiéndolos en pequeños paneles; los altos enumeran las figuras de santos tratados de manera monumental; finalemente, los 3 grandes rosetones proclaman la gloria de Cristo y de la Virgen.

El orden de los temas obedece a ciertos cánones establecidos por las tradiciones que reglan la disposición de motivos, como por ejemplo que la muerte se encuentra al norte y la resurección, al sur.

Entre los principales vitrales, se encuentran:

- La Rose Nord (rosetón de la fachada)

- Le Fils Prodigue

- L'arbre de Jessé

- La Passion et la résurrection

- L'Enfance du Christ

- Notre Dame de la Belle Verrière

- Saint Jean L'Évangéliste

- Marie-Madeleine

0

1

Vídeos relacionados