Carrera de relevos

Deporte olímpico. Atletismo. Velocidad. Técnicas. Actividades. Estrategias didácticas. Cambio de testigo

  • Enviado por: Ricardo Lucas Alamar
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

LAS CARRERAS

DE RELEVOS

AREA DE CARRERAS

RESPONSABLE DEL AREA:

AUTOR:

INDICE

1.- La técnica en las carreras de relevos...........................................4

2.- Objetivos técnicos en la enseñanza de los relevos......................7

3.- Actividades para alcanzar los objetivos técnicos........................8

4.- Estrategias didácticas..................................................................10

5.- Conclusiones...............................................................................11

6.- Bibliografía.................................................................................12

La técnica en las carreras de relevos

En las carreras de relevos se cronometra el tiempo que tarda el testigo en recorrer la distancia total, bien sea los 400 metros del 4 x 100, los 1600 metros del 4 x 400, etc...

Suelen realizarse en competiciones de clubes o selección (nacionales, autonómicas, etc...) y generalmente como pruebas finales.

Los más generalizados son el 4 x 100 y el 4 x 400, aunque últimamente con la aparición de los campeonatos específicos de relevos han ido apareciendo una serie de relevos “exóticos” como son el 4 x 200 (quizás este sea el menos “exótico” por parecerse a los que se realizan en P.C., cuando esta es de 200 m.), el 4 x 1500, y demás variantes.

También existen pruebas de relevos especialmente diseñadas para categorías inferiores como son el 4 x 60 (para benjamines y alevines), el 4 x 80 (para infantiles) y el 4 x 300 (para cadetes).

En cuanto a la técnica del 4 x 100, puede decirse que esta es una prueba de velocidad en la que lo más importante es conseguir una alta velocidad media durante la carrera, por lo que hay que perder el menor tiempo posible en los cambios de testigo.

El primer corredor sale en curva, de tacos, con el testigo en la mano derecha, corre por el interior y entrega al segundo corredor en la mano izquierda. Este, corre por el exterior, en recta de contrameta, con el testigo en la mano izquierda, entregando el testigo al tercero, en la derecha. El tercero lleva el testigo, corre y entrega igual que el primero (aunque este no sale de tacos, sale lanzado). El último corredor, que es el que acaba, realiza lo mismo que el 2º.

O sea, hay dos atletas que corren en curva y dos que corren en recta, algo importante a la hora de elegir quienes realizarán cada una de las postas.

El cambio de testigo se realiza dentro de una zona de cambio de 20 metros aunque existe una prezona de 10 metros que los receptores aprovechan para coger una velocidad inicial que les permita “adaptarse” a la velocidad con la que viene el donante, y así conseguir que el testigo pierda la menor velocidad posible en la entrega.

El receptor suele colocar una pequeña marca a un determinado número de pies del lugar de donde “arrancará”, para determinar con la mayor exactitud posible (al pasar su compañero “donante” por allí) el momento en que debe comenzar su carrera (que es muy rápida, de ahí la importancia en la exactitud, a fin de que el receptor no se “escape” o que el donante no se “coma” al receptor).

Cuando ambos (donante y receptor) se encuentran dentro de la zona de entrega, el donante suele emitir una señal (ya! por ejemplo) para hacer notar al receptor que se encuentran a distancia de entrega, momento en el cual el receptor saca el brazo de acuerdo con la técnica de entrega entrenada.

Existen dos técnicas utilizadas mayoritariamente, aunque no son las únicas.

Una es la entrega de abajo a arriba y la otra es la denominada de arriba abajo.

La primera es la menos “rápida” de las dos, aunque es bastante más segura y altamente recomendable en la enseñanza de los relevos en categorías inferiores. La segunda, la de arriba abajo, es bastante más rápida, aunque si no se domina mucho, suele ocasionar pérdidas de testigo, de resultado catastrófico en el 4 x 100.

En la primera el receptor saca el brazo ligeramente hacia atrás y con la palma mirando hacia abajo. En esta técnica la distancia entre los dos corredores es menor que en la segunda, de ahí la seguridad, además de que se entrega de abajo a arriba. En la otra, la 2ª, el receptor saca el brazo más hacia atrás, siendo la distancia entre los dos corredores más grande, con la palma hacia arriba.

En las dos técnicas los dedos de la mano (excepto el pulgar) deben encontrarse juntos, para poder captar el testigo mejor.

Una vez entregado el testigo, el donante debe continuar por su calle (un rato) a fin de no obstruir a contrarios, para no forzar una descalificación de su equipo.

En cuanto al 4 x 400, decir que al ser una carrera más lenta, y sobre todo por llegar el donante totalmente “en las últimas”, en las entregas primará la seguridad en vez de la velocidad.

Además al encontrarse todos los receptores, excepto los segundos (que reciben por calles), en un espacio bastante reducido, las colisiones son constantes, no así en el 4 x 100 que se corre íntegramente por calles.

El receptor debe esperar al donante, siendo su propio juicio el que decide cuando salir (depende de cómo llegue el compañero). En el caso del 2º , sale por calles y en curva. En los cambios 2º-3º y

3º-4º es cuando se desata la “batalla”.

Ya que se encuentran todos los receptores de los distintos equipos participantes, en la zona (que se encuentra prácticamente en línea de meta). El orden en que se colocan más cerca de la cuerda, viene determinado por la posición en que pasa el donante por la señal de 200 metros, en la curva de contrameta. (Por ello es importante tener un 2º relevista rápido y luchador, para conseguir una buena posición en zona).

Los receptores (una vez decidió el lugar en el que se sitúan), se colocan con el pecho mirando hacia la cuerda y con el brazo izquierdo señalando al donante, con la palma abierta. Una vez consideran el momento para arrancar, empiezan a correr ligeramente en lateral, siempre mirando no escaparse ya que el compañero suele venir “quemadillo”. El testigo suele entregarse, por parte del donante, como si llevará una antorcha, y el receptor lo coge por el extremo sobrante, teniendo luego tiempo suficiente para ponérselo de forma que cuando lo entregue haya extremo por el cual el siguiente pueda agarrarlo.

En cuanto a la elección de los corredores, en el 4 x 100, corredores de 100 o 200. Para el primer relevista, que salga bien de tacos y corra bien la curva, para el tercero sobre todo que corra bien en curva (los de 200 por ejemplo), y para el cuarto que sea estable emocionalmente, sobre todo.

En cuanto al 4 x 400, deben ser corredores de 400 m.l. o 400 m.v., aunque si es necesario siempre se puede disponer de atletas de 200 m.l. resistentes u ochocentistas muy rápidos(quizá mejor los de 800 para arriesgar menos, “clavarán” menos, aunque esto depende de cuánto se quiera arriesgar).

Objetivos técnicos en la enseñanza de los relevos

  • Sobre todo intentar realizar los cambios de testigo de la manera más rápida posible, de forma que el testigo pierda la menor velocidad posible.

  • En el caso del 4 x 400, realizar el cambio de la forma más segura posible siempre que no se pierda mucha velocidad (tampoco hay que hacerlo andando).

  • Saber correr en curva, y saber colocarse en las zonas de entrega, para facilitar la acción de cambio de testigo.

  • Aprender a salir de pié (los receptores) y la forma en que deben colocar sus pies (a fin de no salirse por la tangente).

  • Saber mirar la posición del portador para poder decidir el momento en que salir, siempre viendo las condiciones en que llega este.

  • La técnica de puesta en acción debe permitir al receptor obtener lo más pronto posible, la mayor velocidad posible y para esto deberá crear un movimiento de su cuerpo hacia delante, mientras sus pies están en contacto con el suelo.

  • La mejora en la calidad del cambio pasa por la búsqueda de un cierto riesgo, que se manifiesta en el sentido de la anticipación del donante y del receptor.

  • El donante, que inconscientemente se frena, debe esforzarse por no perder velocidad al acercarse el receptor.

Actividades para alcanzar los objetivos

fgfg