Carbón y ramas secas

Manolo García. Pop-Rock español. Análisis musical. Letra. Rimas

  • Enviado por: Joaquín Gómez Martínez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad

Carbón y ramas secas

(Versión 2)

Sobre los tejados se duerme la tarde.

Humo de un cigarro que fuma Gardel.

En el dulce licor que me hiere salvaje,

en los garabatos que hago en el mantel.

Y esperaré.

Y si no vuelves

bajo el olivo

me quedaré dormido.

Y esperaré

por si te pierdes.

Será mi luna,

tu fanal encendido.

Te regalo mi capa,

mi capa de color grana.

Mi triste sonrisa

alzada en las ramas,

en los gallardetes,

en las banderolas.

Y te hago un vestido de un rojo amapola.

Nana de marinero,

nudo de antojos,

que nadie te querrá tanto como yo.

Si ahora pudiese estar mirando tus ojos

iba a estar escribiendo aquí esta canción.

Esperaré.

Y si no vuelves

bajo el olivo me quedaré dormido

y viviré otras vidas prohibidas.

Al olvido del tiempo que añoro.

El que viví contigo.

Mi caballo tordo yo te lo regalo.

Carbón, ramas secas. Soy enamorado.

Perdonarte quiero

mas no tengo prisa.

Disculpa un momento,

que me desenredo.

Sírvete entretanto

lo que te apetezca.

Redimirte quiero

mas sin sobresaltos.

Destila el triunfo

sabor amargo.

Del seco fruto

del desencanto.

Laurel del triunfo,

sabor amargo

del seco fruto

del desencanto.

Ficha técnica:

Título: "Carbón y ramas secas"

Letra: Manolo García García-Pérez

Música: Manolo García García-Pérez

Intérpretes musicales:

Bajo: "Busta"

Percusión: Juan Carlos García

Guitarra española y mandolina: Pedro Javier González

Guitarra acústica: Eric de Wit

Teclados y percusión: Nacho Lesko

Voz y percusión: Manolo García

Lugar de extracción: CD

Nombre del álbum en que se encuentra la canción: "Arena en los bolsillos"

Cantautor o grupo al que pertenece el álbum: Manolo García

Duración de la canción: 5:30 minutos

Año de edición: 1998

Productor/es musical: Manolo García

Producción ejecutiva: "Perro Records"

Lugar de grabación: "The Town House Studios" Durante los meses de Febrero y Marzo del 1998.

Ingeniero de grabación y mezcla: Rod Michaels para "Raw Entertainment"

Mezclas: David Tickle y Manolo García en "The Journey Room"

Asistente de grabación: Wayne Wilkins

Asistente de mezcla: Christian R. Schwemberger

Masterización: Stephen Marcussen en "Precisión Mastering"

Management: "Galea Producciones"

Publicador: "Galea"

Editador y distribuidor: "BMG Music Spain"

Análisis de la canción:

Estructura:

Esta canción está ordenada en 48 versos ordenados en estrofas de 4, 6, 7 y 8 versos, lo que hace un total de 9 estrofas. No hay un número de sílabas definido, lo que hace a los versos libre, aunque hay que destacar que en las estrofas el número de sílabas de los versos no es muy desequilibrado respecto a los demás.

Género literario:

Es un poema lírico, ya que expresa sentimientos del autor, por ejemplo: "Carbón ramas secas. Soy enamorado".

Recursos literarios:

En este poema, a parte de personificaciones y más podemos encontrar, al final exactamente, un consejo que el mismo autor parece haber vivido. Dicho consejo se encuentra en las dos últimas estrofas. Veámoslo:

Esto nos quiere decir que después del triunfo, si no se sigue luchando y uno se apalanca, siempre llegan los desengaños, o sea, que no hay que conformarse con poco, siempre hay que dar más, y que jamás se tiene que vivir del pasado. Y es que ya lo dicen: "nada es lo que parece", ya lo dice esta canción.

Al inicio de esta canción podemos encontrar una breve descripción pero que contiene una perfecta personificación. A continuación la podemos ver:

Podemos ver como se describe cuando el sol se va dejando paso a la noche, que aquí lo expresa como si la tarde se fuese a dormir y que dicho acto se ve sobre los tejados. La personificación la encontramos cuando dice que la noche se duerme. La tarde no puede dormirse, nos quiere decir que se va la tarde, como hemos explicado anteriormente. Dos versos después, encontramos otra personificación, quizás mejor que la anterior. Aquí la tenemos:

Un licor no puede herir a una persona. Esta personificación tiene una "doble identidad", ya que a parte de ser personificación es una metáfora. El sentido de la metáfora es que todo lo bueno finalmente, al recordarlo duele no poderlo volver a vivir. Podemos decir que la tarde, como ya nos habla al principio, sobretodo las de verano, son de melancolía, recuerdas otras tardes en las que disfrutabas y el mundo giraba a tu alrededor. Quizás es esto lo que nos quiera explicar Manolo. Podemos observar que esta canción está repleta de metáforas, incluso podemos decir que todas las personificaciones llevan una metáfora escondida.

En fin, sigamos con las demás metáforas. Aún en la primera estrofa podemos observar otra, veámosla:

Este humo sería la monotonía de la tarde, ya que el humo es algo monótono, ya que siempre huele igual y siempre tiene la misma forma, o similar.

Otra sería esta:

Los garabatos son los pedazos de recuerdos que aún le quedan en su memoria, que en este caso es el mantel.

La siguiente metáfora es de aquellas de "doble personalidad", ya que también es, a la vez, una personificación:

Una sonrisa nunca puede alzarse en las ramas, y por lo tanto hay que recurrir a descifrar la metáfora. Su significado es que la sonrisa es colgada en las ramas para decoración, y así toda la gente podrá verla, y así darse cuenta de la tristeza que hay en su interior.

Seguidamente encontramos otra que también nos dice mucho:

Significa que no tiene prisa, que esperará, pero eso sí, sin ningún tipo de preocupación.

Significa que le hace un feliz, que le da amor, ya que el color rojo significa intensidad, pasión, y además lo intensifica diciendo que es de rojo amapola.

Sigamos con más metáforas:

Este verso nos vendría a decir que quiere decir una cosa sin rodeos.

Veamos esta que vuelve a hablar de regalos:

El caballo tordo es su rabia, su tristeza, o sea, su energía negativa, y también la regala a su persona amada, pero no como signo de malicia, sino de bondad, de amor, como diciendo que hasta sus cosas malas se las da, que se entrega al cien por cien.

Y por último veamos esta:

Otro recurso que encontramos es el "Yo poético". En esta canción podemos encontrar unos cuantos ejemplos de este recurso. Vamos a verlos:

Podemos encontrar una antítesis. Seguidamente la veremos:

Rima:

No sigue ningún esquema definido, pero encontramos alguna rima, lo que nos hace deducir que hay una rima libre. Veamos algunos ejemplos de rimas asonantes que podemos encontrar:

Y ahora veamos las consonantes:

Este tipo de estructura la encontramos en la mayoría de estrofas de 4 versos que se encuentran en la canción.

Recursos métricos:

Encontramos gran variedad de sinalefas:

También hay elisiones:

Significado de la canción:

Nos habla de que él empieza a recordar, en una tarde melancólica, quizás de verano, a un viejo amor, o quizás algún deseo que ha esperado durante toda la vida. Nos dice que lo espera, pero sin prisa, sin ningún tipo de desenfado. También nos adelanta que hará cuando llegue el tan esperado momento. Lo hará esperar, como dicho deseo lo ha hecho esperar, haciendo así una moraleja o consejo final, diciendo que después del triunfo llega el desencanto.

Opinión personal:

Es una canción de grandes dotes, tanto poéticos como musicales. Está repleta de recursos literarios y métricos, sobretodo abundan las metáforas, más bien esta canción es una metáfora. En resumen es una buena canción con la cual he trabajado muy a gusto con ella.

Índice:

Letra de la canción ................................ Págs. 1 y2

Ficha técnica ......................................... Págs. 2 y 3

Análisis de la canción ........................... Págs. 4 a 10

Destila el triunfo

sabor amargo.

Del seco fruto

del desencanto.

Laurel del triunfo,

sabor amargo

del seco fruto

del desencanto.

Sobre los tejados se duerme la tarde.

En el dulce licor que me hiere salvaje

Humo de un cigarro que fuma Gardel.

en los garabatos que hago en el mantel

Mi triste sonrisa alzada en las ramas

bajo el olivo me quedaré dormido

Y te hago un vestido de un rojo amapola.

Nana de marinero, nudo de antojos

Mi caballo tordo yo te lo regalo

Disculpa un momento, que me desenredo.

Será mi luna, tu fanal encendido.

Si ahora pudiese estar mirando tus ojos iba a estar escribiendo aquí esta canción.

En el dulce licor que me hiere salvaje

Sobre los tejados se duerme la tarde.

Humo de un cigarro que fuma Gardel.

En el dulce licor que me hiere salvaje,

en los garabatos que hago en el mantel.

Sobre los tejados se duerme la tarde.

Humo de un cigarro que fuma Gardel.

En el dulce licor que me hiere salvaje,

en los garabatos que hago en el mantel.

En el dulce licor que me hiere salvaje

iba a estar escribiendo aquí esta canción.