Canto gregoriano

Música de la Edad Media. Papa San Gregorio. Alfonso X el Sabio. Polifonía

  • Enviado por: Javier Gago
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

Canto gregoriano

Canto llano: Canto oficial de la liturgia usado en la iglesia católica, más comúnmente denominado canto gregoriano. Se divide en dos tipos básicos: el responsorio, utilizado para

recitar salmos y la antífona, un modelo más melódico. Después de que su forma fue establecida por el papa Gregorio I a finales del siglo VI, se reformó a inicios del siglo XVII y una vez más a finales del XIX, antes de que el Papa Pío X decretara en 1903 la vuelta a las fuentes más primitivas de que se dispusiera. La labor de estudiar y recuperar estas fuentes fue llevada a cabo por un grupo de monjes benedictinos de la abadía Solesmes, en Francia.

Trovadores y troveros: Poetas líricos en lengua de oc (provenzal) y poetas líricos en lengua de oïl (francés antiguo). El término deriva del verbo trobar (componer versos). Su actividad se desarrolla en Francia entre finales del siglo XI y finales del siglo XIII. Los trovadores, afincados en la región de Provenza, se inspiraron en el antiguo concepto griego de poema lírico como composición vocal. La poesía de los trovadores figura entre las primeras muestras literarias en una lengua distinta del latín, lengua literaria por excelencia durante la edad media. Sus poemas emplean nuevas formas, melodías y ritmos, originales o copiados, de la música popular. El primer trovador del que se tiene noticia fue Guillermo IX de Aquitania. La mayoría de los 400 trovadores que vivieron en esta época fueron nobles o reyes para quienes componer e interpretar canciones era una manifestación más del ideal caballeresco. La música de los trovadores desapareció progresivamente a lo largo del siglo XIII con la destrucción de los reinos del sur de Francia durante las guerras religiosas, que culminaron con la derrota de los albigenses por el poder papal.

Originalmente, los trovadores cantaban sus poemas en la corte y a menudo celebraban competiciones o torneos musicales; más tarde contrataron a músicos itinerantes, los llamados juglares, para interpretar sus obras. Entre sus temas predilectos figuran el amor, la caballería, la religión, la política, la guerra, los funerales y la naturaleza. Sus formas de versificación eran la cansón (por lo general de amor cortés), la tensón (diálogos o debates), el serventesio (canción política o satírica), el planto (canto fúnebre o endecha), el alba (canción matinal) y la serena (canción nocturna). El acompañamiento musical se interpretaba generalmente con instrumentos de cuerda como la viella (violín medieval) o el laúd. La notación indicaba el tono, pero no el tiempo o el ritmo. En la actualidad se conservan unas 300 melodías y cerca de 2.600 poemas trovadorescos. La música de los trovadores influyó de manera decisiva en el desarrollo de la música profana medieval (véase Música Occidental).

Los troveros desarrollaron su actividad en el norte de Francia y su obra incluye canciones de gesta y poesía cortesana. Sus canciones estaban muy influidas por los trovadores, enviados al norte de Francia en torno a 1137 por Leonor de Aquitania, nieta de Guillermo de Poitiers. Leonor se estableció en la corte parisina tras contraer matrimonio con el rey Luis VII, y trajo consigo a los poetas y músicos de su tierra natal. Los troveros empezaron por copiar y adaptar las obras de los trovadores y más tarde desarrollaron un género propio, similar en su temática y su forma musical al de los trovadores, aunque de carácter más épico. Se conservan cerca de 1.400 melodías y 4.000 poemas escritos por los troveros, el más famoso de los cuales fue Adam de la Halle.

Canto gregoriano

Cantigas: canciones monódicas galaico-portuguesas de los siglos XI, XII y XIII, de carácter profano o religioso. Tiene sus orígenes en el arte trovadoresco que surge en Francia durante la edad media. Las buenas relaciones que por aquel entonces existían entre Francia y algunas regiones de España, como el reino de León, hicieron que muy pronto surgieran trovadores en ese país. Así se desarrolló en las tierras galaico-portuguesas, antes que en el resto de España, la lírica medieval.

De todos los cancioneros que aparecieron en aquella época con cantigas de amor y de escarnio, se ha perdido casi todo. Sólo se han conservado seis de las siete Cantigas de Amigo (o de amor) del trovador gallego Martín Codax del siglo XIII, de las cuales la más conocida es Ondas de mar de Vigo, algunas piezas de trovadores catalanes y la colección más importante, conocida como las Cantigas de Santa María del rey Alfonso X el Sabio. Esta obra, la más importante de la lírica española, recopilada en el siglo XIII, contiene 417 canciones en lengua culta gallega. Se dividen en dos clases: las cantigas de miragres, que relatan milagros o favores de Nuestra Señora, y las cantigas de lloor que son un canto de alabanza a la Virgen. Parece que el Rey tuvo un especial interés en esta colección, dirigiéndola personalmente y colaborando con melodías compuestas por él mismo. El origen de estas cantigas es diverso: unas procedían de modelos anteriores de carácter litúrgico y popular, como secuencias, lais y melodías de sabor gregoriano y otras estaban compuestas por el propio Rey o sus colaboradores. Los milagros que relatan solían ser sucesos locales de carácter milagroso o histórico, o episodios legendarios que procedían de Europa a través de cancioneros que el mismo Rey podía haber conocido.

Las Cantigas de Santa María se conservan en cuatro códices: dos en la biblioteca del monasterio del Escorial, uno en la Biblioteca Nacional de Madrid y un cuarto en la biblioteca de Florencia. Los cuatro manuscritos contienen una bellísima colección de miniaturas donde aparecen ilustrados más de 35 instrumentos musicales, tocados por moros, judíos y cristianos. En 1884 la Real Academia Española publicó en dos volúmenes el texto de las cantigas; en 1992 apareció un tercero con la transcripción musical de Julián Rivera, y en 1943 Higinio Anglés realizó un gran trabajo de investigación sobre ellas. Ésta es una de las colecciones de música medieval más apreciadas y valiosas que se conservan en el mundo; se trata de un fenómeno singular en toda Europa.

Adam de la Halle: También llamado Adam le Bossu (c. 1237-c. 1287), trovero francés. Nació en Arras y fue miembro del séquito de Carlos de Anjou, que más tarde fue el rey Carlos II de Nápoles. Su fantasía satírica en prosa Juego de la Feuillée (nombre ambiguo que puede significar tanto el camerín de hojas que adornaba a la imagen de la Virgen en fiestas y procesiones, como también la locura o las acciones alocadas) (c. 1262) está considerada como la primera obra del teatro profano francés. El Juego de Robin y Marion (c. 1282), es en realidad una pastorela teatralizada con música y texto de Adam y fue la precursora de la ópera cómica. También compuso motetes y canciones polifónicas.

MÚSICA MEDIEVAL- La monodía. Los profundos cambios que el Feudalismo provocó en todos los aspectos de la sociedad Europea afectaron también a la música. La preocupación religiosa propia de la época se tradujo en una evidente y larga primacía de la música litúrgica , que alcanzó a partir del siglo xi un gran nivel de profundidad expresiva . Surgió así el canto monódico Cristiano cuya máxima expresión fue el Gregoriano. La melodía , cantada al unísono traducía el sentimiento religioso por la propia fuerza de su elocuencia , sin apoyos armónicos o rítmicos de especie alguna. Con tales elementos los músicos medievales supieron crear una música de extraordinario vuelo místico , equiparable en grandiosidad y austera belleza a las grandes iglesias en las que se cantaba . La monodía cristiana creó también los primeros sistemas de notación musical (los neumas ) ; Con el tiempo estos sistemas se fueron perfeccionando y homogeneizando hasta derivar en el pentagrama y en las 7 notas clásicas cuyo nombre deriva de las primeras sílabas de los versos a un himno a San Juan. Himnos , antífonas y más tarde misas fueron las formas propias del arte Medieval religioso. Pero la primacía de este no significa que la música profana no tuviese su lugar y viviera la su propia evolución. Los trovadores , juglares o ministriles de la Edad Media como los antiguos aedos Griegos, narraban en versos cantados las hazañas Bélicas de los caballeros y los elevados sentimientos de amor de los jóvenes . La poesía trovadoresca a llegado hasta nosotros; mucho menos lo ha hecho la música que acompañaba a esta poesía. Pese a ello conocemos los nombres de algunos trovadores: uno de los célebres fue el rey de Inglaterra Ricardo Corazón de León, y algunas melodías . La música trovadoresca conservó algo de la importancia rítmica y creó sus propias formas. : balada , rondó , lai , virelai ,etc. . Durante toda la alta Edad Media la música tuvo 2 ámbitos perfectamente definidos : el templo y las cortes nobiliarias. El apoyo de los aristócratas hacía posible la mayor o menor gravitación de los compositores e intérpretes musicales en la vida cultural de su entorno y algunas cortes Flamencas Italianas y Alemanas descollaron por el nivel de sus expresiones musicales.

Los artistas en general tenían un estatus servil y vivían en medio de una gran inseguridad económica y sometidos a la tiranía del gusto, no siempre refinado , del conde ,duque o margrave al que servían.

LA POLIFONÍA:

A partir del siglo XII y a medida que se afirmaban y definían los modos mayor-menor y la música adquiría un carácter definidamente tonal surge, como verdadera revolución la polifonía o sea el arte de combinar sonidos distintos . Nacida en la música profana, la polifonía toma pronto carta de ciudadanía en la liturgia y se va haciendo cada vez más compleja y rica . Las nuevas formas (motete , madrigal , fuga , oratorio ) se crean especialmente para servir de vehículo a la riqueza polifónica. Sobre la voz que sostiene la melodía es decir el tenor se van agregando otras voces, en variaciones horizontales y verticales , y un nuevo universo sonoro se abre esplendente a los oídos habituados a los cantos monódicos . A partir del siglo XIV los compositores comienzan a hablar de ars nova para diferenciar la música que estaban creando de la que se hacía antes (siglo XIII ) esta pasa a ser llamada ars antiqua .El ars nova revive y proyecta los aspectos rítmicos la escala cromática se impone claramente a la diatónica , la armonía se hace cada vez más rica y compleja y los instrumentos se multiplican y se perfeccionan. Surgen nuevas formas y aparece la música dramática que es la antecesora de la ópera se perfeccionan los sistemas de notación y se impone en el campo religioso la misa como la más alta forma de la música litúrgica .

Comienzan a hacerse célebres los primeros compositores y algunos de ellos llegan a lograr gozar de fama y posición . Merecen citarse Antonio de Cabezón el Padre Victoria el flamenco Roland de Lassus que fue el máximo exponente de la escuela Flamenca que constituyó una verdadera vanguardia y también Palestrina pilar fundamental de toda la música Italiana.

RENACIMIENTO:

El renacimiento consideró la evolución ya apuntada en el siglo anterior, y aportó algunos cambios :

La música profana adquiere más importancia y se desarrolla con gran fuerza la forma operística

, se crean nuevos instrumentos como el clavicordio y el clavicémbalo entre ellos se refuerzan los aspectos rítmicos de la música, se libera y se perfecciona la armonía ( disonantes ) y

Predominan los elementos cromáticos.

De acuerdo con la tendencia general de la evolución del pensamiento humano, la expresión musical se hace más antropocéntrica y se aleja del misticismo Medieval .

Es difícil señalar a veces una diferencia clara entre el Renacimiento y el Barroco.

Claudio Monteverdi, p. Ej. ., el creador de la Ópera como género manifiesta en esta

Obra esta transición y es difícil incluirlo en alguno de estos periodos.

Los elementos que se habían incorporado en épocas anteriores alcanzan su punto

Máximo en el Barroco.

OBRAS OÍDAS EN CLASE PERTENECIENTES A

ESTAS ÉPOCAS

- Adam de halle escribió ritmo de Vaqueiras

- Cantigas de Santa María

- Otra Cantiga de Santa María llamada Moito Devemos Bazos

- Ave María de Tomás Luis de Vitoria

- Obra de Sceateni Morí

CARACTERÍSTICAS DEL CANTO GREGORIANO

- Religioso 100%

- Escrito a acepilla es decir sin instrumentos aunque a veces lleva el órgano

- Monódico ya que tiene una sola línea musical

- Tiene ritmo libre determinado por el texto

- No se escribe ni con nitas ni en pentagrama sino en tetragrama y se representa con neumas

SE PUEDE CANTAR DE LAS SUIGUIENTES FORMAS

- Directo: Una persona

- Antifonal: Dialogan 2 coros

- Responsorial: un coro

El Renacimiento abarca desde los siglos XIV al año aproximado de 1580

Tienen varios tipos

- Polifonía

- Religión como la música profana donde hay varias formas madrigal , villancicos , romances y ensaladas.

LUEGO TIENE VARIOS FAMOSOS COMPOSITORES

- PALESTRINA : Fue encargado de que eliminara todo aspecto Profano y que compusiera misas para atraer a la gente. fue Italiano

-LUTERO : En torno a él surge el coral que es un canto protestante

- MONTEVERDI: Compositor más importante de Madrigales Marca el paso del Renacimiento al Barroco.

RENACIMIENTO ESPAÑOL

- Tomás Luis de Vitoria que fue un gran compositor

- Antonio de Cabezón que fue gran compositor del sistema de la variación.

- Juan de Enzima que fue un compositor que destacó en la recopilación de obras cancioneras

- Cristóbal de Morales que destacó por la religiosidad de sus obras

En las ensaladas y los Madrigales destaca Mateo Flecha

Los instrumentos son el órgano y a vihuela que es el antecesor de la guitarra.

Papa San Gregorio

Recopilador de los cantos Gregorianos

Alfonso X “El Sabio”

Creador de las cantigas de Santa María