Campañas contra los abrigos de piel

Protección de los animales. Peligro de extinción. Caza indiscriminada. Cria en cautividad. Pieles acrílicas

  • Enviado por: Piya_piya
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

1.-DÍGALE NO AL USO DE LAS PIELES

Campañas contra los abrigos de piel

Por sostener que no hay crueldad si no hay quien la compre y creyendo que el comercio de pieles de animales esconde un grado de crueldad inmenso para con los animales que se utilizan, ADDA ha mantenido la continuidad de campañas de información sobre este tema. La entidad sostiene que cada año millones de animales son sacrificados en todo el mundo para proveer a la industria peletera. El 50% de los animales que mueren en estas circunstancias se cazan con trampa cepo de mandíbulas de acero, instrumento que atrapa a los animales, lastimándolos, fracturándolos y mutilándolos, con frecuencia sin provocarles la muerte que sobreviene a veces después de muchas horas o varios días, en oportunidad en que el cazador pasa recogiendo las presas. La trampa cepo es la trampa mas popular en el interior de nuestro país.
Las presiones de las entidades defensoras de los animales hicieron que la Unión Europea librara la Resolución -3254/91 adoptando dos provisiones : prohibir el uso de la trampa cepo de acero para todos los miembros de la Unión a partir de Enero de 1995 y la importación de pieles de países que tuvieran esa trampa u otros métodos crueles. Esta Resolución de la Unión Europea fue postergándose a pesar de las comisiones que funcionaron en todo el mundo para estudiar el caso desde diversos sectores.

ADDA integró la Comisión que se formara en Argentina bajo el auspicio de la IRAM como rama de la ISO - Organismo Internacional de Normalización al que se había encargado este tipo de análisis para conseguir la aceptación de una trampa considerada "humanitaria", e inclusive miembros y delegados de ADDA viajaron a defender la causa de los animales en el extranjero en dos oportunidades - 1994 y 1995. La Presidenta de ADDA como delegada Argentina fue de fundamental importancia en la no aceptación de la palabra `humanitaria' para definir y calificar trampas mejoradas.
Sin embargo las trabas surgían por doquier y ante la inminencia del cumplimiento de la prohibición de la Res. 3254/91 de la UE, países fuertemente peleteros desafiaron la reglamentación con distintas derivaciones.
La trampa cepo sigue siendo usada, los animales padecen la tortura de sus fauces mientras que los países en pugna prosiguen, apoyados por organismos de competencia argentinos dilatando la prohibición de su uso. Las sociedades proteccionistas siguen trabajando en todos los frentes contra este cruel instrumento.
En su última campaña en la vía pública - Abril de 1997 - esquina de Avda. Santa Fe y Callao - Buenos Aires, ADDA verificó que 3 personas por minuto firmaron en contra del uso de artículos y abrigos de piel. A pesar de los convenios que pueda firmar nuestro Gobierno respecto al comercio de pieles, el argentino medio está haciendo un cambio en su estilo de vida en lo que hace al uso de abrigos de piel y ADDA ha comenzado a llamar su atención sobre la importancia de extender este cometido a la abstención de uso de otros artículos realizados también con pieles de animales, como cuellos y puños de prendas, adornos para el pelo y hasta juguetes.

2.- PIELES ECOLÓGICAS

Muchas veces escuchamos que comprar abrigos de piel de animales de criaderos es una alternativa más "humana" frente a las matanzas descabelladas que llevan a cabo los cazadores furtivos con sus armas y cepos. Se nos cruza por la mente la frase "uso sustentable" para aliviar culpas.
Pero, imagine por un momento que a usted lo apresan en una confusa situación, lo encierran en una jaula donde acurrucado apenas puede levantar la cabeza, y que luego de pasar varias semanas sin poder moverse, sin luz natural y con miles de tipos encerrados al igual que usted, gritando a su alrededor; lo vienen a buscar, y le dicen que lo han elegido para hacer un abrigo con su piel, por lo que están deliberando que técnica emplearán para matarlo: rompiéndole el cuello, electrocutándolo, golpeándolo con un mazo en la cabeza, por medio de una inyección letal, ó una muerte lenta causada por monóxido de carbono.
¿Aliviará su dolor, el saber que la miserable vida que le han hecho vivir, no alteró el equilibrio natural?

Millones de animales mueren anualmente en manos de la industria peletera, por medio de trampas que les provocan una lenta agonía, pero también por medio de criaderos donde se "fabrican" en serie dentro de diminutas jaulas y viven años de desesperante hacinamiento antes de una muerte tremendamente dolorosa. Los criadores tienen que lidiar con el canibalismo y la automutilación por parte de los animales, como consecuencia de la insoportable tensión que sufren: no se les permite comportarse de forma natural, tanto animales que recorren varios kilómetros por día, como otros que los nadan, son restringidos de moverse, domesticados y manipulados genéticamente.

Para fabricar un abrigo son necesarios: 8 lobos, 8 pumas, 8 focas, 15 zorros, 15 nutrias, 15 linces, 15 ocelotes, 25 canguros, 30 castores, 35 mapaches, 50 hurones, 55 martas, 60 visones, 250 ardillas, y 300 chinchillas.

En la calle todavía se pueden ver abrigos de piel auténtica, para orgullo de sus dueñas, e indignación de la gran mayoría, que no ve en los tapados de piel un estandarte de poder y prestigio, sino una prueba más del atraso intelectual del Hombre, una vuelta a la época de las cavernas; la valiosa vida de un animal, malgastada como artículo de decoración.
Esta industria ya ha extinguido al visón de mar y al zorro de las Malvinas, entre otros. La nutria de mar, el lince, y el ocelote, todavía corren grave peligro.

3.-EL MEJOR ARGUMENTO ES EL BOICOT

No compre pieles auténticas sino sintéticas. No se deje engañar por la propaganda peletera consistente en mencionar "piel de origen controlado" o "ecológica". Ya se ha visto que los criaderos son extremadamente crueles, y que "ecológico" no es sinónimo de benevolente. Nuestra vanidad no puede justificar semejante nivel de tortura física y psicológica sobre inocentes animales. La tortura y la muerte de seres sintientes no puede, ni debe, medirse con parámetros ecológicos. Digan lo que digan, con las pieles no hay excusas.

4.-PIEL DE PERROS Y GATOS

Desde 1997 la Sociedad Humanitaria de Estados Unidos (HSUS) ha investigado y documentado el comercio internacional de pieles de perros y gatos.

Esta investigación clandestina abarca el mundo entero - desde países proveedores como la China, Filipinas y Tailandia, hasta comerciantes al mayor y al detal en Estados Unidos, Alemania, Italia, Francia y últimamente, Dinamarca.


5.-GENERALIDADES

  • Más de dos millones de perros y gatos se sacrifican anualmente para obtener sus pieles, especialmente en la China y otros países asiáticos.

  • Los investigadores han descubierto entre 50.000 y 100.000 pieles de gato, almacenadas en fábricas de productos animales en la China.

  • Se sacrifican por lo menos diez perros para hacer un solo abrigo - o más, en el caso de usar pieles de cachorros. Se sacrifican hasta 24 gatos para hacer un solo abrigo con su piel.

  • Las pieles de perros y gatos también se utilizan en ribetes, forros, sombreros, figuras decorativas y remedios caseros. Además, se utilizan en juguetes para perros y para calzado.

  • El sacrificio de estos animales es a menudo violento e inmisericorde. Los gatos se estrangulan dentro de sus jaulas, en presencia de otros gatos. Los perros se enlazan alrededor del cuello con alambres metálicos, y luego se les cortan las ingles. El lazo de alambre les corta la garganta a medida que luchan por escaparse, antes de perder el conocimiento. En Harbin, China, los investigadores de la HSUS presenciaron el sacrificio de un pastor alemán - aún consciente y parpadeando - mientras le arrancaban la piel. En una finca de cría de perros a varias horas de Harbin, los investigadores presenciaron perros muertos colgados de ganchos mientras que otros - aún vivos - esperaban su turno dentro de un cuarto frío y lúgubre.

Se acostumbra colocar etiquetas falsas en las pieles de perros y gatos para ocultar su verdadero origen. Los productos de piel de perro han sido comercializados como de gae-wolf, goupee, Asian wolf (lobo asiático), China wolf (lobo chino), Mongolia dog fur (piel de perro mongólico), Sobaki, Pommern wolf (lobo pommern), dogue de Chine, y loup d'Asie. La piel de gato se ha vendido como rabbit (conejo), maopee, goyangi, katzenfelle, natuerliches mittel, chat de Chine, y gatto cinesi. De hecho, los fabricantes chinos informaron a los investigadores de la HSUS que le colocarían cualquier etiqueta que desearan en los productos de pieles de perro y gato, con el fin de agilizar su comercialización. Entre sus sugerencias, figuraron Asiatic raccoon (mapache asiático) y Corsac fox (zorro corsac) para la piel de perro, y wild cat (gato salvaje) para la piel del gato doméstico.

6.-PIELES: NO HAY EXCUSA

La compra de abrigos de piel causa el sufrimiento y muerte de millones de animales. Todo comprador/a de estas prendas es responsable de la dolorosa muerte de los animales y de las consecuencias ambientales que ello conlleva. Anualmente la industria peletera causa la muerte a 140 millones de animales. De ellos, 40 millones son criados y matados en granjas, mientras que 20 millones son matados en su hábitat natural, lo que a su vez produce la muerte de los 80 millones de animales restantes, no útiles para la peletería. En la actualidad todavía se matan animales silvestres en libertad pertenecientes a especies muy amenazadas. En las granjas, la crueldad se inicia desde el momento que se obliga a vivir a animales silvestres privados de su hábitat natural y hacinados en campos de concentración. No pueden desarrollar sus instintos más vitales, se sustituyen sus hábitats y las grandes extensiones de terreno donde vivían por jaulas de dimensiones mínimas aumentando su ansiedad hasta desembocar en agresividad y grandes alteraciones en su comportamiento. Viven apiñados en jaulas diminutas junto a cientos de congéneres. El suelo de rejilla para evacuar residuos destroza e infecta sus pezuñas, y el olor de sus excrementos es insoportable para su olfato. Las granjas, cuyo único objetivo es incrementar la producción, no tienen en cuenta sus necesidades psicológicas y etológicas, causando en los animales estereotipos, movimientos anormales, apatías y auto mutilación. Los métodos utilizados para matar estos animales en las granjas van desde el gaseado con monóxido o dióxido de carbono, la dislocación del cuello, la inyección de pentabarbital sódico, la electrocución o el despellejamiento, a veces vivos, como se hace con el astracán, o cría de cordero de Afganistán. Los animales cazados en el medio natural mueren en dolorosas trampas que hacen que los animales silvestres pasen horas de agonía atrapados en ellas, llegando incluso a amputar sus miembros. Además de las matanzas y la crueldad innecesaria, la peletería tiene un gran impacto ambiental, causado por la ingente cantidad de residuos orgánicos de los lechos de estabulación, de los alimentos y de los cadáveres despellejados, que favorecen la proliferación de ratas y microorganismo patógenos, y el curtido de pieles, en el que se emplean metales pesados que se vierten a las aguas. Además, las granjas peleteras vienen provocando en todo el mundo la introducción de especies exóticas, que llegan a provocar la extinción de especies autóctonas. Existen muchos materiales que hacen innecesaria la utilización de abrigos de piel de animales silvestres. Especialmente las fibras naturales como lana, seda, algodón o lino, e incluso mezclas de seda natural y lana de camello, que imita la piel de nutria, o la lana de angora, similar a la piel de visón. Estos y otros muchos materiales pueden darnos abrigo, y evitar que unos cuantos se enriquezcan a base del sufrimiento innecesario de estos bellos animales. La utilización de prendas de piel suele utilizarse como una demostración de posición social y económica. Una encuesta realizada por SIGMA2 demostró que sólo el 4,9% de los hombres y el 1,9% de las mujeres están conformes con la elaboración de prendas de vestir con pieles, mientras que el 57,8% de los hombres y el 75,1% de las mujeres se mostraron totalmente contrarias a la utilización de pieles de animales.

7.-COLABORA EN LA CAMPAÑA CONTRA LAS PIELES

 1 No compres prendas de piel e intenta convencer a tus conocidos de que tampoco lo hagan.

 2 Difunde todo lo que puedas las razones para no comprarlas, puedes escribir cartas a los periódicos de tu ciudad o protestar a los establecimientos que venden pieles.

 3 Si ya tienes un abrigo de piel no lo uses, con su utilización podrías inducir a alguien a comprar un abrigo parecido.

 4 Participa en las acciones de protesta que se realizan en tu ciudad, colabora en las campaña de recogida de firmas y asóciate a alguno de los grupos que realizan campañas contra la utilización de pieles.

8.-CADA CUAL CON SU PIEL

Como cada año, cuando llega el invierno se recrudece la polémica sobre el uso de pieles. Hasta hace pocos años todo quedaba en meros testimonialismos, pero en los últimos el éxito de las campañas antipiel han alcanzado resultados sorprendentes y han traído como consecuencia la caída de la venta de abrigos de piel y el cierre de numerosas granjas peleteras.

Bastaba con mirar a Europa para adivinar lo que ocurriría más tarde en nuestro país. La razón acaba por imponerse y, por suerte, las nuevas generaciones son más sensibles a estas cuestiones.

Las prendas de piel no son funcionales, no sirven para combatir el frío al faltarles la capa de grasa del animal, que es el verdadera aislante. De hecho dan más calor con la piel por dentro. Tampoco protegen de la lluvia ya que se estropean. Para combatir el frío existen abundantes tejidos naturales y fibras sintéticas, menos voluminosas, poco pesadas y transpirables. De hecho, a ningún esquiador o montañero se le ocurre llevar prendas de piel.

La única razón por la que se utilizan es la estética. Y contra este débil argumento se opone la ética personal y la solidaridad con la naturaleza. El gremio peletero lanza campañas publicitarias defendiendo la libertad de elección de las personas, pero es precisamente ahí donde radica la fuerza de las campañas, en la libre elección tras conocer la crueldad y la agresión a los animales y al medio. Si aún hay alguien que compra abrigos de piel es por falta de información.

Dos son las formas de obtención de las pieles: la caza y la cría intensiva en granjas. La caza se realiza con métodos cruentos como palos y otros no selectivos: cepos, lazos y trampas, donde incluso caen animales protegidos y personas. La muerte se produce tras una larga agonía, desangrándose, por asfixia o bajo la bota del alimañero. Algunos consiguen huir tras arrancarse el miembro atrapado.

Los peleteros, ante el avance de las campañas en contra, han inventado otro recurso publicitario como es la etiqueta "piel de origen controlado" para indicar que se han elaborado con animales procedentes de granjas. Pero no es menos cruel la cría intensiva en granjas. Se trata de una cautividad traumática porque estos animales, por sus características etológicas e instinto, son muy activos y no se adaptan a la estabulación. Precisan correr a diario. Así, por ejemplo, un zorro tiene un territorio de 20 a 50 kilómetros cuadrados, mientras que la jaula mide 0,6 metros. En ellas padecen estrés y esquizofrenia. Se modifica el comportamiento, siendo frecuentes las agresiones que en ocasiones llegan incluso al canibalismo entre ellos.

Las jaulas son espacios reducidos donde el animal escasamente puede darse la vuelta. En la misma jaula vivirá toda la camada. Estos habitáculos son de rejilla por todos sus costados, incluido el suelo, por lo que se deformarán sus membranas plantares. Se les mata con diversos procedimientos como el gaseado con monóxido de carbono, en una agonía que puede durar 30 minutos, descargas eléctricas con electrodos, o desnucados a manos de los operarios. Luego son despellejados y sus cuerpos triturados para servir de alimentación a sus congéneres.

Ante la falta de argumentos se recurre a la descalificación de los defensores de los animales con acusaciones de ignorantes. Pero la realidad es que conforme los ciudadanos tienen mayor grado de información el boicot a este tipo de comercio se incrementa. Y es que los ecologistas no imponemos nuestros criterios, sino que buscamos la modificación de hábitos a través de la concienciación.

9.-10 RAZONES PARA NO COMPRAR PIELES

1ª - La Muerte de Animales

   Anualmente la industria peletera causa la muerte en el mundo a más de 140 millones de animales silvestres. 40 millones de estos animales son criados y matados en granjas y los 20 millones restantes son cazados de la naturaleza, utilizando generalmente trampas no selectivas que a su vez producen la muerte de otros 80 millones de animales no útiles para la peletería. Cada prenda elaborada con piel de animales silvestres esconde la muerte innecesaria de muchos animales y las personas que compran o utilizan las mismas deben asumir su responsabilidad por dichas muertes.

2ª - La Extinción de Especies

   La captura y muerte de animales salvajes con fines peleteros ha llevado durante los últimos siglos a la extinción a diversas especies, como por ejemplo, al visón del mar y al zorro de las Malvinas, mientras que a otras muchas las ha puesto al borde de la desaparición. Algunas de estas especies son: castor, ocelote, pantera nebulosa, nutria marina, tigre, jaguar, koala o chinchilla salvaje. En la actualidad todavía se matan animales silvestres en libertad pertenecientes a especies que se encuentran muy amenazadas.

   En España, la caza de animales por su piel supuso la extinción de la garduña de Ibiza y ha puesto, junto con otras causas, a múltiples especies al borde de la extinción. La nutria ha sido perseguida por su piel hasta la década de los sesenta, en que empezó a escasear tanto que dejó de ser rentable. El oso pardo sigue siendo hoy en día cazado furtivamente, entre otras causas, por su piel.


   Otro ejemplo es el lince ibérico. A principios de siglo más de 300 pieles de lince llegaban cada año a las peleterías de Madrid, procedentes de los montes del Guadarrama, El Pardo y la Cuenca del Alberche. En 1937 aún se comercializaban anualmente en el mercado nacional unas 500 pieles de lince. En la actualidad la población de esta especie no alcanza los 800 ejemplares y se encuentra al borde de la extinción. La utilización de pieles de animales silvestres, ha sido y sigue siendo, una de las principales causas de extinción de especies.

3ª - El Sufrimiento Innecesario

   La peletería no es sólo sinónimo de muerte, también lo es de sufrimiento. Los métodos utilizados para matar los animales son estremecedores. En el caso de animales en libertad su muerte se produce especialmente mediante la utilización de trampas, tales como cepos. Estos métodos no causan la muerte del animal de forma rápida, sino que alargan el sufrimiento. La muerte termina produciéndose tras largo tiempo de agonía.

   En el caso de las granjas, la crueldad se inicia desde el momento que se obliga a vivir a los animales en reducidas cajas junto a cientos de congéneres, con grandes niveles de "stress" psicológico. Las granjas no tienen en cuenta sus necesidades psicológicas y etológicas, causando en los animales estereotipos, movimientos anormales, apatías y auto mutilación, incumpliendo la Convención Europea para la protección de los animales de granja. Los métodos utilizados para matar estos animales van desde el gaseado con monóxido o dióxido de carbono, la dislocación del cuello, la inyección de pentabarbital sódico y la electrocución, hasta el desangrado. La auténtica belleza no se puede lograr mediante el sufrimiento, y la crueldad nunca puede ser elegante.

4ª - La Manipulación Genética

   La manipulación genética es una constante en las granjas. Se realiza una cría "selectiva" basándose en características tales como la calidad y el color de la piel, o el éxito reproductor. Por ello los visones de granja son más grandes y tienen mayor índice de reproducción que los ejemplares libres de su propia especie, aumentando así la producción de las granjas. El resultado es un animal que poco o nada tiene ya que ver con sus características naturales, con lo cual cuando se produce la fuga de animales de granja, estos pueden producir alteraciones genéticas en las poblaciones silvestres.

5ª - El Intento de Domesticación

   La cría en granjas de animales silvestres como son los visones o los zorros, se realiza como si estos fuesen animales domésticos. Los animales domésticos, lo son debido a un proceso de domesticación que duró miles de años. Por ejemplo, llevamos unos 12.000 años conviviendo con los perros, 7.000 con los cerdos y 4.000 con las gallinas. Dado que las granjas europeas más antiguas de visón datan de 1920, estos animales han estado en cautividad menos de 75 años y no se les puede considerar en ningún caso animales domésticos. Son animales silvestres encerrados en jaulas.

   Además, la domesticación de cualquier animal supone la desaparición de la forma de vida y comportamiento de una especie. Este proceso hace que pierda su capacidad de sobrevivir por sus propios medios, pasando a depender del hombre. La domesticación de especies silvestres supone su "extinción", y ello debido únicamente al uso de sus pieles.

6ª - La Introducción de Especies Exóticas

   Una de las consecuencias menos conocidas, pero más impactantes ambientalmente, de la proliferación de las granjas peleteras, es la introducción que suelen conllevar de especies no autóctonas en el medio natural. En diversas partes del mundo los animales escapados de dichas granjas vienen produciendo la ruptura del equilibrio ecológico. Más de 30 millones de visones son criados cada año en las granjas, siendo por ello el visón americano una de las especies procedente de las granjas en que más casos de fugas se conoce. El visón americano fue traido a las granjas europeas en 1926. A España llegaron en 1958 instalándose inicialmente en granjas del centro peninsular y Galicia. Las fugas de visones de dichas granjas vienen repitiéndose desde entonces, existiendo en la actualidad poblaciones en libertad de visón americano, al menos, en Galicia, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Madrid, Navarra, Aragón y Cataluña.

   Entre las muchas consecuencias que tiene la introducción de esta especie, cabe destacar la amenaza que ello supone para el visón europeo, ya que el americano es más grande y compite directamente con el europeo tanto por el alimento como por el espacio. Por ello el Consejo de Europa ha recomendado la prohibición de las granjas de visón americano en zonas que cuentan con poblaciones de visón europeo. Estas introducciones también conllevan graves peligros ante la posibilidad que introduzcan enfermedades o parásitos provenientes de las granjas y no existentes en el medio natural. Las consecuencias catastróficas que tiene para el equilibrio ecológico la introducción de especies no autóctonas, justifica por si sola la prohibición de las granjas peleteras.

7ª - El Derroche de Recursos

   La muerte anual de 140 millones de animales silvestres, para la confección de productos de lujo e innecesarios, es un evidente derroche de nuestro recurso faunístico. Pero además la existencia de las granjas peleteras supone también un derroche energético y de alimentos. Se necesitan 3,3 toneladas de alimento (harina de pescado, proteínas vegetales, cereales, etc.) para confeccionar un abrigo de visón y 1 tonelada para un abrigo de zorro. Si estas cantidades se multiplican por los 30 millones de visones que cada año producen las granjas, resulta que anualmente se usan 1.650.000 toneladas de alimento. Se comprende por qué los bancos de arenque de los países del norte se están agotando, ya que la mitad de los arenques que se capturan en estos países, se utilizan para las granjas peleteras. Nuestros escasos recursos naturales no deben ser derrochados en ningún caso, pero menos aún para satisfacer la vanidad de ciertas personas.

8ª - La Producción de Residuos

   La cría de animales en granjas generan ingentes cantidades de residuos orgánicos de los lechos de estabulación, de los alimentos y de los cadáveres despellejados, que favorecen y desarrollan la proliferación de ratas y microorganismos patógenos, y la eutrofización de las aguas. Además, en los procesos de curtición de las pieles se emplean metales pesados que se vierten en las aguas industriales, envenenando los ecosistemas acuáticos.

9ª - El Lujo Innecesario

   España cuenta con un clima que no hace necesaria la utilización de abrigos de piel, especialmente si comparamos nuestras temperaturas con la de los principales países productores de estas pieles (países Escandinavos, Unión Soviética o Canadá). Si ya en estos países es discutible la utilización de pieles, en nuestro país es injustificable. En realidad, el frío es una excusa para la utilización de estas prendas. Los abrigos, chaquetones, estolas y otras prendas de piel, han sido siempre una demostración de posición social y económica, fruto de una moda basada en la ostentación. Tras una caída en la venta de pieles, se viene intentando imponer las pieles como una moda consumista más, realizando todo tipo de ofertas y pagos a plazos. El hombre vistió con pieles en la antigüedad, pero ya no somos cavernícolas.

10ª - Existen Prendas Alternativas

   Las razones expuestas justifican sobradamente la no compra ni utilización de productos elaborados con pieles, pero es que además existen suficientes materiales alternativos, tanto para luchar contra el frió como para embellecer el cuerpo. El mismo cuero, procedente del ganado doméstico utilizado para la alimentación, supone un material que puede ser aprovechado, apoyando de esta forma nuestra ganadería extensiva. Existe incluso la posibilidad de imitar la piel de determinadas especies. Una mezcla de seda natural y lana de camello se parece bastante a la piel de nutria, mientras que el visón tiene su sucedáneo en la lana de angora. Por supuesto abogamos por fibras naturales como la lana, seda, algodón o lino, pero en el mercado existen suficiente tipo de prendas de abrigo como para desterrar totalmente la utilización de pieles de animales silvestres.

   Para hacer un sólo abrigo (dependiendo de la especie y del tamaño de la prenda) se sacrifican:

Campañas contra los abrigos de piel

  • 60... Visones o Martas

  • 20... Zorros o Marmotas

  • 14... Ocelotes o Lobos

  • 20... Nutrias o Linces

  • 250... Chinchillas

  • 7... Focas, Jaguares o Leopardos

  • 30... Castores o Mapaches

  • 200... Armiños

  • 25... Zarigüeyas

La trampa mas usada es el cepo, aparato que atenaza la pata o el cuello de la victima, la cual puede pasarse varios días agonizando hasta morir por sed, congelación o gangrena. Algunos animales en esta situación padecen tanto terror que, con tal de escapar, se amputan con los dientes sus propios miembros, acabando desangrados. Por cada animal valido para el negocio, caen en las trampas decenas sin valor comercial: perros, gatos, ardillas, aves..., que el trampero remata a golpes al considerarlos alimañas. En otros países, sin embargo, también los perros y gatos son masacrados por su piel.

Recientemente se ha denunciado a China, donde cada ano millones de gatos y perros mueren ahorcados o apaleados para exportar su pellejo transformado en muñecos, portamonedas, guantes, llaveros, etc.

10.-ANIMALES SILVESTRES

Tan criminal negocio no solo utiliza animales criados en granjas, sino que se sirve también de los capturados mediante trampas, método tan brutal que Europa lo prohibió tajantemente en 1995; pero la mafia de las trampas es mantenida por la industria peletera, importando pieles del resto de los continentes; por ejemplo, los tramperos en Estados Unidos matan al año 3,5 millones de animales, frente a los 2,7 millones que mueren en las granjas estadounidenses.

11.-MUERTE EN LAS GRANJAS

Antes de ser convertidos en abrigos de piel, estos pobres seres tienen que padecer una muerte atroz: a los visones se les retuerce el cuello, o bien, se les asfixia con gas, lenta agonía que puede durar 30 minutos, durante los cuales se debaten privados de oxigeno; a otros se les inyecta veneno directamente al corazón. La matanza en las granjas de zorros es aun mas desalmada si cabe: colgados boca abajo, se les golpea la cabeza con un mazo, o son electrocutados; para ello, tras suspender al animal de un gancho, se Ie introduce un electrodo en la boca y otro en el ano, barra metálica que suele perforar los intestinos provocando intensísima dolor hasta que se produce la descarga eléctrica.
En el como del cinismo, la industria peletera afirma que sacrifican a todos los especimenes "sin estrés ni sufrimiento", siendo la verdad que algunos todavía están vivos cuando se les arranca la piel, caso este de los corderitos de atracan, que, reciñe nacidos, o extraídos del vientre de la madre, son inflados con una cana para que el pellejo se despegue mejor, en tanto el animal aun sigue moviéndose.

12.-GENOCIDIO ANIMAL

Cada año, más de 100 millones de animales son torturados para satisfacer la vanidad humana y los caprichos de la moda. En las granjas de cría intensiva —infernales campos de concentración animal— visones, zorros y chinchillas sufren miserable y cruel existencia, hacinados en pequeñas jaulas, negándoseles siquiera el poder apoyarse sobre una base firme, pues hasta el suelo es de cortante malla metálica, con lo que sus patas están permanentemente inflamadas.


13.-CRIA EN CAUTIVIDAD

Bajo las infinitas hileras de jaulas se amontonan los excrementos empapados de orina, insoportables olores para estos animales que poseen un olfato cincuenta veces superior al nuestro. Criaturas como el visón —cuyo habitan son las orillas de los ríos—nunca podrán zambullirse en la limpia corriente de un arroyo, condenados desde que nacen a una cárcel de alambre de apenas medio metro, donde se apelotonan varios ejemplares sin espacio para revolverse, cuando se trata de animales vivaces, solitarios y semiacuáticos, que, en estado silvestre, necesitan hasta diez hectáreas de terreno por individuo.
El apiñamiento en continuo contacto corporal, sin posibilidad de retirarse, produce en ellos graves trastornos de conducta: agresividad, canibalismo (el 25% de las crías nacidas en cautiverio son devoradas por la propia madre), saltos incesantes en busca de huida o depresión

14.- REFERENCIAS

- www.ecopieles.htm

-www.ambiente -ecológico.com

- www.fuerteventuradigital.com

- www.infurmation.com

- www.uva.org

-www.usuarios.advance.com

-www.tierramerica.com

-www.reformas.com

-www.noticias.ya.com

-www.eltiempo.terra.com

-www.amnistiaanimal.org


1