Bulimia y anorexia

Enfermedades. Trastornos alimentarios. Adolescentes. Busqueda de identidad. Psicosociología

  • Enviado por: Juan Pablo Garberi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

TRABAJO PRACTICO

DE

BULIMIA Y ANOREXIA:

  • Investigar que son la bulimia y la anorexia. Síntomas, tratamiento, lugares donde recurrir.

  • ¿Cuál es el conflicto adolescente que puede estar expresando estas enfermedades?

  • Si decimos que estas alteraciones alimenticias son enfermedades psicosociales, ¿cómo creen que influyen los medios en la adolescencia actual?. Ejemplifique.

  • Conclusión:

  • BULIMIA & ANOREXIA:

    • INTRODUCCION:

    La bulimia y la anorexia, se definen en conjunto, como trastornos de la alimentación. La presencia de las mismas se deben en mayor o menor medida a diferentes factores que pueden incluir trastornos emocionales y de la personalidad, sensibilidad genética, presiones familiares, el medio cultural, etc. .

    Estas dos enfermedades, si bien se las considera contemporáneas, poseen antecedentes en el pasado, de hecho, la primera definición fue hecha en el año 1873.

    2-¿CUÁL ES EL CONFLICTO ADOLESCENTE QUE PUEDE ESTAR EXPRESANDO ESTAS ENFERMEDADES?

    • RELACIONE CON: CRISIS ADOLESCENTE, BUSQUEDA DE IDENTIDAD, PROCESO DE SEPARACION, IMAGEN DEL CUERPO, ETAPA ORAL, PUBERTAD.

    Vivimos en una época, donde no es fácil vivir u o encontrar un modelo adecuado para tomar como ejemplo de vida. Nuestra sociedad de comercialización nos obliga a estar constantemente en presencia de lo banal o mejor dicho, superficial. Estamos expuestos a presenciar lo que las masas desean, es decir, nos criamos, aún sin intención de hacerlo con una escala de valores, lo que se dice, muy poco adecuada. Para demostrar lo que intento explicar, tomemos un caso concreto que sucede a casi cada minuto.

    Una vez que la pubertad ha empezado a dejar sus rastros en un individuo(varón o mujer), este comienza a desarrollarse a la par de su cuerpo a ritmo de por sí acelerado. Uno de los primeros obstáculos o conflictos, es la necesidad de buscar un modelo en el cuál basar nuestros actos. Si tomamos en cuenta lo que intenté explicar primeramente, encontraremos difícil el hecho de encontrar a la persona adecuada, sucede que en la mayoría de los casos, especialmente en las mujeres, se sigue el ejemplo del modelo mediático. Este modelo se basa en la superficialidad, ya que su único objetivo (tristemente) es vender un producto de consumo por lo general masivo. Lo único que se puede obtener de estos individuos es su personalidad, por así decirlo, narcisista, dando como único ejemplo es la idea de que si uno no es perfectamente bello, esbelto, etc. , es alguien que no merece atención y debe ser recluido del grupo social.

    Al pensar así, muchas jóvenes se vuelven más que obsesivas, lo que hace que se generen conflictos internos, tales como baja de autoestima, etc. , que acarrean trastornos en la alimentación.

    Otros factores nos llevan a las mismas terribles consecuencias. Cuando el cuerpo se halla en desarrollo, la adolescente siente que pierde control sobre su cuerpo, ya que se ensanchan las caderas y se desarrollan los senos. Frente a la necesidad de imponer un control, se someten a dietas imposibles de llevar a cabo normalmente, se vuelven obsesivas con el peso y buscan acercarse a la forma corporal andrógina, muy similar al cuerpo de niña que llevaban y desean tanto recuperar.

    Si tomamos un libro o manual de psicología, y leemos lo que trate sobre las etapas de evolución, veremos una etapa llamada etapa oral, en la que el infante desarrolla el sentido del habla y empieza a ingerir sus primeros alimentos sólidos. En ella, su boca es el centro de todas sus satisfacciones, este sentimiento vuelve a aparecer cuando el individuo se ve afectado por la bulimia o la anorexia, o quizá ambas. Esto se debe a que los alimentos pasan a cumplir otro rol y el hecho de reprimir los deseos de hambre le dan a la boca un renovado protagonismo.

    Llegada una determinada etapa de la vida, alcanzamos el punto de la desidealización. A lo que me refiero es que durante nuestra infancia, vimos a nuestros padres como modelos perfectos, que no cometían errores y que eran capaces de todo. A partir del ya nombrado punto los bajamos del pedestal en el que los habíamos puesto, y las analizamos de una manera más objetiva, viéndolos más como humanos que como seres todopoderosos. Esto se produce debido a que la mente se desarrolla más ampliamente, aumentando nuestra capacidad de análisis y de discernimiento, logrando vencer hasta cierto punto el vínculo que nos une a nuestros padres. Se empiezan a tomar decisiones (preferencias, estilos, etc.) y se vive con ellas. Esta nueva capacidad de análisis (la misma se desarrolla paulatinamente) nos lleva a cambiar además la percepción de nosotros mismos, nos vemos diferentes y nos sentimos confundidos frente a una avalancha de sensaciones que son acarreadas, al igual que los cambios anatómicos, por el inicio de la pubertad. Todos estos conflictos alimenticios se originan frente a la necesidad de poner un control aparente s3- SI DECIMOS QUE ESTAS ALTERACIONES ALIMENTICIAS, SON ENFERMEDADES PSICOSOCIALES, ¿Cómo Cree Que Influyen Los Medios En La Adolescencia Actual? Ejemplifique.

    Nuestra sociedad cuenta con individuos que rigen sus vidas de acuerdo a sus preceptos. La mayoría de ellos encuentra el hecho de vivir pendiente de tener una figura perfecta, una razón de vida y un punto natural. Con un ambiente de este tipo, no nos debe extrañar el hecho de cómo estas preferencias sean tomadas como obsesiones, haciendo peligrar la vida de quién se ve influenciado, en este caso las mujeres son las más afectadas.

    Repitiendo las palabras de una especialista (Dra. Olkies) que tuve la oportunidad de leer, cito:

    “Desde muy jóvenes, las representantes del sexo femenino están sometidas a una gran presión para satisfacer cierto ideal de belleza que la mida impone con rigor y sin consideraciones”.

    Seríamos muy ilusos al creer que toda esta situación se genera por un simple malentendido de escalas de valores. Hay toda una maquinaria comercial atrás promoviéndola. El negocio de los productos dietéticos o de bajas calorías, mueve millones de dólares alrededor del mundo, y esto va más allá de esa persona que tiene un único objetivo de bajar su tenor graso para sentirse y verse más saludable, el mismo mundo de la moda impone estas peligrosas tendencias. Con la colaboración (bien paga) de personajes célebres, modelos, o figuras de influencia, se promociona este terrible movimiento que ha costado más de una vida.

    Tenemos la suerte de contar con firmas de productos, ropa informal femenina en este caso, como la firma SAIL que alerta en sus campañas gráficas y televisivas, sobre el riesgo de contraer trastornos alimenticios.

    El ser humano al ser un elemento activo, se vuelve sensible con su entorno, hasta en los niveles familiares, o en los grupos de pares, esto implica para el mismo quedar más expuesto a adquirir un trastorno de la alimentación.

    4- CONCLUSION:

    Como en toda conclusión de un trabajo, el profesor evaluará la capacidad de entendimiento del alumno, comprobara si se copió de otro lado y verá si el esfuerzo invertido en la realización de este trabajo sirvió para algo. Es de mí entender que sí.

    La bulimia y la anorexia son unos de los grandes males que aquejan a este fin de siglo, al punto de que los pondría muy cerca de SIDA en una escala del 1 al 10. Quizás para el que no leyó atentamente este trabajo mis palabras suenen algo exageradas, pero mucho me temo que es así, y esto es inclusive empeorado por la ignorancia sobre el tema que todos llevan y que yo llevaba hasta hace unas semanas. Nosotros somos los culpables de este mal, ya que no es un extraño virus de origen desconocido, que se pude evitar bañándose más seguido, sería bueno de que así fuera. Es un mal social que lleva un buen tiempo aquejándonos, si nos remontáramos hacia el siglo pasado veremos que ya existían enfermos bulímicos y/o anoréxicos, es más los romanos de principios de la historia inventaron el hábito de atracarse de comida y vomitar. Considérenme un pesimista, pero para colmo de males, esto empeora, basta con abrir un diario o revista para ver avisos publicitarios en los que se exhiben sin pudor alguno, diferentes tipos de modelos, con la mera intención de vender un producto. Como consumidor estoy de acuerdo con el hecho de que se estimule visualmente al futuro cliente, pero con un enfoque agregado de intelectualidad. Estos mismos modelos que buscan vender o publicitar sus productos o imágenes, se vuelven obsesión de muchos púberes que buscan un modelo a seguir. Estos mismos jóvenes se involucran a tal punto que cambian sus hábitos, desde los alimenticios hasta los actitudinales, convirtiéndose en seres egocentristas y cerrados en sí mismos (valga la redundancia) que sólo se interesan por su imagen, llegando a dañar su cuerpo sin darse cuenta.

    Si bien tenemos centros de asistencia como ALUBA y otros tantos que desconocemos en diferentes hospitales repartidos por el país, no contamos con las campañas de prevención adecuadas. Todo esfuerzo de prevención, no alcanza para cubrir toda la población de manera adecuada. Yo tuve la suerte de ser criado en una familia, donde el diálogo sobre estos temas, siempre era abierto, y no sabía lo desinformado que estaba hasta que realicé este trabajo. Durante la investigación que vino anterior al trabajo, tuve la dicha de enterarme que hay campañas privadas contra los trastornos alimenticios, como en el caso de la casa de ropa llamada SAIL. Este tipo de movimiento es el que logra alcanzar de la mejor manera a la gente, siempre y cuando se cuente con la asesoración de los entes encargados y especialistas en el tema.

    BIBLIOGRAFIA Y FUENTES:

    • Revista VIVA del diario Clarín. Número aparecido el 8/11/1998

    • “La tiranía de las dietas”. Autora: Irene Celcer. Editorial Planeta.

    • “Guía para la familia” Bulimia y Anorexia. ALUBA.

    • “Psicología”. Autora: Rosa Irma Chagel.

    • Banco de datos de la hemeroteca de la Biblioteca Nacional Argentina

    • Diario “El Cronista”. Edición del 20/8/1997

    • Información obtenida de la red Internet con el buscador Altavista, bajo el pedido de Bulimia y Anorexia en español.