Brujería y magia negra

Creencias. Brujas. Inquisición. Religión. Ciencia. Organización secreta. Prácticas mágicas. Sectores: urbano y rural

  • Enviado por: Varios Autores
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 35 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


1. Introducción

Si somos conscientes de la brujería y magia negra como un fenómeno social que ha venido evolucionando a través del tiempo, al igual que nuestra civilización, podemos ver que este proceso se ha realizado conforme a importantes influencias que afectan tanto al fenómeno en sí como a nuestra sociedad.

La brujería y la magia negra son el resultado de creencias que se dan simultáneamente entre quienes la practican y el resto de la sociedad, ya que es ella quién fija los parámetros para el desarrollo de sus principios y sus campos de influencia. Es por tanto, al igual que el arte y la ciencia, una construcción colectiva que sólo adquiere sentido en sociedad."

Es por esta razón, que preguntarnos sobre las diferencias que la brujería y magia negra adquieren dentro de nuestro propio país, y las expectativas en su desarrollo , ya sea, en zonas urbanas y rurales, nos servirían para proyectar una posible dirección que llegase a tomar este fenómeno a futuro.

Por lo tanto, preguntas como : ¿Existen diferencias en torno a la brujería y magia negra, entre los sectores urbanos y rurales de nuestro país?, ¿De qué manera influyen la familia, las creencias religiosas, la ubicación en sectores urbanos o rurales, la educación y el progreso científico en el establecimiento de este fenómeno?, ¿La tradición juega un papel determinante en el sentido que adquiere la práctica de brujería y magia negra en cada sector?, ¿Qué grado de compromiso existe en ambos sectores, rural-urbano, con respecto al desarrollo de la brujería y magia negra?, ¿De qué manera cada uno de estos sectores ayuda al desarrollo de la brujería y magia negra ?, no son poco significativas, si pensamos que con ellas podremos establecer un modelo que refleje nuestra sociedad en estos días, y cómo y en qué dirección se mueven sus fuerzas en el ámbito de nuestras propias creencias.

Nuestra investigación trata un tema que nos involucra a todos como sociedad chilena y contribuirá a la exploración de un área poco desarrollada dentro del cuerpo de conocimientos existentes.

.

2. Marco teórico.

Historia de la brujería(de Frank Donovan).

Capitulo 2: Evolución de la magia brujeril.

Actualmente se dice que solo la gente de América del sur o África creen y practican este tipo de practicas, siendo así vistos por los ojos de los países desarrollados como gente manipuladora y charlatana. El conocimiento mas cabal de las leyes naturales han detonado en gran parte este cambio, aun así existe un contrasentido pues la gente que habita en los países desarrollados tiene cierta clase de fetiches, que cumplen un papel de protección o cabalísticos.

Magia religión y ciencia.

Tanto la magia como la religión implican cierta clase de milagro, solo que en la primera de estas no existen orientaciones divinas de por medio; así lo que es magia para un hombre para otro es milagro.

Si nos remontamos a la antigüedad tal vez el primer sacerdote fue un sabio de la Edad de Piedra que siendo mas inteligente y observador en el asunto de observar su entorno, se vistió con pieles y dijo a sus congéneres que y donde cazar. Así el sacerdote fue al mismo tiempo mago, ambas labores se realizaban indistintamente.

De esta manera a medida que avanzó la historia los magos fueron muy valorados, incluso los reyes persas no tomaban ninguna decisión relevante sin consultar antes a ellos. Incluso en esta época la magia fue la precursora de muchas de las ciencias que conocemos en la actualidad tales como la medicina(curar con hierbas), la astronomía(astrología), y la química(alquimia), entre otras. Con el inicio de la cristiandad se niega un poco la magia y nace la magia de los sabios: la ciencia.

En un principio teólogos y sabios tomaron esta magia y la hicieron suya, así el clero practicaba esta magia, y condenaba a los otros brujos por ser no buenos para ellos.

De esta manera la magia y brujería se van haciendo mala fama a partir de este periodo, por varis razones como:

  • Cuando el clero se hizo poderoso, este se corrompió y se volvió insaciable por vender su magia, incluso los magos no clericales sufrieron el mismo vicio solo que estos últimos practicaban magia a pedido del cliente, siendo esta buena o mala (magia negra).

  • Además en este momento la religión cristiana hizo la distinción entre magia y milagro, considerando a la magia como algo no contemplado por Dios y por tanto no bueno.

  • La brujería clásica.

    Los antiguos manuscritos griegos nos muestran a la brujas como gente que realizaba tareas amatorias como filtros amatorios, e incluso también se decía que eran malas, y se ponía énfasis en los sacrificios que hacían; incluso también se les adjunto la tarea de vaticinar el futuro. Practicaban sus hechizos como poemas recitados con un ritmo y desenlace tal que se comparan con poemas modernos.

    En Roma no se perseguía a las brujas entendiendo estas practicas como religiones de los reinos conquistados, pero a los cristianos se les persiguió por practicar brujería, según Nerón estos conspiraban contra el imperio.

    Influencias clásicas en la cristiandad.

    Desde la caída del Imperio Romano hasta la Ilustración existía un clima proclive a la brujería y magia. Esto se explica por las influencias clásicas. Durante gran parte de esta era se consideraba a la brujería un aspecto de la hechicería, esta solo se perfilo como culto hacia el siglo XV , cuando fue reconocida como tal. Se decía que los brujos que los brujos realizaban hechizos buenos o malos a petición del cliente.

    Capitulo 10 :Conclusiones.

    Lo que las brujas modernas llaman magia no tiene nada que ver con las creencias antiguas. Ellas no creen que se pueda crear tormentas o invocar espíritus malignos, sino que creen que los acontecimientos están controlados por una o varias mentes humanas y ellas buscan como hacer contacto con ellos e influir así sobre las mentes de los otros.

    La magia brujeril es una combinación de ciertos aspectos de del ocultismo y fenómenos de la parapsicología como: Percepción extrasensorial, telepatía, hipnotismo, autosugestión, precognición, escritura automática, radiestesia, y demás.

    La ciencia tiembla al oír la palabra brujería, pero sin embargo han intentado estudiarla expertos en áreas tales como la biología o psicología, y han encontrado similitudes entre sus investigaciones y las creencias de la brujas, tal vez la ciencia del futuro pueda investigar esta practica, por ahora la gran diferencia es la fe que esta de por medio.

    En si misma la magia no tiene sentido moral alguno, pues esta se utiliza tanto para el bien como para el mal, pero es raro ver que sean practicas maléficas. Las brujas plantean que su magia no es infalible, pero dicen que el porcentaje de efectividad es tan alto como para atribuirlo a una simple casualidad.

    Ella creen que todas las personas tienen cierto potencial paranormal que pude ser desarrollado con el aprendizaje. Pero también se necesita del conventículo de la fe, y del ritual para que así cada mimbro contribuya.

    Gardner dice que hace falta cierta aptitud para que los miembros del culto sean eficaces: “ La brujería era y es un mundo que no resulta asequible a todo el mundo. A menos que tengas atracción hacia lo oculto, o tengas una sensación de lo maravilloso, un sentimiento de que puedes, durante unos minutos, escapar de este mundo a uno de hadas y duendecillos no sirve para ti.”

    La publicidad ha creado un aura de sensacionalismo erótico en torno a la brujería que atrae a neuróticos, exhibicionistas, o persona inmaduras e inestables. Las brujas en realidad son serias y mas quisquillosas que sus demás congéneres, incluso tienen estrictamente prohibido debelar su condición de brujas, además los cultos de iniciación no son nada barbáricos, como beber sangre o danzar desnudas, sino que es algo místico, como un sueño místico y sublime para quien de verdad cree en esto.

    BRUJERÍA EN CHILE: ESPACIO DE CRUCES GENÉRICOS, ÉTNICOS Y DE CLASE.

    Algunas definiciones.

    La brujería siendo universal posee realizaciones y definiciones particulares de acuerdo a las culturas; de ese modo podemos distinguir que la brujería es una construcción social y como tal varía de pueblo en pueblo. El auge de las prácticas brujeriles en el mundo occidental se encuentra en Europa a fines de la edad media y durante el renacimiento. Desde esa época la brujería aparece como “... el ejercicio de un poder sobrenatural que se supone poseen quienes han hecho un pacto con el diablo” y, más específicamente, esa persona es casi siempre una “... maga, hechicera... sobre todo (una) mujer a quien la creencia atribuye pactos con el diablo o con espíritus malignos y capaz, mediante su cooperación, de realizar actos sobrenaturales”1

    Por otro lado, algunos especialistas en el tema sostienen la importancia de diferenciar entre magia, hechicería y brujería, entendiendo a esta ultima como “un culto de la antigüedad” y distinguiendo la existencia de una brujería operativa y una brujería ritual.

    Desde la antropología se prefiere utilizar el termino chamán, para el caso de las sociedades sin escritura, como sustituto de “brujo/a” o “curandero/a”.

    Como vemos las nociones varían; pero tiene en común el hecho de que habría personas que pueden actuar ya sea en “bien o en mal” por medio de procedimientos ligados a lo sobrenatural.

    Un planteamiento interesante es el de René Girard, quien pone de relieve la construcción social de la bruja como una victima de las persecuciones sociales, debido a que son una minoría que perjudica a la sociedad y que pese a su insignificancia personal, se entrega a una actividades susceptibles de afectar al conjunto del cuerpo social. Desde esta óptica la bruja es “creada” socialmente, asumiéndose como una victima propiciatoria perfecta.

    Pero, como nos hemos percatado no solo en el mundo occidental la brujería existió como fenómeno social. En África, por ejemplo, esta institucionalizada y en muchas otras sociedades indígenas de Latinoamérica ocupa y ocupó un papel importante. Sin duda, los y las chamanes del universo indígena no sólo tuvieron incidencia en la manipulación de los sobrenatural, sino que “... fueron a menudo líderes y también protectores de sus grupos y los chamanes-mesías sudamericanos solían combinar poderes políticos y mágicos por igual”2

    En el caso mapuche, que es el que se despliega en nuestro territorio-junto al español-, la diferencia entre chamanismo positivo y negativo se especifica en Machi y Kalku, respectivamente.

    El que hace el mal es el Kalku. Sin embargo, las fronteras entre uno y otro son esencialmente coyunturales, toda vez que un machi puede advenir en brujo según el éxito reiterado que tenga en la sanación de sus enfermos. Desde la cosmovisión mapuche ninguna muerte es natural y muchas dolencias físicas son ocasionadas por agentes sobrenaturales, por manipulaciones de los Kalku. De este modo, la brujería tiene una importancia central en la vida de los sujetos: hay que cuidarse de ella y detectarla a tiempo para lograr el equilibrio del cuerpo enfermo.

    Mujeres apasionadas, mujeres enamoradas: las victimas de la Inquisición.

    Como es fácil de apreciar, en el Chile colonial no se produjo una persecución a las mujeres brujas, ni existio el fenómeno de su casería indiscriminada. Por otro lado, la Inquisición en los países periféricos como el nuestro tuvo escasa influencia.

    Los procesos seguidos a Francisca de Escobedo, Juana de Soto, Maria de Encío y Juana de Castañeda guardan algunas semejanzas entre sí. En primer lugar se trata de españolas-salvo la Castañeda que es una mulata- acusadas por consultar a “indias hechiceras”. En segundo lugar, todas ellas son mujeres involucradas con otras para obtener un beneficio mágico. Percibimos entonces que la practica de la hechicería conjuntaba a mujeres de distintas etnias y clases y por tanto que había un lenguaje común que posibilitaba el dialogo entre ambas.

    En tercer lugar, en los juicios que tenemos más información- Maria de Encío y Juana de Castañeda- el motivo del amor, del sentimiento, será el punto nodal de la recurrencia a las hechicerías o supersticiones. Al interior de una cosmovisión en donde los sujetos están ligados a lo trascendente, la recurrencia a métodos mágicos para alterar el destino o favorecerlo no es una acción peregrina.

    De este modo, el compartir la creencia en prácticas sobrenaturales para torcer los designios vitales debió haber posibilitado la creación de sincretismos y agregar elementos importantes a la cultura mestiza latinoamericana; las mujeres- de las distintas etnias en relación- fueron las artífices de esta amalgama.

    La brujería del “otro”: indios rebeldes e idolatras.

    En el recorrido que hemos hecho emerge con fuerza un tipo de “brujería” que, con semejanzas y diferencias, se desplaza en el tiempo. Nos referimos a los procesos por brujería a los mapuches de Boroa, de Chillan y Chiloé. Se trata, en todos estos casos de indígenas, supuestamente asociados, en donde predominan los hombres, pero siempre se le atribuye a una mujer un rol central.

    Las victimas que construye el orden colonial y republicano son entonces “lo otro” de la “blanquidad” - así como las mujeres aparecen para la Inquisición como “lo otro” del poder masculino.

    Al respecto, Girard expresa que: “ las minorías étnicas y religiosas tienden a polarizar en su contra a las mayorías. Este es un criterio de selección de victimas sin duda relativo a cada sociedad, pero en principio transcultural. Hay muy pocas sociedades que no sometan a sus minorías, a todos sus grupos mal integrados o simplemente peculiares, determinadas formas de discriminación cuando no de persecución”.

    Ya sea por las sospechas de alzamiento en lo que denominamos la “guerra de los encantos”; por la paranoia de un sacerdote que veía en cada mapuche a un brujo o por presunción de muertes en Chiloé, grupos de indígenas fueron acusados de practicas hechiceras. En un cierto continuum, desde el siglo XVII al XIX, sobre quienes recaen las dudas y desconfianzas son los sujetos de al minoría étnica mapuche. Esto es de gran importancia en tanto estaríamos en presencia de un mecanismo transcultural de victimas pero es interesante también porque revela que un grupo “blanco”, “civilizado”, comparte similares creencias con el grupo indígena.

    Lo peculiar de estos casos, a diferencia de las clásicas acusaciones de brujería en Europa y el resto de América, es que se trata de persecuciones a individuos, supuestamente asociados en trono a la brujería en los cuales como ya lo dijéramos había una mayoría de hombres y una machi o curandera a la que se imputaban casi todos los males. Sin embargo, los hombres compartían con esas mujeres la calidad de brujos. Por eso, podemos decir que estos sucesos se produce una interacción de genero en donde lo masculino y lo femenino poseen un rasgo que los une: su capacidad de manipulación de lo sobrenatural.

    Común a tos estos procesos estas también cuevas o reni en donde los indígenas celebraría n sus ritos y ceremonias maléficas. Ya sea en ala zona central o en el sur las cuevas eran custodiadas por culebras, lagartos, culebrones, chivatos, invunches y a veces por anchimallén. Una característica de estas cuevas es que ellas se heredaban: pasaban de brujo en brujo. Es posible apreciar procesos de mestizaje cultural en las cuevas: algunas estaban forradas de madera, otras lucían en su interior dorado, la de Quicaví poseía sillas y mesas y todas estaban semi ocultas a los ojos de los mortales comunes y corrientes.

    Otro punto similar es que en casi todos estos procesos los inculpados, además de pertenecer a la cultura mapuche son parientes entre si ya sea por alianza o consanguíneos, o bien vecinos.

    Tal vez, el juicio seguido en el siglo XVII a los brujos mapuches de Boroa por ser más antiguo proporciona interesantes elementos para conocer las relaciones interétnicas y las visiones del “otro” que tenían los españoles. Resulta evidente que lo que los europeos entendieron como “brujería” se relacionaba con practicas chamánicas mapuches. Por otro lado, se trata de un juicio que mezcla la acusación de rebeldía y de brujería juntas.

    En este caso es claro que se trata de una situación en donde las acciones chamánicas se relacionaban tanto con “micropolítica” como con la “macropolítica”. Por una parte, es discernible la resolución de conflictos entre personas a través de “hacer el mal” para restaurar “agravios” y por la otra, la conclusión de las tensiones entre mapuches “amigos” de los españoles y “enemigos” de éstos.

    Se pueden así conectar las practicas de “brujería” con procesos de resistencia étnica.

    Los brujos como enclaves de la diferencia.

    El proceso seguido a los brujos de Chillan revela una serie de similitudes, como lo expresáramos, con el anterior. Desde nuestra óptica, leemos en este caso el devenir de los mapuches en la zona central, mestiza y española.

    Nuevamente aquí aparece el terreno de las relaciones interétnicas y de genero. Un grupo de indígenas mapuche sindicados de brujos, supuestamente se reunían para confabularse y hacer hechicerías.

    Un numero más o menos igual de hombres y mujeres se congregarían para efectuar borracheras y bailes, en un entramado de elementos que pertenecen tanto al universo indígena como al europeo: el chivato pillán, las guitarras en conjunto con el cultrún, etc. En los brujos de Chillán se puede vislumbrara parte de la cultura mestiza de la zona central del país.

    La organización secreta.

    En plena Republica emergerá nuevamente la acusación de prácticas hechiceras contra un grupo de mapuche-huilliches.

    Observamos en este caso, que también la brujería esta asociada a la solución de tensiones intra e intergrupales. La “asociación” aparece así brindando “justicia” dentro de una compleja estructura administrativa de tipo mestizo

    ( en el sentido de la combinación de elementos de la jurisdicción chilena con la indígena).

    La muerte del mal.

    Los tribunales contemporáneos de justicia también actuaron en un caso de acusación de brujería que a diferencia de los anteriores fue resuelto sin recurrir a ellos. Juanita Catrilaf fue procesada por el asesinato de su abuela la machi Antonia, acusada de ser Kalku (bruja.) Por la propia comunidad indígena. Juanita fue absuelta por pertenecer a un mundo “otro”, su violencia es aceptada por estar inmersa en un código no chileno, desplazando la culpa a la sociedad global que abandona a los indígenas en la miseria y la ignorancia. Así, si antes idolatras y faltos de fe, hoy los mapuches son víctimas del abandono de la civilización, de una sociedad que es responsable de que ellos sigan cometiendo actos salvajes (prácticas de brujería y superación de sus efectos vía un dictamen cultural: dar muerte a la bruja.)

    Quizás sea este el caso más interesante, desde el punto de vista de la construcción de la bruja- víctima, sobre todo, porque ocurrió en una época moderna y porque, como en un sueño recurrente, los “otros”, los indígenas, son los sujetos en los cuales recae el ser hechicero.

    1 es interesante señalar que el diccionario de la real academia española aparece como definición de brujería: superstición y engaños en que cree el vulgo, se ejercitan las brujas, y entre las acepciones de bruja mujer fea y vieja.

    2 Weston la Berre citado or Solomon; 487.

    “BRUJERÍA Y MAGIA EN AMÉRICA”.

    Capitulo: La brujería americana.

    e. Conclusión.

    La religiosidad amerindia es un animismo que, acentuando, según las religiones, el aspecto fetichista o totemista, se diferencia de la africana en cuanto al papel desempeñado por el hechicero.

    El chaman es un superhombre gracias a sus extraordinarios poderes, el hechicero africano es más bien un sabio.

    Ambos conocen la manera de utilizar las fuerzas espirituales, pero el chaman, a diferencia del hechicero africano, que mas bien procura su alianza o benevolencia, manda sobre los espíritus.

    Según el animismo africano, los espíritus pueden poseer a cualquier persona; en la versión amerindia, los espíritus poseen tan solo al chaman.

    Este puede transferir su alma al cuerpo de animales u otras personas, suspendiendo las funciones vitales del propio, mientras que el hechicero africano no.

    En ambos animismos, las almas de los fallecidos influyen en los acontecimientos de la vida y están en intimo contacto con los vivos; sin embargo, el manismo no es precisamente un aspecto desarrollado por los amerindios, quienes más bien temen instintivamente a los fantasmas y procuran alejarlos a base de constantes ofrendas.

    Nos parecen aceptables las conclusiones de Metreux acerca de las tribus amazónicas y validas para ser aplicadas, salvo las variantes señaladas, a la religiosidad amerindia en general.

    Resumiendo los amerindios creen:

    1º En la existencia de un ser supremo, fuerza o espíritu que no suele interferir en los asuntos humanos y al que no es preciso tributar culto.

    2º En la existencia de fuerzas o espíritus no humanos, invariablemente hostiles a los hombres, cuyos fetiches son los bosques, ríos, montañas, animales, los fenómenos geológicos y meteorológicos, etc.

    3º en la intervención dañina de las almas de los hombres y de los animales muertos, en sus venganzas, apariciones, etc.

    4º en los extraordinarios poderes del chaman, que radican no tan solo en sus ciencia, sino en las facultades parapsicológicas que le permiten obrar milagrosa y prodigiosamente.

    5º Que son fetiches las maracas, varias drogas, el uso del tabaco, ciertas bebidas, collares y pulseras.

    6º Que las almas, durante el sueño, pueden abandonar los cuerpos y extraviarse, pudiendo ser capturadas por el chaman a fin de utilizarlas para sus fines.

    Los chamanes son individuos de temperamento nervioso y excitable. Sus trances pasivos suelen ser violentos y llegar a crisis epilépticas o de estupor catatónico, los activos, esto es, cuando es él quien posee en vez de ser poseído, implican la catalepsia, esto es: el estado de muerte aparente.

    La religiosidad amerindia no esta restringida a los núcleos de población indígena: asimiladas de varias maneras por las otras corrientes que integran el sincretismo, desempeña un papel trascendente, como tendremos ocasión de explicar.

    Primera parte del libro “La Brujería”, Capítulo 2 “Los orígenes”, “las bases religiosas hasta la antigüedad clásica”.

    La brujería es la degeneración de una de las primeras etapas de creencias y prácticas religiosas de la humanidad. A lo largo de la historia, ha añadido a sus primitiva esencia parodias de las distintas religiones posteriores, en lucha con ella, y que después de generaciones la han hecho permanecer en la oscuridad. La historia del culto de las brujas se puede comprender únicamente considerando el desarrollo religioso en su conjunto.

    La religión, es decir, la relación del individuo con el cosmos, se consideró en un principio algo exclusivo de un grupo, y el sentimiento religioso creció apoyándose en la danza.

    Originariamente al hombre protopaleolítico solo se le puede considerar en grupo, con un sentido de grupo, motivado fundamentalmente por sus deseos de alimento, sexo, y autopreservación, y que ejercita un sentido de unidad psicológica con la danza.

    Gradualmente y durante un extenso período de tiempo se empieza a desarrollar el sentido de individualidad personal. El mecanismo del grupo se altera, y de ser un matriarcado dominado por las mujeres, se convierte en un patriarcado dominado por los hombre.

    El individualismo provoca soledad y miedo. Como consecuencia de este miedo, el individuo trata de ampararse en el grupo y el éxtasis de la danza le proporciona la deseada protección, corriendo a cargo del más viejo de los varones o de las hembras del grupo el organizarla. Así llegamos a los primeros sacerdotes, hechiceros e iniciados.

    La danza se convierte en una experiencia emocional para la persona, es decir, una liberación y una solución de los problemas individuales así como una práctica de grupo, un ejercicio de la comunidad con objeto de alcanzar el propósito general.

    El desarrollo del conocimiento del mundo exterior había conducido al animismo y al culto de los fenómenos naturales, incluyendo el culto a los antepasados. El hombre es todavía parte de la naturaleza, pero se van dando cuenta de que está escapando de ella y trata por todos los medios de permanecer identificado. Hace ofrendas a los árboles, y trata de mantenerse unido al mundo animal del cual se está alejando. Se autoconoce, tiene conciencia de su sexualidad y trata apasionadamente de volver al edén. Durante algún tiempo lo consigue por medio de la danza y de los ejercicios religioso, pero poco a poco se convierte en un simple truco. Cuando se da cuenta de ello y de que es incompatible con sus anteriores creencias, entonces el anterior liberador se convierte en superstición y el hombre lo inscribe en la historia como magia.

    El mundo creció y las culturas se separaron aún más, definiéndose cada vez más la personalidad individual. Lograr aquella psíquica liberación dependió progresivamente de ejercicios establecidos de antemano. Podíamos llamarlos religiosos cuando se llevaron a cabo de buena fe y con un fin inconsciente, y se convirtieron en magia cuando se procuraron de forma consciente como una liberación individual. Así pues, la religión, que es algo que ofrece, se convirtió en algo diferente de la magia, que recibe.

    Capítulo 11, “los poderes y las prácticas”

    La brujería, considerada como una oposición a la Iglesia y un organizado culto al diablo, constituyó una ofensa contra la sociedad, pero fueron los actos de perversidad individuales los que provocaron la mayor parte de las acusaciones.

    Al considerar los hechos atribuidos a las brujas, relativos a un tipo de magia natural y benéfica, es importante recordar que la simple fe en la curación y la venta de puerta en puerta de remedios a base de hierbas no pueden ser considerados en absoluto como brujería. La brujería propiamente dicha existió tan sólo cuando los poderes convocados se consideraban diabólicos, y cuando los implicados en este tipo de operaciones buscaban ayuda en alguna fuerza exterior no aceptada por las instituciones y creencias ortodoxas.

    Los recursos y métodos de las brujas fueron los de los pueblos prehistóricos. Poseían fragmentos del antiguo conocimiento de las hierbas, de sus propiedades ya olvidadas, y conservaban la destreza, mantenida durante generaciones, en el trato con los animales.

    La forma más común de provocar un mal, o en ocasiones, algún beneficio era utilizando la magia de simpatía: la ley de la similitud El mal de ojo fue simplemente una señal de hechicería, en el sentido de que el ojo puede tener el significado de un compromiso personal e íntimo. Los conjuros fueron innumerables: cada deseo maligno podía representarse por un símbolo mágico que ejercía su acción en el sujeto que lo llevaba.

    Capítulo 14, “la situación contemporánea”

    Si las prácticas originales primitivas guardan relación en diferentes partes del mundo, lo mismo sucede con la tradición esotérica - la corriente secreta de la magia y las creencias por las cuales los primitivos poderes fueron conservados entre los adeptos enfrentándose a filosofías y religiones que no poseían -. La alta magia, la “doctrina secreta”, debe vivirse para comprenderla. Proporciona la propia identificación con el cosmos y con los poderes inherentes a él. Persiste en muchas formas y lugares. Sus enseñanzas que son heréticas para cualquier religión ortodoxa, tan sólo son perversas y constituyen la magia negra, cuando se emplean para fines personales.

    Magia y religión son términos similares en cualquier tipo de sociedad. Ambas generan poder. Si este poder se encauza de forma errónea o cualquier tipo de convencimiento, constituye la magia negra. La magia negra o su conocimiento superficial, buscando ganar y no dar, alcanzar y no contribuir, es lo que los adictos conocen como el “sendero de la mano izquierda”. Proclaman que es muy poderoso y sus practicantes a menudo terminan trastornados con la ayuda de drogas y las prácticas que impone. Llegan a este estado, o bien por convicción, o por reacción contra alguna creencia establecida y son los compañeros intelectuales de las brujas.

    Aunque la brujería, clandestinamente, se sigue practicando en aquellos lugares donde subsiste una fuerte y primitiva creencia religiosa, en la actualidad puede considerarse prácticamente extinguida en Europa y en América.

    3. Objetivos

  • Objetivo General:

  • Analizar las posibles diferencias, si las hay, en la practica de magia negra y brujería en los sectores urbano-rural del país.

  • Objetivos Específicos:

  • a)Evaluar qué factores culturales, tales como la tradición, la familia, las creencias religiosas, ubicación urbano-rural, educación y progreso científico, desempeñan una influencia decisiva en el desarrollo de este fenómeno.

    b)Establecer si las áreas rurales son más ventajosas para el desarrollo de la brujería y magia negra en el país.

    c)Evaluar de forma aproximada la noción que los encuestados tienen del tema a desarrollar.

    4. Hipótesis

    • La diferencia en la practica de brujería y magia negra, nace del efecto negativo o positivo que producen la familia, la tradición, las creencias religiosas, locación geográfica, educación y el progreso científico, en cada sector (urbano-rural).

    4.1 Definición de variables conceptualmente

    Sector Rural: sector que está en la periferia de las ciudades o en el campo.

    Sector Urbano: es el sector en el que se ubica una ciudad.

    Practica de Brujería y Magia Negra: Realización, o aplicación de conocimientos de brujería y magia negra con cierta frecuencia.

    Familia: grupo social básico creado por vínculos de parentesco o matrimonio presente en todas las sociedades. Idealmente, la familia proporciona a sus miembros protección, compañía, seguridad y socialización.

    Tradición: Transmisión hecha de generación en generación, de hechos, doctrinas leyes, costumbres, etc.

    Creencias religiosas: conjunto de creencias o dogmas que definen las relaciones entre el hombre y la divinidad.

    Educación: Conjunto de medios que desarrollan en los grupos y en los individuos la instrucción o las opiniones.

    Progreso científico: Cambio gradual de la ciencia, tendiendo a mejorar o aumentar.

    • Las definiciones hasta ahora expuestas han sido extraídas desde “El Pequeño Larousse”, 1998.

    Lugar geográfico: lo entenderemos como el espacio de ubicación geográfico del sector, ya sea rústico o bien civilizado, como la metrópolis.

    Efecto positivo: será definido como el resultado de la acción de los factores ya nombrados cuando favorece el desarrollo de la brujería y la magia negra.

    Efecto negativo: resultado de los factores cuando desfavorece el desarrollo de la brujería y la magia negra.

    4.2Definición operacional de variables e instrumento de recolección de datos

    La representación de las variables anteriormente expuestas en la relación con las preguntas que se efectuarán en el instrumento de recolección de datos, es la siguiente:

    Concepto evaluado

    Numero de la pregunta

    Conocimientos del tema

    4, 6 y 7

    Opinión respecto al tema

    5,10,11,12 y 13.

    Experiencias con brujería

    6 y 7

    Familia

    8 y9

    Creencias religiosas

    3, 9 y 10.

    Educación

    2

    Progreso científico

    12

    Ubicación urbana-rural

    1

    5. Verificación de la hipótesis.

    El método es cuantitativo y la técnica de investigación es la encuesta.

    5.1 Selección de la muestra.

    El total de personas encuestadas es 24, la muestra consta de 2 grupos heterogéneos que fueron elegidos al azar para comprobar la validez de nuestra hipótesis.

    La muestra fue tomada el día martes 30 de octubre e incluyó a 12 personas que viven en la localidad de Pirque, ubicada en las afueras de Santiago, en la Región Metropolitana. La otra muestra fue tomada el miércoles 31 de octubre en la Plaza de Armas de Santiago.

    5.2 Instrumento de investigación.

    A continuación el instrumento de medición tal como ah sido formulado, éste pretende medir la importancia de las variables y de sus interacción.

    Encuesta.

    Buenos días (tardes)

    Somos estudiantes del Programa de Bachillerato de la Universidad de Santiago de Chile y estamos realizando una investigación acerca de la brujería y magia negra en las zonas urbanas y rurales del país, para lo cual nos sería de mucha utilidad si pudiera contestarnos algunas preguntas.

    1) Usted vive en un sector:

    a) Urbano.

    b) Rural.

    2) ¿Cuál es su nivel académico?

    3) ¿Tiene alguna creencia religiosa?

    Si ¿Cuál?

    No

    4) ¿Cómo es su concepto de brujería y magia negra?

    a) Son lo mismo.

    b) Son distintos pero no tengo clara la diferencia.

    c) Son distintos y tengo clara la diferencia.

    5) ¿Cree en la efectividad de estas prácticas?

    a) Si.

  • No.

  • 6) ¿Ha participado o participa de ritos de brujería o magia negra?

    a) Sí

    b) No.

    * si usted ha participado continúe con la pregunta 7, si no es así salte a la pregunta 8.

    7) ¿Por qué ha decidido participar de estos ritos?

    a) Porque creo en esto como una manera de hacer las cosas.

    b) Porque es divertido y fuera de lo común.

    c) Porque es una alternativa a la religión.

    d) Por influencias de terceras personas.

    8) En su familia. ¿Ha tenido alguna referencia (historias, anécdotas) en que usted encuentre elementos de magia negra o brujería?

    a) Sí.

    b) No.

    9) ¿Dentro de su familia usted fue formado en alguna religión?

    a) Sí.

    b) No. ¿Cuál? ___________________

    10) ¿Usted piensa que sus creencias religiosas le aproximan o le alejan de la magia negra?

    a) Me aproximan.

    b) Me alejan.

    11) ¿ La sociedad nos facilita vías para acercarnos a la brujería y magia negra?

  • Si ¿Cuáles?

  • No

  • 12) ¿ Según su opinión los progresos en la ciencia han disminuido la influencia de estas prácticas?

  • Si

  • No

  • 13) ¿ En que situaciones recurriría usted a este tipo de prácticas?

    6. Presentación y Análisis de datos.

    6.1 Presentación de los datos.

    6.1.1 Sector rural.

    En el sector rural los resultados generales de la encuesta fueron los siguientes, para cada pregunta.

    Pregunta 2. Nivel de educación.

    Sin estudios 1 encuestado (8.3% del total).

    Básica 4 encuestados (33.3% del total).

    Medio 6 encuestados (50% del total).

    Superior 1 encuestado (8.3 % del total) .

    Pregunta 3. Creencia religiosa.

    Todos contestaron tener alguna creencia religiosa.

    Católica 7 ( 58.3 % del total).

    Evangélicos 2 (16.6 % del total).

    Creen en Dios 3 (25% del total).

    Pregunta 4. El concepto de la brujería y magia negra de los encuestados es:

    Son lo mismo 5 encuestados ( 41.6 % del total).

    Son diferentes pero no tengo clara la diferencia 2 encuestados (16.6 % del total).

    Son diferentes y tengo clara la diferencia 5 encuestados (41.6 % del total).

    Pregunta 5. Los encuestados en su mayoría creen en la efectividad de la brujería y magia negra, ellos representan el 66.7 %, son 8 personas. Y los que no creen en su efectividad son 4 personas(33.3%).

    Pregunta 6. La experiencia personal directa de los encuestados con respecto al tema es nula, el 100% de las personas consultadas respondió negativamente a esta pregunta.

    Pregunta 7. Nadie contestó está pregunta.

    Pregunta 8. Las personas que cuentan con experiencias familiares están representadas en un 41,6 % , es decir 5 personas. Las que no cuentan con esta experiencia son el 58.3% ,o sea 7 personas.

    Pregunta 9. La transmisión de las creencias religiosas a través de la familia se evidenció en un 66.7 % es decir 8 personas, el resto de los encuestados (33.3%) no experimentó tal transmisión.

    Pregunta 10. Las personas piensan que sus creencias religiosas las alejan de la practica de brujería y magia negra; esto se ve representado en un 83.3% que respondieron negativamente a la pregunta, dos personas que representan el 16.7 % responden afirmativamente.

    Pregunta 11. La sociedad nos facilita vías para acercarnos a la brujería y magia negra, esta fue respondida afirmativamente en un 58.3% de los casos. Las vías mencionadas por estas personas son los medios de comunicación, entorno social y la publicidad.

    Las personas que contestaron negativamente representan el 41.7%.

    Pregunta 12. los progresos en la ciencia son percibidos positivamente por un 75% (9 personas)de las personas, lo que quiere decir que el progreso científico es identificado como un factor en la disminución de la influencia de la brujería sobre la sociedad.

    Pregunta 13. La situaciones en que se recurriría a estas practicas no representa la mayoría puesto que solo2 personas (16.7 %) han enunciado que lo harían.

    6.1.2 Sector urbano.

    En el sector urbano los resultados a las preguntas fueron:

    Pregunta 2 . Nivel educacional.

    Básico 2 personas.(16.6%).

    Medio 6 personas (50%).

    Superior 4 personas (33.3%).

    Pregunta 3. Creencias religiosas.

    Agnósticos 1 (8.3%)

    Católicos 8 (66.7%)

    Creen en Dios 2 (16.6%).

    Evangélicos 1 (8.3%).

    Pregunta 4. Concepto de Brujería.

    Son lo mismo: 4 personas (33.3%)

    Son distintas pero no tienen clara la diferencia: 6 personas(50%).

    Son distintas y tiene clara la diferencia: 2 personas (16,6%).

    Pregunta 5. Creen en la efectividad de la brujería y magia negra, solo 3 personas, es decir el 25%. No creen en la efectividad 9 personas (75%).

    Pregunta 6. Experiencias personales directas en la practica de brujería y magia negra.

    Solo 1 persona contestó afirmativamente, equivale al 8.3%. El resto de los encuestados respondió no haber practicado este tipo de ritos, ellos representan el 91.7%.

    Pregunta 7. Solo una persona contestó a esta pregunta, argumentando que es una manera de hacer las cosas.

    Pregunta 8. Experiencia en la familia.

    4 personas contestaron afirmativamente (33.3), los restantes encuestados dijeron no haber tenido relatos ni anécdotas en su familia (66,7%).

    Pregunta 9. la transmisión de creencias religiosas a través de la familia, se evidencio en un 75% católico (9 personas), en un 16.6% evangélicos. Mientras que sólo una persona no fue formada en alguna creencia.

    Pregunta 10. las personas que piensan que sus creencias religiosas los alejan de la practica de brujería y magia negra están representadas por un 75% , mientras 3 personas responden que sus creencias los aproximan a la brujería y magia negra representado al 25%.

    Pregunta 11. la gente que cree que la sociedad nos facilita vías para acercarnos a estas practicas son 8 (66,7%) y las que responden negativamente son 4 (33.3%).

    Pregunta 12. Con respecto a los progresos científicos, no se observa una tendencia clara, esto se ve representado por un 50% que afirma que ellos constituyen un inhibidor de la brujería y magia negra, contra otro 50% que dice que no son importantes.

    Pregunta 13. Tres de las personas encuestadas en esta ocasión, responden que practicarían la brujería y magia negra, representando un 24.9 %; el resto de los encuestados no recurriría en ninguna oportunidad a estas practicas.(75%).

    6.2 Análisis de datos.

    Lo realizaremos de acuerdo a las variables de nuestra hipótesis en relación con lo que podemos concluir de los resultados de la encuesta aplicada y el marco teórico.

    Variable Locación Geográfica.

    Esta variable es la base de nuestra investigación, diferenciando entre sectores urbanos y rurales, la desarrollamos, esta variable esta íntimamente ligada a las demás, pero estadísticamente solo nos sirve para medir las diferencias, entre los sectores.

    Variable Educación.

    El estudio en la región urbana arroja un índice mayor de educación o nivel académico, en comparación con el resultado de la zona rural. Para nosotros este resultado denota un efecto positivo de la variable, es decir, el esperado para probar la hipótesis, pues pensábamos que la falta de instrucción en ciencias y conocimientos en general, que hacen a las personas un poco más escépticas, predispondrían la practica de la brujería en la zona rural. Además, esta creencia es avalada en el libro “La historia de la brujería” de Frank Donovan, que habla en principio de la diferencia entre los países desarrollados y los subdesarrollados, en la intensidad de estas creencias, la introducción de3l avance tecnológico han vuelto a la población europea escéptica, con respecto a al brujería y magia negra. En este sentido, no encontramos estudios a escala regional, pero si encontramos en el sitio web de INE información que señala que la alfabetización es mayor en el sector urbano de la región metropolitana.

    Variable Creencia religiosa.

    En el sector rural se cumple que:

    Si pregunta 3 se contesto afirmativamente y la pregunta 5 fue la alternativa “a” entonces la pregunta 13 fue contestada con la respuesta “en ninguna”. Esto quiere decir que si las personas tienen alguna creencia religiosa, esto potencia de alguna forma la creencia en otras ramas de cosas no visibles o intangibles, pero debido a sus creencias religiosas se alejan de la practica de la brujería, lo que no quiere decir que no crean en ella.

    En el grupo urbano, no se cumple de esta forma, la relación entre estas preguntas no nos da una conclusión tan clara como la rural, puesto que en la zona urbana más personas contestaron distinto de “en ninguna” en la pregunta13. Esto quiere decir que ellos no se ven tan influenciados por las creencias religiosas para rechazar la practica de brujería y magia negra.

    Variable progreso científico.

    Observamos una marcada diferencia entre las opiniones urbanas y las rurales. La influencia ejercida por la brujería y magia negra, es contrarrestada por el avance científico- tecnológico, volviéndose este un factor importante en el escepticismo expresado en las respuestas a la pregunta 5, aunque no se observen tendencias en el área urbana con respecto a la pregunta 13 (50% es importante la influencia del avance científico en la practica de brujería y 50% no influye en la practica.)

    Los rurales en cambio, se siente excluidos tecnológicamente y esto se aprecia en el porcentaje de 9 a 3 que se sienten excluidos y ellos si creen en esta practica, se aprecia un efecto positivo para nuestra hipótesis pues nuestra variante se cumple a cabalidad.

    Variable familia y tradición.

    La mayoría de los encuestados en ambos sectores fueron formados en alguna religión, la cual mantienen hasta estos días. Esto puede influir en su rechazo ante la practica de la brujería y magia negra. Además en la mayoría de las familias de los entrevistados no tuvieron alguna experiencia con estas practicas. Como conclusión de esto, podemos decir que la familia y la tradición influyen en la religión de las personas, pero no son muy significativas en el fenómeno estudiado por nosotros.

    7. Conclusiones.

    A lo largo de esta experiencia nos sentimos decepcionados en muchas ocasiones, debido al rechazo de las personas cuando intentábamos hacerles la encuesta, nos rehuían a causa del tema. También sentimos frustración porque en ocasiones nos dábamos cuenta que nos habíamos desviado mucho del tema. Pese a todo, evaluamos esta investigación como algo muy positivo que nos sirvió para aprender nuevas cosas y vivir nuevas experiencias como estudiantes.

    En cuanto al trabajo de investigación mismo, comparativamente el nivel educacional de los encuestados en Santiago es mayor que el de los encuestados en Pirque, esto correspondería a lo planteado en los datos de alfabetización1, que indican un porcentaje menor de personas alfabetizadas en Pirque. Estas diferencias que producían según nuestra hipótesis un efecto positivo o negativo, en la realidad, no producen un efecto mayor con respecto que perjudique o impulse la practica de brujería y magia negra. Por lo tanto, la variable educación no se relaciona con el fenómeno estudiado.

    Por otra parte, de acuerdo a nuestra apreciación durante la aplicación de la encuesta, comparando a las personas del campo y de la ciudad, las primeras cuentan con un mayor conocimiento de las consecuencias de las practicas de brujería y magia negra, ellos mismos nos indicaron “todo el mal que uno puede hacer se devuelve”, de esta forma vemos un cierto temor frente a estas practicas, quizás los urbanos por desconocimiento son menos inhibidos.

    Como anécdota, podemos contar que según nos contaron las personas de Pirque, hubo un encuestado que nos mintió, porque era conocido por sus practicas de brujería y magia negra, sin embargo al contestar la encuesta lo negó todo, este también es un obstáculo en nuestra investigación, porque si encontrásemos a alguien que practique estos ritos y mantenga esas creencias por regla de estos grupos no pueden mencionarlo a nadie2, impidiendo así tomar las muestras reales.

    A modo de autocrítica, podemos decir que las preguntas de nuestra encuesta no abordaban adecuadamente el tema, pero nos sirvieron para extraer conclusiones interesantes.

    Para finalizar, comentaremos que nuestra hipótesis se cumplió en parte, puesto que habíamos incluido en ella a las creencias religiosas como un factor o variable. Sin embargo, lo que no supusimos fue que iba a ser la más importante, por sobre la educación, la familia y tradición, e incluso el progreso científico, que si bien es importante con relación al escepticismo de las personas frente al tema, no determina a las demás variables como lo hace las creencias religiosas.

    1 ver marco teórico.

    2 ver marco teórico.

    8.Bibliografía.

    • Brujería y magia en América”, Carlos Zotti, Editorial Plaza&Janes S.A., segunda edición marzo 1975,Barcelona.

    • “Historia de la Brujería”, Frank Donovan, Editorial Alianza, Edición: segunda reimpresión 1998.Colección: “el libro de bolsillo”.

    • “Ritos de vida y muerte: brujas y hechiceras”, Sonia Montecino, Editorial Sernam, Primera edición 1994.Colección: Mujeres en la cultura chilena.

    • “La brujería”, Pennethorne Hughes, Primera edición marzo 1974, Editorial Bruguera, impreso en Barcelona, España.

    ANEXO

    Universidad de Santiago de Chile

    Programa de Bachillerato.

    Asignatura Taller de Fenómenos Sociológicos.

    Brujería y magia negra en Chile:

    Diferencias entre los sectores urbano y rural.

    " Bibliografia consultada “sociologia y Antropologia” de Marcel Mauss

    1

    1

    1