Brasil

Sudamérica. Población. Lengua. Religión. Cultura. Gobierno. Política. Economía. Orografía. Clima

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Trabajo practico de Estudos Socciales

Tema

Brasil

Brasil

Introducción

Brasil, república de Sudamérica que constituye el país más grande del subcontinente, pues ocupa casi la mitad de su superficie. Está limitada al norte por Venezuela, Guyana, Surinam, Guayana Francesa y el océano Atlántico; al este por el océano Atlántico; al sur por Uruguay; al oeste por Argentina, Paraguay, Bolivia

y Perú y al noroeste por Colombia. La república tiene frontera común con todos los países de Sudamérica excepto Chile y Ecuador. Brasil es el quinto país más grande del mundo (después de Rusia, China, Canadá y Estados Unidos). La superficie total de Brasil es de 8.547.403 km2, su distancia máxima de norte a sur es de 4.345 km y de este a oeste de 4.330 km. La mayoría de los habitantes de Brasil viven junto al océano Atlántico, especialmente en las grandes ciudades de São Paulo y Río de Janeiro. La capital, situada en el interior, es Brasilia con una población (1996) estimada de 1.817.000 habitantes. El país, que fue una posesión portuguesa, es el mayor productor de café en el mundo y posee grandes recursos minerales; la explotación de muchos de ellos se intensificó durante la década de 1980. Desde mediados del siglo XX se inició un importante proceso de industrialización que llevó al país a convertirse en la décima potencia económica mundial.

Situación

Brasil

Brasil es el país mayor de América del Sur; ocupa casi la mitad de la superficie del subcontinente y tiene frontera con todos los países sudamericanos, excepto Chile y Ecuador. Al norte limita con Venezuela, Guyana, Surinam, Guayana Francesa y el Océano Atlántico; al este con el Océano Atlántico; al sur con Uruguay; al oeste con Argentina, Paraguay, Bolivia y Perú; y al noroeste con Colombia. Brasil es el quinto país más grande del mundo, con una superficie de 8.511.970 km², superando con creces a Australia.

Existen dos pequeñas zonas en la frontera con Uruguay: la del Arroyo Invernada del Rio Quaraí y las islas situadas en la confluencia del Rio Quaraí con el Uruguay que aun se encuentran sin resolver.

Datos Generales

Nombre oficial

República Federal de Brasil

Capital

Brasilia

Superficie

8.511.970 km²

Unidad monetaria:

Real

Población

161,8 millones (1995)

Idioma

Portugués (oficial)

Forma de gobierno

República Federal

Población

De acuerdo con estimaciones realizadas para 1990, la población de Brasil se componía de un 54% de blancos, un 39% de mestizos (mulatos, caboclos y cafuzos), un 6% de negros, un 0,8% de asiáticos y un 0,2% de indígenas americanos. A la composición de esta población contribuyeron originariamente indígenas, portugueses y negros, a los que se sumaron, a través del flujo inmigratorio, italianos, españoles, alemanes, eslavos y japoneses.

Características de la población

La población de Brasil (según estimaciones para 1994) es de 162.161.707 habitantes. La densidad de población media es de 19 hab/km2. Alrededor del 75% de la población de Brasil es urbana.

Principales ciudades (población)

São Paulo 16,4 millones

Rio de Janeiro 9,9 millones

Salvador 2,8 millones

Belo Horizonte 3,9 millones

Brasília 1,8 millones

Recife 3,2 millones

Curitiba 2,3 millones

Porto Alegre 3,3 millones

Belém 1,6 millones

Manáos 1,2 millones

Lenguas oficiales y habladas

El portugués es la lengua oficial de Brasil. Muchos brasileños hablan el alemán y el italiano, especialmente en las ciudades del sur.

Religión

Casi el 88% de los habitantes de Brasil son católicos. No obstante, alrededor de veinte millones de católicos también practican algún tipo de culto ritual de origen africano. También hay al menos cinco millones de protestantes, entre los que se incluyen un número importante de luteranos, metodistas y episcopalianos, y una pequeña comunidad de judíos. La mayoría de los indígenas americanos profesan religiones tradicionales. La separación de Iglesia y Estado es formal y completa.

Católicos 73%
Otras iglesias cristianas 20%
Religiones afro-brasileñas, como candomblé,

macumba y umbanda 7%

Educación

La educación primaria en Brasil es gratuita y obligatoria para los niños entre los 7 y 14 años de edad. Aproximadamente el 80% de la población mayor de 15 años está alfabetizada.

Primaria y secundaria

Más de 30,5 millones de alumnos al año asistieron a la enseñanza primaria brasileña a comienzos de la década de 1990 y unos 4,2 millones de estudiantes estuvieron matriculados en las escuela secundaria. Los centros de enseñanza primaria y secundaria son fundamentalmente propiedad de los estados y los municipios, pero también existen muchos centros católicos de enseñanza secundaria, entre otros centros privados.

Superior o universitaria

El gobierno federal de Brasil comparte con los estados y las entidades privadas la responsabilidad de las instituciones de enseñanza superior. A comienzos de la década de los noventa Brasil contaba con más de 873 instituciones (incluyendo 73 universidades), que tenían una inscripción anual de alrededor de 1,5 millones de estudiantes. Entre las primeras universidades existentes en el país destacan la Universidad de Brasilia (1961), la Universidad de São Paulo (1934), la Universidad Católica Pontificia de Campinas (1941), la Universidad Federal de Río de Janeiro (1920) y la Universidad Católica Pontificia de Rio Grande do Sul (1948), en Porto Alegre. Otras instituciones incluyen escuelas de Medicina, Sanidad Pública, Derecho, Ciencias Sociales, Ingeniería y Minería.

Cultura

La cultura del Brasil moderno se ha configurado a partir de un rico pasado de tradiciones étnicas. Los primeros colonos portugueses tomaron muchas costumbres y palabras de la población nativa de América. Durante el periodo de colonización, millones de esclavos negros africanos que fueron traídos a Brasil añadieron un elemento africano a la vida cultural brasileña; sus ritos religiosos se unieron a los del catolicismo para formar un culto único afro-brasileño, notable por sus ceremonias. El más influyente de estos cultos es el candomblé.

Bibliotecas y museos

La mayoría de los estados mantienen bibliotecas públicas en sus capitales; algunas tienen sucursales en las áreas suburbanas. La mayoría de las ciudades tienen sistemas de bibliotecas públicas. En Río de Janeiro, el Archivo Nacional (1838) contiene una colección relacionada principalmente con la historia brasileña. La Biblioteca Nacional (1810), también en Río de Janeiro, contiene unos 5.789.000 libros, 672.000 manuscritos, 80.000 grabados y mapas y muchos periódicos. La biblioteca sirve como registro nacional de derechos de autor. El Instituto Histórico y Geográfico Brasileño (1838) posee también abundante material archivístico y museológico, así como libros raros.

En Río de Janeiro se encuentran el Museo de Arte Moderno (fundado en 1948), que alberga colecciones de muchos países y ofrece cursos, conciertos y películas; el Museo Nacional (1818), que reúne alrededor de 1,5 millones de especímenes en exhibición, la mayoría relativa a Geología, Botánica y Antropología; el Museo del Indio (1953); el Museo Nacional de Bellas Artes (1816) y el Museo Histórico Nacional (1922). La mayoría de las grandes ciudades tiene museos municipales.

Arte

La escultura floreció durante los siglos XVIII y XIX en Brasil. La mayoría de las obras representaban destacadas figuras religiosas. Gran parte del arte brasileño anterior al siglo XX fue anónimo, pero la influencia de este trabajo ha sido importante y sus vestigios se pueden ver en la obra de artistas contemporáneos brasileños. El pintor Cândido Portinari, en un mural ejecutado para la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, muestra claramente estas influencias del pasado.

Brasil
Muchos artistas brasileños contemporáneos han seguido trayectorias artísticas individuales inequívocas que han recibido el reconocimiento internacional. Este es el caso de los arquitectos Oscar Niemeyer y Lucio Costa, artífices de Brasilia, ciudad considerada uno de los hitos de la arquitectura contemporánea.

Música

Heitor Villa-Lobos es considerado quizás el compositor brasileño de más talento. Sus obras se basan en gran medida en temas del folclore brasileño. La soprano brasileña Bidú Sayão ha sido una intérprete famosa de su música. Brasil tiene una rica tradición de música popular que sintetiza elementos de la música tradicional africana y portuguesa. Un baile de salón brasileño, la samba, se hizo muy popular internacionalmente en la década de 1930. Su música, basada en aquellos bailes folclóricos originarios de África, se extendió rápidamente y con el tiempo dio lugar a la bossa-nova. Las melodías pegadizas y los ritmos de la bossa-nova han sido interpretados por multitud de artistas, como el guitarrista y cantante João Gilberto. Entre los compositores contemporáneos se encuentran Luis Bonfa y Antonio Carlos Jobim, que compuso la partitura para la película Orfeo negro.

Gobierno

Brasil es una república constitucional de estados federados, el distrito federal y los territorios. La actual Constitución fue promulgada en octubre de 1988, reemplazando a un documento de 1969. Los estados de la federación tienen sus propios gobiernos, con competencias en todas las materias no específicamente reservadas a la Unión.

La Constitución de 1988, que abolió la Ley de Seguridad Nacional empleada para reprimir a los disidentes políticos, prohibió la tortura, previó varias formas de plebiscitos populares, iniciativas y referendos; prohibió virtualmente todas las formas de censura; garantizó los derechos individuales y la propiedad privada, y extendió el derecho de huelga a todos los trabajadores.

Poder ejecutivo

Según la Constitución de 1969 el presidente, elegido indirectamente por un colegio electoral de legisladores federales y del Estado, tenía amplios poderes para gobernar por decreto. La actual Constitución de 1988 prevé la elección del presidente de forma directa durante un periodo de cuatro años renovables. En 1993, los brasileños votaron a favor del mantenimiento del sistema de república presidencialista.

Poder legislativo

El Congreso Nacional bicameral brasileño se compone de un Senado Federal de 81 miembros elegidos para un periodo de ocho años, y una Cámara de Diputados con 503 miembros elegidos para un periodo de cuatro años. Los diputados son asignados a los estados según su población y cada territorio elige un diputado. La votación se realiza mediante voto secreto y es obligatoria para los ciudadanos alfabetizados mayores de 16 años.

Poder judicial

El Supremo Tribunal Federal, compuesto de once jueces, tiene su sede en Brasilia. Las cortes federales se sitúan en cada estado y en el Distrito Federal. Otros órganos judiciales importantes son los tribunales electorales federales, creados para garantizar los procesos electorales, y los tribunales de trabajo. Los jueces federales son designados de por vida. La justicia en los estados se administra en tribunales específicos.

División política

Brasil

La república se compone de 26 estados y un distrito federal. Los estados son Acre, Alagoas, Amapá, Amazonas, Bahia, Ceará, Espírito Santo, Goiás, Maranhão, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Minas Gerais, Pará, Paraíba, Paraná, Pernambuco, Piauí, Río de Janeiro, Rio Grande do Norte, Rio Grande do Sul, Rondônia, Roraima, Santa Catarina, São Paulo, Sergipe y Tocantins. El Distrito Federal incluye Brasilia, que reemplazó a Río de Janeiro como capital nacional en 1960.

Los 26 estados y el Distrito Federal tienen sus propios órganos legislativos y ejecutivos, éstos últimos encarnados en la figura de los gobernadores, elegidos democráticamente. Los prefeitos o alcaldes, elegidos asimismo por el pueblo, son las máximas autoridades municipales, y su gestión es fiscalizada por las câmaras de vereadores o ayuntamientos, que actúan como un cuerpo legislativo a nivel local.

El territorio brasileño ha sido dividido, con fines eminentemente estadísticos, en cinco grandes macrorregiones: Norte (que engloba los estados de Rondônia, Acre, Amazonas, Roraima, Pará, Amapá y Tocantins), Noreste (Maranhão, Piauí, Ceará, Rio Grande do Norte, Paraíba, Pernambuco, Alagoas, Sergipe y Bahia), Sureste (Minas Gerais, Espírito Santo, Río de Janeiro y São Paulo), Sul (Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul) y Centro-Oeste (Mato Grosso do Sul, Mato Grosso, Goiás y Distrito Federal).

habitantes en 1994).

Economía

En principio una nación predominantemente agrícola, Brasil experimentó un rápido crecimiento industrial en las décadas de los sesenta y setenta, hasta que en la década de los ochenta logró una economía moderna diversificada. Se extrajeron grandes cantidades de mineral de hierro y carbón y la producción de acero, productos químicos y vehículos de motor creció sustancialmente. Al mismo tiempo, no obstante, la inflación crónica y una deuda externa de más de 100.000 millones de dólares, la más alta de las naciones en vías de desarrollo, provocó graves problemas económicos. A comienzos de la década de los ochenta, el presupuesto nacional se componía de 15.700 millones de dólares de ingresos y 25.100 millones de dólares de gastos. La deuda del país fue reestructurada y reducida en abril de 1994 mediante un acuerdo con los bancos acreedores. El producto interior bruto (PIB) aumentó en la década de 1980 de 369.000 millones de dólares en 1981 a cerca de 450.000 millones de dólares en 1990.

Trabajo

La fuerza de trabajo brasileña económicamente activa se estima que está integrada por cerca de 55,4 millones de personas; las mujeres componen un tercio de la fuerza de trabajo. Alrededor del 23% de los trabajadores están ocupados en la agricultura, un 53% están empleados en los servicios y un 21% trabaja en la manufactura y la construcción. Un 3% se dedica a otras actividades. Muchos de los trabajadores son miembros de sindicatos pertenecientes a una de las varias confederaciones nacionales; las entidades sindicales más importantes son la Confederación Nacional de Trabajadores de la Industria, la Confederación Nacional de Trabajadores Agrícolas y la Confederación Nacional de Trabajadores de Comunicaciones y Publicidad, todas ellas localizadas en Brasilia.

Moneda y banca

La unidad monetaria de Brasil es el real, dividido en 100 centavos (0,84 reales equivalían a 1 dólar estadounidense en 1995) e introducido en julio de 1994 para reemplazar al cruzado. El Banco Central de Brasil (1965), con sede principal en Brasilia, emite la moneda del país. Otras grandes instituciones bancarias son el Banco de Brasil, un banco comercial con más de 3.300 sucursales; el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social, con sede principal en Río de Janeiro; y el Banco de Descuento Brasileño, con más de 1.700 sucursales. Los brasileños también cuentan con numerosos bancos privados y estatales.

Economía e industria

Las industrias de manufacturas de Brasil producen una amplia gama de productos. Se producen grandes cantidades de bienes como alimentos procesados, hierro y acero, cemento, tejidos, confección, vehículos de motor, productos químicos, papel, barcos y equipos eléctricos. São Paulo es el principal estado industrial, con factorías que producen alrededor de un tercio de la cantidad total de las manufacturas de Brasil; las ciudades de Río de Janeiro, Belo Horizonte, Porto Alegre y Fortaleza también son grandes centros manufactureros.

Productos: Textiles, bienes de consumo, zapatos, industria química, cemento, madera, mineral de hierro, acero, vehículos de motor y piezas de automóviles, metalistería, bienes de equipo, estaño

Producto Interior Bruto (en porcentaje)

Brasil


Agricultura y ganadería

Mayor productor mundial y exportador de café y zumo de naranja concentrado y segundo mayor exportador de semillas de soja; otros productos: arroz, maíz, caña de azúcar, cacao, carne de vaca; autosuficiente en producción de alimentos excepto trigo.

Alrededor de la cuarta parte del café del mundo se cultiva en las plantaciones de São Paulo, Paraná, Espírito Santo y Minas Gerais. La producción de café anual a mediados de la década de los noventa fue de 2,6 millones de toneladas métricas, de las que la mayoría se exportaron. Brasil está entre los principales productores mundiales de caña de azúcar (que se utiliza para producir no sólo azúcar refinada sino también alcohol para combustible), ricino, cacao, maíz y naranjas. Otros importantes cultivos son: soja, tabaco, patatas, algodón, arroz, trigo, tapioca y bananas.

El ganado se cría en casi todas las partes del país, particularmente en São Paulo y otros estados del sur, donde hay una abundante cantidad de ganado vacuno, cerdos, aves de corral, ovejas, cabras, caballos, asnos, mulas y bueyes.

Silvicultura y pesca

Entre los productos más valiosos de los bosques brasileños se cuentan el aleurita, caucho, cera de carnauba, fibra de algarrobo, hojas medicinales, aceites vegetales, resinas, nueces y maderas para construcción y muebles. Constituyen importantes recursos madereros el pino de Paraná, el más importante comercialmente, y el árbol de pimienta. La industria maderera se desarrolló rápidamente durante las décadas de los setenta y ochenta al mismo tiempo que los bosques eran entresacados para los asentamientos.

La industria pesquera, aunque obstaculizada al principio por la escasez de capital, almacenes e industrias conserveras, creció considerablemente en la década de los setenta. A mediados de la década de 1990 las capturas fueron de 780.000 t anuales, incluyendo camarones, langostas y sardinas.

Recursos naturales

Los recursos minerales de Brasil son amplios, pero la escasez de capital y las inadecuadas infraestructuras de transporte frenaron su desarrollo hasta la década de los setenta. El carbón se extrae en Rio Grande do Sul, Santa Catarina y en otras zonas. La fiebre del oro en la jungla amazónica, constante desde 1979, ha hecho de Brasil uno de los mayores productores mundiales. Los depósitos de hierro del país, localizados en Itabira y otras áreas, están considerados entre los más ricos del mundo. La producción de mineral de hierro fue de 205 millones de t a comienzos de la década de los noventa. Depósitos ricos en estaño han hecho de Brasil un productor líder de este metal. También es un gran exportador de cristales de cuarzo, monacita y berilio. Manganeso, diamantes, cromo, circonio, petróleo crudo, gas natural, plata, bauxita y mica se extraen en grandes cantidades. Los depósitos evaluados en Brasil de magnesita, grafito, titanio, cobre, cinc, mercurio y platino no se explotan a gran escala.

Flora y fauna

La flora de Brasil es muy diversificada, particularmente en la cuenca del Amazonas. Cientos de especies vegetales abundan en esta región, incluidas bignonias, laureles, mirtos y mimosas. Palmeras y árboles de madera dura son abundantes, como lo son plantas de la familia de las Euforbiáceas (una de las principales fuentes de caucho sin tratar). Mangle, cacao, palmeras enanas y árboles de palo de Brasil crecen en la región costera. Entre las frutas autóctonas y ampliamente cultivadas están piñas, higos, chirimoyas, mangos, bananas, guayabas, uvas y naranjas. La vegetación en los valles de los ríos existentes en la región de la meseta es exuberante, pero en las tierras altas los bosques, constituidos en su mayoría por especies de hoja caduca, son mucho menos densos. Esta zona también tiene extensas zonas de arbustos y llanuras sin árboles. Las coníferas crecen en aquellas áreas donde predominan las condiciones de clima templado. En las zonas áridas de la región de la meseta, los cactus y otras plantas de espinos son habituales.

La fauna de Brasil es también extremadamente variada y difiere en muchos aspectos de la de Norteamérica. Los animales presentes de mayor tamaño son el puma, el jaguar, el ocelote y el zorro. Pecarí, tapir, oso hormiguero gigante, perezoso, oposum y armadillo son abundantes. Los ciervos son numerosos en el sur y los monos de distintas especies abundan en la selva. Muchas variedades de pájaros son autóctonos del país. Entre los reptiles se incluyen varias especies de caimanes y numerosas especies de serpientes, en especial el surucucú, labaria o nauyaca real y la boa. Los peces y tortugas abundan en las aguas de los ríos, lagos y costas de Brasil.

Suelo

Hay diferentes tipos de suelo en las áreas tropical y subtropical. La Amazonia, el valle del Amazonas y sus afluentes, es una amplia llanura aluvial en la que la inundación continuada limpia y rellena la capa superficial del suelo. Cierto número de bajas mesetas aluviales, sin embargo, se pueden encontrar por encima de los niveles normales de suelo. Algunas regiones interiores del noreste son semiáridas. En las áreas de tierras bajas, el suelo soporta densas zonas selváticas. El estado de São Paulo se caracteriza por la terra rosa fértil, casi púrpura, debido a la descomposición del basalto, acelerada por el calor y la humedad.

Energía

A finales de la década de los ochenta más del 90% de la producción anual de electricidad de Brasil se generó gracias a la infraestructura hidroeléctrica. Las grandes plantas hidroeléctricas se situaban en los ríos Paraná y São Francisco y en el Rio Grande. En el río Paraná el complejo hidroeléctrico de Itaipu, Jupiá, Ilha Solteira y Foz de Areia tiene en total 18.915 MW de potencia instalada. En el São Francisco el complejo Paulo Afonso-Sobradinho suma 3.510 MW, y en el río Grande el complejo Embarcação, Furnas y Marimbondo genera en total de 3.747 MW aproximadamente. Brasil tenía una capacidad de producción eléctrica cercana a los 50 millones de KW a comienzos de la década de 1990 y una producción anual total de 251.508 millones de kWh.

Brasil

Comercio exterior

A comienzos de la década de los noventa Brasil gastó del orden de 25.711 millones de dólares al año en importaciones de mercancías, mientras que sus exportaciones ascendían a 38.783 millones de dólares anuales. Los principales compradores de los productos brasileños a comienzos de esa década eran Estados Unidos (un 20,3% del valor total de las exportaciones), Alemania, Japón, Italia, Argentina, Francia, Países Bajos y Gran Bretaña. Las mayores exportaciones fueron de soja, café, mineral de hierro, acero, equipos de transporte, alimentos animales, maquinaria, zapatos y tejidos.

Los Estados Unidos reemplazaron a Alemania como la principal fuente de las importaciones brasileñas al inicio de la II Guerra Mundial (1939-1945) y continuaron manteniendo esa posición después de la guerra. Irak, Alemania, Japón, Argentina, Francia y Canadá también fueron grandes suministradores a comienzos de la década de los noventa. Las principales importaciones incluían petróleo crudo y refinado, maquinaria, metales, productos químicos y trigo.

Exportaciones

Mineral de hierro, salvado de semilla de soja, zumo de naranja, calzado, café, piezas para motores de vehículos

Importaciones

Petróleo, bienes de equipo, productos químicos, alimentos, carbón

Transporte y Comunicaciones

Brasil

El sistema de ferrocarril de Brasil constaba en 1993 de 30.379 km de líneas, implantado principalmente al sur de Bahia. El principal ferrocarril es la Corporación de Ferrocarril Federal, bajo control del gobierno federal, que explota siete redes regionales. Los ferrocarriles del país son utilizados principalmente para el transporte de mercancías. Las carreteras y autopistas, concentradas en las zonas sur y noreste de Brasil, tenían una longitud de 1.660.352 km en 1993; algo más del 11% de las carreteras brasileñas estaban pavimentadas. Un sistema de autopistas nacionales de 63.000 km conecta todas las regiones y estados del país; esta red viaria sigue aumentando con obras como la autopista transamazónica, una vía de comunicación que, con dirección este-oeste, une las regiones aisladas de Brasil y Perú. Las vías fluviales interiores, que totalizan unos 35.400 km en torno al Amazonas y sus afluentes, conectan Brasil con otros países de Sudamérica y proveen importantes medios de transporte dentro del país. En el interior de muchas áreas de la cuenca del Amazonas, las vías fluviales son el principal medio de transporte. Unos 40 puertos a lo largo de la costa brasileña sirven al comercio de cabotaje e internacional. Los principales puertos son Santos, Río de Janeiro, Paranaguá, Recife y Vitória. Las líneas aéreas nacionales son numerosas y varias las compañías de transporte aéreo internacional, incluida la compañía aérea brasileña Varig, encargadas de enlazar el país con los principales puntos del mundo.

El gobierno juega un destacado papel en proveer los servicios de telecomunicaciones. Más de trece millones de teléfonos estaban en uso a comienzos de la década de 1990. Brasil también cuenta con 2.778 emisoras de radio y más de 6 canales oficiales de televisión. A comienzos de esa misma década había unos 58,9 millones de aparatos de radio y 36 millones de televisiones estaban en servicio. El país cuenta con unos 373 periódicos diarios, pero la mayoría tienen una circulación relativamente pequeña. Los mayores diarios son O Globo y Jornal do Brasil en Río de Janeiro; Folha de São Paulo y Gazeta Mercantil y Estado de São Paulo en São Paulo; Estado de Minas en Belo Horizonte; y Correio Brasiliense en Brasilia. Los semanarios de información general de Mayor tirada son Veja e Isto é.

Brasil
Aspecto físico

Una vasta región de tierras altas, conocidas como tierras altas brasileñas o meseta de Brasil, y la cuenca del río Amazonas son los rasgos fisiográficos dominantes de Brasil. La meseta es un altiplano erosionado que ocupa la mayor parte del país. Con una altura que varía entre los 305 y los 915 m, este altiplano está surcado irregularmente por cadenas montañosas y por numerosos valles fluviales. Su borde sureste, por lo general paralelo a la costa, se eleva escarpadamente desde el océano en varias áreas, concretamente al norte de la latitud 10° y al sur de la latitud 20° del hemisferio sur. Entre las principales cordilleras de la meseta de Brasil están la serra da Mantiqueira, la serra do Mar y la serra Geral. Las elevaciones en estas y otras cordilleras no sobrepasan los 1.220 m, pero varias de ellas son superadas por elevados picos, como el pico da Bandeira (2.890 m), en la serra da Mantiqueira, y el Pedra Açu (2.232 m), en la serra do Mar. Gran parte del terreno de la meseta se compone de llanuras onduladas (denominados cerrados) y amplias zonas pobladas de árboles.

La cuenca del río Amazonas ocupa más de un tercio de la superficie del país. En ella predominan las tierras bajas; la altura raramente supera los 150 m y los pantanos y llanuras inundadas ocupan vastas áreas de la región. Grandes zonas de la cuenca están cubiertas por selva lluviosa ecuatorial. Debido a la impenetrabilidad de este territorio, amplias áreas de las tierras bajas brasileñas sólo han sido exploradas recientemente. En el borde norte de la cuenca del Amazonas se sitúa otra área montañosa, parte de la elevación conocida como macizo de las Guayanas; las cordilleras incluyen la serra Tumucumaque, con alturas que superan los 700 m, la serra Acaraí (con una altura máxima de 906 m) y la serra Parima (con una altura máxima de 2.727 m). El pico da Neblina (3.014 m), situado en la serra do Imeri, en la frontera con Venezuela, es el punto más elevado de Brasil.

La línea de costa brasileña, con una longitud total próxima a los 8.000 km, tiene un contorno excepcionalmente regular, sobre todo en el norte, pero varias hendiduras profundas proporcionan unos excelentes puertos naturales. Son importantes los puertos de Río de Janeiro, Salvador y Recife. La costa está bordeada por una estrecha llanura costera, excepto algunas zonas en las que la meseta de Brasil se introduce en el océano.

Orografía

Brasil

Una vasta región de tierras altas, conocida como la Planalto do Brasil o meseta brasileña, y la cuenca del río Amazonas son las características fisiográficas más relevantes de Brasil. La meseta es una altiplanicie erosionada que ocupa la mayor parte de la mitad suroriental del país, con una altura que oscila entre 305 y 914 m; las cordilleras se alzan a intervalos irregulares y está atravesada por numerosos valles fluviales. Las cadenas montañosas del extremo sudoriental, generalmente paralelas a la costa, se elevan de forma repentina desde el océano en diferentes zonas. Gran parte de esta altiplanicie es un terreno ondulado cubierto de praderas (campos) y amplias zonas selváticas.

La cuenca del río Amazonas ocupa más de un tercio de la superficie del país. En ella predominan las tierras bajas y las marismas, y llanuras aluviales ocupan amplias áreas de la región. Enormes zonas de la cuenca están cubiertas por selvas lluviosas tropicales que, debido a su densidad, han permitido preservar tierras que sólo recientemente han sido exploradas. En el extremo norte de la Cuenca del Amazonas hay otra región montañosa, Macizo de las Guayanas.

La costa brasileña, con una longitud total de 7.491 km, tiene un perfil excepcionalmente uniforme, particularmente en el norte, aunque algunas entradas profundas forman magníficos puertos naturales. Excepto en las partes en que la Planalto do Brasil domina el Océano Atlántico, la costa está bordeada por una estrecha llanura.

Hidrografía

Más de dos tercios de Brasil está drenado por los ríos Amazonas y Tocantins, aproximadamente un quinto por la cuenca del Río de la Plata y el resto por el São Francisco y cursos más pequeños. El Amazonas, con sus grandes tributarios (Negro, Japurá y Putumayo al norte; y Rio Javari, Purús, Rio Juruá, Madeira, Tapajós y Xingu al sur y el Rio Tocantins, que es un afluente del río Pará (el difluente sur del Amazonas), constituyen un sistema de navegación interna comparable sólo con el del río Mississippi en Estados Unidos. La longitud del Amazonas desde Iquitos, Perú, hasta su desembocadura en la costa nordeste de Brasil es de aproximadamente 3.700 km, navegables en su totalidad por buques transatlánticos. Las corrientes navegables más importantes de la región de la meseta son los ríos São Francisco y Parnaíba. El primero de ellos se ve interrumpido a unos 310 km aguas arriba de su desembocadura por la Cachoeira de Paulo Afonso (cataratas), pero su curso superior es navegable unos 1.368 km. El São Francisco se utiliza para riego. El Parnaíba que, al igual que casi todas las corrientes de la meseta, tiene cascadas y rápidos, es navegable unos 640 km, menos de la mitad de su extensión.

La cuenca del Plata, que corre a través del territorio brasileño, posee ríos con cascadas como el Iguazú, que forma las cataratas del mismo nombre y presentan un gran potencial hidroeléctrico, representado por un conjunto de represas-usinas hidroeléctricas que se considera como el mayor del mundo, visible en Itaipú, Jupiá, Ilha Solteira y Foz do Areia, que tiene 18.915 MW de potencia instalada. Este complejo está formado por los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay y se extiende por los países vecinos Paraguay, Argentina y Uruguay.

Brasil

La cuenca del San Francisco es la única enteramente brasileña y atraviesa una región caracterizada por un clima semiárido, por lo que es muy útil para el riego. Su potencial hidroeléctrico se utiliza bastante a través del complejo de represas de Paulo Afonso.

Clima

El clima de Brasil varía de tropical a templado. En el valle del río Amazonas, las temperaturas anuales oscilan entre 27 º y 32 ºC, con una variación diaria y estacional reducida. Las precipitaciones son elevadas, con una media de 2.000 mm anuales superando los 5.000 mm en determinadas regiones. Las más intensas se dan entre enero y junio. Las condiciones tropicales también predominan en la mayor parte de la llanura costera que se encuentra al norte del Trópico de Capricornio, pero los vientos oceánicos tienen un efecto moderador sobre las elevadas temperaturas y la humedad. Las precipitaciones anuales en esta zona de la costa varían entre 1.000 y 2.300 mm. En la región costera al sur del Trópico de Capricornio, las condiciones climáticas están marcadas por variaciones estacionales. Se han registrado ocasionalmente temperaturas invernales mínimas de -6 ºC en el extremo sur y las heladas son normales en toda la región. La precipitación media anual es inferior a los 1.000 mm en la parte sur de la costa. En la meseta brasileña, el clima es subtropical, pero debido a la mayor altitud, la variación diaria es más amplia y las noches son más frescas. Esta región padece con frecuencia rigurosas sequías. Hacia el sur y oeste de la meseta, la precipitación varía de valores medios a abundantes. En el sudeste de la meseta las temperaturas pueden calificarse entre subtropicales y templadas.

Lugares turísticos e históricos

Brasil

Arquitectura moderna en Brasília

En 1956, comenzó la construcción de Brasília, capital de Brasil, situada a orillas del río Paraná en el estado de Goiás al interior del país. La ciudad, conocida por su arquitectura moderna y planificación meticulosa, fue trazada siguiendo la forma de un arco y una flecha, con la Plaza de los Tres Poderes en la punta de la flecha. Próximas están las torres gemelas blancas, el cuenco y la cúpula que alberga el Parlamento de Brasil. En abril de 1960, se inició el traslado de la capital desde Rio de Janeiro a la nueva ciudad

.

Brasil

Descarga en Belém

La palmera acai del Brasil se distribuye desde los muelles de Belém, en las orillas del río Pará. Esta fruta de intenso color púrpura tiene una textura arenosa con sabor a baya y a menudo es utilizada en vinos y jarabes. La selva ecuatorial de Brasil produce una gran variedad de frutas y zumos exóticos.

Brasil

Carnaval en Brasil

El carnaval, celebración brasileña de fama mundial, se prolonga durante cuatro días y noches antes del Miércoles de Ceniza, que marca el comienzo de la Cuaresma. Esta combinación de festividades paganas y cristianas de inequívoco sabor sudamericano caracteriza los bailes de disfraces, las fiestas extravagantes, las manifestaciones y apasionadas competiciones de samba.

Brasil

Impresionante Amazonas

Miles de ríos, que drenan una superficie similar a la ocupada por Australia, desembocan en el gran Amazonas, el río más largo del mundo y el que tiene la mayor cuenca hidrográfica y el mayor caudal. Un gran número de los incontables afluentes del Amazonas nunca han sido explorados. El Amazonas atraviesa la selva ecuatorial más grande de la tierra, un ecosistema complejo y frágil que reúne una inmensa variedad de especies de fauna y flora. Miles de especies todavía no han sido clasificadas y muchas pueden perderse por la deforestación.

Brasil

Rio de Janeiro


La famosa Playa de Copacabana de Rio de Janeiro bordea una de las zonas residenciales mas densamente pobladas del mundo. Río tiene una situación privilegiada entre el Océano Atlántico y las montañas que descienden hasta el centro de la ciudad. El inmenso bloque de granito del monte de Pan de Azucar domina la entrada a la Baía de Guanabara.

Brasil

El lugar predilecto de Brasil

En un país con 7.491 km de litoral, los paseos por la playa son el pasatiempo nacional. Las playas de arena de Brasil también atraen a los turistas, por lo que más de un millón de personas visitan Brasil cada año.

Brasil

Cultura vaquera en Bahía

Grandes distancias separan a los habitantes del Estado de Bahía, en el nordeste de Brasil, pero la ganadería constituye un vínculo para estos vaqueros. Esta región semiárida es la más pobre del país, en parte a causa de su tiempo extremo. Rigurosas sequías se prolongan hasta dos años seguidas de lluvias torrenciales. Los brasileños llaman a los habitantes de estas tierras los flagelados, debido a sus difíciles condiciones de vida.

Brasil

Pasión por el fútbol

Pocos países disfrutan del fútbol tan entusiásticamente como Brasil, donde es el deporte de masas más popular. El estadio Maracaná de Río de Janeiro tiene capacidad para más de 200.000 seguidores en partidos de fútbol. El país ha dado alguno de los jugadores más famosos del mundo, entre los que se incluye la superestrella Pelé, y sus equipos normalmente dominan en los encuentros internacionales.

Brasil

Kayapo de la selva ecuatorial

Los kayapo viven en poblados a lo largo del río Xingu, que desemboca en el grandioso río Amazonas. Dependen de la selva y del río para cubrir sus necesidades de alimento, vestido, medicinas, vivienda, transporte y otras muchas. El equilibrio entre sus necesidades y la capacidad del medio para regenerarse es un desafío constante. Los kayapo participan de una gran responsabilidad en el cuidado de la naturaleza y el río.

Temas medioambientales

A pesar de que la deforestación afectó a unos dos millones de hectáreas anuales entre 1979 y 1990, casi un 58 % (1993) de Brasil está cubierto por bosques. La tasa de deforestación está en descenso, al mismo tiempo que se aplican medidas de conservación. Este descenso es importante, no sólo para proteger la inigualable biodiversidad de Brasil (más del 20% de las especies vegetales conocidas del mundo crecen aquí), sino también debido al papel esencial que ejerce la selva como regulador del clima mundial. El acceso a servicios sanitarios y agua potable es generalmente bueno, pero en los centros urbanos hay puntos de contaminación del agua. En Sao Paulo las concentraciones de plomo y de dióxido de azufre se encuentran dentro de las pautas establecidas por la OMS (Organización Mundial de la Salud), debido a la utilización de alcohol como combustible y a las restricciones sobre las emisiones nocivas. El crecimiento del tráfico también es motivo de preocupación por los niveles de monóxido de carbono alcanzados y el daño producido a la capa de ozono de la atmósfera terrestre.

Conclusión

A través de este trabajo podemos ver la diversidad y la enorme capacidad de producción que tiene esta gran potencia sudamericana.

Brasil es sin duda, uno de los países más ricos del mundo y me siento muy orgullosa de ser parte de el.

Bibliografía

Enciclopédia Encarta 1999

Internet

Atlas Encarta 1999

3

18