Bolos asturianos

Pasabolo cántabro. Juego de bolos. Deporte autóctono y tradicional

  • Enviado por: Jade_8
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

Bolos asturianos

INDICE

Página Contenido

Portada Datos

1 Índice

2 Introducción

3 Características

4 Juego

5 Bibliografía

ð

INTRODUCCION.

Elegí esta modalidad de bolos porque bajo mi punto de vista es la más interesante y la más popular dentro de los deportes autóctonos asturianos, es sencilla pero requiere cierta practica y destreza, puede que estos deportes no sean de una gran belleza visual pero merece la pena conservarlos para mantener las tradiciones, pues de no ser así, privaríamos de multitud de cosas, que no siendo socialmente importantes, tienen una carga cultural de la región digna de conservar.

Esta modalidad esta considerada como la más antigua de las que se juegan actualmente.

Se practica principalmente en los concejos de Salas, Pravia, Cudillero, Grado, Candamo y Carreño. Si exceptuamos crónicas deportivas nada se ha publicado sobre este tipo de juego. Además de destreza y pulso se necesita potencia muscular para el lanzamiento de la bola. Aunque a ras del suelo del rodado, el trayecto es largo y debe derribar el mayor número posible de bolos.

Bolos asturianos

CARACTERÍSTICAS.

El terreno de juego recibe la denominación de “rodao” y consta de tres tramos. El primero utilizado para la carrera de impulso es llano, y tiene una longitud de 14 metros, es llano y sin ninguna clase de obstáculos, termina en el borde posterior del encalme, lugar donde el jugador suelta la bola y donde esta toma contacto con el suelo.

Con piso de arcilla y una longitud que oscila entre 16 y 32 metros, por uno de ancho el canal de la bolera, el segundo tramo limita por su parte anterior con el encalme y al final con el borde de la “losera”, base sobre la que se colocan los bolos. Este canal es pendiente y corresponde en lo más elevado en la parte final. El último tramo limita con la “losera” y el “ciebo”, y entraña dos zonas: la anterior, donde bate y frena la bola, y la del catorce, que toma este nombre del valor que antiguamente se daba a los balones que allí caían. Hoy solo tiene la valoración de diez. De entre los elementos de juego, se deben señalar el encalme, la “losera” y el “ciebo”.

El encalme lo forman uno o dos tablones empotrados con firmeza en el suelo, sin que tenga movimiento alguno que pueda influir en la trayectoria de la bola, y a su nivel; 1,40 de largo por 45cm de ancho, deben ser sus medidas mínimas.

Como su mismo nombre indica, la “losera” es una piedra hincada en el suelo, con un ángulo de inclinación mayor que el del canal, que sirve de sitial a todos . Está colocada en el costado izquierdo de la bolera, al final del canal. El espacio libre entre el extremo derecho de la “losera” y el limite derecho de la bolera, de unos 35 cm, recibe el nombre de escape, y por el debe discurrir con toda facilidad la bola. Para la colocación de los bolos, la “losera” cuenta con catorce concavidades distribuidas en tres filas paralelas; en las dos anteriores por lo general, suele haber cinco orificios.

El “ciebo”, normalmente formado por entramado suele tener una altura de 1,80 m, y dista de la “losera” de 4 a 7 metros. Es de forma semicircular. Las bolas, de madera de encina, esféricas, tienen un diámetro de 14 a 18 cm y un peso según el tamaño de 4 a 5 Kg., aproximadamente, de castaño, avellano o abedul, con mayor grosor por la base, los bolos se fabrican con azuela o rasero. Su altura oscila entre 40 y 43 cm. Para sustentar los bolos en la “losera” se usa barro de tejera o en su defecto cualquier variedad de tierra arcillosa.


JUEGO.

El número de bolos empleado oscila entre los 11 y los 14. Su altura oscila entre 40 y 43 cm, tienen un diámetro en su base de 3-4 cm y en su cabeza de unos 2 cm, y un peso de unos 400 grs. Los bolos que mejor vuelan son los de madera de avellano. Para la valuación de las o jugadas se suman los tantos conseguidos de los bolos expulsados por encima del “ciebo” , cada uno vale 50 puntos, que reciben el nombre de “cabones”, de los que permanecen en la zona de 14 y de los bolos derribados en el terreno de la “losera” con equivalencia a un tanto. De la misma familia que el batiente, si bien con notorias diferencias, debe considerarse el bolo-Tineo muy en desuso y con sola localización en algunos pueblos de este concejo.

Bolos asturianos


BIBLIOGRAFIA:

Gran Enciclopedia Asturiana Ed. Silverio Cañada

Curso:

1TA1