Bases de lanzamiento de satélites

Telecomunicaciones. Aeronáutica. Cohetes. Estaciones espaciales. Centros espaciales en Europa. Cosmódromos rusos. Cabo Cañaveral. NASA (National Aeronautics And Space Administration)

  • Enviado por: Peter
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 19 páginas
publicidad

BASES DE LANZAMIENTOS DE SATÉLITES

DESCRIPCIÓN GENERAL:

Desde hace más de diez años los satélites terrestres son los protagonistas indiscutibles de las actividades espaciales en Europa y en los Estados Unidos. El objetivo primario es el ejemplo de los satélites para satisfacer las expectativas prácticas de los hombres sobre la Tierra. En virtud de su elevadísima cota, el satélite puede escrutar vastas zonas terrestres (observaciones y telelevantamiento de planos), o bien conectar localidades que no se ven entre sí (telecomunicaciones); además, la ausencia de gravedad en su interior permite la elaboración de materias primas y de fármacos imposibles de obtener en la Tierra.

BASE DE LANZAMIENTO. Conjunto formado por los dispositivos e instalaciones necesarios para la preparación de los ingenios espaciales, su lanzamiento al espacio y el posterior seguimiento de su trayectoria. Dichas instalaciones constan de los hangares principales en los que se procede al montaje y preparación de los cohetes y vehículos espaciales, los hangares para los vehículos auxiliares y de traslado de los cohetes, la rampa de lanzamiento y las instalaciones de control y seguimiento del lanzamiento y del vuelo.

Una base espacial o cosmódromo está formada básicamente por un centro técnico, un complejo para el lanzamiento de los ingenios y los sistemas necesarios para controlar todo el proceso. La función de la base de lanzamientos se inicia con la llegada del material que se desea enviar al espacio. En el complejo de lanzamiento se llevan a cabo el ensamblaje del cohete lanzador con la configuración de vuelo deseada, las operaciones de cuenta atrás (llenado de los depósitos de carburante, conexión de la tensión eléctrica), la realización de la secuencia comprobaciones mediante ordenador y, por último, la puesta en marcha y control del procedimiento de despegue.

El lanzamiento de los ingenios espaciales requiere largos y minuciosos preparativos. En primer lugar, el cálculo de la trayectoria que ha de seguir el cohete lanzador. De ella depende, en efecto, el programa detallado de los equipos electrónicos que , a bordo, regulan de forma automática el funcionamiento de los motores, provocan la separación de las etapas ya utilizadas, desvían el chorro con objeto de que el lanzador , que despega verticalmente, vaya incurvando su trayectoria en la dirección prevista.


Por lo general, el ingenio no puede ser lanzado indistintamente a cualquier hora del día (satélites circunterrestres), en cualquier día del mes (exploración de la Luna) o en cualquier época del año (sondas planetarias). Para cada tipo de misión existe un período preciso, cuya duración se cifra en minutos, horas o días, según el caso y al cual se le da el nombre de ventana. Si, a causa de dificultades técnicas, se incurriera en un retraso, el lanzamiento es posible a condición de adoptar una nueva trayectoria que aumenta el consumo en propegol. De ahí se deduce que, si el retraso es importante, será necesario esperar a que se abra una nueva ventana.

El lanzamiento es precedido por un chequeo minucioso, comprobación del buen estado del cohete y del ingenio que ha lanzar. Esa operación , que dura muchas horas, se efectúa leyendo una lista de control en la cual figuran los millares de comprobaciones a efectuar con indicación de la hora correspondiente. Se trata de una cuenta al revés: si el chequeo ha de durar 15 horas y la primera operación requiere 4 minutos, a la segunda se le atribuye la hora “menos 14 h 56 min”, y así sucesivamente, de modo que se llegue a la última operación, el disparo del cohete, a la hora “cero”, o sea a la que ha sido prevista para efectuar el lanzamiento. Las operaciones finales corren a cabo de un ordenador electrónico, pero el responsable del tiro tiene el dedo puesto en un botón que, en caso de necesidad, le permiten interrumpir esas operaciones. También dispone de otro botón que, de funcionar defectuosamente el cohete en la primera fase del vuelo, provoca su destrucción para que caigan sus restos en pleno océano o en una región desértica.

El cohete, merced a su propio ordenador y a sus dispositivos automáticos, funciona y se dirige por sí mismo. No obstante, no deja de ser observado, seguido y controlado por los responsables del lanzamiento, que conocen constantemente y con gran exactitud su posición, su velocidad, su dirección, sus reservas de combustible y de oxidante y muchos otros datos.

Las bases terrestres para el lanzamiento de ingenios espaciales (cosmódromos) no pueden estar instaladas en cualquier lugar. Éste ha de reunir las siguientes condiciones:

  • La trayectoria, por lo menos en los primeros millares de kilómetros, no ha de

  • sobrevolar un país extranjero ni regiones propias muy poblabas en las que la caída del cohete pudiera causar graves daños. Por eso los cosmódromos suelen hallarse situados al borde de un océano o una región relativamente desértica.

  • La rotación de la Tierra imprime al ingenio una velocidad inicial igual a la que tiene

  • el cosmódromo en el espacio, velocidad “gratuita” que se suma a la que le confieren los motores. Por consiguiente, salvo en el caso de los satélites polares, el tiro de los cohetes se efectúa en la dirección del Este, es decir, en el sentido de la rotación del globo terrestre (así es como, a pesar de hallarse toda la industria aeroespacial norteamericana en las costas del Pacífico, la base de lanzamientos de la NASA se halla ubicada en las del Atlántico).

  • El referido suplemento de la velocidad inicial que resulta de la rotación de la Tierra

  • es máximo en el ecuador y nulo en los polos. Se procurará, por consiguiente, instalar el cosmódromo en la latitud más baja, dentro de lo posible.

    'Bases de lanzamiento de sat�lites'


  • Dadas las grandes dimensiones que alcanzan las etapas de los cohetes lanzadores, la base ha de

  • disponer de vías de comunicación apropiadas.

    Además, los criterios empleados para determinar la elección de un emplazamiento y decidir la configuración que debe tener un conjunto de lanzamiento se basan en la seguridad, rentabilidad y accesibilidad del lugar en que está situado, así como en la fiabilidad y estabilidad del medio ambiente geológico (seísmos, volcanes, etc.) o geopolítico del país.

    Un cosmódromo importante es, por lo demás, una base tan destacada como compleja. Las instalaciones incluyen enormes talleres para el montaje de los cohetes, laboratorios de pruebas, fábricas para la elaboración de oxígeno líquido y otros ergoles, salas y más salas abarrotadas de equipos electrónicos para verificación de todos los elementos de los cohetes, para gobernarlos una vez lanzados y para comprobar su trayectoria durante la primera fase de su vuelo, etc.

    PRINCIPALES COSMÓDROMOS

    NOMBRE

    PAÍS

    UBICACIÓN

    Kennedy

    E.E.U.U.

    Cabo Cañaveral (Florida)

    Wallops Station

    E.E.U.U.

    Isla Wallpos (Virginia)

    Vanderberg Air Force Base

    E.E.U.U.

    Point Argüello (California)

    Baikonur

    U.R.S.S.

    Tyuratam (Kazajstán)

    Volgrado

    U.R.S.S.

    Kapustin Yar (entre Volgrado y el Mar Caspio)

    Plesetsk

    U.R.S.S.

    Plesetsk (al Norte de la Rusia Europea)

    Centre spatials guyanais

    ESA

    Kourou (Guayana Francesa)

    Centro espacial Kagoshima

    Japón

    Uchinura (Kyushu)

    Tanegashima

    Japón

    Takasaki (Kyushu) Osaki(Kyushu)

    Ch´eng-tu

    China

    provincia de Szechwan

    Sriharikota

    China

    isla de Sriharikota (Tamil Nadu)

    San Marco

    Italia

    plataforma flotante en la costa de Kenia


    China tiene un cosmódromo importante en Asia central pero se desconoce su nombre y su situación. Hay que consignar también las áreas de Matagorda y Cat Island, dos pequeñas islas del Golfo de México utilizadas por compañías privadas americanas, y las bases de Shaba en el Zaire y en Libia al sur de Trípoli, usadas en 1977-1981 por la compañía privada alemana OTRAG.

    Las naves espaciales se lanzan desde plataformas, estructuras de acero y hormigón empleadas para ensamblar las diversas partes de un cohete. La plataforma de lanzamiento consta de una construcción fija de hormigón, sobre la cual se yergue el cohete, y de una o varias torres metálicas inclinables, provistas de ascensores y plantas que permiten acceder a todas las partes de aquél para efectuar los preparativos del lanzamiento. Cuando se han ultimado estos, la torre se retira por unas vías para evitar que pueda ser averiada por los gases calientes que expele el cohete o por la explosión accidental del mismo.

    Estas plataformas son construcciones cada vez más complejas y costosas en razón del número creciente de operaciones delicadas que requiere la preparación de los cohetes, del peligro que presenta la manipulación de ciertas sustancias, de las complicaciones que implica el trasiego de líquidos de puntos de ebullición bajísimos (hidrógeno y oxígeno líquido) y por último, de las cantidades colosales de calor engendradas por el cohete en los instantes que preceden y siguen al despegue (la plataforma dispone de medios que vierten sobre ellas verdaderas trombas de agua que evitan su destrucción, y la espesa humareda visible en el momento del despegue no es sino el vapor que resulta de la vaporización de una parte del agua).

    ZONA EUROPEA:

    'Bases de lanzamiento de sat�lites'

    'Bases de lanzamiento de sat�lites'
    CENTRO ESPACIAL DE KOURU

    Enclavado en plena Guayana Francesa y a pocos kilómetros de la imaginaria línea del Ecuador se encuentra uno de los espacio-puertos más activos de la reciente historia astronáutica terrestre; nos referimos al Centro Espacial de Kourou.

    Nacido de la visión estratégica del General De Gaulle allá por los años 60, cuando el programa de cohetes galo necesitaba encontrar una alternativa a sus lanzamientos desde el ocupado y siempre hostil territorio argelino, esta región de exuberante vegetación y sofocante clima fue dando paso, con el correr del tiempo, a la instalación de una de las más modernas estaciones de lanzamiento del mundo. Este centro espacial ocupa una franja de 60 Km de largo por 20 de ancho.

    Hablar de Kourou y dar un repaso a su historia implica, necesariamente, hacer lo propio con el programa de investigación espacial francés, especialmente si deseamos entender el particular contexto que dio nacimiento al centro guyanés. Para ello vamos a retroceder en el tiempo, hasta principios del siglo XX y veremos a vuelo de pájaro su evolución.

    Podemos fechar hacia 1945 el principio de las investigaciones francesas sobre este campo. Hacia principios de los 50 se comienza a ensayar una serie de cohetes-sonda, principalmente aplicados al estudio de la atmósfera. Este paso adelante en la investigación espacial gala hace que, por su tamaño y creciente poder, las pruebas de este tipo de artefactos deban ser desplazadas de territorio europeo hacia lugares más seguros y alejados.

    Así, en 1952, nacen las instalaciones del polígono de lanzamiento de Hammaguir en pleno desierto del Sahara, en la por entonces colonia francesa de Argelia. Dicho emplazamiento ofrecía características de aislamiento y soledad únicas no sólo respecto de la eventualidad de un accidente sino, sobretodo, para mantener lejos de los ojos curiosos los progresos de Francia en materia espacial.

    Con el advenimiento del "Sputnik" (el primer satélite lanzado por los rusos en 1957), el General De Gaulle vio claramente la necesidad de otorgarle un papel más importante e independiente a la investigación espacial francesa. Esto inicia una nueva etapa de febril actividad en las instalaciones del Sahara occidental, que terminaría por desgastar la base. En este desgaste también jugó un papel importante la situación de hostilidad generada por la colonización francesa de Argelia, así que, en 1962, con la independencia de Argelia, fue tomando cuerpo la idea de buscar otro lugar.

    Una primera propuesta situó la base de lanzamiento en la costa oeste francesa pero el proyecto fue inviable, especialmente debido a que la densidad poblacional en territorio europeo hace imposible el desarrollo de este tipo de actividades. La vista, pues, cayó sobre las diversas colonias francesas esparcidas por el mundo y, de entre ellas, una en especial se destacaba por su ubicación privilegiada. Así fue como el 14 de abril de 1964 fue aprobado el estudio para la instalación de un centro espacial en Kourou, en la Guayana Francesa. Las pruebas de lanzamiento en Hammaguir durarían hasta el día 1 de julio de 1967, cuando las instalaciones fueron definitivamente abandonadas.

     

    Un emplazamiento excepcional

    A pesar de estar ubicado en una zona tropical, posee la ventaja climática de permanecer durante todo el año fuera del alcance de las tormentas o huracanes que afectan otros centros espaciales (Cabo Kennedy es uno de los ejemplos más claros) y que, muchas veces, han causado serios retrasos en el lanzamiento de misiones espaciales. Y, como ya sabemos, en estos emprendimientos el factor tiempo es vital, monetariamente vital, diríamos. La ubicación exacta del centro guyanés lo convierte en el sitio ideal para la actividad que allí se desarrolla. Kourou se localiza unos 5 grados al Norte de la línea del Ecuador.

     

    En la nueva base de lanzamiento los proyectos son numerosos: desde el "Diamant" al "Europa"... Aunque hay que decir que la mayoría de los intentos no salieron como se esperaba. Hablar de la base de lanzamiento de Kouru, es sin duda alguna, hablar del “Ariane” pues es el verdadero proyecto de envergadura de la ESA, que incluso obligaba a modernizar las instalaciones de Guayana.

     

    El proyecto fue tomando cuerpo. En Guayana se ultimaban preparativos para albergar zonas de lanzamiento para el “Diamant” y para el nuevo proyecto. También se dotó a la zona de núcleos residenciales para los investigadores que allí acudían. El debut, en vísperas de la Navidad de 1979, fue todo un éxito, lo que impulsó los vuelos del “Ariane” y de dos nuevos modelos: “Ariane 2” y “Ariane 3”.

    'Bases de lanzamiento de sat�lites'

    Así fue que de esa visión de futuro nació el "Ariane 4", sin duda la “estrella” de la familia. Aun antes del inicio de su construcción, el proyecto "Ariane 4" generó la necesidad de contar con un nuevo polígono de lanzamiento en Kourou, que debería adaptarse a las particulares necesidades operativas del nuevo vector. Las nuevas instalaciones deberían ser lo suficientemente versátiles como para permitir su utilización también por parte de sus predecesores, los "Ariane 2 y 3" que estaban en el apogeo de su vida útil. Así nació la ELA-2 (Ensemble de Lancement Ariane-2), conformada por dos áreas principales: la zona de preparación del vector y la zona de lanzamiento.

    Para un mejor conocimiento veamos cómo es una típica campaña de lanzamiento de un "Ariane 4". Comienza con el embarque de las principales piezas del vector en Europa y su traslado en el transporte "Ariadna", -especialmente diseñado para tal fin- hasta el puerto de Kourou, distante unos 10 kilómetros del centro espacial. Una vez en tierra, los contenedores son llevados a la zona de preparación donde la primera etapa es erigida sobre una plataforma móvil, al igual que la segunda y tercera etapas y los propulsores adicionales de combustible liquido, sean 2 o 4, según la configuración necesaria para la misión.

    Posteriormente se efectúa toda una batería de tests mecánicos, eléctricos y de fluidos. Cuando se encuentra lista para ser enviada a la zona de lanzamiento, la plataforma con el vector montado es transferida a una vía que en menos de una hora lo situará allí. Dicha vía es doble y la plataforma ocupa la mitad del espacio disponible, permitiendo la circulación en ambos sentidos de manera tal que, mientras un vector es enviado hacia la zona de lanzamiento, otro puede estar regresando a la zona de preparación, maximizando de esta forma el rendimiento del importante factor tiempo.

    'Bases de lanzamiento de sat�lites'
    Una vez en su puesto de despegue, la plataforma móvil con el vector ensamblado es ubicada en la base de la torre umbilical de 74 metros de altura, la que coloca al cohete sobre una base de concreto que servirá de "virtual punto de apoyo" del impulso y que posee un sistema de "trincheras" para permitir la expulsión controlada de las llamas y gases al momento del despegue.

    Luego, la torre de servicio -que se encuentra montada sobre rieles a un lado de la zona de lanzamiento- es acercada y cubre en su totalidad al "Ariane" para realizar las últimas tareas previas al despegue. Una grúa ubicada en la parte superior se encarga de elevar la carga útil (satélite) para su montaje en la ojiva y, si el vector debe usar propulsores adicionales de combustible sólido, éstos son llevados hasta la torre y adosados al fuselaje de la primera etapa, procediéndose posteriormente al llenado de las diferentes etapas con el carburante. Unas 6 horas antes del despegue, la torre de servicio retrocede a su posición inicial, dejando nuevamente expuesto todo el conjunto, el cual es conectado entonces a la torre umbilical por cables que se separan en el momento del despegue y por dos tubos criogénicos que se encargan de llenar la tercera etapa y que son abiertos 5 segundos antes de la ignición principal. El proceso en la zona de lanzamiento, desde su llegada proveniente de la zona de preparación, tiene una duración aproximada de 12 días.

    Los últimos grandes cambios en Kouru los provocaría el proyecto, de gran envergadura, del “Ariane 5”. Los ingenieros de la ESA seguían con una idea en la cabeza: la posibilidad de llevar al espacio astronautas del viejo continente, utilizando tecnología propia.

    La carrera espacial hizo que las investigaciones se encaminaran hacia un modelo que permitiera el retorno del vehículo espacial, al estilo del “Space Shuttle” americano. Así nació “Hermes”, que evidenciaría la necesidad de crear un nuevo modelo de “Ariane” y, de nuevo, más cambios en Kouru.

     

    A fines de 1988 comenzó una etapa de cambio fundamental para el Centro Espacial Guyanés con el inicio de las obras para la construcción de una zona de lanzamiento que cumpliera con las enormes exigencias materiales y de seguridad que implicaban la operación del "Ariane 5", al tiempo que se permitiera la continuidad operativa de las misiones del "Ariane 4".

    En lugar de mejorar lo ya existente, se propuso la construcción de un nuevo polígono: la ELA-3 (Ensemble de Lancement Ariane-3) que sería financiada enteramente por la ESA y que se convertiría en el 'Bases de lanzamiento de sat�lites'
    segundo proyecto de ingeniería civil más grande de la historia de Europa, sólo superado por la construcción del Eurotúnel.

    Las flamantes instalaciones ocupan un área de 21 kilómetros cuadrados y están compuestas por cuatro áreas principales: el edificio de integración de propulsores adicionales, en donde éstos son ensamblados a la primera etapa del vector, ubicada sobre una plataforma móvil; el edificio de integración del lanzador destinado al armado final y la prueba del cohete; el edificio de ensamblaje final donde se coloca la carga útil y se procede al llenado de combustible de la segunda etapa y la zona de lanzamiento.

    Debido a la potencia puesta en juego durante el despegue, la zona de lanzamiento posee características únicas. La superficie de lanzamiento propiamente dicha, en donde se sitúa el vector, está compuesta por una estructura de concreto que posee tres trincheras de fuego, que permiten el libre escape de los gases emitidos por los propulsores al momento del despegue. Para contrarrestar el impacto sonoro de la ignición, existe una inmensa torre que al momento del lanzamiento vierte miles de litros de agua en la plataforma, evitando al mismo tiempo el excesivo sobrecalentamiento de la superficie.

    Complementariamente, a un lado de la plataforma, existen 4 torres metálicas de 80 metros de alto que proveen al complejo de protección contra los rayos y una quinta torre se encarga de actuar de deflector de viento evitando, de esta forma, que el aire violentamente desplazado por la onda de choque del encendido de los motores provoque turbulencias que afecten el ascenso del vector.

    El centro principal de control de lanzamiento se encuentra ubicado en un búnker fortificado a sólo 3 kilómetros de distancia y desde allí se controla toda la campaña de lanzamiento hasta el momento de despegue, incluyendo el monitoreo de la carga útil.

    La campaña de lanzamiento se inició en marzo de 1996, fijando el día del vuelo inaugural el 4 de Junio. Fue uno de los lanzamientos que más expectación ha causado en los últimos años. A pesar del buen funcionamiento del vector, el mismo estalló en llamas sobre la selva amazónica debido a un fallo de software.

    La repercusión en los medios fue total, y las críticas a la multimillonaria inversión en la investigación espacial no se hicieron esperar.

    Ahora, las esperanzas se centraban en demostrar que el “Ariane 5”, era confiable. El éxito no llegaría hasta el 30 de Octubre de 1997.


    COSMÓDROMOS EN RUSIA

    Desde 1966 hasta 1987 la URSS operó en tres lugares de lanzamiento: Baikonur, en Kazajstan y Plesetsk y Kapustin Yar, en Rusia. Esta última, que sólo lanzaba los vehículos más pequeños, llevó a cabo su última misión en 1987 y ya no es una parte de las Fuerzas Espaciales Militares Rusas, que controla todas las actividades.

    Hace unos años la idea de construir un nuevo cosmódromo en Rusia se habría considerado como absurda. Todos los lanzamientos espaciales se realizaban desde Baikonur y Plesetsk. Sin embargo, después de la ruptura de la URRSS, el cosmódromo de Baikonur pasó a manos de la República de Kazajstan, quedando éste fuera del territorio ruso. Gracias a intereses por ambas partes, se llegó a un acuerdo por el alquiler de las instalaciones por parte de Rusia durante un periodo de 20 años. En el caso hipotético de que se rompieran estas relaciones con Kazajstan, Rusia dependería sólo de las instalaciones de Plesetsk, por lo que el acceso al espacio quedaría muy limitado. Plesetsk está situado muy al norte, mientras que los lugares de lanzamientos de baja latitud son  más provechosos. Además, Baikonur es el único sitio desde donde se puede lanzar la lanzadera  Proton, ya que Plesetsk aún no dispone de un lugar de lanzamiento para este vehículo. Debido a todas estas consideraciones, los expertos consideraron que Rusia necesitaba unas nuevas instalaciones para lanzamientos espaciales.

    COSMÓDROMO DE BAIKONUR

    El Cosmódromo de Baikonur ( también conocido como Tyuratam), es el complejo espacial más antiguo en el mundo y a finales de 1994 había conducido ya más de 1000 lanzamientos. Baikonur también sustenta la mayor variedad de vehículos espaciales: Proton-K, Rokot, Soyuz-U, Molniya-M, Tsyklon-2 y Zenit. A mediados de los años noventa constaba de ocho plataformas de lanzamiento operacionales, dos estaban siendo revisadas y tres lanzaderas de Energiya ya no estaban en uso. Baikonur es el origen de todas la misiones tripuladas, lunares, interplanetarias, de navegación a gran altitud,... Baikonur también es crucial para el desarrollo de las operaciones de la Estación Espacial Internacional.

    Cosmódromo de BaiKonur

    COSMÓDROMO DE PLESETSK

    El Cosmódromo de Plesetsk, durante muchos años (1969-1993) el complejo de lanzamientos más activo en el mundo, está localizado en el noreste de Rusia, cerca de la ciudad de Mirny. Aunque es capaz de lanzar ICBM Korolev R-7, no realizó su primer lanzamiento espacial hasta 1966. actualmente, más de 1500 lanzamientos( 60% del total del país) de vehículos militares, de investigación y comerciales han sido preparados y lanzados desde este complejo. Desde su latitud norte (aprox. 63º N), las misiones espaciales han estado restringidas a inclinaciones orbitales entre 63 y 83 grados. Después de algunas modificaciones, el cosmódromo de Plesetsk está equipado para colocar satélites en órbitas polares y heliosíncronas (SSO) inclinadas 93.7º para posibilitar tareas EROS y de mapping.

    Actualmente, Plesetsk sólo sostiene cuatro tipos de vehículos: Kosmos-3M, Soyuz-U, Molniya-M, Tskylon-3 y Start.

    Consta de 9 plataformas de lanzamiento para los cohetes espaciales "Soyuz-U", "Molniya-M", "Tsiklon-3"  y "Kosmos-3M". Existen 7 lugares para el  montaje y ensamblado de los distintos vehículos espaciales. El cosmódromo esta provisto de una planta de oxígeno-nitrógeno, además de un aeropuerto, 2 estaciones de combustible, y más de 600 Km de red de transportes.

    El área total es de 1762 km2. El complejo de lanzamiento del vehículo "Zenit" está bajo construcción y el diseño de la contrucción de un complejo multi-tarea para el vehículo "Angara" se encuentra muy avanzado.

    'Bases de lanzamiento de sat�lites'

      Plano del cosmódromo de PLESETSK.

    COSMÓDROMO DE SVOBODNY

    Las instalaciones princiales del cosmódromo se encuentran en el distrito de Svobodny de la región de Amur, en un cuadrado limitado en  latitud 51º40"-50º00" Norte y en longitud 128º00"-128º30" Este, lo que permitirá órbitas de baja inclinación. Un cohete lanzado Svobony, podrá poner en órbita un 20-25% más de carga que uno lanzado desde Plesetsk. Este lugar también posee buenos accesos a sus instalaciones desde el exterior, a través del río Zeya, vías de ferrocarril y autopistas.

    'Bases de lanzamiento de sat�lites'

    Plano del cosmódromo de SVOBODNY

       

    Actualmente, Svobodny tiene operativos 5 silos, usados antiguamente para el lanzamiento de misiles, con sus respectivos lugares de prueba y montaje. Después de algunas mejoras, las instalaciones estarán equipadas para poder lanzar los cohetes pequeños Rokot y Start. Para el año 2000 deberá estar construido  un nuevo complejo de lanzamiento para la lanzadera pesada Angara, que usará propelentes ecológicamente puros.

    ZONA DE EE.UU. : CABO CAÑAVERAL

    En EEUU existen cuatro bases de lanzamiento Cabo Cañaveral, Vandenberg, Wallops y White Sands. Nosotros nos centraremos de manera especial el la primera de ellas: Cabo Cañaveral.

    Situado en la Península de Florida, a aproximadamente cien kilómetros de Orlando, es un estrecho cerro arenoso junto al océano Atlántico, en la costa de Florida. Comenzó su actividad como base de lanzamiento de cohetes en julio de 1950, con experimentos con misiles V-2 modificados. Los lanzamientos se realizaban en dirección Este, con lo que se pueden seguir con facilidad. En el caso de fallos, los cohetes caen siempre al mar. El área está controlada por la NASA y por la US Air Force, que organiza los lanzamientos militares.

    En 1964, Cabo Cañaveral fue rebautizado como Cabo Kennedy, en honor al entonces recientemente asesinado presidente John F. Kennedy. Cuando éste fue asesinado, el nuevo presidente, Jonson, unió las áreas bajo un solo nombre: John F. Kennedy Space Center. Para evitar confusiones, ambas fueron dadas posteriormente un nuevo nombre, de forma separada: Centro Espacial John F. Kennedy, donde está situada la NASA, y Estación de las Fuerzas Aéreas de Cabo Kennedy. Comenzando con la misión del Apolo 8, en diciembre de 1968, todos los lanzamientos dirigidos por humanos comenzaron a llevarse a cabo desde el Centro Espacial John F. Kennedy -actualmente, denominado Centro Espacial Kennedy. Por su parte, La Estación de las Fuerzas Aéreas de Cabo Kennedy continuó con los lanzamientos teledirigidos, sin humanos en los cohetes. En 1973, se la rebautizó como Estación de las Fuerzas Aéreas de Cabo Cañaveral. Y desde el 2000, se la conoce como Estación de las Fuerzas Aéreas de Cabo Cañaveral. Su centro neurálgico es el Vehicle Assembly Building (VAB), una gran estructura cúbica donde se ensamblaron los componentes del enorme cohete Saturno V. Actualmente, en él se desarrolla el montaje de los transbordadores espaciales. Los cohetes y satélites lanzados desde la base se dirigen en dirección Sureste, sobre el Océano Atlántico, y son seguidos por decenas de estaciones, tanto fijas, como móviles, instaladas en barcos y aviones, que retransmiten sus observaciones al Jonson Space Center, en Houston (Tejas), el principal centro de control de las misiones espaciales norteamericanas.

    Ha sido la cuna de la mayoría de los lanzamientos de cohetes americanos sin y con humanos en su interior, y actualmente, también la de buena parte de los europeos, en este caso, los dedicados a las comunicaciones. Albergó los lanzamientos con astronautas dirigiendo los cohetes, hasta que llegó el Programa Apollo. Fue entonces, cuando los lanzamientos dirigidos por astronautas se trasladaron al nuevo Centro de Operaciones de Lanzamientos de la NASA. Dicho Centro está situado al norte de Cabo Cañaveral, en la isla de Merritt.

    La base de Cabo Cañaveral es compartida por las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos y la NASA. Esta el Centro Espacial Kennedy, centro del Space Shuttle (Nave Espacial). Las instalaciones de las Fuerzas Armadas se encuentran situadas en la Estación de las Fuerzas Armadas de Cabo Cañaveral. Los fabricantes de cohetes Lockheed Martin e International Launch Services (ILS) tienen firmados acuerdos con las Fuerzas Armadas y la Nasa para llevar a cabo lanzamientos comerciales en la base.

    Las áreas de lanzamiento

    El Ala Espacial 45 de la base Patrick Air Force se encarga de la zona Este, que acoge, procesa y provee tests y fechas de lanzamiento a los vuelos comerciales de la lanzadera Atlas, mediante una serie de estaciones de seguimiento y de naves.

    'Bases de lanzamiento de sat�lites'
    El Complejo de Lanzamiento 36 (LC-36) alberga dos lanzaderas con rampas y torres móviles de servicio, así como angares de ensamblaje de los satélites al cohete y un centro de control. La rampa, la lanzadera y la torre móvil de servicio facilitan la erección del cohete, sus pruebas y el lanzamiento final. El centro de control lleva a cabo las actividades operativas y relacionadas con la comunicación con el cohete. Este integra todo el equipamiento necesario para el control remoto de la nave y las operaciones de pruebas monitoradas y de lanzamiento de ambas lanzaderas. Los Atlas de las series I y II son lanzados desde este complejo.

    El Complejo de Lanzamiento 41 (LC-41) ha sido desarrollado especialmente para el cohete Atlas V y utiliza el concepto de “lanzadera limpia”. Los cohetes de lanzamiento son erigidos en la Vertical Integration Facility (Edificio de Integración Vertical). A continuación, son transportados a la lanzadera, aproximadamente 12 horas antes del lanzamiento, y a través de una Plataforma Móvil de Lanzamiento (MLP). Este diseño reduce los costes de lanzamiento, permitiendo así el proceso paralelo y minimizando el tiempo de permanencia del cohete en la lanzadera.

    El nuevo Centro de Operaciones de Lanzamiento combina las operaciones del Centro Director de Misiones y del Centro de Control en un solo edificio. Un conjunto de amplias pantallas permiten al equipo de técnicos -situados en las áreas de observación- seguir las actividades del proceso de lanzamiento del cohete/satélite. Junto al Centro de Operaciones de Lanzamiento, se encuentra la sala que puede albergar hasta seis cohetes Atlas V, al mismo tiempo.


    Datos de interés


    • Tiene actualmente 6 áreas de lanzamiento y otras 2 en el Kennedy Space Center. Las áreas activas son: Delta 17 A y B (vuelos Delta); Atlas 36 A y B (vuelos Atlas); Titan 40 (vuelos Titan); Lanzadera 46 de LMV (vuelos Antena); dos lanzaderas de cohetes A y B en el Kennedy Space Center (vuelos de la NASA). Dos nuevas áreas están en fase de construcción, las 37 y 41.

    • Está en medio de una reserva natural y protegida, donde habitan 195 especies animales, aves incluidas.

    • Primeras lanzaderas construidas: vuelos Delta 1 y 2, en 1956. El primer lanzamiento se produjo el 25 de enero de 1957, en el que el cohete cayó sobre la lanzadera y explotó.

    • Las compañías implicadas en el lanzamiento de un satélite de telecomunicaciones son muchas. En el caso del Hispasat 1D, han sido la lanzadora ILS (perteneciente al fabricante Lockheed Martín), Alcatel, Atlas, AC-159E y los socios de la propia Hispasat.

    • El coste total del Hispasat 1D ha ascendido a 194 millones de dólares y ha supuesto un trabajo de dos años.

    • El Hispasat 1D ha sido el 62º lanzamiento de los cohetes Atlas.

    ZONA ASIÁTICA

    COSMÓDROMOS EN CHINA

    Hay tres grandes bases de lanzamiento de satélites en China, respectivamente en Jiuquan, Taiyuan y Xichang.


    De acuerdo con la práctica internacional, los tres centros se ubican en áreas poco pobladas, tienen una topografía no accidentada y el campo de visión es amplio, y también se tienen en cuenta factores como la seguridad del Estado, las condiciones de transporte y la influencia de la rotación axial de la Tierra.

    El Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, establecido en 1958 en la provincia de Gansu, sita en el noroeste de China, es el primero de su tipo en el país, donde los científicos chinos han llevado a cabo muchos lanzamientos y experimentos espaciales.

    A 1.000 metros sobre el nivel del mar, el centro de Jiuquan se utiliza sobre todo para enviar satélites experimentales y de aplicaciones que están en órbitas más bajas y medianas con grandes ángulos oblicuos orbitales, pero también es capaz de lanzar misiles de largo y mediano alcance.
    Durante las últimas cuatro décadas, en el centro de Jiuquan se han efectuado con éxito nueve lanzamientos históricos, entre ellos el lanzamiento experimental del primer misil de alcance corto de China, el lanzamiento del primer satélite artificial de China, el lanzamiento experimental del cohete portador de largo alcance al Océano Pacífico, así como el lanzamiento en 1981 que envió tres satélites a órbita con un singular cohete portador.

    El Centro de Lanzamiento de Satélites de Taiyuan, situado en el distrito de Kelan, de la provincia septentrional china de Shanxi, se estableció en marzo de 1966 y entró en operación en 1968.
    A finales de ese mismo año, el centro llevó a cabo con éxito la prueba de trayecto completo de la primera generación del cohete de medio alcance.
    Rodeado de montañas, el centro de Taiyuan tiene una altura de 1.500 metros, cuenta con condiciones climáticas secas, y está considerado como el sitio ideal para lanzar satélites en órbita con sincronía solar.
    En 1988 y 1990 se lanzaron con éxito dos satélites meteorológicos chinos portados por los cohetes "Gran Marcha IV" en el centro.

    Localizado en la Prefectura Autónoma de Liangshan de la provincia suroccidental china de Sichuan, el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang está diseñado principalmente para lanzar cohetes de gran potencia y satélites geoestacionarios. A 1.500 metros sobre el nivel del mar, el centro es conocido por su clima agradable y sus pintorescos paisajes.
    El centro de Xichang tiene dos plataformas de lanzamiento: una para el lanzamiento de satélites de comunicaciones geoestacionarios y satélites meteorológicos portados por los cohetes "Gran Marcha III", y otra para el lanzamiento de los cohetes atados "Gran Marcha II" y los cohetes de serie "Gran Marcha III". El 16 de julio de 1990, China lanzó su primer cohete atado

    "Gran Marcha II" en el centro de Xichang, donde también se lanzó un satélite de experimentos científicos paquistaní y un satélite chino (Xinhua).

    COSMODRÓMOS EN LA INDIA

    La India es una potencia global emergente en el sector espacial. Ha demostrado su calidad técnica en la fabricación de sofisticados satélites de comunicaciones y sensores remotos. Además, dispone ya de sus propias lanzadoras lo que le da una gran autonomía. Se ha situado como la sexta potencia mundial espacial, con posibilidad de lanzar satélites en órbitas bajas y ha creado un lucrativo mercado de fabricación y lanzamiento de satélites para países del tercer mundo.

    El ISRO (Indian Space Research Organisation) se creó el 15 de Agosto de 1969. Su misión consiste en planear y ejecutar las actividades espaciales Indias. En principió se dedicó íntegramente al diseño y construcción de satélites aunque en la actualidad ya dispone de medios propios para situarlos en órbita.

    Este país cuenta con dos bases de lanzamiento, como son las de Trivandrum (situada en el estado de Kerala) y, la que es más importante, la de Sriharikota.

    Ésta última base, también llamada Satish Dhawan en honor a uno de los padres de la astronáutica de este país, se encuentra a unos 100 Km al norte de Chennai (Madrás) sobre la costa sureste de la península. Se encuentra en funcionamiento desde el año 1971 y, desde entonces, esta base se ha utilizado para lanzar numerosos satélites, tanto indios como alemanes, coreanos y belgas.

    COSMÓDROMOS EN JAPÓN

    La NASDA ( The National Space Development Agency of Japan) desde sus comienzos en Octubre de 1969, tuvo como misión promover la utilización del entorno espacial a través del desarrollo y lanzamiento de vehículos lanzadores y satélites. Para ello, la NASDA cuenta con dos bases de lanzamiento de satélites: el Centro Espacial Kagoshima, sito en la isla de Kyushu (al sur de Japón) y el Centro Espacial Tanegashima.

    'Bases de lanzamiento de sat�lites'

    El Centro Espacial Tanegashima es la mayor base de lanzamiento de la NASDA. Esta instalación, situada en la isla de Tanegashima a 115 kilómetros al sur de Kyushu, está dedicada a todas las cuestiones relativas a los lanzamientos. Ocupa 8.6 millones de metros cuadrados y ocupa un papel primordial en la precuenta atrás y en el seguimiento y control tras el lanzamiento. Los otros centros próximos incluyen el Centro de Control de Takesaki para cohetes pequeños, el Centro de Control Osaki para los vehículos lanzadores H-I y H-II, el Centro de Gestión y Toma de Datos de Masuda, la Estación de Radar de Nogi Radar, la estación de Radar de Uchugaoka. Hay también otras instalaciones para el desarrollo de recursos sobre motores de combustible liquido y sólido.

    Fue elegida esta situación por ser el punto más cercano al Ecuador (beneficia los lanzamientos de satélites geoestacionarios), pero en la actualidad se está buscando una nuevo situación debido a problemas que presenta la actual como son dificultades de acceso, proximidad de rutas marítimas y aéreas o la imposibilidad de realizar lanzamientos todo el año para no interferir en las estaciones en que la actividad pesquera es más importante en la zona a sus respectivas órbitas.

    NOVEDAD

    BASES DE LANZAMIENTOS EN EL MAR

    Un equipo internacional de ingeniería de cohetes y marina está combinando tecnología avanzada de construcción de plataformas petrolíferas y de cohetes para crear una nueva manera de lanzar satélites desde el mar, con el objetivo de poder poner en órbita satélites de telecomunicaciones desde el ecuador.

    El gran número de satélites que se ponen en órbita han obligado a los ingenieros a buscar nuevas ideas para lanzarlos. La solución ha estado en crear plataformas en el océano para hacerlo. El mejor punto para lanzar un satélite es el ecuador, ya que es en este punto donde la velocidad de rotación de la Tierra es mayor y, por tanto, da un impulso mayor a la lanzadera, por lo que necesitará un menor combustible para alcanzar la órbita deseada.

    'Bases de lanzamiento de sat�lites'

    En la imagen podemos ver como un cohete Zenit 3SL es transferido desde el barco de montaje (cuya longitud es de 200 metros) a la plataforma de lanzamiento Odyssey. Mientras el proceso de transferencia el barco y la plataforma están unidos, pero se separan en cuanto ésta haya finalizado. Hasta unas horas antes del lanzamiento el cohete no se saca del hangar. En estos momentos el proyecto se está llevando a cabo. La plataforma de lanzamiento se encuentra en construcción lo que se puede ver en la siguiente fotografía.


    La grúa de la parte delantera se sitúa aproximadamente donde la maquinaria y la base del Zenit 3SL serán situadas en el momento del lanzamiento. La estructura que se ve al fondo es el hangar donde el cohete será almacenado hasta el momento del lanzamiento.

    'Bases de lanzamiento de sat�lites'


    En la anterior imagen se aprecian los inmensos "flotadores" sobre los que se situa la plataforma. Estos flotadores se pueden hundir de forma que se sumerjan parcialmente para conseguir estabilidad. Los lanzamientos desde el mar tienen sus ventajas, como que excepto las personas que estén observando el lanzamiento, nadie podrá estar viendo el lanzamiento, ya que este será en un punto en medio de océano. Además, aunque el lugar de lanzamiento se encuentre en el ecuador (zona subtropical) las agencias meteorológicas predicen que las condiciones climáticas serán aceptables más del 95 por ciento del tiempo.

    'Bases de lanzamiento de sat�lites'

    Para finalizar resaltar la importancia del desarrollo de este sistema, puesto que para lanzar en los próximos años la gran cantidad de satélites previstos hacen falta nuevas plataformas de lanzamiento para dar cabida a las necesidades del mercado. El utilizar plataformas marinas es una gran ventaja debido a su excelente ubicación.

    'Bases de lanzamiento de sat�lites'