Auxiliar en la salud bucodental

Odontología. Higiene. Pacientes

  • Enviado por: Pili
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

TEMA 3 – EL PAPEL DEL AUX. EN LA SALUD BUCODENTAL

LA SALUD BUCODENTAL EN LAS PERSONAS

Cuando una persona ingresa en el hospital se somete a una rutina de horarios de comida, higiene, visitas. Si el paciente es autónomo y capaz de llevar a cabo su propio aseo se le dicen los horarios y dónde y cómo puede realizarlos. La higiene bucal a veces para una parte de la población no forma parte de su higiene rutinaria, pero a veces tampoco lo es la ducha diaria y se le recomienda la necesidad del cepillado ya que con él se obtienen beneficios para la salud.

HIGIENE BUCODENTAL PARA EL PACIENTE ENCAMADO

Si está consciente la realiza el, ofreciéndole todos los utensilios, si está inconsciente lo realiza el auxiliar poniéndolo en Fowler y ladeándole la cabeza. Si tiene prótesis dental se retira ayudándonos de una gasa, se limpia con un cepillo y se guarda al igual que si va a ser sometido a alguna cirugía o prueba diagnóstica. Los pacientes sometidos a quimioterapia tienen problemas derivados del tratamiento como por ejemplo los vómitos que arrastran el contenido gástrico que es ácido, afecta al esmalte dental favoreciendo la aparición y progresión de caries. La radioterapia cuando se administra cerca de la boca produce inflamación de la mucosa bucal (estomatitis- disminución de saliva) con el consiguiente aumento de caries y patologías en tejido blando, en todos estos casos debe extremarse la higiene bucal.

LA SALUD BUCODENTAL EN EL ANCIANO

La perdida de los dientes (edentulismo) requiere un cambio en los hábitos de masticación esta ausencia se intenta restaurar por medio de prótesis, sin embargo la eficacia de la masticación y el numero de dientes presentes no está relacionados necesariamente ya que muchas personas a pesar de tener todos sus dientes no mastican adecuadamente y degluten trozos muy grandes de comida pudiendo producirse atragantamientos y asfixia. El empleo de prótesis puede influir en la masticación inadecuada, en la perdida de sensibilidad en la cavidad bucal. Las instrucciones relativas a la higiene bucal del anciano son similares a las que se dan en los adultos. El principal problema es la perdida de habilidad manual y la dificultad para limpiar dientes aislados. Cuando hay dificultad se puede adaptar los mangos de los cepillos o recurrir a cepillos eléctricos. Las prótesis dentales acumulan placa bacteriana debiéndose eliminar enjaguando la prótesis con agua o frotándola con una gasa suave y cepillado. Esto se debe hacer después de cada comida y por la noche hay que quitar la prótesis para dormir.

LA SALUD BUCODENTAL EN EL PACIENTE DIABETICO

La diabetes mellitus provoca disminución del flujo salival con sequedad de boca y un aumento del nivel de glucosa en la saliva cuando está aumentada en sangre. También es frecuente que se produzcan inflamación de las encías (gingivitis), caries e inflamaciones bucales. Por todo esto el auxiliar dental debe aconsejar al paciente que realice la higiene bucal con frecuencia y se enjuague con agua para humedecer la boca.

LA SALUD BUCODENTAL EN PEDIATRIA

Es frecuente que los padres pregunten al auxiliar dental sobre consejos de salud bucodental y aquellas pautas que el odontólogo les dio y no entendieron bien.

A todos los niños se les debe enseñar a cepillarse los dientes, lo que resulta sencillo si se lo toman como un juego. Quizás la postura más utilizada para enseñar al niño a realizar la higiene bucal sea: el niño de pie o sentado mirando hacia el espejo y de espaldas al adulto, de forma que este pueda rodear la cabeza del niño con una mano aprovechando para cepillar los dientes, de esta forma se le va enseñando hasta que sea capaz de realizarlo el solo.

Las encías del lactante se deben limpiar con una gasa humedecida en agua, para eliminar los restos de leche después de las tomas. Entre tomas no se pueden utilizar biberones de leche (agua si).

Una vez cumplidos los dos años se intentará retirar el chupete y el hábito de chupar el dedo pulgar.