Autoclave

Enfermería. Laboratorio clínico. Desinfección y esterilización materiales. Vapor por presión

  • Enviado por: Andres
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 10 páginas

publicidad
cursos destacados
Geometría Básica
Geometría Básica
En el curso de Geometría Básica aprenderás los fundamentos de esta rama de las matemáticas....
Ver más información

Cálculo Diferencial
Cálculo Diferencial
En este curso se tratan temas básicos del cálculo diferencial como son: Límites, Derivación...
Ver más información


MANEJO DEL AUTOCLAVE, DESINFECCIÓN Y EESTERILIZACIÓN DEL LABORATORIO Y SUS MATERIALES.

INTRODUCCION.

La esterilización es un proceso esencial para el funcionamiento de un hospital, en el cual se deben utilizar todos los instrumentos quirúrgicos, implantes y muchos otros dispositivos absolutamente esterilizados. La desecación y la congelación eliminan muchas especies de bacterias, pero otras simplemente permanecen en estado vegetativo. El calor seco o húmedo elimina todas las bacterias combinando adecuadamente factores como la temperatura a la que se someten y el tiempo de exposición. Se puede esterilizar por calor seco en estufas a más de 160 °C durante media hora, o por calor húmedo en autoclaves a 120 °C durante 20 minutos y a presión superior a la atmosférica. La ebullición a 100 °C no elimina todos los gérmenes patógenos (entre los que no sólo están incluidas las bacterias sino también virus y levaduras). Otro medio habitual de esterilización, utilizado para objetos no resistentes al calor, son los medios químicos: el ácido fénico, iniciador de la era de la antisepsia (véase Fenol), el ácido cianhídrico (véase Cianuro de hidrógeno), el óxido de etileno, la clorhexidina, los derivados mercuriales, los derivados del yodo (especialmente la povidona yodada) y muchas otras sustancias. El alcohol etílico no produce esterilización completa. Otro medio de esterilización actual son las radiaciones ionizantes (beta, gamma).

La esterilización implica la destrucción, de todos los organismos incluyendo esporas, y la desinfección supone la destrucción de los microrganismos vegetativos que pueden causar enfermedades, pero la desinfección no mata necesariamente esporas.

Los métodos más usados corrientemente en los laboratorios microbiológicos son:

  • Calor rojo (flameado).

  • Calor seco (aire caliente).

  • Vapor a presión (calor húmedo)

  • Vapor fluente (tyndallización)

Calor rojo: Los instrumentos tales como las asas y alambres de siembra y varillas secas se esterilizan calentándolas en la llama del mechero bunsen hasta que se ponga rojo.

Calor seco: Se aplica en un horno calentado eléctricamente que se controla mediante termostatos y que están provistos de un gran ventilador circulante que asegura la uniformidad de la temperatura en todas las partes del contenido. Los equipos modernos pueden llevar la temperatura al nivel requerido, este dispositivo salvaguarda y protege al personal de quemaduras accidentales. El material que puede esterilizarse por este método incluye placas petri, matraces, pipetas de vidrio y objetos de metal. El aire no es buen conductor del calor, por lo que las estufas deben cargarse sin apretar el contenido, de forma que queden abundantes espacios para permitir que circule el aire caliente. Cuando se calculan los tiempos de funcionamiento para el equipo de esterilización por aire caliente, deben considerarse tres periodos.

  • El periodo de asenso de temperatura, que es el tiempo necesario para que toda la carga alcance la temperatura de esterilización; puede llevar alrededor de una hora.

  • Los periodos de mantenimiento a las diferentes temperaturas de esterilización recomendadas por el Medical Research Coucil que son 160ºC durante 45 minutos, 170ºC durante 18 minutos, 180ºC durante 7½ minutos y 190ºC durante 1½ minutos.

  • El periodo de enfriamiento, que se realiza gradualmente para prevenir la rotura del material de vidrio como consecuencia de un descenso demasiado rápido de temperatura; este periodo lleva dos horas.

  • Vapor a presión: Se realiza mediante la esterilización en autoclave. Las bacterias se matan más fácilmente por el calor húmedo que por calor seco. El vapor mata las bacterias por desnaturalización de proteínas. Una condición de seguridad convenida para la esterilización es utilizar vapor a 121ºC durante 15 a 20 minutos. El aire tiene influencia importante en la eficacia de la esterilización, porque su presencia modifica la relación presión/temperatura, además, la existencia de bolsas de aire impedirá la penetración del vapor, debe de eliminarse todo el aire primero todo el aire que rodea y penetra en la carga antes de que pueda comenzar la esterilización por vapor.

    Autoclave

    Autoclave.

    Una buena esterilización por autoclave depende de la eliminación de todo el aire de la cámara y la carga, de los materiales que van a esterilizarse deben colocarse sin apretarse. Los artículos limpios pueden ponerse en cestillos de alambre, pero el material contaminado debe estar en un recipiente de fondo sólido en una altura no mayor a 8 cm. Deben dejarse grandes espacios de aire alrededor de cada recipiente y ninguno debe estar cerrado. Existen dos tipos de autoclave:

    • El tipo olla de presión.

    • El de desplazamiento por la gravedad.

    Por razones practicas sólo trataremos el tipo olla de presión ya que es el que tenemos en el laboratorio.

    El tipo olla de presión es el más común, es un aparato para agua hirviendo a presión . Tiene una cámara vertical de metal provista de una tapa metálica fuerte que se aprieta y cierra herméticamente mediante un aro de goma. Se disponen en la tapa una espita para la salida del aire y el vapor, un indicador de presión y una válvula de seguridad. El agua del fondo del autoclave se calienta mediante mecheros de gas exteriores, un calentador eléctrico de inmersión o un serpentín de vapor.

    Instrucciones de funcionamiento.

    Debe haber agua suficiente dentro de la cámara. Se carga el autoclave y se aprieta la tapa manteniendo la espita de descarga abierta. Se ajusta seguidamente la válvula de seguridad a la temperatura requerida y se conecta ala fuente de calor. Cuando el agua hierva, fluirá el vapor por la espita de descarga, arrastrando con él el aire caliente existente en la cámara. Se deja que salgan libremente el aire y el vapor hasta que se haya eliminado todo el aire. Cuando se haya alcanzado esta fase, se cierra la espita de descarga aire-vapor. La presión del vapor se eleva en la cámara hasta que la presión deseada, generalmente 1,054 kg/cm2, se alcanza y fluye vapor por la válvula de seguridad. Cuando la carga ha alcanzado la temperatura requerida se mantiene la presión de 15 a 20 minuto. Al termino del periodo de esterilización, se apaga el calentador y se deja que el autoclave se enfríe. Se abre la espita de descarga muy lentamente una vez que el indicador ha llegado a cero, se deja que el material se enfríe hasta que tenga una temperatura a la cual pueda cogerse con las manos. Nunca se debe dejar enfriar el autoclave por mucho tiempo, ya si no se abre se forma un vacío, el cual puede romper el material estéril.

    Bennet ha elaborado una cinta indicador, la cual se coloca en los materiales, y según la tonalidad de dicha cinta, se sabe si fue un buena o mala esterilización. Además, cuando los autoclaves se descargan, los operarios deben llevar viseras protectoras de toda la cara del tipo que recubra la piel de la barbilla y de la garganta. También deben usar guantes de protección térmica.

    Tyndallización: Utilizará un vaporizador de Koch, que es una caja metálica en el fondo de la cual hierve el agua mediante un mechero de gas o un serpentín de vapor. Se utiliza este método para esterilizar medios de cultivo que pueden alterarse por exposición a temperaturas más elevadas. Estos medio se vaporizan durante 30-45 minutos al día durante tres días consecutivos. La primera vez, se matan las bacterias vegetativas; cualquier espora que sobreviva germinará en el medio nutritivo durante toda la noche, dando lugar a formas vegetativas que serán muertas durante la segunda y tercera vaporizaciones.

    DESINFECCIÓN.

    Para esto pueden usarse una gran variedad de sustancias químicas y todas ellas reciben el nombre común de biocidas. Los efectos del tiempo, temperatura, pH y la naturaleza física y química del artículo que se va a desinfectar y la materia orgánica presente, no son a menudo totalmente consideradas. Los tipos de desinfectantes son muchos, y su efectividad depende de la sensibilidad de los microorganismos, los más sensibles son las bacterias vegetativas, los hongos y los virus que contienen lípidos. Las mycobacterias y los virus que no contienen lípidos son menos sensibles y las esporas son por lo general resistentes. En la elección de los desinfectante deben tomarse en cuenta algunas consideraciones a cerca de su toxicidad y de los efectos perjudiciales que pueden tener sobre la piel, ojos y vías respiratorias. Los desinfectantes más utilizados corrientemente en los trabajos de laboratorio son los fenoles y los hipocloritos. Los aldehídos tienen una aplicación limitada y el alcohol y las mezclas de alcoholes son menos populares, aunque merecen mayor atención.

    En este cuadro se resumen las principales características de los desinfectantes, y depende del investigador cual utilizar, según le convenga.



    Activo contra

    Inactivado por

    Toxicidad

    Bacterias