Autismo infantil

Enferemedades psicóticas. Conducta social. Comunicación. Discapacidades

  • Enviado por: Amy
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

Introducción.

La vida es movimiento, fluye espontáneamente pero requiere de cauces; sigue un principio de afinación inhibitoria. Es la estabilidad del tronco lo que nos permite sentarnos y usar las manos. Es el control de los movimientos de la mano lo que nos permite usar cada uno de nuestros dedos voluntariamente. Es la afinación inhibitoria, lo que gradualmente, esculpe movimientos torpes del bebé en acciones finamente controladas.

La formación del carácter, igual que el movimiento, implica decisiones voluntarias que se basan en el control de uno mismo que nos da la disciplina.

De todas las herramientas que podemos dar a nuestros hijos, una de las más importantes es la disciplina, la capacidad de esforzarse por sus propias metas. Cuando el niño crece con una discapacidad, esta herramienta se vuelve indispensable. Su vida, el desarrollo de sus capacidades, el cumplimiento de sus sueños, la construcción de una vida cotidiana donde se sienta pleno, le exigirán un doble esfuerzo. Por eso es fundamental no sólo que aprenda a esforzarse sino que aprenda a disfrutar de ese esfuerzo, a la manera de los deportistas de alto rendimiento.

La palabra autoridad, nos recuerda Fernando Savater, proviene etimológicamente del verbo latino augeo, que significa entre otras cosas, hacer crecer. No podemos educar si renunciamos a nuestra autoridad de padres.

La paradoja de toda formación es que aprendemos a mandarnos a nosotros mismos obedeciendo a otros. Como la hiedra, los niños necesitan para crecer, un muro que le dé, a la vez, apoyo y resistencia.

Para ser verdaderamente nutricia, la autoridad tiene que ir dejando, paulatinamente, esl espacio al otro. Usurpar es una palabra muy fuerte, quiere decir tomar el lugar del otro, robarle la identidad. La sobreprotección y el autoritarismo son formas usurpadoras de la autoridad, que expropian en el otro la capacidad de establecer sus propias metas, la de esforzarse y, por lo tanto, la autoestima que produce cada logro.

Enfermedades psicóticas.

Afortunadamente, la psicosis, o perturbación emocional severa caracterizada por una perdida del contacto con la realidad, es rara en la infancia. Cuando se presenta, es difícil de diagnosticar, pero un síntoma bastante constante de diagnóstico es que el niño deje de hacer contacto emocional normal con las demás personas. Dos de las psicosis más comunes en la infancia, que pueden ser variantes del mismo desorden son el autismo y la esquizofrenia.

A continuación hablaremos sobre el autismo.

Autismo infantil temprano: este desorden puede empezar desde el cuarto mes de vida, cuando el niño permanece en la cuna apático sin importarle la gente que lo rodea. En otros casos, el niño puede parecer normal en la primera infancia y luego desarrollar síntomas aproximadamente a los 18 meses de edad. Debido a la naturaleza de los síntomas, los niños autistas a veces se diagnostican erróneamente como retardados mentales, sordomudos o con lesiones cerebrales. Se ha observado que el autismo se presenta en los niños en proporción de 2 a 1 en relación con las niñas.

Estos niños parecen haber levantado un muro entre ellos y las demás personas, inclusive sus padres. No miran a nadie y ni siquiera dan señal de haber escuchado a sus padres cuando estos le hablan. No pueden empatizar con los demás y no tienen ninguna capacidad para apreciar el humor.

Los niños autistas por lo general tienen problemas de lenguaje. Uno de cada tres nunca aprende a hablar, sino que se expresa con gruñidos y gimoteos. Otros repiten las mismas frases una y otra vez, o repiten como los loros lo que los demás dicen. Casi siempre carecen de lenguaje interior e inclusive ni siquiera se pueden desenvolver a un nivel sensoriomotor primitivo.

Para llenar el vacío por la ausencia de relaciones interpersonales en su vida, los niños autistas con frecuencia desarrollan una preocupación abrumadora por las cosas. Se vuelven compulsivos acerca del arreglo de objetos y con frecuencia inician actividades físicas repetidas y simples con los mismos objetos durante mucho tiempo. Si estas actividades se interrumpen, pueden reaccionar con temor o ira. Un niño de 4 años podría jugar con crayones durante varias horas cada día, una y otra vez, haciendo que se deslicen por una superficie y luego haciendo que el lápiz del fondo pase a la parte superior. Otros permanecen quietos durante horas, como la niña de 7 años que se mira absorta las manos apretadas durante horas, todos los días.

En las pruebas de inteligencia, las puntuaciones de los niños autistas van desde un promedio gravemente subnormal hasta un promedio alto. Algunos demuestran destrezas sorprendentes; aunque su funcionamiento en general es deficiente, pueden recitar largos poemas, cantar insólitamente bien, o resolver problemas matemáticos.

AUTISMO
DRA.ROSA CORZO

PARECE SORDO
NOSIRVEN LOS METODOS EDUCATIVOS NORMALES
DIFICIL DE ABRAZAR
NO LE GUSTA HACER CAMBIOS SU RUTINA
REPITE FRASES (ECOLALIA) O NO TIENE LENGUAJE
RIE SIN MOTIVO
HABILIDAEDS MOTORAS DESIGUALES: APILA CUBOS PERO NO PATEA LA PELOTA
NO HACE CONTACO VISUAL
SIENTE APEGO POR OBJETOS INANIMADOS
INDICA NECESIDADES LLEVANDO LA MANO DE OTROS
TIENDE A GIRAR OBJETOS
HIPERACTIVIDAD O EXTREMA PASIVIDAD
SE MUESTRA INDIFERENTE
NO SIENTE TEMOR ANTE LA PRESENCIA DE PELIGROS REALES
LLANTO-BERRINCHE TRISTEZA EXTREMA SIN CAUSA APARENTE
APARENTE INSENSIBILIDAD AL DOLOR
SE LE DIFICULTA MEZCLARSE CON OTROS
JUEGOS EXTRAÑOS NO IMAGINATIVOS

¿ QUÉ ES EL AUTISMO?

Una madre describe a su hijo autista diciendo: " Camina como entre sombras, vive en su propio mundo al que no podemos llegar."
Otros los describen como niños que jamás hablan; que gritan incesantemente; que se balancean todo el día; que pueden pasar horas mirando fijamente un objeto; que caminan en las puntas de los pies; que agitan las manos como si fueran alas; que pueden pasar de la total tranquilidad a un berrinche descomunal, con o sin una causa aparente; que no contestan al hablarles y, a veces, pareciera que fueran sordos; que agreden a otros o se hacen daño ellos mismos…
Estas son sólo algunas de las conductas observadas en personas con autismo. Nadie reúne todas las características y conductas, y se presentan con diferente intensidad y frecuencia en cada paso particular: el autismo desafía las generalizaciones.
No se trata de una condición nueva, fue descrita por primera vez por el doctor Leo Kanner en 1943.
El autismo no es una enfermedad, sino un síndrome. Es decir: un conjunto de síntomas que se presentan juntos, y que caracterizan un trastorno.
El autismo se describe y diagnostica según las conductas que se observan en la persona, pero ello no nos indica cuál es su causa.
Hasta ahora se han identificado varias enfermedades que producen los síntomas autistas. Así pues, el tratamiento médico dependerá de la o las causas detectadas en cada caso. Sin embargo, los métodos de enseñanza, educación y habilitación han sido explicados y probados en poblaciones de personas autistas, por lo que independientemente del tratamiento médico indicado, cuando existe, es importante proporcionarles esta ayuda en todos los casos.

¿QUIÉN TIENE AUTISMO?

Actualmente se considera que uno de cada mil habitantes presenta Autismo en algún grado; y es cuatro veces más frecuente en niños que en niñas.
El autismo es un trastorno que se padece por toda la vida, aunque las manifestaciones cambian conforme transcurre el tiempo y algunos síntomas mejoran, mientras otros pueden hacerse más severos.
Las personas con autismo tienen un promedio de vida igual al de la población general, por lo que es falso pensar únicamente en " niños con autismo"; estos son después adolescentes, adultos y ancianos con autismo.

¿CUÁL ES LA CAUSA DEL AUTISMO?

Los niños con autismo no presentan anormalidades físicas evidentes. Estos, y los pocos elementos técnicos de que se disponía en el área de neurofisiología, contribuyó a que en los años 40, cuando se describió el Autismo, se pensara que se trataba de un desorden emocional.
Según estas teorías, el desarrollo de las conductas autistas está directamente ligado a algo que hicieron o dejaron de hacer los padres del niño.
Investigaciones recientes, señalan que el autismo deriva de un desorden del sistema nervioso central y no de problemas emocionales.
No se ha identificado una causa única para el Autismo. Más bien, es un conjunto de condiciones que pueden resultar en este trastorno. Se han detectado más de 30 condiciones médicas asociadas con el autismo; pueden dividirse en cuatro tipos que incluyen:
- GENETICAS: Hasta ahora se han identificado varias
anormalidades en los cromosomas de personas con autismo; la más conocida es la llamada " X-Frágil".
- BIOQUIMICAS: Existen diferentes anormalidades en el
funcionamiento químico o metabólico que pueden producir comportamiento autista, como hipocalcinuria, acidosis láctica o desórdenes en el metabolismo de las purinas.
Cada vez es más frecuente que los padres observen que el
comportamiento de su hijo se altera cuando ingiere ciertos alimentos, lo que puede ser indicativo de la presencia de este tipo de problemas bioquímicos.

- VIRALES: Algunas infecciones virales - como la rubeola- antes del
nacimiento, pueden provocar anormalidades en el sistema nervioso central.
- ESTRUCTURALES: Se han detectado anormalidades en la forma del
cerebelo, hemisferio cerebrales y otras estructuras.


¿CUÁLES SON LAS CARACTERÍSTICAS DEL AUTISMO?

Las características asociadas con el autismo han sido divididas en tres categorías:

1. CARACTERÍSTICAS DE CONDUCTA SOCIAL:

Las dificultades de socializar son severas en los individuos con autismo y
serán el objeto de una parte importante de las estrategias de intervención.
Algunos ejemplos de estas conductas son: se le dificulta relacionarse
con los demás; no se da cuanta de las diferentes situaciones sociales ni de
los sentimientos de los otros; actúa de manera extraña e inapropiada (
como gritar en el cine, reír en un velorio o tirarse al piso en un centro
comercial); prefiere estar solo y se relaciona mejor con cosas que con
personas; casi no expresa emociones y no tiene juego imaginativos.

2. CARACTERÍSTICAS DE COMUNICACIÓN:

Las habilidades de comunicación en personas con autismo es una de las
mayores dificultades. El lenguaje expresivo y receptivo son sólo son de las formas como una persona se comunica, pero son de gran importancia.
Mientras la mayoría de las personas se desarrollan de manera normal en las áreas de comunicación verbal y no verbal, las personas con autismo parecen sumergirse en su propio mundo, donde la comunicación con otros no es importante.
Estas conductas no son voluntarias, sino que se deben a una incapacidad para entablar una comunicación.
En el área de la comunicación existen importantes diferencias entre los individuos: más del 50 porciento no tiene ningún lenguaje verbal; algunos repiten mecánicamente palabras, canciones o comerciales escuchados con anterioridad ( a esto se le llama ecolalia). Algunas personas con autismo de lato funcionamiento son muy verbales.
Sin embargo a todos se les dificulta establecer interacciones y usar el lenguaje con la intención de comunicarse con los demás.




3. CARACTERÍSTICAS DE COMPORTAMIENTOS EXTRAÑOS:

En general, los individuos con autismo experimentan dificultades sensoriales por su inadecuada respuesta a los estímulos externos.
Algunos ejemplos de las conductas extrañas que se observan en personas con autismo son: no temen a los peligros reales, pero pueden tener miedo sin causa aparente; tienen movimientos repetitivos como aplaudir, mecerse, aletear, etc.… rechazan cambios en su rutina; pueden quedarse con la mirada perdida o fijarla en algún objeto por mucho tiempo; evitan el contacto o insisten en abrazar y tocar inadecuadamente a las personas.

¿EXISTEN OTRAS DISCAPACIDADES ASOCIADAS CON EL AUTISMO?

Uno de los problemas al diagnosticar el autismo y estudiar sus efectos en la población general ha sido que, con frecuencia, se presenta conjuntamente con otras discapacidades que suelen ocultar o dificultar la detección del síndrome autista.
Esto es particularmente cierto cuando el otro trastorno es muy severo y el comportamiento que podría haber indicado autismo se atribuye a otra condición.
El 20 por ciento de los individuos con autismo tiene un coeficiente intelectual inferior a 70, por lo que cumplen con el criterio para diagnosticar deficiencia mental.
Entre un 20 y un 30 por ciento de ellos presenta convulsiones desde la infancia o desarrolla epilepsia en la adolescencia.
Un 20 por ciento, tiene problemas visuales, otro 20 por ciento, tiene problemas auditivos.
Las personas con autismo también pueden presentar parálisis cerebral o síndrome de Down.

¿ EXISTE CURA PARA EL AUTISMO?

Hasta ahora no se ha encontrado una cura para el autismo, Sin embargo, existen tratamientos indicados para algunas de las condiciones médicas asociadas con el autismo, con lo que pueden mejorar algunos síntomas del síndrome autista.
Métodos de enseñanza, educación y habilitación han sido aplicados y probados en poblaciones de personas con autismo, por lo que independientemente del tratamiento médico indicado, cuando existe, es importante proporcionar esta ayuda en todos los casos.

LOS PROFESIONALES

Un diagnóstico de autismo cambia de por vida la situación familiar. Por ello, es vital que la identificación de los niños con autismo reduzca al mínimo el número de errores en el diagnóstico, a la vez que permita a aquellos individuos afectados, iniciar cuanto antes un plan de prevención para la adecuada atención de sus necesidades especiales.
Queremos recalcar la importancia de un diagnóstico temprano. Entre menor sea la edad del niño, mayores serán los beneficios que se obtengan al aplicar las diferentes estrategias de intervención.
La forma más práctica y útil de diagnóstico, es aquella que combina la identificación con la evaluación, basándose en un acercamiento interdisciplinario. Este método utiliza varias disciplinas para definir el área, y después formular un diagnóstico en base a niveles de funcionalidad observada.
Los profesionales encargados de la evaluación interdisciplinaria son:
- El pediatra
- El audiólogo
- El psicólogo
- El terapista físico y ocupacional.


SOBREVIVIR AL IMPACTO

Al mismo tiempo que se atienden las necesidades de la persona con autismo, la familia puede aplicar ciertas estrategias para reducir el impacto emocional, físico e intelectual del autismo en la familia:
- Desarrolle una rutina estructurada para el cuidado de la persona con
autismo. Esto no significa proteger a la persona del mundo. Las personas deben aprender a ser flexibles y adaptarse a su medio ambiente, tanto como lo permitan sus habilidades.
- Los profesionales deben evitar la crítica o culpar a la familia por la
manera en que manejan a la persona con autismo. La familia debe discutir sus necesidades abiertamente con lo profesionales.
- Si la persona es disruptiva en las noches y no duerme normalmente,
hagan turnos para cuidarlo. Trabajen para lograr que la persona duerma o que por lo menos aprenda a quedarse en su cuatro en silencio.
- Proteja su propia salud, ya que la debilidad y el agotamiento afectan
su capacidad para hacer frente a la situación. Aliméntese bien y busque tiempo para descansar, haga ejercicio.
- Trabajen juntos como una familia para proporcionar el tiempo y
descanso necesario para cada uno. Pida y acepte ayuda de los demás y exprese lo que usted necesita.
- Utilice ayuda externa que les permita pasar tiempo juntos como
pareja para divertirse y satisfacer las necesidades familiares.
- No escondan a la persona con autismo. Entre más sepan lo amigos y
demás gente sobre la persona, habrá más comprensión y apoyo; sin embargo, es posible que sea necesario enseñarles y explicarles.
- Conserve el sentido del humor, no importa cuánto negro sea el
panorama.
- Arregle un horario diario para cubrir las necesidades de toda la
familia. Ayude a la persona con autismo a entender que también los demás tienen necesidades.
- Recuerde que no hay respuestas mágicas, A veces, por más duro
que trabaje, las cosas pueden parecer peores.
Utilice el sentido común y trate de que la vida de la familia no gire en
torno a un solo miembro.