Aspectos de la sexualidad

Conducta sexual. Búsqueda de placer. Métodos anticonceptivos. Enfermedades de trasnmisión sexual. Homosexualidad. Prostitución

  • Enviado por: Carlos Cornejo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas

publicidad
cursos destacados
Ejercicios resueltos de introducción a la Física
Ejercicios resueltos de introducción a la Física
Serie de ejercicios resueltos de de introducción a la Física

Este curso va ligado al curso...
Ver más información

Ejercicios resueltos de Trigonometría Plana
Ejercicios resueltos de Trigonometría Plana
Serie de ejercicios resueltos de Trigonometría Plana

Este curso va ligado al curso actual de...
Ver más información


1.- Introducción

2.- Aspectos Biológicos

2.1.- La sexualidad como función procreadora

3.- Aspectos psíquicos

4.- Aspectos sociales

4.1.- La sexualidad y la necesidad de la búsqueda de placer

4.2.- La sexualidad como apetencia o necesidad fisiológica

4.3.- La sexualidad como comunicación y encuentro

5.- Conductas sexuales

5.1.- Homosexualidad

5.2.- Prostitución

5.3.- Autoerotismo

5.4.- Otras conductas menos frecuentes

6.- Métodos anticonceptivos y ETS (enfermedades de transmisión sexual)

6.1.- Métodos anticonceptivos

6.2.- Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

1.- INTRODUCCIÓN:

La especie humana posee un dimorfismo sexual es decir, que existen dos sexos separados, hombre y mujer las diferencias son potentes desde el nacimiento y otros se desarrollan durante el crecimiento estas diferencias pueden estar relacionadas con fenómenos de atracción sexual y con el distinto papel reproductivo asignado a cada uno, aunque la actividad sexual no solo persigue la reproducción sino también la obtención del placer, la culminación del deseo es un proceso de atracción o bien de amor, aunque también se asocia con frustraciones o inhibiciones del sujeto ya que puede empujar a la violencia o convertirse en un negocio. Esta combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales que va inevitablemente unida a nuestra vida y es responsable de gran parte de nuestra conducta, es lo que llamamos sexualidad.

2.- ASPECTOS BIOLÓGICOS:

Desde el punto de vista Biológico la sexualidad es descrita como un mero hecho evolutivo, que va siendo más complejo a medida que se asciende en la escala zoológica.

Hay que diferenciar entre el comportamiento reproductivo entre los seres celulares y los seres pluricelulares. Los primeros, se reproducen por medio de defesión, es decir, se produce entre ellos una transmisión de material genético y se crea un individuo igual a sus progenitores. En cambio, los seres pluricelulares se crean a partir de diferentes organismos que da como consecuencia un ser diferente a sus progenitores, es la reproducción conocida como sexuada.

La sexualidad evoluciona, así en la escala inferior se encuentran los seres pluricelulares controlados solo por los genes, mas adelante se encuentran los seres vertebrados e invertebrados que al control genético se le une el hormonal y en los mamíferos se superpone un tercer control que introduce la libertad de elección. Por último el hombre a esa libertad de elección se ve perfeccionada por la distancia que introduce su mundo imaginario y simbólico con respecto a la sexualidad.

Una de las diferencias existentes entre los humanos y los animales, es en el control hormonal y genético que poseemos .En la fecundación humana, cada una de las células reproductoras masculina y femenina, contienen 23 cromosomas, de los cuales sólo uno va a determinar el sexo del futuro ser, compuesto de 46 cromosomas (23+23). El óvulo, solo puede contener el cromosoma x, mientras que el espermatozoide puede contener el cromosoma x o y, por lo tanto, va a ser esta célula la que determine el sexo del individuo (xy macho, xx hembra)

2.1.- La sexualidad como función procreadora

Desde este punto, los seres vivos perpetúan la especie por medio de la función reproductora. El hombre realiza también una función reproductora, es decir, posee para realizar tal función unos órganos sexuales diferenciados, anatómica y fisiológicamente bastante complejos.

De acuerdo con esto, el fin perseguido por la sexualidad es la función procreadora. De forma que el impulso sexual se definiría como el resultado, por estímulos externos, de una serie de necesidades relacionadas con la reproducción.

De esta forma se solucionaban todos los problemas en torno a la sexualidad en el hombre, ya que era considerada como un instinto sucio, animal, aquello se veía como una obligación.

También biológicamente, en el hombre la relación de sus órganos genitales con el resto de su sistema anatómico, su función, transciende a la reproducción física, o, las sensaciones que provocan los órganos genitales en el hombre.

Resuelta pues, que incluso biológicamente, la sexualidad, es una consecuencia de ésta, pero puede convertirse en un propósito de la relación sexual al sexo del individuo.

3.- ASPECTOS PSÍQUICOS

La sexualidad humana, además del aspecto biológico que le capacita para su reproducción, viene regida por regiones de l corteza cerebral, esta comprobado que las hormonas sexuales aparte de poner en funcionamiento los respectivos aparatos reproductores de cada individuo actúan sobre el cerebro.

Durante el desarrollo del cerebro, las secreciones hormonales, pueden influir en éste y hacer que en la edad adulta se manifiesten de forma peculiar en su conducta sexual. Se ha llegado a la conclusión que la gran glándula sexual es el cerebro y no en los testículos u ovarios y que los problemas sexuales son psicológicos y no fisiológicos.

La sexualidad humana es un proceso psíquico, que se manifiesta de una forma plena en la pubertad, y que no permanece aletargada hasta ese momento, sino que la sexualidad del individuo sufre distintas etapas históricas, y que se manifiesta desde la mas tempranea edad. Este hecho fue estudiado por S.Freud y distinguió distintas etapas en el desarrollo sexual de una persona.

Durante los primeros meses, la pulsión sexual del niño, va ligada a su evolución afectiva, y al entorno (al ambiente donde viva, sus padres) siendo especialmente su madre el elemento primordial.

A partir de los 6 meses el niño empieza a distinguir su cuerpo del ambiente que lo rodea. Las experiencias placenteras se centran en los labios y en la succión, la boca pasa a ser la zona erógena del niño, ésta es la conocida como fase oral del niño.

Alrededor de los dos años, las zonas erógenas del niño se extienden al ano y parcialmente a los genitales, el niño siente placer defecando o reteniendo las heces, es la fase anal del niño.

Sobre los 4 años aparece lo que Freud denomina la fase fálica, en la cual el niño se interesa por sus genitales y los usa para obtener placer, los genitales van adquiriendo la principal zona erógena. El niño pasa a proyectar su sexualidad sobre otros individuos, se identifica con su progenitor de sexo contrario, lo que tendrá que superar para descubrir su propio sexo.

Hacia los 7 años, en el niño aparece una etapa de tranquilidad hasta la adolescencia.

Con la pubertad, se alcanza el desarrollo completo de los órganos genitales. Estos hechos van seguidos de la formación de los caracteres secundarios, en la que el individuo queda totalmente formado y apto para la sexualidad.

Ante esto, el individuo adopta una actitud de repliegue sexual, lo que normalmente le conduce a la masturbación como expansión fisiológica y psíquica satisfactoria de su soledad sexual.

La salida a este repliegue sexual le suele conducir a relaciones sexuales con individuos de su mismo sexo con los que suelen mantener una amistad apasionada. Estas acciones servirán al individuo para conocer su papel sexual y así poder iniciarse en la sexualidad adulta.

Este inicio en la sexualidad adulta se comienza por medio de la atracción hacia el otro sexo al que más tarde se pasa a considerar como objeto sexual, lo que puede llevar a relaciones de flirteo, de ligue incluso de prostitución.

Una vez llegado a la madurez sexual se establece un equilibrio afectivo en las relaciones amorosas. Una vez pasado la edad de los 45 años en la mujer pierde la capacidad reproductora (menopausia) y en el varón a partir de los 50 disminuye la espermatogenesis que es la disminución de espermatozoides en cada eyaculacion aunque estos dos casos no impiden al individuo tener relaciones sexuales, solo las limita. Por tanto, el envejecimiento sexual es mas de tipo psicológico que biológico.

4.- ASPECTOS SOCIALES

La actitud social ante la sexualidad se ha vuelto mas libre y tolerante. Esto es un importante progreso en la sociedad, pero esta tolerancia no esta todavía extensa de lacras como la pornografía y otras formas de comercialización del sexo.

La liberación de costumbres debe producir un hombre mas libre y responsable, pero no se logra si las normas hostiles al sexo se hacen conforme a las nuevas exigencias de un sistema económico, el cual no necesita al hombre ascético, enemigo del placer, ahorrativo, que vive en una vida de disciplina... etc.

Los intereses socioeconómicos han suprimido algunas normas sexuales tradicionales, por que cuentan con medios suficientes para mantener y seguir aprovechando las necesidades sexuales. Es necesario tomar conciencia de todos estos hechos si queremos orientarnos hacia el aspecto ético de la sexualidad y a la conducta sexual y libre del individuo.

4.1.- La sexualidad y la necesidad de búsqueda de placer

Lo que persigue esta necesidad pulsional es satisfacerse, obtener placer, lo cual durante mucho tiempo, por ser un instinto que compartimos con el animal, se ha considerado como algo impuro y sucio, de forma que incluso la procreación debía hacerse procurando el mínimo de placer sexual para no caer en el pecado de la lujuria. No hay razones para negar la búsqueda de placer, sino que además no debe ser reprimida, el placer es un bien para el individuo, para la pareja y para la sociedad.

La sexualidad es, pues, fuente de placer y como tal de salud, de bienestar y de comunicación. Fomentando las posibilidades de la sexualidad, el individuo puede verse ayudado en su búsqueda de sentimiento a la vida, a superar sus sufrimientos y su soledad.

El placer que acompaña a la sexualidad es necesario y beneficioso, la satisfacción del instinto sexual es un bien en si mismo.

4.2.- La sexualidad como apetencia o necesidad fisiológica

La sexualidad es una función vital, como el comer o el respirar, no afecta a la supervivencia del propio individuo. Una vez que los órganos genitales han evolucionado, se vivencia como una tensión corporal que busca la descarga a través de sensaciones corporales placenteras autoeróticas o heteroeróticas. Si la sexualidad es negada, se vive como una tensión, como una necesidad de contacto, de afecto.

A nivel psicológico dicha tensión puede percibirse como sexual y no según la personalidad del individuo. En relación con estas buscará la liberación de esta tensión.

Pues bien, hay quienes niegan el impulso sexual, es decir, no admiten ningún tipo de implicaciones al mismo sexo, por ello definen el impulso sexual como la conducta que implica la estimulación y excitación de los órganos genitales que conduce a la vasocongestión y al aumento de la tensión muscular hasta que ambas son liberadas mediante el orgasmo. El sexo es una función fisiológica mas, con sus organos apropiados y una serie de actos para su satisfacción.

Esta teoría esta en la base de los conductas que viven la sexualidad como apetencia corporal, como descarga de una tensión. Para la satisfacción del placer sexual, cualquier compañero resulta adecuado, al igual que con un alimento, cuanto más apetitoso sea, mucho mejor. El cuerpo es así interpretado como objeto de obtención de placer como relación entre objetos.

4.3.- La sexualidad como comunicación y encuentro

La sexualidad humana no está solamente limitada a la función procreadora. Como lo demuestra el hecho de que muchas parejas tienen relaciones sexuales sin el mentor deseo de tener hijos. Es decir, hay momentos en que se desea la relación sexual y sin embargo no son momentos de fecundidad.

Con todo esto tampoco puede definirse el impulso sexual como la conducta que implica la estimulación y excitación de los órganos genitales, porque en el género humano la satisfacción de los impulsos sexuales es aprendida, es decir, vienen suscitados como una capacidad de aprendizaje que convierte el impulso sexual humano en algo imposible de equiparar a las demás necesidades.

El hombre nace con unas posibilidades que va desarrollando a lo largo de su vida, pero a la vez va aprendiendo nuevas conductas que originan respuestas a las que se podrían considerar como instintivas o heredadas. Se ha comprobado científicamente que a medida que evolucionamos es más compleja la gama de estímulos sexuales. Incluso las diversas pautas sexuales pueden observarse en las distintas culturas que constituyen una enorme variedad que caracteriza a la conducta sexual. Otras culturas han puesto determinadas actividades o normas a los miembros de una sociedad que pueden resultar incomprensibles para otras sociedades.

El impulso sexual, vendría provocado por estímulos externos, ciertamente las hormonas preparan al organismo para la actividad sexual, pero no la determinan.

En consecuencia, habría que definir el impulso sexual como una combinación de factores orgánicos, hormonales y del sistema nervioso central, capaces de provocar respuestas relacionadas con cualquier otro tipo de maniobra para la obtención del orgasmo.

A pesar de todo, podemos afirmar, que la sexualidad es un fenómeno que queda integrado en el mundo del individuo y que por medio de los estímulos que necesita para su satisfacción está abierto a la relación con otras personas.

Como conclusión, la sexualidad debe ser vivida como un medio de relación personal, como un tipo de comunicación y de encuentro entre personas, que entran fenómenos complejos y valiosos para el hombre. Fenómenos que no podemos precisar por el subjetivismo que conllevan.

5.- CONDUCTAS SEXUALES

5.1.- Homosexualidad:

La homosexualidad se define como la práctica de relaciones sexuales entre sujetos del mismo sexo. Entre las mujeres recibe el nombre de Lesbianismo.

Puede ser constante u ocasional y la mayoría de las culturas humanas la han conocido. Por ejemplo, en las culturas clásicas griega y romana la contemplaban con tolerancia cuando no era constante, se ha conocido que gente tan famosa como Platón, Sócrates, Julio César, Miguel Ángel e incluso Leonardo da Vinci fueron homosexuales.

El Cristianismo y la cultura occidental la desaprobó a final del XVIII, pero sin embargo en los últimos años se asiste a un nuevo intento de comprensión como una expresión de la bisexualidad oculta en todo ser humano.

Para la medicina en nuestros días, la homosexualidad ya no es sinónimo de enfermedad y muchos de sus derivaciones patológicas vienen determinadas por la discriminación social al continuar sin ser admitida como una variante normal del comportamiento sexual.

No existen pruebas ciertas de que la homosexualidad se deba a trastornos genéticos a nivel cromosómico ni otra razón biológica que pueda causarla, ni tampoco puede afirmarse que la homosexualidad parta de alteraciones psicopatológicas en la edad adulta. El psicoanálisis interpreta la homosexualidad como expresión del fracaso del individuo en el esfuerzo por identificarse con la orientación heterosexual de su progenitor en etapas como la infancia y la preadolescencia.

La opinión científica dice que las influencias educacionales postnatales son la causa de muchos casos de homosexualidad. Pero lo más importante es saber que éstas influencias no alteran todas las demás cualidades del individuo.

Algunos médicos como Masters y Johanson han detectado en la interpretación de la vida eroticoafectiva de las parejas homosexuales algunas peculiaridades como el gran valor que da a lo afectivo, por encima de lo puramente sexual, y su concepción de la sexualidad como un juego placentero con finalidad en si mismo y no como un deber o como una obsesión.

5.2.- Prostitución

Suele definirse como prostituta a la mujer que ejerce el oficio de la prostitución y a la mujer que comercia sexualmente por dinero y no por placer. La prostitución viene a suplir las deficiencias de los modelos de relación sexual no mercantil. La prostitución suele venir motivada por factores socioeconómicos, por intereses comerciales muy refinados en nuestra sociedad actual. La prostitución es el oficio más antiguo de la tierra, los pueblos primitivos le dieron un carácter sagrado al ser ligada con el culto a la Diosa madre y ser practicada por algunas mujeres ligadas al culto como vínculo entre el mundo mortal y la divinidad.

Cuando paso este culto. La prostitución irrumpió en la historia con las primeras civilizaciones urbanas. Los Griegos y los Romanos vieron en ella un elemento de apoyo a la estabilidad familiar, por lo que aceptaron una actitud permisiva. Formaba parte de la lógica que el varón como único dueño dispusiese de esposas que le dieran hijos y cuidaran del hogar, de concubinas para el servicio cotidiano y de prostitutas para el placer.

El Cristianismo condenó tajantemente a la mujer capaz de entregare públicamente por dinero. Sin embargo, explicó la prostitución como un mal necesario que servía como remedio para los hombres mas necesitados. Por eso los poderes públicos tendieron a proteger la prostitución y adquirió una gran importancia durante la Edad Media y el Renacimiento.

Pero la prostitución alcanzo su mayor resonancia tras la revolución industrial por la continuidad de las represiones sociales con respecto a la sexualidad y por las duras condiciones laborales que impuso, que irían cambiando a medida que aumentaba el nivel de vida.

Hoy en día el movimiento de emancipación sexual de la mujer y las medidas legales represivas han desplazado la prostitución de los burdeles clásicos a otro tipo de locales como saunas, clubes de encuentro o salón de masajes.

En conclusión el fenómeno de la prostitución es generalmente degradante para la misma sexualidad y para el hombre ya que se reduce a una mera transacción mercantil y supone una afirmación de poder de una persona sobre otra y se manifiesta una serie de vicios sociales y humanos.

5.3.- Autoerotismo

Serie de fenómenos sexuales espontáneos de carácter solitario. Se suelen incluir el sueño erótico o excitación genital durante el sueño, las fantasías eróticas, el narcisismo o placer sexual contemplando el propio cuerpo y la masturbación.

Los sueños eróticos son un fenómeno normal, aparecen en la pubertad y se presentan hasta que el individuo inicia sus relaciones sexuales.

Las fantasías eróticas son también una forma muy común de autoerotismo y suelen preceder a la masturbación. Consisten en la elaboración imaginaria de un tema sexual que provoca placer, se dan en ambos sexos, suelen ser mas frecuentes en las jóvenes qué en los jóvenes.

La masturbación, supone la estimulación de los órganos genitales para obtener placer erótico por medios distintos. Suele ir acompañada de la evocación de imágenes o fantasías que potencian las estimulaciones físicas. Constituye una forma de expresión sexual, la cual es rechazada por el cristianismo por considerarla como un placer sexual cuyo objeto no es la procreación y por suponer un acto innatural. Antiguamente la medicina lo consideraba el derroche de semen como causa de debilidades físicas o psíquicas pero actualmente es considerada como saludable y que no conduce a ningún problema de tipo físico o psicológico como se creía antiguamente.

5.4 Otras conductas menos frecuentes.

Estas conductas han sido consideradas a lo largo de la historia como desviaciones o perversiones y que son conductas que necesitan determinadas situaciones especificas o la presencia de objetos sexuales para la obtención del placer. Estos sujetos son considerados como enfermos patológicos necesitados de ciertas atenciones. Las conductas de las que hablamos son las siguientes: Fetichismo, Exhibicionismo, Sadismo, Masoquismo, Bestialismo, Necrofilia y Pederastia.

6.- MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS Y ETS

Con los métodos anticonceptivos se trata de evitar que un coito conduzca a un embarazo no deseado. No existe ningún método perfecto para impedirlo así que la mejor opción es la que responda a las necesidades del momento (edad, salid, frecuencia de relaciones...)

6.1- Tipos de métodos anticonceptivos

Primeramente consideramos como no del todo anticonceptivos los métodos:

  • Coito vulvar: En este caso el semen del hombre se deposita sobre la vulva de la mujer, aunque con este método es muy posible que se produzca el embarazo ya que parte del semen puede penetrar en la vagina.

  • Lavado vaginal: Consiste en que inmediatamente después del co8to se realice un completo lavado de la vagina, aunque muchos espermatozoides ya han llegado al útero.

Los métodos anticonceptivos considerados como poco seguros son:

  • Método Ogino-Knauss. Consiste en evitar las relaciones los días fértiles de la mujer, así que debe tenerse en cuenta los das de ovulación y los tiempos de vida del óvulo y del espermatozoide. Tiene un riesgo de embarazo del 25%

  • Método de la temperatura basal: Consiste en medir la temperatura vaginal todos los días a 1ª hora de la mañana con el fin de detectar la subida de ésta, que sigue a la ovulación y así evitar el coito en estos días. El riesgo de embarazo es de 22%. Se consideran fértiles los días: después de la ovulación y 3 y 4 días antes y después.

  • Coito interrumpido: Consiste en retirar el pene de la vagina momentos antes de la ovulación aunque tiene varios inconvenientes como: Loas secreciones de las glándulas de Couper son expulsadas durante la erección y contienen espermatozoides, y el no extraer el pene en el momento debido, que es mas frecuente en los jóvenes por las condiciones de cansancio, excitación.. además la retención de la eyaculación dado el grado de excitación físico y prácticamente psicológico es dañino para el hombre.

  • Espermicidas: Son compuestos químicos que se introducen en la vagina por medio de una especie de aplicador que inactivan los espermatozoides en la vagina, pueden ser cremas, supositorios, espumas, geles... Son poco eficaces y habitualmente se usan conjunto con otras para disminuir el riesgo de embarazo.

Entre los métodos muy seguros encontramos:

  • Píldora clásica: Es un fármaco compuesto por dos hormonas sintéticas (estrógenos y progesterona) y bloquean la ovulación aunque la menstruación continua. El tratamiento es la ingestión de un píldora diaria. Es un método muy seguro con un 99% de resultados, aunque sin embargo altera el equilibrio hormonal del cuerpo. Ésta píldora puede darse como una inyección que produce los mismos efectos pero se administra mensualmente.

  • Píldora postcoital o del día siguiente: Este fármaco ha de tomarse durante las 48h siguientes al coito para impedir el embarazo aunque ya se haya producido la fecundación (por eso es considerado a veces como un método abortivo) Si la fecundación prosiguiera (posibilidad de 1 al 4%) el feto poseería un elevado riesgo de malformaciones.

  • Espiral o DIU (dispositivo intrauterino): Es un dispositivo de plástico, o plástico y metal que se coloca en el útero para impedir la fijación del óvulo fecundado (también considerado abortivo) (99% de posibilidades. Su colocación, control y extracción debe ser realizado por un médico especialista. Aunque sus componentes tóxico pueden producir inflamación uterina.

  • Diafragma: Es una caperuza de forma muy fina y flexible que se coloca en el fondo de la vagina cubriendo el cuello de útero e impide que los espermatozoides se encuentre con el óvulo y se puede impregnar por ambas caras con espermicidas, para asegurar mas la anticoncepción.

  • Preservativo o Condón: Funda de goma que se ajusta al pene cuando éste se encuentra en el máximo de su erección. Impide que el semen penetre en la vagina y es necesario que después de la eyaculación , antes de que el pene cese de estar erecto, se retire. (eficacia del 100%) Además al impedir el contacto directo, elimina el riesgo de las enfermedades de transmisión sexual.

  • Ligadura de trompas: Se cortan o se ligan las trompas de Falopio y se impide que el óvulo llegue al útero desde el ovario. Las funciones de ovulación y menstruación no se ven alteradas.

  • Vasectomía: Se cortan los conductos deferentes, impidiendo que los espermatozoides lleguen al exterior cuando se produce la eyaculación. No tiene consecuencias en la actividad sexual ni hormonal. La eyaculación y erección se produce, únicamente evita la presencia de espermatozoides en el semen.

6.2- Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Son aquellas enfermedades infecciosas que se transmiten mediante las relaciones sexuales.

Aunque cada año existen tratamientos mas eficaces, cada vez existen mas personas 2que las padecen, debido a que loa hábitos han cambiado, sobre todo entre lo jóvenes y en conductas de riesgo como puede ser la prositcución. A veces, la falta de información hace que se desconozcan los síntomas o que éstos se quieran ocultar, de modo que contribuye a su transmisión.

Podemos prevenir estas enfermedades con una buena información sobre ellas y un buen uso de los métodos anticonceptivos.

Dichas enfermedades pueden ser curadas si se diagnostican y se trataban en la fase inicial, así que es importante, que a la menor sospecha se acuda a un médico especialista. También e importante que cuando se diagnostica una ETS se comunique a las personas o persona con las que se haya tenido relación para averiguar si se ha producido un posible contagio.

La enfermedades pueden ser:

  • Gonorrea: Los síntomas son: secreción anormal de los órganos genitales o escozor al orinar el hombre. Puede llegar a azur esterilidad y problemas si se tiene hijos.

  • Sífilis: Síntomas: llagas o úlceras en los órganos sexuales y en el ano y bubis los hombres. Si no se trata puede haber lesiones en el sistema circulatorio, malformaciones o muertes del feto.

  • Uretritis y bulbo vaginitis: Secreción uretral semitransparente (en la mujer puede pasar desapercibido) Efectos: Artritis o infecciones en ojos, piel y boca.

  • Herpes genital: Ampollas o llagas en el glande o en los labios mayores y menores, posible contagio al feto y cáncer del cuello del útero.

  • Hepatitis B: Fiebre, perdida del apetito, náuseas, dolores articulares, urticarias, inflamación del hígado, graves trastornos del hígado, puede causar la muerte.

  • Sida: Alteración y pérdida del sistema inmunitario, neumonía, herpes, perdida de peso, fiebre, diarrea, fatiga... Se transmite al feto. No hay tratamiento específico, lleva a la muerte.

  • Candidiasis: Escozor y enrojecimiento genital, puede ocasionarse por la falta de higiene genital. Si no se trata se incrementan sus síntomas.