Alcoholismo

Ciencias sociales. Adicción. Alcohol. Drogas. Efectos. Alcohólicos. Síndrome de abstinencia. Graduación

  • Enviado por: Ariadna
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 17 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


Alcoholismo

¿Qué es la adicción?

La adicción se define como un estado de intoxicación, periódico o crónico, provocado por el consumo repetido de una droga. Se caracteriza por un gran deseo o necesidad irresistible para seguir consumiendo la droga; una tendencia a aumentar progresivamente la dosis; una dependencia psíquica y casi siempre física en cuanto a sus efectos.

¿Qué son las drogas?

Consideramos drogas como: "toda sustancia que introducida en el organismo puede modificar una o más funciones de este" (OMS) .

El alcohol es una droga, aunque la mayoría de la sociedad no lo considere así, por ser de carácter legal, pero al igual que las drogas ilegales generan dependencia física y psicológica.

Además, con el consumo habitual, las drogas se caracterizan por la necesidad de ir aumentando de forma notable la cantidad de sustancia para conseguir los efectos deseados, es lo que denominamos tolerancia o adicción.

También debemos tener en cuenta que las drogas son tóxicos por lo que una dosis elevada puede provocar cuadros agudos que en algunos casos generan la muerte; asimismo las drogas son "cortadas", es decir mezcladas y adulteradas, con diferentes productos químicos que en algunos casos generan también sus propias intoxicaciones.

Al crear una dependencia física y psíquica, si, tras un consumo regular, se suspende o reduce su administración se produce el síndrome de abstinencia.

Clasificación de las drogas

Según los efectos que causan sobre el sistema nervioso, las drogas se clasifican en:

  • estimulantes: son las drogas que aumentan la intensidad de los impulsos nerviosos que llegan al cerebro, lo que produce alucinaciones o ilusiones. Dentro de este grupo, podemos nombrar las anfetaminas, la cocaína y el crack.

  • Depresoras: incluyen las drogas que provocan una disminución de la actividad nerviosa. Entre ellas se encuentran el alcohol; el opio, la morfina, la heroína.

  • Despersonalizantes: son las drogas que perturban la actividad nerviosa y distorsionan la realidad. Producen alucinaciones, ilusiones, confusiones y despersonalización, por ejemplo la marihuana y el ácido lisérgico (LSD)

¿Qué es el alcohol?

El alcohol que se utiliza en las bebidas alcohólicas, se denomina alcohol etílico o etanol. Su fórmula química es C2H5OH, tiene un punto de fusión de -144,1ºC, de ebullición de 78,5ºC y una densidad relativa de 0,789 a 20ºC.

Todas las bebidas con etanol y casi la mitad del etanol industrial, se fabrican mediante la fermentación de azúcares. Las materias primas que se utilizan para esto son, el almidón de la papa, del maíz y de otros cereales.

La cimasa, que es la enzima de la levadura, transforma el azúcar simple en dióxido de carbono.

La reacción de la fermentación es bastante compleja, por que los cultivos impuros de la levadura, producen otras muchas sustancias, como el aceite de fusel, la glicerina y diferentes ácidos orgánicos.

El líquido fermentado, contenedor de 7 a 12% de etanol, se concentra hasta llegar a un 95% mediante una serie de destilaciones. En la elaboración de algunas bebidas más añejas, las impurezas son las encargadas de darle el sabor final.

Existen otros etanoles que no son consumidos por las personas, que se preparan sintéticamente a partir del etanal que procede del acetileno, o del eteno del petróleo, y también en pequeñas cantidades, de la pulpa de la madera.

C6H12O6 2C2H5OH +2CO2

Fórmula de la fermentación

Reseña histórica del alcohol

Etimológicamente del árabe al-kuhl= el colirio. Desde que se descubrió el proceso de fermentación de ciertos líquidos azucarados procedentes de algunos granos y frutos, comienza el consumo de esta bebida, sus efectos embriagantes fueron utilizados como vínculo litúrgico por egipcios, romanos, griegos y hebreos. Otro indicador de lo arraigado que está esta sustancia lo vemos en el culto que las culturas griega y romana ofrecían a sus respectivos dioses del vino, Dionisio y Baco, el culto dionisiaco era uno de los más importantes en la antigua Grecia, y en la cultura latina este Dios adoptó el nombre de Baco.


La utilización de bebidas alcohólicas como medio para alcanzar la divinidad trascendiendo lo humano, es la versión mediterránea de la comunicación con los dioses que han tenido otras culturas a través de otras drogas. La expansión del Imperio Romano contribuyó a la introducción de la vid y de los procesos de fermentación en todos los territorios dominados. Parece ser que fueron los árabes los que descubrieron el proceso de destilación entre los siglos VIII y IX, con lo que se consiguió aumentar el grado alcohólico de las bebidas fermentadas. Lentamente, en diferentes puntos de Europa, generalmente en Monasterios, se van elaborando los primeros licores destilados que alcanzan fama y relevancia, algunos de los cuales han llegado hasta nosotros como coñac, benedictine, chartreuse. Luego la técnica llegaría a Irlanda y Escocia, en este último país en el siglo XV comienza a elaborarse un aguardiente de cebada llamado visge beatha (agua de la vida en gaélico escocés) que es lo que en inglés se denominó whisky. En el intertanto la industria cervecera comenzaba a cimentarse entre los siglos XIII y XV en la abadía benedictina de Sankt Gallen, en Suiza.

Dos acontecimientos importantes para la difusión de las bebidas alcohólicas tienen lugar en el siglo XVII:

Primero: el monje benedictino dom Pierre Pérignon (1638-1715) modifica y perfecciona la técnica de elaboración y fermentación del vino, dando como resultado lo que hoy conocemos como champán.

Segundo: los comerciantes y propietarios agrarios españoles y portugueses comienzan la exportación y plantación masiva de caña de azúcar en las Antillas y Brasil, con lo que se desarrolló la producción y difusión del ron.

La investigación científica de Louis Pasteur (1822-1895) permitió un mejor conocimiento de los procesos de fermentación y destilación lo que contribuyó a la industrialización, mejoramiento y abaratamiento del alcohol. Todo esto contribuyó al mayor consumo de

bebidas alcohólicas. Así, nos encontramos hoy en día invadidos mundialmente por esta droga legal, que cada día tomó más espacio en la sociedad del siglo XX y lamentablemente inicia con fuerzas renovadas nuestro siglo XXI.

Otros ejemplos que podemos tomar en cuenta a la hora de deducir la antigüedad del alcohol son los siguientes ejemplos:

  • Se conservan restos del año 2200 a.c. que evidencian cómo se recomendaba la cerveza a mujeres en estado de lactancia. El código del rey babilonio Hamurabi amparaba a los bebedores de cerveza y vino de palma, y hacía ejecutar a la tabernera que rebajara la calidad de la bebida.

  • Los griegos rendían culto a Dionisio y ofrecían bebidas alcohólicas a sus dioses y a los soldados antes de que estos entraran en combate. También ellos las utilizaban para facilitar sus relaciones: constituían el eje de los denominados symposia (banquetes celebrados con fines recreativos en los que intercambiaban ideas filosóficas, políticas, etc... mientras ingerían vino, cerveza e hidromiel).

  • Los romanos apreciaron enormemente el vino y contribuyeron a la difusión de la vid por toda Europa, así como a afianzar la reglamentación de la viticultura.

  • Las referencias bíblicas al vino son muy numerosas. "Parece imposible cumplir la Ley siendo abstemio, pues en todas las ocasiones de señalada importancia social (circuncisión, fiestas, matrimonios, banquetes por el alma de los difuntos) es correcto apurar al menos un vaso"

  • También América conoce fermentaciones alcohólicas de escasa graduación desde tiempos remotos: el pulque y la chicha gozaron de amplia aceptación entre los pueblos aborígenes, quienes les atribuían un significado religioso, curativo y/o mágico.

  • Por su parte, parece ser que fueron los árabes quienes descubrieron la destilación y de cuya mano se introdujo este proceso en el continente europeo.

  • El consumo de bebidas alcohólicas se asoció durante la Edad Media con salud y bienestar. De hecho, el alcohol adoptó ese nombre a finales del siglo XVI pues hasta entonces se le conocía con el elocuente apelativo de aqua vitae.

  • Será a partir de la Revolución Industrial del siglo XIX cuando el consumo de esta sustancia alcance niveles hasta entonces desconocidos y que se verán notablemente incrementados desde la segunda mitad de esta centuria.

¿Dónde va el alcohol que se bebe?

Se han descrito 4 etapas en el recorrido que el alcohol efectúa en nuestro organismo:

a. Absorción: A causa de su bajo peso molecular el alcohol no requiere de un proceso de digestión, sino que es absorbido directamente en su estado original a través de la mucosa del estómago y del intestino delgado. La absorción es rápida, pudiendo alcanzar el algunos casos concentración máxima en la sangre en solamente 10 a 20 minutos, aunque habitualmente dicha concentración máxima en la sangre se obtiene después de 30 a 60 minutos. El factor de mayor influencia sobre la velocidad de absorción es la cantidad de alimento que se encuentra en el estómago en el momento que llega el alcohol a él. De este modo, los aperitivos y otras formas de ingestión en ayunas permiten un rápido paso del alcohol al torrente sanguíneo, mientras que el beber inmediatamente después de una comida abundante (sobre todo si es rica en grasa) hace que el alcohol llegue a la sangre más lentamente, y que por lo tanto alcance un nivel de alcoholemia menor.

b. Distribución: El alcohol viaja por la sangre a todos los lugares del organismo, difundiéndose fácilmente hacia las células de los distintos órganos y tejidos. La cantidad de alcohol que pasa a las células, y por ende su efecto en el organismo, dependen de su concentración en la sangre o alcoholemia. De gran significado es el hecho que el alcohol se distribuya con facilidad hacia el Sistema Nervioso Central, donde ejerce un efecto depresor de sus funciones.

c. Metabolización: Alrededor del 90% del alcohol absorbido es metabolizado en el hígado, gracias a la acción de enzimas que lo transforman en acetaldehído, ácido acético, y finalmente en anhídrido carbónico y agua. La velocidad de desintoxicación del alcohol depende en gran medida de esa función hepática. Se estima que en el hígado de una persona adulta, de sexo masculino, sana, de 70 Kg. de peso, puede metabolizar aproximadamente 15 ml de alcohol absoluto por hora.

En la mujer, este proceso es más lento y solamente se metaboliza el 10 a 12 ml. de alcohol por hora.

d. Eliminación: el 10% del alcohol restante es eliminado directamente, sin transformación, a través del aire expirado y la orina. Cantidades pequeñas son eliminadas también por la transpiración (piel), las lágrimas y la leche materna. El hecho que el alcohol sea eliminado en esta forma ha permitido desarrollar métodos que posibilitan su detección en el aire expirado, la orina y las lágrimas, y así poder estimar de manera bastante aproximada el nivel de alcoholemia.

Daños en el organismo

El alcohol provoca diferentes efectos según la cantidad consumida y la frecuencia. Las ingestiones aisladas provocan relajación y euforia principalmente y malestares estomacales transitorios. Ambos efectos se intensifican si aumenta la frecuencia excesiva del consumo de grandes cantidades. Los efectos se pueden dividir en las siguientes áreas:

Alteraciones psíquicas y psicológicas

  • Insomnio

  • Angustia

  • Amnesia

  • Delirium tremens

  • Alucinación

  • Abuso de otras drogas

  • Depresión

  • Intentos de suicidio

  • Disminución de la autoestima

  • Crisis de privación demencia

Alteraciones sociales

  • Conflictos con la pareja

  • Divorcio

  • Ausentismo laboral

  • Despido

  • Deudas económicas

  • Cesantía

  • Conflictos legales

  • Soledad por ausencia de apoyo

Alteraciones fisiológicas

  • Nauseas

  • Vómitos

  • Sudoración excesiva

  • Desnutrición

  • Dilatación de los capilares de la piel

  • Gastritis

  • Cirrosis hepática

  • Parálisis cardiacas

El alcohol ingerido en forma repetida puede dañar diversos órganos y sistemas del cuerpo humano:

a. Aparato digestivo

  • Aumenta la incidencia de cáncer (especialmente en el esófago)

  • Gastritis aguda y crónica (a veces hemorragia)

  • Úlcera gastro-duodenal

  • Mala absorción de principios nutritivos (vitaminas, sales minerales, grasas)

  • Pancreatitis aguda y cónica

b. Hígado

  • Hepatitis aguda (hígado grande y doloroso, piel y conjuntivitis amarillas, náuseas)

  • Hígado graso (hígado grande, molestias digestivas crónicas, somnolencia)

  • Cirrosis (irreversible y frecuentemente mortal)

c. Aparato circulatorio

  • Taquicardia

  • Hipertensión arterial

  • Miocardiopatía (corazón grande, taquicardia, ahogos y puede llevar a la muerte)

  • Agrava enfermedades cardiovasculares

  • Eleva triglicéridos (aumenta riesgo cardiovascular)

d. Sistema Nervioso

  • Atrofia cerebral y demencia

  • Polineuropatía (calambres, dolores y alteraciones sensoriales en extremidades)

  • Ataques epilépticos

  • Aumenta riesgo de enfermedades cerebro-vasculares

e. Aparato reproductivo

  • Disminución de la fertilidad

  • Atrofia testicular

  • Alteración de los espermios

  • Aumente de hormonas femeninas en el hombre

  • Síndrome Alcohólico Fetal (retardo mental)

¿Es el Alcohol un alimento?

El alcohol se quema u oxida en el organismo, produciendo ciertas calorías por cada gramo, por lo que las personas que lo defienden, lo llaman alimento. Pero no se lo puede considerar un alimento por las siguientes razones; aunque produce calor como las proteínas, grasas e hidratos de carbono, no puede cumplir en el organismo las mismas funciones que estos. Por ejemplo: no pude acumularse como las grasas e hidratos de carbono, tampoco sirve para el funcionamiento de los músculos, como lo hacen los hidratos de carbono, ni pueden reparar los tejidos como las proteínas. Además su efecto es perjudicial sobre las partes del organismo, es por eso que difícilmente se podrá llamar al alcohol un alimento.

¿ Es bueno para el corazón ?

La respuesta sencilla es, sí y no. Mucho estudios muestran que las personas que beben con moderación corren su riesgo menor de padecer cardiopatía isquémica ( CI ) que las personas que no beben. La cardiopatía isquemica es la enfermedad de las coronarias que provocan infartos agudos del miocardio. La gente que bebe con moderación padece menos infartos que quienes no beben. También es menos probable que mueran por causa de la CI 

Si un poco es bueno, ¿No es mejor más ?

No. Demasiado alcohol es muy malo para la salud. Si Ud. bebe mucho, es posible que padezca hipertensión arterial ( presión alta ) o arritmias.

Quienes beben mucho corren un riesgo más alto de padecer algún tipo de cáncer y enfermedades cerebro vasculares. Además, las personas que beben en exceso durante muchos años pueden padecer cardiomiopatía alcohólica, enfermedad del músculo cardiaco que puede ser fatal. Las personas que beben en exceso pueden padecer también cirrosis hepática daño cerebral y problemas en el estómago. 

¿ Cómo protege el alcohol al corazón ?

 El alcohol aumenta las contracciones de colesterol de lipoproteínas de alta densidad ( HDL)que es el colesterol "bueno" que ayuda a prevenir los infartos del miocardio. Esto explica cerca de la mitad de protección que el alcohol brinda. También es posible que el alcohol dificulte la coagulación sanguínea, y los coágulos contribuyan a que ocurra los infartos.

Aun cuando el consumo moderado de alcohol puede ser útil, recuerda que existe incluso mejores maneras de prevenir un infarto del miocardio.

  • No fume

  • Consuma una dieta saludable

  • Practique ejercicio regular mente.

  • Si Ud. padece hipertensión arterial o diabetes, contrólelas .

Clasificación de bebedores

Los adultos pueden clasificarse, según la cantidad de alcohol que consumen, en:

1)Abstemios.

2)Bebedores sociales.

3)Alcohólicos sociales.

4)Alcohólicos. 

Cada grupo presenta conductas características relacionadas con su hábito de beber y con frecuencia es mayor en el hombre que en la mujer.  

 

  • Abstemios.

  • Los bebedores que no responden, quienes o bien no disfrutan o muestran un desagrado activo al gusto y a los efectos del alcohol y en consecuencia, no tiene interés en repetir la experiencia.

  • No bebedores preocupados, que no solamente se abstienen si no que buscan el persuadir o coaccionar a otros que comparten su abstención.

  • 2 ) Bebedores sociales

    (a) Beben con sus amigos. El alcohol es parte de su proceso de socialización, pero no es esencial, y no toleran una embriaguez alteradora, esta es rara, puede ocurrir sólo durante una actividad de grupo, tal como una boda, una fiesta o el día de año viejo, momento en que se permite bebida en exceso.

    3 ) Alcohólicos Sociales

    En comparación se intoxican con frecuencia, pero mantienen ciertos controles de su conducta.. Prevén las ocasiones que requieren, de modo rutinario, toman un <<par>> antes de volver a casa. Evitan los bares en los que se dan espectáculos y buscan los otros que ya se conocen por sus bebidas abundantes, la mayoría son clientes <<regulares>>con las mismas inclinaciones basadas en una gran tolerancia de alcohol. Un alcohólico social encontrará tiempo para una copa por lo menos, antes de la cena. Es probable que poco después de ésta se quede dormido. Su bebida no interfiere en su matrimonio ni interfiere gravemente en su trabajo.

    4 ) Alcohólicos

    Se identifica por su gran dependencia o adicción de alcohol y una forma acumulativa de conductas asociadas con la bebida.

    Es importante consignar aquí la respuesta a dosis importantes de alcohol: existe tolerancia si alguien puede beber una botella de vino, o su equivalente en cerveza o licor, en menos de una hora, sin notar ningún efecto de intoxicación. El tener "buena cabeza" es muchas veces un signo clínico de dependencia. El consumir una botella de whisky, una caja de latas de cerveza, o más de un litro de vino al día, o llegar a presentar una alcoholemia de más de 150 mg% son signos de consumo excesivo, y quizás de dependencia. La aparición del temblor matutino de extremidades, de náuseas o vómitos, de debilidad o malestar general, de angustia, depresión o insomnio, de cefalea intensa, o de irritabilidad marcada al suspender el uso de alcohol son signos tempranos de síndrome de abstinencia. La pérdida de control aparece posteriormente, en personas que decidieron beber sólo un vaso de vino, pero que terminan ingiriendo hasta la intoxicación. También se ve la pérdida de control en personas que deciden disminuir el consumo no teniendo alcohol en la casa, pero que terminan comprando de todos modos, o que se cambian de pisco a cerveza o vino. El consumidor de alcohol a solas, o el tenerlo escondido en la oficina o en el dormitorio, son otros signos de necesitar la sustancia. El uso de alcohol en situaciones sociales inapropiadas, o el aumentar el consumo en forma obvia al volver a casa, son otros signos de consumo excesivo. Dado que existe una tendencia familiar clara en este problema, es importante explorar cuidadosamente si existen familiares con antecedentes de alcoholismo.

    La intoxicación alcohólica es quizá el efecto clínico más frecuente del uso del alcohol. Es un cuadro autolimitado, que va desde la embriaguez leve hasta la anestesia, con depresión respiratoria y eventualmente hasta la muerte. En la medida que aumenta el nivel de alcohol en la sangre, éste provoca euforia, problemas leves de coordinación, dificultades en la marcha, confusión mental y alteración de la conciencia con problemas de memoria. Estos efectos son menores entre los bebedores crónicos, que han desarrollado tolerancia al alcohol.

    La intoxicación alcohólica altera también la frecuencia cardiaca, provoca alteraciones del electroencefalograma y de los movimientos oculares. Produce un hablar y un pensamiento lentos, rubicundez facial, alteraciones conductuales; labilidad emocional, alteraciones del juicio, problemas cognitivos y desinhibición de impulsos sexuales y agresivos. Esa desinhibición puede aumentar la tendencia a conductas suicidas u homicidas y facilitar las conductas riesgosas en general.

    Las urgencias sanitarias que generan las toxicomanías (sobre todo el consumo abusivo de alcohol) son bastante elevadas y, en muchos casos, de una actuación rápida y eficaz de los primeros intervinientes depende que estos cuadros sean remontados con éxito.

    Sobredosis por alcohol

    Recordemos que el alcohol es un depresor del sistema nervioso central a pesar de que, en pequeñas dosis, su intoxicación parezca que ejerce sobre el organismo efectos contrarios.

    Así, en un primer estado provoca:

    • Excitación.

    • Sensación de euforia.

    • Agresividad.

    Posteriormente, al aumentar la dosis:

    • Aumenta la incoherencia.

    • Hay dificultades motoras.

    • Disminución de sensibilidad.

    Si seguimos aumentando la dosis:

    • Pérdida de equilibrio.

    • Vómitos.

    • Respiración agitada.

    • Anestesia.

    • Relajación de esfínteres.

    • Colapso.

    • Coma.

    • En algunas ocasiones, parada cardiorrespiratoria.

    » Primeros auxilios en caso de embriaguez en pacientes conscientes:

    • Provocar el vómito, introduciendo dos dedos en su garganta.

    • Administrar bebidas azucaradas.

    • Mantener la temperatura corporal.

    • Vigilar las constantes vitales.

    • NO sumergir la cabeza ni "bañar" a la víctima.

    » Primeros auxilios en caso de embriaguez en pacientes inconscientes:

    • NO provocar el vómito.

    • Posición lateral de seguridad (PLS).

    • Vigilar constantes vitales.

    • RCP si es preciso.

    • NO sumergir la cabeza ni "bañar" a la víctima.

    • Traslado a un centro asistencial para valoración facultativa

    Síndrome de abstinencia

    La falta de administración de una droga produce sobre el organismo adicto el efecto contrario a su consumo.

    Un síndrome de abstinencia de un depresor del NSC. provocará:

    • Intranquilidad.

    • Dolores musculares.

    • Midriasis

    • Piel de gallina.

    • Escalofríos.

    • Además, en el alcohol, puede aparecer el "delirium tremens", caracterizado por alucinaciones visuales y auditivas.

    Primeros Auxilios ante síndromes de abstinencia:

    Pese a la espectacularidad de estos cuadros, generalmente no presentan gravedad, por lo que nuestra actuación se limitará a un tratamiento sintomático, vigilando las constantes vitales, y a:

    • Control de la situación.

    • Tranquilizar.

    • Derivar a un centro sanitario o, mejor aún, a un centro específico de atención a toxicómanos.

    ¿En que parte del cerebro se crea la necesidad de ingerir alcohol ?

    El cerebro se divide en varias partes, una de las cuales es de sumo interés para nosotros. Esta parte, es llamada el sistema nervioso autónomo e hipotálamo.

    ¿ Qué es y cuál es su función ?

    Hipotálamo 

    Es una parte del encéfalo del tamaño aproximado de una cereza, que se localiza detrás de los globos oculares. Es un importante regulador de diversas funciones automáticas, como muchas vinculadas con el sistema hormonal. También regula la función cardiaca y la presión arterial, así como la temperatura corporal, el hambre y la sed, el equilibrio del agua, parte de la conducta emocional y del sueño. Ya que maneja nuestras emociones.

    • Acción del alcohol en el hipotálamo

    Sale de los vasos sanguíneos y toca de manera directa al hipotálamo.

    Este insulto del alcohol sobre el hipotálamo es la causa del alcoholismo.

    ¿ De qué manera esta acción directa afecta al hipotálamo y cuáles son sus consecuencias ?

    En general, podemos decir que el alcohólico empieza a ingerir bebidas alcohólicas en la adolescencia. La acción directa del alcohol en el hipotálamo no se puede reparar, es la causa por la cual el alcohólico nunca podrá tomar alcohol de una manera ocasional.

    Graduación de las bebidas Alcohólicas

    Hasta el siglo X se disponía de tecnología para producir bebidas alcohólicas de baja concentración (menos de 15° ), tales como la cerveza, chicha y vino; alquimistas árabes introdujeron en Europa el proceso de destilación de los productos obtenidos de la fermentación, permitiendo así la elaboración de bebidas con mayor contenido de alcohol (30 a 55°), como es el caso del aguardiente, el coñac, el pisco, el whisky, etc.

     Entre las bebidas alcohólicas en las que tenemos una baja concentración del alcohol, son las bebidas llamadas fermentadas, (pulque, cerveza, vino, sidra, champagne, etc.) contienen de 3 a 10% de alcohol.

     Las bebidas destiladas, (tequila, mezcal, sotol, charanda, comiteco, etc.) que contienen de 40 a 60% del alcohol.

     Las bebidas artificiales, (aperitales, cocktails, etc.). que debido a los aceites esenciales que contienen son más peligrosas. 

    En el cuadro siguiente se muestran las bebidas alcohólicas más usadas en Chile, con sus concentraciones (grados de alcohol) y equivalencias (cantidad de bebida que contiene 15 ml de alcohol absoluto):

    BEBIDA

    CERVEZA

    CHICHA

    VINO

    VINO DULCE

    PISCO

    PISCO

    WHISKY, RON, GIN Y OTROS LICORES

    GRADOS ALCOHÓLICOS

    10º

    12º

    18º

    30º

    40º

    45º

    EQUIVALENCIA (15 ml. de alcohol)

    300 ml

    150 ml

    125 ml

    83.3 ml

    50 ml

    37.5 ml

    33.3 ml

    Efectos socioeconómicos del alcohol

    ¿Facilita el alcohol nuestro trabajo?

    El argumento de algunas personas que beben alcohol es, que el alcohol los ayuda a trabajar mejor, o que los ayuda a pensar.

    ¿Qué dicen los científicos al respecto?

    Algunos experimentos, nos demuestran que no solo disminuye el rendimiento, sino que también la calidad del trabajo.

    Dando un ejemplo, tomamos el de una persona a la cual se la hizo ascender una montaña, en diferentes días. La primera vez que subió no se le hizo ingerir nada de alcohol. Pero la segunda vez se le dio dos vasos de cerveza. Y se comprobó que al subir la montaña los días que había ingerido alcohol su tiempo se incremento en un 21,70%, la energía consumida era 15% mayor, y su rendimiento había bajado un 16,4%.

    ¿Y que pasa con el alcohol en las empresas?

    Sabemos largamente que el alcohol ha sido fuente de grandes pérdidas de dinero tanto de empresarios como de empleados y obreros por diferentes conceptos tales como:

     

    • Ausentismo laboral (San Lunes) Accidentes del trabajo

    • Desperdicio de material

    • Atrasos reiterados

    • Licencias médicas

    • Descuido del lugar de trabajo

    • Baja productividad, etc., etc., etc.

     

    El 25% de los trabajadores del país bebe en exceso, por eso es importante que las empresas también tomen parte en la Prevención del consumo de drogas como de alcohol que también es una droga. Son importantes los Programas Preventivos al interior de la empresa, definir políticas claras con relación al consumo de sus empleados, definir formas de ayuda a sus funcionarios, recordemos que en Estados Unidos se ha calculado que por cada dólar gastado en rehabilitar a un funcionario de la adicción a drogas o alcohol la empresa recupera 4 dólares, básicamente por:

     

    • Aumento de la producción

    • Compromiso por parte del empleado que está agradecido de su empresa que le tendió una mano cuando lo necesitó

    • Eliminación o baja sustancial de las licencias médicas

    • Aprovechamiento del material, etc.

     

    En el siguiente cuadro se muestran los principales efectos del alcohol según los distintos niveles de alcoholemia:

    ALCOHOLEMIA (GR 0/00)*

    ESTADO MENTAL

    CONDUCTA

    MOVIMIENTOS Y PERCEPCIONES

    0 - 0.5

    Leve alergia

    Apropiada

    Leve lentitud y/o torpeza

    0.5 - 1

    Alegría
    Menor Juicio
    Menor Concentración

    Desinhibición social

    Lentitud
    Torpeza
    Menor campo visual

    1 - 1.5

    Emociones inestables
    Confusión

    Descontrol (pesado)
    Agresividad

    Lengua traposa
    Andar tambaleante
    Visión doble

    1.5 - 2

    Incoherente
    Tristeza
    Rabia

    Mayor descontrol
    Mareo/Vómitos

    Dificultad para hablar y caminar

    2 - 3

    Apenas consciente

    Apático e inerte
    Incontinencia

    Incapacidad de hablar y caminar

    3 - 4

    Coma (inconsciente)

    Ausente

    Ausencia de reflejos y sensibilidad

    4 - 5

    Muerte

     

    Parálisis respiratoria

    *Gr. 0/00: grados de alcohol por cada 1.00 ml. de sangre

    En Chile se afirma que el 70% de los delitos son cometidos bajo la influencia del alcohol, el 50% de los detenidos son por alcohol. Investigaciones advierten que en 9 de cada 10 homicidios aclarados en nuestro país está la presencia de drogas o alcohol. En el último estudio de Paz Ciudadana se concluye que en los delitos de homicidio, el 59% de los homicidas y el 55% de las victimas, se encontraba bajo los efectos del alcohol. Una muerte causada por una persona que conduce en estado de ebriedad está tipificada como un Cuasi Delito, porque se supone que no hay intención de matar, pero un vehículo es un ARMA en manos de alguien que se encuentra en estado de ebriedad y ¿Para qué portar un arma si no se está dispuesto a usarla?

    Como sabemos ya con claridad la ingestión de alcohol antes o durante la conducción es una de las causas fundamentales de accidentes de tránsito y muertos y heridos consecuentes.
    Por ello, su control efectivo deviene esencial para la seguridad vial y nos causa gran alegría el haberse comenzado en la ciudad de Buenos Aires los controles de alcoholemia en forma permanente, camino que, estamos seguros, de profundizarse y generalizarse, significarán una reducción importante del número de muertos y heridos en todo el país.


    Límite legal de alcoholemia en Argentina:
    0,5

    (Es decir, 0,5 g. de alcohol por cada litro de sangre)


    Porcentaje de alcoholizados superándolo,
    en los controles de alcoholemia en Buenos Aires.

    Fecha

    Porcentaje

    20/09/97

    3,06%

    27/09/97

    1,81%

    22/11/97

    1,84%

    29/11/97

    5,65%

    20/12/97

    9,93%

    El aparato que mide el grado de alcoholemia por el aliento se denomina Alcoholímetro o Etilómetro. Se utiliza con bombillas descartables. Esta bombilla se coloca en la boca de la persona a la cual se va a controlar. Dicha persona debe soplar, y en ese momento el alcoholímetro marca el grado de alcohol de la persona. Este es el aparato que usa la policía para hacer los controles de alcoholemia a los conductores.

    El alcohol en la sociedad
    Desde el punto de vista social y farmacológico el alcohol es el único fármaco potente con el cual es socialmente aceptado autointoxicarse. Y de no asociarse con este tipo de ideas sujeto un tanto particular de marginación, o participación en actividades sociales, de trabajo deportivos etc.

    Sus posibles causas están constituidas por la creación de hábito y dependencia que suele desarrollarse con lentitud; por lo general se inicia durante la adolescencia y la juventud, algunas veces por el deseo de librar angustias o depresiones, lo que se consigue por un instante, pero después de haber pasado el efecto se vuelve a caer en las mismas condiciones iniciales.

    Además se desarrolla la tolerancia a la dosis ingerida, por lo posteriormente, para obtener el mismo efecto, se requieren mayores dosis. De esta manera se va creando hábito y dependencia del alcohol.

     Las principales causas que propician el alcoholismo son; las costumbres familiares, las presiones personales y sociales, y la publicidad exagerada e insinuante.

    En el medio en el que nos desenvolvemos, necesitamos ser aceptados y nosotros mismos creemos que si hacemos "todo" lo que los demás hacen seremos reconocidos y aceptados por ellos.

    Es por eso que todos los adolescentes toman por las siguientes razones:

    • Para sentirse que están haciendo lo mismo que sus compañeros y sentirse aceptados por ellos.

    • Para tener una excusa para involucrarse en conductas no aceptables socialmente y poder "echarle la culpa al alcohol". Así por ejemplo, si alguno hace algo que pueda ser percibido como infantil, agresivo o peligroso y que pudiera tener una respuesta negativa de sus compañeros, tiene un "pretexto", algo a que atribuir la conducta inaceptable. En estos casos, el alcohol es usado como una carta abierta para hacer lo que a uno le plazca"

    • Para animarse o sentirse bien en una reunión con los amigos.

    Encontramos en nuestra sociedad la existencia de actitudes y valores que promueven el consumo y que se manifiestan a través de los medios de comunicación

    También en los factores educativos, que se pueden enlistar en: ausencia de estímulo a la creatividad, autoritarismo, falta de comunicación entre alumnos, maestros y padres de Fam. Y un sistema educativo centrado en el contenido y no en el alumno.

    Probablemente dos de las influencias más fuertes son la presión de quedar bien con los compañeros e imitar los patrones de conducta y moda difundidos por los MEDIOS DE COMUNICACIÓN masiva, tales como la televisión, el cine, el radio y las revistas.

    Los adolescentes están atravesados por una etapa de aceptación, de búsquedas, de rebeldía, de identificación; están además, tratando de definir un estilo de vida que les permita verse mejor.

    ¿Es verdad que se modificaron los índices tolerados de alcohol en sangre para conductores profesionales y motociclistas?

    Sí, es verdad, dentro del ámbito de aplicación de la ley nacional de tránsito 24.449, ya que se modificó el inciso a) del art. 48 de la misma, que actualmente dice:
    "Queda prohibido conducir con impedimentos físicos o psíquicos, sin la licencia especial correspondiente, habiendo consumido estupefacientes o medicamentos que disminuyan la aptitud para conducir.

    Conducir cualquier tipo de vehículos con una alcoholemia superior a 500 miligramos por litro de sangre. Para quienes conduzcan motocicletas o ciclomotores queda prohibido hacerlo con una alcoholemia superior a 200 miligramos por litro de sangre. Para vehículos destinados al transporte de pasajeros, de menores y de carga, queda prohibido hacerlo cualquiera sea la concentración por litro de sangre. La autoridad competente realizará el respectivo control mediante el método adecuado aprobado a tal fin por el organismo sanitario".

    Esta modificación fue dispuesta dentro de la ley 24.788, "ley nacional de lucha contra el alcoholismo" promulgada el 31 de marzo de 1997 y publicada en el Boletín Oficial el 3/4/97

    Escala breve para la detección de beber anormal (EBBA)

    Todas las personas que beben alcohol deberían preguntarse cada cierto tiempo si les está haciendo más bien que daño, o al contrario, ¿ más daño que bien? Para mayor seguridad se puede contestar a las 7 preguntas siguientes:

    Pregunta

    Afirmativo

    Negativo

    1.

    ¿Ha habido problemas entre usted y su pareja a causa del trago?

    NO

    2.

    ¿ Ha perdido amigos(as) o pololo(a) por el trago?

    NO

    3.

    ¿Ha tenido ganas de disminuir lo que toma?

    NO

    4.

    ¿Le ocurre en ocasiones que sin darse cuenta, termina tomando más de lo que piensa?

    NO

    5.

    ¿Ha tenido que tomar alcohol en las mañanas?

    NO

    6.

    ¿Le ha ocurrido que al despertar, después de haber bebido la noche anterior, no se acuerda de lo que pasó?

    NO

    7.

    ¿Le molesta que lo(a) critiquen por la forma en que toma?

    NO

    Si contesta NO a todas las preguntas o SÍ a una sola, usted no tiene problemas con el alcohol.

    • Si contesta SÍ a dos de ellas, está en ALTO RIESGO de convertirse en alcohólico.

    • Si contesta SÍ a 3 o 4 de estas preguntas, usted tiene un problema de ALCOHOLISMO. Consulte con un médico para aclarar dudas.