Alberto Klix

Arte contemporáneo del siglo XX. Pintura argentina. Ceremonia para jubilar un ángel. Cuerpo. Sufrimiento

  • Enviado por: Rubén Darío
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Análisis de una pintura

Alberto Klix

En esta pintura podemos ver la crueldad, en el sentido de Artaud, que surge en el límite o en el final de la representación, esto no supone necesariamente una renuncia a la pasión, que intenta atrapar precariamente lo real. AI contrario, pone en escena una vivencia que no tiene carácter teológico. Es lo que sugieren esta obra de Alberto Klix, a través de la que se puede comprender el inexorable sufrimiento del cuerpo humano, tan desamparado, tan solitario siempre.

Las escenas que visualiza Klix están casi en su totalidad ocupadas por cuerpos: ellos son los encargados de protagonizar y describir las situaciones más disímiles. Las obras quedan almacenadas en la memoria luego de vistas, en una superposición que asume la complejidad narrativa del presente, desde una posición estética intempestiva.

Alberto Klix, notable dibujante, dotado de una cultura y una fineza intelectual nada habitual en estos años, sacrifica cualquier planteamiento complaciente, porque la radicalización de sus propuestas le ha obligado a asumir una soledad de raíz poética. Asimismo ello implica una manifestación de su coherencia intelectual, que no lo lleva al manierismo estilístico sino a la asunción de riesgos en el trato con los diferentes lenguajes.

La excepcionalidad de este conjunto de trabajos lo encontrará el contemplador en su intención humana -hecha de comprensión, humor y drama-, que es tan directa, como sutil el color que la animó. Pero luego de la impresión sensorial se impone en el contemplador la admiración hacia la independencia de quien trazó las obras: alguien que a pesar del bombardeo informativo -e informático- sigue adhiriendo al arte como resultado de un impulso sensible. Y ese ejercicio perentorio de la necesariedad creativa (parafraseamos a Rilque) da como resultado el encuentro con el arte. Como el que logra Alberto Klix.

Una pintura es una estructura compuesta de los siguientes estratos:

  • El soporte, es decir muro, tabla, lienzo u otra base.

  • El fondo o preparación aplicado al soporte para hacerlo más receptivo a la pintura.

  • El diseño, o capas pictóricas.

  • La capa protectora o barniz.

  • Uno o varios de estos estratos pueden requerir cuidados. El lienzo puede estar quebradizo y rasgado; la preparación puede haberse desprendido del soporte; la pintura puede haberse levantado, craquelado o cambiado de color; y el barniz puede estar cubierto de suciedad o haberse oxidado tornándose pardo oscuro. El restaurador examina primero el cuadro detalladamente, por medio de un estereomicroscopio, radiación ultravioleta e infrarroja y otros visores especiales; durante el proceso se pueden ir haciendo fotografías para registrar todos los hallazgos. También se puede examinar bajo los rayos X para detectar si existen cambios realizados por el propio artista o por restauraciones anteriores.


    El tratamiento suele iniciarse con la consolidación, que consiste en reparar o reforzar el soporte, sujetando la pintura desprendida. La limpieza es una operación delicada que comporta la supresión de los barnices sucios o descoloridos y de las restauraciones deformantes; se lleva a cabo con disolventes que se prueban previamente en pequeñas zonas. En las pinturas antiguas suelen encontrarse zonas dañadas que es necesario reintegrar y después repintar sin tocar la pintura original. El objetivo del restaurador es conservar la obra, prolongar su vida y restituir su apariencia original.

    ¿Cual es el trabajo de un poeta?

    Un poeta se encarga principalmente como todos sabemos de escribir poemas ya sea un poema épico, poema dramático o un poema lírico en sentido general, cualquier texto de literatura que pueda considerarse poético aunque esté escrito en prosa. Se utiliza la palabra poema como sinónimo de poesía e incluso se prefiere a ella, para evitar el doble significado de esta última, que por un lado tiene un valor abstracto y por otro concreto de composición (la poesía de José Asunción Silva, una poesía de sor Juana Inés de la Cruz). A las poesías se les exige que cumplan las normas de la versificación, pero a los poemas no; de ahí que este último término se vaya extendiendo y la poesía se reserve para la cualidad poética.

    Vídeos relacionados