Aceites vegetales

Secantes. Semisecantes. Usos industriales, comestibles y fines diversos. Industralización. Extracción de aceite de soja. Cultivos oleaginosos. Almacenamiento. Conservación. Extracción del aceite

  • Enviado por: Adolfo Palancar
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 10 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


ACEITES VEGETALES

Definición.

Se denomina lípidos al complejo de productos naturales constituidos por los ésteres de los ácidos grasos superiores, parafínicos y monocarboxílicos, con los alcoholes como la glicerina u otro tipo de aceite.

Los lípidos se clasifican en tres grupos: simples, compuestos y derivados. Los lípidos simples están compuestos por grasas y ceras.

Los diferentes ácidos grasos que intervienen en la composición de los gliceridos son los que confieren las características particulares de cada aceite y determinan su comportamiento como nutriente.

Cuando predominan los ácidos grasos saturados, se mantienen sólidos o semisólidos a temperatura ordinaria (20 ºC), constituyendo las grasas (predominantemente de origen animal y en algún caso de origen vegetal). Mientras que si predominan los ácidos grasos no saturados son líquidos a dicha temperatura componiendo los aceites que se denominan fijos

En contraposición existen los aceites volátiles o esenciales que se extraen del grupo de las especies aromáticas. El grupo de las Oleaginosas comprenden solo las que se utilizan para extraer aceites fijos.

Los ácidos grasos más comunes son el palmítico, esteárico, butírico, etc. Entre los insaturados se destacan como monoinsaturados el oleico y como poliinsaturados el linolénico, llinoléico, etc.

De todos los ácidos grasos el mas difundido en los vegetales es el oleico.

Las sustancia grasas naturales o lípidos son constituyentes normales de todos los organismos, jugando un papel insustituible en la nutrición.

En el reino vegetal las grasas se encuentran en mayor o menor proporción en todos las partes de la planta.

En las semillas generalmente los lípidos se encuentran en cantidades menores a los glúcidos, si existen en proporción superior se los llama semillas oleaginosas (soja, girasol, maní, algodón).

También pueden extraerse el aceite de los frutos como en Olivo.

CALIDAD

La calidad de los aceites fijos es de gran importancia para justificar el cultivo de la especie que lo provee en forma rentable.

Existen una gran serie de propiedades e índices que en su conjunto revelan el grado de calidad y conservación del aceite. Ellos son: punto de fusión y de solidificación, densidad, índice de refracción, índice de acidez, índice de yodo, índice de secantabilidad, índice de enranciamiento.

El grado de insaturación que presenten los ácidos que constituyen los gliceridos de un aceite, o sea cantidad de dobles ligaduras, determinará el grado de secantabilidad o poder secante de un aceite.

Los que poseen mayor cantidad de dobles ligaduras al ser expuestos al aire se oxidan (absorben O2) espesándose y endureciéndose rápidamente. Los que poseen esta propiedad se denominan secantes y generalmente son de uso industrial. El mas representativo es el aceite de lino, luego le sigue el tung. Uno de los usos del aceite del lino es en la industria de las pinturas.

Los aceites que bajo la acción del oxigeno del aire se oxidan, es decir que se espesan y endurecen mas lentamente y no por completo, se llaman semisecantes. Aquí se encuentra la mayoría de los aceites comestibles. Por ejemplo soja, girasol, algodón, etc.

Por ultimo los no secantes no solidifican en absoluto, ni siquiera después de largo tiempo. Ej. Aceite de oliva, maní.

Clasificación de los aceites según el índice de yodo

No secantes Oliva: 84-86

Maní: 92-106

Semisecantes Colza: 102-108

Algodón: 104-117

Maíz: 107-120

Girasol: 124 -134

Soja: 125-135

Secantes Lino: 165-200

Tung: 165-200

Usos de los aceites.

Hay que tener en cuenta que existen planta cuyo aceite no tiene un único uso, por lo cual hay que considerar esta división en forma taxativa.

1.-Industriales

2.-Comestibles

3.-Fines diversos

1.-Industriales: Dentro de este grupo el principal representante tanto a nivel mundial como nacional, es el aceite de lino.

Estos aceites por su poder secante poseen valor industrial por ser aptos para producir capas protectoras, debido a la posibilidad de secarse después de su aplicación como películas bien adheridas y resistentes.

Cada aceite tiene usos específicos. El aceite de lino se emplea preferentemente en la elaboración de pinturas y tintas de imprenta, impermeabilización de telas, fabricación de hule, etc. El aceite de tung se emplea en tinturas especiales y lacas.

Hay que destacar la competencia surgida en la ultimas décadas de estos aceites vegetales con los de origen sintético.

El aceite de ricino deshidratado se usa para producir películas más blandas y elásticas que en el caso de los aceites de lino y tung. También se destina a la fabricación de lubricantes, en este caso interesa el bajo poder secante.

2.-Comestibles: Los aceites vegetales tienen una importancia cada vez mayor en la alimentación. Juegan un papel importante en la fijación del calcio, caroteno, tiamina, lactosa y con sus vitaminas A, D, y K, contribuyendo a proveer parcialmente a las necesidades de la alimentación humana.

Entre las especies que proporcionan aceite comestible podemos citar: aceite de girasol, soja, maní, colza, algodón, cártamo, etc.

Es importante considerar la calidad de los aceites comestibles. Esta se mide por distintos parámetros:

- Grado de estabilidad: es la capacidad de mantener el sabor en el transcurso del tiempo, como también la resistencia a experimentar cambios frente a variaciones de temperaturas, altas o bajas.

- Características organolépticas: sabor, olor color, etc., inciden en la calidad de los aceites, pero las preferencias están asociadas a factores subjetivos del consumidor

- Nivel nutricional: Los distintos ácidos grasos que componen el aceite le otorgan características diferenciales, existiendo una relación directa entre dicha composición y el comportamiento en cuanto a la salud humana, especialmente en los problemas cardiovasculares y tasa de colesterol.

Los aceites mas indicados son los que contienen un alto porcentaje de ácidos grasos insaturados, particularmente el linoléico.

A su vez la relación de acidos poliinsaturados/grasas saturadas debe ser alta. Contrariamente, el ácido linolénico (tres enlaces dobles) según algunas investigaciones resulta pernicioso para la salud. El aceite de lino posee un 60 % ácido linolénico.

Es importante señalar el elevado contenido de ácido linoléico (77%) que posee el aceite de cártamo, por eso se lo considera preventivo de colesterol.

Dentro de los aceites comestibles comunes se destaca el de girasol con un 68% de linoléico, siendo Argentina un fuerte productor, aunque en los últimos dos o tres años cayo la superficie sembrada debido a cuestiones económicas, suplantándose esa superficie por soja. Este hecho se aprecia bien en nuestra zona.

Algunos aceites son ricos en provitamina D, como el de algodón. Otro en vitamina E como el maní.

MARGARINAS: son originadas a partir de la hidrogenación de aceites vegetales, principalmente de soja, palma, algodón y maní. Se utilizan como sustituto de la manteca. Tomando como relevancia partir del momento que la población se empieza a concientizar respecto a los problemas cardiovasculares generados por el consumo de grasas.

3.- Fines diversos: se utilizan aceites como por ejemplo de coco, jojoba, palma, etc. Se los utiliza en preparación de cosméticos, jabones, detergentes, etc.

En este caso existe un alto grado de sustitución con las grasa de origen animal. También aquí se sintió la competencia ejercida por los productos sintéticos.

INDUSTRIALIZACION

Este proceso comprende las siguientes etapas:

1.- Almacenamiento y conservación de la semilla.

2.- Limpieza y clasificación.

3.- Descascarado.

4.- Desecación y molienda

5.- Extracción del aceite:

  • Por presión.

  • Por solventes.

  • Sistema combinado (presión mas solvente)

6.- Refinación.

2.- Limpieza: La limpieza y clasificación de la semilla es importante porque, si el cuerpo extraño posee aceites puede hacer variar lo índices característicos del aceite que se va a obtener. Esta tarea se realiza utilizando cernidores.

3.- Descascarado: esta operación debe realizarse cuando la cascara impide la extracción de aceite, o bien cuando por no poseer materia grasa la absorbe en el proceso de extracción, disminuyendo el rendimiento y la calidad del subproducto. Ej. Girasol, algodón.

Se realiza con una descascaradora y luego por medio de una zaranda se separa las cascara de la pepa.

4.- Desecación y molienda: el secado se hace usando secadores verticales u horizontales, con la finalidad de que la humedad no supere ciertos limites, sobre los cuales influiría en el proceso de extracción.

En la molienda se desgarran las células para dejar en libertad el aceite contenido en ellas.

5.- Extracción del aceite.

  • Por presión: una vez que las semillas han sido molidas, se las somete al prensado. Las prensas pueden ser hidráulicas o discontinuas y continuas.

En la actualidad la extracción por presión se lleva a cabo casi exclusivamente por prensas continuas, por la economía de sus instalaciones, pero no realiza una profunda extracción de las materias grasas contenidas en sus semillas.

En recipientes calentadores de doble fondo se calienta la harina (semillas molidas) a temperaturas que oscilan entre 90 ºC y 95 ºC, dependiendo del material con que se trabaje. El calentamiento busca eliminar el exceso de humedad de la harina, con lo cual se aumenta el rendimiento al lograrse mayores presiones y facilitarse la fluidez del material trabajado.

Luego el material pasa a una cuba de acero, que posee en su interior un tornillo sinfín, en el cual, el número de espiras y el diámetro aumenta de un extremo al otro, viéndose el material obligado a pasar por espacios cada vez más reducidos, aumentando de esa manera la compresión se logra extraer el aceite.

El aceite obtenido se vierte a tanques de sedimentación, quedando como subproducto el expeller, el cual generalmente se somete a una segunda presión. El expeller final posee entre el 6-7 % de aceite.

Posteriormente por un proceso de filtración se elimina del aceite todo lo no sea materia grasa, (resto de expeller, harina de molienda, materias mucilaginosas). Se obtiene de esta manera el aceite crudo, el cual se almacena en tanque o depósitos de hierro.

Los aceites industriales pueden usarse luego de esta operación, los aceites comestibles deben ser sometidos a una posterior refinación.

  • Por solvente: este sistema se caracteriza por su gran rendimiento, poco empleo de mano de obra y fuerza motriz. Permitiendo la recuperación del solvente utilizado.

Para el eficaz cumplimiento de los fenómenos de ósmosis, difusión y extracción, la materia prima debe recibir una adecuada preparación. Esta consiste en el laminado de la misma, donde el material, sin sufrir extracción ni molienda, toma forma de laminas delgadas que favorecen la difusión.

La semilla laminada circula por una cinta transportadora, donde queda sometida a un rociado intenso del disolvente. La solución obtenida de aceite-solvente, denominada “micela”, es enviada a destilación para separar el aceite del solvente. A su vez la materia prima agotada se seca y tuesta para recuperar el resto del solvente.

El disolvente usado es hexano, siendo este el más inofensivo para la salud y el que produce aceite más puros.

El subproducto de esta extracción es la harina, con no más de 1-2 % de aceite. Por prensado de las harinas se obtienen los pellets.

  • Sistema combinado: se hace una primera extracción utilizando el método por presión continua y luego una segunda extracción con solvente.

En el país cuando se usa solvente, se hace en forma combinada, siendo poco común el uso exclusivo del método por solvente.

6.- Refinación: la finalidad de la misma es la eliminación de impurezas, tales como ácido grasos libres, sustancias proteicas, resinas, algunas aminas estables, carbohidratos y fosfátidos

Las operaciones son:

  • Neutralizado: para reducir el grado de acidez de los aceites.

  • Decoloración o blanqueado: para la obtención de un aceite claro, límpido y brillante.

  • Desodorización: se eliminan del aceite las sustancias que tienen olores y sabores desagradables.

  • Desmargarización: es la eliminación de ciertos lípidos que precipitan a temperatura ambiente, enturbiando el aceite.

El aceite de oliva generalmente no se lo somete a este proceso siendo consumido como aceite crudo.

7.- Envasado: previo al envasado se lo estaciona en tanques especiales (de acero inoxidable), para luego realizar las mezclas o bien dejarlo puro.

Extracción de aceite de soja.

El grano de soja contiene dos componentes importantes, la proteína y el aceite, que tienen una gran demanda por los diversos usos que poseen, a nivel industria como para alimentación animal y humana.

La separación del aceite es la operación más importante y permite a su vez la obtención de harinas. Ambos productos se someten posteriormente a otros procesos para obtener un gran número de subproductos.

Durante la cosecha la soja es almacenada en plantas de acopio e industrialización, con una humedad del 13 % (humedad comercial).

Al llegar a la industria, antes de comenzar el procesamiento completo, el grano es secado hasta alrededor del 10 % de humedad, para facilitar la limpieza, descascarado y posterior acondicionamiento.

Los granos son partidos, pasando por molinos quebradores y luego por zarandas con aspiradores, para remover partículas de cascara y polvillo.

Los granos quebrados van a un calentador rotativo, donde son sometidos a temperaturas de 60 a 65 ºC.

Se le puede inyectar más humedad, si es necesario para realizar un acondicionamiento apropiado, mediante la aplicación de vapor de agua o rociado, con el objeto de facilitar el laminado de los granos.

Este proceso de laminado se realiza por medio de rolos o cilindros de superficie lisa, con un diámetro que oscila entre 60 y 80 cm y 2 mts. de longitud, que giran a la misma o distinta velocidad.

La acción de los laminadores tiene por finalidad el aplastamiento de la semilla, reduciéndola a una lamina de alrededor de 0,3 mm de espesor. De esta manera se produce la rotura de las células que contienen el aceite, facilitando su posterior extracción.

Los granos laminados son transportados, con equipos que minimizan su rotura, a extractores por percolación.

En casi todas las plantas, el aceite se extrae por medio de solventes, siendo el hexano el medio principal de extracción.

El solvente es bombeado sobre el lecho de soja laminada, y por percolación a través del mismo, extrae y arrastra las micelas ricas en aceite.

El hexano, además de poseer características físicas favorables para este proceso, permite obtener un aceite de buena calidad, que se destina en su mayor parte a la alimentación humana, después de haber sido sometido al proceso de refinación.

Existen asimismo otros sistemas de extracción pero los sistemas de percolación han sustituido a la casi totalidad de los de inmersión, debido a que tienen un costo de funcionamiento mas bajo, son menos voluminosos y pueden alcanzar gran capacidad de trabajo

Las micelas que salen del extractor tienen un contenido del 25 al 30 % de aceite. Son filtradas para remover partículas en suspensión y luego entran a una serie de evaporadores para extraer el hexano, que es reciclado a la primera etapa de extracción.

El solvente restante es removido en columnas de terminación que operan bajo vacío, donde se logra eliminar los gases de hexano y vapor de agua hacia arriba y en contracorriente el aceite desolventizado.

El aceite completamente libre de solvente es a continuación desgomado para eliminar fosfátidos y luego se lo enfría a temperatura ambiente, y ya enfriado se lo bombea a los depósitos de almacenamiento, donde permanece hasta su posterior comercialización o refinación.

ESTADISTICA NACIONAL

CULTIVOS OLEAGINOSOS

1997/1998

CULTIVO

SUP.

RENDIMIENTO

PRODUCCION

PROD.

SEMBRADA

kg/ha.

miles de Tn

%

miles de has.

GIRASOL

TOTAL

3,511.4

1,681

5,599.9

100

Buenos Aires

1,961.5

1,728

3,258.5

58

Santa Fe

283.0

1,425

354.3

6

Córdoba

469.1

1,662

717.7

13

La Pampa

575.3

1,780

984.6

18

Resto del País

222.5

284.8

5

SOJA

TOTAL

7,176.3

2,694

18,732.2

100

Santa Fe

2,608.5

2,871

7,310.5

39

Córdoba

2,096.8

2,812

5,820.7

31

Buenos Aires

1,604.0

2,473

3,859.7

21

Entre Ríos

272.0

2,745

727.2

4

Resto del País

595.0

1,014.1

5

LINO (98-99)

TOTAL

103.6

843.7

87.4

100

Entre Ríos

84.1

823

69.2

79

Buenos Aires

15.2

934

13.6

16

Santa Fe

2.5

910

2.2

3

Córdoba

0.4

1500

0.6

1

Resto del País

1.4

1.8

2

MANI

TOTAL

406.6

1,636

627.7

100.0

Córdoba

405.2

1,637

626.3

99.8

Resto del País

1.3

1.4

0.2

COLZA

TOTAL

1.5

1,430

2.1

100

Buenos Aires

1

1,503

1.4

67

Santa Fe

0.3

1,400

0.4

19

La Pampa

0.2

1,192

0.3

14

CARTAMO

TOTAL

27

911

9.6

100

Salta

27

911

9.6

100



GIRASOL

Superficie

Rendimiento

Produccion

SOJA

Superficie

Rendimiento

Produccion

LINO

Superficie

Produccion