Realismo literario

Literatura española contemporánea siglo XIX. Novela y narrativa realista. Autores realistas. Pérez Galdós. Zola. Episodios Nacionales. Trafalgar

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 20 páginas
publicidad

El REALISMO

Marco histórico-social

El siglo XIX es una época en la que se realizan notables transformaciones en todos los aspectos.

Durante este siglo se dio la Revolución Francesa, que con sus ideas reformistas provocó una profunda crisis en la sociedad y la política, que producirá el final del Antiguo Régimen y del sistema monárquico absolutista.

En el s. XIX va a dominar un sistema liberal que defiende la soberanía popular: el poder reside en el pueblo, el cual está representado por personajes elegidos por sufragio universal. También son defendidas las libertades de pensamiento y expresión.

Después de la caída de Napoleón se sucederán una serie de enfrentamientos entre absolutistas y liberales, pero sin consecuencias importantes. Además del liberalismo se desarrollará el socialismo utópico, defendido por Saint-Simón, que condena los abusos del capitalismo y propone un tipo de sociedad igualitaria. Con la publicación del Manifiesto Comunista de Marx y Engels en 1848 se dará paso al socialismo científico, que produce una revolución en la sociedad y la economía.

Al mismo tiempo se desarrollan los grupos nacionalistas que produjeron independencias en algunos países europeos como Grecia o Bélgica. Más tarde, aparecerán gobiernos más autoritarios que serán apoyados por la burguesía que había optado por una posición más conservadora para defender sus privilegios, como hizo Napoleón III (Francia) o la reina Victoria (Inglaterra).

Por lo que podemos decir de la sociedad, la tradicional sociedad estamental deja paso a una sociedad de clases. La burguesía toma parte en el poder y sigue ligada con el desarrollo industrial. Esta es la llamada “Era del maquinismo”, donde se desarrolla mucho el ferrocarril, hay grandes avances técnicos y sanitarios (la vacuna por Pasteur) y se inicia el capitalismo.

La expansión demográfica es también uno de los graves problemas durante este siglo. Las grandes concentraciones que se producen en las ciudades más industrializadas provocarán enfrentamientos entre burgueses y proletarios; la clase obrera actuará por medio del socialismo o del anarquismo.

De este siglo, podemos destacar la crisis racional que se produce y el nuevo concepto de cultura además de nuevas formas de pensar. En la primera mitad de siglo muere el filósofo Kant, y la Filosofía se dirige hacia la teoría idealista de Hegel, que valora bastante las fuerzas del espíritu y se preocupa mucho por la historia. Después, Compte introducirá una reacción filosófica positiva que tiene su origen en los hechos observables, esto supondrá una nueva manera del pensar.

En la parte científica se realizarán grandes progresos, en especial en la Física, Medicina y Biología (evolucionismo de Darwin). Ya en la segunda mitad, las ciencias sociales como la Sicología y la Sociología comenzarán a tener un gran interés y tendrán gran influencia en la Literatura.

En la literatura se viven tres grandes movimientos durante el s. XIX en España y en toda Europa: Romanticismo, Realismo y Naturalismo.

España en el s. XIX

El inicio político de esta etapa de la historia española se a considerado la Guerra de la Independencia contra la invasión napoleónica, la cual despertó el patriotismo. Mientras se desarrollaba la guerra, se redactó la primera Constitución liberal aprobada por las Cortes de Cádiz en 1812, pero solo durará hasta la llegada al poder de Fernando VII, quien rechazará esta Constitución e iniciará un periodo de absolutismo, que durará hasta 1833, año en el que muere. Es una época de retroceso cultural y social, en el que los intelectuales son exiliados y no hay libertad de expresión.

A la muerte del Rey, se produce una división entre los partidarios de Isabel II, hija del monarca y menor de edad, y Don Carlos, hermano del rey y de tendencia más conservadora. A esto se sucede una guerra civil, la guerra carlista, entre estos dos bandos. Esta división permanecerá a lo largo del siglo y se reflejará en la literatura de la época.

Tras un periodo de regencias, en 1843 Isabel II subirá al trono, pero en 1868 una revolución popular destronará a la reina y se proclamará un nueva Constitución. La lucha carlista sigue y la crisis político-social empeora.

Al final del corto reinado de Amadeo I de Saboya, en 1873, en España se proclama la República. Esta etapa conflictiva no terminará hasta la llegada de Alfonso XII quien inicia la Restauración.

En el poder hay enfrentamientos entre liberales y conservadores, y se producen guerras en Cuba, Marruecos y Filipinas, donde se pierden las últimas colonias españolas.

El realismo

Supone un intento por describir el comportamiento humano y su entorno, o por lo menos poder representar figuras y objetos tal y como son, actúan o aparecen n la vida cotidiana. Esta tendencia a existido siempre a trabes de la historia en todas las artes; pero por el contrario el término se restringe habitualmente a un movimiento que comenzó como reacción al romanticismo en la 2ª mitad del siglo XIX.

El realismo se abre paso al transformar al costumbrismo en un duelo donde la objetividad vence a la subjetividad.

La novela, que prácticamente no se había cultivado desde el siglo XVII, pasa a ser el género por excelencia, ya que era la forma más fácil y mejor de poder expresar y describir la realidad; pero el realismo no se “vuelve escuela” hasta 1868 cuando es superada la época romántica.

Características del realismo

*Se desea plagiar la realidad de una forma exacta y precisa, con una gran objetividad.

*Se presta atención a lo cotidiano.

*Se da una gran objetividad frente a la subjetividad expuesta en el Romanticismo.

*Abundan las descripciones minuciosas en las que se dan todo tipo de detalles, desde la vestimenta pasando por el físico hasta las reacciones psicológicas.

*Se elimina la retórica romanticista para usar términos cotidianos, se adapta el lenguaje según la condición social del personaje.

*El novelista al hablar de lo cotidiano refleja el gusto de la sociedad contemporánea y se recoge gran diversidad de ambientes.

*Los temas manifiestan la mentalidad burguesa de la época: el poder, el dinero, las cuestiones políticas, etc.

*Los personajes son de lo más variopintos en las novelas aparecen

desde mendigos hasta proletarios y políticos, y se reflejan los cambios a los que la sociedad estaba sometida y las tensiones político-sociales.