El sí de las niñas; Leandro Fernández de Moratín

Literatura española del Siglo XVIII. Teatro neoclásico. Tema de la honra. Comparación con Yerma. Argumento. Personajes

  • Enviado por: El Santo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

Trabajo de Literatura

Tema: Diferencias y semejanzas respecto a la honra las obras “El si de las niñas” y “Yerma”

Nombre: Patricio Bustos

Curso: 4º curso “D”

Fecha: Thursday, 15' 4e 'July' 4e '2004

Diferencias Y Semejanzas Respecto A La Honra En Las Obras

“El Si De Las Niñas” Y “Yerma”

La honra, este es uno de los temas mas tratados en las novelas, tragedias, comedias, dramas, cuentos, leyendas, poemas, canciones, ensayos, editoriales y todas las formas de literatura española posible; desde las mas celebres tragedias del romanticismo hasta el chisme diario de las vecinas, siempre en la literatura española se puede identificar el tema de la honra. Este ha marcado las letras de este país y la llena de los perjuicios diarios de todos; el que dirán, y la vista de todos, como puñal en el corazón de quien tiene un poco de vida publica esperando una acción fuera de la norma para acabar con su imagen y acabar con su presencia, para después olvidarlo para la eternidad.

La parte común de ambas historias es el enfoque que le muestran a la idea de los demás, mientras los problemas familiares estén dentro de las cuatro paredes del hogar no hay peligro de que la demás gente se entere, y así se intenta que estos hechos vergonzosos sean el secreto de la familia, como una horrible deformidad que las demás personas no deben ver para seguir siendo parte de la sociedad; primero la muerte y la tortura antes que hundir la imagen de la familia y convertirse en el pan diario de las vecinas cuando lavan la ropa o los chistes que dicen los compadres en la cantina cada San Viernes, como se indica en la obra “Yerma”:

Juan: No me gusta que la gente me señale. Por eso quiero ver cerrada esa puerta y cada persona en su casa.

Yerma: Hablar con la gente no es pecado.

Juan: Pero puede parecerlo. Yo no tengo fuerza para estas cosas. Cuando te den conversación, cierras la boca y piensas que eres una mujer casada.”

Y justo por esto ultimo en la literatura se muestra al hombre a la parte de la pareja que más se preocupa del decir de los demás, y así en ambas obras, los hombres son quienes buscan el prestigio y la buena imagen de su familia, las palabras de los demás es la chispa que produce que el hombre cambie de ser un marido conforme a un hombre lleno de celos y de temores; a la mujer las palabras no le afectan, ellas solo quieren vivir “la vida loca” y no pensar en lo que dicen los demás. Ellas son las protagonistas de ambas obras en ambas son ellas las que no tienes ni voz ni voto, ellas tienen que obedecer la palabra de su esposo, madre o prometido; así ella se deja llevar por el corazón, ellos por ellas.

Así, en estas obras ellas harán de todo para alcanzar su objetivo, pero no retaran la palabra seres cercanos, lo dicho por ellos es ley y no merece discusión alguna, así, la obra se desarrolla con las mujeres intentando que se cumpla su sueño, y el desenlace de la historia es cuando una tercera persona llega y gracias a su intervención directa o indirecta la relación con la familia se corta y la protagonista hace que el problema de la honra quede resuelto, como en “El si de las niñas”:

D. Carlos: Disimule usted mi atrevimiento... He visto que la insultaban y no me he sabido contener.

Doña Irene: ¿Qué es lo que sucede? Dios mío! ¿Quién es usted...? ¿Qué acciones son estas...? ¡Que escándalo!

D. Diego: Aquí no hay escándalos. Ese es de quien su hija de usted esta enamorada. Separarlos y matarlos viene a ser lo mismo... Carlos... no importa... Abraza a tu mujer.”

Y en “Yerma”:

Vieja: Lo que ya no se puede callar. Lo que esta puesto encima del tejado. La culpa es de tu marido. ¿Lo oyes? Me dejaría cortar las manos. Ni su padre ni su abuelo, ni su bisabuelo se portaron como hombres de casta. Para tener un hijo ha sido necesario que se junte el cielo con la tierra. Están hechos con saliva. En cambio, tu gente, no. Tienes hermanos y primos a cien leguas a la redonda. Mira que maldición ha venido a caer sobre tu hermosura.”

Pero la honra perdida es diferente en las obras. En “El si de la niñas” la honra no importa a la familia, puesto que los comentarios negativos saldrán del matrimonio de alguien tan joven y pobre como Paquita se case con un hombre de edad, pero con dinero como don Diego dijo:

D. Diego: No, yo ya sé lo que dirán; pero... Dirán que la boda es desigual, que no hay proporción de edad, que...”

Y en “Yerma” es la situación en que se encuentra Juan con las constantes salidas de su mujer y lo que dicen los demás:

Juan: Debías estar en casa.

Yerma: Me entretuve.

Juan: No comprendo en que te has entretenido.

Yerma: Oí cantar a los pájaros.

Juan: Esta bien. Así darás de que hablar a las gentes.

Yerma: Juan, ¿Qué piensas?

Juan: No lo digo por ti, lo digo por las gentes.”

Y así como las diferentes aplicaciones de la honra que hay en las historias, también la forma en que los personajes intentan que esta se mantenga, es diferente en las dos historias, en “El si de las niñas” Don Diego no quiere que la honra de Paquita se ensucie por un matrimonio que parece por conveniencia; Doña Irene no le presta atención a este tema, ya que para ella “Cuando la necesidad entra por la puerta, el orgullo y el amor salen por la ventana”. El la obra “Yerma”, a Yerma no le importa lo que digan las demás personas, pero a Juan esto le obsesiona y gracias a esto no solo tiene conflictos con Yerma y lleva a sus hermanas a vivir con él; si no que por no quedar como el culpable de la falta de frutos en su matrimonio presionar tanto a Yerma que esta acaba con su vida.

Y así se nota que la honra es la entrada, plato fuerte y postre de las obras españolas, es la culpable del sufrimiento de los personajes, pero gracias a ella también les permite alcanzar la felicidad.

En estas dos obras la honra es el tema principal y aunque en “El si de las niñas es una de las razones porque Don Diego deja la idea de casarse con Paquita; también es la causa de todo el engaño, sufrimiento, y dolor de “Yerma”, así en la primera obra la honra pasa a segundo plano, talvez porque en el poco tiempo que dura no se da tiempo para pensar el que dirán de la gente; en “Yerma” es el pan de cada día y la salsa del spaghetti de la obra, y es uno de los factores de su sorpresivo final, un final que en ambas historia deja a la honra en otro plano, Paquita bien casada y Yerma sin hijos, no por ser seca, sino por no tener esposo.

Fernández de Moratín, Leandro; Gran Biblioteca Icarito, Editorial Andrés Bello; Santiago, Chile; . 1994.

García Lorca, Federico; Alianza Cien, Alianza Editorial; Madrid, España; 1994.

García Lorca, Federico; Op. Cit.; p. 53

Martín, Ricky; “Living la vida loca”; Sony Music, México; 1999. ® derechos reservados.

Fernández de Moratín, Leandro; Op. Cit; p. 126

García Lorca, Federico; Op. Cit; p. 87

Fernández de Moratín, Leandro; Op. Cit.; p. 15

García Lorca, Federico; Op. Cit.; pp. 35 y 36

Don Gurmencindo; “Terra Nostra”; Ecuavisa; 19h30.

Literatura Diferencias y semejanzas respecto a la honra las obras “El si de las niñas” y “Yerma”

-1-