Zalacaín el aventurero; Pío Baroja

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa y novela de la generación del 98. Aventuras. Mundo marinero. Argumento

  • Enviado por: Fenómena
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

RESUMEN: Zalacaín el Aventurero

Es la historia de Martín Zalacaín, un joven vasco natural de Urbía, un ejemplo de héroe rural encumbrado por su forma de vivir y su singular persona.

Pronto quedó huérfano de padre y después también de madre. Fue educado de una manera especial por su tío abuelo, Miguel de Tellagorri, que se encargó de él y de su hermana Ignacia a la extraña muerte de su madre tras un espectáculo de titiriteros, en el que conoció a Linda, una joven que se volvería a cruzar más tarde en su vida.

Al tiempo, el viejo Tellagorri caería enfermo, y a su muerte, Martín hubo de encargarse de su hermana, a la que dejaría a cargo de Dña. Águeda, de los Ohando. Martín era odiado por su hijo, Carlos Ohando, y mantenía noviazgo con su hija Catalina.

Más tarde, Ignacia se casaría con Bautista, un amigo de Martín, y se iría a vivir con éste a Zaro, un pueblecito vascofrancés.

No mucho después, daría comienzo la última guerra carlista, pero Martín, Bautista Urbide y otro colega, Capistun, continuarían con su negocio de contrabando a través de la frontera francesa y la española. En una de sus expediciones fueron sorprendidos en el monte por una fuerte tempestad que les obligó a refugiarse. Al amanecer, unos disparos desde el cercano pueblo de Vera, llamaron su atención. Martín y Bautista descendieron hasta el pueblo, donde fueron incluidos a la fuerza en la partida del Cura. Estuvieron unos días en una posada hasta que la partida se encaminó a detener una diligencia. Después de parada ésta y los ocupantes apresados, Martín, Bautista, un tal José, un francés, una joven y su madre huyeron en la confusión. Martín fue herido pero todos consiguieron llegar al pueblo de Hernani con ayuda de una compañía. La Srta. Rosa Briones, a la que había salvado y de la que guardaría gratos recuerdos, se ocupó de él.

Tiempo después, en Socoa, Martín aceptaría el peligroso trabajo de conseguir que unas letras fuesen firmadas por importantes militares carlistas y por el propio Carlos, dado el elevado sueldo y su falta de compromiso con nada. A pesar de todo, Bautista decide acompañarle.

Por las primeras villas que pasan logran las firmas sin más dificultades pero sería en Estella donde la empresa se complicaría, y donde volvería a encontrarse con Carlos Ohando y el periodista francés que había compartido huida con él en Hernani; la providencia haría que estos dos personajes coincidieron innumerables veces. Así todo, Martín conseguiría las cartas firmadas, pero dormiría un día en la cárcel de la cual acaba escapándose y además, saca a Catalina del convento donde la habían recluido. Al final, huirían los tres, Catalina, Martín y Bautista en una diligencia, librándose de varios perseguidores hasta llegar a Logroño.

En Logroño, entraron en el cuartel. Gracias al uniforme de general del que Martín se había apropiado y a su amistad con la familia Briones (el padre era capitán) son dejados en libertad y Martín invitado por el capitán a comer.

De la casa de los Briones no salió hasta entrada la noche y recorrió todos los albergues en busca del resto del grupo y con especial atención a Catalina. Poco después es invitado también por la joven Linda, que había conocido tiempo atrás y de la cual no se libraría en unos días, tras lo cual daría con Bautista, en Logroño buscándole.

Catalina se encontraba en Zaro y tras perdonar a Martín se celebró su boda. Poco después la guerra se daba por acabada.

Un día Catalina y Martín, de viaje cerca de la frontera, pararon en una posada donde se encontraron de nuevo con el extranjero y más tarde con Carlos Ohando y un amigo, el Cacho. Éste indignado por los actos de su hermana entra en pelea con Martín y cuando el primero estaba ya vencido, el Cacho dispara a Martín, que muere casi en el acto.

* PERSONAJES DESTACADOS

Martín Zalacaín

Protagonista indiscutible de la novela. Persona inquieta, honorable y valiente. Necesita el movimiento y la acción para vivir feliz.

Catalina Ohando

Hija de Águeda Ohando y huérfana de padre. Es la novia de Martín a lo largo de todo el relato y se acaba casando con él y teniendo un hijo suyo.

Miguel de Tellagorri

Es el tío abuelo de Martín y juega el papel más importante de su infancia, ya que le hace una persona firme, valiente y decidida con sus enseñanzas.

Bautista Urbide

Amigo de Martín que le acompaña en todas sus aventuras a lo largo de su vida. Es de origen vascofrancés y reside en Zaro con la hermana de Martín, Ignacia, con la que está casado.

Capistun, el gascón

Amigo de Bautista y de Martín con los que comparte el negocio del contrabando a través de la frontera.

El extranjero

Es un periodista de origen francés del que no se llega a saber el nombre. Coincide de manera sorprendente con Martín repetidas veces.

Carlos Ohando

Hermano de Catalina. Profesa un profundo odio a Martín, quien siempre ganaba a éste en cualquier cosa.

Los Briones

La Srta. Briones y la Sra. Briones son salvadas por Martín cuando la Partida del Cura para su diligencia. La primera cuida de él y por lo que da a entender hubiera sido su novia si Catalina no lo hubiese sido. El capitán Briones es quien consigue que les liberen del cuartel de Logroño y al que ayuda Martín después guiando sus tropas por un camino de montaña.

Linda

Conoce a Martín cuando el grupo de titiriteros al que pertenece para en Urbía. Cuando la vuelve a encontrar en Logroño está prometida con un Marqués con una inmensa fortuna. Es otro de los amores de Martín.

* OPINIÓN PERSONAL

Me ha parecido un libro interesante, me ha gustado su lectura y no me ha sido pesada. Lo único que me ha sido indiferente son los repetidos cantares en vascuence, los cuales, a partir de un punto, he dejado de leer. Me ha parecido desmesurada la relación de jóvenes que enumera junto a su pueblo de origen y ocupa toda una página.

Tiene un intenso tema vasco que puede no interesar a algunas personas.