Yo, Claudio; Robert Graves

Historia de Roma. Emperadores romanos. Profecía. César Augusto. Marco Antonio. Nerón. Tiberio

  • Enviado por: Josep Oriol I Serra
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

YO, CLAUDIO

La historia de "Yo, Claudio" es la historia de la familia real de Roma, de como se fueron sucediendo los emperadores, de sus asesinatos y de como el más tonto, el tartamudo y el que no contaba para nadie se convirtió en uno de los mejores emperadores que ha tenido Roma. En ella se puede apreciar claramente muchas de las costumbres de la época y de su cultura, como los dioses, las conquistas de Roma en Bretaña, Germanía y Siria, y muchos personajes famosos de la época como Herodes, Jesucristo, etc.

RESUMEN

Todo empieza con el reinado de César Augusto que ya esta casado con su segunda esposa Livia, y que su hermana Octavia estaba casada con Marco Antonio. Pero Livia antes de estar casada con Augusto lo estuvo con Marco Antonio del cual tuvo dos hijos: Tiberio y Druso. Augusto con su anterior mujer también tuvo un hijo: Julia. Y, por otra parte, Antonia con Marco Antonio tuvo dos hijos: Antonia y Marcelo.

Augusto apreciaba mucho a Marcelo, que se había casado con su hija Julia, y que había nombrado sucesor suyo en el trono. En cambio Marco Agripa veía como no seria él, el sucesor y se fue a las provincias de Oriente. Livia, la esposa de Augusto, no soportaba que el Cesar prefiriera a Marcelo antes que a su hijo Tiberio el cual es general de los ejércitos, pero Livia no paro hasta hacerle emperador. Por eso aprovechó que Augusto se fue a los Juegos de las provincias de oriente para envenenar y así matar a Marcelo. La muerte de Marcelo provoco en el pueblo una guerra civil y la llamada del pueblo por instituir la República, pero no pasó de ser solo una reclamación del pueblo. Después de esta trágica muerte para el César, Augusto casó a Marco Agripa con su hija Julia, y de esta manera Marco se convirtió en el sucesor al trono. Eso enfureció a Livia ya que ella quería casar a Tiberio con Julia, la cual lo amaba en secreto desde su infancia. Y por eso después de 9 años Livia volvió a matar, pero esa vez a Marco Agripa, envenenado. Obligo a su hijo a separarse de su esposa Dipsalia, a la cual él amaba, y casarse con Julia. Mientras el hermano de Tiberio, Druso se había casado con Antonia, la hermana de Marcelo. Druso, que era el general de los ejércitos en Germanía, hablaba mucho con su hermano, y los dos estaban en contra de Augusto. Por eso cuando tuvo un accidente y estaba a punto de morir envío una carta a su hermano informándole de su estado y hablándole acerca de que Augusto se tenia que retirar, proclamando sus deseos de instaurar la República y hablando mal de su madre Livia, a la cual él siempre vio detrás de todas las muertes de palacio. Tiberio lo fue a ver juntamente con el medico de Livia y cuando llego se estaba muriendo; antes de morir tuvo tres hijos con Antonia: Livila, Germánico y Claudio. Después de la muerte de su hermano, Tiberio no volvió a ser el mismo.

Julia tuvo dos hijos con Marco Agripa: Cayo y Lucio; los cuales eran la esperanza de Augusto ya que a él no le gustaba Tiberio. Y aprovechó una noche en la que Tiberio se había peleado con Julia y la había pegado para desterrarle de Roma. Eso enfureció a Livia y juro que se vengaría (ella tenia mucha paciencia).

Julia también tuvo 3 hijos mas: Postumo (de Marco Agripa) y Agripina y Castor de Tiberio.

Cayo murió misteriosamente y Julia empezó a pensar que todas las muertes estaban relacionada con su madrastra Livia, y tenia razón.

Un buen día cayó del cielo un cachorro por el que se estaban peleando dos águilas y este cae a los brazos de Claudio. Eso provoca que su sabio diga que es una profecía y que significa que Claudio sería emperador de Roma algún día. Eso también provoco muchas risas ya que Claudio era, o parecía, tonto, cojo y tartamudo. En esa época, Claudio conoció al nieto de Marco Agripa, Herodes Agripa, compañero suyo en el colegio.

Por otra parte, al desterrar a Tiberio, Julia se dedicó a salir con muchos hombres y a acostarse con ellos. Livia se entera y le dice a un amante de Julia (Plaucio amigo de su hijo Lucio) que le dé una lista con todas las personas que se han acostado con su hijastra y que a cambio le dará poder. Él lo hace y le entrega una lista interminable de nombres de muchos personajes famosos de Roma. Livia para enseñársela a Augusto utilizó a Lucio ( el cual tenia el favor del Cesar) porque a ella no se la creería y pensaría que lo hace para salvar a Tiberio. Livia engaño a Lucio diciéndole que los actos de su madre le podrían costar el trono y él, le entregó la lista a Augusto. Este no pudo hacer nada mas que desterrar a su hija y llamar a Tiberio que volviera porque si la culpa la tenia Julia, él había juzgado erróneamente a su hijastro. De esta forma Livia había conseguido lo que juró.

Por otra parte Augusto y Livia hacen los emparejamientos de sus nietos, para que se casen:

Agripina --- Germánico

Castor --- Livila

De esta manera Claudio y Póstumo quedaron sin emparejar. Aunque Póstumo visitaba a Livila constantemente.

Livila mandó a Plancio matar a su propio amigo, Lucio, y cuando lo hizo este también murió. De esta forma el Cesar dejó de heredero a Póstumo. Livila vió una vez más que tendría que esperar para ver a su hijo emperador.

Un día le dan noticias a Augusto de que se han perdido 3 legiones en Germanía donde está luchando Tiberio, y cuando iba a enviar a Póstumo, Livia lo convence para enviar a Germánico pensando en un plan para deshacerse de Póstumo. Entonces Livia hace chantaje a Livila y le dice que si vuelve a ver a Póstumo la desterrará y le dice que si se deshacen de Póstumo, Castor (su marido) será emperador. Ella acepta y lleva a cabo su plan: habla con Póstumo para que este vaya a su habitación por la noche y cuando este llega, ella hace ver que la quería violar y Augusto no tiene mas remedio que desterrarle aunque este le intenta abrir los ojos. Pero antes de que se lo lleven se escapa y le explica todo lo sucedido a Claudio.

Claudio, aunque parecía tonto no lo era y le gustaba mucho ir a la biblioteca a estudiar historia. Fue allí donde un sabio le dijo que si quería sobrevivir a su familia se hiciera pasar por tonto y que cuando estuviera con ellos acentuara sus problemas físicos. Eso fue lo que durante toda su vida lo salvó de los asesinatos de su abuela y de quienes querían el trono de emperador.

Con todo esto Augusto celebró unos juegos en nombre de Druso y llamó a su hijo Claudio a asistir al palco. Allí Claudio se desmayó durante las luchas de gladiadores.

De Claudio ya se reían con anterioridad por sus problemas físicos y su aparente imbecilidad, pero aún se rieron más cuando lo casaron con la que sería su primera esposa: una chica que era mucho mas alta que él y con la que nunca tuvo descendencia y tampoco amo.

Germánico volvió de Germanía victorioso. Entonces su hermano Claudio le explico todas las fechorías inventadas por su abuela y el engaño de Livila. Este le cuenta todo al César (quien lo tenia como uno de sus favoritos). César se lo creyó y sin decirle donde iba a Livia se fué a ver a Póstumo en el destierro. Allí le pidió perdón y reconoció su error. También fue allí donde cambió su testamento y puso a Póstumo como sucesor suyo.

Livia se enteró de los cambios en el testamento por una amiga que tenía entre las monjas que guardaban el testamento, lo cambió a su favor y al de su hijo y aprovechó un viaje de Augusto a Antioquía para envenenarlo y matarlo. Para hacerlo tuvo que poner el veneno en el árbol de los higos porque Augusto sabía que lo querían matar y solo comía de ese árbol. Pero antes de morir Augusto ya se había dado cuenta de que Claudio no era tonto y que era leal a sus amigos, a Roma y a la verdad. Livia también hizo matar a Póstumo y a Favio Maximo (única persona que sabia el cambio en el testamento).

Mientras Germánico murió en Siria a causa de los tormentos que le impuso su hijo sin que él lo supiera obedeciendo a una envenenadora (Martina) que a la vez obedecía al gobernador de Siria (Pisón) y a su esposa que tenían ordenes de Tiberio (emperador de Roma). Agripina (mujer de Germánico) culpa a Tiberio de la muerte de su esposo y con la ayuda de sus amigos (Castor, Claudio, Herodes, etc.) lleva el caso al Senado teniendo como principal testigo a Martina. Pero entonces Livia rapta a Martina y chantajea a Pisón y a su esposa que si enseñaban las cartas que comprometían a Tiberio y a ella, dejaría que Martina declarase en su contra. La mujer de Pisón lo mata para que su familia no salga mal parada de su condena.

Tiberio nombró su ayudante a Sajano al que le dió mas poder del que le tocaba mientras él se entretenía montando orgías con la ayuda de Calígula que aún le acrecentaba mas los deseos con regalos. Castor, hijo de Tiberio, intentó abrirle los ojos a su padre de que Sajano solo jugaba a favor propio y que no le estaba ayudando. Pero él no le creyó. Mientras Livila y Sajano se aman y planean un plan para eliminar a Castor y así seguirse viendo.

En todo, llega el aniversario de Livia y esta hace llamar a Claudio. Allí le explica todos sus asesinatos y le dice que desconfía de Calígula pero que él sería el nuevo emperador. También le pide por favor que cuando él sea emperador (ella sabía la profecía del cachorro) la haga diosa al igual que se hizo con su marido Augusto porque de esa forma no pagaría por sus fechorías después de muerta. Él acepta.

Mientras la mujer de Claudio tiene un hijo con otro hombre y Sajano aconseja a Claudio que se separe de su mujer y se case con su hermana para que él esté relacionado con la familia real. Claudio sin pensar y haciéndose el tonto acepta; tal y como dijo Herodes: "Claudio seguía la dirección en que soplaba el viento sin hacerse ver".

Cuando Livila y Sajano logran matar a Castor este le pide a Tiberio que le deje casarse con Livila (después de divorciarse de su mujer y quedarse con los niños) pero por sorpresa de él, Tiberio se niega y le dice que si se quiere emparentar con la familia real que se case con Helena la hija de Castor y Livila.

Tiberio le dió a Sajano el gobierno del imperio y se retiró a una isla para dedicarse a sus orgías. Mientras Sajano hace detener a Agripina y a sus hijos Nerón y Druso y son desterrados. Y como a Livila no la dejaban casarse con Sajano empezó a envenenar a su hija Helena. Claudio y Antonia se enteraron y le comunicaron al Cesar lo que estaba ocurriendo en su ausencia y que planean matarlo (Sajano y Linila). Calígula le dá la idea de cómo matar a Sajano (utilizando a Magno su sucesor en la guardia real) y por eso Tiberio lo nombra sucesor suyo y lleva a cabo el plan. Tiberio envío una carta al Senado explicándolo todo y acompañándola de una lista de sus cómplices. El Senado los hace matar a todos, incluso a sus hijos y a su hermana, la cual se divorció de Claudio. Antonia mató a su propia hija Livila enfurecida con ella.

Los últimos 5 años del reinado de Tiberio se convirtieron en una orgía continua. Tiberio murió asesinado por Magno con ordenes de Caligula, quien se nombró emperador y se vuelve loco creyéndose que es un dios incluso más poderoso que Júpiter. Hace matar a su sucesor, Gemelo (nieto de Tiberio) y el mismo mata a su propia hermana con la que se había casado e iban a tener un hijo y fué por eso que la mató: pensaba que al igual que le ocurrió a Zeus en la mitología su hijo iba a ser un dios incluso más grande que el mismo y cuando su esposa estaba embarazada y pensándose que su esposa también era una diosa le abrió la barriga con un cuchillo, le sacó el niño y se lo comió. Con todo esto Antonia, madre de Claudio, se suicidó.

Calígula se casó con una mujer 10 años mayor que él pero que sin embargo ella lo quería (Casonia), y hizo del palacio un burdel en donde Claudio era el que cobraba la entrada en la puerta y las prostitutas eran las mujeres de los senadores. También casó a Claudio con Mesalina una muchacha mucho mas joven que el viejo Claudio sólo para reírse de él.

Mientras Casio (general de los ejércitos) y algunos senadores planean el asesinato del César y llevandolo a cabo durante los juegos, matando también a su esposa y a su hija que aún era un bebé. La guardia real al verse sin emperador y pensándo que se iban a quedar sin trabajo nombraron emperador a Claudio en contra de su voluntad ya que él era republicano pero le hizo caso a su amigo Herodes quien le dijo que mientras existiera alguien de la familia real no se podría instaurar la República.

Condenó a los asesinos de Calígula y nombró a su abuela Livia diosa, tal y como le había prometido. Claudio, tuvo dos hijos con Mesalina y Herodes, viendo el poder que le estaba dando a su esposa, le dijo a Claudio que no se fiara de nadie, pero esta vez Claudio no lo escuchó, Mesalina se convirtió como Livia en su época, y le pidió a Claudio, que no quería tener más hijos y que no quería seguir durmiendo con él, por si acaso. Todo eso era un engaño para acostarse con quien ella quisiera, y así lo hizo. Le recomendó a Claudio que casara al gobernador de Hispania con su madre, y él aceptó, no sabía era que lo que Mesalina deseaba acostarse con él. Pero cuando este llegó y vio lo que pasaba se negó a ser el muñeco sexual de le emperatriz, y intento matar al Cesar pensándose que él sabia lo que le había mandado hacer su esposa. La guardia lo detuvo y él le explicó todo pero Claudio no se lo creyó, ya que Mesalina y su madre se encubrieron y lo mando matar.

Claudio se fué a conquistar Britania, y de mientras, su mujer hacia una competición con una prostituta para ver quien podía agotar sexualmente a más hombres: ganó Mesalina. Claudio volvió triunfante de Britania, se le otorgó un triunfo romano y se le consideró como un dios en Britania. Pero se enteró de que Herodes, su amigo, le quería conquistar, ya que se creía el Mesías que aun estaba por llegar (Jesucristo). Mientras y sin que se le diga nada a Claudio, Mesalina sigue con sus amores esa vez con Sirio (él que decían era el romano más guapo de la época).

Se informó a Claudio de la muerte de Herodes a la vez que recibía una carta suya pidiéndole perdón por lo que quería hacer. Mesalina y Sirio se casaron para provocar el hundimiento de Claudio y así provocar la República. Pero entonces los 2 consejeros del Cesar utilizaron a una prostituta amiga suya para poder explicarle todo lo sucedido; Claudio tuvo una gran decepción cuando se enteró de que se había divorciado de él y mandó detenerlos a todos. Entonces, medio borracho, firmó la ejecución de su ex-esposa.

Sus dos consejeros le recomiendan a Claudio casarse por 4ª vez y uno de ellos le recomienda a Agripinalla (su sobrina) él acepta porque cree que lo ayudará a gobernar y para nada más. Agripinalla tenía un hijo llamado Nerón y Claudio tuvo dos con Mesalina: Octavia y Británico. Casó a Octavia con Nerón y lo nombró sucesor suyo. Pero Claudio tenía un plan que explicó a Británico ( el cual no le quería y le odiaba): Livia abuela de Claudio le dió una profecía antes de morir en la cual se detallaban todos los emperadores del reino, en ella se hablaba de Calígula, de Claudio y de que su sucesor sería Nerón pero que este hundiría la monarquía y surgiría la república; le pidió a Británico esconderse en Britania hasta que Nerón se hundiera y entonces volviera a instaurar la República. Pero él se negó, aunque lo agradeció y dijo que se cuidaría y que acabaría siendo emperador. Claudio penso que a lo mejor Británico podría cambiar la profecía.

Claudio murió envenenado por su mujer Agripinalla, él sabia que estaba muriéndose cuando ésta lo envenenó. Agripinalla quemó toda la historia de la familia, pero Claudio había hecho una copia y la enterró. Nerón le sucedió en el trono, mató a Británico, su madre mató a Narciso (sucesor suyo en caso de que este muriera) y Nerón mató a Su madre.