William Shakespeare

Literatura Universal siglo XVII. Teatro inglés isabelino. Drama. Tragedia. Poesía. Comedia shakespeariana

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

William Shakespeare

El período dorado del drama inglés comienza con la Spanish Tragedy, de Thomas Kyd, y el Tamburlaine de Christopher Marlowe. La primera relaciona la construcción de una pieza del teatro popular (se remontaba a un hecho anterior mientras la acción seguía su desarrollo) y el teatro clásico, profundo (construir en profundidad, según tiempo, lugar y acción). Kyd cuenta el hecho anterior y lleva a escena sólo el delito y la venganza, dividiendo la obra en estas dos partes. Fija un modelo que se mantendrá a lo largo del periodo: Venganza, locura (simulada o real), un malvado maquiavélico, aparición de espectros y ambiente exótico. Los dramaturgos ingleses empiezan a buscar temas para las obras en Italia o más raramente España. Luego de Spanish Tragedy viene una serie de tragedias con ambiente italiano, como The Jew of Malta, de Marlowe, o Antonio and Mellida.

  Christopher Marlowe fue el más grande dramaturgo preshakespiriano. Algunas de sus obras más célebres son Tamburlaine, Doctor Faustus, Jew of Malta, Edward II, Massacre at Paris, etc. En ellas se ven crecer ciertos versos que muestran las desmesuradas ambiciones del autor. La apasionada elocuencia de sus personajes resuena largamente en el teatro isabelino, y los versos pierden toda su rigidez. Introdujo el lenguaje corriente y la prosa aplicada al sentimiento trágico. Su lirismo barre a los dramaturgos de la escuela Ilustrada (“University Wits”). Entre estos se destaca Robert Greene.

musical marcial y casi brutal del verso de su maestro se fue transformando en una medida más flexible y rítmica.

    William buscó entonces un mecenas, un rico e influyente joven de veinte años, Henry Wriothsley, conde de Southampton. Mientras, la publicación de los sonetos de Sidney le inspiró una nueva formula poética.  En una época en la que los autores no estaban protegidos y, menos aún sus obras, William sufrió plagio en Henry VI.

    En estos años la vida teatral se había transformado. Habían cambiado por completo las compañías de actores y habían desaparecido los hombres que realizaron la primera etapa de la revolución teatral: Greene murió en 1592, un año después mataron a Marlowe en una pelea, y Kyd también había muerto. Peele estaba moribundo y Lodge se había hecho un aventurero y ya no escribía para la escena. Lyly no había vuelto a escribir desde que los Niños de San Pablo dejaron de representar tres años antes, y Nashe era más un panfletario que un dramaturgo. William estaba solo, sin rivales más importantes que Chettle y Anthony Munday.

    En 1599 se inaguró The Globe, un nuevo teatro, con un estreno de William Shakespeare: Henry V. Pero como la compañía del Chamberlain necesitaba dinero para la construcción vendieron parte de su repertorio, entre ello varias obras del bardo: El mercader de Venecia, Sueño de una noche de verano, Mucho ruido y pocas nueces y la segunda parte de Henry IV.

    En 1601 murió su padre y William fue a su casa para el entierro mientras en Londres se producía una guerra de palabras entre las compañías de teatro y todo aquel que tuviera algo que decir. En 1602 compró una finca al norte de la villa. Shakespeare era ya un hidalgo campesino con la mejor casa de Stratford y con sus facultades intactas. Es en este periodo cuando escribe Hamlet. La obra se representó en la corte en febrero de 1603 y el 24 de marzo de ese mismo año la reina murió. El nuevo rey, Jacobo, reorganizó la vida cortesana y tomó a Shakespeare y sus compañeros bajo su protección.

    Al principio de esta era William había cumplido los treinta nueve años, había escrito unas veinte obras, entre ellas Lover's Labour's Lost y Romeo and Juliet.

    Pero, fue ésta la peor época para William pues la peste se cebó en Londres y un asalariado se aprendió de memoria Hamlet y escribió una versión para su editor. No obstante, sigue escribiendo, y termina All's Well That Ends Well y Measure for Measure. William se fue a Londres a vivir a casa de Christopher Mountjoy donde comenzó a escribió Othello. Fue en este momento cuando comenzó a escribir tragedias. William se identificaba con sus personajes y sufría los que ellos sufrían.

   Durante el año 1605 murió su viejo amigo Augustine Phillips, uno de los miembros originales de la compañía del Chamberlain. Ese año el rey le pidió una obra con tema escocés y escribió Macbeth. En junio de 1607 su hija mayor Susanna se casaba con el Dr. John Hall. La peste asolaba de nuevo Londres.

    Pocos meses después de la boda de su hija su madre moría y William heredó la casa donde ella vivía. Pero dejó su casa a su hermana casada y a sus dos hermanos solteros. En 1608  nace su primer nieto, una niña llamada Elizabeth Hall.

    La peste mantenía todos los teatros cerrados y los actores mal vivían como podían. William abandonó su alojamiento en Londres y volvió a Stratforf donde terminó The Winter's Tale. En 1611 escribió su última obra, posiblemente influida por el acontecimiento real de las Bermudas de Sir George Somers acontecida el año anterior, The Tempest. 

    El 29 de junio de 1613 ardió el teatro The Globe salvándose milagrosamente los manuscritos de William Shakespeare. El teatro se volvió a levantar enseguida y comenzaron de nuevo a representarse obras.

    A partir de entonces William pasó casi todo su tiempo en Stratford. Sus hermanos habían muerto el año anterior y el viejo taller del padre fue alquilado y convertido en una posada con el rótulo "El Cisne y la Doncellez".

    A principios de 1616 se preparaba la boda de Judith con Thomas Quiney. Unas semanas después de la boda el escritor cayó enfermo. El 25 de marzo firmó un nuevo testamento dejando casi todo a su hija Susanna y sus hijos varones si los tenía. La muerte de su hijo Hamlet, años atrás, había imposibilitado su plan de fundar una familia. El 17 de abril se enterraba su cuñado Will Hartt. Una semana después del entierro moría William Shakespeare.

    El 25 de abril se lo llevaron de New Place, donde vivía, pasando por la capilla de la Coronación y la escuela de Gramática por el camino de la iglesia por el que también le habían llevado a bautizar exactamente cincuenta y dos años antes, y fue enterrado frente al altar.

William Shakespeare

El segundo periodo está marcado por una profundización en su individualidad como autor teatral, escribió algunas de sus obras más importantes relacionadas con la historia inglesa y las denominadas comedias alegres, así como dos de sus mejores tragedias. Entre las primeras cabe destacar Ricardo II (hacia 1595), Enrique IV, Primera y segunda parte (hacia 1597) y Enrique V (hacia 1598), que cubren un periodo de tiempo inmediatamente anterior al de Enrique VI. En las dos partes de Enrique IV, éste reconoce sus culpas y expresa sus temores sobre su hijo, que le sucederá con el nombre de Enrique V, temores que se demuestran infundados porque éste demuestra una gran responsabilidad y sentido moral sobre sus deberes como monarca. En una magistral alternancia de escenas serias y cómicas, el obeso caballero Falstaff y el rebelde Hotspur ponen de manifiesto los dos extremos entre los que el príncipe encontrará el equilibrio. La introducción, en distintas proporciones, de elementos trágicos y cómicos para expresar amplios espectros de caracteres se convertiría en uno de los recursos favoritos del autor inglés.


Entre las comedias de este periodo sobresale Sueño de una noche de verano (hacia 1595), una obra plagada de fantasía en la que se entremezclan varios hilos argumentales centrados respectivamente en dos parejas de nobles amantes, en un grupo de despreocupados cómicos y en una serie de personajes pertenecientes al reino de las hadas, entre los que se encuentran Puck, el rey Oberón y la reina Titania. En El mercader de Venecia (hacia 1596), por otro lado, se puede encontrar otra sutil evocación de atmósferas exóticas similar a la de la obra anterior. En ella aparecen retratadas las cualidades renacentistas de la amistad viril y el amor platónico que se oponen a la amarga falta de humanidad de un usurero llamado Shylock, cuyas desdichas terminan despertando la comprensión y la simpatía del público. El tipo de mujer de ingenio rápido, calidez y responsabilidad personificado en Porcia reaparecería, más adelante, en las comedias alegres del segundo periodo, mientras que, por el contrario, la ingeniosa comedia Mucho ruido y pocas nueces (hacia 1599) deforma, según la opinión de muchos críticos, en el tratamiento un tanto insensible, a los personajes femeninos. Sin embargo, las comedias de madurez Como gustéis (hacia 1600) y Noche de Epifanía (hacia 1600) se caracterizan por su lirismo, su ambigüedad y por el atractivo de sus bellas, encantadoras e inteligentes heroínas. En Como gustéis, Shakespeare describe el contraste entre las refinadas costumbres de la corte isabelina y las de las áreas rurales del país de un modo rico y variado, aunque no excesivo, y construyó una compleja trama argumental basada en las relaciones entre la realidad y la ficción y entre los distintos personajes, trama que utilizó para comentar las distintas debilidades del género humano. En este sentido, Como gustéis se asemeja a Noche de Epifanía, en la cual el lado cómico del amor aparece ilustrado por las desventuras de dos parejas de amantes rodeadas de numerosos personajes secundarios que actúan como comparsas cómicos. Otra de las comedias de este segundo periodo, Las alegres casadas de Windsor (hacia 1599), es una farsa sobre la vida de la clase media en la cual reaparece el personaje de Falstaff como víctima cómica.

Dos grandes tragedias, muy distintas entre sí por su naturaleza, marcan el comienzo y el final de este segundo periodo. Por un lado, Romeo y Julieta (hacia 1595) muy famosa por su poético tratamiento de los éxtasis amorosos juveniles, pone en escena el trágico destino de dos amantes, forjado por la enemistad de sus familias y por lo temperamental de sus propios caracteres. Por el otro, Julio César (hacia 1599) es una tragedia sobre la rivalidad política, muy intensa, aunque en menor medida que las tragedias posteriores.

En el tercer periodo el dramaturgo inglés escribió sus mejores tragedias y las llamadas comedias oscuras o amargas. Las tragedias de este periodo son las más profundas de todas sus obras y aquellas en las que la poesía de la lengua se convierte en un instrumento dramático, capaz de registrar las evoluciones del pensamiento humano y las distintas dimensiones de una situación dramática. Hamlet (hacia 1601), su obra más universal, va más allá de las otras tragedias centradas en la venganza, pues retrata de un modo escalofriante la mezcla de gloria y sordidez que caracteriza la naturaleza humana. Hamlet siente que vive en un mundo de engaños y corrupción, sentimiento que le viene confirmado por el asesinato de su padre y la sensualidad desenfrenada de su madre. Estas revelaciones le conducen a un estado en el que los momentos de angustia e indecisión se atropellan con frenéticas actuaciones, situación cuyas profundas razones continúan hoy siendo motivo de distintas interpretaciones. Otelo, el moro de Venecia (hacia 1604). El rey Lear (hacia 1605), concebido en un tono más épico, describe las consecuencias de la irresponsabilidad y los errores de juicio de Lear, dominador de la antigua Bretaña, y de su consejero, el duque de Gloucester. El trágico final llega como resultado de entregar el poder al hijo malvado y no al bondadoso. Como contrapunto, la hija, Cordelia, pone de manifiesto un amor capaz de redimir el mal por el bien, pero ella muere en un final sobrecogedor. La idea de que el mal se destruye a sí mismo, sin embargo, se ve reforzada por el funesto destino de las hermanas de Cordelia y del oportunista hijo del duque de Gloucester. Antonio y Cleopatra (hacia 1606), otra de las grandes tragedias, se centra en otro tipo de amor, la pasión del general romano Marco Antonio por Cleopatra, reina de Egipto, glorificada por algunos de los versos más sensuales de toda la producción shakesperiana. Macbeth (hacia 1606), en cambio, describe el proceso de un hombre esencialmente bueno que, influido por otros y debido también a un defecto de su propia naturaleza, sucumbe a la ambición y llega hasta el asesinato. A lo largo de la obra, Macbeth, por obtener y, más tarde, retener el trono de Escocia, va perdiendo su humanidad hasta llegar al punto de cometer todo tipo de imperdonables actos.

Otras tres obras de este periodo revelan la amargura contenida en estas tragedias, pues sus personajes no poseen categoría trágica ni grandeza alguna. Así, Troilo y Cressida (hacia 1602), la más efectista de sus obras, pone de manifiesto, de un modo muy clarificador, el abismo que extiende entre lo ideal y lo real, tanto en el terreno político como individual, mientras que en Coriolano (hacia 1608), otra tragedia ambientada en la antigüedad, el legendario héroe romano Cayo Marcio Coriolano aparece como un personaje incapaz de seducir a las masas o de dominarlas por la fuerza. Igualmente amargo, Timón de Atenas (hacia 1608) narra la historia de un personaje reducido a la misantropía por la ingratitud de sus sicofantes. Debido a la fluctuante calidad de su escritura, se ha avanzado la hipótesis de que esta obra fuera escrita en colaboración con otro dramaturgo, posiblemente Thomas Middleton.

Las dos comedias de este periodo son también algo oscuras. De hecho, se las ha llamado "las obras problemáticas", pues no entran claramente en ninguna categoría, ni presentan desenlaces demasiado inteligibles. A buen fin no hay mal principio (hacia 1602) y Medida por medida (hacia 1604) tienen en común, además, el hecho de cuestionar la moral oficial.

William Shakespeare

Shakespeare inició su retiro en Stratford. A pesar de las intrigantes especulaciones acerca de un autor secreto que se ocultó tras el nombre de un rústico autor, hoy casi todos aceptan a William Shakespeare de Stratford-upon-Avon como el verdadero autor de las grandes obras que se le atribuyen. Su genio fue reconocido en su propia época y su autoría no fue desmentida en su tiempo. Es inútil tratar de explicar cómo adquirió la experiencia y talento para producir tal obra. Es mucho mejor agradecer que el joven dejó atrás su origen humilde cuando partió a Londres, hace 400 años. El mundo ganó mucho más cuando él decidió actuar así.

William Shakespeare

ARGUMENTO DE OTELO

Otelo era un moro noble al servicio de Venecia, el cual se casó con la hija de Brabancio (el senador) quien no lo aceptaba, como tampoco que Rodrigo la pretendiera. Otelo hace que Desdémona declare su amor ante su padre, el dux y los senadores. Paralelamente en Chipre, Rodrigo le confiesa a Yago (alférez de Otelo) que esta profundamente enamorado de Desdémona, este le ofrece su ayuda para conquistarla a espaldas de Otelo.

Yago se las ingenia para culpar a Desdémona de engañar a Otelo con Casio. Primeramente se produce una pelea entre Casio, Montano, Yago y Rodrigo debido a que Casio estaba borracho. Yago la echa las culpas a Casio cuando le cuenta lo sucedido a Otelo, por lo que éste decide que Casio no puede seguir siendo su teniente. A raíz de esto Yago va a animar a Casio a que hable con Desdémona para que esta convenza a Otelo y recupere su puesto, la única intención de Yago es que la insistencia de Desdémona por que Casio recupere su puesto provoque celos en Otelo.

Yago sigue infundando duda en Otelo poniendo mal a Desdémona y a Casio, pero Otelo exige pruebas del engaño. Yago le pide a su esposa, Emilia, que consiga un pañuelo que lleva consigo Desdémona como prueba de amor entre el moro y ella. Cuando el pañuelo esta en poder de Yago, éste lo pone en la cama de Casio para que Otelo lo encuentre ahí. Una vez preparado todo, Yago le cuenta a Otelo que vio el pañuelo en manos de Casio y que le oyó hablar en sueños de Desdémona cosa que hace que Otelo se inquiete pensando en venganza para ambos.

Desdémona ajena a todo sigue decidida a convencer a Otelo para que readmita a Casio, lo cual solo le trae problemas. Además Otelo le pide el pañuelo a Desdémona y se enfurece al ver que esta no lo tiene.

Casio le regala a Blanca (su amante) el pañuelo de Desdémona entonces Otelo lo ve y aumentan sus sospechas. Otelo le dice a Yago que les va a matar a los dos y le pide que le consiga un veneno, pero Yago va mas allá diciéndole que en vez de envenenar a Desdémona que la ahogue y mientras el se ocupara de Casio.

Yago también pretende quedar bien ante Desdémona consolándola junto a su mujer Emilia y maldiciendo a aquel que infundo todos esos sentimientos sobre Otelo.

En otro momento hay de nuevo una pelea en la que Rodrigo ataca a Casio, pero es Rodrigo el herido, después aparece Yago que hiere a Casio y huye, luego vuelve como si no supiese nada aprovechando que todo ha transcurrido en la noche, pregunta que es lo que había pasado y Casio culpa a Rodrigo de haberle herido cuando realmente había sido Yago. Rodrigo finalmente muere por la herida provocada.

Otelo acaba asesinando a Desdémona por las mentiras de Yago. Yago y Emilia discuten por que ella se da cuenta de que todo ha sido un invento de Yago y le hace ver a Otelo que Yago no es mas que un farsante. Otelo se lanza sobre Yago quien hiere a Emilia por haber confesado y huye. Emilia muere por la herida. Finalmente Otelo se suicida por haber desconfiado de Desdémona y haberla matado.

ESPACIO Y TIEMPO EN EL QUE SE DESARROLLA

La obra consta de de 5 actos en los cuales aparecen distintos espacios donde se desarrolla la acción: El acto primero comienza en Venecia, el resto de la obra ya va a desarrollarse en Chipre, la tercera escena se da en la cámara del consejo. El acto 2º se encuentra en un puerto de mar de Chipre, en una explanada cerca del muelle, así como en la 2ª escena en la calle y la 3ª en el castillo. En el acto 3 y 4 la acción va a evolucionar en los alrededores del castillo tanto en los aposentos, como en los jardines etc.. Y finalmente el acto 5º se desarrolla en la calle mientras que el desenlace de la obra tiene lugar en el castillo concretamente en el aposento de Desdémona donde esta muere.

El tiempo en el que se desarrolla es impredecible, no hay una unidad fija. Solo se puede decidir que la mayoría de las acciones transcurren por la noche.

OPINIÓN PERSONAL:

Es una gran obra publicada en 1622 pero con un tema que podemos trasladar a la actualidad. Muchas parejas son mal influenciadas por terceros, acabando la relación mal por unos celos provocados, el fin es demasiado trágico, hoy en día, salvo en excepciones, los casos de celos no llevan a situaciones tan extremas.

Nos ha gustado mucho, pero el final es un tanto sangriento, aunque se descubre la verdad es demasiado tarde, cuando ya todo es irremediable. En la obra se tocan todo tipo de sentimientos: amor, odio, muerte, celos, miedo, poder, envidia, venganza en cada uno de los personajes lo que hace que sea muy variada y que despierte el interés de la gente.