Werther; Goethe

Romanticismo literario del siglo XIX. Narrativa romántica. Género epistolar (cartas)

  • Enviado por: Richie
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

WERTHER: GOETHE

El libro son una serie de cartas que le escribe Werther a un amigo suyo y empieza haciendo mención a una joven inventada.

Está en un pueblo: Wahlheim y ha querido acercarse a los niños,

pero se creen que se ríe de ellos, porque son del pueblo bajo, y cierta gente mantiene distancias con ellos.

Conoció al administrador del príncipe, hombre bueno y franco y se enteró que tenía 9 hijos.

- El amigo a quién le escribe se llama Wilhelm.

- Wetzlar es la ciudad y Wahlheim a una hora de camino es una aldea.

Werther es dibujante

En la placeta de la iglesia hay dos tilos gigantescos. Allí vive una mujer que le dice que su marido ha tenido que ir a Suiza, pero que no sabe nada de él, fue a recoger la herencia de un primo suyo.

- Un kreuzer: antigua moneda alemana que lleva una cruz.

Conoció un mozo enamorado de la viuda de la casa donde trabajaba.

Los jóvenes lo invitaron a un baile que iba a ver, Werther acompañaba a una joven guapa pero nada más, y en el camino recogieron a Charlotte S. era la hija del administrador, la describe como un ángel, sencilla, entera, bondadosa, inteligente... El le pidió que bailara con él la segunda contradanza, pero ella le aceptó la tercera: la alemana. Bailar con ella lo dejó..., tan apasionadamente bailaron que una muchacha se le acercó a Lotte y pronunció el nombre de Albert, que era su prometido. Sobreviene una tormenta y Lotte propone jugar a contar (círculo, cada uno dice el número que le toque y si se equivoca: tortazo, a Werther se lo daba más fuerte).

Quedaron en verse al día siguiente, entre sus casas sólo había media hora de camino.

Fueron Lotte y él a visitar al pastor de St. y les contó la historia de dos árboles muy grandes que había allí, uno tenía 50 años como la edad de su mujer, y su suegro le había encargado lo cuidase. Iban con ellos también Friederike la hija del pastor y su novio quien estaba celoso de Werther.

- Werther tenía barba. (Cuando le da un beso a una hermana de Lotte va a limpiarse para que la barba no se le pegue).

Albert llega y es un hombre honrado y amable. W. le pidió sus pistolas para irse de caza, Albert le dice que siempre están descargadas porque un criado una vez limpiándoselas le disparó a una criada en el dedo pulgar.

Hablan los dos del suicidio. Albert lo considera covardía, Werther dice que hay que tener valor para acabar con algo que te está causando dolor.

El 20 de Agosto era el cumpleaños de W. y Lotte le regala uno de los lazos que llevaba el día que bailaron juntos y Albert una edición más pequeña del Homero.

W ya empieza a obsesionarse y piensa que tiene que irse de allí.

El lugar donde va mucho con Lotte tiene unos castaños tras los que hay una amplia panorámica, después unas hayas que te rodean y un bosquecillo que va ensombreciendo el camino hasta acabar en un recinto angosto.

LIBRO SEGUNDO

Werther se fue de aquel lugar, pero no se siente bien donde está, se ha hecho amigo del conde C. Está con un embajador que es un idiota y quien parece tenerle envidia, nada de lo que hace le parece bien.

Un día conoció allí a la señorita von B. quién parece no ser una cínica en ese ambiente. Ella tenía una tía que era vegetal.

Le escribe una carta a Lotte y le cuenta lo de la señorita von

B., le dice que ella no tiene más remedio que ensalzarla después de todas las cosas que él le cuenta.

Ellos le escriben y le dicen que ya se han casado, él escribe una carta a Albert y les da la enorabuena.

Una noche el conde C. lo invita a una fiesta, pero los que están allí hasta su señorita B, lo miran con desprecio y cuando el conde le iba a decir que se fuera, él se fue.

El príncipe lo invita a su residencia y decide salir de ese lugar, de camino pasa por el lugar donde nació y vivió con su madre hasta que su padre murió.

Volvió a Wahlheim, piensa que Lotte sería más feliz con él que con Albert, ya que le falta sensibilidad.

Vio a la mujer de la casa de los grandes tilos y le contó que su marido había vuelto de Suiza con las manos vacías por una calentura y que su hijo el menor: Juan, se le había muerto.

También se enteró de que el joven que estaba enamorado de la dueña de la casa donde trabajaba había querido poseerla a la fuerza, pero que el hermano de ella lo había echado. Ahora ella tenía otro criado y se rumoreaba lo mismo.

El traje con el que Werther bailó con Lotte estaba bastante viejo y encargó otro igual, la indumentaria era: frac azul con cuello y solapas y chaleco y calzones amarillos.

Los nogales del pastor de St. los habían cortado, porque la mujer del nuevo pastor hacía bien en no interesarse por ellos, porque nadie lo hacía por ella.

Werther ya empieza a pensar en la muerte.

Se obsesiona muchísimo y no puede estar junto a ella.

Nota del editor al lector.

Nos cuenta que Werther cada vez estaba más triste y un gran dolor oprimía su corazón. Esto se lo aumentó la noticia de que un criado despedido había matado al criado que la señora tenía ahora, Werther enseguida supo quién era lo iban a matar, y le rogó al administrador que no lo hiciera, peo no lo consiguió.

Empezó a odiar a Albert. Este le dijo a Lotte que hiciera lo posible porque no fuera tanto a visitarla.

Otra vez las cartas a Wilhelm:

Le dice que soñó con Lotte. cómo le daba un sin fin de besos y la abrazaba. Pero no se encontraba agusto en ningún sitio.

Wilhelm quiere ir a recogerlo, pero Werther le dice que se espere.

El domingo antes de Navidad fué a casa de Lotte y estaba sola. Ella lo invita a comer el día de Noche Buena y le dice que no vuelva hasta ese día.

Werther se fue a su casa y llorando le escribió una carta a Lotte diciéndole todo lo que la amaba y que como uno de los tres debía desaparecer, ése quería ser él. Iba a morir.

Le dijo a su criado que preparase sus maletas porque iba a hacer un largo viaje.

Al día siguiente Werther fue a su casa, cosa que no debía. Ella le dijo que estaba esperando que le leyera la traducción que él había hecho de unos versos de Ossian (poema mitológico, emotivo)

Werther y Lotte se ponen a llorar, él en el brazo de ella, veían su propio infortunio en el destino de esos nobles héroes, ella le pide que siga leyendo. La última parte del poema dice que la primavera cuenta que la hora de marchitarse está cerca, la tempestad que habrá de deshojarla; mañana llegará el caminante que la vio en toda su belleza, sus ojos la buscarán en el campo a su alrededor y no la encontrarán.

El se arrojó a sus pies y lloró mucho, ella se imaginó lo que él quería hacer y estrechó sus manos contra su pecho y sus mejillas se rozaron, los dos lloraban, él la abrazó contra su pecho y le llenó sus labios de besos, ella logró separarse y entre el amor y la cólera le dijo que no volverían a verse jamás. El permaneció en su casa media hora más mientras ella estaba encerrada en su habitación y se despidió diciéndole ¡adiós para siempre!

Werther llegó a su casa sin sombrero y se lo encontraron en una

colina desde donde se contemplaba todo el valle, no saben como en noche tan oscura y tan húmeda pudo llegar hasta allí.

El en su cuarto llora pero sabe que Lotte lo ama, lo ama, es suya para siempre.

Ella estaba muy mal, no quería a Werther perdido para siempre y no sabía si podría disimular ante su marido. El criado de Werther

fue a pedirle a Albert que le dejara las pistolas, ella las descolgó y temía dárselas pero una mirada inquisitiba de Albert hizo que se las diera. Su corazón presagiaba lo más espantoso.

En la carta que Werther le escribía a Lotte le puso que ella no podría odiar a alguien que ardía por ella.

Se despidió también de Wilhelm, de su madre y de Albert a quien le pidió que hiciera feliz a ese angel.

Después de las once sigue con la carta y le pide a Lotte que le pida a su padre que lo entierren al borde de un camino, para que quien pase por allí se santigüe y alguno derrame una lágrima. También que lo dejen con la ropa que lleva, con la que bailaron aquel baile y que no le registren los bolsillos, que lleva el lazo que ella le regaló.

A las doce se pegó el tiro. A las seis lo descubrió el criado, todavía respiraba, llamó al médico y a Albert. Lotte cuando se enteró cayó desmayada. Se pegó el tiro encima del ojo derecho y frente a la mesa de escribir. Murió a las doce del mediodía, Albert no pudo acompañar el cadaver porque se temía por la vida de Lotte, no les acompañó ningún sacerdote.

1