Walden dos; Burrhus Frederic Skinner

Filosofía contemporánea. Psicología conductista y experimental. Ciudad y comunidad ideal. Teoría watsiona. Argumento. Valoración

  • Enviado por: Millan
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas
publicidad

WALDEN DOS

Skinner lo que muestra en esta obra es su teoría de conductista operante, describiendo cada uno de los métodos empleados para condicionar a la gente: sus ideales en cuanto al aprendizaje; a la formación de una sociedad utópica; a una forma de gobierno que nada tiene que ver con las formas de gobierno de nuestros países. Todo ello desde el punto de vista conductista, y lo hace desplegando sobre esta novela toda su doctrina psicológica platicada por Frazier, el creador de esta comunidad utópica “Walden Dos”, donde todos sus miembros son felices, trabajan cuatro horas al día como máximo y pueden dedicar el tiempo restante a hacer lo que les pegue la gana, porque tampoco tienen mucha preocupación por sus hijos ya que toda la comunidad cuida de ellos. Sociedad bastante ociosa por tanto y, desde luego, al menos para mí, muy interesante, aunque yo no sé si me quedaría definitivamente en Walden Dos, volver casa o que la sociedad mi arrastre fuera de la utopía. Creo que en vez de imaginármelo al leer este libro, tendría que verlo con mis propios ojos para poder decidir si me gustaría vivir en una comunidad creada para experimentar científicamente con la conducta de los humanos, o definitivamente no ser parte de ello, porque bien sabemos que el cambio radical en un estilo de vida puede provocar un desequilibrio y este puede llevarnos a un fracaso al sentirnos no parte de esa comunidad.

La historia comienza cuando Rogers y Steve entran en el despacho del señor Burris, el cual no se acordaba de Rogers, aunque había sido alumno suyo. Steve era amigo y compañero de Rogers, pues los dos habían estado en la guerra y habían entablado amistad. Rogers comienza a decir a Burris que aún se acordaba de lo que habló una vez en clase acerca de una comunidad utópica y que tanto Steve como él estaban muy interesados en el tema. La verdad es que no estaban demasiado contentos con la sociedad. Al oír lo que Rogers le explicaba, Burris se acordó de un compañero que tuvo hacía ya muchos años, Frazier, con el cual no tenía demasiada amistad, aunque le gustaba hablar con él sobre ese tema. De repente el chico le preguntó si conocía a un tal Frazier; Burris se sorprendió muchísimo. Rogers le explicó que habían leído un artículo que Frazier publicó en una revista, que este decía que la acción política no es buena para buscar construir un mundo mejor; los hombres buenos saldrían ganando usando medios que no fueran políticos; y el explicaba que él mismo había organizado una comunidad utópica. Burris confiesa que le conoce, busca sus señas y a petición de los chicos le escribe a “Walden Dos”. Frazier responde diciendo que si quiere puede ir a ver Walden Dos con algunos acompañantes, por lo que invita a Castle, un compañero filósofo, a Rogers, a Steve y a sus respectivas novias: Bárbara y Mary. Comunicó a Frazier que llegarían el miércoles. A su llegada Frazier les esperó en la parada del autobús. Así comienzan su estancia en la comunidad, Frazier les sirve de guía enseñándoles lo que compone la comunidad y explicándoles cosas; Lo primero, que la cerca de las ovejas antes estaba electrificada, pero pasado el tiempo ya no hizo falta porque se dieron cuenta de que ni siquiera se acercaban a la valla, y, lo que es más curioso, que sus crías, aunque nacieron después de que las vallas hubieran sido desconectadas, tampoco se acercaban a la cerca, se supone que lo habían aprendido de las ovejas mayores por imitación, además toda esta fuerza de tradición se debía a un perro ovejero llamado obispo al cual Castle hacia una referencia de la electricidad que circulaba en las vallas hacia las ovejas y el castigo de Dios para los humanos. Después de un rato en los alrededores del estanque, les explicó que los principales edificios que conformaban Walden dos los habían construido ellos mismos por barro prensado (Adobe), junto con piedras obtenidas del cerro de la piedra, aunque aún utilizaban algunos edificios antiguos: graneros.

Walden Dos constaba de unas mil habitantes, viven en edificios grandes para ahorrar; para facilitar las cosas cuando el tiempo no es muy bueno, se han diseñado estructuras para comunicar las habitaciones particulares con todas las demás salas públicas, así los ciudadanos no tienen que salir a la calle y mojarse, por ejemplo. Al medio de comunicación entre edificios recibía el nombre de “escala”, como también en el se encuentran salones, cafeterías y comedores.

En Escala que era una improvisada galería de arte; en sus paredes había varias pinturas, estas eran hermosas pero de autores desconocidos, los cuales mostraban técnicas impresionantes. Frazier les presentó a la señora Meyerson, la cual era la encargada del vestuario y les explica que en la comunidad no sufren la presión de la moda, aunque tampoco se está al margen, hacen las cosas más funcionales que los que están fuera de la comunidad.

Deborah la hija de la señora Meyerson cumplía siete años, por lo cual dejaba de comer en los salones específicos para niños. Los niños eran disciplinados, y a que ellos sin la necesidad de la presencia de un adulto sabían mostrar su compostura ósea mostraban una conducta operante.

Se discute sobre si las muchedumbres son o no necesarias y si su falta conduce a la soledad, Frazier dice que el teatro tiene capacidad para unas doscientas personas y si una obra raramente agrada a muchos, simplemente se repite, pero como el grupo es variado, normalmente tienen diferentes inquietudes y esto no suele ocurrir. A Frazier claramente le disgustan las muchedumbres, por lo que se alternan los horarios para las distintas actividades, por lo que es posible el poder cambiar de caras de vez en cuando y no ceñirse a un grupo cerrado de gente. Así se ahorra al utilizarse menos materiales además de ser muy bueno desde el punto de vista psicológico porque no tienen horarios fijos, es más flexible y la gente está más tranquila. Y como resultado se obtiene que las muchedumbres sean síntomas de soledad según Frazier.

Había varios comedores decorados de forma que uno u otro agradara más para comer rápido o más tranquilamente. Se servían ellos mismos alimentos elaborados para gustar a los que los comían; las bandejas eran transparentes para que así el encargado de fregar los platos tuviese que realizar un menor esfuerzo al no tener que girarla, se ahorraba mucho tiempo porque había que limpiar muchas. Dos personas se encargaban de limpiar la vajilla, y se hacían cuatro o cinco turnos, con lo cual se ocupaba a diez personas como máximo; a esto se le llamaba industrializar a las amas de casa, ya que se ahorraba mucho comparando con muchas amas de casa que tienen que fregar la vajilla tres veces al día, era un gran avance ingeniado por la comunidad.

Frazier les cuenta cómo es el trabajo allí, el trabajo se paga en créditos, que vendría a ser como el dinero; como la comida, es gratis, se accede a estos servicios a través del pago de mil doscientos créditos anuales, aproximadamente una hora de trabajo equivale a un crédito, aunque el valor cambia dependiendo del puesto de trabajo realizado. Lo normal es que los habitantes trabajen unas cuatro horas diarias.

La gente normalmente no tiene problema a la hora de conseguir un empleo, nadie suele obcecarse con un determinado puesto ya que hay muchísimas ofertas que son atractivas. No existe el gobierno como tal en Walden Dos, existe un Consejo de Planificadores, cuya función es dictar normas y “controlar” a los Administradores. Estos organismos estaban indistintamente formados por hombres y mujeres; no hay desigualdad de sexos ni envidia alguna. Frazier era un Planificador y ese mismo año debía abandonar el puesto, ya que a los diez años se nombraba otro Planificador. Los planificadores son elegidos por el consejo; se elige a una de dos personas propuestas por los Administradores para sustituir al que lleva diez años, los habitantes, por lo tanto, no votan. La misión de los Administradores es variada; cada uno tiene su misión: Administradores de Salud, Artes, Jardines, Industrias. Éstos no son votados; se accede a este cargo ocupando un puesto que conlleve una gran responsabilidad y eso les llevará al puesto de Administrador; los títulos en Walden Dos no son necesarios, se consideran capital o herramienta porque toda la educación está subvencionada.

El trabajo físico es sumamente necesario, si no la clase privilegiada que no trabajara estaría por encima de los demás y esto en la comunidad es impensable; no quieren ser servidos por otros, cada uno hace lo que tiene que hacer.

La bebida tampoco es problema, la gente no tiene la necesidad de beber para evadirse ante la vida monótona, para relajar la fatiga que produce el stress y el trabajo. En Walden Dos no ocurre esto.

Les gusta el nivel de vida un poco alto, pero no se consumen cosas muy caras, se evita la propiedad innecesaria. En Walden dos puede conseguirse una casa en diez semanas; la alimentación es completa pero no muy cara; no sobra comida; sólo tienen algunos camiones y automóviles. Frazier les dijo que tendrían que contribuir ganando dos créditos por día, todos aceptan de buena gana. A la mañana siguiente les encomendaron la limpieza de las ventanas de una parte del edificio. Se organizaron entre todos para realizar un trabajo rápido, ágil y en cadena. Pasearon por la comunidad y como hacía muy buen día, la mayoría de los trabajadores se habían dispuesto a realizar su trabajo en el exterior.

Mary realizó una demostración de un bordado delante de bastante gente, nadie la aplaudió ni le dio las gracias porque según Frazier, así estaba estipulado en el Código de Walden Dos.

Por la noche había un concierto; los conciertos allí eran cortos, tenían fácil acceso, no había que desplazarse ni perder tiempo, por lo que no hacía falta que durase más de cincuenta minutos a lo sumo. Según Frazier el público no debía servir para pagar las entradas, sino para disfrutar del arte. Frazier insistió en que los grandes artistas y músicos no eran tan geniales por herencia, si no que eran los ambientes los que formaban a los genios. En el concierto, Burris pensaba en la Edad de Oro que Frazier les había explicado de los artistas de la comunidad y se sintió algo mal. Al día siguiente tenían que conseguir los créditos por la tarde y fueron a ver los bebés, los cuales estaban durante el primer año para evitar enfermedades en una guardería. Eran criados en grupo y los padres podían verlos cuando quisieran si tenían una salud buena. Algunos trabajaban en la guardería; otros iban a verlos todos los días un rato. Estaban en un cuarto pequeño con varias cabinas con amplios ventanales. Los vestían con un pañal y no tenían sábanas. Controlaban la temperatura y la humedad con un termostato. Los acostaban encima de una superficie de plástico, muy fácil de limpiar, y se ahorraban mucho trabajo al no tener que lavar ropa, sábanas y mantas. Los bañaban sólo una vez a la semana, gracias a que el aire era filtrado. Conseguían “niños resistentes”, e introducen incomodidades poco a poco para que el niño se acostumbre. El amor por el niño no se limita a la figura de la madre, todos cuidan a los niños, por lo que se convierte en un amor comunitario.

Los niños de entre uno y tres años estaban en otro edificio, que funcionaba prácticamente igual que las cabinas de los bebés. Algunos llevaban pañales y algunos unos pantalones de entrenamiento. Frazier les explicó que en la comunidad no hay cabida para los celos y la envidia, sólo les enseñan las emociones productivas, como el amor y la alegría. Es Ingeniería de la conducta. Enseñan a los niños auto-control de la siguiente manera: se les da un caramelo con azúcar, para ver después si los niños se lo han metido en la boca, y se les dice que podrán comérselo pero más tarde si no lo chupan. Los principios de no caer en la tentación pueden estar aprendidos sobre los tres o cuatro años. Los niños miran los caramelos y después se los esconden; se les pregunta si notan felicidad o se ha reducido su tensión. En ese mismo momento, se les da un juego entretenido para que se distraigan. Luego se les recuerda que hay unos caramelos escondidos y hacen que examinen su reacción. Si se repite el experimento otro día, los niños guardan el caramelo directamente. Otra lección de autocontrol es, por ejemplo, cuando llegan los niños a su casa cansados y con hambre y es la hora de la lección, tienen que quedarse de pie cinco minutos con la comida delante sin moverse. Para aguantarlo, se cuentan chistes para distraerse, aunque después no podrán hablar; tendrán que quedarse en silencio. Con todo eso se evita las emociones negativas.

Después de los tres años les dan vestidos a los niños y dormían en un dormitorio común. Cuando cumplían trece años, pasaban a las habitaciones de los adultos de dos en dos normalmente. No parecía que lo que visitaron después era una escuela. No se distingue en Walden Dos entre estudios universitarios y enseñanza media. Estudian para aprender y saber, no para examinarse y conseguir una nota o un título.

Después vieron a un chico y una chica jugando con un bebé, y cuando Frazier les comentó que era su primer hijo, todos se sorprendieron mucho porque los padres eran muy jóvenes, pero Frazier les dijo que era frecuente que los miembros se casasen frecuentemente a los dieciséis o diecisiete años, y tenían hijos sobre esa edad también, ya que no tenían problemas económicos, pueden vivir bien. Si una chica quiere cuatro hijos, por ejemplo, a los veintidós o veintitrés años ya los tendrá y no tiene que preocuparse tanto por su cuidado, toda la comunidad lo hace. Puede trabajar donde quiera o también puede hacerlo en el jardín de infancia. Tendrá cuatro hijos pero es joven y con un futuro por delante con muchas perspectivas interesantes, al igual que los hombres. Una nueva generación supone veinte años cuando lo normales es treinta años. Cuando una pareja quiere casarse, son examinados por el Administrador de matrimonios y si encuentra una gran discrepancia, les aconseja que no se casen. Las parejas se llevan mejor durmiendo en habitaciones separadas y no existen muchos casos de promiscuidad porque está permitido en “afecto libre” entre personas de ambos sexos.

Hablaron de qué les parecía la comunidad y Rogers dijo que a Bárbara no le gustaba y que sin embargo a él le encantaría quedarse pero que también podría adaptarse a la forma de vida que quería Bárbara.

Salió el tema de la felicidad y Frazier les dijo que en Walden Dos se había conseguido en ocio auténtico por las condiciones de vida y de trabajo que tenían.

Disponían de un Código Walden con normas como que no podían hablar a los forasteros sobre temas de la comunidad, explicar su trabajo a cualquiera que se interese, o decir a alguien que no le interesa de lo que está hablando, es decir, manifestar el aburrimiento, lo cual no se concibe como una ofensa, sino como un instrumento para no tener que pensar nunca si está resultando aburrido lo que está contando.

No se dan las gracias en Walden Dos, los favores se devuelven con naturalidad, todos hacen lo que pueden por todos.

A la persona que no vale para realizar un trabajo, simplemente se le ofrece otro para el que tenga más aptitudes. Al hombre pensador se le valora en su justa medida, pero igualmente tiene que realizar algún trabajo físico para ganarse créditos.

Steve y Mary le dicen a Burris que han decidido quedarse y casarse allí. Después se enteran todos los demás y todos se ponen muy contentos, y la pareja se dispone a realizar los trámites para su ingreso en la comunidad.

Frazier les hablará de que no les enseñan a los niños ninguna religión, pero los padres que quieran pueden hacerlo. Se habla también del gobierno de Walden Dos, como hacen para involucrarse con el mundo exterior y Frazier les indica que participan en las elecciones. Frazier también comenta que los niños van a la ciudad y ven tanto lo bueno (cines, teatros, restaurantes.) pero también ven los barrios marginales y los suburbios, mendigos. Lo que realmente quieren mediante estos experimentos culturales es una forma de vida que satisfaga las necesidades pero que no haga falta para ello ni la propaganda ni que se atonte a las personas. Steve y Mary estaban admitidos.

Burris decidió examinar la conducta de los habitantes para ver si allí había “gato encerrado”. Vio que la gente era muy amable y cordial. Después de observar a varios grupos en los diferentes pisos, se sentó con tres chicas que al enterarse de que era catedrático, empezaron a formularle preguntas un tanto embarazosas, y Burris “huyó” en cuanto pudo. Oyó música en una sala y entró; después se dio cuenta de que quien tocaba el piano era Frazier.

Después se sentó al lado de una señora de unos cincuenta años e iniciaron una conversación. Burris le dice que parecen todos perfectamente felices, y la señora le explica a qué dedica su tiempo cuando no está trabajando (haciendo tartas y pasteles) y le dice que dedica su tiempo a estar con los hijos de su hija y sus amigos; les enseña a cocinar y a hacer tartas. y acabó diciéndole que se quedara en Walden Dos para siempre. Se dio cuenta que la gente podía ser feliz allí. Después estaban paseando y vieron una caravana de cuatro o cinco camiones; Frazier les comentó que eran los pioneros de Walden Seis que venían a pasar el domingo. Como es lógico, tanto Castle como Burris se sorprendieron muchísimo al escuchar esta noticia, y Frazier les dijo también que con Walden Tres, Cuatro y Cinco no tenían demasiada relación, pero que se regían todas por las mismas normas de Walden Dos. Les contó también que hacía ya unos años un hombre pensó hacer algo similar en la costa del Pacífico, y le pidió permiso a Frazier para ponerle Walden Tres; funcionaba muy bien y contaba con aproximadamente doscientos habitantes. Un miembro de Walden Dos decidió inaugurar Walden Cuatro y un grupo que oyó hablar de la comunidad del Pacífico, decidieron ser llamados Walden Cuatro, pero como ya existía, les llamaron Walden Cinco.

Walden Seis se encontraba tan solo a cien kilómetros de Walden Dos. Todavía no eran autosuficientes, las personas que acababan de llegar pertenecían a Walden Dos mayoritariamente e iban allí a construir, Walden Dos tenía muchos habitantes y tenía la necesidad de dividirse. Para la división no se separará a maridos y mujeres ni a padres de sus hijos pequeños, el resto será dividido todo cuanto sea posible. Hablaron además de qué pasaría si llegasen miembros que por ejemplo, intentaran seducir sexualmente a las chicas de la comunidad, a lo que Frazier respondió que desde muy jóvenes en Walden Dos se tiene conocimiento de la sexualidad y que las chicas son más maduras que los chicos de su misma edad, por lo que no les afectaría en absoluto, no les sorprenderá.

Frazier empezó a explicar qué haría si quisieran dividirse y les cobrasen mucho por las tierras, Castle le comparó con el mismísimo Hitler, y responde diciendo que ya le habían llamado fascista en alguna que otra ocasión. Castle dice que por norma general, las comunidades que han prosperado en el pasado tenían un líder y han sobrevivido mientras ha existido esa persona. Piensa que Walden Dos es una dictadura; Frazier le pregunta quién es el dictador a lo que Castle respondió que era él. El “supuesto dictador” añade que él dio el empujón, pero que ahora todo funciona por sí solo. Empiezan a comentar que no recuerdan ningún período de la historia que no haya tenido un líder y Frazier concluye diciendo que en Walden Dos no se concibe la figura de un líder.

Esta figura había sido borrada por los ingenieros culturales. Los Planificadores de la comunidad actúan muy bien con un anonimato que no se consigue en nuestra sociedad. Frazier reconoce también que algunos países no podrían haber salido de muchas situaciones difíciles sin la ayuda de ese líder, pero en la sociedad que se encarga de proporcionar el bien a todos no se pueden dar figuras individuales. Se valoran muchas cosas en Walden Dos pero no se premia en absoluto el triunfo personal.

También tratan el tema de que en la comunidad no se estudia historia, todos pueden leer libros sobre ella, pero no la consideran algo imprescindible en la formación de los miembros. El líder se encarga de “falsear” la historia.

Frazier y Burris comienzan a hablar sobre la relación de Bárbara y Rogers, estuvieron en la desordenada habitación de Frazier y éste quería saber qué le parecía a Burris Walden Dos. Walden Dos estaba magníficamente montada, pero la vida de Frazier, como él mismo aseguró, no era tan plena y feliz como la del resto de habitantes; no por eso Walden Dos tendría que ir mal.

Después Castle lanzó unos insultos contra Frazier, fueron a la habitación de éste donde estuvieron hablando, se dijo que Walden había sido creada para experimentar a largo plazo y que posee una ciencia de la conducta que es totalmente eficaz. Después de un buen rato de discusión, Burris estaba bastante cansado de ellos dos.

Al día siguiente, prepararon las maletas. Steve y Mary ya eran miembros; Rogers que dudaba decide no quedarse al final. Castle tenía claro que quería irse, pero Burris aún no lo había decidido.

Frazier llevó a Burris al lugar donde trabajaba; Burris le dijo que le había impresionado como había formado Walden, que era un genio. y Frazier le dijo que él sólo había tenido una idea fija toda su vida: el control de la conducta humana.

Frazier empezó a caminar y Burris le siguió. Fueron hasta un saliente que Frazier llamaba “El Trono”. Desde ahí miraba con un catalejo cómo funcionaba la comunidad. Frazier adoptó la forma de Cristo crucificado y Burris se puso algo tenso; Frazier decía que había un cierto paralelismo entre Dios y él y discutieron sobre ese tema durante un buen rato. Finalmente, Frazier dijo que amaba a los habitantes como si fueran sus hijos, y que el amor era un “refuerzo positivo”.Cuando regresaron del “Trono”, una oveja se había escapado y Obispo, el perro pastor, no podía conseguir que volviera a su sitio dentro de la cerca. Frazier dijo que no había funcionado el castigo; normalmente la cerca estaba electrificada, pero cuando las cosas se relajaban, siempre ocurría algo así.

Era el momento de regresar, lo hicieron en un camión. Frazier les despidió y Steve y Mary les acompañaron en el trayecto. Rogers les dijo que sería el padrino d4e su boda y Bárbara comentó que sentía no poder ir a su boda. Por el camino, Castle iba criticando un montón de cosas que Frazier había dicho, estaba claro que Walden Dos no le convencía, ni Frazier tampoco, desde luego. Bárbara y Rogers se quedaron en la ciudad, se quedaron Burris y Castle solos. Burris empieza a pensar en Walden Dos, siente que desea volver. Estuvo pensándolo un rato y finalmente, después de ver un mal barrio, un mendigo. lo decidió. Así que fue a pie, tardó tres días en llegar. Steve le estaba esperando, seguramente Frazier le hubiera visto desde “el Trono”.