Viticultura

Preparación del terreno. Riego. Fertilización. Plantación. Vid

  • Enviado por: Cesar Muñoz
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 19 páginas
publicidad

Tema : Proyecto Implantación

Parronal Español

INDICE

- Introducción 3

- Clima 4

- Elección del Terreno 5

Disponibilidad de Agua

Profundidad del Suelo

Topografía

Drenaje

Exposición al Sol

- Preparación del Terreno 7

Desmonte, destronque y/o despedradura

Movimiento de Tierra

Subsolación

Aradura Profunda

Rastraje

Emparejamiento y/o nivelación

- Trazado y Estacado 9

Trazado con nivel

Trazado y estacado usando huincha y alambre

Modo de operar

- Hoyadura para plantas 12

- Plantación 13

- Manejo 14

Riego

Control de malezas

Fertilización

Amarra

- Presupuesto Faena 15

- Presupuesto Materiales 17

- Conclusión 18

- Bibliografía 19

INTRODUCCIÓN

Existe una serie de factores importantes de tener presente cuando se va a establecer una plantación comercial de vides, las cuales influirán durante todo el periodo de desarrollo y producción de un cultivo.

La inversión para establecer una hectárea de vides es bastante elevada y cualquier error que se cometa en la plantación puede provocar problemas que posteriormente irían en desmedro de la producción.

Por lo tanto, hay que considerar en todo momento que una inversión de este tipo es a largo plazo, por lo que hay que considerar los mejores elementos para el éxito en el establecimiento de un parronal.

CLIMA

Para un optimo desarrollo de la vid, es adecuado un clima seco, con temperaturas moderadas a calurosas por un periodo de tiempo largo y con inviernos fríos. Los veranos húmedos, además de afectar la madurez y calidad de la uva, favorecen el desarrollo de plagas y enfermedades.

Lo anterior, por lo tanto, es una limitante el desarrollo de la viticultura en muchas áreas de Chile, particularmente zonas costeras y al Sur del paralelo 38 (Bio - Bio). Las variaciones locales afectan la elección de las variedades, las practicas culturales y la calidad del producto.

Otros factores a considerar son: heladas, vientos fuertes, pluviometría bajo condiciones de secano, etc.

ELECCIÓN DEL TERRENO

Un terreno destinado a la plantación comercial de vides debe reunir ciertas condiciones para que, una vez en producción, esta se mantenga uniformemente en el máximo posible.

Lo ideal seria elegir un terreno que no haya tenido vides en los últimos 10 años, ni que tampoco haya sido usado con cultivos susceptibles a nemátodos y/o enfermedades radiculares, como por ejemplo, tomate, pimiento, ají, etc.

En caso de disponer de un suelo infestado con nemátodos, es altamente recomendable fumigar el hoyo de plantación (3 m2), antes de efectuarla, con el objeto de reducir los riesgos de problemas radiculares.

Los factores más importantes a considerar en la elección del terreno son:

  • Disponibilidad de Agua.

  • En la zona de riego, la disponibilidad debe ser permanente, o bien dentro de un rango de seguridad de modo que ante un periodo de sequía no peligre la plantación.

    Este factor es de vital importancia en la zona del Norte Chico, donde los ciclos de sequía pueden durar varios años en algunos valles o sectores. En la zona de secano, la disponibilidad de agua tiene una relación directa con la profundidad del suelo, textura, contenido de materia orgánica, manejo del suelo y ubicación topográfica.

    Por ejemplo, en terrenos bajos (vegas) hay una disponibilidad de agua proveniente en su mayor parte, del escurrimiento superficial de terrenos mas elevados.

  • Profundidad del suelo.

  • La vid es una planta de arraigamiento profundo, que desarrolla un amplio sistema radicular; de aquí, que lo más aconsejable es seleccionar suelos profundos, (mayor a 1,5 mts.): En zonas donde no se disponga de este tipo de suelos, se podría considerar un suelo más delgado siempre que no tenga problemas de drenaje.

    Conjuntamente con la profundidad, es importante la fertilidad del suelo, ya que suelos fértiles y profundos favorecen una mayor cosecha reduciendo los costos de producción. También es importante preocuparse de la salinidad del suelo y de altas concentraciones de algunos elementos.

  • Topografía.

  • Los terrenos planos o de muy poca pendiente son los que producen menos problemas para el manejo general del viñedo, sin embargo, es posible utilizar suelos con pendientes pronunciadas, controlando la erosión mediante plantaciones en curvas de nivel.

    También deberá considerarse el microrelieve del terreno, es decir, aquellas depresiones o monticulos de superficies pequeñas. La profundidad del suelo determinara en este caso el tipo de maquinaria que podrá utilizarse para nivelar o emparejar el microrelieve. Si el perfil es muy delgado y a su vez con topografía accidentada, solo permitirá una leve emparejadura y una plantación en curva de nivel.

    En zonas de secano, la topografía ondulada no es objetable y hasta puede ser ventajosa.

    La topografía del terreno también estará determinando el sistema de conducción del viñedo.

  • Drenaje.

  • La mayor parte de las plantas cultivadas no pueden sobrevivir o se ven muy limitadas en su desarrollo si sus raíces permanecen por mucho tiempo sin oxigeno.

    En un suelo saturado, el agua desplaza el aire de los espacios entre las partículas y por lo tanto se limita el contenido de oxigeno, provocando una asfixia de las raíces. De aquí que sea importante considerar este factor ya que la vid por su arraigamiento profundo necesita de un buen drenaje. Por este motivo, aquellos terrenos de posición baja que pueden haber sido vegas en años de abundante precipitación, no deben considerarse para una futura plantación a menos que se les habilite con un buen sistema de drenaje. Esto mismo es valido para aquellos terrenos que tengan una napa freatica superficial.

    También presentan inconvenientes para ser plantados, los suelos que tengan una estrata impermeable del tipo “ hard pan” o “ tosca” lo cual impediría el desarrollo de las raíces, como asimismo, la circulación del agua en profundidad.

  • Exposición al sol.

  • Con relación a este aspecto, en general no hay problemas en áreas calurosas, pero en áreas más frías es conveniente realizar la plantación con exposición norte.

    Preparación del terreno

    De acuerdo al terreno que se haya elegido para hacer la plantación, existen varias posibilidades en cuanto a su mejoramiento topográfico, previo a la plantación. Es así como puede ser necesario algunas de las siguientes labores:

    • Desmonte, destronque y/o despedradura.

    Según la cantidad y tipo de troncos o arboles que existan, esta labor puede hacerse a mano, con maquinaria liviana o bien puede ser necesario usar maquinaria de tipo pesado ( buldozer). Cualquiera de estas posibilidades va a estar, en todo caso, determinada por las condiciones del terreno y de la vegetación existente.

    • Movimiento de tierra.

    Labor que permite tapar algún hoyo, acequias, etc. Como asimismo, hacer un mejoramiento grosero de la topografía ( mejorar microrelieve).

    • Subsolación.

    Aunque esta practica es recomendable en todos los casos, debe hacerse en suelos poco uniformes o que tengan problemas de una estrata impermeable a cierta profundidad, mejorándose con ello el drenaje de esos suelos y asegurando así una buena implantación del nuevo viñedo.

    • Aradura profunda.

    Mediante esta operación se pretende soltar el terreno ante la posible compactación del buldozer, o bien, si no se le ha hecho ninguna de las labores anteriores, comenzar la preparación del terreno. Mediante ello también es posible ir sacando raíces y piedras que hubiese en profundidad.

    - Rastraje.

    Con el rastraje se consigue mullir el suelo dejándolo libre de terrones y malezas, facilitándose así el trazado, estacado, y hoyadura posterior. Permite también dejar el terreno en condiciones para hacer el emparejamiento de microrelieve, o bien, la nivelación si ello fuera el caso.

    • Emparejamiento y/o nivelación.

    Esta operación deja el terreno en condiciones para efectuar una plantación en línea recta que a su vez permite el riego a través de surcos rectos reduciendo la velocidad del agua, ya que de lo contrario se produciría mal aprovechamiento de ella, como también provocaría erosión.

    El emparejamiento es conveniente hacerlo cuando las condiciones lo permitan, inclusos para plantaciones en curvas de nivel. Esto permite disminuir él numero de “mellizas” como también mantener una distancia similar entre las hileras. En un terreno disparejo, al hacer el trazado, las hileras se acercan o separan unas de otras con mucha facilidad, quedando muchas hileras cortas o “ mellizas “, que hacen más difícil el manejo.

    La preparación del terreno, debe hacerse entre los meses de Enero y Mayo del año de plantación.

    Trazado y Estacado

    Se debe realizar una vez terminada la preparación del suelo entre los meses de mayo y julio, pudiendo alargarse, para el caso de la zona del secano, hasta agosto y septiembre; dependiendo de la pluviometria del año, la cual condiciona la época de plantación.

    Esta labor es de especial importancia, sobre todo en aquellos casos en que la plantación es previa a la postacion y alambrado. Cualquier error en el trazado, traerá errores de plantación, que posteriormente impedirán o complicaran la colocación de postes y estirado de alambres.

    Para efectuar el trazado, existen dos formas:

  • Mediante el uso de nivel,

  • Mediante el uso de huincha y alambre.

  • Cualquiera que sea el sistema usado, debe disponerse de caminos en torno al futuro parronal o viña de 4 a 8 mts. de ancho, que permitan el giro del tractor con sus implementos, o bien, él transito de vehículos.

    También es necesario trazar calles, que delimiten los cuarteles y que faciliten la cosecha. El ancho de estas calles pueden variar entre 4 y 8 mts. por ejemplo, si se trata de separar dos cuarteles de parronal cada uno de 3 has. , es conveniente dejar un camino de aproximadamente 6 mts. de ancho. El tamaño de los cuarteles dependerá del sistema de conducción, de la topografía y de la superficie del terreno elegido para plantar.

    Otro aspecto que es común en ambos sistemas de trazado, es el cuadrar el terreno y ello tiene relación con el trazado de líneas madres de referencia, que no necesariamente tienen que formar parte de la plantación. Para trazarlas, se toma como referencia un camino, pirca, acequia, arboleda o cualquier otro punto que por algún costado este delimitando la futura plantación.

    Para el trazado se utilizan estacas, que indiquen la ubicación de las plantas y postes. Las estacas deben ser lo mas derechas posibles, de un diámetro de 2 a 4 cm. Y de un largo de 40 a 50 cm.

    • Trazado con nivel.

    Con el nivel se trazan las líneas de cuadratura, líneas madres y maestras hileras de estacas que se colocan cada cierta distancia y en ambos sentidos de la plantación los que sirven para orientar; los espacios sin estacas o cuadrantes se rellenan mediante el uso de un alambre, lienzo o cordel, bien tensados, colocados entre dos maestras a la distancia requerida, los que indicaran la alineación de las estacas.

    La separación entre hileras será determinada mediante una tablilla, huincha o bien en el caso de usar alambre, por marcar de soldadura o pintura a la distancia deseable. Lo importante es que el alambre, lienza o cordel esté bien tensado y que no sea obstaculizado por piedras o terrones al ser extendido, ya que ello distorsiona la medida y la alineación.

    Lo señalado anteriormente es para una plantación en terreno plano o semiplano, o sea, un trazado en cuadrado.

    Para el caso que la plantación sea en curvas a nivel, se tendrá que buscar las líneas de igual cota o pendiente para posteriormente hacer el estacado.

    Sin embargo, cuando se trata de pequeñas superficies, se pueden utilizar “ niveles caseros “ (manguera) o bien un ángulo con nivel de carpintero.

    Para el trazado en curvas a nivel, se debe dejar un mayor numero de muestras, pues de lo contrario, las hileras que se rellenen posteriormente pueden quedar con una pendiente falseada.

    El relleno de las hileras se hace con arado tirado por caballo o bien con un tractor con surcadores que vayan siguiendo la curva señalada por las estacas madres puestas en el terreno.

    La cercanía entre hileras permite mejor ejecución o copia del trazado. Una vez echo esto, se procede a señalar el lugar de cada planta sobre la hilera.

    El estacado se puede hacer partiendo de un extremo y siguiendo la curva ya trazada, o bien, trazar paralelas a la línea madre a la distancia de plantación sobre la hilera. Esta ultima, implica solamente un aspecto estético en la plantación pues en el primer caso, siendo más fácil de ejecutar, quedan las plantas desordenadas, en cambio en el otro caso, ocurre la inversa.

    • Trazado y estacado usando huincha y alambre.

    Este sistema es más casero y solo es utilizable en trazado de poca extensión donde es posible reducir algunos errores que se pueden cometer con este sistema, como por ejemplo, poca precisión en los ángulos o bien fallas en el distanciamiento entre una estaca y otra debido a una mala tensión del alambre. Por ello, este sistema es recomendable cuando se trata de plantaciones de gran extensión.

    Hoyadura para plantar

    Esta labor se debe realizar en los meses de Junio a Agosto como fecha máxima, de modo de efectuar la plantación con la planta en receso.

    El hoyo debe tener las siguientes dimensiones: 40x40x40 cm. Y el centro debe coincidir con el lugar donde se encuentra la estaca; para ello se utiliza la tabla plantadora. Esta tabla tiene una dimensión de 1,5 mt. De largo con 3 muescas, una al centro y dos equidistante a 70 cm. de ella, permitiendo ubicar la muesca B en la estaca puesta en terreno y que indica el lugar preciso donde irá la planta.

    Existe otro método para hacer el hoyo de plantación y que se usa exclusivamente para viñas, como es el pasar un arado por la hilera, para luego ir plantando a la distancia deseada. En parronales, este sistema no es recomendable pues el error de plantación en cuanto a alineamiento de las hileras es grande.

    Plantación

    Se debe hacer entre los meses de Julio a Septiembre, ya que de lo contrario la pérdida de plantas por deshidratación será alta, como también la pérdida de vigor inicial por muerte de brotes nuevos.

    Las plantas barbadas, deben llevarse desde el vivero con anterioridad al lugar de plantación y mantenerse en barbecho o bien en una bodega nueva cubierta en sacos húmedos. Lo ideal es que transcurra el menor tiempo posible entre el arranque del vivero y la plantación.

    La planta debe venir desinfectada del vivero, por lo cual, previa a plantarla solo se deben revisar las raíces en busca de módulos que indiquen la presencia de nemátodos o bien agallas que pudieran haber escapado a la selección echa por el viverista. De observarse alguno de estos problemas, la planta debe ser eliminada.

    Para mayor seguridad es recomendable hacer una pequeña poda de raíces y tratarlas por inmersión en una solución de 0,25 % de hipoclorito de Na por un minuto.

    Antes de plantar, en algunas regiones se recomienda aplicar una fertilización básica de P, K, al hoyo de plantación consistente aproximadamente en 400 gr. De una mezcla de Superfosfato Triple y Sulfato de K en partes iguales. Una vez aplicado el fertilizante, se agrega una palada de tierra, a objeto de no dejar el abono en contacto directo con las raíces.

    Una vez terminado la fertilización, se procede a plantar, para ello necesario que cada plantador tenga su propia tabla plantadora. Esta se hace coincidir en sus muescas laterales con las estacas auxiliares existentes a ambos lados de la plantación. La planta se coloca en la muesca del centro, luego se comienza a tapar el hoyo, primeramente en el suelo proveniente de los primeros 20 cm. Del suelo, o sea, de la capa superior se apisona fuertemente y se le dá un suave tirón hacia arriba a la planta como una forma de ubicarla bien y de verificar si fue apretada la tierra vecina a su tronco. Después de esto es posible retirar la tabla plantadora y terminar de llenar el hoyo con el suelo proveniente de la mitad inferior.

    Cuando se ha terminado de plantar una hilera se traza un surco a lo largo de hilera y se hace una doble tasa en cada una de las plantas, luego se riega evitando que el agua llegue al tronco. Para las condiciones de secano cada planta lleva una tasa para regarlas individualmente.

    Manejo.

    Posterior a la plantación y hasta el primer invierno s deben tener los siguientes cuidados en el manejo:

    • Riegos.

    Estos deben ser frecuentes dependiendo de la textura del suelo. En general, en suelos arenosos la frecuencia debe ser la mayor que en suelos arcillosos, los cuales retienen más humedad.

    • Control de malezas:

    Las limpias deben ser periódicas, de modo de mantener el suelo y especialmente la tasa, libre de malezas que compitan por luz, agua, y nutrientes con la planta que se está estableciendo.

    • Fertilización:

    A mediados de la estación de crecimiento, Noviembre a Diciembre, es recomendable hacer una fertilización nitrogenada de 300 gr. De Salitre o 100 gr. De Urea por planta, antes de un riego. Esta fertilización puede repetirse cada 30 o 40 días hasta fin de temporada.

    • Amarra:

    La vegetación puede dejarse libre a que se forme un buen sistema radicular a expensas de una mayor superficie foliar.

    Para el caso que no se tenga el primer alambre o rodrigón, es necesario poner un tutor y amarrar toda la vegetación existente como lechuga a él. Se cuenta con la estructura, se amarran estos brotes al rodrigón.

    Presupuesto Faena

  • ESTABLECIMIENTO PARRÓN - UVA DE EXPORTACIÓN.

  • DATOS GENERALES:

  • superficie a plantar 4 Has.

  • Superficie de cálculo 1 Ha.

  • Variedad a plantar Tomphson Seedless

  • Distancia de plantación 3,5x3,5 mt.

  • Suelo Franco arenoso

  • Cultivo anterior Trigo

  • Valor J.H. $ 3.516

  • LIMPIEZA DEL TERRENO

  • J.H / J.M. Valor

    a) corte de malezas 0,5 $ 1.758

    b) amontonar y quemar malezas 3,0 $ 10.548

    Subtotal $ 12.806

  • PREPARACIÓN DEL SUELO

  • Aradura (vertedera)

  • rastraje

  • subsolados

  • trazado cuarteles hilera 9 / J.H. $ 31.644

  • Subtotal $ 31.644

  • INSTALACIÓN DE ESTRUCTURA

  • INSTALACIÓN DE ESQUINEROS

  • a) Hoyadura y colocación 4,0 $ 14.064

  • COLOCACIÓN CABEZALES

  • a) Hoyadura 2,5 $ 8.790

    b) Instalación cabezal 2,0 $ 7.032

  • COLOCACIÓN SUELOS

  • a) Hoyadura 2,5 $ 8.790

    b) Instalación 1,6 $ 5.625

  • COLOCACIÓN TIRANTE SUELO

  • a) colocar, cortar y trenzar 0,33 $ 1.160

  • COLOCACIÓN RIENDA

  • a) cortar, trenzar, instalar 2,0 $ 7.032

  • ALAMBRADO DE HILERAS Y LÍNEAS CENTRALES

  • a) desenvolver alambres 1,5 $ 5.274

    b) fijación, trenzado 3,0 $ 10.548

  • INSTALACIÓN CENTRALES

  • a) guatanas centrales 8,3 $ 29.182

    b) cortar guatanas 0,8 $ 2.812

  • PLANTACIÓN

  • a) Hoyadura 4,16 $ 14.626

    b) Desinfección raíces 1,0 $ 3.516

    c) Plantación 3,3 $ 11.602

    d) Poda plantación 0,5 $ 1.758

    TOTAL FAENA EN 1 Ha. $ 176.261

    TOTAL FAENA EN 4 Has. $ 705.044

    Presupuesto Materiales

    Material

    Precio/Kg.

    Cantidad

    Valor

    - Alambre

    1. Acerado Galvanizado # 17,15

    $ 503

    1.100 Kg.

    $ 553.000

    2. Galvanizado # 8

    $ 378

    430 Kg.

    $ 162.540

    3. Galvanizado # 6

    $ 369

    650 Kg.

    $ 23.985

    4. Galvanizado # 12

    $ 400

    160 Kg.

    $ 64.000

    5. Galvanizado # 14

    $ 503

    2.600 Kg.

    $ 1.307.800

    Subtotal

    $ 2.111.325

    - Palos

    1. Centrales

    $ 650

    3.264 Unid.

    $ 2.121.600

    2. Cabezales

    $ 5.000

    228 Unid.

    $ 1.140.000

    3. Esquineros

    $ 25.000

    4 Unid.

    $ 100.000

    Subtotal

    $ 3.361.600

    - Piedras

    1. bolones

    $ 5.000

    20 Mt3

    $ 100.000

    - Plantas

    1. Barbadas

    $ 650

    3.264 Unid.

    $ 2.121.600

    Subtotal Materiales

    $ 7.694.525

    Subtotal Faena

    $ 705.044

    Subtotal Materiales + Faenas

    $ 8.399.569

    % Pérdida (10%)

    $ 839.956,9

    Total

    $ 9.239.525,9

    Conclusión

    Existe una serie de factores importantes de tener presente cuando se va a establecer una plantación comercial de vides, las cuales influirán durante todo el periodo de desarrollo y producción de un cultivo.

    Por lo tanto, hay que considerar en todo momento que una inversión de este tipo es a largo plazo, por lo que hay que considerar los mejores elementos para el éxito en el establecimiento de un parronal.

    Bibliografía

    • Revista del Campo de El Mercurio

    • Voletín divulgativo INIA La Platina

    • Maderas Monteverde

    • Planta de áridos Tres Esquinas

    • Viveros Andes M.R.

    12

    19