Violencia social en Panamá

Problemas sociales. Factores. Análisis estadístico. Desregulación

  • Enviado por: Dulce
  • Idioma: castellano
  • País: Panamá Panamá
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

ANALISIS DE LA VIOLENCIA EN PANAMA

La violencia no parece necesario justificarla y menos en la era nuclear. Solo la especie humana es capaz de destruirse o de ejercer su propia fuerza contra si misma. La violencia es de difícil justificación en nuestra época si se mira al horizonte con las armas nucleares y su capacidad de destrucción total. Bien lo ha expresado DOMANACH

“Puesto que no se puede ya contar con la violencia para detener la violencia, es preciso que cada sociedad, y la humanidad entera, si quiere salvarse, hagan prevalecer objetivos ecuménicos sobre los intereses particular. Es preciso que una practica del dialogo y una moral del amor, o simplemente de la comprensión, modifiquen las instituciones y las cumbres”.

Existen muchas interpretaciones del concepto de violencia, pero lo que si es cierto que todas son suficientes para hacer comprensible algo elemental: la necesidad de abandonar el concepto limitado de violencia, en el sentido de asimilarlo simplemente a algunos tipo de violencia física, la violencia no es solamente un determinado tipo de acto, sino también una determinada potencialidad. No se refiere solo a una forma de “Hacer”, sino de “No Hacer”.

Millones de personas sufren algún tipo de trauma físico y mental por causa de la violencia que ocasionan anomalías orgánicas y psicológicas colectiva e individual.

Los casos de homicidios y suicidio son las causas extremas generadas por la conducta violenta.

Dentro de los factores más importantes que influyen en el desarrollo de la criminalidad en un país, tenemos la pobreza, la perdida de valores morales, hacinamiento urbano, drogadicción y la falta de oportunidades para los jóvenes así como la desintegración familiar.

Panamá esta en un punto supremamente importante en término de violencia como son los casos del homicidio, dado que tenemos una tasa de 10.0 por cada 100,00 habitantes. Si se Compara esta tasa con países como Cali que tiene 120.0 por cada 100,000 y Costa Rica con 5.1. Veremos que nuestro país a diferencia a este último refleja un nivel alto es decir el doble de violencia. A simple vista para algunos países no representa violencia alta pero, si lo observamos con lupa, seguramente que los resultados serán aterradores, como es el mirarlo desde el punto de vista de sexo y edad dentro de los barrio entre los hombres y mujeres de 15 a 25 años, nos quedaremos totalmente sorprendido de ver la cantidad de jóvenes en edad productiva para el país que mueren en manos de personas violentas ya sea por ajustes de cuenta, trafico de armas o pandillas callejeras, riña, venganza y violencia Intrafamiliar.

Nuestro país para el año 2000 contó con una tasa de incidente de delitos de 20.0 y de delito de 8.7 por cada 1,000 habitantes, reflejando un aumento con respecto a los años anteriores.

Para entender y poder tomar medidas que ayuden a bajar los niveles de violencia es primordial conocer cual es su origen mediante un estudio etnográfico de la misma, es decir ir a los barrios, buscar el origen de la conducta violenta, su historia y su precedente.

La violencia tiene un valor instrumental desde el punto de vista de la gente, desde el momento en que son utilizados por las personas como medio de subsistencia, como es matar a quien no colabora con el grupo o barrio, lo que puede acarrear el desarrollo de el famoso método llamado limpieza social, tal y como ocurren en nuestra hermana republica de Colombia, que no es mas que asesinar a chicos drogadictos. No se quiere justificar la violencia pero no podemos pasar por alto que la misma pasa a formar parte de la sobre vivencia del individuo dentro de los barrios, ya sea para marcar territorialmente su área, como para proteger su área de venta de droga y contrabando, tal y como esta ocurriendo en el área del Chorrillo, Curundu, Calidonia, en donde un joven de otro sector no puede pasar en el área marcada como territorio, porque de lo contrario es asesinado.

Recientemente el Ministerio de la Juventud la Niñez, la Mujer y la Familia conjuntamente con la Dirección de Política Criminal de Argentina realizaron una encuesta que nos permitió conocer que la ciudadanía esta optando por tener armas de fuego como instrumento de seguridad para defenderse de la delincuencia, debido a la ola de violencia, representando esto un gran peligro para todos ya que todos los años mueren cientos de ciudadanos victimas del uso del arma de fuego así como las lesiones que dejan para los que quedan con vida en la que muchas veces son irrecuperable. Seria interesante que se realizara una investigación acerca del estatus en que queda la victima luego de haber sufrido una lesión por arma de fuego. Es probable que en muchas de estas personas las lesiones son sumamente grave en donde hay que sustraerle órganos vitales del cuerpo y peor aun quedan paralíticos para siempre. Siendo esta la consecuencia de usar el arma irresponsablemente.

El Comité Nacional de Análisis de Estadística Criminal conjuntamente con el Centro de Observación y Diagnostico realizó un estudio al 100 % de los menores infractores con las finalizadas de conocer las características asociadas a la conducta delictiva. En dicho estudio se pudo observar que el 55% de los menores encuestado abandonaron el colegio al primer año en las edades entre 13,14 y 15 años, justamente cuando los jóvenes empiezan a experimentar su etapa de desarrollo en donde el nivel de tolerancia es sensible, presentando una conducta alterada con algún grado de desregulación en la conducta como es irritabilidad y la agresividad. Mas adelante veremos algunos detalles de este tema en concreto.

Es importante señalar que la presión de grupo forma parte de los elementos detonante en la conducta del joven, acompañado de la curiosidad por conocer lo nuevo lo inexplorable, llevándolos al consumo de drogas tanto licitas como ilícitas.

Consumo de Droga

Muchos libros señalan que por lo general el joven inicia con el alcohol y luego con la utilización de algún tipo de droga como es la marihuana. Los resultados arrojados en esta investigación es que en Panamá ocurre todo lo contrario. Lo que si es cierto es el grave peligro a que se enfrentan estos jóvenes, que desconocen las consecuencias posteriores una vez dan inicio a la misma. Pero es que la dependencia a medida que pasa el tiempo, surte el efecto del hábito de consumo, en donde el cuerpo entra a exigirle cada día una dosis más fuerte los que los lleva a consumir mas de una vez al día y mezclar los distintos tipos de droga. Tratando con esto de aplacar o no sentir la fuerte ansiedad que este ocasiona. Lo peligroso es que muchas veces tal y como se demostró en esta exposición al consumir mas de una clase de droga los llevo a cometer actos delictivos como es el homicidio. Este consumo de más de una clase de droga se acentúa entre las edades de 15 a 17 años, combinando por ejemplo la marihuana, la cocaína y el alcohol. Ignorando los mismos al abismo a que se aproximan, y no se dan cuenta hasta cuando ya es demasiado tarde, en donde la dependencia se hace incontrolable. Esta problemática solo puede ser superada por el joven bajo dos condiciones: 1) La manifestación y voluntad del joven de salir del problema 2) El constante apoyo y ayuda de los familiares y especialistas en rehabilitación como es Hogares Crea, Cruz Blanca entre otros.

Solo el 24% de los jóvenes internos estudiado viven con sus padres. Careciendo de la integración o unión de ambos padres que vienen a representar para el niño el equilibrio el amor que solo lo puede suministrar la familia que por excelencia es la base fundamental del desarrollo espiritual y moral de todo individuo. El resto el 76% son de hogares irregulares o desintegrados. Cabe señalar que estos jóvenes pueden ser salvados de existir eficaces programas de rehabilitación y de orientación.

Los casos de robo a mano armada ha ido en ascenso, registrándose para el año 2,000 se registro 4996 casos con respecto al año 1999 que registro 3866. Cabe señalar que en nuestro país existe poca diferencia entre hombres y mujeres como victimas de delito contra la vida e integridad personal.

La encuesta realizada por el Ministerio de la Juventud, la Niñez, la Mujer y la Familia cuya muestra fue de 950 personas en distintos puntos del país, reflejo que solo el 18.3% de las personas victimas de un hecho delictivo reportan a las autoridades el hecho es decir el 81.5 no se acercan a las autoridades por distintas razones que no vamos a entrar a detallar. Si esto es cierto en la actualidad solo se están registrando 54,000 casos anuales y la cifra la cifra negra oscila aproximadamente entre los 279,000 casos que no son reportados.

Otro estudio reciente e importantísimo fue el de Desregulación realizado por profesionales panameños conjuntamente con el país Costa Rica , y realizado bajo la dirección CONAPRED a cinco mil jóvenes estudiantes de escuelas particulares y privadas de ambos países, este estudio arrojo lo siguiente:

Que en cuanto a conducta de desregulación escolar no existe diferencia entre niños y niñas, que el nivel de impulsividad es mas alto en las niñas (0.41) que en los niños (0.35), que los varones resultaron ser mas agresivos (0.44) que las niñas (0.41), que el nivel de irritabilidad es mas alto en las niñas (0.34) que en los niños (0.29) que el nivel de excitabilidad es alto en las niñas (0.25) que en los niños (0.19) y la hiperactividad en los niños es de (0.37) mientras que en la niñas es de (0.34). Adjunto cuadro

El producto de este resultado viene a significar para las instituciones la herramienta que deben utilizar para ampliar y fortalecer sus programas preventivos que ayuden a nuestros niños y jóvenes hacer mejores ciudadanos, convirtiéndose en los hombres de mañana.