Violencia intrafamiliar

Ciencias sociales. Violencia de género. Maltrato conyugal. Malos tratos infantiles. Físicos. Psicológicos. Abuso sexual. Agresiones. Mitos. Condiciones estructurales. Defensa: organismos. Legislación

  • Enviado por: Chica Matea
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 21 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

DEFINICIONES:

Para definir VIOLENCIA INTRAFAMILIAR, es importante revisar antes diversos conceptos que se manejan al respecto:

Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española:

Violencia es "la aplicación de medios fuera de lo natural a cosas o personas para vencer su resistencia".

Ciencias Sociales:

En Ciencias Sociales es común referirse al concepto de violencia como "un estado de explotación y/u opresión dentro del cual cualquier relación de subordinación es violenta. Si violencia es una forma de ejercer poder, aparece tras ella una noción de jerarquía: el poder se ejerce sobre alguien situado en una posición inferior".

Antony y Miller:

Destacan el efecto de la violencia, definiéndola como "acto cometido dentro de la familia por uno de sus miembros, que perjudica gravemente la vida, el cuerpo, la integridad psicológica o la libertad de otro miembro de la familia". (Internet)

SERNAM :

Se entiende por violencia intrafamiliar todo maltrato que afecte la salud física o psíquica de un/a miembro de la familia Este maltrato puede ser: Físico: actos que atentan o agreden el cuerpo de la persona tales como empujones, bofetadas, golpes de puño, golpes de pies, etc. Psicológico: conducta que tiene por objeto causar temor, intimidar, y controlar las conductas, sentimientos y pensamientos de la persona a quién se está agrediendo. Ejemplo: descalificaciones, insultos, control, etc Sexual: imposición de actos de carácter sexual contra la voluntad de la otra persona. Como por ejemplo exposición a actividades sexuales no deseadas, o la manipulación a través de la sexualidad. Económico: No cubrir las necesidades básicas de la persona y ejercer control a través de recursos económicos. (Violencia intrafamiliar y derechos humanos, SERNAM)

VIOLENCIA CONYUGAL

Definición

"Fenómeno social que ocurre en un grupo familiar, sea este el resultado de una unión consensual o legal, y que consiste en el uso de medios instrumentales por parte del cónyuge o pareja para intimidar psicológicamente o anular física, intelectual o moralmente a su pareja, con el objeto de disciplinar según su arbitrio y necesidad la vida familiar"

Gabriela Ferreira (1987), define a una mujer golpeada como :

“...- aquella que sufre maltrato intencional físico y sexual, ocasionado por el hombre con quien mantiene un vinculo intimo, el la obliga a realizar acciones que no desea y le impide realizar lo que si desea”.

LEGISLACIÓN EN CHILE.

Varios valores jurídicos han confluido al intentar legislar sobre la VIOLENCIA INTRAFAMILIAR. Por un lado, la privacidad e intimidad de las personas (agresor) y por otra, el valor de la integridad física y psíquica de la víctima. A pesar de ello, el tema fue entrando en el debate público y los foros internacionales, creando la necesidad de legislar en torno a ella.

LEY 19.325 sobre Violencia intrafamiliar.

En agosto de 1994 se promulga la Ley 19.325, que significa un logro en el avance en la prevención y resolución de la Violencia Intrafamiliar. Esta establece un procedimiento simple y breve, implementa medidas de protección para la víctima, facilita la prueba y formula sanciones alternativas para el agresor, tendientes a la recuperación de él y del núcleo familiar.

LEY DE ABUSOS SEXUALES.

En Julio de 1999 se promulga la nueva Ley sobre violaciones y abusos sexuales Nº 19.617, la cual "tiene entre sus principales objetivos la protección de las víctimas, particularmente de los niño. En ésta, se modifican las definiciones de violación, estupro y abusos sexuales, describiendo y ampliando lo que se entiende por esos tres delitos.

La Violencia Conyugal constituye una de las modalidades más frecuentes y relevantes de las categorías de violencia entre miembros del grupo familiar. (GONZALEZ C. )

FORMAS DE MALTRATO CONYUGAL

Violencia física:

Incluye cachetadas, empujones, puñetes, patadas, golpes con objetos, pudiendo llegar hasta el homicidio.

Violencia psicológica: Abuso verbal: Rebajar, insultar, ridiculizar, humillar, utilizar juegos mentales e ironías para confundir, etc. Intimidación: Asustar con miradas, gestos o gritos. Arrojar objetos o destrozar la propiedad. Amenazas: De herir, matar, suicidarse, llevarse a los niños. Abuso económico: Control abusivo de finanzas, recompensas castigos monetarios, impedirle trabajar aunque sea necesario para el sostén de la familia. Abuso sexual: Imposición del uso de anticonceptivos, presiones para abortar, menosprecio sexual, imposición de relaciones sexuales contra la propia voluntad o contrarias a la naturaleza Aislamiento: Control abusivo de la vida del otro, mediante vigilancia de sus actos y movimientos. Desprecio Tratar al otro como inferior, tomar las decisiones importantes sin consultar al otro. os, críticas permanentes, desvalorización, amenazas, et

Violencia sexual:

Imposición de actos de orden sexual, contra la voluntad de la mujer o de la víctima.

Pagelow (1983) plantea que una mujer agredida es "aquella que ha sufrido abuso físico intencional y/o ha sido forzada a realizar acciones que no deseaba o a quien se le ha impedido realizar acciones que deseaba, un hombre adulto con quien había establecido vínculos, que generalmente incluían intimidad sexual, estuviera o no legalmente casada".

.Violencia intrafamiliar

Para la comprensión e intervención de la violencia conyugal resulta interesante un estudio realizado por Leonore Walken en 1979, quien utilizando el modelo de la teoría del aprendizaje social investigó por qué las mujeres golpeadas no pueden visualizar alternativas. Walken propone que ellas han sido aisladas y golpeadas en etapas iniciales de su relación, cuando trataban de cambiar la situación. En esas ocasiones tenían un relativo éxito, minimizando o posponiendo la violencia, pero pasado un tiempo este control empezaba  a disminuir. Tal situación -analizada desde la perspectiva de la Teoría de Seligman, sobre la "indefensión" o la "desesperanza aprendida"- lleva a Soledad Larraín a describir el desarrollo de la violencia doméstica basada en tres puntos:

 

En este proceso, la mujer renuncia a tratar de efectuar modificaciones, aprende a vivir asustada y a creer que es imposible producir un cambio en la situación conyugal.

Con este enfoque y su experiencia de trabajo con mujeres golpeadas, L. Walker desarrolló su teoría del ciclo de la violencia conyugal, el cual entrega elementos de gran valor para la comprensión de la interacción violenta entre un hombre golpeador y una mujer golpeada. Los primeros índices de violencia se pueden presentar ya durante el noviazgo, la luna de miel o también junto al nacimiento del primer hijo. Estos primeros incidentes no son correctamente evaluados; por el contrario, las conductas de celos o posesión son justificadas o mal interpretadas como halagos o signos de preocupación y afecto.

Previo a la violencia física, generalmente existe agresión psicológica: la mujer es desvalorizada, frente a la cual responde siendo amorosa, sin enojo y sintiéndose culpable. Se prepara así el terreno para la violencia física.

FASES DEL CICLO DE VIOLENCIA:

El ciclo de la violencia se puede describir en tres fases que varían tanto en duración como en intensidad para una misma pareja y entre distintas parejas:

Acumulación de tensión.

Explosión o fase aguda de golpes.

Calma "amante" o "luna de miel".

Acumulación de tensión:

La mujer está en actitud de impedir que la golpeen, lo que la lleva a no enojarse con el agresor, minimizando los incidentes y los golpes menores. Atribuye a factores externos el enojo de él (laboral, social, etc.), lo que la conduce a la idea de que ella no puede hacer nada para cambiar la situación. Con el tiempo, la tensión aumenta y también los incidentes violentos físicos y psíquicos. En la mujer aumenta la rabia y disminuye al mismo tiempo el control sobre sí misma y la situación. El hombre golpeador, apoyándose en la aparente aceptación pasiva de su conducta abusiva, no intenta controlarse. Jorge corsi

Muchas parejas permanecen en esta primera etapa durante largos períodos de tiempo: ambos desean evitar la fase aguda, pero una situación externa o cualquier evento puede romper el delicado equilibrio.

El episodio agudo de golpes:

Este es el punto donde termina la acumulación de tensiones y el proceso ya no responde a ningún control. El hombre acepta que su rabia no tiene límite y la mujer también. Esta puede incluso provocar los golpes para apurar el paso a la tercera fase: "amante".

La información que se tiene de esta segunda fase es la proporcionada por las mujeres, ya que generalmente no se cuenta con los testimonios de los hombres golpeadores. La mujer informa que en este período ella está consciente de todo lo que está ocurriendo, advierte que no podrá detener una conducta fuera de control y opta por no ofrecer resistencia.

Finalizada la fase aguda, sigue un shock: negación e incredulidad de que el episodio haya realmente sucedido.

Conducta arrepentida, amante o de luna de miel:

Se caracteriza por el arrepentimiento y demostración de afecto del golpeador. El fin de la segunda fase y la entrada a la tercera es algo muy deseado por ambos cónyuges. El hombre se disculpa por su proceder y expresa su arrepentimiento, se comporta cariñosamente convenciéndola de que la necesita y de que no volverá a ocurrir. La mujer necesita creer y decide que la conducta que observa durante este período le muestra a su verdadero marido.

La pareja que vive en una relación tan violenta se convierte en una dupla simbiótica, tan dependiente el uno del otro que la ida de uno de ellos se considera trágica. En la tercera fase, cuando el afecto es más intenso, resaltan los aspectos simbióticos del vínculo. La duración de esta fase varía y no se sabe exactamente cómo termina; la mayoría de las mujeres afirman que antes que se den cuenta comienza nuevamente la tensión.

CARACTERIZACIÓN DEL CONFLICTO DE VIOLENCIA INTRAFAMILIAR:

Al interior de la familia se han identificado algunos factores que ayudan a generar o mantener las situaciones de Violencia , Según lo planteado por el Profesor Jorge Cosi, estos son los siguientes:

  • Los estereotipos culturales: Estos estereotipos delimitan las relaciones entre hombre y mujer y/o niño adulto a través de un criterio jerárquico , los que favorecen la utilización de la violencia para resolver los conflictos familiares. La fuerza , la productividad, la funcionalidad, la racionalidad, la eficiencia, se relacionan con lo masculino, mientras que, la conciliación, la intuición, la emotividad con la femenino. Las mujeres deben ser sumisas y obedientes , se estimula su pasividad y la creencia que su seguridad depende del hombre. Los hombres por su parte son definidos culturalmente como fuertes, ganadores y agresivos

  • La historia personal: Esta historia se refiere a quienes se ven involucrados en situaciones de violencia intrafamiliar muestra que la violencia se aprende primariamente de moldeos familiares.

  • Los modelos sociales imperantes: Dichos modelos envían mensajes que refuerzan los modelos familiares autoritarios y jerárquicos. Lo que se refiere a que la influencia de la sociedad juega un rol determinante en esta problemática

  • La carencia de modelos alternativos: La falta de otros modelos para resolver conflictos presentes en nuestra sociedad , en las escuelas, en los medios de comunicación no están salvo a través del cítela de administración de justicia en condiciones de proporcionar otros modelos de resolución de conflictos violentos.

  • La presencia de factores de riesgo: La presencia de estos factores de riesgos como crisis económicas, desempleo, alcoholismo, aislamiento, social, drogadicción, embarazos no deseados entre otros contribuyen a aumentar el peligro de la violencia.

  • CONDICIONES ESTRUCTURALES DE LA VIOLENCIA:

    Dadas las características actuales de nuestra sociedad, la formación de parejas implica la puesta en marcha de un conjunto de explícitos e implícitos que definen los acuerdos para la convivencia, con una modalidad que intenta ajustarse al modelo cultural actual .

    Pensamos que existen características d la organización familiar que facilitan la aparición del fenómeno violento y son las siguientes:(Violencia en la Familia)

  • Una organización jerárquica fija e inamovible, basada en la creencia , muchas veces explicitas, en desigualdades culturales.

  • Un sistema de autoridad en el que la distribución del poder se organiza en concordancia con las jerarquías, conformando relaciones de dominación, autoritarismo y subordinación

  • Una modalidad racional, cercenadora de la autonomía, en tanto los miembros de la familia interactúan rígidamente, esto es, solo en términos de funciones con relación a otros y sin posibilidad de recortar su propia identidad de manera que son y actúan como el sistema como el sistema les impone ser y permanecen inmovilizados bajo dicho sistema.

  • Fuerte adhesión a los modelos dominantes de género, o estereotipos del mismo. Lo cual significa una rígida adhesión los supuestos explícitos o implícitos de la cultura, lo que conduce a una significativa contradicción entre ambos.

  • Una comunicación de significados que invisivilizan el abuso e imponen naturalidad al hecho dentro de la familia. A estas condiciones estructurales de la violencia se suma una condición de consenso social, mantenida por sectores tradicionales que otorgan legitimidad al agresor y dejan sin recursos a las victimas para actuar frente a la situación.

  • Es importante tener en cuenta que la sociedad así como impone patrones y estereotipos, también contribuye de manera activa a sustentar una serie de mitos en diversos ámbitos, y la violencia intrafamiliar por supuesto cuenta con ellos y es importante que se conozcan como tal MITOS, dado que contribuye a disminuir las falsas creencias arraigadas en hombres y mujeres que se encuentran más cercanas a esta problemática.

    MITOS SOCIETARIOS SOBRE LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR:

    Según lo expuesto por Jiménez, M y otros en su manual de capacitaciones para prevenir y erradicar la violencia contra la mujer, ministerio de derechos humanos de bolivia 1997.

    Antes de conocer estos mitos es necesario saber que es una mito, estos son creencias erróneas que la mayoría de la gente acepta como verdaderas.

    MITO N° 1: “ Los caso de violencia intrafamiliar son escasos: no representan un problema grave”.

    Realidad: Hasta hace tiempo era oculto, privado. Se han realizado estudios que demuestran que un 50% de las familias sufren VIF, lo que hace necesario estudiarla e intervenir de manera multidiciplinaria en ella.

    MITO N° 2: “ La violencia intrafamiliar es producto de algún tipo de enfermedad mental”

    Realidad: Estudios han demostrado que menos del 10% de los casos de hombre golpeadores, son ocasionados por trastornos psicopatologicos tales como angustia, depresión entre otros.

    MITO N° 3: “ La violencia intrafamiliar ocurre sólo en las clases sociales con mayores carencias”

    Realidad: La VIF ocurre en todos los niveles socioeconómicos, lo que diferencia alas clases es que el sector alto la oculta para guardar la imagen, en cambio el en nivel bajo acude a servicios públicos para solicitar ayuda.

    MITO N° 4: “El consumo de alcohol es la causa de las conductas violentas”

    Realidad: La ingesta de bebidas alcohólicas no es la causa de violencia, pero si es un factor de riesgo y esta asociada a ella. Puesto que no todos los hombres agresores luego de consumir alcohol golpean. Aun más las personas que beben y son violentas dentro del hogar, no lo son violentas cuando están fuera es decir en reuniones sociales y etc.

    MITO N° 5 : “Si hay violencia no puede haber amor en la familia”

    Realidad: La violencia sucede en ciclos en los cuales el hombre promete nunca más volver a hacerlo y ella, que lo ama, cree en el y que cambiará mágicamente y mantiene una lealtad afectiva.

    MITO N° 6: “Las mujeres que son maltratadas por sus compañeros, les debe gustar, de lo contrario no lo aguantarían”

    Realidad: En la mayoría de los casos las mujeres que sufren situaciones crónicas de violencia no pueden salir de ellas, por una cantidad de razones de índole sociales, económicas y psicológicas y para salir de esto, requieren de ayuda profesional.

    MITO N° 7: No existe la violación conyugal.

    Realidad Por lo menos una quinta parte de las mujeres maltratadas son forzadas a mantener relaciones sexuales durante el episodio de violencia o inmediatamente después. De la misma manera son forzadas a realizar actos sexuales indeseados.

    MITO N ° 8: El embarazo detendrá la violencia

    Frecuentemente hay un aumento de la violencia durante el embarazo y muchas veces el primer episodio de violencia física se produce durante el embarazo. Generalmente los golpes se dirigen especialmente al vientre de la mujer, produciéndole un aborto o complicaciones en el embarazo. Muchas jóvenes inician una relación con un hombre violento al quedar embarazadas.

    MITO N ° 9 : Los chicos no se dan cuenta de que su madre es golpeada, por lo cual no se ven afectados con lo que ocurre.

    Realidad: Al menos en la mitad de los hogares en los que la madre es maltratada, también lo son los niños. También pueden ser lastimados por la violencia en contra de su madre, a través de objetos voladores, o mientras están en sus brazos. Aún cuando los niños sólo Aún cuando los niños sólo sean testigos de la violencia contra la madre, las consecuencias para su salud y su supervivencia son graves. Frecuentemente son ellos quienes instan a la madre a abandonar la relación violenta o quienes se interponen entre los padres para proteger a la madre.

    Los varones tienen más posibilidades de convertirse en violentos cuando crecen. Las niñas aprenden que la sociedad acepta la violencia hacia las mujeres.

    Los niños que viven en hogares violentos se sienten asustados y confundidos. Están en un alto riesgo de experimentar problemas de conducta y problemas de adicción. Los niños aprenden mientras observan y ven que la violencia funciona (se consigue lo que se busca) especialmente si se utiliza contra alguien menos poderoso. Aprenden que está bien solucionar problemas y controlar a los demás mediante la violencia, especialmente cuando no hay ninguna intervención que frene la violencia.

    MITO N °10 : Las mujeres maltratadas son masoquistas y locas, provocan y disfrutan del maltrato.

    Realidad: Las mujeres no provocan ni merecen el maltrato. Merecen una vida libre de violencia. De la misma manera que sucede con la violación, se hace el intento de acusar a la víctima del comportamiento del atacante. Los golpeadores comúnmente echan la culpa de su comportamiento a frustraciones menores, al abuso de alcohol o drogas o a lo que su pareja pudo haber dicho o hecho. La violencia, sin embargo, es su propia elección. No conocen maneras no violentas de manejar su enojo.

    Las reacciones de la mujer maltratada frente a la violencia son normales y necesarias para sobrevivir, dadas las ella no está loca ni disfruta del maltrato. Generalmente lo que siente es miedo, impotencia, debilidad y vergüenza. Sigue ilusionada en que su pareja va a cambiar. El muestra remordimientos o promete que va a cambiar.

    MITO N° 11: El maltrato emocional no es tan grave como la violencia física.

    Realidad: Cuando el maltrato psicológico es continuado, aún cuando no exista violencia física, provoca graves consecuencias desde el punto de vista del equilibrio emocional que puede originar secuelas.

    MITO N° 12 : La violencias es inherente al ser humano, pertenece a su esencia

    Realidad: La conducta es aprendida a partir de modelos familiares y sociales. Desde niños se les modela a ser más agresivos que a las niñas, a partir de manifestaciones tales como “los hombre no deben llorar, se hombrecito y defiéndete”

    CARACTERÍSTICAS FAMILIARES QUE INCREMENTAN LA SUSCEPTIBILIDAD A LA VIOLENCIA DOMESTICA:

    Haciendo exclusión de la policía y el ejercito , la familia es quizás el grupo social más violento y el hogar el medio social más violento de nuestra sociedad. Es probable que una persona sea golpeada o asesinada en su propio hogar por otro miembro de su familia que en ningún otro sitio o por ninguna otra persona ( Gelles y Straus, 1979). Las siguientes , son 12 características que se plantean en el libro Psicología de la violencia en el hogar :

    1.- Factor tiempo: El riesgo que supone que la mayoría de los miembros de la familia pasen más tiempo que los miembros del resto de otros grupos.

    2.- Abanico de actividades e intereses: Debido al amplio abanico de actividades e intereses que existen en una familia , existen así mismo un número de posibles situaciones conflictivas.

    3.-La intensidad de la relación: Los miembros familiares tienen una gran implicación emocional entre si , y en consecuencia, responden más intensamente cuando se origina un conflicto interno de lo que lo hacen cuando un conflicto similar surge fuera de la familia.

    4.-Conflicto de intereses: El conflicto configura la mayoría de las decisiones tomadas por miembros de una familia , debido a que las decisiones tomadas por una persona puedan entrar en conflictos con los intereses de cualquier otro miembro . Así pues las decisiones realizadas por un miembro de la familia pueden vulnerar la libertad de otros miembros de la familia para llevar a cabo actividades diferentes.

    5.- Derecho a influir: La pertenencia a una familia conlleva un derecho implícito a influir en la conducta de otros.

    6.- Discrepancias de edad y sexo: La familia esta compuesta por personas de diferentes edades y sexo , lo cual es un factor de conflictos culturales.

    7.- Roles asignados: Normalmente el estatus y el rol familiar suelen ser asignados en base a características biológicas en lugar de en base a competencias e intereses. Este método de asignación de roles suele desembocar en conflictos y anomias entre talento y rol.

    8.- Intimidad Familiar: El alto nivel de intimidad que posee la familia urbana aísla esta unidad del control social como de la asistencia externa que permite abordar el conflicto intrafamiliar.

    9.- Pertenencia involuntaria: Existen lazos sociales, emocionales, materiales y legales que hacen difícil poder abandonar la familia cuando el conflicto es elevado.

    10.- Alto nivel de estrés: La familia nuclear está sufriendo constantemente cambios relevantes en su estructura como resultado al proceso inherente al ciclo de vida familiar. Es probable que la familia sea el lugar de los factores estresantes más graves que cualquier otro grupo.

    11.- Aprobación normativa: Normas culturales profundamente arraigadas legitimizan el derecho de los padres a emplear fuerza física con sus hijos y también hacen de la licencia de matrimonio una tendencia de malos ratos.

    12.- Socialización dentro de la violencia y su generalización: A través del castigo físico los niños aprenden a asociar amor con violencia. Esta relación a asociación se repite más adelante en su relación matrimonial.

    CAUSAS QUE EXPLICARIAN O ESTAN ASOCIADAS A LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR:

    Guillermo Adriazola considera relevante mencionar las causas que generalmente se repiten en familias que poseen la problemática de VIF. (Primera jornada estratégica de intervención en familias de alto riesgo social, 65,66)

    • En primer lugar se encuentra el alcoholismo que lidera la lista de estas causas no solo a nivel nacional sino a nivel mundial. Las estadísticas muestran un 40% en la asociación de VIF y alcoholismo.

    • Posteriormente le sigue el machismo

    • Una causa también común es el hacinamiento de la vivienda, dado que cuando los espacios en que se habita son reducidos

    PERSONALIDAD DEL MALTRATADOR:

    Los agresores suelen venir de hogares violentos, suelen padecer trastornos psicológicos y muchos de ellos utilizan el alcohol y las drogas lo que produce que se potencie su agresividad. Tienen un perfil determinado de inmadurez, dependencia afectiva, inseguridad, emocionalmente inestables, impaciente e impulsivos. Los agresores trasladan habitualmente la agresión que han acumulado en otros ámbitos hacia sus mujeres frecuentemente es una persona aislada, no tiene amigos cercanos, celoso (celotipia), baja autoestima que le ocasiona frustración y debido a eso se genera en actitudes de violencia. y debido a eso se genera en actitudes de violencia.

    Una investigación de los psicólogos norteamericanos, el Dr. John Gottman y Dr. Neil Jacobson. Señalan que los hombres maltratadores caen en dos categorías: Pitbull y Cobra, con sus propias características personales: (fuente internet)

    Pit bull:

    • Solamente es violento con las personas que ama celoso y tiene miedo al abandono

    • Priva a pareja de su independencia, pronto ora, vigilar y atacar públicamente a su propia pareja,

    • Su cuerpo reacciona violentamente durante una discusión,

    • Tiene potencial para la rehabilitación,

    • No ha sido acusado de ningún crimen,

    • Posiblemente tuvo un padre abusivo,

    Cobra:

    • Agresivo con todo el mundo propenso a amenazar con cuchillos o revólveres, se calma internamente, según se vuelve agresivo.

    • Difícil de tratar en terapia psicológica.

    • Uno depende emocionalmente de otra persona, pero insiste que su pareja haga lo que él quiere.

    • Posiblemente haya sido acusado de algún crimen,

    • Abusa de alcohol y drogas

    . El pitbull espía a su mujer, es celópata, cae bien a todas las personas, excepto a sus novias o esposas. El cobra es un sociópata, frío, calculador, puede ser cálido. El maltrato no cesa por sí solo. Después de que la mujer ha sido físicamente maltratada y tiene miedo, a veces cesa este tipo de abuso y lo reemplaza con un constante maltrato psicológico, a través del cual le deja saber a su víctima, que el abuso físico podría continuar en cualquier momento. En ocasiones la violencia del maltratador oculta el miedo o la inseguridad, que sintió de niño ante un padre abusivo que lo golpeaba con frecuencia, al llegar a ser un adulto prefiere adoptar la personalidad del padre abusador a sentirse débil y asustado. En otros casos, los comportamientos ofensivos son la consecuencia de una niñez demasiado permisiva durante la cual los padres complacieron al niño en todo. Esto lleva al niño a creerse superior al llegar a ser un adulto y a pensar que el está por encima de la ley. O sea, que puede hacer lo que quiera y abusar de quien quiera. Piensa que se merece un trato especial, mejor que el que se les da a los demás.

    MALTRATO INFANTIL

    Definiciones

    El Maltrato infantil es un fenómeno antiguo que adquiere visibilidad desde la década de los 60, cuando se describe el "Síndrome del Niño Golpeado", como una entidad clínica clara y definida, posible de reconocer, tratar y prevenir.

    El Síndrome del Niño Golpeado se define como "el uso de la fuerza física en forma intencional, no accidental, dirigida a herir y lesionar o destruir a un niño, ejercido por parte de su padre o de otra persona responsable del cuidado del niño".

    Las primeras definiciones poseían un fuerte énfasis en el abuso físico por tener secuelas claramente visibles y comprobables. No obstante, en el transcurso del tiempo, se han ido incorporando diversas formas de maltrato, que han determinado que actualmente su conceptualización sea más compleja y multivariante.

    Se han utilizado diferentes definiciones con respecto al maltrato y todas ellas coinciden en un daño provocado por acción u omisión de parte de los padres o personas responsables del cuidado y protección del niño. No obstante, se aprecia dificultad para diferenciar el maltrato, en general, de una variedad de conductas adoptadas por diversas figuras adultas, en distintos medios y que han sido validadas culturalmente como formas aceptables de impartir enseñanza, formar hábitos o disciplinas, que involucran  castigo físico o psicológico y aún determinadas formas de manipulación sexual (Novoa y col., 1992).

    UNICEF

    Considera que los menores víctimas de maltrato y abandono son niños, niñas y adolescentes menores de 18 años que "sufren ocasional o habitualmente actos de violencia física, sexual o emocional, sea en el grupo familiar o en el entorno social. El Maltrato puede ser ejecutado por omisión, supresión o transgresión de los derechos individuales y colectivos e incluye el abandono completo y parcial", (UNICEF, 1989).

    MINISTERIO DE SALUD

    En 1991 este organismo definió el Maltrato Infantil como "la agresión física, emocional o sexual contra un niño (menor de 18 años) o la falta en proporcionar los cuidados necesarios para la expresión de su potencial de crecimiento y desarrollo, contando con los elementos mínimos para ello que excedan los límites culturalmente aceptables para esa comunidad o que transgredan  el respeto por los derechos del niño"

    Tipos de Maltrato Infantil:

    • Maltrato Físico:

    Se refiere a toda lesión física no accidental, producto del uso de la fuerza física y/o castigo único o repetido y de magnitud y características variables.

    • Maltrato Emocional o Psicológico:

    Hostigamiento verbal habitual de un niño, a través de insultos, crítica, descréditos, ridiculización y generación de temores, así como la expresión actitudinal que manifieste indiferencia o rechazo explícito o implícito. Se incluye también el ser testigo de la violencia entre sus padres.

    • Abuso Sexual:

    Toda forma de actividad sexual de un adulto con un niño desde una posición de autoridad, que se realiza de manera aguda o crónica, incluida la explotación sexual (Novoa y col., 1992).

    • Abandono y descuido negligente o intencionado:

    Este puede ser  Físico o Psicológico.

    • FISICO: Se refiere a la falta de protección y cuidados físicos mínimos al niño, de parte de sus figuras custodias (integridad física, alimentación, higiene, protección y vigilancia,  entre otros), que no se debe a carencias extremas de recursos socioeconómicos.

    • SICOLÓGICO: Se refiere al abandono de necesidades evolutivas por falta de estimulación cognitiva o privación afectiva, donde el niño no recibe el afecto, el amor, la estimulación y el apoyo necesarios para su desarrollo.

    Algunos autores incluyen el maltrato que se realiza por "abandono y descuido negligente o intencionado" como una forma pasiva del maltrato físico y emocional. Así, distinguen que estos tipos de maltratos en su forma activa se refieren a la acción de agredir intencionalmente de manera física (golpear) o emocional (insultar). La manera pasiva de maltratar se refiere a omitir una acción, provocando, producto de esta omisión, un daño físico (higiene) o psicológico (no proporcionar afecto). En este sentido el abuso sexual es siempre activo, ya que se lleva a cabo una conducta sexual en forma intencional.

    FACTORES ASOCIADOS AL MALTRATO INFANTIL :

    El aumento del maltrato es una señal más del estilo de vida que se está llevando hoy en día, caracterizado por la violencia, la falta de comunicación, el estrés diario,  la presión laboral, la competencia, el individualismo, el consumismo, la presión por sobrevivir, especialmente en los sectores más desventajados, lo que genera en las personas un fuerte estado de ansiedad y agobio que les dificulta el control de sus impulsos en los momentos en que se sienten sobrepasados.

     La relación entre un adulto o persona mayor y el niño, es siempre una relación de desigualdad y de poder en el sentido corporal y emocional. El adulto siempre tiene "las de ganar", ya que, por lo general, el niño depende de él para su desarrollo emocional y físico y en muchos casos es la única persona en quien puede o siente que puede refugiarse y apoyarse. Cuando el maltratador es su padre o su madre, el niño además, sufre una confusión en sus sentimientos, porque aunque recibe astigos de ellos, finalmente son sus padres y depende de éstos en todos los sentidos.

    En esta relación, el niño muchas veces se silencia, niega o protege al agresor, inventando otras razones de las lesiones. Este silencio se debe a: su miedo a ser más maltratado, un sentimiento de lealtad a su familia, el temor a destruirla, el temor a perder a sus padres, etc. Además, sus sentimientos de inferioridad no le permiten sentirse importante para superar esta situación, piensa que no le van a creer.

    En una relación de maltrato o abuso, siempre existe una tercera persona que podría interrumpir o impedir esta situación, pero también se ve afectado por el temor a romper el silencio, a ser igualmente maltratado o abandonado.

    Generalmente esta tercera persona también depende del maltratador, ya sea emocional y/o económicamente, por lo que niega inconsciente o conscientemente la situación. El secreto, del que participa también el niño y otros miembros de la familia permite la manipulación de la dependencia afectiva de los niños por parte de un adulto responsable.

    Cuando se castiga físicamente a un niño, se le dice que "se le golpea con el fin de enseñarle, porque se le quiere". Así los niños establecen un vínculo muy profundo entre el amor y la agresión. No existe un cuestionamiento al uso de la violencia y, obviamente, ellos la usan después con sus hijos, porque sienten que para ellos fue importante en su formación.

    De esta manera, los niños que son golpeados por sus padres, tienden a señalar que los golpean porque se "portan" mal, y que desde este punto de vista, estaría "bien" que los padres usen la violencia.

    Existe bastante maltrato de los padres, relacionado al tema de las calificaciones escolares. Los niños saben que les van a pegar si llevan malas notas; esto es parte de su relación con los padres. No obstante, también se sabe que los niños que son golpeados, poseen una relación con sus padres carente de comunicación, confianza y cariño.

    El mecanismo probable de la violencia o maltrato, posee importantes implicancias pronósticas y va a determinar el tipo de intervención.

    CATEGORIAS DE FAMILIAS QUE VIVEN SITUACIONES DE VIOLENCIA:

    • Aquellas en que el maltrato surge cuando la familia es desbordada por situaciones estresantes (crisis).

    Estas crisis pueden tener relación con ciclos de las familias o ciclos de vida de sus miembros (hijos en etapa adolescente, nacimiento de hijos con patología, etc.) o bien frente a eventos traumáticos inesperados (muerte, pérdida de trabajo, estrés, etc.). En estos casos, es poco frecuente el abuso sexual y el pronóstico de cambio suele ser favorable.

    Aquellas en que el maltrato o abuso es una conducta crónica, a menudo habitual, mantenida en secreto y con elementos de "explicación" o "justificación" de parte del abusador (educar, cariño), que permite que la familia no se sienta a sí misma como abusadora.

    Este discurso, compartido por el niño, posee elementos de chantaje y de restricción de acceso de éste a espacios de socialización alternativos. Es frecuente que se dé el abuso sexual y/o emocional. El pronóstico de la familia como grupo estable, suele ser poco favorable. Su manejo requiere, generalmente, de un desencadenante que hace público el maltrato y no siempre es posible realizar una intervención terapéutica. Se requiere por lo tanto, proteger al niño. 

    La situación en ambas familias establece la diferencia en los grados y el análisis  del maltrato, así tenemos que en este último caso, el padre está maltratando desde siempre y lo más probable es que lo siga haciendo, a diferencia del anterior, que producto de situaciones estresantes, agredió severamente a su hijo, transformándose en ese preciso instante, en un maltratador.

    En general, no existen diferencias importantes en la violencia que sufren los niños  y las niñas. Sin embargo, se aprecia una tendencia a que los varones sean golpeados cuando son más pequeños, y las niñas cuando son más grandes. En los niños, la violencia se asocia a problemas de conducta, ejemplo; "no obedecer". Para las niñas, la violencia va asociada al control de la sexualidad, por lo que aparece más tarde.

      

    • EN RELACION AL ABUSO SEXUAL:

    Predominan los abusos deshonestos en niños entre 6 y 10 años de edad y el agresor en un 50% de los casos, es un conocido. Las nuevas investigaciones permiten aseverar que una parte importante de los abusos sexuales, son efectuados por alguno de los integrantes de la familia o algún conocido. Cuando la víctima es menor, las caricias recibidas, provenientes ya sea del progenitor o familiar directo que vive en su propio hogar, por lo general son percibidas como muestras de afecto y cariño. Su escasa información sexual y el desarrollo cognitivo incipiente no permiten al menor diferenciar las aproximaciones corporales afectivas.

    Por otra parte, el abuso sexual se realiza en un contexto de complicidad, donde el agresor muchas veces amenaza a la víctima y la convence de que no será creída o que su imagen delante de la familia será perjudicada por permitir tales abusos, o lo más grave: que provocará una crisis familiar donde será la principal responsable. Cuando el agresor es un familiar o conocido, el abuso sexual generalmente tiende a repetirse durante un tiempo prolongado. Se habla entonces, de periodo violatorio.

    Según Marcela Lagarde, antropóloga feminista mexicana,

    "el miedo es la primera causa que origina la violencia sexual. Los varones conocen ese miedo y por eso violan a las mujeres, las niñas tienen más miedo porque son más pequeñas y más vulnerables y porque no conocen sus derechos sexuales".

    Factores de Riesgo

    Se han distinguido distintos factores de riesgo, siendo fundamental establecer que ninguno de ellos puede considerarse por sí solo determinante de maltrato.

    A nivel de los Padres

    • Padres maltratados, abandonados o institucionalizados en su Infancia.

    • Padres con historias de conducta violenta.

    • Madres adolescentes, con bajo nivel de escolaridad.

    • Madres con insuficiente apoyo conyugal, familiar y social.

    • Padres o personas que cuidan al niño, que sufren de depresión, angustia, enfermedad mental, alcoholismo o adicción a drogas.

    • Padres con baja tolerancia al estrés.

    • Embarazo no deseado: Intentos de interrupción, rechazo persistente del embarazo después del 6º mes, indiferencia, cuidado insuficiente de la embarazada, inasistencia a controles médicos.

    • Depresión postparto.

    A nivel del Niño

    • Recién nacido prematuro o con malformaciones.

    • Enfermedad crónica, discapacidad física o psíquica.

    • Alteración de los primeros vínculos.

    • Hospitalizaciones precoces prolongadas.

    • Niño de Conducta difícil y/o hiperactivo.

    • Llanto prolongado.

    • Hábitos de comida o sueños irregulares.

    • Niño no escolarizado, inasistente, de bajo rendimiento o con fracaso escolar.

    A nivel de la Familia

    • Familias  monoparentales

    • Con antecedentes de conducta violenta

    • Con ausencia  o insuficiencia de redes sociales de apoyo

    • Con discordancia entre sus propias expectativas y las características del niño.

    A nivel Sociocultural

    • Aceptación cultural de la violencia (mitos, actitud frente al castigo, etc.)

    • Condiciones de vida difíciles, marginación, pobreza, escaso acceso a servicio de salud, educación y recreación.

    • Cesantía o estrés laboral.

    • Ausencia o ineficiencia de redes comunitarias de acogida o apoyo.

    Factores Protectores

    Se han distinguido factores denominados protectores, que son influencias que modifican o disminuyen el impacto de las variables de riesgo, cualquiera sea su naturaleza u origen. No generan, necesariamente efectos directos, sino que influyen en la respuesta de las personas y los sistemas frente a situaciones de riesgo. Son cualidades, conocimientos, actitudes y capacidades tanto como experiencias personales y familiares positivas.

    En la práctica, más que formas de interacción protectoras, es posible reconocer ciertas características que expresan una mayor sensibilidad de la familia frente a las influencias protectoras. Estas características tienen relación con:

    • Relaciones afectivas tempranas positivas y estables.

    • Experiencias intrafamiliares favorecedoras de autoestima y de habilidades sociales.

    • Interacciones variadas y con significado.

    • Padres con disponibilidad de tiempo y apoyo de familiares para la crianza del niño.

    • Participación y acceso de la familia y el niño a instituciones y organizaciones de su comunidad, con redes sociales de apoyo.

    • Acceso a salud, justicia y educación, de manera oportuna y eficiente.

    El conocimiento de estos factores puede contribuir a la prevención de situaciones de maltrato. No obstante, se debe utilizar con cautela la información relacionada con los factores de riesgo, ya que ninguno de estos explica por sí solo la ocurrencia del maltrato ; tampoco existe una asociación de factores que sea característica  de alguna de las formas de maltrato: no necesariamente las familias que poseen algunas de estas características, maltratan a sus niños y en muchas ocasiones, familias que no reúnen estas condiciones asumen conductas agresivas con sus hijos. Esta información permite entender la problemática, reconocer y brindar apoyo a los niños maltratados, pero nunca para calificar ni estigmatizar casos.

    S egún el Ministerio de Salud (1994), se requiere de la acumulación de varios de ellos para que en un momento determinado se sobrepase la capacidad de la familia, surgiendo la violencia hacia un niño o adolescente. La asociación de tres o más de estas condicionantes debería ser considerada de riesgo suficiente como para requerir de intervención, especialmente si corresponden a niveles distintos (de los padres, del embarazo, del niño y de la familia) y se dan en familias con carencias de formas de interacción protectoras.

    En síntesis, es importante promover los factores protectores a través de acciones de  enseñanza - aprendizaje dirigidas a embarazadas y sus parejas, padres y otros adultos responsables del cuidado de los niños.

      Existencia de labilidad emocional (inestabilidad emocional), trastornos en el sueño, retraimiento, aislamiento, conducta corporal temerosa o poco segura, actitud de desconfianza hacia los adultos, etc.

    Abandono o Negligencia:

    Descuido en la alimentación, vestimenta e higiene, signos o cicatrices de accidentes domésticos frecuentes, problemas físicos o necesidades médicas no atendidas (heridas sin curar o infectadas, defectos sensoriales no compensados), inasistencia a controles médicos, retraimiento, conductas pasivas, etc.

    Abuso Sexual:

    Toda herida o daño en el área genital, que no se explique como accidental, la ocurrencia de enfermedades de transmisión sexual, conductas de temor y actitudes de retraimiento y dificultad de contacto con personas mayores, desconfianza, temor, conductas masturbatorias, etc. Es frecuente que el abuso sexual permanente ocurra con un miembro de la familia, debido a lo cual no se produce necesariamente violencia física

    CONCLUSIONES:

    Para poder contar con una visión más amplia de la problemática de Violencia Intrafamiliar es necesario y bastante útil conocer los aspectos generales del tema y terminología más frecuente de uso en esta área. Considero que es relevante conocer aspectos básicos de este tema para afrontarlo de manera correcta en la práctica y ser capaces de reconocer aspectos esenciales que tipifican tanto al maltratador como a sus victimas, es decir su Mujer y sus Hijos.

    Considero que como futuras trabajadoras sociales es necesario tener una perspectiva lo más acabada posible acerca de esta problemática rodeada de mitos y estereotipos culturales y donde la perspectiva de género juega un papel fundamental para explicar este fenómeno (Mesterman y Adamo)

    “El sistema de género el que trasformado la diferencia psicológica en desigualdad jerárquica permanente es el que ha cambiado una diferencia natural, naturalizando la realidad”.

    Para buscar soluciones lo más coherentes posibles a dicha problemática debemos detectar de manera oportuna todas las causas que llevan a una familia vivir bajo esta problemática, es decir partiendo de la base del conocer, para luego formarnos una visión más acabada de lo que esta ocurriendo y así poder intervenir de manera correcta y utilizando las herramientas y técnicas que configuren una intervención lo más adecuada posible, dado que se puede revertir una situación de violencia si la intervención que se lleva a cabo ataca al problema de manera directa y tanto victimas como victimario participan activamente de este proceso de cambio.

    Para finalizar considero que es relevante tener presente en nuestro quehacer profesional 2 herramientas fundamentales que son la prevención y la orientación familiar, Carlos Eroles plantea en su libro “Trabajo Social y Familia “ lo siguiente:

    “ La tarea del trabajo Social en la relación con la familia está por construirse en toda su complejidad. Puede y debe abordar estrategias de ayuda y de servicios a la familia, que están dentro de sus objetivos de transformación de la realidad y fortalecimiento de la calidad de vida de los sectores populares a través de dos estrategias básicas de acción: la prevención y la orientación”

    Lo anterior demuestra la importancia que posee a demás la educación dentro de toda comunidad ya que esta contribuye de manera activa prevenir las diversas problemáticas que están presentes en nuestra sociedad actual, por lo cual específicamente el tema de la Violencia Intrafamiliar dejo de ser un tema privado pasando a ser parte de lo público, generando con ello mayor conocimiento manejo y estudio del tema.

    BIBLIOGRAFIA

    SITIOS DE INTERNET.

    1.- http://www.minsal.cl

    2.http://www.psicomed.ar

    3.- http://www.sernam.cl

    4,.- http://www.sename.cl

    5.- http://www.unicef..com

    REVISTAS:

    1.- Ulloa G., Mirtha (1993). Mujeres Golpeadas ¿Qué podemos hacer?, en Revista de Trabajo Social, Nº 63.

    TEXTOS:

    1.- Corsi J. ESTUDIOS SOCILES , Corporación de promoción universitaria N° 101/ trimestre/3/ 1999.Buenos Aires Argentina

    2.- Eroles C. TRABAJO SOCIAL Y FAMILIA . Ed espacio. Buenos Aires 1998.

    3.- Estremadoyno. J. VIOLENCIA EN LA PAREJA. Ed Flora Trista. Perú, Lima 1993

    4.- Ferreira,G. LA MUJER MALTRATADA. EDITORIAL sudamericana 1991, Buenos Aires, Argentina. Gonzalez, C. Ley 19.325, VIOLENCIA INTRAFAMILIAR. Publiley, Santiago año 1994.

    5.- Gonzalez, C. Ley 19.325, VIOLENCIA INTRAFAMILIAR. Publiley, Santiago año 1994.

    6.-Grosman C, Mesterman S, Adamo, M. VIOLENCIA DE LA FAMILIA. Editorial Universidad, Buenos Aires 1992.

    7.- Jiménez, M y otros, MANUAL DE CAPACITACIONES PARA PREVENIR Y ERRADICAR LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER.,Ministerio de derechos humanos. Bolivia 1997.

    8.- Larraín, S. (1996). "PERSPECTIVA SICO-SOCIAL Y JURÍDICA DE LA VIF.Universidad de Chile Santiago

    9.- Machuca A. SISTEMATIZACIÓN BIBLIOGRAFICA SOBRE VIOLENCIA INTAFAMILIAR. Documentos de trabajo de SERNAM N° 37 año 1995.

    10.- Varios Autores “MENORES EN CIRSCUNSTANCIAS ESPECIALMENTE DIFÍCILES” Santiago de Chile 1991, UNICEF.

    11.- Novoa S., Fernando, De la Barra, F., y col., (1992). SÍNDROME DEL NIÑO MALTRATADO, en Revista Chilena de Pediatría Vol., 63. Santiago, Chile.

    12.- Primera Jornada Nacional de intervención en familiade alto riesgo social. 1990 (Conferencia de Guillermo Adiazola “Violencia Intrafamiliar”)

    13.- Rosen K, Smith S., Williams M, PSICOLOGIA DE LA VIOLENCIA EN EL HOGAR. Editorial Desclée de Bruwer, SA 1992.