Violencia en el deporte

Educación Física. Causas. Factores psicológicos y ambientales. Tolerancia

  • Enviado por: Samara
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 2 páginas
publicidad

TRABAJO PRÁCTICO DE EDUCACIÓN FÍSICA

Introducción:

Este trabajo se trata de explicar las causas que originan violencia en el deporte, como así también se manifiestan la forma de prevenirlas.

Desarrollo:

  • Las causales principales de hechos de violencia en espectáculos deportivos son:

  • Falta de seguridad y organización en estos eventos.

  • Lugares no aptos donde las hinchadas, estas deben estar bien separadas y bien individualizadas.

  • Mala dirección del evento deportivo por parte del arbitro.

  • Falta de educación y cultura por parte de los espectadores.

  • Sobrecarga emocional tanto por parte de los jugadores como por parte de los espectadores.

  • Por ejemplo:

    Aunque la violencia puede saltar en cualquier competición deportiva, el fútbol es la modalidad de mayor riesgo en la actualidad. Existen muchos estudios que determinan, entre las causas de tal fenómeno, las siguientes: la tendencia de los hinchas a sentirse miembros de un clan, el aumento del contacto físico agresivo entre deportistas, el consumo de alcohol y la desinhibición en un entorno masivo.

  • Las mejores medidas para prevenir que estos actos sucedan son:

  • Cámaras estratégicamente colocadas en el predio.

  • Cantidad suficiente de personal de seguridad para realizar controles.

  • Al concluir el evento dejar salir una hinchada y cuando esta se encuentra a una distancia considerable del recinto, permitir la salida de la otra hinchada.

  • Accesos y salidas controladas por personal de seguridad.

  • No permitir las declaraciones provocativas al periodismo por parte de los jugadores antes de comenzar el evento.

  • Las consideraciones que toma esta ley son principalmente penas para las personas que ayuden a realizar actos delictivos y de violencia en las inmediaciones del espectáculo deportivo. Esta prohibido:

  • a) Portar armas de fuego o blancas.

  • Portar fuegos artificiales o algo parecido.

  • Formación de grupos destinados a cometer ilícitos.

  • Faltar el respeto a cualquier funcionario público encargado de la tutela del orden.

  • Destruir o dañar una cosa mueble o inmueble.

  • Son preferibles los espectáculos diurnos por cuestiones de seguridad, ya que al ser de día se puede controlar mucho mejor todo, la falta de luz durante la noche es propicia para el disturbio social, consumo de alcohol, o estupefacientes. Para evitar todo esto es necesaria una correcta iluminación del estadio y sus accesos, como así también de sus alrededores.

  • El nivel de educación y factor socioeconómico no es proporcional al desarrollo de actos violentos, ya que cuanto mayor es el primero, menor es la posibilidad de violencia en el espectáculo deportivo. Por ejemplo en el tenis es casi imposible ver actos de violencia, lo contrario a lo que puede verse en el fútbol.

  • La violencia que se vive en la sociedad por efecto de la crisis actual se traslada a los espectáculos deportivos como una forma de descarga o escape, razón por la cual no hay casi diferencia entre una y otra.

  • Conclusión:

    Violencia en el deporte
    En el deporte, como en la vida, muchas veces tenemos miedo de no servir para nada y, entonces, para defendernos, podemos ser poco deportivos, o violentos, o jugar de manera egoísta. Para que consideren que uno es el mejor jugador o que su equipo es el mejor, para ganar, se tiene incluso la tentación de hacer trampas o de aplastar o humillar a los demás.

    Sin embargo, todo el mundo sabe perfectamente que la violencia engendra la violencia. Y que una victoria conseguida por la violencia no tiene mérito. Podemos transformar la agresividad en energía positiva para ser mejores. Ser tolerante es respetar a los adversarios como quisiéramos que ellos nos respetaran.

    Ser tolerante es aceptar que a veces uno es menos capaz que los demás, sin perder confianza en sí mismo. Es tener espíritu de equipo, para compartir tanto las derrotas como las victorias.

    La tolerancia no nos quita nada, sino que, por el contrario, nos hace más fuertes por dentro.

    Bibliografia:

    1