Violencia en ancianos

Malos tratos. Agresiones intrafamiliares. Agresores. Abandonos. Anciano maltratado. Abuso sexual. Violación derechos. Fundamentación. Maltrato económico, físico, psicológico, residencial. Violencia medicamentosa. Negligencia. Prevención

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 27 páginas
publicidad
cursos destacados
Habilidades Directivas, Estrategias de Oratoria
Growman Group
¡Desarrolla tus habilidades de comunicación! Aumenta tu seguridad, convicción y credibilidad a la hora de hablar en...
Solicita InformaciÓn


publicidad

INTRODUCCIÓN.

En los años 60 se reconocía el abandono y abuso infantil y en los años 70 el fenómeno del maltrato conyugal salió a la luz pública. De forma más tímida, a lo largo de estos 20 últimos años se comenzó a tratar el tema de “Los malos tratos y el abandono en los ancianos”, reconociéndose que ellos también constituyen una población de alto riesgo para recibir este tipo de abusos.

Hoy en día estos casos se consideran un grave problema social, con raíces culturales y psicológicas. No importa el nivel económico ni educativo de quien lo ejerce o lo padece.

Desde que se comenzó a investigar sobre esta clase de abusos han ido cambiando algunos conceptos:

  • No todos los agresores son personas con problemas patológicos, pueden ser personas con el resto de sus conductas no muy desviadas de la norma.

  • En contra a lo anterior, si existen algunas investigaciones que indican que los agresores de ancianos pueden presentar psicopatologías más graves que los agresores de otros colectivos. (Finkelkor y Pillemer 1987 ; Wolf 1986)

  • Se rechaza ya la creencia de culpar solo a la persona mayor de su situación de maltrato y/o abandono

  • Por lo que se están concentrando las acciones en hacer al agresor responsable de sus propias acciones aunque, por el momento, no existan muchos programas dirigidos para aquellos sujetos que hayan maltratado ancianos ni tampoco se hayan desarrollado teorías terapéuticas al respecto.

    4. Hasta ahora para la mayoría de las personas era muy difícil comprender que estos hechos podían darse en la propia familia. Lo asociaban solo a instituciones residenciales.

    En los últimos años se ha percibido un aumento de los casos de violencia física y psicológica hacia los colectivos más débiles, entre ellos la población de más de 65 años, sector muy importante en la sociedad actual y que se verá incrementado en los próximos años.

    Este clima de inseguridad afecta a nuestra calidad de vida y vulnera los derechos fundamentales de las personas, por lo que la sociedad debe poner los medios necesarios al objeto de poder evitar estos abusos.

    Los gobiernos deberán reforzar los sistemas oficiales y no oficiales de apoyo y seguridad y eliminar la discriminación y la violencia contra las personas mayores.

    FUNDAMENTACION

    Los pueblos de la antigüedad, tuvieron actitudes de abandono de ancianos en épocas de sequías o guerras; pero en la mayoría de los casos eran venerados como sujetos mágicos. Es posible que ello ocurriera por ser pocos los individuos que llegaban a una edad avanzada. En esos casos la matanza de los ancianos, correspondía más a un rito religioso que a un propósito destructivo.

    En la antigua Grecia, dicen los historiadores, que cuando se tenía la suerte de llegar a una edad avanzada, se celebraba al anciano una fiesta, y se lo despeñaba, ya que el resto de la vida sería una “enfermedad crónica e incurable”, según Hipocrates.

    En Roma se le dio características institucionales al respecto por la vejez. El ”pater” era respetado en sus facultades de potestad cualquiera fuese su edad. Como culminación política surgió el Senado, que era el Consenso de Ancianos, cuya influencia en el desarrollo del imperio fue transcendente. Lo mismo podemos decir de lo que los textos bíblicos relatan sobre la vejez en el pueblo Judío. La palabra “Zaken”, en hebreo significa vejez, pero también sabio o decano.

    Ya en la Edad Media existían instituciones destinadas a cuidar ancianos y desvalidos. Pero en todas las épocas, no relatando aquí en aras de la brevedad los ejemplos puntuales, la sociedad patriarcal tenía una dicotomía:

    - Por un lado el trato a los ancianos con dominio económico y social, traducido en respeto, veneración y aún subordinación. A tal punto, que los jóvenes ansiaban llegar a esa edad para asumir dignidad; más aun trataban físicamente de parecer mayores, porque el hombre adulto era una garantía de respetabilidad.

    - Por otra parte, no nos olvidemos que existía una gran masa de ancianos maltratados en épocas difíciles, por su poca posibilidad de producción y su gran necesidad de cuidados, imposibles de satisfacer en épocas de crisis.

    En los últimos 50 años cambió la óptica sobre lo valioso o desvalioso de la edad. Se endiosó lo joven, lo bello, lo eficaz en términos productivos modernos. Por lo tanto, surgió una forma de maltrato psicológico (desvalorización) por el sólo transcurso de los años. A ello se sumó que se mantenía en el mundo esa masa de ancianos desvalidos, no patriarcas sino “peso familiar”.

    En nuestro país con la Constitución de 1949, se aprobaron una serie de normas que contemplaban “Los Derechos de la Ancianidad”. Modificada la Constitución en 1957, lo único que se consagró fue el derecho a la Seguridad Social, con jubilaciones y pensiones móviles.

    Los derechos, concomiantes con deberes personales y sociales que todos tenemos, no son distintos en una u otra época de la vida. El énfasis en la protección de los DERECHOS HUMANOS en las personas mayores persigue la superación de las situaciones de desventaja existentes, más no generar sistemas que perpetúen las discriminaciones y las situaciones de inferioridad.

    Vivimos en un mundo donde impera la VIOLENCIA, producto de una crisis integral, política, social y económica que castiga duramente a amplios sectores sociales. Dentro de este contexto, son excluidos del sistema social, un gran número de seres humanos pertenecientes a los sectores más vulnerables de la población: niños, jóvenes, discapacitados, mujeres y ancianos. Estos grupos son los que más sufren VIOLENCIA SOCIAL en sus múltiples facetas:

    "Las actividades violentas afloran y se descargan sobre los más débiles "

    La violencia contra los grupos más vulnerables, tiene que tener su correlato de repulsa social, y la respuesta tiene que estar dada por la sensibilización de las personas que por su profesión o llegada a los diversos sectores comprometidos en el problema, deberán establecer estrategias para la acción.

    DEFINICIÓN

    Es un problema importante en la actualidad la no-resolución aún de las definiciones exactas sobre el concepto y límites del abuso y abandono en las personas mayores, de la verdadera prevalencia e incidencia del problema y del grado del mismo. El resolver todo esto es uno de los principales objetivos que ocupan a todo profesional gerontológico, ya que las dificultades, o lo más común, la ausencia de diagnóstico, da lugar sistemáticamente a la falta de medidas que palien o resuelvan el problema.

    Lo principal es que exista un consenso en la definición entre los profesionales que tratan con los ancianos y que no se dé, como en la actualidad, la coexistencia de diferentes significados atribuidos a este tema. Así, mientras que el aparato policial y judicial entiende por MALOS TRATOS “ las infracciones previstas en el código penal”. Los profesionales de los servicios socio-sanitarios tienen una visión más amplia También los responsables de los servicios de ayuda y cuidados en el domicilio, los directores de las residencias y centros de larga estancia tienen otra concepción especialmente dirigida a preservar los derechos de los residentes.

    “La ausencia de consenso en la definición del fenómeno hace imposible poner en práctica medidas válidas y fiables sobre un plan psicométrico en referencia a los malos tratos y a la negligencia “ (Stone)

    Respecto a este problema de diagnóstico todos los investigadores se basan en tres elementos para aproximarse más o menos a este concepto:

  • Definiciones connotativas: Tienden a precisar el sentido completo de los malos tratos en el domicilio de los ancianos. Así como las consecuencias de estos hechos en la víctima.

  • Definiciones estructurales: Nombran las diferentes formas y criterios utilizados para evaluar los malos tratos. Los sentimientos múltiples que provocan. La principal utilización es la de motivar una comunicación eficaz entre los diversos grupos de profesionales y de defensa

  • Definiciones descriptivas: Citan simplemente el ejemplo de los malos tratos. Esta tiene la ventaja de poder constituir encuestas para la investigación del tema. También elaboran listas sobre el comportamiento de la persona abusiva.

  • Sí la mayor parte de las definiciones encierran la idea del maltrato al anciano como:

    “Una conducta destructiva contra una persona mayor, que ocurre en el contexto de una relación que denota confianza y reviste suficiente intensidad para producir efectos nocivos de carácter físico, psicológico, social y/o financiero, que provocan innecesario sufrimiento, lesión, dolor pérdida y/o disminución de los derechos humanos y disminución de la calidad de vida para la persona mayor “

    Independientemente de la gran confusión que rodea a las definiciones y a los términos, existe cierto acuerdo sobre los tipos de abandono y maltrato a los ancianos. Así, el Consejo de Europa ha adoptado una definición, la cual encierra todas las informaciones de carácter general y que han podido ser verificadas por distintas organizaciones y profesionales, llegando a definir EL MALTRATO EN LOS ANCIANOS como:

    “Todo acto u omisión cometida contra una persona mayor, en el cuadro de la vida familiar o institucional y que atente contra su

    Vida, la seguridad económica, la integridad física, su libertad o comprometa gravemente el desarrollo de su personalidad”

    Junto a esta definición existe una clasificación internacional de los malos tratos que puede recibir este sector de la población en los diferentes ámbitos de su vida social.

    TIPOS DE MALTRATO.

    MALTRATO ECONÓMICO

    La persona mayor no sólo es miembro de la familia, sino también de la Sociedad, es decir, un ciudadano con una historia productiva, creador de riqueza social y, por lo tanto, con plenos derechos para exigir que la Sociedad, a través del Estado, le devuelva parte de su contribución social en forma de pensiones y jubilaciones suficientes, viviendas adecuadas y servicios sociales que le garanticen una vida digna, autónoma y libre.

    Por una mera cuestión cronológica los ancianos son a veces desapoderados de la administración de sus bienes, por sus parientes más jóvenes, instaurando una tutela que ninguna norma prevé. Están impedidos de solicitar y/o ser avales de un crédito, basados en normas escritas o no, en establecimientos bancarios. Se los exime de votar, incitando una apatía política que conlleva a no considerar el peso electoral de ese sector y, por lo tanto, considerarlo la variable de ajuste en la economía nacional.

    Respecto del usufructo vitalicio, usufructuar significa que alguien disfrute de algo sin implicar una pérdida o despojo para el anciano. Señalamos la gravedad que puede llegar a significar la venta o el disponer por parte de miembros de la familia de la vivienda u otros bienes del Anciano, sin consultarlo. Esta situación de decidir por él y no con él, produce un deterioro grave en su Calidad de Vida, e incuestionablemente se convierte en abuso y maltrato, ya que se trata de un comportamiento intencional.

    Por ultimo una de las manifestaciones más crueles del maltrato económico son los haberes jubilatorios tan escasos, que impiden a los Mayores llevar una vida independiente y digna.

    VIOLENCIA ESTRUCTURAL:

    En la configuración arquitectónica de la mayoría de las casas donde viven Mayores, no se tiene previsto la adaptación, ni la seguridad que posibilite la autonomía de vida.

    Asimismo ante el creciente desplazamiento poblacional de las áreas rurales a las altamente urbanizadas, es imprescindible adaptar las ciudades para que sus ancianos puedan acceder sin impedimentos donde necesiten concurrir.

    Los planificadores urbanos y los decididores políticos no pueden dejar de tener en cuenta que un porcentaje elevado de habitantes son Adultos Mayores; sin embargo los semáforos no están regulados tomando en cuenta esta problemática, y a diario, podemos observar el pánico de nuestros viejos cuando deben cruzar alguna avenida. Otro grave problema son los medios de transporte colectivo, que no sólo presentan la dificultad del ascenso y descenso, sino los agravios de que son objeto por estas dificultades, y al igual que en edificios, mercados, consultorios médicos, clínicas, oficinas que estando ubicadas en pisos superiores y no posean ascensores, constituyen verdaderas barreras arquitectónicas que dificultan su movilidad, también puertas giratorias, desniveles, etc. incluyendo el hacinamiento en la vivienda familiar o institucional.

    No tomar conciencia de estas realidades, implica generar situaciones que devienen, al limitar su campo social, en otra forma de maltrato.

    MALTRATO FÍSICO

    Si bien las escasas estadísticas no reflejan la realidad en su totalidad, se manifiesta en forma de golpes y todo tipo de maltrato corporal. Estas situaciones se incrementan cuando las víctimas son:

    * Personas obesas;

    * Que permanecen mucho tiempo en cama, (incluye falta de habilidad para asearlo).

    * Dementizadas;

    * Enfermedades crónicas incapacitantes de origen físico o mental,

    * Hipoacúsicas o con algún otro tipo de discapacidad,

    * Incontinentes.

    Generando a veces en el cuidador, abuso y maltrato.

    Otras formas son:

    * Situaciones de abandono,

    * Desnutrición,

    * Descuido de la salud, que se puede expresar como submedicación o sobremedicación, malas condiciones de habitabilidad, medio ambiente de riesgo, cuyos indicadores son, falta de luz, ventilación defectuosa, inexistencia de servicios higiénicos sanitarios, calefacción, confinándolo en lugares sanitariamente inadmisibles.

    * Familias en las cuales a través de las distintas generaciones, la violencia corporal es aceptada como práctica cultural que no se cuestiona y tal vez fue considerada siempre como la forma normal de las interacciones personales y de la resolución de conflictos.

    MALTRATO PSICOLÓGICO

    Cuando los Mayores se convierten en dependientes económicos, físicos y emocionales de sus hijos, muchas veces se invierten los roles, él tener que dejar el rol de adulto independiente para ocupar el rol de adulto dependiente, los coloca en una situación de riesgo. Si se trata de una familia con características violentas, el Anciano es víctima de las mismas conductas autoritarias y humillantes que reciben los niños. Por otro lado, como todo ser considerado "débil", puede convertirse en el "chivo expiatorio" de todas las tensiones y conflictos de la familia. A veces la violencia es el medio de comunicación para "controlar" y "manejar" a la persona anciana. El no escuchar o prestar poca atención a la necesidad de comunicarse por parte del Adulto Mayor, lleva a una disminución de la interacción social.

    Se manifiesta también en forma de insultos, agravios que de una u otra manera, subestiman al anciano. Pero cualquiera sea la causa del maltrato psicológico, sabemos que puede generar en él problemas tan serios como depresión y aislamiento, llegando en algunos casos extremos hasta el suicidio.

    ABUSO SEXUAL

    Si como venimos exponiendo, "ponerle voz al silencio", con relación a la violencia y el maltrato en sus diversas manifestaciones, resulta aun costoso para una sociedad que muchas veces se comporta como sí "aquí no-pasa nada", es de imaginar cuanto más difícil se torna cuando se debe abordar la problemática de abuso sexual, porque aun hoy en día todo lo relacionado con sexualidad y genitalidad sigue teñido por tabúes y prejuicios.

    Las ancianas, por lo general no denuncian este tipo de maltrato por tratarse de personas de edad ellas mismas tienen internalizados muchos prejuicios que arrastran desde su niñez y se puede ejemplificar así:

    Mito: Sólo las jóvenes atractivas y provocativas son violadas.

    Realidad: Todas las mujeres pueden ser víctimas de un asalto sexual.

    La Sociedad exigen que se adecuen sus conductas al "rol" o "imagen social" que se tiene de los Mayores, sin importar lo que las personas quieren ser, y así sufren los "tabúes sociales" más que la carga de los años. Incluimos la desvalorización de la persona abusada como sujeto de derecho a ejercer su sexualidad.

    El mito del "viejo verde" o el de la inexistencia de todo apetito sexual, contrasta con la realidad que habla de "una actividad y un interés sexual tan propios de la vejez como de cualquier otra etapa de la vida"

    Este tipo de violencia se agrava significativamente para aquellos casos en que los Mayores están institucionalizados. Prejuiciosamente se impide el ejercicio adecuado de la sexualidad por carencia de espacios privados y falta de intimidad, prohibiciones para salir en pareja, enamorarse, mantener relaciones, volver a casarse, etc.

    Es imprescindible que la sociedad y la familia tengan una actitud franca, abierta, de aceptación de la sexualidad como un elemento importante en la vida del ser humano, que pueda contribuir al bienestar, a la dicha, a la felicidad de los ancianos, al desarrollo positivo de la personalidad, una actitud libre de prejuicios y tabúes, libre de censura y reservas.

    VIOLACIÓN DE DERECHOS:

    Todos los adultos tienen derechos inalienables protegidos por las leyes de sus respectivos países. Estos derechos incluyen la libertad a no ser sometido a trabajos duros, la libertad de reunión, de prensa, de religión, el derecho a un adecuado tratamiento médico, el derecho a no ser declarado incompetente sin un proceso legal justo, el derecho al voto, el derecho a ser tratado con cortesía, dignidad y respeto. La violación de estos derechos puede incluir no permitir la visita de amigos, leer el correo personal, asistir a la iglesia, coaccionarle para que emita el voto en un determinado sentido contrario a la ideología del anciano, etc...

    La mayoría de los casos de abandono y abuso en los ancianos incluye alguna violación de sus derechos.

    VIOLENCIA MEDICAMENTOSA:

    También podemos considerar como maltrato la inadecuada medicación en un sentido u otro, a través de la administración de neurolépticos u otros medicamentos con el fin de conseguir que la persona mayor esté siempre tranquila. Este tipo de maltrato se suele dar mas en las instituciones, aunque también se puede observar dentro del propio domicilio familiar.

    Violencia en ancianos
    En el otro sentido podemos considerar como maltrato la no-administración de medicamentos correctamente recetada por cualquier facultativo y que conscientemente no se le es administrada a la persona anciana.

    NEGLIGENCIA:

    Por último, otra forma de violencia que sistemáticamente se le proporciona a los ancianos es, la negligencia en un sentido activo o pasivo.

    Entre la negligencia activa como violencia hacia la persona mayor, podemos considerar la privación voluntaria de libertad. Al anciano se le fuerza para que se quede en la cama o sentado en una silla. También podemos considerar como maltrato el privar a la persona mayor de comida, bebida o higiene.

    En cuanto a la negligencia pasiva, es uno de los maltratos más comunes que sufren las personas mayores, en estos casos nos estamos refiriendo al olvido, es decir cuando al anciano no se le tiene en cuenta para nada, se le confina en él ultimo rincón del hábitat familiar o institucional y se olvida llamarle para comer, aseo, hablar, relacionarse, etc...

    Hecha esta aproximación sobre la definición de maltrato en la persona mayor, así, como las diferentes formas que este puede adoptar, nos toca ahora abordar donde y en que lugar se producen los malos tratos.

    3. MALTRATO INSTITUCIONAL.

    3.1. MALTRATO RESIDENCIAL.

    Hoy por hoy, las residencias son consideradas ventajosas y la gente mayor suele ser forzada a ingresar en las instituciones demasiado pronto, por cuyo motivo se siente abandonada, estafada y, a menudo, maltratada, sin que nadie se halla molestado en preguntarles que es lo que ellos quieren, lo cual constituye una violación de sus derechos. Muchos son victimas de chantaje moral para obtener su consentimiento.

    Por otro lado hay falta de investigación sistematizada sobre los malos tratos que se producen en las instituciones. Lau y Kosberg (1979) apuntan que un 9'6% de los ancianos institucionalizados sufren alguna clase de abuso. Entre estos la mayoría sufren graves daños físicos y mentales, y a muchos se les priva de sus derechos.

    Entre las formas más frecuentes de maltrato destacamos la agresión verbal, seguida de la negación por parte de las residencias de unos niveles básicos de intimidad a sus usuarios. Un 70% de estas instituciones pretenden que los ancianos hagan uso de sus orinales dentro de sus dormitorios ante sus compañeros de cuarto. Una alta proporción de hogares asistenciales no permiten que sus pacientes puedan cerrar sus habitaciones ni desde el interior ni desde el exterior (73%).

    Las actitudes negativas hacia los ancianos pueden resultar mas patentes en los servicios asistenciales de larga estancia. Kayser-Jones a agrupado las denuncias mas frecuentes sobre abusos del personal de las instituciones en cuatro categorías:

  • Infantilización: Tratar al paciente como si fuera un niño irresponsable en el que no se puede confiar.

  • Despersonalización: Proporcionar servicios de acuerdo con unos criterios generales que desatienden las necesidades particulares del paciente.

  • Deshumanización: Ya no solo ignorar al anciano, sino despojarlo de su intimidad y de su capacidad para asumir responsabilidades en su propia vida.

  • Violencia en ancianos
    Victimización: Ataques a la integridad física y moral de los ancianos mediante amenazas, intimidación y agresiones verbales; Robo, chantaje o castigos corporales.

  • 3.2. MALTRATO EN EL SISTEMA SANITARIO

    Durante el proceso individual e inevitable de envejecer, se van produciendo una serie de modificaciones morfológicas y funcionales que unidas a un mayor riesgo de padecer enfermedades crónicas e invalidantes, hacen que, a pesar de la gran capacidad de adaptación de las personas que se encuentran en este grupo de edad, en ocasiones las limitaciones en su autocuidado serán tan importantes que pasen de una situación de independencia a una de dependencia de familiares, servicios sociales y o sanitarios.

    Todo lo expuesto no lleva a pensar en la vejez como una etapa de desarrollo humano donde los factores de riesgo de padecer maltrato aumenta al mismo tiempo que la edad.

    Entre las teorías mas conocidas que intentan explicar los mecanismos que desatan el maltrato a los ancianos se encuentran:

    • Las que enfatizan su vulnerabilidad y dependencia de otros para conseguir su bienestar.

    • Las que le dan gran importancia a las actitudes sociales negativas hacia este grupo de edad.

    • Las adscriben el fenómeno a la dinámica familiar (niño maltratado que maltrata a sus padres).

    • Las que están centradas en las características del maltratante (problemas psicopatológicos, abusador, negligente, incapaz de establecer relaciones afectivas con los ancianos).

    • Por último el resentimiento y frustración hacia los ancianos dependientes largo tiempo, que producen una gran tensión en el proveedor de cuidados.

    Cada una de ellas, o la asociación de varias, son generadoras de la mayoría de los abusos a los ancianos.

    Los ámbitos donde estos mecanismos destacan pueden ser de los más variado, el seno familiar, comunidades de vecinos, transporte, oficinas de la administración, empresas de distintos productos que emplean agresivas técnicas de venta, residencias privadas o publicas, servicios sociales o sanitarios.

    El estudio de maltrato al anciano en los servicios de salud, desde la profesión de enfermera, es el paso previo a actuar como garantía de los derechos de los ancianos a nuestro cuidado, ante la familia, compañeros o los responsables de la propia institución.

    Llevamos algunos años escuchando hablar de la necesaria reorientación de los servicios sanitarios, no podemos seguir manteniendo solamente servicios tecnológicos excesivamente caros, dedicados básicamente al diagnostico y tratamiento de las enfermedades.

    La centralización de la asistencia en hospitales de vanguardia para patología aguda, carece de sentido cuando una parte importante de una población lo que requiere cuidados enfocados a la prevención de secuelas y rehabilitación de la enfermedades crónicas que padecen.

    El problema evidentemente no se soluciona manteniendo la situación actual en los grandes hospitales y derivando los pacientes crónicos en su mayoría ancianos a los hospitales concertados de tercera categoría, donde los cuidados que se ofertan son muchas veces por una u otra razón de baja calidad.

    También es necesario tener en cuenta, que en estructuras centradas en él diagnostico y la curación, ante la cronificación de la enfermedad o la muerte, las respuesta puede ser la frustración, y esta suele acabar de una forma u otra en maltrato.

    Si a todos, independientemente de nuestra edad, nos afecta un prolongado tratamiento o el ingreso en una institución sanitaria, por el cambio de hábitos, alimentación, entorno hostil, la falta de información, y, sobretodo la eliminación del contacto afectivo, que crea una alto grado de ansiedad, la situación se agrava cuando el paciente es un anciano.

    A la ansiedad podemos añadir el miedo, el aislamiento que frecuentemente sufren ancianos hospitalizados, y la desorientación, problema que puede conducirlos a situaciones de demencia transitoria de mayor o menor duración, pero que siempre lleva unido un gran sufrimiento.

    RECOMENDACIONES

    Los médicos que atienden a ancianos deben:

    • Identificar al anciano que pueda haber sufrido maltrato y o abandono.

    • Proporcionar una evaluación y tratamiento medico por los daños producidos por el abuso y o abandono.

    • Permanecer objetivo y no emitir su opinión.

    • Intentar establecer o mantener una relación terapéutica con la familia (por lo general, él medico es el único profesional que mantiene un contacto duradero con el paciente y la familia).

    • Informar toda sospecha de casos de maltrato y o abusos de ancianos, conforme la legislación local.

    • Utilizar un equipo multidisciplinario de tratantes de las profesiones médicas, servicios sociales, salud mental, y legal, cada vez que sea posible.

    • Estimular la generación y utilización de recursos comunitarios de apoyo que entregue servicios domiciliarios, reposo y disminución del estrés a las familias de alto riesgo.

    Violencia en ancianos

  • MALTRATO DENTRO DE LA FAMILIA

  • Los ancianos presentan patologías múltiples como problemas motores, psíquicos y de orientación. Debido a esto, necesitan ayuda en sus actividades diarias, circunstancia que puede llevar a un estado de dependencia. Esta situación puede hacer que sus familias los consideren como una carga y limiten la atención y servicios a un mínimo. Es contra estos antecedentes que se debe considera el tema del maltrato de ancianos.

    El maltrato de ancianos se puede manifestar de diversas maneras, como físico, psicológico, financiero y/o material, maltrato médico o autoabandono. Las diferencias en la definición de maltrato de ancianos presentan dificultades al comparar las causas y naturaleza del problema. Se han propuesto algunas hipótesis preliminares sobre la etiología del maltrato de ancianos, incluidas: la dependencia de otros para prestar servicios, falta de lazos familiares estrechos, violencia familiar, falta de recursos económicos, psicopatología de la persona que maltrata, falta de apoyo comunitario y factores institucionales, como bajas remuneraciones y malas condiciones de trabajo que contribuyen a actitudes pesimistas de las personas a cargo, lo que trae como resultado el abandono de los ancianos.

    Muchas veces los ancianos, por vergüenza o para proteger a otros, encubren la situación de la que son objeto. Se produce un sentimiento contradictorio en el anciano, de afecto, rechazo y dependencia emocional ante quien ejerce violencia hacia él.

    La observación sensible, la escucha atenta y la actitud receptiva son algunos de los recursos con que contamos para identificar a un anciano maltratado.

    Tanto la violencia social (necesidades básicas insatisfechas) como la violencia familiar, con sus dificultades y costos (pues los ancianos deben denunciar a sus propios hijos o familiares de los cuales en general dependen afectiva y/o económicamente) son aspectos que tenemos que tener en claro al abordar esta problemática especifica.

    La violencia familiar es un proceso cíclico y se desarrolla en tres fases:

    1º) FASE:

    Denominada de `'ACUMULACIÓN DE TENSIONES", provoca la sumatoria de incidentes que van incrementándose en intensidad y hostilidad. Predominan las agresiones verbales acompañadas o no por golpes menores.

    La violencia se desata por causas distintas a los motivos intrascendentes que la provocan; no tienen que ver con la actitud de la víctima.

    Una vez iniciado el proceso es difícil que se detenga.

    2º) FASE:

    Denominada "'EPISODIO AGUDO' circunstancia en la se genera una situación que varía en grado de gravedad desde la destrucción de objetos, golpes, abuso sexual hasta el eventual homicidio o suicidio.

    Las circunstancias son de gran nivel de inestabilidad, impredictibilidad, destructibidad y de corta duración.

    En esta fase a veces se pide ayuda y/o abandona el hogar; a veces opta por recluirse aun más porque sus lesiones son visibles.

    3º) FASE:

    Denominada "LUNA DE MIEL" en la que se produce el arrepentimiento, a veces inmediato junto con la promesa de que nunca más volverá a ocurrir. La actitud de la persona maltratada suele ser sentirse culpable de haber provocado la situación, dudar de las situaciones tomadas, volver al hogar y/o abandonar los tratamientos psicológicos.

    Cabe advertir que ciertos mitos sociales muy arraigados en la sociedad son perjudiciales, sobre todo los referentes a considerar a la violencia familiar como asociada a clases sociales bajas, alcoholismo o drogadicción, falta de trabajo o como algo innato al ser humano, debido a que de ésta manera se plantea una situación rígida e irreversible, y que no es tal.

    Ya que si bien puede ser factores coadyuvantes, no significa que la generen.

    El fenómeno de maltrato de ancianos es cada vez más reconocido por establecimientos médicos y organismos sociales, porque es un grave problema social, con raíces que son culturales y psicológicas, no importa el nivel económico o educativo de quien lo ejerce o lo padece. El maltrato vulnera los derechos fundamentales de las personas, por eso es un problema de todos, y es la sociedad en su conjunto, quien puede y debe cumplir un papel importante en todo esto.

    PRINCIPIOS GENERALES DE LOS ANCIANOS

  • Los ancianos deben tener los mismos derechos a atención, bienestar y respeto que los demás seres humanos.

  • La Asociación Médica Mundial reconoce que es responsabilidad del médico proteger los intereses físicos y síquicos de los ancianos.

  • El médico debe velar, si es consultado por el anciano directamente, el hogar o la familia, por que el anciano reciba la mejor atención posible.

  • El médico que constate o sospeche de maltrato, en el sentido de esta declaración debe discutir la situación con los encargados, sea la familia o el hogar. Si se confirma que existe el maltrato o se considera una muerte sospechosa, el médico debe informar a las autoridades correspondientes.

  • Para garantizar la protección del anciano en cualquier ambiente, no debe haber restricciones a su derecho de elegir libremente el médico. Las asociaciones médicas nacionales deben luchar para que dicha libre elección sea respetada en el sistema médico-social.

  • 5. ATENCION MULTIDISCIPLINAR DEL ANCIANO MALTRATADO

    Como la mayor parte de los problemas que presenta el paciente anciano, los abusos y la negligencia demandan una asistencia multidisciplinar.

    Idealmente, el equipo multidisciplinar debería estar formado por los siguientes profesionales: médicos, trabajadores sociales, psicólogos y expertos en Derecho.

    En la atención multidisciplinar del anciano maltratado, el papel del médico es complejo y muy importante. Sus principales funciones son las siguientes:

    • Identificar los casos de negligencia y/o abuso.

    • Efectuar una valoración geriátrica completa (clínica, funcional, mental y social) para conseguir una asistencia integral. Es importante valorar el grado de dependencia funcional del anciano maltratado, así como si presenta o no deterioro cognitivo.

    • Realizar un tratamiento adecuado de las consecuencias directas de los abusos físicos y/o negligencia. Asimismo, efectuará intervenciones médicas para aminorar los síntomas que pueden ocasionar estrés en el cuidador.

    • Referir el problema a los servicios sociales y denunciar la situación.

    Es fundamental el equipo multidisciplinar para que la valoración del paciente sea lo más completa posible.

    Un problema ocasional que se le puede presentar al médico desde el punto de vista ético es la dualidad derivada de ser el responsable de la salud tanto del anciano como del presunto agresor. Obviamente, en este caso deberá tomar partido por la parte más débil y, si fuera preciso, delegar en algún compañero sus funciones como responsable de la salud de la otra parte.

    Violencia en ancianos
    En la figura 1 se ofrece un posible esquema de atención multidisciplinar del anciano maltratado.

    FIGURA 1. Atención multidisciplinar del anciano maltratado.

    6. PREVENCIÓN Y DETECCIÓN

  • PREVENCION DE ABUSOS Y MALOS TRATOS EN EL ANCIANO

  • Es preciso distinguir tres niveles de prevención: primaria, secundaria y terciaria:

    - La prevención primaria: debe asumir que todo anciano tiene riesgo de presentar este problema e intentar proporcionar ayuda a todos los individuos comprometidos en el cuidado de las personas ancianas, así como a todos los ancianos, dependan o no de sus cuidadores

    • La prevención secundaria: esta implica la identificación de los factores de riesgo de malos tratos al anciano y la realización de programas de prevención para localizar a individuos y familias de alto riesgo. La única manera de prevenir los malos tratos es actuando sobre los factores de riesgo de abusos y/o negligencia al anciano.

    - La prevención terciaria: consiste en intentar prevenir nuevos eventos una vez que ya ha tenido lugar alguno con anterioridad e incluye la intervención legal.

    Los programas de educación familiar, la terapia familiar, los servicios de apoyo familiar que han sido desarrollados para los problemas de abusos y malos tratos al anciano no consiguen con la intensidad que quisiéramos la prevención de nuevos sucesos. La experiencia indica que la intervención legal sí que suele evitar le existencia de malos tratos en el seno familiar.

    Actualmente se están diseñando programas para los distintos niveles de prevención, sobre todo para la primaria y secundaria. Los modelos de prevención terciaria han comenzado ya a ofrecer los primeros resultados alentadores.

  • DETECCIÓN

  • Principales factores de riesgo de abusos y malos tratos al anciano

  • * Deterioro funcional del anciano. (Dependencia importante para las actividades de la vida diaria).

    * Alteración de las funciones cognitivas. (Reducción de las capacidades intelectuales de una persona mayor).

    * Convivir en el mismo domicilio por acuerdo previo. (El responsable del abuso habita con la víctima),

    * Cuidador con alteraciones psicológicas.

    *Ambiente familiar perturbado por causas externas,

    * Historia previa de violencia familiar.

  • Perfil de la víctima y del responsable de los malos tratos

  • PERFIL DE LA POSIBLE VICTIMA

    - Sexo: Mujer

    - Edad: 75 años o más

    - Estado civil: Viuda

    - Importante deterioro funcional por una enfermedad crónica y/o progresiva (enfermedad de Alzheimer, enf. de Parkinson, ACV).

    - Dependiente de su cuidador para la mayoría de las actividades de la vida diaria.

    - Portadora de problemas y conductas anómalas: incontinencia, agresividad, agitación nocturna.

    - Convive con un familiar que es el principal y único cuidador.

    - Antecedentes previos de lesiones inexplicables y recurrentes.

    - Presenta signos de malnutrición, deshidratación, mala higiene o intoxicación medicamentosa.

    - Aislamiento social

    PERFIL DEL CUIDADOR RESPONSABLE DEL ABUSO

    • Parentesco con la víctima: hijo, hija, esposo.

    • No acepta el papel de cuidador. No asume la responsabilidad que ello conlleva.

    • Depende del anciano desde el punto de vista económico y la vivienda suele ser de la víctima.

    • Consumidor de fármacos, alcohol y drogas.

    • Antecedentes de enf. Psiquiátrica o alteraciones de la personalidad.

    • Tiene pobres contactos sociales.

    • Renuncia a las ayudas médicas y de la comunidad.

    • En las entrevistas suele ser hostil, irritable y suspicaz.

    • Demuestra pérdida del control de la situación.

    • Historia previa de violencia familiar (esposa, niños...)

    • Sufre estrés por causas diversas (pérdida de trabajo, portador de cualquier enfermedad, problemas conyugales).

  • Indicadores de abuso físico y psíquico

  • INDICADORES DE ABUSO FISICO

    - Heridas.

    - Contusiones:

    a) Múltiples contusiones.

    b) En muñecas, hombros, o alrededor del abdomen

    c) En los brazos

    d) De forma extrafia

    e) De coloración diferente

    f) En la zona interior de los muslos o brazos

    g) En el área genital

  • Petequias e irregulares contusiones que indican pellizcos

  • En la boca.

    • Lesiones en el aparato genital.

    • Fracturas, luxaciones y esguinces recurrentes.

    • Abrasiones o laceraciones en diferentes estadios.

    • Lesiones en la cabeza o en la cara:

    a) Fractura orbitaria

    b) Hematoma ocular en antifaz

  • Alopecia errática por tirar de forma agresiva y brusca

    • Quemaduras

    a) Lugar poco frecuente

    b) Producidas por objetos

    c) Producidas por líquidos muy calientes

    • Arañazos

    • Alteraciones emocionales de la víctima (depresión, ansiedad, nerviosismo, labilidad emocional).

    INDICADORES DE ABUSO PSIQUICO

    • Extrema cautela por parte del cuidador.

    • Amenazas de abandono y/o institucionalización.

    • Depresión.

    • Confusión.

    • Imposición de aislamiento físico y/o social.

    • Explicaciones confusas y diferentes de la víctima ante lesiones, considerando a aquélla no capacitada en su juicio.

    • Amenazas al anciano por parte del cuidador para controlar la situación.

  • Indicadores de negligencia física y psicológica

  • NEGLIGENCLA FISICA

    - Malnutrición.

    - Deshidratación hipertérmica.

    - Mala higiene corporal, boca muy séptica.

    - Ropa inadecuada para el tiempo actual o sucia.

    - Caídas de repetición,

    - Impactación fecal.

    - Gafas rotas o ausencia de las mismas cuando son necesarias.

    - Hipotermia, hipertermia.

    - Signos de intoxicación medicamentosa o de incumplimiento terapéutico.

    - Contracturas articulares por falta de movilidad.

    - Ulceras por presión en mal estado.

    NEGLIGENCLA PSICOLOGICA

    - Depresión.

    - Confusión, desorientación.

    - Ansiedad.

    - Pérdida de autoestima.

    - Mínimas conversaciones entre la víctima y el cuidador.

    • Actitud de indiferencia hacia el anciano por parte del responsable de los malos tratos.

    • El cuidador niega al anciano la posibilidad de relacionarse con otras personas.

    - Pérdida de la capacidad de toma de decisiones por parte del anciano.

  • Protocolo de detección de abusos y malos tratos al anciano

  • 1. Historia clínica y valoración geriátrica

    2. Observación del comportamiento del cuidador

    3. Aspecto general del anciano

    4. Exploración física exhaustiva

    5. Exploración psíquica completa

    6. Valoración de los recursos económicos y sociales

    7. Realización de exploraciones complementarias

  • «Indicadores sospechosos» sugerentes de abusos y malos tratos al anciano

  • *Explicaciones contradictorias o inverosímiles de las lesiones o de cómo ocurrió el incidente

    * Disparidad en el relato de la historia por parte de la víctima y del cuidador.

    • El anciano maltratado es llevado al hospital por otra persona.

    • Abandono en la sala de urgencias del hospital por su cuidador

    • Frecuentes visitas al servicio de urgencias por exacerbación de enfermedades crónicas a pesar de un tratamiento correcto y recursos adecuados.

    • Demora en la atención médica.

    • Suele haber un intervalo prolongado de tiempo entre el trauma o la enfermedad y la visita al centro médico.

    • Falta de comunicación de la víctima con el médico cuando el cuidador está presente.

    • Vivienda que presenta unas condiciones higiénicas pésimas y es inadecuada para poder vivir en ella

    • Historia previa de episodios sospechosos de malos tratos.

    • La monitorización de fármacos demuestra dosis inadecuadas infraterapéuticas o toxicidad o empleo de fármacos (psicotropos) no prescritos por el médico.

  • ESTUDIO DESCRIPTIVO DE LA OPINIÓN DE LOS ANCIANOS SOBRE MALOS TRATOS.

  • OBJETIVO:

    Conocer la opinión de las personas mayores de 65 años sobre los malos tratos a estas edades. Verificar si la opinión que la población mayor de 65 años de Granada tiene sobre el maltrato está relacionada con la capacidad de autonomía personal, al igual que la posible relación existente entre malos tratos por parte del cuidador y/o familiar al mayor con deterioro psicofísico.

    MÉTODO:

    & Muestra estratificada según censo de Granada de 1993.

    & Población mayor de 65 años.

    & La estratificación se realiza por sexo y grupos de edad en residencias y centros de día.

    & El criterio para la selección de la muestra ha sido:

    • al azar en las residencias, dependiendo de la fecha de ingreso

    • Ha sido proporcional al numero de asistentes en el caso de los centros de día eligiéndose al azar cuatro de sus talleres.

    RESULTADOS:

    Los sujetos de estudio han sido una muestra de 396 personas de 65 años y más correspondientes a 154 varones y 242 mujeres, con un nivel de confianza del 95% y una amplitud de margen de error de ± 5%. Los problemas que normalmente reconocen como maltrato son: El abandono, el rechazo social, la soledad, engaños y robos y malos tratos físicos.

    PERFIL DE LOS ENCUESTADOS

    MEDIA DE EDAD: 71'32 años.

    ESTADO CIVIL: VIUDO/A.

    ESTUDIOS: LEER/ESCRIBIR.

    SITUACIÓN ECONOMICA: PENSIONISTA.

    RESIDENCIA: URBANA.

    Nº DE ENFERMEDADES: 3'2.

    LUGARES DONDE SE REALIZAN LAS ENCUESTAS

    • Centros municipales de servicios sociales

    Chana, Ronda, Norte, Zaidín, Albayzin.

    • Centros de día de la Junta de Andalucía

    Buenos Aires, Plaza Campos, San Ildefonso, Genil, Sancho Panza, Carretera Sierra.

    • Residencias

    - Hermanos San Juan de Dios, Carmenes de Granada, Hermanitas de los Pobres.

    Cuando se es mayor y no puede valerse por sí mismo, donde se ha de estar es en una residencia

    76'3%

    NUNCA

    La responsabilidad del cuidado de los mayores corresponde a los hijos

    83'6%

    SIEMPRE

    Los mayores tienen muchos achaques y se pasan la vida quejándose

    62'7%

    EN OCASIONES

    Es preciso hablar con firmeza a los mayores porque siempre quieren llevar la razón

    73'7%

    NUNCA

    Los mayores se comportan como niños, por lo que hay que tratarlos como a tales

    92'8%

    NUNCA

    Las personas mayores se despistan fácilmente por lo que los temas económicos les ha de llevar algún familiar o persona cercana

    53'4%

    EN OCASIONES

    Los ancianos sufren atracos, engaños y robos en su propio domicilio

    62'2%

    NUNCA

    Los mayores son tratados con brusquedad

    76'5%

    EN OCASIONES

    Las personas mayores han de relacionarse solo con otras mayores

    32'7%

    NUNCA

    La persona mayor tiene el atractivo propio de su edad y le gusta arreglarse

    41'3%

    EN OCASIONES

    El mayor es muy sensible y se entristece fácilmente

    39'8%

    NUNCA

    Los cuidadores descuidan el aseo y atención de los ancianos

    67'4%

    FRECUENTEMENTE

    Los ancianos están malnutridos y deshidratados

    32'7%

    EN OCASIONES

    Los ancianos sufren abusos sexuales

    42'7%

    NO RESPONDE

    Los ancianos padecen malos tratos físicos

    63'9%

    EN OCASIONES

    Los ancianos son ignorados

    79'7%

    FRECUENTEMENTE

    CONCLUSIONES:

    La mayoría de los encuestados opinan que el maltrato a los ancianos se observa en todas las clases sociales y en cualquier nivel socioeconómico. Puede ocurrir tanto en instituciones públicas como privadas, así como en el domicilio, pero con mas frecuencia se encuentran implicados los familiares y cuidadores.

    Violencia en ancianos