VIH (Virus De La Inmunodeficiencia Humana) y SIDA (Síndrome De Inmunodeficiencia Adquirida)

Enfermedades. Virus. Falta de información. Campañas de prevención. Causas de contagio. Relaciones sexuales. Conductas. Infecciones

  • Enviado por: Gjmc
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

Es mucho lo que hemos escuchado hablar sobre el SIDA y el VIH. Son bastantes las campañas que se han hecho para evitar que se sigan propagando, pero aún existen dudas, inquietudes y poca información sobre las dos, porque pensamos que "eso no es conmigo".

Hace 20 años se identificó el VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humano) y desde entonces veinte millones de personas en el mundo han muerto por su causa. En el pasado, los grupos de más alto riesgo los integraban los homosexuales y las personas que usaban jeringas para drogarse. Ahora las cosas han cambiado, y ese grupo lo integran heterosexuales y adolescentes.

Por eso, es muy alarmante que de los 40 millones de personas que en este momento se encuentran infectadas, la tercera parte -unos 13 millones-, son jóvenes entre 15 y 24 años, y lo más triste o preocupante es que no tienen ni idea de que son portadores.

Una cosa es una cosa...
Una cosa es el VIH y otra muy distinta el SIDA. Claro que la primera causa la segunda. Para que nos quede claro, el VIH es un virus que ataca nuestro sistema de defensas y hace que nuestro cuerpo quede indefenso ante gran variedad de enfermedades, sobre todo de tipo infeccioso, causadas por bacterias, hongos y otros virus.

En cambio, el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es una enfermedad ocasionada por el VIH -es su etapa final o de crisis-, que se caracteriza por la aparición de numerosas enfermedades infecciosas y tiene como principales síntomas: agotamiento prolongado e inexplicable, glándulas hinchadas, fiebre que dura más de 10 días, resfriados, exceso de sudoración, dolor de garganta, tos, diarrea frecuente, pérdida de peso, ansiedad y erupciones en la piel.

No todos los portadores del VIH tienen SIDA, incluso pueden permanecer mucho tiempo en las fases iniciales, retardando la aparición de los síntomas de la enfermedad.

Rompe con los mitos
Son muchos los mitos, los cuentos y las historias que se tejen alrededor del SIDA, incluso algunos han afirmado que son múltiples las causas de contagio y que estamos en una situación de riesgo permanente.

Realmente, el VIH se encuentra en la sangre, el semen o esperma, la saliva, las lágrimas, el tejido nervioso, la leche materna y las secreciones del tracto genital. Sin embargo, está probado que sólo la sangre, el semen, las secreciones de tracto genital y la leche materna son las que transmiten la infección.

TE CONTAGIAS

  • A través del contacto sexual, incluyendo sexo vaginal, anal y oral, con personas infectadas y sin protección (preservativos).

  • Por medio de la sangre mediante transfusiones o agujas infectadas.

  • A través de heridas en la piel, mucosa vaginal o mucosa anal y pinchazos.

NO TE CONTAGIAS

  • Con besos, caricias y abrazos

  • Con actividades de la vida cotidiana.

  • Si compartes alimentos, vasos, platos o cubiertos o algunos muebles.

  • Si compartes la ropa o tu toalla.

  • Si te bañas en playas o piscinas públicas.

  • Si te pican insectos o mosquitos.

  • Si haces una donación de sangre y la jeringa que utilizan está nueva y esterilizada.

  • Si utilizas baños públicos.· Si visitas enfermos en hospitales o clínicas.

Para evitarlo...qué debes hacer?
Por ser joven eres más susceptible al contagio por VIH, pero al mismo tiempo, puedes ayudar a cambiar el curso de la epidemia y por consiguiente, la calidad de vida de millones de personas en el mundo.

Simplemente sigue los siguientes consejos y cuida tu salud física y mental.

En cuanto a las relaciones sexuales:

  • La abstinencia es la manera más segura y única de prevenir la transmisión sexual del virus, pero, si tienes una pareja sexual estable, debes ser fiel y utilizar preservativos al momento de tener relaciones.

  • Debes conocer bien a tu pareja y establecer con él una relación de confianza y comunicación abierta y sincera. Saber cómo fueron sus relaciones sexuales pasadas, si ha usado drogas intravenosas y por supuesto, si se encuentra bien de salud.

  • Si no tienes un compañero permanente, trata de no tener ningún intercambio sexual con personas que sospeches o que sepas que tienen VIH o SIDA, que sean promiscuas, que tengan varias parejas o que se administren drogas intravenosas.

En cuanto a otro tipo de conductas:

  • Trata de no ingerir mucha cantidad de alcohol o de consumir drogas, pues esto disminuye tu capacidad de reacción y tu voluntad de tener sexo responsable.

  • No uses drogas intravenosas, y mucho menos compartas agujas o jeringas.

  • Evita el contacto con heridas con sangre, hemorragias nasales etc, sobretodo cuando no conoces a la persona que las tiene.

  • Los elementos de cuidado corporal como tijeras, hojas de afeitar, cepillo de dientes, pinzas, etc, presentan un gran riesgo de transmisión de VIH, porque pueden entrar en contacto con la sangre. Nunca las compartas.

  • cuando quieras donar sangre, asegúrate de hacerlo en un Banco de Sangre o en una institución hospitalaria reconocida, donde tengas la certeza de que tienen un manejo higiénico del proceso y que utilizan jeringas desechables, que destruyen cuando terminan de usarlas.

Sabias que:

  • La mitad de las nuevas infecciones -7.000 diarias- afectan a jóvenes entre los 15 y 24 años?

  • África es el continente más afectado por el virus

  • Los jóvenes somos los más vulnerables debido a los comportamientos sexuales de riesgo

  • Muchos jóvenes consideran que el VIH no es una amenaza para ellos

  • Las relaciones sexuales forzadas pueden ocasionar lesiones en el aparato genital, incrementando las posibilidades de contraer VIH

En algunos de los países más afectados, las mujeres adolescentes están contrayendo la infección seis veces más que los muchachos de la misma edad