Vida y Obra de Andrés Bello

Literatura. Literatura iberoamericana. Siglo XIX. Poesía. Neoclasicismo. Romanticismo. Humanismo

  • Enviado por: Luxi
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 12 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCION

El pensamiento de la ilustración influyó grandemente en la cultura y la política de Hispanoamérica. Al decir ello se entiende que fue notable su influencia. Puede vérsela hacia el siglo XVIII y en algunos decenios del XIX. Los ideólogos de la emancipación del continente y de su inmediata organización republicana debieron mucho de su formación a la nueva filosofía europea.

Ese origen y las exigencias políticas de la época prendieron en la conciencia de los neoclásicos hispanoamericanos el interés por la libertad y la suerte de sus pueblos. Las ideas liberales -de lucha contra la tiranía y la intolerancia- movieron su pluma y levantaron su elocuencia.

En nuestro país se encuentran durante la revolución de la Independencia:

Simón Bolívar usó su pluma para defender y divulgar los principios republicanos, y a veces para expresar sus emociones y vivencias personales. Las creaciones literarias que marcarán pauta pertenecerán a los géneros de la prosa y la poesía de sabor neoclásico de Andrés Bello del cual en este trabajos describe su bibliografía y uno de sus poemas Silva a la Agricultura A su lado, destaca la escritura genial de ruptura y parodia de Simón Rodríguez.

Vida y obra de Andrés Bello

Andrés de Jesús María y José Bello López (caracas, 29 de noviembre de 1781 - Santiago de Chile15 de octubre de 1865) fue un filósofopoetafilólogoeducador y jurista venezolano, considerado como uno de los humanistas más importantes de América. De una profunda educación autodidacta, nació en la ciudad de Caracas, capital de la para entonces Capitanía General de Venezuela, donde vivió hasta 1810. Fue maestro del Libertador Simón Bolívar y participó en el proceso revolucionario que llevaría a la independencia de Venezuela. Como parte del bando revolucionario, integró la primera misión diplomática a Londres conjuntamente con Méndez y Simón Bolívar. En Londres reside por casi dos décadas y en 1829 se embarca para Chile, donde es contratado por el gobierno, desarrollando grandes obras en el campo del derecho y las humanidades. Como reconocimiento a su mérito humanístico, el Congreso Nacional de Chile le otorgó la nacionalidad por gracia en 1832. Poeta, ensayista, político, traductor y humanista venezolano. Revolucionario partícipe del proceso de independencia de su país y diplomático reconocido. Además de su obra poética se destaca su preocupación por el cuidado del idioma y su labor como gramático. Parte de su obra poética se encuentra compilada en El romance a un samán, A un artista y Mis deseos.

En Santiago alcanzaría a desempeñar cargos como senador y profesor, además de dirigir diversos periódicos del lugar. En su desempeño como legislador sería el principal impulsor y redactor del Código Civil, una de las obras jurídicas americanas más novedosas e influyentes de su época. Bajo su inspiración y con su decisivo apoyo, en 1842 se crea la Universidad de Chile, institución de la que se convertirá en su primer rector por más de dos décadas. Entre sus principales obras, se cuenta su Gramática del idioma castellano (Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos y los esclavos españoles), los Principios del derecho de gentes, la poesía Silva a la agricultura de la zona tórrida y el Resumen de la Historia de Venezuela.

Él fue el hijo primogénito de don Bartolomé de Bello y Bello, Abogado y Fiscal (1758-1804) y de doña Ana Antonia López y Delgado. En su Caracas natal el joven Andrés cursó las primeras letras en la academia de Ramón Vanlonsten. Leyó los clásicos del siglo de oro, y desde muy joven frecuentaba el Convento de Las Mercedes, donde aprende latín de manos del padre Cristóbal de Quesada. A la muerte de éste (1796) Bello traduce el libro V de la Eneida.

En 1797 comienza estudios en la Real y Pontificia Universidad de Caracas, graduándose de Bachiller en Artes el 14 de junio de 1800. Ese mismo año, antes de graduarse, recibe en Caracas al naturalista alemán Alexander von Humboldt y a su compañero, Aimé Bonpland, y los acompaña a subir y explorar el Cerro Ávila.

En su ciudad natal realiza también estudios inacabados de derecho y medicina, aprende por su propia cuenta inglés y francés, y da clases particulares, contándose el joven Simón Bolívar entre sus alumnos. Sus traducciones y adaptaciones de textos clásicos le proporcionan prestigio, y en 1802 gana por concurso el rango de Oficial Segundo de Secretaría del gobierno colonial. Durante el período entre 1802 y 1810 Bello se convierte en una de las personas intelectualmente más influyentes en la sociedad de Caracas, destacándose al desempeñar labores políticas para la administración colonial, además de ganar notoriedad como poeta, al traducir la tragedia de Voltaire, Salima. Al llegar la primera imprenta a Caracas en 1808, la gran notoriedad de Bello lo hace el candidato ideal para asumir la dirección de la recién creada Gaceta de Caracas, una de las primeras publicaciones venezolanas.

Los sucesos revolucionarios del 19 de abril de 1810 dan inicio a la independencia de Venezuela. En ellos participa el joven Bello, y la Junta enseguida lo nombra Oficial Primero de la Secretaría de Relaciones Exteriores. El 10 de junio de ese año, zarpa de las costas de su patria para ejecutar una delicada misión diplomática como representante de la naciente República: es comisionado junto con Simón Bolívar y Luis López Méndez para lograr el apoyo británico a la causa de la independencia. Bello es escogido por sus amplios conocimientos y su dominio de la lengua inglesa, que había adquirido de forma autodidacta. Sale destino a Londres en la corbeta Wellington, que puso a disposición de la Junta Suprema de Caracas el almirante Thomas Cochrane.

La corbeta en la cual viajaba la comisión llegó al puerto de Portsmouth el 10 de julio de 1810, lugar desde el que se dirigieron hacia Londres con el fin de establecer contactos con miembros de las altas esferas británicas. La misión encomendada a Bello, Bolívar y López encuentra graves problemas para desarrollar su labor, puesto que la situación política había cambiado el eje de los intereses ingleses respecto de América. Por un lado, la invasión napoleónica a España había acercado al Reino Unido con su tradicional enemigo, frente al peligro común que consistía Napoleón Bonaparte. Esto significó para el gobierno de Londres tener que ayudar a la causa hispana, otorgándole créditos y ayuda a la Junta Suprema Central que gobernaba en nombre del "cautivo" Fernando VII. Sin perjuicio de aquello, y utilizando un doble discurso, Londres toleraba la propaganda independentista americana en su territorio, en especial la realizada por el también venezolano Francisco de Miranda, al mismo tiempo que le otorgaba a los americanos la calificación de beligerantes. Los intereses británicos con la independencia de las colonias españolas de América no iban más allá.

Con esos antecedentes, la delegación venezolana fue recibida por el canciller británico Richard Wellesley, hermano del duque de Wellington, en cinco entrevistas no oficiales realizadas en su domicilio particular. La postura británica fue clara y desde el principio dieron a entender que en esos momentos, el apoyo político a la causa de la independencia era imposible y trataron de desviar las negociaciones hacia acuerdos comerciales más acordes con los intereses británicos, en un intento además de presionar a España para que les dejase comerciar libremente con sus colonias. Otra de las razones para permitir el recibimiento informal de la embajada venezolana, era el de evitar que los mismos tuvieran que recurrir a la ayuda francesa, pese al escaso interés mostrado por Bonaparte por la región. El fracaso de la misión provoca el regreso de Bolívar al Nuevo Mundo, con el fin de sumarse a la guerra que arreciaba entonces en el continente. Bello y López quedan entonces a cargo de la embajada, empezando a vivir diversas penurias económicas ante el cada vez más escaso aporte realizado por el gobierno de la naciente república.

En esta época Bello empieza a desenvolverse dentro de la sociedad londinense, trabando una breve pero influyente amistad durante el escaso tiempo que confluyeron en dicha ciudad con Francisco de Miranda. Pese a conocerse desde la época en que ambos residían en Caracas, Miranda, en su rol de líder de la causa independentista americana en Europa, aprovechó los amplios conocimientos de Bello para sumar a distintos actores a la causa. Miranda en aquella época residía bajo el amparo británico en Londres, con el fin de escapar de la constante persecución española, quien lo había convertido en uno de sus principales enemigos. Bolívar, López y Bello fueron recibidos por Miranda en su casa de Grafton Street, a donde concurrieron reiteradamente con el fin de acceder a las esferas de influencia que Miranda había desarrollado. Después de la partida de Bolívar, Bello es acogido por un tiempo en casa de Miranda, en donde es iniciado en la masonería, en una nueva logia llamada Nº 7 de Caballeros Racionales, de la cual fueron sus fundadores Carlos de AlvearJosé de San Martín y Matías Zapiola, mientras que López Méndez ejercía de venerable y Bello de secretario.

Otro de los personajes que ejercería una amplia influencia sería su amigo José María Blanco White, protegido de Lord Holland. Sería este último bajo instancias de Blanco, quien le proporcionaría cierta estabilidad a Bello al contratarlo como su bibliotecario y profesor particular. Junto con éste se desempeña en el periódico El Español, que no abogaba por una independencia total de España. En tal medio se desempeñó como redactor, y en su calidad de tal tomó contacto con personajes como Francisco Antonio Pinto, futuro presidente de Chile, Antonio José de Irisarri, encargado de negocios de Chile y quien impulsaría su viaje a Santiago, Servando Teresa de Mier, con quien colaboraría en El Español, James Mill, economista y político escocés y padre de John Stuart HillJeremy Bentham, filósofo inglés, padre del utilitarismo, Vicente Salvá, filólogo español, Bartolomé José Gallardo y Antonio Puig Blanch, entre otros.

Pese a la ayuda recibida por Blanco White, la situación económica de Bello se hace cada vez más precaria. En 1812 manifiesta su intención de regresar a Venezuela, pese a lo cual un gran terremoto que asola Caracas el 26 de marzo de 1812 no permite que su familia pueda ayudarlo, dada la pérdida de buena parte del patrimonio familiar. Para agravar más la situación, la derrota patriota y la caída de la Primera, significa el fin de todo apoyo económico desde América y el encarcelamiento de su amigo Francisco de Miranda. Ante tales descalabros, Andrés Bello presenta una solicitud de amnistía que tentativamente habían anunciado el gobierno español ante el fracaso momentáneo de la independencia americana.Tal solicitud aparece presentada en la embajada española en Londres, fechada el 31 de junio de 1813, un curioso error en un eficiente y minucioso funcionario público. En una parte de aquella petición Bello expresa:

El suplicante puede alegar también en su favor la notoria moderación de sus opiniones y conducta, que aun llegaron a hacerle mirar como desafecto de la causa de la Revolución; y cita en su abono el testimonio de cuantas personas le hayan conocido en Caracas, de las cuales no será difícil se encuentren muchas en Cádiz

Andrés Bello

La petición de Bello no tuvo ningún resultado. Al año siguiente traba relación por medio de El Español con el sacerdote Servando Teresa de Mier, destacado revolucionario mexicano quienpublicaría varios textos en defensa de la causa americana. Además se relaciona con Francisco Antonio Pinto, quien en esos momentos se desempeñaba como agregado comercial en la capital británica. Éste le da a conocer a Bello que los patriotas chilenos se han inspirado en el poema épico de La Araucana de Alonso de Ercilla para su causa. Pinto, quien anteriormente se desempeñaba como agente comercial, había sido comisionado por el gobierno de Chile como su agente, primero en Buenos Aires y después en Londres. En este lugar se enfrenta al igual que Bello con la caída del gobierno patriota tras la derrota de Rancagua, que lo sume en una gran pobreza. Pese a encontrarse en una situación similar, Bello ayuda en todo lo posible junto a Manuel de Sarratea al infortunado diplomático. Así traban los dos una profunda amistad, siendo Pinto uno de los escasos miembros de su círculo cercano. De regreso a Chile, Pinto tomaría parte en las victorias patriotas en Chacabuco y Maipú, formado parte de la cúpula política del país. En 1827, ante la renuncia del capitán general Ramón Freire a la primera magistratura, Pinto es elegido como Presidente de Chile. Durante su breve ejercicio del cargo, en vísperas de la guerra civil y la derrota liberal en Lircay, en uno de sus últimos decretos nombra a Bello como oficial segundo del Ministerio de Hacienda de Chile.

Obras de Andrés Bello

  • Calendario manual y guía universal de forasteros en Venezuela para el año de 1810, con superior permiso, (Caracas)
  • Arte de escribir con propiedad, compuesto por el Abate Cadillac, traducido del francés y arreglado a la lengua castellana, (Caracas)
  • A la vacuna y al Anauco, (Caracas)
  • El romance a un samán, (Caracas)
  • Los sonetos a la victoria de Bailén, (Caracas)
  • A un Artista, (Caracas)
  • Mis deseos, (Caracas)
  • Venezuela consolada y España restaurada, (Caracas)
  • Resumen de la Historia de Venezuela, (Caracas)
  • Alocución a la Poesía, (Londres)
  • Silva a la Agricultura de la Zona Tórrida, (Londres)
  • Principios de Derecho Internacional (Valparaíso 1844). Edición corregida y aumentada de destinada al uso de los americanos]](Santiago de Chile, 1847)
  • Cosmografía o descripción del universo conforme a los últimos descubrimientos (Santiago de Chile, 1848)
  • Compendio (Santiago de Chile, 1850).
  • Proyecto de Código Civil (Santiago de Chile, 1853) 4 volúmenes.
  • Código Civil de. Fundación La Casa de Bello. Caracas. 26 volúmenes.
  • Bello, Andrés. 1881-1893). Obras Ramírez (1881-1890), Tomos XIV al XV Imprenta Cervantes, [1891-1893].

Ensayo sobre Andrés bello

Andrés Bello o la educación de una nación.

Don Andrés Bello como pensador romántico he influenciado por las ideas ilustradas de la época asumió una postura liberalista, con la cual determina su punto de vista de constante progreso y superación de los nuevos estados. Andrés Bello desarrolló su intelectualidad en el primer tercio del siglo XIX, un difícil periodo en la historia de Latinoamérica, luego de que varias naciones hayan declarado su independencia de la monarquía española, esta situación demandaba un fuerte, decidido y bien organizado gobierno, personas con una intelectualidad dispuesta al servicio del país, gente culta, apasionada y claras en sus ideas sin estos elementos se puede caer en un caos nacional y por lo tanto en un retraso significativo frente a otros países de la región. La figura de Andrés Bello nace como respuesta a este periodo, culto, inteligente, capaz y muy comprometida en el desarrollo político-social del país, una persona con un impresionante talento de escriba (esto ayudó decididamente en el desarrollo del país, puesto que Bello escribió de su puño y letra importantes documentos de Estado). 
Influyó en la intelectualidad chilena y por ende en lo que nos define comonación, nuestra ciudadanía, nuestro concepto de país; con su obra empezó un sentimiento de constante progreso que determinaría el ascenso de la recién emancipada nación a niveles de aceptable organización tanto en el orden político, educacional y relaciones públicas. 

Las ideas de don Andrés Bello acerca de diversos ámbitos del país tienen en común que apuntan hacia un constante progreso, tanto como en el orden Institucional, político y educacional, que hacían a Chile un país mejor; Bello se preocupaba de temas fundamentales para el desarrollo del país, estas ideas en gran medida se manifestaron en el diario oficial del gobierno El Araucano en el cual él era el director y como tal manifestaba en la editorial su opinión. Don Andrés sentía gran preocupación por temas del desarrollo del país, particularmente en educación. Luego de la guerra de la Independencia, en Chile bajó muchísimo el nivel de la educación, respecto de esto, Bello afirma en 1836 en el El Araucano Bello:

“Nunca puede ser excesivo el desvelo de los gobiernos en un asunto de tanta trascendencia. Fomentar los establecimientos públicos destinados a una corta porción de su pueblo no es fomentar la educación; porque no basta formar ciudadanos útiles, es preciso mejorar la sociedad, y esto no se puede conseguir sin abrir el campo de los adelantamientos a la parte más numerosa de ella.
¿Qué haremos con tener oradores, jurisconsultos y estadistas, si la masa del pueblo vive sumergida en la noche de la ignorancia; ni puede cooperar en la parte que le toca en la marcha de los negocios, ni la riqueza, ni ganar aquel bienestar a que es acreedora la gran mayoría de un Estado? No fijar la vista en los medios más a propósito para educarla, sería no interesante en la prosperidad nacional. En vano desearemos que las grandes empresas mercantiles, los adelantamientos de la industria, el cultivo de todos los ramos de producción, sean copiosas fuentes de riqueza, si los hombres no se dedican desde sus primeros años a adquirir los conocimientos para la profesión que quieran abrazar, o si por el hábito de ocuparse que contrajeron en la tierna edad, no se preparan para no ver después con tedio el trabajo.”

Con este tipo de escritos Bello manifestaba sus pensamientos progresistas y equitativos en temas importantísimos para el país, como es la educación.


La obra de Andrés Bello es amplísima, variada y muy importante en muchos ámbitos, pero siempre con la intensión de convertir a Chile en un país mejor.
Sus aportes en educación fueron cruciales para el desarrollo de la intelectualidad chilena, apoyó la creación y fue rector de la Universidad de Chile (1843-1865), símbolo de la independencia y el cambio de mentalidad de la nueva república, esta institución significa también el ícono de la intelectualidad chilena, formando diversos profesionales al servicio del país.
El diario El Araucano, el cual Bello colaboró, fue un referente cultural y de debate en el acontecer nacional, con sus grandes obras en cultura y arte Bello fue un aporte vital para la educación del país.
Sin embargo el más importante aporte de Don Andrés fue lo hecho en política, su influencia fue determinante para estructurar la política nacional con diversos textos, leyes y documentos, es más, se encargó de redactar importantísimos documentos para el gobierno, como por ejemplo, su intervención en la Constitución de Chile de 1833, que perduró hasta 1925, esta poseía una solidez y orden que solo con el talento de Bello se puede lograr. Diego Portales al referirse a la participación de Bello en la Constitución de 1833 declaraba

Mucho me agrada,-le decía a un amigo desde Valparaíso, el 3 de agosto de 1833- de que Bello se hayan encargado de la redacción del proyecto de reforma de la Constitución .

En realidad, son muchos los textos redactados por Bello, incluso más de lo que en su calidad de Senador (1837 a 1864) debía hacer, esto demuestra pasión y dedicación por el progreso de Chile; sin embargo, Don Andrés, inagotable educador, enseñaba la manera y estilo que debían abordar los futuros escribas de textos y documentos del estado. Démosle la palabra a Bello:

El estilo debe ser -dijo- como el de las demás composiciones epistolares y didácticas, sencillo, claro y correcto, sin excluir la fuerza y vigor cuando el asunto lo exija. Nada afearía más los escritos de este género que un tono jactancioso y sarcástico. Las hipérboles, los apóstrofes y en general las figuras del estilo elevado de los oradores y poetas deben desterrarse del lenguaje de los gobiernos y de sus ministros, y reservarseúnicamente a las proclamas dirigidas al pueblo que permiten, y aunrequieren, todo el calor de las elocuencias.

Andrés Bello influenció de una manera decisiva en la conformación intelectual de Chile tanto en sus aportes en política y materias sociales,siempre por el progreso de Chile, con su gran inteligencia y talento en distintas áreas, con su visión de la educación. Don Andrés determinó de tal manera la conformación de la nación que se puede decir sin temor ala equivocación que educó a la nación.

Criticas

Una vez realizada nuestra investigación, hemos llegado a las siguientes conclusiones:

Andrés bello es un venezolano ejemplar, nació el 29 de noviembre de 1781 y falleció en Santiago de chile el 15 de octubre de 1865.

Llego a ser una de las figuras más notables de América, dominando barias disciplinas como la literatura, la filosofía, la historia y tuvo un gran conocimiento de derecho.

Entre sus obras poéticas destacada esta:

“silva a la agricultura de la zona tórrida”, “poeta sobre américa” y “alocución a la poesía”.

Andrés bello fue un gran educador, dio clases a Simón bolívar. Creo la universidad de chile.

Conclusión

Andrés Bello nació en Caracas, Venezuela, el 29 de  noviembre de 1781 y falleció en Santiago de Chile el 15 de octubre de 1865.

Andrés Bello fue uno de los más grandes humanistas de América Latina, dedicándose a la literatura, la educación, la filología, la filosofía, el derecho. Ejerció la docencia particular en Venezuela y tuvo el honor de ser profesor de Simón Bolívar. Acompañó en sus exploraciones, al barón Alejandro von Humboldt en sus exploraciones científicas en las Colonias.

Su trayectoria puede dividirse en tres etapas diferenciadas: 1781-1810: su vida en Venezuela; 1810-1829: su viaje a Inglaterra y su misión diplomática; 1829-1865: su estada en Chile.

Su vasta obra permite contarlo entre los exponentes importantes de la literatura americana, con poemas como la "Silva a la agricultura de la zona tórrida", escrita en Londres, y la "Alocución a la Poesía" en 1823; la "Oración por todos" en 1843, ya con caracteres románticos.

También en Derecho, Andrés Bello compuso en 1832 el tratado "Principios de Derecho Internacional" y el "Derecho Civil" para Chile, en 1955.

En Gramática descolló con su obra, la "Gramática de la Lengua Castellana" escrita en 1847, con una visión actual y renovadora de los conceptos lingüísticos (en lo referente a vocabulario, a los verboides, etc.).

Fue Miembro de la Real Academia Española en 1851.

Murió en Santiago de chile el 15 de octubre de 1865