Versalles y el palacio francés del siglo XVII

Arquitectura francesa. Barroco. Louvre. Tullerías. Palacio Real. La Granja. Arquitectos

  • Enviado por: Ilovepink
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 31 páginas
publicidad

índice

INTRODUCCIÓN 2

introducción al tema 3

Características generales: 3

influenciado en 5

Château de Maisons-Laffitte 5

Vaux-le-Vicomte 6

Palacio de las Tullerías 7

Palacio del Louvre 9

versalles 10

Planta: 10

Fachada: 11

Interior: 11

Jardines: 13

trascendencia 14

Palacio de Luxemburgo 14

Palacio Real de Madrid 15

Palacio de la Granja de San Ildefonso 16

arquitectos 17

François Mansart 17

Louis-le-Vau 19

Andre-le-Nôtre 20

Charles le Brun 22

François d'Orbay 25

Juan Bautista Sachetti 26

Francesco Sabatini 27

personajes relevantes 28

Luis XIII 28

Luis XIV 30

bibliografía 31

INTRODUCCIÓN

Con este trabajo quiero conocer, descubrir o ampliar mis conocimientos sobre el tema que me corresponde. Se trata de “Versalles y el palacio francés del s. XVII”, me gustaría hacer un recorrido a través de los distintos edificios civiles, en un primer lugar franceses, que anteceden a lo que será la gran obra maestra, como lo es Versalles y también en aquellos edificios franceses en los cuales tiene una gran trascendencia o relevancia el palacio de Versalles; y para finalizar me gustaría hacer un breve repaso por aquellos edificios inspirados en Versalles en el resto de Europa.

Mi interés se basará principalmente en aquellos edificios que representen perfectamente los rasgos del barroco francés, así como sus variantes. En muchos casos habrá que distinguir etapas o reformas. Y como no, las curiosidades o anécdotas que sufrió el edificio desde su construcción y hasta llegar a nuestros días.

Hay también algún edificio que no se conserva en la actualidad, pero que por ello no deja de ser importante y trascendente para la Historia del Arte Universal.

Además de lo anteriormente expuesto quiero buscar aquellos detalles o aspectos que normalmente pasan desapercibidos, centrarnos en los pequeños detalles que logran hacer de un edificio una obra de arte y de este modo llegar a profundizar en aquellos lugares concretos que, a mi juicio, transmiten tantas sensaciones al ciudadano y al visitante.

introducción al tema

La arquitectura barroca es aquella fase de la historia de la arquitectura europea que vino precedida del Renacimiento y del Manierismo; se generó en Roma durante el siglo XVII y se extendió hasta mediados del siglo XVIII por los Estados absolutistas europeos.

El término Barroco, derivado del portugués "barroco", "perla de forma irregular", se utilizó en un primer momento de forma despectiva para indicar la falta de regularidad y orden del nuevo estilo. La característica principal de la arquitectura barroca fue la utilización de composiciones basadas en líneas curvas, elipses y espirales, así como figuras policéntricas complejas compuestas de motivos que se intersecaban unos con otros. La arquitectura se valió de la pintura, la escultura y los estucados para crear conjuntos artísticos teatrales y exuberantes que sirviesen para ensalzar a los monarcas que los habían encargado.

En algunos países europeos como Francia e Inglaterra y en otras regiones de la Europa septentrional se produjo un movimiento más racionalista derivado directamente del Renacimiento que se denominó Clasicismo barroco. A lo largo del siglo XVIII se fue desarrollando en Francia un movimiento derivado del Barroco que multiplicaba su exuberancia y se basaba fundamentalmente en las artes decorativas que se denominó Rococó y se acabó exportando a buena parte de Europa.

Características generales:

  • Arquitecturas cargadas de detalles y complejas. No reniega de las formas clásicas (columnas, arcos, frontones, frisos), pero las transforma de manera fantasiosa. A veces el edificio llega a ser como una gran escultura. Los entablamentos adoptan la curva y los frontones se parten y adoptan curvas, contracurvas y espirales.

  • Se adopta la elíptica, la forma oval y otras formas (como la de abeja de Borromini). Las paredes son cóncavas y convexas, es decir siempre onduladas. Se llega al abandono de líneas rectas y superficies planas.

  • Se adopta un nuevo tipo de planta que ofrece planos oblicuos para dar sensación de movimiento (espacios dinámicos), en la más estática de las artes. Gusta de representar o sugerir el infinito (un camino que se pierde, una bóveda celeste, un juego de espejos que altere y haga irreconocibles las perspectivas). Éxito del orden gigante, con columnas que abarcan 2 o 3 pisos. No faltan los campanarios, solos o en pareja, muy decorados.

  • Se utilizan efectos de luz, juegos de perspectiva. Da importancia a la luz y efectos luminosos, a través del claroscuro. Búsqueda de la sorpresa. Gusto por lo dramático, escenográfico y teatral.

  • Gran riqueza decorativa y exuberancia formal tanto en los espacios interiores como al exterior, aunque más sobrio. Amor desenfrenado por lo curvilíneo y el triunfo de la columna salomónica. Arcos y frontones mixtilíneos, ventanas ovaladas. El arco descansa sobre la columna por medio de un entablamento (al modo romano), o descansa directamente sobre el capitel (modo bizantino). Ambos modos fueron empleados en el Renacimiento. Se utilizan grandes cartelas.

  • La creación de nuevas tipologías para edificios concretos. Las obras son: palacios, religiosas, urbanísticas, grandes jardines y galerías (que luego daría lugar a las galerías de arte).

influenciado en

Château de Maisons-Laffitte

'Versalles y el palacio francs del siglo XVII'

Construido entre 1630 y 1651. Se encuentra situado entre el Sena y el bosque de Saint Germain en Laye, está rodeado de un inmenso parque dividido en un sector pequeño de 33 hectáreas y otro

Que se extiende a lo largo y ancho de 300 hectáreas. El interior del castillo nos recibe con un fastuoso de impresionantes dimensiones. Su entrada tallada en piedra solía estar decorada con piezas de herrería.

En el primer piso destaca un salón conocido como “appartement des Aigles” por su estupenda decoración de estilo imperial que refleja toda la grandeza de la época.

Durante los tiempos de la revolución francesa fue confiscado y regresó a manos privadas en 1804. Vendido de nuevo en 1818, estuvo en manos de Jacques Laffitte, quien dio el segundo nombre al castillo.

Fue él quien, desde 1834, se encargó de extender y construir el parque que lo rodea. Más tarde su nuevo propietario, Tielman Grommé, estableció la granja y rodeó los terrenos con hermosas piezas de herrería.

Vaux-le-Vicomte

Edificio que el arquitecto Louis Le Vau construyó en solo un año para Nicolás Fouquet, superintendente de finanzas.

Rodeado por acequias al modo tradicional

'Versalles y el palacio francs del siglo XVII'

Pero muy espectacular, el castillo se abre al poblado parque proyectado por André Le Nôtre. Un patio de representación flanqueado por edificios destinados a actividades administrativas. Por el lado del patio un vestíbulo rectangular y por el lado del jardín un salón ovalado con cúpula.La fachada constituida por arcadas de dos plantas y por un frontón triangular de coronación.

'Versalles y el palacio francs del siglo XVII'

La innovación decisiva fue la construcción “entre cour et jardín”. La integración en el contexto rural, la habilitación sucesiva del palacio desde las alas administrativas hasta el gran salón, pasando por el patio

De honor y por el vestíbulo y finalmente la abertura a la naturaleza; se convirtieron en el programa obligado de todo edificio con pretensiones.

La concepción de Vaux-le-Vicomté resultó convincente hasta tal punto que sirvió de modelo al palacio francés más importante VERSALLES.

Palacio de las Tullerías

'Versalles y el palacio francs del siglo XVII'

Desde su construcción inicial en 1570, el palacio fue transformado por diferentes ampliaciones a lo largo de los siglos. La primera construcción se realizó bajo órdenes de Catalina de Médicis (esposa de Enrique II).

Fue ella quien dispuso la construcción del jardín de las Tullerías, que es una de las pocas partes del palacio que ha sobrevivido hasta nuestros días. El palacio de las Tullerías se sitúa justo al oeste del palacio del Louvre.

El palacio de las Tullerías se quedó bajo la forma de un edificio alargado con un pabellón central, el Pabellón del Reloj, rematado por una cúpula. Por un lado, tenía un pórtico cubierto de una terraza, y por el otro lado, una serie de piezas en hileras. De los dos pabellones que iban a rematar el palacio, el uno en el norte y el otro al sur, sólo se levantó el pabellón sur, llamado pabellón de Bullant. Bajo el reino de los monarcas siguientes, las obras fueron abandonadas.

El rey Enrique IV decidió unir los palacios del Louvre y de las Tullerías creando dos galerías, una por el sur y otra al norte. Sólo se construyó la galería sur (que existe todavía), llamada la Gran Galería, que bordea el Sena. Para realizar la unión con el cuerpo central del edificio, se prolongó éste a continuación del pabellón de Bullant por la llamada Pequeña Galería y se levantó el pabellón de Flore para rematar el ángulo (que también permanece intacto hoy en día). Estas edificaciones se deben al arquitecto Jacques-Androuet du Cerceau y las obras tuvieron lugar de 1607 a 1610, fecha de la muerte del rey Enrique IV.

Las Tullerías conocieron entonces un periodo de abandono dado que Luis XIII y Luis XIV sólo residieron allí cortos periodos de pocos años. Fue sin embargo éste último que decidió reanudar las obras del palacio que se había quedado asimétrico. Encargó a los arquitectos Louis Le Vau y François d'Orbay prolongar el palacio hacia el norte: entre 1659 y 1666, se construyó el pabellón del Teatro, la galería de la Máquinas y el pabellón de Marsan que remataba el extremo norte del palacio de igual manera que el pabellón de Flore en su extremo sur. El rey ordenó también a Le Vau que armonizase los distintos estilos que caracterizaban las sucesivas fases de construcción del palacio.

Palacio del Louvre

Su origen se remonta a la Edad Media y fue construido en 1190 por el rey Felipe Augusto.

En 1595, Enrique IV quiso unirlo con el cercano castillo de Tullerías.

'Versalles y el palacio francs del siglo XVII'

Sus sucesores fueron ampliándolo. Luis XIII cuadruplicó la “cour carré” y Luis XIV construyó una nueva fachada principal, que cierra la “cour carré” en su lado oriental. Se trata de una gran fachada con una gran columnata a modo de peristilo y flanqueada por dos pabellones.Este ala fue construida por Luis XIV, para ello se presentaron varios proyectos. Incluso a Bernini se le solicitó un proyecto que fue desestimado.

PRIMER PROYECTO

SEGUNDO PROYECTO

TERCER PROYECTO

Finalmente se decidió encargar el proyecto a Perrauld. Fue la solución menos práctica, ya que las ventanas de los apartamentos reales quedaban retranqueadas por detrás de la columnata, disminuyendo la entrada de luz. Esto le sirvió como pretexto al rey para poner en práctica su objetivo, construir un nuevo palacio a su entero gusto.

'Versalles y el palacio francs del siglo XVII'

versalles

El palacete de Luis XIII resultaba pequeño para las pretensiones del nuevo Rey Sol, por lo que encargó sucesivamente su ampliación y enriquecimiento a Louis Le Vau y a Jules Hardouin Mansart.

'Versalles y el palacio francs del siglo XVII'

El monarca quería que el resultado final fuera un edificio escaparate colosal y esplendoroso de su reinado, cumpliendo a su vez con la función de dar cabida a los servicios administrativos de la Nación, servir de residencia a más de 20.000 personas y satisfacer los gustos estéticos y los ratos de ocio del rey. Pero por encima de todo, el palacio debía ser el escenario magnífico que glorificara a Luis XIV ante su pueblo, los embajadores extranjeros y la historia.

Luis XIV quería algo único, por eso Versalles será el compendio de todo.

Planta:

'Versalles y el palacio francs del siglo XVII'

Actual planta del palacio

Al tomar como base el pabellón antiguo en forma de U de Luis XIII, los arquitectos desarrollaron un edificio que recubría el anterior y que se prolongaba

En forma de alas alargadas, con patios internos y pasillos de distribución que actuaban como palacios autónomos por sí mismos. El ala de la derecha se destina a los despachos de la administración y el de la izquierda para los príncipes. Las habitaciones reales están en pleno eje central del conjunto, siguiendo la simbología centralista.

El resultado fue un palacio de más de seiscientos metros de contorno con dos fachadas; una abierta a la ciudad y otra de acceso a los jardines. Nunca antes se había construido fachada tan monumental.

Fachada:

El conjunto principal es bastante clasicista, sobrio y majestuoso.

Base alta con sillares almohadillados que se inspira en los palacios italianos renacentistas.

'Versalles y el palacio francs del siglo XVII'

El cuerpo intermedio, de dimensiones exageradas, se estructura a la manera que ya lo hiciera el Coliseo: pilares macizos que sostienen arcos de medio punto, que a su vez están decorados con pilastras jónicas que sostienen un entablamento ornamental. Los arcos son grandes ventanales que dan luz al interior. Para romper la monotonía de cientos de metros con esta estructura, la base y este primer piso se adelantan de vez en cuando creando terrazas a modo de palco donde se refuerza el decorativismo con columnas exentas y esculturas coronando el entablamento.

El siguiente piso el ático, es el más bajo, con ventanas rectangulares y una estructura balaustrada que lo remata a modo de crestería, que sirve de base a una decoración escultórica de jarrones y trofeos.

Interior:

El arquitecto Le Brun fue el encargado de decorar lujosamente los interiores del palacio. Se pretendió acentuar el lujo con un derroche de materiales y objetos preciosistas. Las remodelaciones del siglo XVIII en estilo rococó fueron añadiendo más excesos ornamentales, trabajos de porcelana y mobiliario recargado.

'Versalles y el palacio francs del siglo XVII'

En la zona pública destaca el salón de los espejos, antigua terraza que daba al jardín, cubierta y cerrada. Es un espacio alargado de 75 metros, una sala de fiestas y de recepción. Todo está dispuesto para crear sensaciones y sorpresas a quien la recorre: asombrarse por el lujo de todo lo que rodea; descubrir

El espacio ilusorio que agranda la estancia con los espejos; y que refleja la luz del jardín; admirar las vistas del parque que se pierde en la lejanía; comprender la grandeza militar de Francia a través de las victorias de Luis XIV que se narran en las bóvedas.

La capilla real, construida por Mansart en 1710, como un escenario grandioso donde se representaba los actos religiosos que el rey avalaba con su presencia desde la tribuna.

'Versalles y el palacio francs del siglo XVII'

Los espacios privados: habitaciones de la familia real son de menor tamaño pero no exentas de un lujo desenfrenado.

Jardines:

El parque fue diseñado por André Le Notre, que convirtió el bosque en una especie de arquitectura de planos geométricos,

'Versalles y el palacio francs del siglo XVII'

Creando un modelo de jardín, copiado durante siglos después por todos los monarcas europeos. En estos jardines el Rey Sol daba sus fiestas cortesanas entre parterres geométricos, fuentes, cascadas, estatuas, cuevas y construcciones menores. Todo en este jardín responde a un plan simbólico y a esquema racionales de simetría y orden.

trascendencia

Palacio de Luxemburgo

'Versalles y el palacio francs del siglo XVII'

Encargado en 1615 por María de Médicis al arquitecto Salomon de Brosse, fue el resultado de las reformas del edificio ya existente en la época de Francisco de

Luxemburgo. Actualmente es la sede del Senado de Francia.

El palacio de Luxemburgo servía más como residencia secundaria que como palacio oficial urbano. Su planta corresponde a la característica de los palacios franceses. Tiene un patio cuadrado, la Corte de Honor, un salón de entrada coronado por una cúpula y pabellones repetidos en el cuerpo de la vivienda. Fue habilitado en la década de 1720 para alojar a la Reina viuda de España, hija del regente Duque de Orleáns.

Las novedades, como el cuerpo de la vivienda que tiene una amplitud en relación a las dos alas, y la parte central monumental, distinguen el palacio. Es el resultado de la libre inspiración tomada del Palacio de Pitti, solicitado por María de Medicis, que aburriéndose del Louvre, deseaba encontrar el espíritu florentino y la dulzura que le trasmitía, especialmente a través del empleo del almohadillado de piedra en la arquitectura del edificio más que la mezcla de ladrillo y piedra.

Palacio Real de Madrid

Es la residencia oficial del rey de España. Considerado el mayor palacio real de Europa Occidental, en cuanto a extensión, con 135.000 metros cuadrados y más de 3.418 habitaciones. Su contrición comenzó en 1738 según planos del arquitecto Filippo Juvara, modificado por su discípulo Juan Bautista Sachetti. Francesco Sabatini se encargó de la conclusión del edificio, así como de obras secundarias de reforma, ampliación y decoración.

Carlos III fue el primer monarca que habitó de forma continua el palacio. Morada habitual de los reyes de España hasta 1931.

El último monarca que vivió de forma continuada en el palacio fue Alfonso XIII aunque Manuel Azaña, presidente de la II república también habitó en el mismo, siendo el último jefe de estado que lo hizo. Durante este periodo fue conocido como Palacio Nacional.

Palacio de la Granja de San Ildefonso

Se construyó durante el reinado de Felipe V, que quedó impresionado de la belleza del lugar durante una cacería.

Las obras comenzaron en 1721, el propio Felipe V ordenó progresivas ampliaciones del palacio hasta convertirlo en lo que sería su “pequeño Versalles”, hasta el reinado de Alfonso XIII el palacio se convertiría en la residencia veraniega de los reyes de España.

arquitectos

François Mansart

(París, 13.Enero.1598 - París, 23.Septiembre.1666) fue un arquitecto francés introductor de clasicismo en la arquitectura barroca de Francia. La Enciclopedia Británica lo cita como el arquitecto francés del siglo XVII de mayor logro, cuyas obras son reconocidos por su alto grado de refinamiento, sutileza y elegancia.

François era hijo de un maestro carpintero y no fue formado como arquitecto; al perder bastante joven a su padre su familia lo ayudó a capacitarse

como cantero y escultor. Se cree que pudo aprender la profesión de arquitecto en el estudio de Salomon de Brosse, el más popular de arquitecto del reinado Enrique IV.

Mansart fue altamente reconocido desde la década de 1620 por el estilo, habilidad y calidad de su arquitectura, pero fue considerado como un perfeccionista testarudo, que no dudaba la demolición de sus estructuras con el fin de empezar a construir sobre ellas de nuevo. Sólo los más ricos podían permitirse el lujo de trabajar con él.

El único ejemplo que sobrevive de sus primeros trabajos es el castillo de Balleroy, encargado por Gastón de Orleans, cuyas obras se iniciaron en 1626. El propio duque quedo tan complacido con el resultado que invitó a Mansart a renovar su Castillo de Blois en (1635). El arquitecto pretendíó reconstruir esta antigua residencia real de forma completa, pero sus proyectos fueron bloqueados y sólo se reconstruyó con los planos de Mansart el ala norte, en los que utilizó de forma hábil las órdenes clásicos.

La mayoría de los edificios de Mansart posteriormente fueron reconstruidas o demolidas. El mejor edificio preservado de su época de mayor madurez es el Castillo de Maisons-Laffitte, que únicamente conserva la decoración original de su interior, incluida una magnífica escalera. La estructura es estrictamente simétrica, con mucho atención que se presta a socorro. Se piensa que sirvió de anuncio e inspiración del Neoclasicismo del siglo XVIII.

En la década de 1640, Mansart trabajó en el convento y en la iglesia de Val-de-Grâce en París, un encargo muy codiciado de Ana de Austria. Se alegó el despilfarro en que incurrió para ser apartado y sustituido de las obras por un arquitecto más tratable, que fundamentalmente se dedicó a seguir el proyecto elaborado por Mansart.

En 1650, Mansart fue elegido como objetivo por políticos enemigos del primer ministro, el Cardenal Mazarino para el que Mansart trabajaba frecuentemente. En 1651 publicaron esto la "La Mansarade", un panfleto acusando al arquitecto de salvajes extravagancias y maquinaciones.

Después de la ascensión al trono de Luis XIV, Mansart perdió muchos encargos. Su proyecto para remodelar el Louvre y el mausoleo real de Saint-Denis nunca fueron ejecutados. Algunos de sus planes fueron posteriormente retomados por su sobrinonieto, Jules Hardouin Mansart, que no era tan ingenioso e individualista y buscaba más el agrado de su clientela.

Mansart ejerció gran influencia en la obra del arquitecto barroco austriaco Johann Bernhard Fischer von Erlach y en el arquitecto inglés Christopher Wren que conoció 1666 en París.

Louis-le-Vau

(París, 1612 - París, 11 de octubre de 1670), fue un arquitecto francés.

Contemporáneo de dos Mansarts y de Jacques Lemercier, Luis Le Vau fue uno de los creadores del clasicismo francés (el llamado estilo Luis XIV) y que él supo combinar de manera impresionante con el barroco. Creó un estilo que destacó por la simplicidad de las construcciones y la elegancia de las decoraciones. Su obra más importante fue el Palacio de Vaux-le-Vicomte.

Su padre dejó su actividad de tallador de piedra en 1634 para consagrarse a la albañilería, consiguiendo ser nombrado, en 1635, maestro de albañiles. Su hijo, Luis, colaboró con su padre haciéndole los diseños y los presupuestos, lo que le permitió empezar la carrera de arquitectura integrándose en las obras de la Isla de San Luis, en la que se estaba trabajando para convertirla en una región habitada. Construyó varias casas sencillas: tres para Nicolás Pontheron, dos para Guillaume Véniat y Denis Postel, tres para Pierre Chomel, y siete para Antoine Le Marier, también construyó ricas mansiones para Sainctot, Hesselin, Gruyn des Bordes, Jean-Baptiste Lambert o para Gillier ("Hotel Gillier"), en el barrio de Anjou en 1637-1639, y otras casas de campo.

Se hizo célebre cuando, en 1654, fue nombrado el principal arquitecto de Luis XIV (Primer arquitecto del Rey). En 1657, Nicolás Fouquet le encargó la construcción de Vaux-le-Vicomte, en la que ya apuntaba la grandiosidad antes que el respecto estricto a los cánones de la arquitectura clásica. Desde 1660 él trabajó para el Rey: terminó el Palacio de Vincennes construyendo los pabellones del Rey y de la Reina, el hospital de Salpêtrière, trabajó en la fachada de las Tullerías, reconstruyó la "Galería de Apolo" en el Louvre y llevó a cabo algunas otras reformas. Poco antes de morir realizó diferentes reformas en el Palacio de Versalles y diseñó el Colegio de las Cuatro Naciones.

Andre-le-Nôtre

(París, 12 de marzo de 1613 - 15 de septiembre de 1700), fue jardinero de Luis XIV de 1645 a 1700, se encargó de diseñar los jardines del Palacio de Versalles, del Palacio de Vaux-le-Vicomte y de Chantilly. Fue un conocido cortesano que gozó de la amistad y afecto de Luis XIV. Fue el diseñador de los proyectos de numerosos jardines a la francesa. Su padre, Jean Le Nôtre fue jardinero del rey Luis XIII.

Interesado especialmente por la perspectiva y las ilusiones ópticas trabajó

Como supervisor de los jardines y alrededor de los 40 años realizó su primera obra, junto al arquitecto Luis Le Vau y el pintor y escultor Charles Le Brun.

Perteneciente a una familia de jardineros, convivió con los jardines y la jardinería desde la infancia. Su padre y su abuelo fueron los responsables de los jardines de las Tullerias. Su padrino fue supervisor de jardines y el marido de su madrina Claude Mollet, fue un ilustre jardinero.

Se interesó, en la adolescencia, por diversos temas en los que se formó para su futuro cometido como jardinero del Rey. Estudió matemáticas, pintura y arquitectura. Entró en la escuela de Simon Vouet, pintor del rey Luis XIII y aprendió el arte del clasicismo y las perspectivas, trabó amistad con Charles Le Brun. François Mansart le permitió estudiar arquitectura durante varios años.

Hacia los cuarenta años decidió hacerse jardinero pertrechado con todos los conocimientos adquiridos durante sus experiencias artísticas precedentes.

André Le Nôtre empezó su trabajo con el proyecto de los jardines del Palacio de Vaux-le-Vicomte, iniciado por Nicolás Fouquet. Trabajo en coordinación con Luis Le Vau y Charles Le Brun. Esta obra le convirtió en un ilustre jardinero mundial.

Tras el arresto de Fouquet en 1661, Luis XIV encargó a André Le Nôtre la rehabilitación de los jardines de Versalles. Él diseñó y realizó entonces numerosos proyectos en toda Francia.

Intervino en infinidad de proyectos por todo París y otros lugares, enseñando y dirigiendo a muchos aprendices. En 1678, visitó Italia y volvió con muchas ideas que, enseguida, puso en práctica.

Murió a los 87 años, en septiembre de 1700. Dejó tras de sí numerosos jardines diseñados a la francesa, reconocibles por sus perspectivas y sus geometrías perfectas, conocidos y famosos por todo el mundo.

Charles le Brun

(París, 24 de febrero de 1619 - París, 22 de febrero de 1690) fue un pintor y teórico del arte francés, uno de los artistas dominantes en la Francia del siglo XVII.

Nacido en París, llamó la atención del canciller Séguier, quien le colocó en el taller de Simon Vouet cuando apenas tenía once años de edad. A los quince ya recibió encargos del Cardenal Richelieu, en cuya ejecución mostró tanta habilidad que obtuvo generosas alabanzas de Nicolas Poussin. Pasó posteriormente a Roma, ciudad donde

Permaneció entre 1642 y 1646. Conoció la obra de Rafael, y siguió a Guido Reni y los maestros de la Escuela Boloñesa. Allí vivió gracias a una pensión del canciller. Fue en Roma discípulo de Poussin, cuyas teorías artísticas adoptó y que influyó grandemente en su obra.

De vuelta a París, estuvo bajo la protección del cardenal Richelieu. Con Philippe de Champaigne, consiguió del rey la fundación de la Academia de Pintura y Escultura (Académie royale de peinture et de sculpture) en el año 1648. Otros cofundadores de la institución fueron Sébastien Bourdon y Laurent de La Hyre.

De sus numerosos mecenas, el superintendente de las finanzas del rey, Nicolás Fouquet, fue el más importante; Fouquet le encargó la decoración del Palacio de Vaux-le-Vicomte (1656-1661). De su primera época la obra más importante es la decoración del Palacio del cardenal Richelieu, hoy perdido.

Entre 1650 y 1660 Le Brun adquiere su madurez estilística, realizando una pintura de corte clasicista y elegante, cuyas mejores obras son: La Magdalena, el Cristo en el desierto y la Crucifixión, así como los ciclos decorativos del Hôtel Lambert, el castillo de Vaux-le-Vicomte, las Tullerías y sobre todo Versalles.

Por aquel entonces, Mazarino estaba enfrentando en secreto a Colbert contra Fouquet. Tras la caída de Fouquet en 1661, Jean-Baptiste Colbert se hace cargo de las finanzas del rey. Colbert rápidamente reconoció el poder de organización de Le Brun, y lo unió a sus intereses.

La naturaleza de su talento enfático y pomposo estaba en armonía con el gusto del rey, quien, lleno de admiración por las pinturas de Le Brun para su triunfal entrada en París en 1660 y sus decoraciones en el Palacio de Vaux-le-Vicomte (1661), le encargó que ejecutara una serie sobre temas de la historia de Alejandro. El primer cuadro, Alejandro y la familia de Darío, gustó tanto a Luis XIV que ennobleció a Le Brun (diciembre de 1662), a quien nombró igualmente Premier Peintre du Roi (Primer Pintor del rey) en 1664 con una pensión de 12.000 libras, la misma cantidad que había recibido anualmente al servicio del magnífico Fouquet. El rey le había considerado «el artista francés más grande de todos los tiempos». En la serie sobre las Batallas de Alejandro Magno Le Brun no perdió la oportunidad de poner de relieve la conexión entre la magnificencia de Alejandro y la del gran Rey Sol. Mientras trabajaba en las Batallas, el estilo de Le Brun se hizo más personal, revelando su esencia conforme se iba apartando de los antiguos maestros que lo influyeron.

Le Brun, con Colbert, promovió un nuevo desarrollo de las artes industriales. En 1660 había contribuido a la creación de la Manufactura de los Gobelinos (Manufacture des Gobelins). A partir de 1663 actuó también como director de la manufactura. Al principio se dedicaban no sólo a los tapices, sino a todo tipo de mueble requerido para los palacios reales, incluidos espejos y porcelanas. Mandando en las artes industriales a través de los gobelinos, de los que era director, y de todo el mundo artístico a través de la Academia, en la que tuvo diversos cargos, Le Brun infundió su propio carácter en todo lo que se produjo en Francia durante su vida, y fue el creador del Estilo Luis XIV. Imprimió a las tendencias nacionales una dirección que perduró durante los siglos posteriores.

Desde esta fecha, todo lo que se hacía en los palacios reales fue dirigido por Le Brun. En 1663, fue nombrado director de la Académie royale de peinture et de sculpture por Colbert, donde estableció las bases del academicismo, siendo el maestro indiscutible y más poderoso del arte francés del siglo XVII. En 1666 se fundó la Academia de Francia en Roma, de la que fue nombrado director.

Alejandro y Poros, pintado en 1673.Las obras de la galería de Apolo en el Louvre se interrumpieron en 1677 cuando Le Brun acompañó al rey a Flandes; a su regreso de Lille pintó varios cuadros en el Château de Saint-Germain-en-Laye. La gran obra de Le Brun fue la decoración interior del Palacio de Versalles, que quedó inacabada a su muerte. Tuvo bajo sus órdenes a decenas de artistas y artesanos. Se reservó las Salas de la Guerra y de la Paz (Salons de la Guerre y de la Paix, 1686), la Escalera de Embajadores, y el Gran Salón de los Espejos (Galerie des Glaces), de 1679-84, obra de Le Brun y Jules Hardouin-Mansart). La decoración de Le Brun no es sólo una obra de arte: es el monumento definitivo a un reinado.

A la muerte de Colbert, le sucedió su enemigo François Michel Le Tellier de Louvois, Marqués de Louvois como superintendente en el departamento de obras públicas. Louvais no mostró ningún favor por Le Brun, el favorito de Colbert y, a pesar del continuo apoyo del rey, Le Brun sintió un cambio amargo en su posición. Esto contribuyó a la enfermedad que determinó su muerte en París el 22 de febrero de 1690 en su mansión privada. Fue inhumado en la iglesia de Saint-Nicholas-du-Chardonnet.

François d'Orbay

(París, 1634- París, 1697) Arquitecto francés. Fue discípulo y colaborador de Le Vau y de Hardouin-Mansart. Sus obras más representativas son las portadas de los Premonstratenses, del hospital de la Trinidad y de los Carmelitas de Lyon, y la catedral de Montauban. Al parecer sucedió a Le Vau en la dirección de los trabajos de Versalles hasta la incorporación de Mansart en 1678. Tomó parte en la realización de los monumentos franceses más importantes de su tiempo.

Juan Bautista Sachetti

(Turín, 1690 - Roma, 1764) fue un arquitecto italiano.

Discípulo de Filippo Juvara, llegó a España en 1736 para trabajar en el Palacio de La Granja de San Ildefonso, pero poco después fue llamado por el rey Felipe V de España a la corte, para continuar con las obras del Palacio Real tras la muerte de Juvara. Por este motivo, fue nombrado maestro mayor de las obras reales, cargo que desempeñó entre 1736 y 1760. También ocupó el cargo de director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y maestro mayor de obras de la Villa de Madrid, desde 1742 hasta su muerte.

En estos años, emprendió la reforma del Teatro del Príncipe y el Teatro de la Cruz. Entre sus proyectos están también la Catedral de la Almudena, el viaducto de la calle de Bailén y el Convento de las Salesas Reales, ninguno de los cuales llegó a desarrollar.

Francesco Sabatini

(Palermo, 1722 — Madrid, 1797), conocido también como Francisco Sabatini, fue un arquitecto italiano que desarrolló la mayor parte de su trayectoria profesional en España, al servicio de la Casa Real, realizando obras de carácter barroco clasicista y, aunque cercano al Renacimiento, habrá que esperar a Juan de Villanueva para hablar de un estilo neoclásico puro.

Natural de Palermo (en Sicilia, entonces parte del reino de Nápoles y Sicilia), estudió Arquitectura en Roma. Sus primeros contactos con la monarquía española se remontaban a su participación bajo la dirección de su suegro, Luigi Vanvitelli, en la construcción del Palacio Real de Caserta para el rey de Nápoles, Carlos VII, el futuro rey Carlos III de España.

Al subir éste al trono español, lo llamó a Madrid en 1760 y lo encumbró por encima de los arquitectos españoles más destacados de la época. Se le nombró Maestro Mayor de las Obras Reales, con rango de teniente coronel del Cuerpo de Ingenieros, a la vez que se le designaba como académico honorífico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Toda su obra se inscribe dentro del Neoclasicismo, pero a diferencia de otros autores neoclásicos, no se inspiró fundamentalmente en las antiguas Grecia y Roma, sino en la arquitectura renacentista italiana.

Su talento como arquitecto y el favor que le profesaba el rey le reportaron numerosos trabajos y encargos. Su trayectoria profesional se vio premiada en repetidas ocasiones. Fue ascendido a teniente general del Cuerpo de Ingenieros, se le otorgó hábito de caballero de la Orden de Santiago, y tuvo acceso directo al círculo de confianza del rey tras su designación como gentilhombre de cámara.

personajes relevantes

Luis XIII

Luis XIII de Francia, el Justo (Fontainebleau, 27 de septiembre de 1601 - Saint-Germain-en-Laye, 14 de mayo de 1643), Rey de Francia y Navarra (1610-1643), co-príncipe de Andorra (1610-1643) y conde de Barcelona (Luis I) (1641-43). Hijo de Enrique IV de Francia y III de Navarra y de María de Médicis. Padre de Luis XIV.

Su reinado estuvo marcado por el sometimiento de los Grandes y de los protestantes, así como por la lucha contra la dinastía Habsburgo.

La imagen de este rey está inseparablemente ligada a la de su primer ministro, el Cardenal Richelieu, quien le ayudaría en la reorientación de la monarquía francesa.

Luis XIII fue un rey que se preocupó por el bienestar de su pueblo, fue él quien impuso la obligación de los obispos a dar una remuneración a los oficiales del culto. También ayudó a San Vicente de Paul a fundar una congregación religiosa en la que se buscaba ayudar a los más pobres. Terminó la construcción del puente Neuf (nuevo), hizo cavar el canal de Briare y creó la primera oficina de censo de desempleados e inválidos.

Permite también el retorno de las escuelas de los Jesuitas de Clermont en París, escuelas que fueron abiertas a los hijos de los burgueses. Es Luis XIII quien crea el cuerpo de Intendentes, quienes remplazaron a los bailes y senescales en la administración del territorio; es también bajo su reino que es acuñado el primer Luis de Oro.

Las dificultades encontradas en 1638, así como su temperamento piadoso, lo llevaron a poner a Francia bajo la protección de la Virgen María. También redacta con su confesor, el padre Nicolás Caussin, un libro de rezos.

Sobre el plan territorial, Francia se extiende considerablemente bajo su reino. Bearn y Navarra fueron incorporados a la corona, mientras que los protestantes dejaron de reivindicar un estado dentro del estado. Cataluña, la cual se encontraba en revueltas contra el resto de España, es anexionada temporalmente a Francia (1640-1652), así como Saboya y el Piamonte. La ciudad de Casale Monferrat en Lombardía corre la misma suerte. Perpiñán y el condado del Rosellón fueron definitivamente anexionados a Francia, en la Paz de los Pirineos, reinando ya su hijo Luis XIV. Al norte, una gran parte de Hainaut fue conquistada con la toma de Arras. Al este, Lorena es íntegramente ocupada por las tropas francesas. Finalmente, el rey subvenciona las expediciones de Samuel de Champlain a Canadá y favorece el desarrollo de la Nueva Francia.

Su relación con Richelieu fue complicada, y sin duda evolucionó con el tiempo hacia una afección verdadera. A la muerte del cardenal, el rey decide reconciliarse con algunos de los antiguos conspiradores, como su medio-hermano César de Vendôme y sus hijos, el duque de Mercoeur y el duque de Beaufort, aunque no lo nombra primer ministro y continúa la política llevada a cabo por Richelieu. Antes de morir, sin embargo, el rey nombra como ministro principal a Mazarino, hechura y continuador de Richelieu, que habría de prolongar su política en el reinado siguiente, en el cual culminaría la tendencia absolutista de Luis XIII.

Luis XIV

Luis XIV de Francia (en francés Louis XIV) (Saint-Germain en Laye, Francia, 5 de septiembre de 1638 - Versalles, Francia, 1 de septiembre de 1715), fue rey de Francia y de Navarra desde el 14 de mayo de 1643 hasta su muerte, con casi 77 años de edad y 72 de reinado, co príncipe de Andorra (1643-1715) y conde de Barcelona (1643-52) como Luis II.

Conocido como El Rey Sol (Le Roi Soleil) o Luis el Grande (Louis le Grand), fue el primogénito y sucesor de Luis XIII y de Ana de Austria (hija del

Rey Felipe III de España). Luis XIV incrementó el poder y la influencia francesa en Europa, combatiendo en tres grandes guerras: la Guerra de Holanda, la Guerra de los Nueve Años y la Guerra de Sucesión Española. Bajo su mandato, Francia no sólo consiguió el poder político y militar, sino también el dominio cultural con personajes como Molière, Racine, Boileau, La Fontaine, Lully, Rigaud, Le Brun y Le Nôtre. Estos logros culturales contribuyeron al prestigio de Francia, su pueblo, su lengua y su rey. Luis XIV, uno de los más destacados reyes de la historia francesa, consiguió crear un régimen absolutista y centralizado, hasta el punto que su reinado es considerado el prototipo de la monarquía absoluta en Europa. La frase «L'État, c'est moi» («El Estado soy yo») se le atribuye frecuentemente, aunque está considerada por los historiadores como una imprecisión histórica (si se hace caso de las fechas, Luis tendría 1 mes cuando lo dijo), ya que es más probable que dicha frase fuera forjada por sus enemigos políticos para resaltar la visión estereotipada del absolutismo político que Luis representaba. En contraposición a esa cita apócrifa, Luis XIV dijo antes de morir: «Je m'en vais, mais l'État demeurera toujours» («Me marcho, pero el Estado siempre permanecerá»).

bibliografía

  • C. GISPERT, Historia del Arte, Barroco II. Madrid. Océano Grupo Editorial, 1997.

Este libro ha sido uno de los mejores que he consultado para elaborar este trabajo, ya que tenía información muy clara y detallada; también contenía imágenes en color que he podido escanear para utilizarlas tanto en el trabajo escrito como en la presentación en power point de clase.

  • S. KOSTOF, Historia de la arquitectura, 2. Madrid. Editorial Alianza forma, 1988.

Este otro libro, ha sido bastante interesante a la hora de consultar ya que es exclusivo de arquitectura y es bastante útil, aunque las fotografías que contenía eran en blanco y negro y demasiado pequeñas.

  • C. NORBERG-SCHULZ, Arquitectura Barroca. Madrid. Editorial Aguilar/Asuri, 1989.

De los manuales consultados este ha sido el que menos he utilizado ya que no me ha sido a penas útil. Con textos muy densos, letra muy pequeña e ilegible; tampoco las fotografías son útiles ya que son en blanco y negro y con poca calidad.

  • OTROS MÉTODOS DE CONSULTA:

    • www.sobrefrancia.com

    • www.artehistoria.com

    • www.biografiasyvidas.com

    • www.wikipedia.com

Estas páginas webs consultadas, han aportado algunos datos relevantes para la información que necesitaba, aunque para lo más útil es para encontrar las fotografías necesarias, y con calidad.

En la actualidad se encuentran en el museo del Louvre

Las cúpulas estaban reservadas para reyes y para la iglesia, esto se tomó como una ofensa.

Entre patio y jardín.

Ampliación de Mansart

Por Mansart.

Luisa Isabel de Orleáns.

Florencia, Italia.

VERSALLES Y EL PALACIO FRANCÉS DEL S. XVII

8