Vendajes e inmovilizaciones

Enfermería. Enfermeros. Curas. Suturas. Vendas. Heridas. Hemorragias. Contusiones. Fracturas. Luxaciones. Esguinces. Casos clínicos

  • Enviado por: Josep Vicent Domínguez Balaguer
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 25 páginas

publicidad

CURAS, SUTURAS, VENDAJES Y ÚLCERAS POR PRESIÓN

VENDAJES E INMOVILIZACIONES

1.- DEFINICIÓN E INDICACIONES

2.- TIPOS DE VENDAJES

3.- NOMENCLATOR DE VENDAJES E INMOVILIZACIONES

4.- TIPOS DE VENDAS

5.- PROCEDIMIENTOS DE VENDAJES

6.- NORMAS GENERALES EN LA REALIZACIÓN DE VENDAJES

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CASOS PRÁCTICOS

1.- DEFINICIÓN E INDICACIONES

Podemos definir el VENDAJE como un procedimiento o técnica consistente en envolver una parte del cuerpo que está lesionada por diversos motivos. Actualmente su uso más frecuente es para cubrir las lesiones cutáneas e inmovilizar las lesiones osteoarticulares.

Es utilizado en el tratamiento de heridas, hemorragias, contusiones, esguinces, luxaciones y fracturas.

Las indicaciones de los vendajes son diversas y, entre ellas, podemos señalar las siguientes:

  • fijar apósitos o medicamentos tópicos.

  • limitar el movimiento de la parte afectada.

  • fijar férulas, impidiendo que se desplacen.

  • comprimir adecuadamente una parte del cuerpo.

  • facilitar sostén a alguna parte del cuerpo.

  • fijar en su sitio los aparatos de tracción.

  • favorecer el retorno de la circulación venosa.

  • moldear zonas del cuerpo (muñones de amputación)

  • etc…

Antes de seguir adelante creemos necesario definir una serie de conceptos básicos que debemos conocer ya que le permitirán el correcto manejo del paciente y una adecuada y precisa comunicación con el médico en el transcurrir del trabajo diario.

La herida es la pérdida de continuidad de la piel que causa la comunicación entre el exterior y el interior. Lesión que produce falta de integridad de los tejidos blandos. Como consecuencia de la agresión de este tejido existe riesgo de infección y posibilidad de lesiones en órganos o tejidos adyacentes: músculos, nervios, tendones, vasos… Son producidas por agentes externos, como un cuchillo o por agentes internos, como un hueso fracturado. Pueden ser abiertas o cerradas, leves o complicadas. Podemos clasificarlas como:

  • incisas o cortantes.

  • contusas.

  • inciso-contusas.

  • punzantes.

  • perforantes.

  • colgajo: SCALP.

  • arrancamiento o desgarro (amputación).

  • aplastamiento.

La hemorragia es la salida de sangre del interior de los vasos sanguíneos (venas o arterias). El hecho de que la sangre sea arterial, venosa o capilar va a implicar que esta tenga una u otra manifestación, tanto en la forma de salida de la sangre como del color de la misma.

  • venosa: color oscuro que sale de forma continúa.

- arterial: color rojo vivo que brota a borbotones (como una fuente).

  • capilar: color rojo vivo que sale de forma continúa a modo de sábana.

La contusión es la lesión producida por la fuerza vulnerante mecánica que se produce sin romper la piel y causa magulladuras o aplastamientos y que puede ocultar otras lesiones internas.

Clasificación:

  • Contusión simple: enrojecimiento de la piel sin más complicaciones (p.e. bofetada).

  • Primer grado o equimosis: rotura de pequeños vasos que dan lugar a un acumulo de sangre que se sitúa en la dermis.

  • Segundo grado o hematoma: la sangre, extravasada en mayor cantidad, se acumula en tejido celular subcutáneo (chichón).

  • Tercer grado: muerte de tejidos profundos, al cabo del tiempo, por falta de aporte nutritivo.

Ante una contusión debemos:

  • Inmovilizar la zona afectada y elevarla.

  • Aplicar frío local (vasoconstricción).

  • No pinchar los hematomas en principio.

  • Valorar por personal médico para descartar lesiones internas.

La fractura es la rotura o la pérdida de solución de continuidad de la sustancia ósea. Pueden ser simples o cerradas (la piel se encuentra intacta) o complicadas o abiertas (existe una herida comunicada directamente con la fractura). Siempre produce dolor, deformidad e impotencia funcional.

'Vendajes e inmovilizaciones'

Dependiendo de que la rotura ósea sea total o parcial, se clasifican en completas, ambas corticales están rotas, e incompletas, sólo está afectada una de las corticales.

La luxación es el desplazamiento anormal y permanente de los extremos óseos de una articulación. Cuando la pérdida de contacto no se produce de forma permanente o es incompleta se llama subluxación.

La fractura-luxación se produce cuando una articulación se ha luxado y uno de sus componentes óseos se ha fracturado.

El esguince es la rotura completa (grave) o incompleta (leve) de un ligamento o conjunto de éstos, responsables de la estabilidad de una articulación. Existen tres grados:

  • Grado I: distensión ligamentosa.

  • Grado II: rotura parcial.

  • Grado III: rotura completa.

'Vendajes e inmovilizaciones'

2. TIPOS DE VENDAJES

De las varias clasificaciones que existen respecto a los tipos de vendajes, hemos elegido la siguiente por considerar que es la más funcional y comprensible a efectos prácticos.

  • Vendaje blando o contentivo: usado para contener el material de una cura o un apósito.

  • Vendaje compresivo: utilizado para ejercer una compresión progresiva a nivel de una extremidad, de la parte distal a la proximal, con el fin de favorecer el retorno venoso. También se usa para limitar el movimiento de alguna articulación en el caso de contusiones y esguinces de grado I, por ejemplo.

  • Vendaje rígido: para inmovilizar completamente la parte afectada (vendaje de yeso).


  • Vendaje suspensorio: sostenedor del escroto o la mama.

  • Mención aparte merece el VENDAJE FUNCIONAL que es una técnica específica de vendaje que permite mantener cierta funcionalidad de la zona lesionada sin perjuicio de la misma. El vendaje funcional es una especie de traje a medida.

Aplicado como una técnica terapéutica, pretende limitar selectiva y mecánicamente la movilidad de una articulación en el sentido del movimiento que afecta a las estructuras lesionadas de los tejidos periarticulares. Con el vendaje funcional se colocan los diferentes elementos orgánicos en posición de acortamiento, lo que a su vez proporciona, además de una acción antiálgica, una protección real contra la posición patológica así como ante la reproducción del mecanismo lesional.

Con este tipo de vendaje se pretende limitar y disminuir los movimientos que producen dolor, así como descargar, en lo posible, las tensiones a las que están sometidas las fibras músculo-tendinosas lesionadas. Como vemos, pues, por su definición esta técnica la podemos utilizar tanto en el campo terapéutico como en el preventivo.

Existen diferentes modos de realizar el vendaje funcional, dependiendo del uso que se le vaya a dar, no es lo mismo vendar el tobillo de un deportista de elite, que debe jugar un partido importante, que el de otra persona que no va a realizar un esfuerzo físico de la misma magnitud, o de aquella a la que se le retira un yeso después de un proceso de inmovilización por un esguince o fractura. En el primer caso se almohadillan las prominencias óseas, se protege la piel y se realiza el vendaje. En los demás casos puede no ser necesario.

Podemos diferenciar tres técnicas en función de los materiales empleados:

· Técnica elástica: se utilizan vendas adhesivas, elásticas en sentido longitudinal y bielásticas (longitudinal y transversal).

· Técnica inelástica: utilizamos vendas de material inelástico, esparadrapo tipo “tape”.

· Técnica mixta o combinada: utiliza materiales de la dos anteriores. Con las tiras de tape conformamos los anclajes y estribos y con las vendas elásticas cerramos el vendaje.

Las estructuras anatómicas implicadas en un vendaje terapéutico deben ser colocadas en posición antiálgica de reducción y reposo, posición que debe mantenerse durante todo el tiempo de realización del vendaje, ya que, de lo contrario el vendaje se vuelve ineficaz aunque sea muy estético.

Por lo tanto, las indicaciones del vendaje funcional son las siguientes:

# Prevención de laxitudes ligamentosas.

# Distensiones ligamentosas de grado I y II.

# Pequeñas roturas de fibras musculares.

# Como descarga en las tendinitis.

# Después de la retirada de yesos.

Otra posible utilización es como medida preventiva cuando un paciente presenta numerosos episodios de lesiones idénticas con el fin de evitar recidivas (son frecuentes los casos de lesiones musculares y tendinosas). Deberemos tener en cuenta que este tipo de vendaje funcional preventivo no se debe realizar de forma sistemática y repetitiva, puesto que asegura una estabilidad pasiva que a su vez hace que el sujeto dependa del vendaje y lo expone aún más a la posible lesión.

'Vendajes e inmovilizaciones'

En general son contraindicaciones del vendaje funcional las lesiones graves que requieran una inmovilización estricta:

# Grandes roturas tendinosas, ligamentosas y musculares.

# Fracturas óseas.

# Heridas importantes y quemaduras.

# Alergia al adhesivo, hipersensibilidad de la piel.

# Enfermedades de la piel como psoriasis.

# Trastornos neurosensitivos importantes.

# Insuficiencia venosa grave.

'Vendajes e inmovilizaciones'

Las articulaciones susceptibles de realizar un vendaje funcional son: el tobillo, la rodilla, la muñeca y las articulaciones metacarpo falángica e interfalángicas.

Generalmente, en el Hospital Clínic Universitari de València se utiliza para proteger los tobillos con la técnica mixta y el procedimiento consiste en colocar unos anclajes de esparadrapo de tela, para evitar la deformidad, a nivel de la pantorrilla y en el antepié, se colocan las tiras de tape en la dirección de los ligamentos que queremos proteger y siguiendo su trayecto, procurando que las tiras no se unan por la cara anterior de la pierna. Lo completamos con venda elástica adhesiva con vueltas circulares hasta al menos 20 cm. por encima de los maleolos.

3.- NOMENCLATOR DE VENDAJES E INMOVILIZACIONES

Para poder clarificar el nombre de cualquier vendaje o inmovilización que podamos oír en el servicio que trabajamos, o leer en cualquier libro, vamos a poner nombre a todos los vendajes e inmovilizaciones de todas las partes del cuerpo susceptibles de ser vendadas o inmovilizadas.

3.1. Vendajes:

  • Cráneo: vendaje capelina.

  • Hombro: v. de Velpeau (actualmente en desuso).

Cabestrillo (Master-Sling).

  • Clavícula: 8 de guarismo (prefabricado o realizado con venda).

  • Codo: vendaje braquial.

  • Antebrazo, muñeca y mano: v. antebraquial o de escafoides.

  • Dedos: compresivo (en dedal o porra).

  • Muslos: musieras.

  • Rodilla: compresivo o de Robert-Jones.

  • Tobillo: compresivo suropédico.

  • Pies: compresivo suropédico y de antepié.

  • Tendón de Aquiles: compresivo suropédico con pie en equino.

  • Cuello: collarín cervical (blando, semirígido, rígido y Filadelfia).

3.2. Inmovilizaciones:

  • Húmero: yeso en U o yeso colgante.

  • Codo: férula braquial.

  • Antebrazo: férula antebraquial.

  • Muñeca: férula antebraquial que en algunos casos debe completarse a braquial para evitar la prono-supinación.

  • Escafoides: férula de escafoides.

  • Mano: férula antebraquial con o sin prolongación para los dedos.

  • 1º dedo: férula de escafoides o férula digital.

  • Resto de dedos: férula digital o sindactilias.

  • Dedos del pie: sindactilias.

  • Pie: férula posterior o suropédica con “peineta” (prolongado por debajo de los dedos) y con refuerzos laterales.

  • Tendón de Aquiles: suropédica con pie en equino.

  • Tobillo: férula posterior o suropédica.

  • Tibia y peroné: isquio-pédica.

  • Rodilla: isquio-pédica o isquio-maleolar.

  • Fémur: colocar tracción transesquelética.

  • Cadera: tracción percutanea.

4.- TIPOS DE VENDAS

Una venda es una tira de lienzo utilizada para vendar. Difieren en tamaño, en la composición y en la calidad del material. Aunque podemos improvisar una venda a partir de una sábana, una toalla, o cualquier otro tejido, lo más común, práctico y cómodo es utilizar las vendas fabricadas específicamente para usos sanitarios. Nombraremos las más usadas en nuestro servicio, remarcando que en otros centros pueden usar las mismas u otras dependiendo del servicio de compras respectivo.

  • Venda algodonada: se trata de venda de algodón fabricada de forma industrial (velband) en rollos de 7, 10 y 15 cm. de ancho. También se utiliza algodón convencional cortado en rollo. En fracturas abiertas solemos utilizar algodón esterilizado.

  • Venda elástica adhesiva: posee una cara con pegamento. lo que facilita su fijación. No debe aplicarse directamente sobre la piel si existen problemas alérgicos, de piel delicada o varices, colocando en estos casos otro vendaje de gasa o de celulosa (papel pinocho). Es el llamado tensoplast y su tamaño es de 4,5 m. x 5 cm. y 4,5 m. x 7 cm.

  • Venda elástica: se distingue por su elasticidad. También

'Vendajes e inmovilizaciones'
'Vendajes e inmovilizaciones'

'Vendajes e inmovilizaciones'

se llama hipoalérgica. Se fabrica entretejiendo algodón y fibras sintéticas elásticas; es muy útil si se necesita aplicar presión. Es la indicada cuando el vendaje se aplica en las extremidades porque facilita el retorno venoso. Es la llamada Crepé E y existen en diferentes tamaños.

  • Venda de gasa orillada o malla hidrófila: (texpol). Es la venda de gasa. es la de uso más común. fabricada en algodón, está indicada principalmente para fijar apósitos. Su calidad y características vienen determinadas por la calidad y cantidad de hilos por cm. cuadrado. Son delgadas, ligeras, blandas y porosas y de diferentes tamaños.

  • Venda impregnada en materiales: que después de su humidificación se solidifican y permiten realizar un vendaje rígido, como el enyesado. También existen diferentes marcas y tamaños de este modelo de vendaje. A modo de anécdota diremos que en otras épocas y según la impregnación, se denominaban: almidonado, dextrinado, silicatado y gelatinado.

  • Vendajes tubulares: existen diferentes tipos según su utilización:

    • De algodón extensible, tamaño de dedos hasta tronco (tubinet, tubinlex*…), También existe el de algodón de malla (ideal para la cabeza). Generalmente son contentivos.

    • Compresivo para soporte y rehabilitación, formado por algodón (83%) y fibras sintéticas (hilo de látex 9% y poliamida 8%). Permiten vendar desde extremidades de niños hasta troncos gruesos. Las marcas comerciales son tubigrip, torval-press, tubilast, etc.…

5.- PROCEDIMIENTOS DE VENDAJES

Comentaremos brevemente, y a modo orientativo, diferentes modos de realizar los vendajes, esto es, diversas formas de superponer las vendas sobre el miembro afectado o la parte del cuerpo que queramos vendar.

  • Vendaje circular: Cada vuelta rodea completamente a la anterior. Utilizado para fijar el extremo inicial y final de una inmovilización, para fijar un apósito y para iniciar y/o finalizar un vendaje. es el que utilizamos para sujetar un apósito en la frente, en los miembros o para controlar una hemorragia haciendo compresión.

  • Vendaje en espiral: Utilizado generalmente en las extremidades; en este caso cada vuelta de la venda cubre parcialmente (2/3) de la vuelta anterior y se sitúa algo oblicua al eje de la extremidad. Se suele emplear venda elástica porque se adapta mejor a la zona a vendar. Se debe iniciar el vendaje siempre de la parte más distal a la proximal (de dedos a corazón).

  • Vendaje en espiral invertida o con doblez: Prácticamente no se usa actualmente. Se requiere mucha práctica para adquirir la destreza necesaria para su correcta colocación. Se usa en antebrazo o pierna. Se inicia con dos vueltas circulares para fijar el vendaje, dirigimos la venda hacia arriba como una espiral, se coloca el pulgar encima de la venda, se dobla ésta y se dirige hacia abajo y detrás; se da la vuelta al miembro y se repite la maniobra anterior, terminando el vendaje con dos vueltas circulares.

  • Vendaje en 8 (o tortuga): Se utiliza en las articulaciones (tobillo, rodilla. muñeca y codo), ya que permite a estas tener cierta movilidad. Colocamos la articulación en posición funcional y efectuamos una vuelta circular en medio de la articulación y alternamos vueltas ascendentes y descendentes hasta formar figuras en ocho.

  • Vendaje en espiga: Es el más usado generalmente. Para realizarlo debemos sostener el rollo de venda con la mano dominante y subir hacia arriba. Comenzaremos siempre por la parte más distal.

La primera vuelta se realiza con una inclinación de 45º en dirección a la raíz del miembro, la 2ª sobre ésta con una inclinación invertida (45º en dirección contraria a la anterior), la tercera como la primera pero avanzando unos centímetros hacia la raíz del miembro… así, en un movimiento de vaivén, se completa el vendaje, que al terminar queda con un aspecto de “espiga”.

Se acaba el vendaje en una zona alejada de la lesión y se sujeta con esparadrapo. Como siempre, se dejan los dedos libres y se vigila la aparición en éstos de hinchazón, cianosis o frialdad. En este caso, se afloja o se retira el vendaje.

'Vendajes e inmovilizaciones'

  • Vendaje de vuelta recurrente: Se usa en las puntas de los dedos, la cabeza y muñones. Después de fijar el vendaje con una vuelta circular se lleva el rollo hacia el extremo del dedo o muñón y se vuelve hacia atrás: Se hace doblez y se vuelve a la parte distal. Al final, se fija con una vuelta circular.

  • Vendaje en guantelete: En forma de guante que cubre la mano y los dedos por separado.

La combinación de unos vendajes con otros y la práctica adquirida por el profesional, es lo que hace el realizar un tipo de vendaje adecuado a cada lesión a la que nos enfrentemos.

6.- NORMAS GENERALES EN LA REALIZACIÓN DE VENDAJES

La ejecución de un vendaje adecuado, de un buen vendaje, exige un entrenamiento previo y continuado; aún así, consideramos que podemos realizar buenos y excelentes vendajes de todo tipo que mejorarán el problema sanitario que presente el paciente, pero que nunca alcanzaremos la perfección en el complejo ejercicio del desarrollo de nuestra profesión.

Antes de explicar algunos tipos de vendajes, expondremos algunos principios generales en la realización de vendajes:

    • Lavado de manos antes y después de cada vendaje.

    • Impedir el contacto entre zonas dérmicas aislándolas con gasas.

    • Proteger las prominencias óseas antes de vendarlas.

    • Utilizar la venda más adecuada para los fines del vendaje.

    • Iniciar el vendaje sosteniendo el rollo de la venda en una mano y el extremo inicial con la otra.

    • No iniciar ni finalizar el vendaje directamente sobre una herida o un área sobre la que sea posible que el paciente ejerza algún tipo de presión (p.e. cara posterior del muslo).

    • Vendar de la parte distal a la proximal (de dedos a corazón).

    • Vendar de manera uniforme y firme, cubriendo 2/3 del ancho de la vuelta anterior. La tensión y la presión deberán mantenerse iguales durante todo el proceso.

    • En caso de colocar un apósito, cubrirlo prolongando el vendaje unos cms. más en cada extremo.

    • Dejar el extremo distal de la zona vendada libre para comprobar la vascularización, movilidad y sensibilidad.

    • Fijar el vendaje con esparadrapo.

    • Revisar el vendaje y buscar signos de alteración de la circulación.

    • Registrar en la hoja de enfermería fecha, hora, tipo de vendaje y de venda utilizada y demás observaciones pertinentes.

  • Vendaje clásico en espiral:

Colocaremos la zona a vendar de manera cómoda para el paciente y el enfermero, procurando que el área afectada no esté en contacto con ninguna superficie. Antes de iniciar el vendaje se colocara la zona afectada en posición funcional, tal como debe quedar una vez vendada. Se inicia el vendaje por la parte más distal, para evitar la acumulación de sangre en la zona vendada y facilitar el riego vascular; vendaremos de izquierda a derecha facilitando, así, la labor del enfermero. El rollo de venda se mantendrá en la parte más próxima al enfermero, evitando desenrollar de manera excesiva la venda.

El vendaje debe ser aplicado con una tensión homogénea, ni muy intensa ni muy débil. Bajo ninguna circunstancia el paciente debe sentir hormigueo en los dedos, notarlos fríos o apreciar un cambio de coloración en los mismos, después de haber colocado el vendaje.

Utilizaremos vendas del tamaño adecuado a la zona que debe vendarse. El vendaje se iniciará con la venda ligeramente oblicua al eje de la extremidad, dando dos vueltas circulares perpendiculares al eje, entre las que introduciremos el inicio de la venda. Acabaremos también con dos vueltas circulares y sujetaremos con esparadrapo.

Sólo se darán las vueltas precisas, la venda sobrante será desestimada. Es muy importante, antes de iniciar el vendaje, cubrir correctamente con vendaje algodonado o algodón todas las prominencias óseas de la parte de la extremidad que vamos a vendar.

  • Vendajes elásticos adhesivos:

Para su colocación conviene seguir una serie de normas básicas:

  • Hay que dar las vueltas necesarias con la tensión adecuada, pero es preferible aplicar muchas vueltas con tensión moderada que pocas demasiado apretadas.

  • Cada vuelta debe superponerse, al menos, en la mitad a la anterior para evitar la separación del material.

  • Deberemos inspeccionar el aspecto de los dedos por si presentan signos de deficiente circulación (fríos o cianóticos) y preguntar siempre al paciente si presenta parestesias o dolor en los dedos.

  • Cuando realicemos este vendaje para un esguince leve de tobillo, deberemos seguir el trayecto de los ligamentos que deseamos proteger, tensando ligeramente en esa dirección.

  • Siempre que sea posible se comenzará el vendaje por la parte más estrecha del miembro, siguiendo en dirección ascendente.

  • Para la correcta colocación de este vendaje deberemos ayudarnos de la mano con la que no sostenemos el rollo de venda elástica, para fijarlo adecuadamente al miembro, procurando que no queden pliegues al finalizar el vendaje.

    • Vendajes enyesados:

Antiguamente se empleaba la lechada de yeso (consistía en mezclar yeso ortopédico en polvo con agua tibia a partes iguales, en la lechada resultante se mezclaban completamente vendas de linón ortopédico y se realizaba la férula o el vendaje enyesado) también se utilizaron vendas de yeso que se confeccionaban en el propio servicio. Estos procedimientos están en extinción por razones de comodidad, económicas y de dificultad en su realización.

Actualmente se utilizan vendas de yeso de confección industrial; ofrecen garantía de calidad, tiempo de fraguado exacto, facilidad en su manejo y almacenamiento.

Se suelen emplear en forma de férulas o valvas o como yesos completos (estos los coloca siempre el médico).

Para conseguir una correcta inmovilización han de incluir el foco de fractura y las articulaciones proximal y distal. La férula suele emplearse como tratamiento definitivo en lesiones estables y/o no complicadas o como paso previo al yeso completo cuando se prevea un edema importante o la lesión pueda desplazarse o complicarse de algún modo o sea de carácter quirúrgico.

Para confeccionar y aplicar una férula tendremos en cuenta, de manera resumida, los siguientes puntos:

      • Se usa una venda enyesada de fabricación industrial que se pliega sobre sí misma.

      • La longitud se calcula por medición directa sobre la superficie a inmovilizar.

      • El grosor ha de ser, aproximadamente, de 0,5 cm. (6 a 8 capas). Valorar hacerla más gruesa en algunos casos (niños inquietos, pacientes que cargarán, etc.…).

      • Habitualmente se coloca la férula en la cara dorsal del MS y en la cara posterior del MI, para permitir una mejor movilidad de los dedos; siempre que no exista una indicación expresa del médico (p.e.: colocar una férula antebraquial por la cara palmar del antebrazo).

      • Previamente a la aplicación de un yeso completo o una valva, la piel debe protegerse con un vendaje tubular, papel pinocho, vendaje algodonado o algodón en rollo, teniendo especial cuidado en la protección de las prominencias óseas: talones, maleolos, muñecas, codos, etc.

      • La férula o valva debe ajustarse exactamente al contorno del miembro sin dejar rugosidades que puedan provocar lesiones por decúbito.

      • Por último fijaremos la férula con venda, si es de gasa deberemos mojarla previamente para evitar que encoja al contacto con el yeso mojado. Generalmente solemos utiliza venda elástica hipoalérgica.

Como apunte final reseñaremos que cualquier inmovilización debe realizarse en la posición más funcional posible, cercana a la actitud anatómica, a no ser que exista una indicación diferente por parte del médico, por ejemplo, para inmovilizar una lesión del tendón de Aquiles, el tobillo debe estar en equino (más de 90º) y no en ángulo recto.

Las posiciones funcionales de las articulaciones son:

      • Hombro: codo en flexión adosado al tórax.

      • Codo: flexión de 90º.

      • Muñeca: extensión de 20º.

      • Metacarpofalángicas: flexión de 90º.

      • Interfalángicas: extensión o mínima flexión.

      • Cadera: flexión de 20-30º.

      • Rodilla: flexión de 20º.

      • Tobillo: ángulo recto (neutro o 90º).

Cuando se realice algún vendaje, sobre todo si es enyesado, deberemos proporcionar al paciente una serie de recomendaciones:

  • Acudir al especialista si se rompe, se suelta, existe dolor persistente, manchas o entumecimiento de pies o manos y los dedos se hinchan en exceso o se ponen cianóticos (para observarlo se deben despintar las uñas).

  • Bajo ningún concepto el paciente debe humedecer, cortar, calentar, romper o actuar sobre el yeso.

  • Es muy importante movilizar los dedos y las articulaciones libres.

  • No rascarse ni introducir agujas de tejer entre la piel y el vendaje por la posibilidad de hacerse heridas y que estas se infecten al estar tapadas.

  • REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

    • Jiménez Murillo, L. y Montero Pérez, F.J. “Medicina de Urgencias: Guía Terapéutica”. Ediciones Harcourt.

    • Temario de oposiciones de ATS/DUE de la editorial MAD.

    • Ronald McRae “Tratamiento práctico de fracturas” Editorial McGraw-Hill-Interamericana de España, S.A.U.

    • Staundiger, P y Matzen Dr. “Manual del enyesado”, Biersdorf Medical Bibliothek.

    • “El arte de hacer un yeso”. Editorial Smith-Nephew.

    • Roces Camino, J.R. Y Fernández Martín, C. “Manual de vendajes funcionales en consulta de Enfermería de Atención Primaria”

    • “Técnicas de Vendajes con Tensoplast”. Ed. Smith-Nephew Ibérica

    • Información de Internet.

    CASOS CLÍNICOS DEL TEMA “VENDAJES E INMOVILIZACIONES” CORRESPONDIENTES AL CURSO “CURAS, SUTURAS, VENDAJES Y ÚLCERAS POR PRESIÓN”

    Caso 1

    Varón de 19 años que acude por dolor y tumefacción en tobillo tras torsión. Presenta cierta impotencia funcional que le impide deambular con normalidad. Se realiza Rx que descarta lesión ósea.

    Diagnóstico: esguince grado I-II del L.L.E.

    Tratamiento: tensoplast 3 semanas, reposo, hielo local, descarga y AINES.

    Caso 2

    Mujer de 67 años que acude por dolor e impotencia funcional de hombro tras caída casual. Rx.: fractura de cabeza de húmero sin desplazar, por lo que se decide tratamiento conservador con inmovilización con Master-Sling, revisión en 4 sem. por su traumatólogo, tto. analgésico y reposo.

    Caso 3

    Varón de 30 años que recibe un golpe indirecto en rodilla, no presenta tumefacción., no derrame articular, no impotencia funcional, ligero dolor.

    Diagnóstico: contusión rodilla.

    Tratamiento: vendaje de Robert-Jones (en espiga, ya que estamos vendando una articulación) y analgesia.

    Caso 4

    Mujer de 57 años, caída casual en la calle, presenta dolor y deformidad en muñeca. Rx.: fractura de radio distal (fx de Colles). Se administra anestesia local en foco de fractura, se realiza reducción (tracción y flexión palmar) bajo escopia e inmovilización con yeso circular antebraquial (vuelta de velband, vuelta de pinocho, yeso circular, férula y segundo yeso circular).

    En la fractura de Colles, el fragmento fracturado se desplaza hacia la cara posterior o dorsal de la muñeca, por lo que la reducción ha de hacerse hacia la cara anterior o palmar.

    La fractura de Smith es la contraria, el fragmento se desplaza hacia cara anterior o palmar; es una fractura rara.

    En este caso la reducción es deficiente, se debería realizar mayor flexión palmar, pero como la fractura es articular y conminuta el tratamiento debe ser quirúrgico, por lo que puede quedarse así. Esta paciente se remitió a su hospital de referencia para que allí se decidiese el tratamiento definitivo. En este hospital se hubiese operado.

    Caso 5

    Varón de 76 años portador de una PTC que, tras caída casual presenta dolor e impotencia funcional (no puede tenerse en pie). Rx: luxación de la PTC. El tratamiento consiste en reducir la luxación bajo anestesia general en quirófano de urgencias.

    Caso 6

    Mujer de 67 años que tras caída casual en su domicilio presenta dolor e impotencia funcional en hombro. Rx: luxación de hombro más fractura del troquiter. Se reduce en el área de urgencias satisfactoriamente. El tto. consiste en inmovilización con cabestrillo, analgesia y revisión a las 3 semanas por su traumatólogo para iniciar rehabilitación si se considera oportuno.

    Caso 7

    Niño adolescente de 13 años que, tras traumatismo directo (balonazo, es portero de un equipo de fútbol), presenta dolor, deformidad, tumefacción e impotencia funcional en muñeca derecha. La rx. nos muestra una fractura de la metáfisis distal de radio. Se procede a la reducción en el área de urgencias bajo anestesia local y supervisada bajo escopia. La reducción es satisfactoria; se realiza inmovilización con yeso completo (circular), se pauta AINES 400 mg/8 horas. Debe revisarse en 10 días por su traumatólogo para valorar la posibilidad de cambiar el yeso ya que, al disminuir la tumefacción, el yeso puede quedar holgado y es conveniente cambiarlo.

    Caso 8

    Varón de 53 años que, tras caída casual con apoyo de la mano, presenta dolor e impotencia funcional a nivel de la tabaquera anatómica de la mano, también inestabilidad del primer dedo. La rx. nos muestra una fractura luxación trapeciometacarpiana del primer dedo (fractura de Bennet). Se realiza reducción más férula tipo escafoides. La rx. de control nos muestra que la reducción es adecuada, pero en este tipo de fractura siempre va a quedar una cierta inestabilidad del movimiento del primer dedo, por lo que se debe valorar la posibilidad de tratamiento quirúrgico para estabilizar el dedo. ¿En función de qué se opera o no?, en función del trabajo del paciente, si está jubilado, en activo, si utiliza ese dedo de manera necesaria para su trabajo, etc… En este caso si se operó ya que se trata de un ATS dedicado a realizar extracciones de sangre diariamente.

    Caso 9

    Niña de 3 años. Caída sobre hombro izquierdo hace 1 semana. Presenta dolor en 1/3 medio de clavícula que aumenta con la movilidad de MSI.

    Rx.: fx. 1/3 medio clavícula I.

    Tto.: cuello-puño más analgesia habitual.

    Revisión por COT en 3 semanas.

    Caso 10

    Mujer de 75 años que, tras caída casual, presenta dolor a nivel inguinal, impotencia funcional, acortamiento de miembro y rotación externa.

    Rx.: fx. cuello de fémur impactada.

    Tto. inicial: analgesia y tracción percutanea, protector gástrico y heparina para prevención de trombosis.

    Tto. definitivo: quirúrgico.

    Caso 11

    Hombre de 85 años que, tras caída casual sobre hombro derecho al ir a coger a su mujer, presenta dolor postraumático e impotencia funcional.

    Rx.: luxación anterior glenohumeral. Se procede a la reducción siendo ésta satisfactoria. Master-Sling completo, analgesia y control en 3 semanas por COT.

    Caso 12

    Mujer de 69 años que, tras caída casual, presenta dolor y equimosis MTCF 4º y 5º dedos. No dolor a la palpación de F1 de 4º dedo.

    Rx.: fx. metadiafisaria F1 5º dedo no articular.

    Rx. control: aceptable tras manipulación.

    Diagnóstico: fractura base 1ª falange 5º dedo.

    Tto.: - sindactilia 4º-5º dedos.

    • férula digital en 5º dedo.

    • analgesia

    • revisión COT en 3 semanas.

    Caso 13

    Varón de 16 años. Tras accidente de moto, presenta dolor y tumefacción en la mano, focalizado en zona de la tabaquera anatómica.

    Rx.: fractura base 1º MTC, mínimamente desplazada.

    Tto.: conservador con férula tipo escafoides más analgesia. Deberá revisarse en una semana para evaluar la evolución. Si se desplaza se debe operar. Este paciente regresó a la semana y quedo ingresado para ser operado, ya que la fractura se había desplazado un poco.

    Caso 14

    Varón de 16 años. Tras accidente de moto, presenta dolor y deformidad en muñeca derecha.

    Rx.: - fractura metafisaria conminuta radio distal.

    - fractura cuerpo del escafoides

    Se realiza manipulación y reducción bajo escopia, siendo el control aceptable, se coloca yeso completo. El tratamiento definitivo será quirúrgico con la colocación de una placa atornillada.

    Caso 15

    Niña de 6 años que tiene una caída casual el día anterior a venir a urgencias. La niña es paciente oncológica, acostumbrada al dolor.

    Presenta deformidad y dolor a nivel de antebrazo .La exploración neurovascular es normal.

    Rx.: fx. 1/3 medio de cúbito y radio.

    Se coloca una valva de yeso y se ingresa para el tratamiento quirúrgico, que consistirá en colocar un par de agujas de Kirschner.

    Caso 16

    Varón de 19 años que, tras traumatismo indirecto (torsión) de tobillo, presenta dolor, deformidad, tumefacción e impotencia funcional.

    Rx.: fx. 1/3 distal de peroné más subluxación.

    Se realiza reducción y se coloca férula de yeso, el control radiográfico es aceptable. el tratamiento definitivo es quirúrgico con la colocación de una placa atornillada en el peroné y la reparación de la sindesmosis (en este caso se pasa un tornillo entre tibia y peroné.

    Caso 17

    Varón de 25 años que, tras caída casual, presenta dolor, tumefacción e impotencia funcional de la mano.

    Rx.: fractura conminuta articular falange 1ª o proximal del tercer dedo.

    El tratamiento en urgencias consiste en sindactilizar el 2º-3º y 4º dedos más una férula de yeso con prolongación de estos dedos.

    El tratamiento definitivo será quirúrgico colocando una placa atornillada.

    Caso 18

    Varón de 67 años que, tras caída casual, presenta dolor, impotencia funcional, acortamiento de miembro y rotación externa.

    Rx.: fractura subtrocanterea de cadera.

    Se coloca tracción percutánea en espera del tratamiento definitivo que será la colocación de una prótesis de cadera.

    Caso 19

    Mujer de 58 años que, tras caída casual sobre la palma de la mano, presenta dolor, deformidad, tumefacción e impotencia funcional de muñeca.

    Rx.: fractura conminuta 1/3 distal de radio y cúbito.

    Se realiza manipulación bajo escopia, se reduce y se coloca yeso completo braquial para evitar la prono supinación.

    El tratamiento definitivo es quirúrgico: placas atornilladas.

    Caso 20

    Varón de 58 años que, tras caída por accidente de moto, presenta dolor en la clavícula e impotencia de miembro superior.

    Rx.: fractura 1/3 medio clavícula.

    Se coloca un vendaje en 8 prefabricado, quedando una reducción correcta, por lo que se decide tratamiento conservador, debe revisarse en 3 semanas por el COT, ajustar el vendaje diariamente, heparina s/c, protector gástrico y analgesia.

    Caso 21

    Mujer de 76 años que, tras caída casual, presenta dolor, tumefacción e impotencia funcional de tobillo. No puede apoyarse y estar de pie.

    Rx.: Fractura trimaleolar de tobillo.

    Se coloca una férula de yeso tras realizar reducción de la fractura, siendo esta satisfactoria, aunque este tipo de fractura es siempre quirúrgica.

    En el presente caso no se operó, de acuerdo con la familia de la paciente, ya que padece demencia senil y Alzheimer. Se pauta analgesia, heparina y revisión en 2 semanas por el COT.

    Caso 22

    Mujer de 82 años que, tras caída casual, presenta dolor, tumefacción e impotencia funcional de tobillo.

    Rx.: fractura trimaleolar de tobillo. Se trata de una fractura muy inestable que se intenta reducir en dos ocasiones, siendo en ambas, deficiente la reducción. También es quirúrgica. Se coloca una férula algodonada.

    Caso 23

    Niña de 6 años a la que, estando en el parque, le cae una niña encima del brazo y presenta dolor, deformidad e impotencia funcional de muñeca y antebrazo.

    Rx.: fractura diafisaria de radio-cúbito.

    Se manipula bajo anestesia local, siendo aceptable la reducción. Se coloca yeso braquial, se pauta analgesia y se dan instrucciones a la familia: mantener brazo en alto, mover los dedos de la mano, acudir a urgencias si aparecen déficits motores o sensitivos, ante tumefacción importante o dolor intenso que no cede con analgesia habitual. Debe revisarse en una semana por el COT infantil.

    Caso 24

    Mujer de 84 años, con demencia senil y que, tras caída casual con apoyo de la mano, presenta dolor, deformidad e impotencia funcional en extremo distal de radio.

    Rx.: fractura 1/3 distal radio.

    Se reduce e inmoviliza con yeso completo, pero, debido a la inestabilidad de la fractura, se decide reducción y osteosintesis con 2 agujas de Kirschner, que se colocan en el área de urgencias. La reducción es satisfactoria. En estos casos se debe pautar una cobertura antibiótica, controlar la temperatura (+ de 38º, acudir a urgencias), también ante gran tumefacción y/o dolor que no cede con analgesia. Revisión en 10-12 días por el COT, con rx. de control.

    Caso 25

    Mujer inglesa de 62 años que, tras caída casual sobre mano en extensión, presenta dolor, deformidad, tumefacción e impotencia funcional de muñeca.

    Rx.: fractura de Smith.

    Se reduce bajo anestesia local y escopia, se inmoviliza con yeso completo. La reducción es satisfactoria. Se pauta AINES 3-5 días y debe controlarse en Inglaterra por el especialista en una semana, ya que partía al día siguiente a su país.

    Caso 26

    Varón de 32 años que, tras accidente laboral, (le cae una plancha de hierro en la cabeza), presenta ausencia de movilidad de extremidades (tetraplejia).

    Rx.: fractura cuerpo vertebral de C5.

    Se opera al día siguiente, después de estar ingresado en Reanimación, colocándole una placa para fijar la vértebra. Al día siguiente de operarlo mueve las extremidades.

    Caso 27

    Varón de 34 años que, tras accidente de moto, presenta dolor en cadera y pelvis.

    Rx.: fractura de isquion y luxación de cadera. Se reduce la luxación y se opera el isquion con una placa atornillada.

    Caso 28

    Varón de 26 años, epiléptico que, tras crisis convulsiva, sufre caída y presenta dolor, deformidad e impotencia funcional de muñeca.

    Rx.: fractura de Smith radio distal.

    Se reduce bajo anestesia local, se inmoviliza con yeso completo braquio-palmar. La rx. de control muestra una reducción aceptable, no obstante debe controlarse en 6-7 días para valorar el estado con una nueva radiografía, ya que si se desplaza debe operarse.