Veinte mil leguas de viaje submarino; Julio Verne

Literatura universal contemporánea del siglo XIX. Narrativa. Novela fantástica o de ciencia-ficción. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Ekimalito
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

Argumento:

Capitulo I

Un suceso inexplicable, acaecido en 1866, levanto polvareda entre las gentes de mar, los pescadores, comerciantes y hasta los oficiales de la marina. Desde hace ya un tiempo algunos barcos habían notado una extraña presencia, había cierta coincidencia entre todo lo supuestamente visto por los tripulantes de algunos barcos que habían chocado con lo que ellos llamaban particularmente “La Cosa”.

Según los datos existentes, el monstruo en cuestión bien podía tener una longitud de 200 pies, medida capaz de despertar el sentido de lo maravilloso en el hombre.

El 20 de Julio del 1866, el vapor "Governor Higginson", de la compañía de Navegación A Vapor, el cual hacia la travesía de Calcuta a Burnach, afirmó haber visto un objeto aproximadamente a 5 millas de las Costas Orientales de Australia, este creyó que se trataba de un animal marino, pero su inmenso tamaño lo hizo sospechar y por eso lo comunico.

Tres días más tarde, el vapor Cristóbal Colón, de la Compañía de Vapores de las Indias Occidentales y Pa­cífico, avistó el mismo objeto setecientas millas al no­reste del punto anterior, dato que ponía en evidencia la sorprendente velocidad del cetáceo.

Quince días después, dos barcos, el Helvetia, de la Compañía Nacional, y el vapor correo Shannon, que na­vegaban en dirección opuesta, divisaron el monstruo, res­pectivamente, a los 420 15' de latitud norte, y a los 600 35' de longitud oeste, del meridiano de Greenwich.

Éstas y otras noticias que fueron llegando desde los más remotos lugares, conmovieron seriamente la opi­nión pública. El transatlántico Le Pereire confirmó al­gunos datos sobre el monstruo que, por su parte, abor­dó al Etna; el Estado Mayor del comodoro Fitz-James, a bordo del Lord Clyde, lo describió con gran lujo de detalles. Los oficiales de la fragata francesa La Normandie firmaron una declaración adjunta de lo que habían visto­.

El 5 de marzo, el Moravian, sólido barco canadiense, chocó a estribor con una roca que no figuraba en nin­guna carta marina, no lejos de las costas atlánticas de Estados Unidos. Gracias a la enorme resistencia de su casco, se salvó de un irremediable naufragio. Transpor­taba doscientos treinta y siete pasajeros. Una vez en la dársena, se comprobó que había sufrido un extraño corte geométrico en la quilla, con lo cual la hipótesis de laroca no fue válida.

Algunas semanas después, el Scotia fue embestido a babor por un objeto cortante y perforante, resultando dañado con una vía de agua considerable. En realidad, el bordaje que tan suave que casi nadie se dio cuenta, pero los guardacostas desataron el pánico general al gritar desde el puente:

  • Nos Hundimos!! Todos a los botes! Nos Hundimos!

Capitulo II

Todo esto sucedió cal regreso de el Profesor Aronnax, científico y botánico, el cual estaba en las tierras de Nebraska, en los EE.UU. Este trabajaba en “El Museo de Historia Nacional de París”, de profesor suplente. Este al oír acerca de tal suceso, busco información en la prensa, y muy interesado en el tema estudio acerca de la supuesta criatura. La prensa atribuía diferentes puntos de vista acerca de “La Cosa”, algunos decían que era un monstruo, otros que era un artefacto mecánico, que estaba en poder de otra nación, la cual tenia afanes de expansión. Esta ultima fue rechazada por los diversos gobiernos los cuales negaron esa posibilidad, y por eso esta hipótesis fue olvidada y sustituida por otras.

Muchas personas recurrieron al Profesor Aronnax, el cual era un experto en el área, y recordando un libro de su autoria llamado “Misterios de las Profundidades Submarinas” afianzaron su juicio a lo que este pudiera decirles acerca del asunto, como era un especialista en esa área.

Se organizaron rápidamente expediciones contra la temida Bestia, y quedo todo quedo en manos de América y Europa.

La Fragata Norteamericana “Abraham Lincoln”, armada con un gran espolón, no sabia hacia donde dirigirse, y fueron necesarias 3 semanas de incertidumbre para localizar al monstruo, ya a las 3 semanas Un vapor de línea que navegaba de San Francisco a Shanghai, dijo que lo había visto rondeando por las aguas del norte del Pacifico, al tener ya un objetivo geográfico, la fragata “Abraham Lincoln”, se preparo para zarpar.

Tres horas antes de zarpar la fragata “Abraham Lincoln” J.B. Johnson le envío una carta de urgencia al Profesor Aronnax, diciendo que el Presidente vería con satisfacción su participación en la búsqueda del monstruo.

Este quien no estaba en disposición de ir a esa aventura si no que quería ir a Siberia se vio obligado a aceptar ya que eran ordenes del presidente. Fue a recoger su equipaje, y llamo a su sirviente Conseil y le invito a acompañarle en la arriesgada travesía, advirtiéndole que se arriesgaba a nunca mas volver a pisar suelo firme, este le recordó todas sus responsabilidades que iba a dejar sin tener quien los cuidase, este le dijo que no se preocupase por eso, que ya todo aquello estaba resuelto, este al ver que no le quedaba otra acepto diciendo que no lo dejaría ir solo hacia ese lugar tan peligroso, y así partieron hacia el muelle de donde partirían en la Fragata “Abraham Lincoln”, al llegar allí le mostraron su camarote. El barco zarpó un cuarto de hora luego que Conseil y el Profesor Aronnax llegaron. Este barco era un navío muy rápido y bien dotado para esta misión. Lo que el Profesor nunca imagino era la aventura que acababa de empezar...

Capitulo III

Toda la tripulación creía firmemente en la existencia del afamado monstruo y estaba decidida a exterminarlo, todos en el barco permanecían con los ojos vigías, atentos a que el monstruo apareciera, debido a una recompensa prometida de US$2000.00, toda la tripulación, incluso el Profesor Aronnax, la mayor parte de su tiempo libre.

Aunque esta fragata, no le hacia falta nada, estaba bien preparada para esta clase de trabajos contaban con la mejor arma Ned Land, el mejor arponero conocido de todos los tiempos, con un arpón en su mano podía atravesar cualquier bestia o animal marino que se le pusiera cerca.

Este era un hombre muy silencioso, y acostumbraba a pasar largas horas encerrado en su cuarto sin hacer nada cosa que molestaba mucho al Profesor Aronnax, ya que nunca se sabia el momento en el que la bestia fuese a aparecer y debían estar listos para cualquier cosa.

Luego de largas semanas de navegación entraron al Océano Pacifico, zona que era muy consultada por la bestia, la tripulación apenas comía y dormía, a que todos vivían preparados para cualquier cosa.

Conseil, quien estaba cansado de toda esa expedición sin exito le reclamaba a su Señor diciéndole que era estúpida toda esa expedición, que el no creía en ese... y en ese instante apareció el monstruo marino, Ned Land, al verlo grito:

-¡Atención! ¡Ahí tenemos a la bestia!

Capitulo IV

Todos corrieron al oír el grito de Ned Land, todos querían ver el afamado monstruo, este monstruo era muy extraño, dijo el Profesor Aronnax al realizar algunas observaciones al monstruo, tenia un brillos fosforescente, algo muy extraño, unos dijeron que era una acumulación de moléculas fosforescentes, pero el Profesor Aronnax afirmó que su fuente de energía era de naturaleza eléctrica.

Cuando la fragata se acerco lo suficiente al monstruo, Ned Land midió las dimensiones y le lanzo un arponazo, el cual resbaló de la cubierta del monstruo. Luego de unos momentos de observación el monstruo comenzó a moverse hacia atrás, tomando impulso y luego se embistió contra el barco haciéndolo estremecer y lanzando al Profesor Aronnax al agua.

Este al ver que la fragata se alejaba empezó a gritar pidiendo auxilio, pero todo era en vano, ya empezaba a ahogarse cuando de repente escuchó la voz de su fiel sirviente quien sé lo hechó en hombros y nado hasta el cansancio, luego el Profesor se desmayó y al despertar llamó a su sirviente, este le respondió con su tono regular, este al abrir los ojos vio a Ned Land quien estaba junto a ellos y le pregunto que si el había caído también este le respondió que si, pero que había tenido mas suerte, estaban sobre una especie de islote flotante en el que Ned Land había caído y del cual no sabia su origen.

Pasaron las horas, y cada vez se alejaban mas de la fragata, estos preocupados, ya que no tenían rumbo, se dieron cuenta que el islote de metal estaba empezando a hundirse y empezaron a patear el islote y a gritar por ayuda, de un momento a otro se abrió una compuerta en el islote y 8 hombres con mascaras en sus caras salieron y los arrastraron hacia dentro del islote.

Capitulo V

En su cansancio, no se fijaron en sus rostros, solo sintieron cuando sus pies descalzos se arrastraban por una escalera de hierro, y cuando sintieron tierra firme, se fijaron que una puerta se abrió e inmediatamente se volvió a cerrar, ellos se preguntaban ¿dónde estaban? Y porque los trataban así, Ned Land hombre de brusco carácter empezó a lanzar maldiciones cuando lo encerraron.

Al Cabo de media hora la puerta se abrió con una luz muy intensa, parecida a la que aquella cosa que ellos creían un monstruo emanaba, luego les cambiaron la ropa, poniéndoles ropas flexibles y calurosas, hechas de piel de nutria y de León Marino. Luego de vestirlos los llevaron a un cuarto que contaba con 5 sillas y una mesa, todo encerrado sin ventanas ni ningún tipo de ventilación, una vez allí procedieron a servirles comida, ellos se preguntaban ¿Qué les irían a servir de comida? Allí les sirvieron indescriptibles manjares, pescados, mariscos de todas clases, cosas que nunca imaginaron comer. Luego de comer, fueron trasladados de nuevo a su prisión, allí durmieron ignorando cuantas horas.

Al día siguiente, cuando despertaron, Ned Land, quería salir de esa prisión, y decidió elaborar un plan de fuga, cuando el guardia fue a llevarles la comida lo tomó por la garganta y lo tiro al suelo, de un momento a otro entro una 2da persona y le ordeno a Ned Land que soltara al camarero, este muy enfurecido lo soltó, luego el extraño se llevo al Profesor Aronnax diciéndole que estaba a bordo del Nautilus y que lo iba a dejar permanecer en el barco como uno de sus tripulantes pero debía estar dispuesto a ser encerrado en el momento que el se lo ordenara, le dijo del mundo de conocimientos que obtendría si se quedaba, este aceptó con mucho gusto.

Capitulo VI

Aquel sujeto extraño se presento diciendo: -Pueden llamarme Capitán Nemo; y le invito al Profesor a dar un recorrido por el Nautilus, el Profesor aceptó dándole las gracias por su atención.

Durante el recorrido, El Capitán Nemo abrió una puerta y le invito a entrar al Profesor Aronnax, allí estaba, una biblioteca bien dotada, tenia cientos de libros, e incluso los libros del profesor, gesto que lo hizo sentir bien, el profesor muy admirado le expreso su admiración al capitán.

Luego pasaron a otra habitación, cuando entraron allí, el Profesor observo un sin numero de obras de arte, una inmensa colección de pinturas originales, las cuales valían una fortuna, estando en esa sala, el Profesor le pregunto al capitán que ¿con que objetivo construyo ese submarino y como se hizo para que nadie supiera que estaba construyéndolo? Este le respondió a su incógnita diciéndole que había roto toda relación con la tierra que su vida era el océano y que este le ofrecía lo mismo o mejores cosas que lo que la tierra pudiese brindarle, también le dijo que el armo el submarino en una pequeña islilla que había comprado, y que compro las piezas del submarino en distintos lugares y con distintos nombres, para evitar las sospechas, y que el fuego se encargo de eliminar las pruebas que quedaron.

También aprovecho para preguntarle que como funcionaba aquel submarino, este le explico que funcionaba con electricidad obtenida a partir del sodio del agua, y que este mezclado con el mercurio formaba un compuesto perdurable y de alto poder.

Capitulo VII

Al día siguiente, el Nautilus llevaba rumbo Nordeste, siendo llevado por la corriente del Río Negro, a una velocidad de 12 millas por hora, el Profesor se levantó y se vistió rápidamente, al salir de su camarote vio que había una nota en el suelo la cual decía lo sgte.:

Señor Aronnax:

El capitán Nemo tiene el honor de

Invitarle a usted y a sus compañeros a una

partida de caza que se celebrara mañana en los

Bosques de la isla Crespo.

Ned Land se emociono grandemente por la cacería, ya que como saben a el le gustaba cazar mucho, pero el Profesor se quedo pensativo y se preguntaba en su mente ¿Porqué el capitán querría salir de cacería si el ha roto todo contacto con la tierra? y con esta idea fue a su camarote y le pregunto que cual era su intención llevándolos a los bosques de las islas Crespo y el le explico que eran bosques submarinos, este se conformo y acepto, se vistieron y tomaron unas armas extrañas que poseían unas balas cargadas de electricidad, que fulminaban a su presa cuando las tocaban.

Se fueron de caza por los bosques de la Isla Crespo, allí atraparon una nutria marina y algunos animales más, al regresar al Nautilus se encontraban muy cansados y al quitarse el vestuario, se fue a dormir seguidamente.


Capitulo VIII

Al día siguiente el Profesor despertó sintiendo un gran bienestar y energía, el Nautilus estaba flotando y este salió corriendo y subió la plataforma para respirar aire puro y sentir la brisa del Océano.

A una orden del capitán 3 tripulantes del submarino, retiraron las redes que durante la noche habían colocado para la pesca, y allí había tantos pescados como nunca había visto en toda mi vida, al retirar las redes los tripulantes se retiraron y el Profesor quedo a solas con el capitán, este le dijo lo bien que se sentía estar en la mar, que ojalá y pudiesen existir ciudades submarinas donde no existiesen tiranos, donde solo existiese la paz. Luego de eso el Nautilus volvió a sumergirse, y siguieron pasando los días y el submarino tomó rumbo Sureste hacia el archipiélago de las marquesas, allí el Profesor Aronnax pudo observar varios barcos naufragados, a través de un cristal que permitía ver el fondo del Mar.

El Profesor, al ver que iban con rumbo a un sitio sin sentido le pregunto al capitán que hacia adonde se dirigían y este le respondió que iban hacia Vanikoro, a ver los barcos encallados del comandante Pérousse, llegaron a Vanikoro el 27 de Diciembre y se quedaron allí hasta el día 1 de enero, aquella mañana Conseil, fue a felicitar el profesor por el nuevo año, y se encontraron con la sorpresa que e submarino se había atascado y que durarían 3 días en Papuasia, debido a que hasta que la marea no subiera el Nautilus no podría salir, y quedaron atascados en las costas de Papuasia tierra de caníbales, el Profesor Aronnax le pidió permiso al capitán para poder salir a tierra firme a tomar aire fresco, dudando que el aceptara, pero para su sorpresa el acepto y los dejo ir, e incluso les presto una canoa.

Capitulo IX

Cuando salieron en la canoa que el Capitán Nemo les había prestado, llegaron a las ocho y media, cuando encallaron en las playas de Papuasia, ya habían pasado 2 meses de reclusión en el Nautilus, ya deseaban poder pisar tierra firme, y poder disfrutar de lo que ella brindaba, inmediatamente llegaron, Ned Land bebió litros de leche de coco, el Profesor y Conseil se daban un tremendo manjar con almendras, luego comieron plátanos y pan vegetal, en fin un sin número de manjares. El día les salió corto y regresaron al Nautilus con muchas provisiones y frutos, llegaron muy cansados y se fueron a dormir seguidamente llegaron.

Al Día siguiente se repitió la excursión pero por un camino distinto, trataron de cazar papagayos, pero no tuvieron suerte, y cuando ya estaban al borde de la desesperación, Ned Land atrapo dos aves, rápidamente las desplumaron y se las comieron y al parecer la comida les dio suerte ya que luego de comer atraparon un jabalí, un canguro y un ave del Paraíso.

Al caer la noche regresaron, al Nautilus, y para su sorpresa cuando llegaron, tal y como el Capitán Nemo había dicho el barco ya había desencayado y ya estaban navegando otra vez.

Paso una semana, sin ninguna novedad pero al octavo día, el Capitán Nemo, mostraba un carácter distinto, se veía molesto, como si algo hubiese pasado, este en su momento de molestia le dijo al Profesor Aronnax que las circunstancias exigían que se cumpliera lo acordado, este sin entender le pregunto que qué quería el dejar dicho con eso y este le dijo que debían ser encerrados el y sus camaradas, como ya lo habían acordado anteriormente, este acepto, resignándose a lo previamente acordado.

Cuando los encerraron, Ned Land muy molesto por el gesto del capitán comenzó a decir maldiciones, pero estas fueron detenidas por la comida, que fue servida minutos después de encerrarlos, luego que comieron cayeron en un profundo sueño, pero el profesor en su unísono, se dio cuenta que la comida había sido narcotizada, y esa era la causa de su gran sueño.

Al día siguiente, cuando el profesor despertó, para su sorpresa, estaba en su camarote, inmediatamente subió a la plataforma donde se encontró con Ned Land y Conseil quienes habían tenido la misma suerte. Luego observaron el mar por un rato, luego de esto, a la hora exacta de siempre el camarero sirvió la comida. Luego de la comida el profesor Aronnax fue a su camarote a escribir sus apuntes, y de un momento a otro, apareció el Capitán Nemo de incógnito y le pregunto al Profesor si sabia algo de medicina, este le respondió que si y que había durado 3 años ejerciéndola, este le invito a que atendiera a uno de sus tripulantes, y lo llevo a la popa del submarino, el Profesor lo vio y le dijo que solo le quedaban 2 horas de vida, que el golpe no tenia remedio y que ya había perdido mucha sangre y que no podía hacer nada por él.

Este al ver este hombre golpeado, empezó a hacerse interrogantes, pero con miedo de preguntarle al capitán, por su extraña actitud, pero tomó valor y le pregunto, que qué le había pasado, este le dijo que el Nautilus choco con una roca, y se desprendió la palanca de una maquina, golpeándole de lleno en la cabeza. Luego de esto, el Nautilus navegaba sobre unos lechos coralinos hermosos de muchos colores, y al cabo de unas horas, habían llegado a un arrecife en forma de cruz, el Capitán Nemo ordeno a un grupo de tripulantes que cavasen un hoyo, al cabo de un rato el Profesor vio que un grupo de tripulantes llevaban una especie de bulto con forma oblonda, y allí se dio cuenta que el marinero había fallecido, fue la 1era sepultura marina realizada, se realizo en medio de un arrecife en forma de cruz.

Luego tomaron rumbo a la isla Keeling, donde tiraron las redes y pescaron decenas de tortugas tipo Carey, que son muy preciadas por su concha, luego siguieron con rumbo al Ecuador, el Capitán Nemo, tardo días en recuperar su estado de animo, pero luego se recupero.

Luego de unas horas de navegación por los mares ecuatoriales, el submarino entró a aguas infestadas de tiburones, los cuales al ver el submarino reaccionaron embistiéndose hacia el submarino, preocupando a la tripulación, el Capitán Nemo aumento al máximo la velocidad del submarino, saliendo de esas aguas infestadas de tiburones.

El Profesor Aronnax, se encontraba en la biblioteca hojeando libros, recibió una invitación por parte del capitán para conocer las pesquerías de Perlas, este acepto con mucha emoción, todos partieron muy temprano en la mañana, el capitán les aviso previamente que anduvieran con los ojos abiertos, ya que en esas aguas abundaban los tiburones, y que cualquier descuido podría ser fatal, y luego tomaron sus trajes y armas y se sumergieron en el agua.

Una vez allí, el Capitán les mostró al Profesor y sus camaradas, algunas ostras que contenían en su interior perlas, este maravillado por las bellezas de estas quiso tomar una, pero el capitán le prohibió hacerlo, debido a que dañaba al equilibrio ecológico, este sin más remedio dejo la ostra en aquel lugar.

Luego de observar toda el área, y se disponían a marcharse, vieron un pescador que se sumergió en el agua a recoger ostras, estos se ocultaron inmediatamente para no ser vistos por este pescador, pero de un momento a otro, apareció un enorme tiburón que atacó aquel pescador despiadadamente, el Capitán Nemo al ver al pobre pescador desarmado, decidió ayudarlo y tomó su cuchillo en mano y se dirigió hacia el pobre pescador que yacía en el suelo tratando de esquivar los ataques del tiburón, el tiburón, al ver el agresor, se embistió hacia el, el Capitán Nemo quien empuñaba un cuchillo, espero que el tiburón se acercara lo más posible, y cuando menos lo esperaba, le clavo el cuchillo en su vientre, revistiendo así las aguas en un mar de sangre, pero el tiburón seguía vivo, y abriendo su boca, se disponía a morder al Capitán, pero en ese momento Ned Land le lanzó un gancho acerado que tenia en sus manos, el tiburón quien se encontraba en sus últimos espasmos se movía desconsoladamente, el pescador campesino al ver estos cuatro hombre con cascos de metal huyó desmesuradamente hacia su embarcación, el Capitán Nemo con miedo a llamar la atención de los demás pescadores dio orden de retirada inmediata hacia el Nautilus, y ya en 45 minutos estaban de regreso a bordo del Nautilus, el Capitán le agradeció a Ned Land por haberle salvado la vida.

Capitulo X

El 29 de enero, el Nautilus dejó la isla de Ceilán, tomando rumbo Noroeste con dirección hacia el Mar de Omán, una vez allí, entraron al Mar Rojo, cosa que al profesor le inquieto mucho, debido a que no sabia porque el capitán entraba hacia lugares que no tienen salida si no mas que la misma entrada, este se preguntaba lo que el capitán proponía, pero decidió quedarse en silencio a esperar lo que el tiempo dijese.

Luego de días navegando, el Profesor estaba en un saliente de la plataforma observando asombrosamente los bellos arrecifes de aquellas aguas bíblicas, cuando de repente entro el capitán, misteriosamente y le pregunto que si le agradaba el mar rojo, este respondió que si, y a le pregunto que a que se debía su coloración, este respondió que se debía a una sustancia mucilaginosa, y a unas plantas del genero de las “Tricodesmias”, el Profesor aprovecho para preguntarle que cuales eran sus intenciones visitando el Mar Rojo, ya que este no tenia salida, este le dijo que había un canal subterráneo que unía las aguas del Mar Rojo con las del Mediterráneo, y que el Nautilus iba a cruzar por este, el Profesor se quedo totalmente sorprendido, ya que nadie sabia acerca de la existencia del llamado “Canal de Arabia”. Al entrar al canal el Profesor pudo observar que su estructura era llana y que era muy oscuro. Luego de horas de navegación en el túnel, emergieron hacia el Mediterráneo, con destino hacia Creta, una isla greca, el Profesor al ver esto se emociono mucho, ya que quería conocer la fauna marina de esta isla.

Luego de navegar por largas horas el Nautilus iba pasando a la altura de las cicladas, y notó que un hombre hacia señas desde la superficie, el capitán abrió la puerta de la cubierta dejándolo entrar, una vez que entró el Capitán se lo presento diciendo que era conocido como “El Pez”, debido a sus habilidades bajo el agua, este vino en busca de un cofre de pequeño tamaño pero muy pesado, el Capitán lo abrió y saco lingotes de oro, allí escribió unas prescripciones en griego y de inmediato un grupo de tripulantes tomaron el cofre y se lo llevaron fuera del salón.

Luego de horas de navegación, el Profesor observaba el exterior, y no notó nada extraño, hasta que empezó a sentir un extraño calor, y se dio cuenta que el calor aumentaba hasta un punto infernal, y le aviso al Capitán, este vio que estaba en un lugar que había pequeño volcanes marinos (La Isla de Santorini), de un momento el Nautilus se detuvo debido a unas burbujas de aire caliente, inmediatamente el Capitán dio orden de dar vuelta, para salir de aquel hervidero.

Luego de 2 días de navegación, el Nautilus entró en aguas de extrema profundidad y de muchos naufragios, allí pudieron observar varios barcos naufragados.

Capitulo XI

El Nautilus emergió ha llenar sus reservas de aire, pero había clima muy malo, por lo que el submarino se sumergió de inmediato, buscando aguas más calmadas, de un momento a otro el Capitán entro a la biblioteca donde se encontraba el Profesor, y le invito a una expedición por debajo del agua a altas profundidades, el profesor y el capitán solos, este le dijo que quería subir una montaña con este.

Partieron tarde en la noche sin armas, solo a subir aquella montaña, empezaron su expedición subiendo la montaña, el profesor pudo observar que habían muchos restos de antigüedades en el agua, columnas al estilo greco, estatuas, etc.. luego entraron a una arrea en forma de una ciudad bajo el agua, el Profesor al ver esa gran ciudad, llena de arquitectura y modernismo, le pregunto al capitán que cual era el nombre de aquella ciudad, y este le dijo “Antártida”, el profesor se emociono grandemente, luego de una larga explicación por parte del Capitán Nemo, regresaron al Nautilus cuando estaba amaneciendo.

Cuando el profesor despertó, noto que el Nautilus estaba flotando y emergió inmediatamente a la cubierta a ver en donde se encontraban, cuando salió pudo ver incesable niebla que cubría todo, pero no era de noche, en ese momento le pregunto al Capitán que donde estaban y este le dijo que debajo de la tierra en una cueva que habían encontrado hace ya muchos años y que les servia de escondite, para buscar provisiones, y para cargar el sistema de energía eléctrica de el Nautilus, también les explico que la gente temía acercarte a ese cráter debido a que en su exterior aparenta estar activo pero en realidad, todo lo que tenia en su interior era agua.

Luego de llenar e instalar las reservas de sodio que hacían trabajar el Nautilus, partieron hacia el Polo Sur con fines de conquista.

Capitulo XII

Mientras iban hacia el sur por el cabo de hornos, venia una gran manada de ballenas, Ned Land al ver esto deseo poder usar su fatal arpón en contra de estas, pero el Capitán Nemo se opuesto rotundamente explicándole la mansedumbre de las ballenas, haciendo a Ned Land molestar mucho, pero como no podía desobedecer maldijo y maldijo, pero no hizo nada, pero luego de unos momento aparecieron unos cachalotes, mamíferos devoradores, que arrasan con todo a su paso, estos querían atacar a las ballenas, cosa que hizo molestar al Capitán Nemo, quien ordeno que buscasen los arpones y que matasen todos aquellos malditos Cachalotes, la tripulación comenzó de inmediato su trabajo y convirtieron la mar en un lecho inmenso de sangre.

Al día siguiente el profesor noto muy fría la temperatura interna del submarino y se dirigió a cubierta observando tímpanos de hielo y icebergs sobre la superficie del mar, confirmando así que se acercaban al polo, y le pregunto al Capitán que hacia adonde se dirigían, este le dijo que iban al Polo Sur, y así partieron.

Capitulo XIII

Al día siguiente notaron que ya todo estaba mas despejado y que habían llegado al polo, el capitán subió a la superficie, se fue hacia tierra firme, tomo una bandera con una gran N en su centro y la coloco sobre la tierra, nombrándose así mismo como el 1er hombre en pisar el polo sur.

En su marcha del polo comenzaron a sentir el aumento de la temperatura y a ver Icebergs y pedazos de hielo sobre la superficie del agua, por esto decidieron sumergirse para evitar el rose con esto, mientras más se acercaban al polo el frío era mas intenso e insoportable, y de un momento a otro llegaron a un punto donde las aspas que hacían mover al submarino se congelaron por completo dejando al submarino inmóvil, por completo, el Capitán advirtió que si no se descongelaban las aspas de manera rápida podrían morir por asfixia, que solo le quedaban 48 horas de aire y que las aspas del submarino necesitaban ser descongeladas manualmente con picos, inmediatamente se repartieron los turnos de trabajo, el Profesor, Ned Land y Conseil trabajaron muy duro para lograr llegar a despegar aquel hielo de las aspas, trabajaban por turnos, cada dos horas tomaban un descanso de media hora y luego continuaban, para cuando faltaban solo 2 horas para que el aire se acabara, la capa de hielo que cubría las aspas del submarino se había reducido a una pulgada de espesor, pero ya el Profesor no podía más, su cuerpo estaba sin una gota de energía, se desmayo y no supo mas de el sino hasta que se abrieron las compuertas y entro aire fresco, habían podido salir de aquella cárcel de hielo.

Capitulo XIV

Una vez que estaban fuera del polo empezaron a sentir la diferencia de climas, y salían a cubierta a tomar el aire fresco, en señal de descanso por aquella larga tarea. El Nautilus volvió a sumergirse luego de llenar sus reservas de aire, una vez bajo el agua, notaron que se detuvieron, y miraron por los vidrios a observar que había pasado, un pulpo gigante había atrapado aquel submarino enredando uno de sus tentáculos en una de las aspas del submarino deteniéndolo de manera brusca, inmediatamente el capitán ordenó que tomasen hachas y que saliesen a combatir a aquel inmenso molusco este al ver toda esta gente atacándolos con hachas tomo a uno de los tripulantes en uno de sus tentáculos apretándolo fuertemente y sin soltarlo, mientras la tripulación el Profesor, Ned Land y Conseil combatían la bestia con sus hachas, cortándole 7 de sus 8 tentáculos, este al verse amenazado expulso su tinta y se tiro hacia el mar llevándose con el a un tripulante en su ultimo tentáculo, el Capitán trato de seguirlo, pero al parecer el pulpo había devorado a aquel tripulante.

Luego de eso el Nautilus continuo 10 días rumbo a la deriva en la zona de la tragedia que le costo la vida a un integrante de la tripulación del Nautilus, luego tomaron rumbo hacia las tierras de América del Norte, el profesor quien ya estaba cansado del encierre se sentía listo para salir de aquella nave y se acerco al Capitán pidiéndole que por favor los dejase salir de su submarino, que todo lo pasado no iba a ser sabido por el mundo, pero este les explico que una vez que entras al Nautilus nunca puedes dejarlo y que sus vidas estaban destinadas a no salir de aquellos muros que rodeaban el Nautilus, el profesor quien se encontraba bastante molesto se decidió a emprender el escape esa misma noche, pero hubo una gran tormenta impidiéndoles llevar a cabo aquel plan de fuga.

Capitulo XV

El Nautilus navegaba por el banco de Terranova, lugar muy problemático debido a que este lugar siempre era muy concurrido por los pescadores quienes lanzaban sus redes muy aglomeradas y esto le daba problemas al Nautilus para pasar por inadvertido, debido a esto el Capitán ordenó que tomasen ruta norte para buscar aguas más tranquilas sin contar con lo que allí se encontraría.

Una vez allí subieron a la superficie, y pudieron observar un barco que se observaba a lo lejos, estos notaron que era un barco de guerra y que sus cañones apuntaban hacia el Nautilus, y también notaron que el Capitán Nemo se puso muy furioso al verlo, era un barco de guerra norteamericano y le disparaba al Nautilus, inmediatamente el Capitán Nemo ordeno que se dirigieran rumbo hacia donde estaba el barco, este dio orden que aumentaran al máximo la velocidad, que iban a hundirlo, el Profesor trató de quitarle esta idea de la cabeza, pero este insistió diciéndole que ellos mataron a toda su familia y que el había construido aquel submarino, para aislarse de aquellas personas que habían destrozado su vida.

Entonces sin pensarlo dos veces embistió el submarino contra aquel buque de guerra, hundiéndole así, sin dejar siquiera un solo sobreviviente, luego de haber visto el resultado de su obra el Capitán Nemo salió huyendo hacia su habitación, donde habían unos retratos de una mujer, un joven y dos niños, y allí estallo en sollozos.

Pasaron largos días hasta que el profesor salió de su camarote, cuando este salió de su camarote, notó que no había señal del capitán y su tripulación, y penso que era el momento del escape, pero no había señal de Ned Land y por esto regresó a su camarote a pensar. Pasaron unos días hasta que uno de los miembros de la tripulación llamo al profesor y le dijo que huyeran aquella noche, que a unas 2,000 millas había tierra, que el había preparado provisiones, que ya todo estaba arreglado, se juntarían a las diez, el Profesor acepto y se dirigió a su camarote a preparar lo que iba a llevar, según argumentos del profesor el día pasó lentamente, cuando eran las diez, el profesor salió huyendo hacia cubierta, este iba pisando de puntillas, y se dio cuenta de que al final del camino estaba el Capitán Nemo, este no detuvo su marcha y llegó a la compuerta de cubierta, hachando un vistazo por ultima vez al Nautilus le dijo un adiós mental a aquel submarino y se junto con Conseil y Ned Land, se montaron en el bote y se marcharon, sin saber lo que les esperaba.

Una vez que se alejaron del Nautilus notaron que las aguas se hacían más inestables, Ned Land alzo la vista y grito fuertemente “Maelstrom”, el profesor inquietado le pregunto que qué significaba aquella palabra, este le dijo que era un remolino que subsionaba todo a dos millas, y que su fuerza era increíble, que ya no tenían salvación, también notaron que el Nautilus era halado por este fuerte remolino, lucharon remando para salir de aquellas malas corrientes, pero todo fue en vano, e irremediablemente nuestros amigos fueron a para al centro de aquel remolino, junto con el Nautilus por supuesto.

Epilogo

El Profesor Aronnax no supo más de él, sino hasta días después, cuando despertó en la casa de un pescador de aquella área rodeado de sus amigos, pensando en qué habría pasado con el Nautilus y su capitán, y en como aquella historia de tantas peripecias seria acogida por la sociedad.

Según cuenta el relato pasaron dos largos meses hasta que pudieron regresar a sus respectivos hogares.

Fin