Valores y relación de ayuda en Enfermería

Salud. Enfermería. Mejora calidad servicio paciente. Excelencia en la profesión de enfermero o enfermera. Relación enfermero-paciente

  • Enviado por: Dervy Jiménez Silva
  • Idioma: castellano
  • País: Cuba Cuba
  • 10 páginas

publicidad
cursos destacados
Trigonometría Plana
Trigonometría Plana
Curso de Trigonometría Plana que trata los conceptos básicos: sistema de medición de...
Ver más información

PREICFES Saber 11 Matemáticas Versión 2014
PREICFES Saber 11 Matemáticas Versión 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información


VALORES

Y

RELACIÓN DE AYUDA EN ENFERMERÍA.

SUPUESTOS PREVIOS PARA SU ENSEÑANZA.

INTRODUCCIÓN.

Una preocupación creciente de nuestra escuela es la enseñanza de valores profesionales.

Le llamamos valores profesionales porque los consideramos imprescindibles para nuestro desempeño profesional. Por otro lado, uno de las construcciones más nombradas para explicar la atención de enfermería es “la relación de ayuda”.

Si partimos del principio de que en toda relación de ayuda existe por naturaleza una confrontación de culturas, expectativas, creencias y valores, que determinan el tipo de signo y el modo en que se ha de dar y aceptar la ayuda, nos encontramos con los valores como elementos o contenidos que es preciso esclarecer e introducir en los programas de pregrado, y si es posible lo más tempranamente, antes de que tengan lugar los primeros intercambios con los pacientes.

Pero los proyectos curriculares, los programas, son concretos y se ha de decidir por adelantado qué valores se han de enseñar, cuándo se han de enseñar, cómo, a qué alumnos de enfermería, por qué y para qué enseñárselos.

Nuestro propósito es enfrentarnos a estas cuestiones y abordar el estudio de los contenidos de los valores necesarios en el perfil profesional del enfermero de nuestro tiempo.

Antes de entrar en el desarrollo de los contenidos de cualquier valor imprescindible o útil para el ejercicio de la enfermería, creemos conveniente considerar algunos puntos de partida o supuestos básicos desde los que abordar este tema.

SUPUESTOS BÁSICOS PARA ABORDAR LA ENSEÑAZA DE VALORES.

1. El objeto formal y material de la relación de ayuda.

El objeto formal de la “relación de ayuda” en la profesión de enfermería es la persona y el objeto material, si nos ceñimos estrechamente a la actividad que centra esta disciplina, son los problemas de cuidado para los que precisa ayuda. Esto nos llevará a la conclusión de que la relación de ayuda puede centrarse en el problema, concretamente en su valoración y solución, o en la persona, en todo su ser y su sentir.

Nuestra experiencia nos dice, que la ayuda a la persona trasciende a lo que es la simple solución del problema prácticamente en todos los casos y situaciones. Por ejemplo, tomar a un paciente del brazo para ayudarle a llegar al baño nos da la oportunidad, cercanía y permiso para animarla, confortarla, infundirle valor, espíritu de lucha o sencillamente recurrir al sentido del humor, que también es una buena terapia.

En definitiva, la finalidad última de nuestra interacción es poner en marcha los recursos sanadores que existen en la propia persona; lo que realmente importa es ella, y llegar al baño, queda como una acción importante pero de orden secundario.

2. El discurso y justificación de la relación de ayuda, los valores y su integración en la actividad enfermera.

Para enseñar la relación de ayuda y los valores a los futuros enfermeros es importante emplear un discurso que derive en términos de competencias profesionales, las cuales son posibles de adquirir por el conocimiento y la práctica, y en un convencimiento de que es actividad profesional y no un añadido a los procedimientos y técnicas que realizamos.

Frente al confusionismo de términos: Cualidades, actitudes, virtudes, características propias de la enfermera o valores profesionales, nos decantamos por éste último por tres razones fundamentales:

La primera, porque los valores es un término inclusor de las actitudes, ya que es a través de éstas es como los manifestamos.

La segunda, porque es el modo de continuar y apoyarnos en los conocimientos previos que traen los alumnos; no debemos de olvidarnos, que desde primaría la educación en valores forma parte del desarrollo curricular nacional.

La tercera, porque los valores actúan como principios que guían nuestra acción.

3.  El marco de referencia e interpretación de la relación de ayuda y valores.

Un elemento importante, a tener en cuenta, es el marco teórico de referencia desde el que interpretar la relación de ayuda enfermera - paciente.

Desde nuestra perspectiva, un enfoque humanista como es el caso del “paradigma de la transformación” nos lleva a plantear esta relación como un proceso recíproco y simultáneo de interacción, un proceso donde se pone en relación la información conocida (la que poseemos), con otra no conocida (la del otro) para crear significados nuevos; es por tanto, un proceso de elaboración continua sujeta a cambio, desequilibrio y mayor complejidad; y siempre punto de partida del continuo de interacciones.

Se trata de un proceso interactivo donde el paciente co-participa o co-interviene y por tanto todo tipo de ayuda se ha de hacer CON el cliente, CON el paciente y CON la persona.

Esta nueva perspectiva se constituye en valor o principio guía para interpretar nuestros valores en confrontación con los de los pacientes y determinar desde ellos el tipo, la cantidad y el modo de ayuda que estamos autorizados a prestar desde nuestros propios principios morales y desde los del paciente, teniendo en cuenta los recursos de que disponemos tanto la enfermera, como persona que apoya al paciente física, emocional, social y espiritualmente, como los del paciente, de los que forman parte sus deseos, creencias, expectativas, esperanzas, fuerza, etc.

Ambos son una fuente continua de retroalimentación donde cada paso se ha de dar con el consentimiento, o mejor aun, con la aceptación de ambos. La finalidad de la relación de ayuda desde este paradigma es la de acompañar o participar con el paciente en encontrar la mejor respuesta a sus necesidades de salud en el marco de sus valores y creencias.

Y aunque la enfermera se anticipe por sus conocimientos y experiencia a la forma de ver de las personas y genere las posibilidades de desarrollo de estas, ella a su vez se beneficia también de esta relación con cambios que le conducen al desarrollo de su propio potencial.

Por otro lado, este paradigma de transformación se presta igualmente a ser una herramienta útil para tratar el propio proceso interactivo, que constituye la educación de los alumnos: eligiendo, configurando y construyendo CON él su sistema de valores, pues hasta que éstos no sean vitalmente aceptados por ellos no tendrán influencia en su conducta.

4. Escenarios de la relación de ayuda enfermera-paciente.

El lugar donde tiene lugar la relación de ayuda dota a esta de unas características que las hacen aparecer a la vista de quienes la ejercen y quienes las contemplan de una mayor o menor formalidad. Los rasgos de formalidad en las relaciones parecen imprimir a su vez un mayor carácter profesional.

Es importante detenerse en este aspecto porque está más clara la relación de ayuda cuando son los pacientes los que directamente acuden a un profesional a solicitar ayuda para solucionar un problema.

Generalmente esta ayuda se produce fuera de sus entornos habituales y es frecuente que se produzcan atendiendo a ciertas normas de horarios, citas, etc. Existe sin embargo un cambio que caracteriza y determina la relación de ayuda enfermera - paciente cuando se da fuera de la consulta de enfermería que es importante identificar.

Se trata de la relación de ayuda que tiene lugar, la mayor parte de las veces, en entornos dispuestos por o para los pacientes y a los que es la enfermera quien acude; son lugares y momentos de encuentro en la habitación, pasillo, sala de exploración, control de enfermería de un hospital, o en su propio hogar durante la visita domiciliaria.

La informalidad de estos encuentros dotan a las relaciones de cierta familiaridad y percepción de actividad no programada pudiéndolas hacer aparecer como actividad extra-profesional.

Nada más lejos de la realidad si en todos y cada uno de estos encuentros aplicamos nuestros conocimientos y experiencias y media la intención clara de ayudar.

Es importante poner de manifiesto la presencia constante de estos lugares y momentos de encuentro, y describir el tipo y modo de relaciones de ayuda que prestamos como práctica profesional, de la que debemos extraer experiencias, que sólo nosotros podemos aportar al conocimiento humano y a la formación de los estudiantes de enfermería.

5. Modelo y estrategia docente para la enseñanza teórica y práctica.

Toda estrategia docente necesita tener detrás un modelo de enseñanza aprendizaje desde el que proyectarse.

En nuestra opinión, la enseñanza con base en la experiencia o enseñanza experiencial es el modelo más adecuado para la enseñanza de valores en enfermería.

En una primera fase se trataría de partir de las propias percepciones de los alumnos en situación de necesidad y de enfermedad para empezar a esclarecer cuales han sido sus sensaciones, emociones y sentimientos y ver como estas se insertan en un grupo de valores.

Una segunda fase abordaría el análisis de las percepciones internas ligadas a los acontecimientos vividos por los alumnos en su interacción con los pacientes, miembros del equipo, compañeros y profesores durante sus prácticas clínicas para su posterior discusión desde un marco de valores.

Éste modelo nos sugiere que necesitaríamos de una estrategia de enseñanza de tipo vertical donde, desde una asignatura como la ética impartida ya en el primer curso, se consolidara un marco de valores desde el que proyectarse en el aprendizaje de sus interacciones profesionales posteriores; y de una estrategia transversal, donde desde todas las asignaturas y con la co-participación de todos los profesores y profesionales, los alumnos fueran analizando e integrando las correspondientes experiencias en dicho marco de valores conforme van teniendo a lo largo de sus asignaturas y prácticas clínicas.

Esta estrategia requiere del acuerdo previo de un perfil de valores, así como de sus contenidos entre los profesores, y si fuera posible también de los profesionales de enfermería, que colaboran en la enseñanza de los alumnos.

Para unos y otros es incuestionable la absoluta necesidad de una gran coherencia interna entre su pensar, su sentir y su hacer de acuerdo al marco de valores proyectado.

Por último, ya desde una perspectiva de la opción personal, donde medie la elección del estudiante en cuanto a configuración de su desarrollo curricular y profesional, cabe la posibilidad de desarrollar, además de lo anterior, una asignatura de libre configuración, en tercer curso, desde la que retomar nuevamente el tema para su mayor desarrollo e investigación.  

ÉSTE ES UN ARTÍCULO ORIGINAL Y LA PRIMERA DIVULGACIÓN DE SU CONTENIDO.

SI LO CONSULTA PARA ALGÚN TRABAJO, ESTUDIO, INVESTIGACIÓN, ETC., NO OLVIDE CITARLO EN LA BIBLIOGRAFÍA. 

FORMA DE CITAR ÉSTE TRABAJO DE SALUD Y CUIDADOS EN BIBLIOGRAFÍAS:

DR. DERVY JIMÉNEZ SILVA-UNIVERSIDAD DE LA HABANA-CUBA.

VALORES Y RELACIÓN DE AYUDA EN ENFERMERÍA. SUPUESTOS PREVIOS PARA SU ENSEÑANZA. SALUD Y CUIDADOS.

A continuación:

Cuestionario de Preguntas.

Índice:

  • ¿Cuál es el objetivo formal y material de la relación de ayuda en la profesión de enfermería?

  • ¿Cuáles son los valores e integración en la actividad de enfermería?

  • ¿Cuál es el marco de referencia e interpretación de la relación de ayuda y valores en enfermería?

  • ¿Cuál es la relación de ayuda existente entre enfermero-paciente?

  • ¿Cuál es el modelo y estrategia docente para la enseñanza teórica y práctica en enfermería?