Valor moral de la persona

Principios éticos. Libertad. Derechos humanos. Dignidad. Posturas atentatorias. Personalidad madura

  • Enviado por: Tipu
  • Idioma: castellano
  • País: Guatemala Guatemala
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

El valor moral de la persona

De todos los seres vivos que existen en la tierra, sólo el hombre es persona y posee libertad, o sea, poder elegir o no elegir. Al tener esta capacidad existe la inteligencia, y gracias a estas cualidades, el hombre entiende un tipo de realidad.

El ser libre se da para que el hombre cumpla sus exigencias éticas y logre desarrollar su inteligencia y su libertad.

Para algunos autores, el hombre no es realmente libre, ya que éste hace las cosas por necesidad, responsabilizándose de sus propias acciones, las cuales tienden al bien.

A esta libertad del hombre se le llama derechos humanos o derechos naturales. Algunos más importantes son el derecho a la vida, respeto a la persona, libertad de expresión, derecho a educación, etc., y están por encima de cualquier régimen político y sirven de criterio para juzgar la moralidad de las instituciones sociales, económicas y políticas.

Todo ser humano vive en una sociedad, es decir que no puede vivir sin los otros, ya que por naturaleza el hombre es social. Gracias a esta sociedad, se ha logrado transmitir a través de las generaciones anteriores, una cultura, como lo es la lengua, la vestimenta, los alimentos, las artes, etc.

Una sociedad está formada por personas, que se pueden definir como seres subsistentes espirituales que poseen una dignidad óntica y una dignidad ética.

La dignidad óntica se funda en el ser, siendo diferente por derecho propio. Esta se caracteriza por ser original, en el instante de la fecundación, ser gratuita, ser imperdible e incomunicable, ya que cada uno posee un valor infinito y absoluto.

La dignidad ética se deriva del comportamiento y la conducta de la persona; se funda en el hacer. La vida humana es un crecimiento con la intención de mantener su unidad e integridad. Sin éstas, la persona se pierde en medio del universo biológico, abdica de su independencia y se desintegra.

La dignidad ética se caracteriza por el dinamismo, a través de la actuación humana, el crecimiento o decrecimiento, a través del enriquecimiento personal, la posibilidad de perderla, a través de actos indignos.

El hombre digno se fundamenta en su origen, gracias a Dios en el cuerpo recién concebido. Su naturaleza, no sólo por su anatomía o fisiología, sino por ser expresión del alma que deriva dignidad del hombre. El actuar, su destino y la desgracia santificante o divinizada, adquiriendo categoría de hijo adoptivo de Dios.

Existen posturas atentatorias a la dignidad de la persona, como la corporcista que define al hombre como un complejo de tejidos, órganos y funciones. La capitalista trata al hombre como un productor - consumidor de bienes y servicios. La consumista o hedonista hace propaganda de los valores placenteros, excitando los instintos y tendencias del goce. La demograficista haciendo campañas contra la natalidad. El aborto que es un asesinato, aunque pueda ser un aborto procurado directo (aborto terapéutico), cuando se busca la muerte del feto para conseguir la salud de la madre, por ejemplo; o indirecto, cuando es previsto pero no querido.

Estas posturas refieren al mal entendimiento de la dignidad ya que el hombre posee un bien y un fin propio, el cual es inalienable e intransferible. Cada persona reclama respeto. Nadie tiene derecho de utilizar a una persona. En el caso de la relación entre obrero y jefe, lo que salva la utilización de una persona por otra, es la determinación mutua de cooperar en la búsqueda de un mismo fin común.

Personalidad madura

A continuación se muestran a criterio personal, las 10 características más relevantes acerca del hombre, que es:

Un ser único, ya que no existen dos personas exactamente iguales. Ni si quiera en caso de gemelos.

Inacabado e inacabable porque el hombre va realizando una tarea sin fin con el deseo de luchar por algo en específico, seguir aprendiendo, etc.

Dinámico social, por lo que su medio ambiente es una sociedad, en donde puede actuar en forma positiva desarrollando su madurez.

Autónomo, cuando tiene capacidad de tomar sus propias decisiones teniendo claro lo que tiene que hacer sin importarle el qué dirán. Claramente sabe escuchar opiniones ajenas que usará como material para lograr su propósito.

Responsable, ya que es capaz de responder adecuadamente a diferentes situaciones.

Un personaje con sentido ético, caracterizándose por distinguir entre lo que es bueno y lo que es malo, sin importar la cultura o la época.

Reflexiva, cuando no se limita a hacer, querer o conocer, sino reflexiona sobre sus actos, deseos, afectos o conocimientos, para llegar a un balance y aproximarse a la respuesta correcta de lo que quiere en su vida.

Crítico, ya que posee criterio para juzgar una idea, una acción, etc. entre las alternativas con el fin de obtener un resultado.

Seguro. La seguridad del hombre se obtiene con la comprensión de su dignidad, tomando en cuenta que éste vale por lo que es y no por lo que tiene. No puede ser una seguridad absoluta, porque es un ser limitado, pero que se enfrenta con problemas.

Libre, teniendo la capacidad de elegir lo mejor para la persona, interviniendo la razón, relacionada con la voluntad, que conlleva a la elección de lo mejor.

Comentario

Leer estos textos fue bastante interesante, ya que logró ponerme más clara la definición de lo que es el hombre y su función en la tierra. Conocer las diferentes cualidades que éste puede tener, tomando en cuenta que corromperlas puede causar una tragedia.

Como todo tiene su balance, estas posturas no son la excepción. Cada una de las actitudes del hombre tiene una consecuencia, la cual puede ser benéfica o maligna. Creo que la clave de la vida es poner todo en la balanza y lograr encontrar el equilibrio correcto.

La vida del hombre y su tarea en la tierra es algo que no se puede definir en una sola oración, pero el resumen anterior puede ser un buen principio para su entendimiento. Claro que cada quien tiene su propio concepto de la vida, siguiendo los principios que se le han inculcado.

Universidad del Istmo

Facultad de Arquitectura y Diseño

Sociología

* El valor moral de la persona

* Personalidad madura

Guatemala, 5 de febrero del 2002