Valle de Güimar

Europa. España. Tenerife. Formación. Relieve. Clima. Flora. Fauna. Agricultura

  • Enviado por: Manganell
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 19 páginas
publicidad

1.- INTRODUCCIÓN

El valle de Güimar es el 2º valle más importante y pronunciado de la isla de Tenerife, contando también el de Guerra y el de San Lorenzo.

Su economía se basa actualmente en la extracción de áridos primero, la industrialización segundo, en los cultivos tercero, y en el turismo, cuarto. En la extracción de áridos, porque del valle de Güimar se extrae actualmente la mayor parte de los áridos de la isla para la construcción, pero no podemos dejar en el tintero las consecuencias que produce esto en el medio ni tampoco los hechos ocurridos semanas atrás, con los conflictos entre empresas de extracción y campesinos.

En la industrialización, porque en el valle de Güimar se encuentra uno de los polígonos idustriales de más fuerza de la isla. Este polígono se encuentra situado por de bajo de la autopista del sur, en posición horizontal desde el municipio de Arafo hasta el municipio de Güimar. Actualmente se encuentra en continuo crecimiento hacia el sur de la isla, lo que a acarreado consigo, desde que se construyó, consecuencias desastrosas para el malpaís.

En los cultivos, porque en el valle de Güimar se cultivan frutas como el plátano o el tomate, que luego se exportan al exterior. No debemos olvidar que el valle de Güimar, siglos atrás, fue uno de los lugares de mayor exportación de plátano del sur de la isla de Tenerife, debido a que el valle era rico en agua y en recursos hidráulicos.

Y por el turismo, porque actualmente se están asentando pequeños núcleos turísticos en la zona conocida como Puertito de Güimar, lo que trae también consigo consecuencias negativas para el espacio natural protegido que se encuentra a escasos metros de aquí.

Otro factor que trae consecuencias negativas para el medio, es la central de UNELCO, situada en el municipio de Candelaria a la altura más o menos de Las Caletillas.

2.- EL VALLE DE GÜIMAR

A) LOCALIZACIÓN GEOGRÁ0FICA Y LÍMITES:

Esta comarca se halla enclavada en la vertiente meridional de Tenerife, a escasa distancia de la capital; ocupa una extensión superficial de 122 km2, lo que representa algo más del 6 % de la isla. Comprende los municipios de Güimar, Arafo y Candelaria.

Candelaria:

Municipio español, perteneciente a la provincia de S\C de Tenerife en Canarias.

Se encuentra situado en la costa oriental de Tenerife, a 26 km. al sur de la capital provincial. Su economía se basa en la producción de papas y hortalizas, cunicultura, avicultura y actividad pesquera. Sus principales monumentos son la basílica de Nuestra Señora de Candelaria, (patrona del archipiélago) y la cueva de San Blás.

Su población según la rectificación del padrón municipal de habitantes del 1 de enero de 1.995 era de 12.105 habitantes.

Arafo:

Municipio español, perteneciente a la provincia de S\C de Tenerife en Canarias. Se encuentra situado en la costa oriental de Tenerife. Se encuentra enclavado en el medio del valle. Tiene una extensión superficial de 31 Km. 2, lo que lo que lo convierte, con bastante diferencia, en el municipio de menor superficie de toda la vertiente sur de la isla. El municipio de Arafo tiene forma de triángulo, si nos fijamos en su extensión podemos observar que se va estrechando según va bajando hacia la costa. Su economía se basa en el cultivo de papas y tomates y en el sector del polígono de Güimar que se encuentra en Arafo.

Su población según la rectificación del padrón municipal de habitantes del 1 de enero de 1.995 era de 4.557 habitantes.

Güimar:

Municipio español, perteneciente a la provincia de S\C de Tenerife en Canarias.

Está situado al final del valle, a los pies de la ladera de Güimar. Su economía se basa principalmente en las plantaciones de plátanos, frutas y hortalizas, también la avicultura y la pesca. Este municipio está especializado en la producción y exportación del tomate. Entre sus lugares de interés turístico cabe destacar el mirador de don Martín, las fiestas de Nuestra Señora del Socorro, el puertito de Güimar y la iglesia de San Pedro, cuya construcción data del siglo XVII.

Su población según la rectificación del padrón municipal de habitantes del 1 de enero de 1.995 era de 15.391 habitantes.

Uno de los lugares más turístico del municipio de Güimar y a la vez del Valle de Güimar es el Puertito de Güimar.

Uno de los sitios más importantes es el sector de Agache, aunque dependiente administrativamente de Güimar, desde el punto de vista físico y humano presenta mayores similitudes con los municipios vecinos de Fasnia y Arico. Algo parecido ocurre con Barranco Hondo, barrio perteneciente a Candelaria, situado fuera del valle y volcado decididamente hacia la aglomeración capitalina.

Geogràficamente se encuentra situado en el sureste de la isla de Tenerife comprendido entre dos laderas que lo flanquean: la ladera de Chafa al Este del valle y la ladera de Güimar al Oeste de éste. La primera de ellas, que sierra el sector meridional, desciende de una manera continuada desde la montaña de Izaña (a 2.300 m. de altitud), hasta el mar, formando sobre el valle un escalón de casi 300 m. La ladera de Chafa limita la porción septentrional; no es tan elevada como la de Güimar pero también tiene menor longitud que la anterior; en cambio, en algunos tramos presenta un carácter mucho más abrupto; tiene su inicio en la Morra de Isarda, a unos 1.700 m. de altitud, y finaliza formando un acantilado a un kilómetro de la costa.

El conjunto comarcal aparece perfectamente delimitado desde el punto de vista físico, constituyendo una unidad de relieve diferenciada dentro de la isla. Al igual que el de la Orotava, el valle de Güimar presenta una morfología muy característica; un plano inclinado desde la cumbre hasta el mar, con paredes laterales formando bruscos escarpes y que se van separando hacia la cabecera. El desnivel topográfico es muy acentuado en el tramo superior, mientras que desde los 400 a 500 m. Hasta la costa los valores medios de la pendiente son bajos, insignificantes si tenemos en cuenta el contexto insular.

B) TEORÍAS SOBRE SU FORMACIÓN:

Tradicionalmente se han aportado varias explicaciones sobre la formación del Valle; unas hablan de fosa tectónica, y otras de deslizamiento masivo sobre su sustrato plástico (fanglomerado) en dirección al mar. Sin embargo, quizás sea la teoría del “VALLE INTERCOLINAR” la más aceptada en la actualidad. Esta teoría dice que las acumulaciones de coladas procedentes de erupciones localizadas en la Cordillera Dorsal, que dejarían una depresión intermedia. No debe hablarse, por tanto, de un valle en el sentido topográfico de la palabra, puesto que no se ha excavado, sino que sus paredes se habrían levantado.

3.- MALPAÍS DE GÜIMAR

A) FORMAS DE RELIEVE MÁS IMPORTANTES:

La reserva incluye un cráter volcánico de 276 m. de altitud y un abanico de lavas que se extienden desde su base hasta el mar. Se trata de un campo de coladas de no más de 10.000 años de edad, donde hoy buenas manifestaciones de grandes unidades de elementos goemorfológicos (cuevas, lavas “a a”, jóvenes, hornitos, etc), que la vegetación ha sabido colonizar con éxito, pero de la vegetación hablaremos en el siguiente apartado.

Prácticamente todos los materiales que conforman el área pertenecen a la serie volcanoestratigráfica, N, las únicas excepciones son determinados afloramientos de la serie III a modo de islotes, como son los Marcos del Corcho y la montaña de El Mar. El malpaís recibe la influencia de los vientos alisios que desde la cercana playa del Socorro transportan ingentes cantidades de arena hacia la reserva.

De carácter histórico es la erupción del volcán de Las Arenas, situado en la caldera de Pedro Gil, en la cabecera del valle. El fenómeno se inició en febrero de 1.705, formándose una corriente de lava que a favor de la pendiente corrió hacia el mar, dando lugar a un malpaís de más de 12 km. de longitud. En los primeros momentos amenazó con destruir los pueblos de Arafo y Güimar; sin embargo, esto no llegó a ocurrir gracias a que la lava siguió el cauce del barranco de Arafo, al que cegó en su totalidad. La erupción causó enormes destrozos en los terrenos agrícolas, pero más grave aún fue la pérdida de numerosos manantiales. En la actualidad este malpaís se extiende prácticamente desde la dorsal montañosa hasta la costa. Su anchura media tiende a disminuir conforme ascendemos, para luego quedar reducida a unos pocos metros en el lugar donde se detuvo la colada, a poca distancia del litoral. La tradición concede a este hecho un carácter milagroso, porque de continuar su recorrido, la corriente lávica, hubiese sepultado la ermita donde actualmente se venera la Virgen del Socorro. En el valle destacan manchas oscuras de malpaíses procedentes de distintas erupciones discontinuas en el tiempo. Quizás la erupción más antigua sea la originada por el volcán de la Media Montaña en los altos de Arafo y Candelaria, que llega hasta proximidades de la costa.


B) CARACTERÍSTICAS CLIMÁTICAS:

Por su situación, en la parte baja del valle de Güimar, el malpaís se ve afectado por el régimen eólico de los alisios, que soplan con notable constancia desde el primer cuadrante. Además, la proximidad al mar explica la aparición de un régimen de alisios alternantes que durante el día se dirigen tierra a dentro, mientras que por la noche tienen sentido opuesto. El régimen regular del viento, así como de las temperaturas y precipitaciones se ven modificados en ciertas ocasiones debido a alteraciones en la dinámica general de la atmósfera, ocasionados por la llegada del aire procedente del vecino continente (“tiempo sur”), por irrupciones de aire frío polar o por la aparición de borrascas atlánticas. Dichas perturbaciones meteorológicas son los responsables, según los casos, de los tiempos secos y calimosos o de los aguaceros más o menos notables en nuestra región.

A lo largo de los 17 años de que consta la serie de registros que hemos analizado, las precipitaciones presentan un valor medio anual de 181,7 mm. No obstante, las lluvias tienen un carácter interanual marcadamente errático dentro de la serie, oscilando entre los 56 mm. del año más seco (1.975) hasta los 575 mm. del año más lluvioso (1.977).

Por otra parte, la distribución de las precipitaciones es desigual a lo largo de los meses, registrándose un período de sequía casi absoluta entre mayo y septiembre. El mes más lluvioso suele ser febrero, seguido de abril y de diciembre. Cabe poner de relieve, ya que el tema sobre esto, las fuertes lluvias caídas en abril de 1.977, cuando se registraron 476,4 mm.

En lo que se refiere a las temperaturas, la media anual es de 19,5 ºC, siendo enero el mes más frío (16,2 ºC) y agosto el mes más cálido (23,3 ºC). Por tanto, la diferencia entre las medias termométricas correspondientes al mes más cálido y al mes más frío es de 7 ºC. Respecto a las temperaturas extremas, la máxima absoluta, se registró en septiembre de 1.987 con 40 ºC, siendo en febrero de 1.987 la temperatura más baja con 7 ºC.

La humedad relativa media, en torno al 70%, está justificada por la cercanía al mar y por régimen dominante de los vientos alisios. Por último, cabe destacar la elevada insolación que recibe este sector del valle de Güimar, superior a las 2.500 horas de sol anuales.

GRÁFICA

C) LAS FORMACIONES VEGETALES:

Aunque desde el punto de vista fisionómico lo que capta la atención en el paisaje es la flora y la vegetación vascular, correspondiente, en sentido amplio, al dominio del tabaibal cardonal, un estudio más profundo del territorio nos permite reconocer una rica flora y vegetación criptogámica. De este modo, en el intermareal se puede estudiar la vegetación algal, mientras que en la superficie de las lavas, especialmente en los puntos más prominentes y expuestos al viento, así como en los roquedos y cantiles, existentes en las laderas y cráter de Montaña Grande, se asienta una interesante flora liquénica; así mismo, en microhábitats terrestres orientados al norte se establecen otras especies de líquenes y diversos biófitos, (musgos, hepáticas), de escasa importancia, dada la aridez reinante en estos parajes.

El malpaís de Güimar alberga uno de los mejores cardonales y tabaibales de Tenerife y de toda Canarias, el cual cuenta además con una formidable riqueza florística, (más de un centenar de especies). Una de las más representativas en el malpaís de Güimar es la (Euphorbia Canariensis) o Cardón y la (Eufhorbia Balsamifera) o Tabaiba dulce. Las comunidades de líquenes encuentran también en estos parajes una óptima representación, en un marco ideal para el estudio de la colonización de las lavas; estos líquenes, dependiendo del tipo de líquen que sea le da un tono de color a la roca sobre la que se expone.

A continuación pondremos de sobresalto algunas de estas especies.

a) Líquenes:

- Caloplaca Gloriae o Xantharía Resendei producen a la roca tintes anaranjados,

- Cecanora Sulpharella proporcionan el color verde,

- Dimelaena Radiata el color gris y

- Buellia Láctea el color blanco.

b) Algas:

Podemos diferenciar tres tipos de vegetación algal en el litoral del malpaís, dependiendo de la morfología del suelo sobre el que se desarrollan: callaos, plataformas y cantiles.

- Poblamiento algal en callaos:

Esta vegetación está constituida por cianobacterias, que recubren las piedras como un tapiz verdoso.

- Poblamiento algal en plataformas:

En varios puntos de la banda supratorial aparece una comunidad formada por una cianobacteria crustácea. Esta comunidad tiene su apogeo en verano, mientras que los meses de otoño e invierno desaparece por completo. En los charcos del piso mesolitoral, la vegetación está dominada por algas pardas. En el borde superior de estas comunidades domina una vegetación cespitosa, que permanece emergida por el mar largos periodos.

- Poblamiento algal en cantil:

Estos biótopos, frecuentes en este litoral, albergan en la parte superior una banda más o menos ancha de Cyanophita, dominada durante los meses de verano por otra especie llamada Calothrix crustácea. Más abajo se instala otra franja formada específicamente por Fucus spiralis. En los lugares en los que se forman charcos crece la Cystoseira humilis. También se sitúa una banda de Laurencia perforata, que resiste al golpeo de las olas del mar. Las cuevas existentes en estos cantiles se encuentran tapizadas por diversas Corallinacea incrustantes.

Por último, el límite inferior de las mareas viene marcado, como en el caso de las plataformas, por la franja de Cystoseira abies-marina.

c) Tabaibal:

Podemos distinguir dos clases de tabaibas:

-Tabaiba dulce: La tabaiba dulce, ocupa la mayor parte del malpaís, desde casi el litoral hasta la base de Montaña Grande. Su densidad disminuye por la intensa acción del viento en el noreste, pero se enriquese al llegar a la montaña de la Mar. En conjunto el tabaibal dulce se halla en un buen estado de conservación.

Esta especie corresponde a una comunidad endémica del sur de la isla de Tenerife, en la que predominan las tabaibas dulces. Las especies que suelen acompañar a las tabaibas dulces son: el cardoncillo, el romero marino, el gualdon y la jarilla. En la mitad superior de Montaña Grande existe un tabaibal dulce, florísticamente pobre, que corresponde más bien a una especie del cardonal rica en esta espacie. De las tabaibas se extrae también el látex para producir gomas como por ejemplo la goma de mascar.

-Tabaiba amarga: La tabaiba amarga es también una especie de las tabaibas, solo que su especie ocupa menos espacios y el látex que proviene de ella es más amargo que la de la anterior especie, de ahí su nombre.

Esta especie crece en las mismas condiciones.

d) Cardonal:

Por encima del tabaibal dulce del Malpaís, más alejado de la costa, se sitúa el cardonal, en una banda ancha que desciende en diagonal hasta las proximidades de El Puertito. En la ladera de Montaña Grande y en la superficie del interior del cráter destacan algunos rodales de cardones, que corresponden a restos empobrecidos de esta comunidad.

Esta formación vegetal constituye una asociación endémica de la isla de Tenerife, y en la que predominan los cardones, que dan carácter fisionómico a la misma, desarrollados como el tabaibal dulce sobre litosuelos.

Estos cardonales semidesérticos climáticos, poseen un fiel cortejo florístico que suele refugiarse en su interior, aprovechando su especial estructura candelobriforme, constituyendo la denominada unidad cardón. En ella sobresalen varias especies lianoides como por ejemplo el cornical, el tasiago y la esparraguera. En esta comunidad es frecuente la presencia de la tabaiba amarga; además en el Malpaìs es localmente abundante el balillo, que cuendo se refugia en la planta dominante puede superar los dos metros de altura, mientras que en el exterior de ésta solo alcanza algunos decímetros al encontrarse fuertemente sometida al paso de las cabras y de los conejos.

e) Cerrillar - Panascal:

Sobre la franja arenosa interior, producida por acumulaciones eólicas de la arena procedente de la playa de La Entrada, que atraviesa diagonalmente el espacio en dirección NE, SW y asciende hasta la mitad de la ladera E de Montaña Grande, se asienta una formación gramínica pseudoesteparía caracterizada por la presencia de varias hemiceiptófitas: el cerrilo (Hyparrhenia hirta), el penasco o grama (Cenchrus cialiaris), el rabo de burro (Aristida adsensionis) y Tetrapagon villasus. En su aspecto más típico sólo acompañan a las especies características ejemplares aislados de corazoncillos (Lotus sessilifolius), tomillos de burro (Micromería hyssopifolia) y aulagas (Launea arborescens). Este sustrato no parece apropiado para el tabaibal - cardonal, pues actúa como barrera en la expansión de esta formación vegetal, de la que sólo es frecuente un elemento, el balo (Plocama pendula), que subsiste a su enorme sistema radicular

D) FAUNA:

Desde el punto de vista faunístico, y restringiéndonos exclusivamente al medio terrestre el Malpaís posee una extraordinaria biodiversidad, protagonizada sobre todo por la multitud de especies de invertebrados. Asociados a la flora, hay igualmente una rica entomofauna con más de doscientas especies y una altísima endemicidad (85%).

Entre ellas destacan, por su carácter endémico y su interesante papel ecológico, las ligadas a los cardones y tabaibas, así como las que viven en el suelo y en el interior de las cavidades volcánicas. En ocasiones, elementos concretos de la flora, como el cardón, tienen varias docenas de atrópodos dependiendo de ellos, algunos tan característicos como lo es el escarabajo longicanario endémico. Varias especies de vertebrados viven también en este territorio, pasando menos desapercibidos que los invertebrados pese a estar presentes en mucho menor número que éstos.

a) Vertebrados:

La hornitofauna, constituye el mejor grupo de vertebrados representado en este territorio. Algunas especies presentes son: el bisbita la corruca tornillera, el canario, camachuelo trompetero, el cernícalo, el búho chico, el vencejo unicolor, la tórtola, la perdiz moruna, el alcaudón real, etc. La zona costera es visitada por la gaviota argéntea, así como por el charrán común y por varias especies de limículos. Entre estas pueden citarse las siguientes: el chorlitejo grande, el vuelvepiedras, el zarapito trinador, el chorlitejo gris, andaríos chico, etc. De las aves marinas destaca la pardela cenicienta, que nidifica en grietas y tubos volcánicos del malpaís. Se considera también otra ave marina, al petrel de Bulwer, que podría criar en estos hábitats.

La herpetofauna está bien representada por el lagarto, mientras que el perenquén y la lisa son más difíciles de observar.

Todas las especies de mamíferos que se encuentran en este espacio son no autóctonas: el erizo moruno, el conejo, las ratas, el ratón y el gato. Todas ellas representan, amenazas potenciales para la flora y fauna nativa.

b) Invertebrados:

Aunque las condiciones climáticas y edáficas no son muy favorables, en este paraje se han encontrado un total de cuatro especies, todas ellas endémicas de Tenerife: Canariella hispídula , hemisicla bethencourtiana, Pomatias laevigatus y Hemisicla inutilis. Esta ultima restringida geográficamente al este de la isla de Tenerife, está considerada como la única especie amenazada de las ya dichas.

El medio cavernícola, presente en este espacio natural, alberga interesantes formas biológicas, muchas de las cuales poseen insólitas adaptaciones para poder vivir en un mundo tenebroso, atrofia y carencia de órganos de la visión, pérdida total o parcial de la pigmentación, alargamientos de patas y antenas, ablandamientos del esqueleto externo, etc. Entre las especies de invertebrados encontrados en el tubo de Cueva Honda destacan, por su especial interés biológico, los siguientes: Dysdera propinqua (arácnido endémico), Schizomus portoricensis (especie centroamericana) y Loboptera subterránea (endemismo tinerfeño relativamente frecuente en el medio cavernícola).

Varios lepidópteros (mariposas) participan en la entomofauna del malpaís, predominando un número de especies en las mariposas nocturnas. En lo que a las mariposas diurnas se refiere, algunas especies, como Cynthia cardui, Vanessa atalanta, Pieris rapae, Pontia daplidice, Colias crocea, Danous plexippus y Lycaena phlaeas, pueden encontrarse en este paraje de forma más o menos habitual.

Uno de los mayores grupos de insectos son los Himenópteros (abejas, abejones, avispas y hormigas). En general, presentan un destacado interés ecológico por su papel como agentes polinizadores de muchas especies de la flora silvestre del malpaís. Además de varias decenas de abejas y avispas, la mayor parte de las cuales son exclusivas en Canarias o en Tenerife.

También existen cuatro especies diferentes en el malpaís.

Pero los insectos más diversamente representados son los Cleópteros (escarabajos). En el paraje natural (incluyendo el malpaís, arenales, zonas costeras, conos volcánicos y zonas humanizadas), se han comprobado que existen unas cien especies pertenecientes a treinta y dos familias de escarabajos.

A continuación le indicamos dos de ellas:

-La familia Histeridae: Presenta seis especies en el malapís, todas ellas depredadoras de otros insectos.

-La familia tenebrio: Está bien representada aquí, con especies detritívoras en la zona intermareal o costera o más al interior, en ambientes más o menos humanizados.

4.- USOS Y APROVECHAMIENTOS DEL SUELO

A) AGRICULTURA:

Gracias a esta riqueza en agua, el valle de Güimar ha sido tradicionalmente la comarca más importante del sur de la isla desde el punto de vista agrario. Únicamente tras la expansión reciente del regadío en otros municipios como, por ejemplo Guía de Isora, Adeje, Arona o Granadilla, ha perdido este carácter. Ya a mediados del siglo XVI existía en Güimar un azucarero, con lo cual la comarca se integra en el mercado internacional; por el contrario, la mayor parte de la vertiente sur permaneció sumida durante mucho tiempo en una agricultura de autoconsumo.

En la década de los años veinte se llevó a cabo una considerable actividad roturadora, con la puesta en marcha de cultivos en extensas superficies perfectamente localizadas en las áreas costeras. Ante la demanda de los mercados exteriores, fueron el tomate y el plátano los productos que alcanzaron mayor auge. Esta actividad proporcionó la instalación de una nutrida corriente de jornaleros agrícolas procedentes de otros municipios de Tenerife.

El paisaje agrario no presenta grandes diferencias con otros sectores de la isla. En las cotas medias y altas se sitúan los cultivos de secano, salvo las viñas y los frutales. De los cultivos ordinarios destacan las papas y los frutales, en especial las viñas. La producción de esta fruta, se destina tanto a la elaboración de vinos, generalmente blancos como para la comercialización para el consumo.

El tomate de temporada ocupa la mayor superficie entre las hortalizas, que también es un producto de exportación. El plátano es el producto de exportación que goza de mayor relevancia. Últimamente han adquirido cierta importancia otros cultivos como el de el aguacate y las plantas ornamentales de invernaderos.

B) PASTOREO:

Una de las actividades, en la actualidad marginal, pero que tuvo mayor relevancia histórica, fue el pastoreo extensivo, y trashumante de abejas y, sobretodo, cabras, en las cumbres de la cabecera del valle.

El área de pastoreo se explotaba en común con otras colmenas de la vecina vertiente septentrional que, a causa de las nevadas y rigores invernales, buscaban frecuente refugio en los montes de Candelaria y Arafo.

C) EXTRACCIÓN DE ÁRIDOS:

El volumen de gravas, arenas, lapillis (picón) y puzolanas extraidos en el sureste de Tenerife supone el 70 por ciento del total insular. Los dos primeros materiales, denominados áridos o revuelto, encuentran el mayor de sus depósitos en el Valle de Güimar, calculado en unos doscientos millones de metros cúbicos.

El tratamiento y clasificación de las gravas, arenas y rocas grandes o bolas se realizan en una planta siempre cercana a la cantera. Dichas labores consisten en la criba y posterior machaqueo de las rocas. Estas rocas se emplean según su composición y tamaño como material de revestimiento de fachadas, en la elaboración de hormigón y la construcción de carreteras. En el barranco se extrae el 80 por ciento de los áridos de la isla de Tenerife y, como consecuencia de esta forma de explotación de recursos, pudieron llegar a producirse variaciones del cauce, corrimientos de tierra y otros efectos difícilmente previsibles en el caso de futuras avenidas del principal colector. En cuanto a las canteras de picón, afectan principalmente a los conos volcánicos de la comarca, la mayoría de los cueles ha conocido alguna intervención extractiva, que produce un impacto visual negativo. Sin embargo, ninguno constituye en la actualidad una cantera explotada formal y permanente por alguna empresa.

En el límite septentrional dl valle, al pie de la ladera ce Chafa, se localiza también acumulaciones de aluviones, aunque de menor importancia. Proceden de los barrancos de Araca, El Fuerte, Chacorche, etc., y de igual manera están siendo intensamente explotados para atender la demanda del sector de la construcción.

D) OTROS USOS:

El valle cuenta con notables recursos hidráulicos, tradicionalmente los más importantes del sur de la isla. Existían numerosos manantiales naturales que impulsaron la actividad agraria de la comarca del valle de Güimar casi desde los primeros años de la colonización. Por el barranco de El Río discurría un importante caudal que surgía espontáneamente en forma de arroyo. Hasta comienzos del siglo actual también discurría por el barranco de Badajoz, una corriente de agua. Además de caudales para riegos y abastecimiento de la población, la fuerza que proporcionaba el barranco de El Río, propició la instalación de una central hidroeléctrica que suministraba la energía necesaria para el abasto de la población güimarence y de Arafo.

Esta instalación fue inagurada en 1.929 y estuvo funcionando durante más de 20 años. La explotación de aguas subterráneas mediante pozos y galerías ha supuesto la casi total desaparición de los manantiales y corrientes superficiales. Ya a comienzos del siglo actual, el valle de Güimar constituía uno de los sectores de la isla donde las obras de captación de aguas subterráneas habían alcanzado mayor desarrollo. En la actualidad éstas proporcionan la totalidad de los caudales disponibles, que representan alrededor del 61% del conjunto insular.

Las galerías son numerosas y se sitúan en los sectores más elevados de los tres municipios.

Los pozos, por el contrario, se localizan preferentemente en la zona baja de Güimar. Con estos recursos se cubren las necesidades de la comarca, al tiempo que se envían los excedentes al Sur de la isla y al área metropolitana. Hacía esta última parten los canales de Araya y Araca, que tienen su inicio en los altos de Arafo e Igueste, respectivamente. Estos caudales se destinan tanto a uso agrícola y abastecimiento urbano, como a suministro industrial (refinería de petróleos) o portuario.

Otros usos del suelo del Valle de Güimar es la industrialización.

El Polígono industrial de Güimar es la mayor concentración de actividades industriales de la isla de Tenerife. Los promotores son la Caja general de Ahorros de Canarias, el Cabildo Insular, y el Instituto nacional de Industria (representado por la Sociedad Estatal para la Promoción y Equipamiento del Suelo Industrial, SEPES), que constituyeron en 1.973 una sociedad gestora del mismo. La instalación de empresas se beneficiaron de determinadas incentivas a la localización, obtenidos de fondos estatales y del Feder. Pero el factor de mayor peso que ha favorecido la ubicación en el Polígono ha sido su situación estratégica en la autopista del sur, en posición central y perfectamente conectado a Santa Cruz y su puerto comercial y al sur turístico y aeropuerto.

A comienzos de los años 90, se inicia el proceso de modificación del Plan, aún inconcluso, para adaptarlo a la declaración como paraje natural del Malpaís de Güimar, así como la existencia de los emplazamientos residenciales de El Socorro y Playa de la Viuda. El conflicto suscitado entre los usos posibles supone uno de los casos más complejos e interesantes de la región. El Malpaís de Güimar, de excepcional calidad ambiental e interés naturalista, cultural y geológico, no queda totalmente incluido en el Paraje declarado por la Ley de Espacios naturales del Archipiélago Canario (1.987). Por ello grupos ecologistas y otras agentes sociales reivindican una extensión del área protegida.

5.- CONCLUSIONES

En el momento presente, este espacio como Espacio Natural Protegido no está libre de usos, uno de ellos es la circulación de vehículos motorizados por pistas y laderas de Montaña Grande, la actividad de parapente en la cima del cráter y sobre el malpaís, maniobras militares, vertidos esporádicos, eventuales incursiones de rebaños de cabras, construcciones en la línea costera, etc.

La influencia de visitantes es relativamente grande, particularmente en le Romería del Socorro, cuando parte de los peregrinos se desvían de su ruta ascendiendo a la montaña, dejando así apreciables buellas, y digo buellas en vez de huellas porque esto es de animales, en sus laderas.

A causa de esta actividad humana el espacio se está deteriorando; si esto sigue así puede que dentro de unos años ya no sea un espacio natural protegido, sino una zona como otra cualquiera. Un sector del espacio protegido está también ocupado por el plan parcial del polígono de Güimar, que calificó como urbano una pequeña parcela en el extremo sur del área protegida.

También tenemos que decir que a causa de las actividades humanas desarrolladas en el medio, han provocado modificaciones en la estructura original de los ecosistemas. A causa de ello, la vegetación potencial ha experimentado una serie de alteraciones más o menos importantes, lo que han proliferado las etapas de sustitución (comunidades ruderales anuales, matorrales, nitrófilos, etc.) de las comunidades climáticas.

6.- ANEXOS

  • EL SOCORRO:

  • Cada siete de septiembre, alrededor de las seis de la mañana, la Virgen de Nuestra Señora del Socorro, está vestida y enjoyada para iniciar la Bajada que lleva su nombre. Sale de la iglesia de San Pedro rodeada de danzas, música, campanas y algarabía general y así llega hasta su ermita. De ésta y casi a escondidas, su mayordomo y algunos ayudantes, la trasladan a la Cruz de tea, lugar de su aparición según cuenta la tradición.

  • 7.- BIBLIOGRAFÍA

    • VV.AA. Geografía de Canarias, Tomo 5, Capítulo VIII, Editorial Interinsular. (1.984).

    • VV.AA. Geografía de Canarias, Tomo 2, Fascículos 50 y 51, Editorial Prensa Ibérica. (1.993).

    • VV.AA. Naturaleza, historia y tradición en el Socorro de Güimar, Asociación Cultural Patrimonio de Güimar. Editorial Benchomo. (1.993).

    • VV.AA. La red Canaria de Espacios naturales protegidos, Tomo 1. Gobierno de Canarias. Consejería de Política Territorial, Viceconsejería de Medio Ambiente. (1.995).

    • VV.AA. Naturaleza Canaria, Tomo 2, Capítulo V, Editorial El Día y Unelco Consejería de Presidencia y Turismo del Gobierno de Canarias. (1.993).