Vacas, cerdos, guerras y brujas; Marvin Harris

Antropología y materialismo cultural del siglo XX. Costumbres humanas mundiales. Comparativa de sociedades

  • Enviado por: Pilar De Kernion
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

Vacas, Cerdos, Guerras y Brujas

Reporte de Lectura

Marvin Harris es un antropólogo que escribe de forma didáctica y divertida. Dentro de su libro Harris interpreta la realidad humana así como misterios o enigmas que hay en la vida del hombre y que tienen una explicación bastante racional. “Para explicar pautas culturales diferentes, tenemos que empezar suponiendo que la vida humana no es simplemente azarosa y caprichosa”. (Harris p.p. 11). Esto es precisamente lo que hace el antropólogo dentro de su libro, mostrarnos como cada tribu o raza tiene diferentes costumbres y el porque de las mismas. Los judíos, por dar un ejemplo, aborrecen al cerdo para ellos es un ser impuro, que contamina a quien lo prueba o toca, describiendo esto como Porcofobia; pero al igual existen otros grupos de gente que veneran al puerco y solo lo comen en ocasiones muy especiales.

Este libro es de gran utilidad no solo dentro de la antropología, sino fuera de ella, ya que te ayuda a comprender el comportamiento de la gente en tres estados o situaciones básicas de la conciencia cotidiana:    

En primer lugar a la ignorancia. La mayor parte de la gente sólo es consciente de una pequeña parte de la diversidad de alternativas en los estilos de vida. Si queremos pasar del mito y la leyenda a la conciencia, madura, tenemos que comparar toda la variedad de culturas pasadas y presentes. En segundo lugar al miedo. Ante sucesos como el envejecimiento y la muerte, la conciencia falsa puede ser la única defensa eficaz. Y finalmente al conflicto. En la vida social ordinaria algunas personas siempre controlan o explotan a otras. Estas desigualdades se presentan tan disfrazadas, mistificadas y falseadas como la vejez y la muerte. (Harris, p.p. 12, 13)

“Vacas, Cerdos, Brujas y Guerras” está dividido en 11 capítulos más el epílogo donde condesa el porque de las diferentes costumbres de las distintas razas que abarcan al mundo. Haremos hincapié en los más interesantes y los que me parecieron más importantes; ya que abarcan situaciones y costumbres que leyéndolas y meditándolas nos hace comprender más fácilmente nuestro mundo y el porque de nuestras costumbres, ya que comentan sus inicios y el porque de los mismos.

La Madre Vaca comenta los hábitos alimenticios de los hindúes y describiendo que ellos veneran a las vacas porque son el símbolo de todo lo que está vivo. Al igual que María es para los cristianos la madre de Dios, la vaca es para los hindúes la madre de la vida. Así, no hay mayor sacrilegio para un hindú que matar a una vaca. Ni siquiera el homicidio tiene ese significado simbólico de profanación indecible que evoca el sacrificio de las vacas.

El despilfarro es más bien una característica de la cultura moderna mecanizada con las economías tradicionales campesinas. Por ejemplo, mediante el nuevo sistema de producción automatizada de carne de vaca en Estados Unidos no sólo se desperdicia el estiércol del ganado, sino que se deja que contamine las aguas freáticas en extensas áreas y contribuya a la polución de ríos y lagos cercanos.

    El nivel de vida superior que poseen las naciones industrializadas no es consecuencia de una mayor eficiencia productiva, sino de un aumento muy fuerte en la cantidad de energía por persona. En 1970 Estados Unidos consumió el equivalente energético a 12 toneladas de carbón por habitante, mientras que la cifra correspondiente a la India era la quinta parte de una tonelada por habitante. La forma en que se consumió esta energía implica que cada persona despilfarra mucha más energía en Estados Unidos que en la India. Los automóviles y los aviones son más veloces que las carretas de bueyes, pero no utilizan la energía con mayor eficiencia.

De hecho, el calor y el humo inútiles provocados durante un solo día de embotellamiento de tráfico en Estados Unidos despilfarran mucha más energía que todas las vacas de la India durante todo el año. La comparación es incluso menos favorable si consideramos el hecho de que los automóviles parados están quemando reservas insustituibles de petróleo para cuya acumulación la tierra ha requerido decenas de millones de años. Si desean ver una verdadera vaca sagrada, salgan a la calle y observen el automóvil de la familia.

Dentro de este complejo mixto de agricultura y pastoreo, la prohibición divina de la carne de cerdo constituyó una estrategia ecológica acertada. Los israelitas nómadas no podían criar cerdos en sus hábitats áridos, mientras que los cerdos constituían más una amenaza que una ventaja para las poblaciones agrícolas aldeanas y semi-sedentarias. (...) Los animales domésticos mejor adaptados a estas zonas son los rumiantes: ganado vacuno, ovejas y cabras. (...) (Harris p.p. 46) Sin embargo, el cerdo es ante todo una criatura de los bosques y de las riberas umbrosas de los ríos. Aunque es omnívoro, se nutre perfectamente de alimentos pobres en celulosa, como nueces, frutas, tubérculos y sobre todo granos, lo que le convierte en un competidor directo del hombre. No puede subsistir sólo a base de hierba, y en ningún lugar del mundo los pastores totalmente nómadas crían cerdos en cantidades importantes. Además el cerdo tiene el inconveniente de no ser una fuente práctica de leche y es muy difícil conducirle a largas distancias.

El Oriente Medio es un lugar inadecuado para criar cerdos, pero su carne constituye un placer suculento. La gente siempre encuentra difícil resistir por sí sola a estas tentaciones. Por eso se oyó decir a Yahvéh que tanto comer el cerdo como tocarlo era fuente de impureza. Se oyó repetir a Alá el mismo mensaje y por la misma razón: tratar de criar cerdos en cantidades importantes era una mala adaptación ecológica. (...) Los cerdos eran sabrosos, pero resultaba demasiado costoso alimentarlos y refrigerarlos (...) (Harris p.p. 117).

Lee descubrió, por ejemplo, que los bosquimanos trabajaban para su subsistencia sólo de diez a quince horas por semana. Este descubrimiento destruye eficazmente uno de los mitos de pacotilla de la sociedad industrial: a saber, que tenemos más tiempo libre en la actualidad que antes. Los cazadores y recolectores primitivos trabajan menos que nosotros, sin la ayuda de ningún sindicato, porque sus ecosistemas no pueden tolerar semanas y meses de un esfuerzo extra intensivo.

Durante el intervalo entre la muerte de Jesús y la redacción del primer evangelio, Pablo sentó las bases para el culto del mesianismo pacífico. Pero aquellos para los que Jesús era principalmente un redentor militar-mesiánico judío, dominaban el movimiento en el período de la actividad guerrillera en expansión que llevó a la confrontación del año 68 d.C. El entorno práctico en el que se escribieron los evangelios, que describen un Mesías puramente pacífico y universal, era la consecuencia de la infructuosa guerra judía contra Roma. Era una necesidad práctica cuando los generales que acababan de derrotar a los revolucionarios mesiánicos judíos -Vespasiano y Tito- llegaron a ser los gobernantes del imperio romano. Antes de esta derrota, era una necesidad práctica para los cristianos judíos de Jerusalén permanecer fieles al judaísmo.

Sugiero que la mejor manera de comprender la causa de la manía de las brujas es examinar sus resultados terrenales en lugar de sus intenciones celestiales. El resultado principal del sistema de caza de brujas (aparte de los cuerpos carbonizados) consistió en que los pobres llegaron a creer que eran víctimas de brujas y diablos en vez de príncipes y papas. ¿Hizo agua vuestro techo, abortó vuestra vaca, se secó vuestra avena, se agrió vuestro vino, tuvisteis dolores de cabeza, falleció vuestro hijo? La culpa era de un vecino, de ese que rompió vuestra cerca, os debía dinero o deseaba vuestra tierra, de un vecino convertido en bruja.

¿Aumentó el precio del pan, se elevaron los impuestos, disminuyeron los salarios, escaseaban los puestos de trabajo? Obra de las brujas. ¿La peste y el hambre destruyen una tercera parte de cada aldea y ciudad? La audacia de las diabólicas e infernales brujas no conocía límites. La Iglesia y el Estado montaron una denodada campaña contra los enemigos fantasmas del pueblo. Las autoridades no regatearon esfuerzo alguno para combatir ese mal, y tanto los ricos como los pobres podían dar las gracias por el tesón y el valor desplegados en la batalla. 
El significado práctico de la manía de las brujas consistió, así, en desplazar la responsabilidad de la crisis de la sociedad medieval tardía desde la Iglesia y el Estado hacia demonios imaginarios con forma humana. Preocupadas por las actividades fantásticas de estos demonios, las masas depauperadas, alienadas, enloquecida, atribuyeron sus males al desenfreno del Diablo en vez de a la corrupción el clero y la rapacidad de la nobleza. La Iglesia y el estado no sólo se libraron de toda inculpación, sino que se convirtieron en elementos indispensables. El clero y la nobleza se presentaron como los grandes protectores de la humanidad frente a un enemigo omnipresente pero difícil de detectar. Aquí había, por fin, una buena razón para pagar diezmos y someterse al recaudador de impuestos.

No necesitamos más vibraciones mágicas, mayores cultos psicotrópicos y "rollos" más extravagantes. No afirmo que una mejor comprensión de las causas de los fenómenos de los estilos de vida vaya a producir esplendores milenarios. Sin embargo, hay una base bien fundada para suponer que si luchamos por desmitificar nuestra conciencia ordinaria, mejoraremos las perspectivas de paz y justicia económica y política. Por pequeño que sea este cambio potencial de las probabilidades a nuestro favor, creo que debemos considerar la expansión de la objetividad científica en el dominio de los enigmas de los estilos de vida como un imperativo moral. Es, por lo demás, la única cosa que jamás se ha intentado.

El propósito del autor dentro de este libro según la contraportada es dar respuesta a curiosos enigmas, descubriendo las causas materiales que se ocultan tras la aparente irracionalidad de la vida de las diversas formaciones culturales; pero es más que eso el libro te sumerge en diferentes situaciones las cuales probablemente ya habías oído hablar de…, pero te hace vivirlo y comprender el por que de sus decisiones y costumbres.

Bibliografía

Harris Marvin, Vacas, Cerdos, Guerras y Brujas. Ed. Alianza, España 1998.