Utopía; Tomás Moro

Filosofía renacentista. Libros de Filosofía. Desigualdad social. Crítica a la organización social. Ciudad perfecta. Justicia. Autoridad. Libertad

  • Enviado por: Pia
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas
publicidad

Sobre el libro

Tomás Moro se introduce en su propio libro como uno más de sus personajes. Supuestamente él, durante su estancia en Amberes visitó a un amigo suyo: Pedro Egidio (un hombre sencillo y honrado, además de ser culto).

Mientras transcurrió su encuentro Pedro diviso a otro amigo que para su juicio les podría proporcionar una grata conversación.

El nombre de esta persona era Rafael Hytlodeo, un gran conocedor de tierras lejanas por sus numerosos viajes.

Como era de esperar se saludaron y entablaron rápidamente una conversación llena de anécdotas por parte de Rafael sobre sus viajes.

Tomás tras un rato de conversación se animo a preguntarle como siendo un gran conocedor de costumbres, formas de vida y leyes de otros lugares, no se había puesto a la disposición de ningún monarca.

Rafael fue rápido en su contestación y argumento que no creía oportuno ponerse a servir a un rey que continuamente trata de temas militares y estrategias para poder aumentar su reino sin pararse a pensar que primero tendía que ocuparse bien de lo que poseía. Todas las respuestas que da las amplía haciendo referencia a alguna situaciones de otras tierras.

En la conversación entre Pedro, Tomás y Rafael se tocan infinidad de temas: los ladrones, la pena de muerte, los intereses de los monarcas, la forma de gobernar de estos.

Con este último tema sale a relucir uno de los viajes de Rafael a una isla llamada Utopía en la que él vivió durante cinco años.

Tomás y Pedro en seguida piden que les explique con todo detalle las costumbres, rituales, organización y de mas aspectos de aquella isla. Rafael accede y comienza así con la descripción.

La isla Utopía era anteriormente una península unida por un istmo que Utopo decidió eliminar.

En esta isla las ciudades eran exactamente iguales, con las mismas costumbres, lengua y leyes. En total hay 54 ciudades, separadas unas de otras a una distancia no superior a un día de camino. De esta forma los traslados son más sencillos. La capital de esta isla es Amuroto.

Todos los habitantes tienen casa y trabajo. La ocupación común es la agricultura aunque hay más profesiones: cultivo, tratamiento de lana, trabajar el lino, oficios de cantera, herrero o carpintero.

Cada familia tiene cuarenta miembros y cada treinta familias eligen un Filarca. Cada diez Filarcas eligen un Jefe entre cuatro candidatos es puestos por el pueblo.

Las ciudades están rodeadas por una muralla con un foso seco y profundo por si alguna vez fuesen atacados.

Al trabajar hombres y mujeres casi sin excepción (se calcula que tan solo unos 500 están exentos de trabajar) solo es necesario que se trabaje durante seis horas. La recolección se hace en un solo día.

La organización de la convivencia esta elaborada para que los jóvenes sirvan a los adultos

Los utópicos desconocen la moneda. No dan valor al oro ni a la plata con los que apresan a los esclavos. Son esclavos los que han cometido algún delito obligándoles a trabajar y servir, también lo son los extranjeros de otras tierras que han venido a Utopía a trabajar, aunque estos tienen plena disposición de marcharse cuando quieran y son tratados con bondad.

No les gusta la guerra y cuando ven que esta se aproxima intentan zanjarla ofreciendo oro al enemigo e intentando persuadirle para evitar el enfrentamiento. Si por alguna razón tuvieran que enfrentarse no estarían torpes debido a que ellos también han aprendido técnicas para que las guerras no les pillen desprevenidos.

Celebran las victorias siempre y cuando no haya habido derramamiento de sangre.

Con respecto a las religiones no todos creen en el mismo Dios. En una misma ciudad hay quien cree en el Sol, en la luna, en cualquier otro astro, etc. Otros por el contrario creen en un Ser superior que esta por encima de la conciencia humana.

Ese ser lo es todo llamándole “Padre”, al que le atribuyen el desarrollo, progreso y el termino de todo lo existente. No sacrifican ningún tipo de animal, ni creen que la efusión de sangre pueda causar algún placer divino porque cada ser esta para vivir. En los rituales queman incienso y perfumes. A los rituales acuden de blanco y con cirios.

Rafael concluye diciendo que esta isla es a la única que se le podría llamar República. Gracias a la inexistencia de la propiedad privada, todos son ricos y no existen mendigos. Para todos esta debía ser la comunidad ideal.

Opinión y comentario personal

A medida que iba leyendo e libro se me iban ocurriendo muchas opiniones para poder incluir en esta parte del trabajo.

La primera y una de las más chocantes para mí (porque la he oído mucho, pero nunca había reflexionado sobre ella) fue la causa de la muerte de Tomás Moro.

Me parece increíble el valor que tuvo que tener para defender un ideal hasta su muerte. ¿Cuántas personas se dejan influir tan solo por lo que la gente piense? Para mi un ejemplo muy claro de esto son los consejeros de los reyes de los que se hablan en el libro. Dichos consejeros se creen sabios y temen que algún extraño pueda dar una opinión a las que ellos no están acostumbrados. Ellos la criticaran tan solo por ser diferente a las que están habituados a oír, intentando quitarle importancia. Pero lo peor es que si esa misma opinión la hace una persona de rango superior, harán lo contrario. Le adularan y le elogiaran por tan gran idea.

Desde mi punto de vista y por lo que yo he visto, hay muchísimas persona de este tipo por el mundo. Pero ¿de qué les sirve no ser críticos con las opiniones ajenas? Estas personas para mí carecen de personalidad suficiente al no poder abrirse a nuevas ideas y no poder descubrir todo lo que se están perdiendo al cerrarse en sí mismas.

Otro tema muy importante que se trata en el libro, es la pena de muerte. Me pareció muy interesante el como según Rafael se podría castigar a los ladrones.

Yo tengo una opinión muy clara a cerca de la pena de muerte: Nadie tiene derecho a quitar la vida a otra persona por muy grave que sea el delito que haya cometido.

Si alguien comete un asesinato y tú le impones como castigo la muerte, té estas poniendo a su altura. Por matar a ese individuo no te vas a sentir mejor ni vas a devolver a la vida al que mató. Entonces ¿por qué? y ¿para qué te sirve matar a esa persona?

Si tu respuesta es porque así él pagara por lo que ha hecho, desde mi punto de vista es una estupidez, porque lo peor seria imponerle una cadena perpetua o tenerle obligado a trabajar durante el resto de su vida. En la isla de Utopía es algo así lo que hacen: los esclavos sirven y trabajan.

Hablan de una gran cantidad temas importantes. Otro importante fue cuando comienzan a reflexionar sobre los intereses de los reyes. Es verdad que en la historia todos los países intentaron hacerse con un gran imperio: El imperio Turco, El imperio Romano, cuando comenzaron con la colonización, Napoleón, etc.

De que sirve ser el país con más expansión de tierra. Lo primero será cuidar bien de lo que tienes y después ambicionarte con obtener más.

Cuando Tomás Moro habla en el libro de que sirve obtener muchas cosas si luego no somos capaces de cuidar lo que tenemos creo que a parte de referirse al afán expansionista de las naciones quiere hacer una metáfora con los hombres. Cuanto más tenemos, más ambicionamos. No nos conformamos y eso nos lleva a la infelicidad. Tendríamos que ser felices con lo mínimo para que cuando nos diesen algo pudiésemos apreciar el valor que tiene. Eso es lo bueno que tiene la isla, todos disfrutan plenamente de lo que tienen. Saben disfrutar de la naturaleza y en su tiempo libre cuidan los huertos. Es un ejemplo de lo que mucha gente tendría que aprender. Disfrutar con poco. Muchas personas no saben lo que es disfrutar de la naturaleza, del silencio o de cosas de este estilo.

Conclusión y crítica

Admiro mucho la organización que se tiene en la isla Utopía. Todo es de todos y no existe la propiedad privada. Supuestamente todos son felices al poseer todo lo necesario para vivir. ¿Pero son de verdad felices? Muchas personas que conozco que se han leído este libro creen que sí, pero yo lo dudo.

Por una parte pude parecer que esta isla es el prototipo de un paraíso o alguna cosa por el estilo, pero a mí me parece que las personas que viven allí carecen un poco de libertad.

Creo esto porque tienen toda la vida programada y no se paran a pensar si el vivir de esta forma es lo mejor, al no conocer otra cosa.

Para todo deben de pedir permiso, incluso para viajar. También se ve claramente cuando hablan de que la población crece siempre a la misma velocidad. Se mantiene el equilibrio de forma que si una mujer tiene más hijos de los permitidos se los cederá a una familia que carezca de ellos. ¿Esto es la felicidad? Para mi no. Yo nunca por mucha norma o ley que exista sería capaz de dar mi hijo a otra familia solo por que estén así equilibradas las familias, esto claro lo pienso por mi educación, tal vez si viviera en utopía podría hacerlo, pero aún así, y siendo que soy madre, la emoción y el sentimiento que se tiene al tener un hijo, dudo que tenga poco que ver con las normas y la educación que se nos impone, es una situación total y completamente animal, natural, por tanto creo yo que si yo fuese habitante de utopía no podría dar a mi hijo, lucharía por el y no de una manera agresiva, tal vez de una forma pasiva, pero a fin de cuentas desobedecería la norma, y así como esta emoción de tener un hijo en tu vientre y después en tus manos, hay muchas emociones que son guiadas por nuestros instintos animales y por esto creo que no se puede ser completamente feliz en una isla así, o en una sociedad de este tipo.

Yo cuando era pequeña continuamente soñaba con un lugar similar a este en el que no existiera el dinero, ni el trueque, y simplemente la gente trabajase para que todos pudiésemos disponer de lo que necesitamos. Creía que una sociedad así seria posible si todos fuésemos honrados y buenos. Con los años he ido abriendo los ojos hasta el punto de creer que esto era una “utopía”. Creo que todos en algún punto hemos soñado con esto.

Al leerme este libro es como si hubiera estado viviendo en ese mundo imaginario que me construí cuando era niña. Pero a diferencia de lo que yo imaginaba este estaba perfectamente organizado en todos los sentidos.

La isla Utopía la veo muy cercana a los ideales comunistas más que a los anarquistas por su perfecta organización. Esta ha sido la razón de que me plantease si existía la libertad en la isla. Siempre he creído que los regímenes comunistas eran perfectos y buenos para todos, pero un día tuve una discusión con una persona que creía que carecían de libertad.

Entonces bien, ¿Será cierto que carecen de libertad lo habitantes de esta “utopía”? yo creo que sí carecen de libertad, porque en principio, el hombre es un ser racional, tiene la capacidad y la libertad implícita de decidir sobre sus actos, y a pesar de que cada individuo crece en un modelo o rol educativo y que crece para vivir en sociedad y que por tanto se le “entrena” por decirlo de alguna manera, para convivir y coexistir con ciertas normas y con ciertos principio básicos de convivencia y cosas del tipo, a pesar de todo eso, el hombre tiene la capacidad de decidir si hacerlo o no. En todas las sociedades existen personas o grupos de personas que no están de acuerdo con el sistema que se les impone, un ejemplo clarísimo es el propio autor de nuestro libro “utopía”, lo escribe como parte de una protesta, de una queja y como propuesta de solución a un problema (o varios en este caso). Desde los primero filósofos se ve que el hombre tiene el interés por conocer sus orígenes, en un principio, de saber el porque de sus acciones y la justificación de lo que se le impone.

Por lo tanto esta isla para mi es prácticamente imposible, siempre habrá algún inconforme, cosa que me parece maravillosa y natural, esto nos lleva al crecimiento personal y social, a la reflexión; esto nos diferencia de los animales, la capacidad de raciocinio sobre nuestros propios actos, la capacidad de decidir entre lo que creemos es bueno para nosotros y para los demás y de discernir entre lo que esta mal, o lo que creemos que no es apropiado para nuestra persona, y repito, para nuestra sociedad.

Aunque yo haya planteado una critica sobre la isla, no quiero decir que no me parezca buena su estructura. Todo lo contrario, me parece una sociedad digna de elogiar si se pudiese llevar a cabo.

Quien quisiese construir una sociedad de este tipo tendría que ser una persona honrada y altruista. Pero como no es una persona la que impone esta sociedad sino que todos los miembros de la sociedad deberían de cumplir todas las personas dichas cualidades. Ninguno debe de ambicionar el poder o el afán de expansión.

Para finalizar me parece muy bueno lo abiertos que son los utópicos al permitir tener varios dioses. Todos se respetan y lo más importante no intentan imponer un solo Dios a los demás. Habría que pensar la cantidad de guerras estúpidas que se comienzan tan solo por la diferencia de opiniones con respecto a los dioses.

En general me ha parecido un libro interesantísimo y capaz de hacer reflexionar a cualquier persona por la infinidad de temas que trata. (A esto le agregamos un agradecimiento por habérnoslo puesto como trabajo. Gracias profesor)

5