Uso indebido de los psicofármacos

Farmacología social. Usos médico y no médico. Dependencia psicológica. Síntomas y problemas. Tolerancia e intolerancia. Intoxicación con sedantes hipnóticos. Automedicación y farmacodependencia. Drogas

  • Enviado por: Priscillagaytan Soto
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

EL USO INDEBIDO DE LOS PSICOFÁRMACOS

VARIABILIDAD DE LAS RESPUESTAS A DROGAS

Mediciones repetidas de una misma cosa no siempre proporcionan resultados idénticos. Esto es valido tanto para las denominadas ciencias exactas como para las ciencias biológicas. La variabilidad depende de errores de medición y, en gran parte, el método utilizado. Hay dos clases de error en la medición. En primer lugar, hay errores sistemáticos que proporcionan resultantes uniformemente demasiado altos o demasiado bajos; tales errores se dice que carecen de exactitud y no pueden utilizarse para tratamiento estadístico. Luego en los resultados que difieren al azar del valor verdadero, unas veces por mas otras veces por menos: los errores de este tipo se dice que carecen de precisión y pueden tratarse estadísticamente.

En el material biológico hay otro origen de variabilidad por cuanto las cantidades que se miden pueden variar en magnitud según los individuos y, en uno mismo, según los momentos. Es de observación común el material biológico por su propia naturaleza es variable, de manera que en los seres humanos las diferencias son absolutamente seguras (por Ej. De talla, peso, color o forma de las facciones), mientras que las similitudes provocan comentarios. Se comprueba que casi todos los fenómenos biológicos que pueden medirse varían de uno a otro individuo.

En farmacología, la preocupación principal es la variabilidad de la respuesta a las drogas. Cuando la dosis de una droga que produce una respuesta particular se determina en varios individuos, se comprueba que varia de uno a otro. Una vez mas, cuando se investigan las respuestas a una dosis fija de una droga en diversos individuos se comprueba que cambia. Además de las diferencias cuantitativas, hay otro tipo de variación entre individuos, por lo demás muy similares, que consisten en presencia o ausencia de una característica particular. En farmacología esto resulta evidente, por ejemplo, en presencia p ausencia de una droga a cierto numero de individuos.

FARMACOLOGÍA SOCIAL: USOS DE FÁRMACOS CON FINES NO MEDICOS: FAMACODEPENDENCIA

Farmacología social es el estudio del uso de fármacos en relación con el medio social y cultural. En el contexto de las sociedades modernas, se ocupa principalmente del uso de fármacos con fines no médicos. Se ha prestado gran atención a los que se utilizan con este fin ilegalmente, aunque cada día se acepta mas que los criterios sociales y farmacológicos en que se basan las clasificaciones legales de los fármacos son un poco arbitrarios. Algunos son considerados por la sociedad, según lo refleja la ley, como perniciosos; su producción, distribución y venta están controladas rígidamente, o incluso se prohíben por completo; los transgresores reciben penas severas y quienes las usan suelen considerarse criminales. Los fármacos de este grupo incluyen la diamorfina (heroína) y el ácido lisérgico (LSD). Otras sustancias pueden causar daño a quienes las usan, o la estructura social, y la actitud legal con ellas es vigilar su producción, distribución, y venta (con frecuencia a través de los impuestos), para limitar las condiciones y castigar ciertos tipos de abusos: la principal en esta clase legal es el etanol. Otra categoría mas son las sustancias que pueden causar daño a los individuos si las utilizan en exceso, pero no la sociedad; son ejemplos el tabaco y las sustancias que contienen cafeína.

En las sociedades modernas, la disponibilidad de fármacos par fines terapéuticos y de otras sustancias químicas que implican peligros toxicológicos es regulada por el gobierno. Por lo general, el publico tiene acceso a ellas para fines autorizados a traves de profesionales calificados (por Ej. Médicos, odontólogos, farmacéuticos y veterinarios)

En los primeros años, las divisiones entre sustancias terapéuticas, fármacos utilizados con fines no médicos y otras sustancias químicas con efectos farmacológicos o toxicológicos eran menos claras. El estudio amplio del uso de fármacos en estas sociedades, y las relaciones de su empleo con la estructura social y cultural se ha denominado etnofarmacologia.. Hay muy pocas comunidades en el mundo moderno en que es posible llevar a cabo estos estudios. Sin embargo, la investigación histórica en la etnofarmacologia tiene implicaciones importantes para algunos aspectos de la farmacología social moderna.

El hombre primitivo, que vivía en una estrecha relación simbiótica con su ambiente, conocía los efectos de muchas sustancias de plantas en sus facultades mentales y físicas. Es probable que algunos de estos descubrimientos se hayan hecho al buscar nuevas fuentes de alimentos, pero muchas deben haber resultado de la curiosidad y el impulso natural por la experimentación. Algunas plantas se identificaron como venenosas y se evitaron como fuentes alimenticias, pero varias se emplearon para la cacería y la pesca. Además algunos de los descubrimientos primitivos de plantas que contenían drogas y productos derivados formaron la base de la materia medica para tratar enfermedades , o cuando menos, para aliviar síntomas, y las que tenían efectos agradables se utilizaron con estos fines.

Con la aparición de grupos sociales organizados, el conocimiento primitivo sobre los fármacos se incorporo a la estructura etnológica en diversas formas - como medicina y en relación con ritos religiosos y sociales. En esta forma, los primeros fármacos fueron responsabilidad especial de los miembros de las sociedades relacionadas con la ciencia y lo sobrenatural; por ejemplo, el medico sacerdote de las civilizaciones del mediterráneo y Centroamérica, y los llamados curanderos y hechiceros de muchas tribus. En consecuencia, el uso de drogas con fines médicos o no médicos se integro estrechamente dentro del ambiente cultural cerrado de esos tipos de sociedades: se determino culturalmente quienes podían utilizarlas, cuales eran los usos de esas drogas, las circunstancias apropiadas para utilizarlas; su empleo fuera de los casos aprobados por las costumbres o leyes de la sociedad particular implicaba desaprobación social, penas legales, o ambas.

HIPNOTICOS Y SEDANTES

Todas las sustancias de tipo sedante pueden utilizarse mal, o con propensión a su abuso; es común que causen dependencia psicológica, y puede haberla fisiológica.

Estos fármacos no difieren cualitativamente del etanol en lo que a su actividad farmacológica se refiere. Sin embargo, el ambiente social en el que se usan es diferente, y son mucho mas potentes. Por lo tanto, es adecuado considerarlas por separado.

Hasta fecha reciente, los fármacos sedantes e hipnóticos, que se utilizaban mas, con mucho, eran los barbitúricos de acción intermedia a prolongada. Con casi todas las sustancias sedantes e hipnóticas se han observado mal uso, abuso y dependencia , que prácticamente no es posible diferenciar de los que ocurren con los barbitúricos. Los miembros particulares de este grupo de fármacos que se usan en forma indebida, o de los que se abusa, varia de un sitio a otro y de una época a otra, reflejando la disponibilidad y publicidad dada a los fármacos, en particular por los medios masivos.

ACCIONES Y USOS

HUMOR Y CONDUCTA

En individuos bien equilibrados, mentalmente alertas, los principales efectos de las dosis usuales que se prescriben para acción hipnótica de un fármaco sedante son somnolencia, perdida de la atención y ligera incoordinación motora; están disminuidas las concomitantes fisiológicas de la reacción de alerta. Grandes dosis producen sensaciones mas notables de somnolencia y letargo y mayor perdida de la coordinación, que se manifiesta por disartria, ataxia, diplopía, nistagmo y confusión.

La intoxicación con sedantes hipnóticos trastorna considerablemente las habilidades y juicios complejos, y hay un aumento concomitante del peligro de accidentes.

USO MEDICO

El acostumbramiento al uso de sedantes e hiponitcos, en particular los barbitúricos, suele ser yatrogeno; el fármaco se ha prescrito para aliviar el insomnio y calmar el nerviosismo, la angustia o la ansiedad en personas que afrontan crisis emocionales. En 1967, el 20% del total de las recetas en el Servicio Nacional de Salud de la Gran Bretaña fueron los barbitúricos. En Australia, a los barbitúricos les corresponde el 12% de las prescripciones del Programa de Beneficio Farmacéutico. Un 70% de las recetas de barbitúricos fueron para dormir, 50% para el insomnio por problemas médicos dolorosos y 20% en insomnio por problemas de personalidad; en el restante 30% se prescribió como sedante, principalmente para tratar la ansiedad en pacientes con síntomas de depresión. En fecha mas reciente ha disminuido la prescripción de barbitúricos; hoy en día, los principales fármacos hipnóticos son las benzodiazepinas (nitracepam) y los ansiolíticos primordiales son las benzodiacepinas (diacepam) o, si se diagnostica depresión, los ADT.

ABUSO NO MEDICO

Los hipnóticos sedantes pueden utilizarse igual que el etanol para producir un estado de ligera intoxicación con disminución de inhibiciones, que cause euforia y jubilo, o para aliviar sentimientos de desaliento o inferioridad. Un sedante hipnótico pueden utilizarse como alternativa del etanol, o junto con el para potenciarlo.

MUERTE POR INTOXICACIÓN CON SEDANTES HIPNÓTICOS

Los barbitúricos son, con mucho, la causa mas frecuente de muerte por intoxicación; se relacionan con 50 a 80% del total de estos incidentes.

A mediados de la década de 1960 aumento en varios países la mortalidad por barbitúricos. Se clasificaron en forma diversa como suicidios, muertes accidentales o muerte por contratiempos, según la legislación y las definiciones locales.

La intoxicación y la sobredosis mortal con barbitúricos y sedantes hipnóticos se atribuyen, en ocasiones, a un trastorno descrito como automatismo, en el que el estado de confusión producido por los barbitúricos hace que quien los toma olvide la dosis anterior, de manera que se ingieren mas y mas tabletas hasta que el total es suficiente para causar estupefacción que evoluciona al coma y pone en peligro la vida.

TOLERANCIA

El uso de barbitúricos y otros sedantes hipnóticos puede causar tolerancia farmacocinética y farmacodinámica. La tolerancia farmacocinética se debe a la inducción de enzimas microsomicas hepáticas. La tolerancia farmacodinámica se ilustra por el hecho de que en sujetos no acostumbrados una concentración en plasma de 5ug/ml de fenobarbital causa somnolencia notable. Sin embargo, después de usarla durante 12 días no hay impresión subjetiva de somnolencia o sedacion con una concentración en plasma de 25g/ml. Este tipo de tolerancia se desarrolla en grado menor cuanto mayor sea el deterioro neurológico. En consecuencia, la diferencia entre las concentraciones en plasma de sedantes e hipnóticos que producen ataxia en quienes no los toman y en sujetos que los toleran es unas tres veces menor, y prácticamente no hay diferencia en las concentraciones que deprimen el centro respiratorio bulbar y ponen en peligro su vida.

DEPENDENCIA PSICOLÓGICA

Cuando se prescriben hipnóticos para tratar síntomas que reflejan en realidad un trastorno subyacente neurótico depresivo, hay gran peligro de dependencia. En la mayoría de los pacientes la dependencia es ligera y no crea problemas mentales, físicos o sociales, y conservan el consumo dentro de los limites de dosis usuales recomendadas. La interrupción repentina de las dosis cuando la dependencia no ha ido mas allá de la etapa psicológica produce un síndrome leve de abstinencia caracterizado por sentimientos de ansiedad, aprensión o insomnio; en otras palabras, resurgimiento del estado por el cual se prescribió originalmente el fármaco.

ANESTÉSICOS Y SOLVENTES VOLATILES

Las acciones, mal uso y abuso de anestésicos por inhalación y solventes volátiles corresponden a las del etanol y sedantes hipnóticos. Sin embargo es conveniente tratarlos por separado.

ANESTESICOS

El empleo de oxido nitroso y éter para producir anestesia y facilitar el trabajo y eliminar el dolor en intervenciones dentales y quirúrgicas surgió al observar sus efectos como embriagantes o intoxicantes en medios no clínicos.

Era común intoxicarse con oxido nitroso como espectáculo para entrenamiento publico; los efectos y el ambiente en que se producían se muestran por el texto de publicidad para una exhibición que se llevo a cabo en Hartford, Conneticut en 1884.

FARMACODEPENDENCIA

Este concepto debe diferenciarse del de dependencia terapéutica , aunque en principio no hay diferencia manifiesta. En consecuencia, un paciente deprimido que se trata eficazmente con amitriptilina puede tener una compulsión para tomar el fármaco... para experimentar sus efectos psíquicos y un diabético insulinodependiente ciertamente deseara evitar la molestia de su carencia. No vasta con modificar la definición anterior de farmacodependencia a una compulsión para inferir la droga con fines no médicos en forma continua o periódica ya que ello no implicaría excluir la automedicación. Una modificación mas amplia con fines terapéuticos, sea por prescripción o sin ella, implica el problema de que muchas personas que utilizan en forma continua o periódica fármacos que se excluyen entre los que producen dependencia los ingieren precisamente por lo que consideran un fin terapéutico. Una modificación adicional para resolver este problema nos llevaría a “par un fin terapéutico, por prescripción sin ella, cuando no hay de hecho trastornos subyacentes que justifiquen el recurrir a fármacos”; ello no solo es extremadamente inadecuado, sino que también nos lleva cerca del tuétano del problema: las razones para la farmacodependencia no se comprenden bien, en gran parte porque el trastorno esta mal definido.

TIPOS DE FARMACODEPENDENCIA

Los cinco tipos originales de farmacodependencia mencionados por el Decimotercer Comité de Expertos de la OMS aumentaron y posteriormente por la adición de otros tres, khat, alucinógenos y solventes volátiles y se modificaron por la inclusión del etanol con los barbitúricos.

Las drogas que producen dependencia de las que se ocupa hoy en día el Comité de Expertos de la Mozón de los siguientes tipos:

1)Alcohol-barbitúricos- por ejemplo el etanol, barbitúricos y otros fármacos con efectos sedantes como hidrato de coral, clorodiacepoxido, diacepam, meprobamato y metacualona.

2)De tipo de anfetamina - por ejemplo anfetamina, dexanfetamina, mentafetamina, etc.

3)De tipo cannabis - preparados de cannabis sativa L. Como la marihuana.

4)De tipo cocaína - cocaína y hojas de coca.

5)De tipo alucinógeno - por ejemplo LSD, mescalina.

6) De tipo de kat - preparados de Catha Edulus forssk.

7)De tipo opiáceo - por ejemplo morfina, como la metadona, y la petidina.

8)De tipo solvente volátil - por ejemplo tolueno, acetona y tetracloruro de cabrono.

ABUSO DE DROGAS

La inclusión de abuso como factor en la dependencia y la suposición de que dependencia es sinónimo de abuso, ha confundido al publico y mas importante aun, a quienes establecen las leyes y las personas encargadas de hacerlas cumplir. El valor del termino “dependencia” se ha degradado casi hasta el nivel de “adicción” por esta asociación. Debe reconocerse que farmacodependencia se define en términos de ciencia biomédica, en tanto que abuso de drogas (toxicomanía) es un termino socio-legal.

Las aseveraciones dogmáticas sobre lo que se constituye abuso de drogas, que han dominado y deformado la valoración objetiva de los problemas supuestamente causados por las drogas, se han objetado repetidamente en los últimos años. Un nuevo enfoque tiene el prejuicio de una afirmación que apareció en el Decimotercero Informe del Comité de Expertos de la OMS sobre Famacodependencia (1973) y que se reitero en el Vigésimo Informe del Comité de Expertos de la OMS (1974).

Puede decirse que hay un problema relacionado con drogas cuando una autoridad o una organización influyente afirma que existe este fenómeno, que se ha juzgado como capaz de producir daño o dificultades al individuo o la sociedad, aunque posteriormente se encuentre que el fenómeno no es prejudicial no se relaciona con la droga en cuestión.

Por el contrario es probable que nos e hayan identificado aun muchos problemas relacionados con drogas, incluso con las que se has estado utilizando por algún tiempo. Por lo tanto, se deduce que las areas de preocupación no permanecerá estáticas, sino que estar sometida a un proceso continuo de rechazo, modificación, revisión y adición a medida que surjan y se valores nuevas pruebas

PROBLEMAS INDIVIDUALES

Pueden surgir directamente como trastornos causados por las droga en la salud mental (por Ej. Psicosis por anfetaminas) o física (por Ej. Cirrosis por etanol) o provenir directamente de la forma o costumbre como se utiliza el principio activo. Aunque estos efectos perjudiciales se ejercen principalmente en el individuo, tienen consecuencias secundarias importantes para la sociedad.

PROBLEMAS SOCIOCULTURALES

Un índice determinable de problemas que surgen por el uso de drogas es la pérdida e la capacidad para obtener ingresos en quienes las usan, y los costos para la comunidad del tratamiento de los trastornos causados por las drogas, al proporcionar servicios para bienestar y asegurar el cumplimiento de la ley; sin embargo son mas socioeconómicos que socioculturales.

La pérdida de la capacidad de los trabajadores para obtener ingresos por el uso de drogas ha sido una razón para imponer un control, por ejemplo, de la ginebra en Inglaterra en el s. XVIII, y del opio en Malasia en el s. XIX; es uno de los argumentos para continuar con la legislación criminal contra los narcóticos en EU.

Otro tipo de problemas que pueden describirse ampliamente como de origen sociopolítico provienen de los cultos en que se utilizan las drogas con metas que se perciben como divergentes, o posiblemente incluso subversivas, en relación con los estándares de la sociedad (el establecimiento).

A nivel de la unidad familiar, el uso de una droga puede romperla y, si es excesivo, originar negligencia y otro problemas. Se han impuesto alcabalas, prohibiciones y otras medidas de control a diversas drogas con el fin de disuadir o evitar que gente de pocos recursos la compren en lugar de proporcionar alimento a sus familias.

AUTOMEDICACION

Hay múltiples trastornos en lo que puede recurrirse a las drogas como un intento de autotratamiento. En algunos casos el uso de la droga puede iniciarse médicamente.

Angustia psicológica reactiva.- Incluye las agresiones psicologicas y emocionales de la adolescencia, o puede haber reacciones a tensiones de tipo domestico, social o económico que crean desilusión, ansiedad, hostilidad o frustracion. El uso de la droga puede terminar cuando cesan los factores que causan dicha tensión; sin embargo, quizá siga utilizándose y ello puede originar per se una situación critica (stress) perpetua el continuar utilizándola.

Trastorsnos psicológicos persistentes.- La ansiedad crónica, las enfermedades depresivas, y otros trastornos psiquiátricos predisponen al uso de drogas y continuar utilizándolas si alivian el trastorno; por desgracia, el efecto que se percibe subjetivamente quizá no sea de hecho terapéuticamente útil y tal vez empeore o refuerce un trastorno mental subyacente. Por otra parte, se ha sugerido que el uso de drogas con frecuencia permite que un individuo reprima una neurosis o evite las manifestaciones de una psicosis y cuando hay trastorno psicológicos o psiquiátricos graves subyacentes que pueden haber originado la dependencia para drogas potentes, estos trastornos pueden manifestarse en otras formas si se suprimen las drogas.

Malestar o trastornos físicos.- El hambre, la fatiga o el dolor son factores importantes para continuar usando una droga que lo alivie. Se ha señalado que la costumbre de masticar coca y fumar opio se reduce o cesa cuando el hambre y la fatiga ya no constituyen los estímulos para usarlas.

Efectos “terapéuticos” imaginarios.- Una droga puede utilizarse en forma repetida o continua porque se piensa que tiene un poder especial para evitar las enfermedades o producir otros efectos que se consideran benéficos, por ejemplo, aumentar el deseo o la capacidad sexual, incrementar la creatividad o mejorar la actividad física o mental.

Dependencia física.- Las drogas que producen este estado pueden utilizarse continuamente para evitar la molestia de las reacciones por supresión.