Unión Internacional de Telecomunicaciones

Telecomunicaciones. Radiocomunicaciones. Redes y servicios. Recomendaciones de funcionamiento. Estándares relativos a comunicaciones

  • Enviado por: Nayru
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

DESCRIPCIÓN DEL ORGANISMO

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) es el organismo especializado de las Naciones Unidas encargado de realizar recomendaciones técnicas sobre teléfono, telégrafo e interfaces de comunicación de datos. Participan en ella empresas de renombre internacional, tales como Telefónica, British Telecomm, ATT, etc.

Sus orígenes se remontan al día 3 de septiembre de 1932, que se inició en Madrid la reunión conjunta de la XIII Conferencia de la Unión Telegráfica Internacional (UTI) y la III de la Unión Radiotelegráfica Internacional (URI), y el día 9 de diciembre del mismo año, en virtud de los acuerdos alcanzados en dicha reunión, se firmó el Convenio por el que se creaba la Unión Internacional de Telecomunicaciones que en el futuro sustituiría a los dos organismos anteriores (UTI y URI). El nuevo nombre comenzó a utilizarse a partir de enero de 1934.

Está compuesta por tres sectores:

  • ITU-T: Sector de Normalización de las Telecomunicaciones (antes CCITT).

  • ITU-R: Sector de Normalización de las Radiocomunicaciones (antes CCIR).

  • ITU-D: Sector de Desarrollo de las Telecomunicaciones.

La sede la ITU se encuentra en Ginebra (Suiza).

La ITU-T (Sector de Normalización de las Telecomunicaciones de la ITU) es un órgano permanente de la ITU que estudia los aspectos técnicos, de explotación y tarifarios, y publica normas sobre los mismos, con miras a la normalización de las telecomunicaciones en el plano mundial.

En ciertos sectores de la tecnología de la información que corresponden a la esfera de competencia del ITU-T, se preparan las normas necesarias en colaboración con la ISO (Organización Internacional de la Estandarización).

Las normas producidas por la ITU-T son conocidas como "Recomendaciones" (normalmente escrito en mayúsculas para distinguir su significado del sentido ordinario de la palabra recomendación). Debido a que pertenece a la ONU, sus normas gozan de mayor reconocimiento internacional que las que publican otras organizaciones técnicas en forma similar.

Algunos grupos de trabajo de esta organización son:

  • Funcionamiento de redes y servicios.

  • Tarificación y cuestiones económicas.

  • Red para gestión de Telecomunicaciones y mantenimiento de redes.

  • Protección electromagnética.

  • Equipos externos.

  • Redes de datos y comunicación de sistemas abiertos.

  • Características de los sistemas telemáticos.

  • Transmisión de sonidos y TV.

  • Lenguajes y cuestiones de software de telecomunicaciones.

  • Requerimientos de señalización y protocolos.

  • Presentación de redes.

  • Aspectos generales de la red.

Históricamente, desde 1960 hasta la formación del ITU-T en 1993, las Recomendaciones del CCITT (antecesor de la ITU-T que fue creado en 1956, significa `Comité Consultivo Internacional Telegráfico y Telefónico) eran presentadas en asambleas plenarias cuatrienales para su aprobación y el conjunto completo de Recomendaciones era publicado, después de cada asamblea plenaria, en un conjunto de volúmenes titulado por el color de sus cubiertas. Por ejemplo, la publicación después de la asamblea plenaria de 1980 fue el Libro Amarillo y la correspondiente a la asamblea de 1984 el Libro Rojo.

Estas publicaciones estaban divididas en fascículos de varios cientos de páginas que podían comprarse separadamente. Este ciclo de aprobación de cada cuatro años convertía al CCITT en una organización lenta y deliberante.

El crecimiento de la industria de los ordenadores personales al principio de la década de los 80 creó una práctica tanto entre los consumidores como entre las empresas de adoptar tecnología de telecomunicaciones, aunque no estuviera aún normalizada. Así, las organizaciones de normalización debían de producir las normas mucho más rápidamente o se encontrarían ratificando normas después de que salieran de hecho. Desafortunadamente, igual que la Organización Internacional para la Estandarización (ISO), el CCITT fue lento en adaptarse.

En algunos casos, se produjo una desesperante mezcla de estándares propietarios, sin ganador cierto. Éste fue el caso, y aún hoy lo es, con la tecnología de fax en color. Otro fenómeno fue que el público en general buscó estándares de las organizaciones que percibía como más responsable o inclusive de organizaciones no gubernamentales informales como Grupo de Trabajo en Ingeniería de Internet (IETF) o los consorcios privados como el World Wide Web Consortium (W3C).

En respuesta a la confusión que la anterior práctica de la ITU había creado, la ITU-T ahora funciona bajo procesos mucho más ágiles. El tiempo entre la propuesta inicial de un documento borrador por una compañía miembro y la aprobación final de una Recomendación plenamente efectiva puede ahora ser tan corto como algunos meses (o menos en algunos casos). Esto hace que el proceso de aprobación de la normalización del ITU-T responda mucho mejor a las necesidades del rápido desarrollo de la tecnología que en el pasado.

Las Recomendaciones se clasifican por temas y a cada tema se le asigna una letra del alfabeto (de A a Z). En cada tema hay una lista de normas ordenadas por números, así pues, dentro de la letra A, encontraríamos A.1, A.2... y así hasta la A.30. En la actualidad, hay más de 2.900 Recomendaciones en más de 70.000 páginas que están en vigor.

Una norma que ha sido enmendada puede (si se desea) retener su designación, de forma que, por ejemplo, a mediados de los 80, el equipo Terminal para conexión a una red X.25 (conmutación de paquetes) podía necesitar modos de operación alternativos dependiendo de si la red se implementó según la versión de la norma de 1980 (Libro Amarillo) o la de 1984 (Libro Rojo). Sin embargo, es ahora más común, para viejas versiones de una norma simplemente marcarlas como reemplazada cuando la norma es revisada, siendo normalmente mantenidas sin cambio las características de las primeras versiones dentro de la especificación cuando se añaden nuevas mejoras en versiones posteriores. Una norma puede ser desarrollada para extender o complementar a una existente, antes que sustituirla. En este caso tal norma se señala a veces con el sufijo “bis” o “ter” añadido al nombre base de la norma, por ejemplo "V.26bis" y "V.26ter".

ESTÁNDARES Y NORMAS MÁS RELEVANTES DESARROLLADAS POR LA ITU

Se define a la normalización como el proceso de formular y aplicar reglas para una aproximación ordenada a una actividad específica para el beneficio y con la cooperación de todos los involucrados.

La normalización persigue fundamentalmente tres objetivos:

  • Simplificación: Se trata de reducir los modelos quedándose únicamente con los más necesarios.

  • Unificación: Para permitir la intercambiabilidad a nivel internacional.

  • Especificación: Se persigue evitar errores de identificación creando un lenguaje claro y preciso

  • Las elevadas sumas de dinero que los países desarrollados invierten en los organismos normalizadores, tanto nacionales como internacionales, es una prueba de la importancia que se da a la normalización.

    Algunas Recomendaciones más importantes:

    La Recomendación X.25: es un estándar de protocolo internacional del sector de la estandardización de la ITU-T para las comunicaciones WAN que define cómo las conexiones entre los dispositivos del usuario y los dispositivos de la red se establecen y se mantienen. El X.25 se diseña para funcionar con eficacia sin importar el tipo de sistemas conectados con la red. Se utiliza típicamente en las redes packet-switched (PSNs) de portadores comunes, tales como las compañías del teléfono. El desarrollo del estándar X.25 fue iniciado por los portadores comunes en los años 70. En aquella época, había una necesidad de los protocolos WAN capaces de proporcionar conectividad a través de las redes de datos públicas (PDNs). El X.25 ahora es administrado como estándar internacional por el ITU-T.

    Los dispositivos de la red X.25 tienen tres categorías generales: equipo Terminal de datos (DTE, data terminal equipment), el equipo de terminación del circuito de datos (DCE data circuit-terminating equipment), e intercambio de conmutación de conjunto de bits (PSE). Los dispositivos de equipo Terminal de datos son los sistemas de extremo que se comunican a través de la red X.25. Son generalmente terminales, ordenadores personales, o anfitriones de la red, y están situados en las premisas de suscriptores individuales. Los dispositivos del DCE son dispositivos de las comunicaciones, tales como módems e interruptores de paquete, que proporcionan el interfaz entre dispositivos del DTE y un PSE, y están situados generalmente en las instalaciones del portador. PSEs son los interruptores que componen el bulto de la red del portador. Transfieren datos a partir de un dispositivo del DTE a otro con el X.25 PSN. En el dibujo se ilustran las relaciones entre los tres tipos de dispositivos de la red X.25.

    'Unin Internacional de Telecomunicaciones'

    La Recomendación X.400: Protocolo X.400. Esta modalidad de envío apunta a personalizar la comunicación, sin importar donde se encuentre el usuario y dirigiendo los mensajes no a un aparato de fax, sino a su casilla electrónica personal, además permite la posibilidad de adjuntar archivos. A través de éste protocolo se pueden enviar y recibir mensajes en forma local, nacional o internacional. Cada casilla es identificada con un nombre que actúa como receptor de mensajes de correo electrónico y/o Telex sin intermediarios. Esta identificación es única y permite intercambiar mensajes con la mayoría de los correos electrónicos reconocidos internacionalmente. Los mensajes son almacenados en la casilla hasta que el usuario acceda a ella para leerlos. Una vez que el usuario ha leído su correo, estos se transfieren a un archivo de respaldo donde se retienen por un plazo de 6 días ante la eventual necesidad de una nueva consulta, luego de lo cual se eliminan definitivamente. Esto lo protege contra pérdidas imprevistas de mensajes. Permite enviar y recibir formatos de archivos ASCII o Binarios, esto facilita las operaciones cuando hay necesidad de enviar o recibir información del tipo de planillas electrónicas o bases de datos para ser integradas a un programa de gestión. El sistema cuenta con un administrador de mensajes (entrantes y salientes) en forma local, esto brinda un ahorro importante en costo de archivado, impresión y en tiempos para búsquedas de dichos mensajes. En lo que refiere al funcionamiento sobre una red local (LAN) este servicio puede ser implementado sobre el propio correo interno. Luego de generar el mensaje (Email, Fax o Telex) los mismos se depositan en la cola de salida de la conexión para su posterior envío a través de un router. Dependiendo de la necesidad, se pueden generar diferentes parámetros para la activación del router la que pude ser: inmediata, programada o periódica. El sistema X.400 ofrece una serie de importantes beneficios para sus usuarios, entre los que se destacan: Intercambio de Mensajes y Archivos, Envíos Multidestino, Acuse de Recibo, Seguridad en Identificación de Remitente y Destinatario, Confidencialidad, Fax-Telex.

    La Recomendación G.703: Habla sobre los aspectos generales de una interfaz, tomando como ejemplo la de 64kbit/s, encontramos como deben ir tres señales a través de la interfaz: la señal de 64kbit/s de información, la señal de temporización de 64kHz y la de 8kHz. La tolerancia máxima de la señal para ser transmitida por la interfaz es ±100 ppm. La señal de 64 kHz y de 8 kHz debe ser transmitida de manera codireccional con la señal de información y se recomienda el uso de transformadores.

    La Recomendación K.25: Trata sobre la protección que se ha de seguir de los cables de fibra óptica, dice que los elementos metálicos de un cable de fibra óptica serán continuos, es decir serán conectados a todos los empalmes, regeneradores, etc., por la longitud del cable. Para el cableado de fibra óptica con elementos metálicos, se consideran las siguientes medidas protectoras:

    • El uso de cables dieléctricos.

    • La elección apropiada del tipo de cableado enterrado y aereo.

    • El uso de los alambres protectores para cables enterrados.

    • El uso de detectores de aumentos de corriente para la protección de los cables

    La Recomendación V.24: Se aplica a los circuitos de interconexión, llamados circuitos de enlace de la interfaz, que se crean entre el equipo terminal de datos (DTE) y el equipo de terminación del circuito de datos (DCE) para la transferencia de datos binarios, señales de control y de temporización y señales analógicas. Además, se aplica a ambos lados del Equipo Intermedio que se puede insertar entre esas dos clases de equipo.

    'Unin Internacional de Telecomunicaciones'

    El DCE puede comprender convertidores de señales, generadores de temporización, regeneradores de impulsos y dispositivos de control, junto con equipos con otras funciones como protección contra errores o llamada y respuesta automáticas. Algunos de estos equipos pueden ser equipos intermedios separados o situados en el DTE.

    Puede también utilizarse una interfaz de DTE conforme a la Recomendación para asegurar la conexión con una red pública de datos (RPD).

    En la interfaz entre el DTE y el DCE está en un conector, punto de enlace entre ellos. Se pueden utilizar conectores separados para los circuitos de enlace asociados con el equipo conversor de señales y con el equipo de llamada automática paralelo.

    Los conectores no tienen que estar unidos físicamente al DCE, sino que se pueden instalar en posición fija cerca del DTE.

    FUENTES UTILIZADAS

    • www.itu.int

    • www.wikipedia.es

    • Todas las recomendaciones están bajadas de eMule, en inglés.

    • www.freetranslation.com (para las traducciones de las Recomendaciones.)

    • Libro “Redes de Área Local”, de Francisco J. Molina (Edit. Ra-Ma)

    - 1 -