Unión económica y monetaria

CEE (Comunidad Económica Europea). Sistema monetario europeo. Euro. Tratado de Maastricht

  • Enviado por: Club
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas
publicidad
publicidad

  • INDICE

1.- ¿Qué es y porque se emprende la Unión Europea?

2.- Objetivos fundamentales de la UEM.

3.- Evolución de la UEM.

4.- Ventajas y Desventajas de la UEM.

4.1.- Ventajas de la UEM.

4.2.- Desventajas de la UEM.

5.- Calendario.

6.- Implicaciones de la UEM.

6.1.- Para los Consumidores.

6.2.- Para la Empresa.

6.3.- Para el Sector Bancario.

7.- Últimas noticias sobre el euro.

1.- ¿Qué es y porque se emprende la Unión Monetaria?

La Unión Económica y Monetaria (UEM) es, en sustancia, la sustitución de las monedas nacionales de los países que formen parte de ella por una moneda común, el EURO. Ello representa:

La desaparición de dos tipos de cambio entre los países que la constituyan.

La constitución de un organismo común, de carácter supranacional, responsable de la política monetaria en toda el área: el Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) cuyo elemento central será el Banco Central Europeo (BCE).

EL SEBC diseñará y ejecutará una política monetaria única para toda el área del Euro, lo que significa que los tipos de interés de intervención (a corto plazo) serán iguales en todos los países de la UEM.

La UEM es un paso decisivo en el largo proceso de integración europea. Ésta, desde sus inicios en los años cincuenta, ha eliminado progresivamente las barreras a la libre circulación de bienes, personas y capitales, hasta culminar con la creación en 1992 del Mercado Unico Europeo. En ese periodo, los países de la Unión Europea han pasado de seis a quince, y se han ido dotando de un amplio conjunto de reglas y normas comunes, fundamentalmente en el ámbito económico, aunque también se han dado algunos pasos en la integración monetaria, con la constitución del SME, y en la integración política.

2.- ¿Cuáles son los objetivos de la UEM?

El principal objetivo de la UEM es la implantación de una moneda única, el Euro, que será la moneda utilizada en los Estados miembros que formen parte del proyecto de integración europea.

De igual manera, la UEM consolidará una:

Unión económica: con la libre movilidad de personas, capitales y productos. El objetivo final será la coordinación de las políticas económicas de los Estados miembros.

Unión monetaria: que aplique una política monetaria común con el objetivo de implantar una moneda única y lograr una estabilidad de precios, mediante el establecimiento de tipos de cambio fijos e irrevocables entre las monedas de los Estados miembros.

La consecución de estos objetivos se basa en los siguientes puntos:

  • Supervisión multilateral de las políticas económicas de los Estados miembros. A partir de los acuerdos del consejo de Ecofin, el Consejo Europeo determina las grandes orientaciones de la política económica.

  • Prohibición de los déficit públicos excesivos y de la financiación privilegiada al sector publico por el BCE o por los bancos centrales nacionales; y no corresponsabilidad financiera ni de la Comunidad Europea ni de los Estados miembros respecto de los compromisos de las Administraciones públicas de otros Estados de la UEM.

  • Total independencia de los bancos centrales. El objetivo prioritario de la política monetaria, conducida por el SEBC, será la estabilidad de precios y el apoyo a las políticas económicas generales de la Comunidad.

  • Los acuerdos formales de los tipos de cambio son competencia del Consejo, mientras que la realización de las operaciones cambiarias quedan en manos del SEBC.

  • Libertad de movimientos de capital (fecha limite, fin de 1993).

3.- Evolución de la Unión Económica Monetaria

1957

Tratado de Roma: Fundación de la Comunidad Económica Europea. Firman Luxemburgo, Bélgica, Holanda, Francia, Alemania e Italia

1970

Informe Werner: Establecimiento de Unión Monetaria en tres fases. Desechado por la crisis económica de la primera mitad de los años setenta.

1974

Se incorporan Dinamarca, Inglaterra e Irlanda.

1981.

Se incorpora Grecia

1986

Se incorporan España y Portugal

1987

Acta Unica Europea: Impulso para la cooperación de políticas económicas y monetarias de los países miembros.

1989

Informe Delors: Unión Monetaria en tres fases basado en el informe Werner con el establecimiento de unos criterios de convergencia.

1990

Inicio de la primera fase de la Unión Económica y Monetaria.

1992

Tratado de Maastricht: Establecimiento de los criterios de convergencia y sus sistemas de seguimiento; bases del futuro Banco Central Europeo y demás instrumentos de política monetaria.

1994

Inicio de la segunda fase de la Unión Económica y Monetaria. Austria, Finlandia y Suecia se incorporan a la Comunidad Europea.

1999

Inicio de la tercera fase de la Unión Económica y Monetaria.

2002

Fin del proceso: el Euro como moneda única Europea.

3.1.- Creación de la Comunidad Económica Europea

La comunidad Económica Europea (CEE) surgió en 1957, como un proyecto de integración económica entre sus países fundadores, firmantes del tratado de Roma (Francia, Alemania, Bélgica, Luxemburgo, Italia y Países Bajos). Hasta entonces no existía una preocupación generalizada en relación a la política cambiaria, por lo que estos países no fijaron como objetivo la construcción de una unión monetaria.

En realidad se trataba de una unión aduanera de productos industriales entre los países fundadores, que, además, fijaron un arancel exterior común.

Los factores claves del éxito del Mercado Común fueron la proximidad geográfica de sus Estados miembros, así como su alineamiento económico. Con ello se consiguió ir tejiendo poco a poco una red comercial que después ha seguido desarrollándose en materia de comercio industrial, tanto a nivel interior en la Comunidad como exterior con los países no miembros.

El mercado común para la industria y los servicios pretende alcanzar la configuración de un gran mercado interior en el que sea posible no solo un libre movimiento de la producción, sino además una libre circulación de capitales y personas. Estos dos mercados junto al agrario constituyeron la parte real de la llamada Unión Económica, que se completa a finales de los 90 con la Unión Económica y Monetaria.

En, materia cambiaria se creó en 1972 la llamada “Serpiente Monetaria en el Túnel” con el fin de restringir entre sí la fluctuación de las monedas de los países participantes. Se establecieron tipos de cambio bilaterales dentro de un margen de mas menos 2,25% con el Dólar como banda de referencia. La primera crisis del petróleo disparó las tasas de inflación y creó una gran confusión en cuanto a las medidas económicas a seguir. Finalmente, los países decidieron resolver el problema en solitario dando al traste con esa pretendida estabilidad que se buscaba en 1972.

Precisamente, la creación del Sistema Monetario Europeo surgió a partir de esa primera idea de estabilidad cambiaria.

3.2.- Establecimiento del Sistema Monetario Europeo

En Marzo de 1979 el Consejo Europeo autorizo la puesta en marcha del Sistema Monetario Europeo (SME). Había que solventar los problemas derivados de la “Serpiente Monetaria”: el Mercado Común no podía funcionar si los tipos de cambio, y por tanto los precios, fluctuaban de una manera considerable.

Se estableció por tanto un Mecanismo de Tipos de Cambio e Intervención (MCI), con libertad de acción por parte de los Bancos Centrales de los Estados de la UE. También se ideo una única divisa europea, el ECU, constituida por una cesta de todas las monedas comunitarias. Así, el cambio de cada moneda nacional fluctuaría respecto al ECU, y respecto a cada una de las restantes.

Tras la perdida de sus objetivos iniciales (estabilidad monetaria), y ante las sucesivas tormentas monetarias surgidas con posterioridad a su creación (salida de la Libra esterlina y de la Lira italiana del SME y devaluación sucesiva de la Peseta), el Consejo Europeo celebrado en Hannover en 1988 encargó al Comité Delors la creación de la moneda única. Este cometido perseguía, entre otras cosas, lograr dicha estabilidad monetaria.

Además de conseguir el mantenimiento de una cierta estabilidad cambiaria, supuso un mayor grado de coordinación entre las políticas económicas y monetarias. Afianzó al mismo tiempo la cooperación entre Bancos Centrales, conseguiendose así un mayor nivel de convergencia en términos de tipos de interés y de inflación.

3.3.- El Tratado de Maastricht. Criterios de convergencia

El tratado de Maastricht se firmo el 9 de febrero de 1992 por los jefes de Estado y Gobierno de los doce países que en ese momento formaban la Unión Europea, quedando ratificado en el Tratado de la Unión Europea (TUE) en octubre de 1993.

En este tratado se establecen los criterios de convergencia que aseguren que los estados que participaran en la UEM cumplen con una “solidez mínima” de sus economías:

1)Estabilidad de los precios

Durante 1997, la tasa de inflación, medida por el índice de precios al consumo, no deberá superar en más de 1,5 puntos la media de los tres Estados miembros con una menor tasa de inflación.

2)Finanzas publicas sostenibles

Las finanzas publicas deben presentar un carácter sostenido, que se determina cuantitativamente en un protocolo anexo al TUE y que hace referencia tanto a la deuda publica como al déficit publico de los Estados miembros.

  • El déficit presupuestario no debe sobrepasar el 3% PIB, excepto en el caso de que dicha proporción haya disminuido sustancial y continuamente y se acerque al nivel de referencia; o de que este valor se supere solo excepcional y temporalmente, sin que se aleje demasiado del valor de referencia.

  • La deuda publica no debe superar el 60% del PIB y, de sobrepasarse la proporción mencionada, esta deberá ir disminuyendo suficientemente, aproximándose al valor de referencia a un ritmo satisfactorio.

3)Participación en el mecanismo de tipos de cambio del Sistema Monetario Europeo

La moneda del Estado miembro deberá haberse mantenido dentro de los márgenes normales previstos por el mecanismo de tipos de cambio del SME al menos durante dos años, sin tensiones graves ni devaluaciones.

4)Tipo de interés

El tipo medio de interés nominal no deberá exceder en más de 2 puntos la media de los índices a largo plazo de los tres Estados miembros que presenten una menor tasa de inflación durante el año 1997.

3.4.- Creación del Instituto Monetario Europeo

El primero de enero de 1994, inicio de la segunda fase de la UEM, se crea el Instituto Monetario Europeo (IME), asumiendo las funciones del Fondo Europeo de Cooperación Monetaria, que a su vez se disuelve.

El IME esta encargado de la supervisión del Sistema Monetario Europeo, y de reforzar la cooperación entre los Bancos Centrales nacionales y las políticas monetarias de los estados miembros. También supervisa la utilización del Ecu hasta su desaparición, velando por el correcto comportamiento del Ecu en los mercados cambiarios. Todo ello con el fin de garantizar una estabilidad de los precios.

Ya en la segunda fase de la UEM, el Instituto Monetario Europeo será el encargado de especificar el marco normativo para que el Sistema Europeo de Bancos Centrales y el Banco Central Europeo comiencen a desempeñar sus funciones.

3.5.- Acuerdos de la Cumbre de Madrid

La Cumbre de Madrid, celebrada el 15 de Diciembre de 1995, congregó a los lideres de los quince estados miembros de la Unión Europea. En esos momentos se cerraba la presidencia española del Consejo de Europa.

En la Cumbre de Madrid se aprobó la agenda para la moneda común y se acordó por unanimidad la denominación de la moneda única bajo el nombre de “Euro”.

Se fijó la fecha clave de principios de 1998, en la que el Consejo evaluará que países miembros accederán a la tercera fase de la UEM; decidiéndose, en el Ecofin del 14 de septiembre de 1997 en Luxemburgo, como definitiva la fecha del primer fin de semana de mayo de 1998.

Los criterios de convergencia acordados en Maastricht fijaran la posibilidad de ingreso en la UEM.

El debate de Madrid supuso también el inicio de una política laboral más activa en el marco comunitario. Los estados miembros centraron a partir de entonces su esfuerzo en el fomento del empleo y la consecución del Euro.

3.6.- Pacto de Estabilidad y Crecimiento

Los lideres de los Estados miembros firmaron el Pacto de Estabilidad y Crecimiento en diciembre de 1996. Su objetivo era garantizar la disciplina presupuestaria de los países que acceden a la tercera etapa de la UEM.

El criterio de convergencia que fijaba el 3% de limite de déficit, debe entenderse como un valor de referencia únicamente franqueable en circunstancias excepcionales. Será considerado como excepcional cuando sea resultado de un acontecimiento inhabitual que se escape al control del Estado miembro del que se trate o cuando sea consecuencia de una recesión económica grave.

La vigilancia de este criterio de convergencia radica en que la estabilidad del Euro depende en gran medida del grado de saneamiento de las finanzas publicas. Esto ayudara también al logro del objetivo de estabilidad de precios por parte del BCE.

Con esta finalidad, los países integrados en el área del Euro deberán presentar programas de estabilidad que incluirán los objetivos tanto de deuda como de déficit publico a medio plazo, y las correspondientes medidas destinadas a alcanzarlos.

En el Pacto, se establecieron también las sanciones a las que estarán sujetos los países que no actúen de manera efectiva contra los déficit públicos excesivos. Será el Consejo de la Unión Europea el encargado de declarar la existencia de esta situación irregular y de enviar las recomendaciones pertinentes al Estado miembro en cuestión. Un deposito inicial acabara convirtiéndose en multa en caso de que el equilibrio no se corrija.

3.7.- El Tratado de Amsterdam

El tratado de Amsterdam, firmado en junio de 1997, daba como finalizada la Conferencia Intergubernamental que desde enero de 1996 llevaba tratando distintos problemas que afectaban al funcionamiento de la Unión Europea. La medida más importante que se adopto fue la aprobación del Reglamento del Euro.

En este Reglamento se establecen disposiciones de derecho monetario para los países miembros de la Unión Europea que han adoptado el Euro como moneda única, como son:

  • La continuidad de los contratos, disposiciones sobre el redondeo y el tipo de conversión irrevocable fijado, sustitución de referencias al Ecu por referencias al Euro, homogeneidad para los países miembros en la denominación de las unidades fraccionarias de la nueva moneda, medidas para la rápida introducción del Euro como moneda única, la utilización del Euro como unidad de cuenta del BCE y de los Bancos Centrales de los Estados miembros, el desarrollo de las operaciones de política monetaria en Euros a cargo del SEBC, las características del periodo transitorio, consideraciones sobre los pagos (también los transfronterizos), redenominacion de deuda publica viva a Euros, medidas de protección contra la falsificación de billetes y monedas, expiración del periodo transitorio, etc.

  • Determinadas disposiciones relativas al Reino Unido, Irlanda del Norte y Dinamarca en referencia a su participación en la tercera fase de la UEM.

  • Condiciones de aplicabilidad del Reglamento en cuestión.

4.- Ventajas y Desventajas de la Unión Económica y Monetaria

4.1.- Ventajas de la UEM

4.1.1.- Ventajas de la UEM para los Estados que formen parte de la misma

Los principales beneficios que obtendrán los Estados miembros de la Unión Económica y Monetaria serán:

  • Simplificación de las operaciones dentro de la UEM, eliminándose los costes derivados de la existencia de varias monedas.

  • Eliminación de la incertidumbre asociada a la variación de los tipos de cambio de las monedas de los Estados miembros.

  • Descenso de la prima de riesgo derivado de la alta variabilidad de los tipos de interés a largo plazo. En principio, implicara un posible aumento de las inversiones en proyectos que actualmente no se realizan debido al alto coste del capital.

  • Estabilidad monetaria y de precios, mediante la integración de los mercados interiores.

  • Incremento de la competencia entre las diversas instituciones financieras, por lo que las alternativas de financiación abiertas a particulares y empresas se verán ampliadas y mejoradas de forma sustancial.

  • Estabilidad macroeconomía sostenida en el tiempo, ya que:

    • Los criterios de convergencia fijados en el Tratado de Maastricht garantizan que los Estados miembros cuenten con una baja inflación y unas finanzas publicas suficientemente saneadas como para poder entrar en la tercera fase de la UEM.

    • El criterio relativo a los tipos de interés a largo plazo asegura que la convergencia entre los Estados miembros y la estabilidad macroeconomíca sean sostenidas en el tiempo.

    • El Pacto de Estabilidad y Crecimiento permitirá que los Estados miembros sigan comprometidos con la estabilidad macroeconomía, y fundamentalmente con el control de los déficit públicos. Para ello se verán obligados a presentar una serie de informes semestrales que garanticen el cumplimiento de la convergencia.

    El nuevo entorno económico europeo será de mayor crecimiento y estabilidad, lo que generará un mayor volumen de inversión, y permitirá la creación de más empleo.

  • El euro se convertirá en la tercera gran moneda internacional, junto al Dólar y al Yen. Ello permitirá que una gran proporción del comercio mundial se realice en Euros, lo que reducirá la vulnerabilidad de la UEM a fluctuaciones del tipo de cambio, y fortalecerá el poder de negociación de la Unión Europea en los foros internacionales.

  • La introducción del Euro, tendrá efectos positivos tanto sobre las inversiones como sobre el comercio exterior:

    • Aumento de los flujos de inversión provenientes del resto de Europa.

    • Aumento de las inversiones directas del resto del mundo.

    • El euro tendrá una posición en el Sistema Monetario Internacional comparativamente mejor que la suma de las antiguas monedas que lo componen, desbancando, en cierto modo, la posición de privilegio del Dólar.

    4.1.2.- Ventajas de la UEM para las grandes empresas

  • Aumento de la inversión y del comercio por la aplicación del mercado interior hasta 370 millones de potenciales consumidores.

  • Reducción de los costes de gestión de tesorería y operaciones de cambio de divisas para las grandes empresas con actividad en Europa, así como desaparición del riesgo de cambio asociado a estas operaciones.

  • Facilidad en la toma de decisiones y en la planificación estratégica y financiera a largo plazo, derivadas de una menor incertidumbre en los mercados.

  • Reducción de los costes de las exportaciones e importaciones.

  • Tipos de interés bajos y estables.

  • 4.1.3.- Ventajas de la UEM para las pequeñas y medianas empresas

  • Reducción de los costes de las exportaciones, por lo que la búsqueda de mercado fuera de la geografía nacional será mucho más sencilla, brindando a las PYMES la posibilidad de multiplicar la venta de productos y servicios en un área mucho mas amplia y de extender considerablemente su cartera de clientes.

  • La reducción del riesgo de tipo de cambio permitirá a las PYMES el acceso a nuevas formas de financiación.

  • Unos tipos de interés bajos y estables posibilitaran un más fácil acceso de las empresas a la financiación ajena.

  • La existencia de una mayor competencia en la UEM, puede ser aprovechada por las PYMES para el lanzamiento de nuevos productos y de nuevas soluciones técnicas; un paso adelante que beneficiara a la economía europea en su conjunto.

  • 4.1.4.- Ventajas de la UEM para los consumidores y ciudadanos

  • Mayor facilidad en los desplazamientos entre países.

  • Transferencias de fondos a otros países, con mayor facilidad y a menor coste.

  • Creación de mercado mas transparente, que permitirá la comparación de precios, favoreciendo una aproximación en los mismos.

  • Reducción del coste de los prestamos, debido a tipos de interés bajos y estables.

  • Crecimiento económico más sostenible que favorecerá la creación de empleo.

  • 4.1.5.- Ventajas de la UEM para España

    En general, la llegada de la moneda única, supondrá un aumento de la competencia en todos los sectores del mercado español.

    Si se tienen en cuenta únicamente los factores diferenciadores del mercado y política económica española respecto al resto de los países de Unión Europea, se pueden prever una serie de implicaciones en todos los ámbitos que serán beneficiosas para la economía del país.

    El euro y los mercados de bienes y servicios españoles.

    Para un productor nacional la entrada en vigor del Euro supone eliminar todas las barreras a la libre competencia, incluida la cambiaria. Las mercancías circulan con plena libertad por todo el territorio europeo desde el año1993 y será a partir de ahora cuando los precios estén expresados en la misma unidad monetaria. Será mucho más fácil comparar la relación calidad precio de los bienes fabricados en los países de la UEM, y para los productores de bienes y servicios españoles, conocer cual es su posición de eficiencia relativa dentro del sector en el que desarrollan su actividad principal.

    Adicionalmente, cabe esperar que algunos sectores como, por ejemplo el sector auxiliar del automóvil, o alguno de los servicios, como puede ser el turismo, en los que España mantiene ventajas competitivas respecto al resto de los países, se verán claramente reforzados.

    La moneda única y el mercado de trabajo español.

    La relación entre la participación en un proyecto de integración monetaria, y el comportamiento del empleo tiene una especial relevancia para España. La razón es conocida: España presenta un problema de desempleo crónico, que afecta con dureza a determinados colectivos de la población, y que no parece tener una fácil solución.

    La economía española se beneficiara de unas condiciones clave para un crecimiento sostenido: una mayor estabilidad de los precios y de unos tipos de interés bajos y estables. Estas condiciones, presentan una oportunidad para elevar la productividad de las empresas.

    El Euro en la política económica española.

    La presión competitiva derivada de la libertad comercial, tiende a forzar a los miembros de la UEM a establecer una mayor coordinación de las políticas económicas nacionales.

    España tiene en la UEM una oportunidad histórica para cumplir dos objetivos muy importantes. En primer lugar, eliminar del sistema económico todas las rigideces estructurales que impiden su correcto funcionamiento. En segundo lugar, desempeñar un papel importante en las instituciones de la nueva Europa.

    4.2.- Desventajas de la UEM

    En cuanto a las desventajas de la moneda única, la más inmediata para los distintos agentes económicos es los costes de adaptación al Euro; como, por ejemplo, los que se producirán en los procesos administrativos de las empresas o el propio esfuerzo de los ciudadanos para asimilar el cambio en referencias de precios.

    La política monetaria única, diseñada por el Banco Central Europeo, de atendiendo a las condiciones económicas de todo el área del euro.

    Esa perdida de control de los Estados miembros de la UME sobre tipos de cambio podría, incluso, extenderse a la política presupuestaria, si se llevara realmente una armonización estrecha de las políticas fiscales nacionales.

    Algunos críticos añaden que podrían originarse problemas de desempleo imposibles de combatir por falta de instrumentos de política económica y autoridades nacionales, como consecuencia de la Unión Monetaria.

    En este caso, quizá seria necesaria la introducción de algún tipo relaciones presupuestarias entre las áreas más ricas y las más pobres de la UEM, convergencia real de los Estados miembros.

    • Cesión de la soberanía nacional

    • Cesión de la política cambiaria como mecanismo

    • Reducción de la soberanía presupuestaria: Limitaciones del déficit publico

    • Costes derivados de la sustitución de las monedas nacionales por el euro

    • Ausencia de una política presupuestaria europea

    5.- Calendario

    Tras la “cumbre” sobre el euro que se celebró en Bruselas los días 1 y 2 de mayo de 1998, se presenta ahora un apretado calendario para la introducción de facto de la moneda única, la introducción de billetes y monedas nominados en euro y la desaparición definitiva de las piezas nacionales. El euro empezó a andar el 1 de enero de 1999, pero no podremos verlo hasta el 1 de enero del 2002. Dirigida por un Banco Central Europeo, la moneda única deberá ahora demostrar en estos primeros años de existencia que realmente es una divisa estable y que podrá competir con el poderoso billete verde, el dólar.

    1 de enero de 1999

    Comienzo de la tercera fase de la UEM.

    El euro se convierte en la moneda única de los 11 países seleccionados para integrar la tercera fase de la UEM. Se podrán abrir cuentas bancarias en euros y se podrá pagar en euros con tarjeta de crédito y cheques.

    La utilización de la moneda única es voluntaria (aplicando el principio de “no obligación - no prohibición”)

    Entra en vigor el nuevo mecanismo de tipos de cambio que vinculará a los países “in” con los “out”. Funcionamiento análogo al actual mecanismo de cambios e intervención del Sistema Monetario Europeo.

    4 de enero de 1999

    Primera cotización del euro en los mercados de cambio de divisas.

    La deuda publica empieza a emitirse en euros.

    Desde el 4 de enero de 1999

    El sector financiero operara en euros.

    Opciones para las empresas:

    • Podrán crearse nuevas sociedades en euros

    • Aquellas sociedades ya existentes que lo deseen podrán convertir su capital social en euros

    • Las sociedades podrán presentar sus cuentas en euros

    • Las deudas tributarias se pueden pagar en euros

    • Podrán presentarse declaraciones en euros para el impuesto de sociedades y el IVA

    Primer trimestre del 2000

    Procedimiento de aplicación de las normas que desarrollan el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (procedimiento de déficit excesivo).

    Examen de las peticiones de los Estados miembros que estén fuera de la UEM y que quieran participar, así como de las condiciones necesarias para la adopción de la moneda única.

    Primer trimestre del 2001

    Preparación, elaboración y discusión de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del año 2002 en euros.

    Procedimiento de aplicación de las normas que desarrollan el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

    1 de enero del 2002

    Empiezan a circular los billetes y monedas en euros que podrán coexistir durante un periodo de dos meses como máximo con las monedas nacionales. Las transacciones podrán efectuarse en pesetas o en euros (ambas en curso legal).

    Comienza la retirada de las monedas nacionales por parte del Banco Central de cada Estado y de sus autoridades publicas.

    Cualquier acto jurídico existente (contratos, leyes, etc.) que contengan referencias en pesetas, se entenderá que están nominados en euros aplicando el tipo de conversión irrevocable y las reglas de redondeo recogidas en la reglamentación.

    A partir del 1 de marzo del 2002

    Finaliza el periodo de coexistencia entre el euro y las monedas nacionales, aunque estas últimas podrán seguir canjeándose por euros en los bancos centrales de cada país.

    Concluye el plan de introducción del euro.

    6.- Las Influencias del Euro

    6.1.- El Euro y los Consumidores

    Los consumidores europeos serán sin duda los principales beneficiarios del Euro. Entre las principales ventajas que obtendrán figuran:

    • Mejores precios al existir una competencia entre los productores.

    • Acceso a los productos y servicios de todo el área Euro con mejor relación calidad/precio.

    • Bajos tipos de interés en sus créditos al existir una mayor estabilidad de precios.

    • Ahorro de costes en comisiones de cambios de moneda en turismo, compras en el extranjero, etc.

    Como contrapartida, se producirán también algunos inconvenientes. Entre ellos, adaptarse a un nuevo esquema de precios en el que aparecerán de nuevo los decimales, y en el que la equivalencia entre el Euro y la peseta no dará muchas facilidades. Por ejemplo, un Euro equivale a una cifra de 166,386 pesetas.

    De igual modo, en un primer momento, y a pesar de la existencia de reglas oficiales para los redondeos, pueden producirse algunos desajustes en los precios, que tenderán a desaparecer inmediatamente por la intensificación de la competencia. Es más, algunos expertos consideran incluso que la introducción del Euro tendrá incluso un efecto deflacionario.

    6.2.-El Euro y las Empresas

    El impacto del Euro en las empresas será, en general, beneficioso. Ahora bien, según el sector en que compitan, los productos que comercialicen o su posicionamiento en la cadena de valor, obtendrán ventajas mayores o menores.

    En general puede decirse que en el área del Euro:

    • Aumentara el acceso a los mejores proveedores y/o clientes.

    • Se reducirán los costes financieros.

    • Se incrementaran las oportunidades de fuentes alternativas de financiación.

    • Se simplificaran los procedimientos y sistemas de las empresas con actividad significativa en otros países europeos.

    En cuanto a los problemas que se van a presentar, destaca en primer lugar la adaptación de sus procedimientos contables e informáticos a múltiples cambios, entre ellos la reintroduccion de los céntimos. También, la necesidad de disponer de un personal mas formado y capacitado.

    Con respecto al comercio, el sistema dual de precios y el largo periodo de canje plantearan problemas particulares que, en un primer momento, pueden llegar a suponer entre el 1 y el 2% de las ventas durante ese periodo.

    Sin embargo, el principal problema al que se enfrentan las pequeñas y medianas empresas españolas es la aun escasa concienciación para la toma de decisiones a la hora de adaptarse al Euro. Pocos estudios y escasas inversiones y proyectos hacen de España uno de los países de la Union Europea aparentemente menos preocupados por los cambios que se avecinan.

    6.3.- El Euro y el Sector Bancario

    Como es natural, el sector bancario será uno de los mas afectados por el Euro. De entrada, la implantación del Euro tendrá efectos negativos sobre todas las entidades financieras porque:

    • Existirán costes importantes de ajuste, sobre todo, en el periodo de coexistencia de denominaciones. Estos costes afectaran particularmente a los sistemas contables e informáticos y también a otros como los de formación de personal, orientación a clientes, etc.

    • Disminuirá parte del negocio tradicional bancario: transacciones en divisas, cambio de monedas, etc.

    • El entorno será más competitivo, con una mayor facilidad de los bancos para operar en distintos países.

    • Proseguirá la reducción de márgenes y comisiones.

    Sin embargo, pensando en el medio y largo plazo, los efectos del Euro serán sin duda favorables, ya que:

    • Se impulsara la demanda al producirse un abaratamiento de los servicios financieros.

    • Las empresas y los particulares tendrán mayores alicientes para endeudarse.

    • La tasa de ahorro financiero tenderá a aumentar al estar más controlada la inflación.

    • Como resultado, se incrementara la cifra de negocio, aunque los márgenes sean menores.

    7.- Últimas noticias sobre el Euro

    Cambio: El euro cotizó ayer a 0,9646 dólares (CINCO DÍAS, 28-III). Sigue bajando desde que salió al mercado.

    Tipos: Luis Ángel Rojo dijo ayer en una conferencia que los tipos de interés de la zona euro subirán, porque la expansión de la economía aconseja una política monetaria más contractiva (EL MUNDO, CINCO DÍAS, EL PAÍS, EXPANSIÓN, ABC, DIARIO 16, 28-III).

    Reservas: Las reservas en moneda extranjera del eurosistema se redujeron en más de cien millones de euros, hasta los 253.000 millones de euros (LA GACETA, 25-III).

    Déficit: El déficit de la balanza de pagos por cuenta corriente de la eurozona alcanzó los 6.600 millones de euros en enero, un aumento del 63% respecto a 1999, según el Banco Central Europeo (DIARIO 16, EL PAÍS, EXPANSIÓN, 25-III).

    Acuerdo: Los Quince firman con México el acuerdo de libre comercio (ABC, EXPANSIÓN, 24-III).

    Industria: La producción industrial de los Quince descendió en enero un 0,2% respecto a diciembre de 1999, según los datos publicados por Eurostat (LA GACETA, 24-III).

    Inflación: La inflación en la zona euro alcanzó el 2 por ciento en febrero según datos de Eurostat. España, con un 3 por ciento, mantiene un diferencial de un punto. Duisenberg ha pedido a España, Irlanda e Italia moderación salarial para contener la inflación (LA VANGUARDIA, EXPANSIÓN,ABC, EL MUNDO, CINCO DÍAS, 21-III).

    Incorporación: Suecia, Grecia y Dinamarca apuestan decididamente por integrarse en la Unión Económica y Monetaria, mientras el Reino Unido no decidirá nada hasta el referéndum de 2003 (EL PAÍS, 20-III; LA VANGUARDIA, 18-III).

    Déficit: El déficit público acumulado de la zona euro se situó en el 1,2% del PIB el pasado año, frente al 2% del año anterior (EL MUNDO, 19-III).

    Tarjetas: La llegada del euro impulsará los pagos con monederos electrónicos (LA VOZ DE GALICIA, 17-III).

    Tipos: El BCE ha subido un cuarto de punto los tipos de interés, situándolos en el 3,5%, con el objetivo de frenar la inflación en la zona euro (EXPANSIÓN, CINCO DÍAS, EL PAÍS, ABC, y otros, 17-III).

    Bibliografía:

    • “Plan Euro Argentaria. Documentación sobre el Euro” Argentaria.

    • “Plan Euro Argentaria. Las empresas ante el Euro” Argentaria.

    • “Le acercamos el Euro” Grupo Santander.

    • “Guía practica del Euro para la empresa. Implicaciones y recomendaciones” Campaña de comunicación Euro. Ministerio de economía y hacienda.

    • “Guía practica del Euro para el comercio” Campaña de comunicación Euro. Sociedad estatal de transición al Euro.

    • Internet:

    • Web de BBV.

    • “Acción Euro” de Caja de Ahorros de Navarra.

    • Campaña de comunicación euro.

    1er Curso Microeconomía 30 de marzo 2000

    17